Las armas de los conquistadores

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 20 julio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés

Los conquistadores ibéricos fueron los primeros militares que exploraron, atacaron y conquistaron territorios en América y Asia que luego pasarían a formar parte del Imperio español o portugués. Los pueblos indígenas no podían igualar las armas de los conquistadores: cañones, espadas, ballestas y lanzas o, lo más devastador, su caballería acorazada.

La superioridad de las armas de los conquistadores se combinó con tácticas disciplinadas y una importante ayuda sistemática de los aliados indígenas, desde México hasta Perú, desde la India hasta las Filipinas. Una vez que los conquistadores arrasaban un territorio como una si fueran una plaga, los colonos y funcionarios enviados por las coronas española y portuguesa emprendían el proceso de colonización propiamente dicho para "pacificar" una región y comenzar la explotación sistemática y prolongada de personas y recursos.

Eliminar publicidad

Advertisement

European 16th Century Armour
Armadura europea del siglo XVI
Paul Alex Reed (CC BY-NC-ND)

La vanguardia del Imperio

Los conquistadores de los siglos XV y XVI fueron las vanguardias de los imperios portugués y español en su expansión fuera de Europa. Estos conquistadores eran hombres que habían adquirido experiencia militar y el gusto por la victoria en conflictos como la Reconquista y las guerras italianas, que tenían una moral dudosa y estaban motivados sobre todo por el sueño de la riqueza personal. Los objetivos de exploración, comercio, colonización y evangelización que preocupaban a las autoridades españolas y portuguesas eran secundarios para la mayoría. Puede que algunos conquistadores, sobre todo los líderes, tuvieran objetivos más elevados de exploración y "civilización" de los pueblos que encontraban, pero fundamentalmente eran invasores totalmente despiadados que no se detendrían ante nada, ni siquiera ante el asesinato de sus compañeros europeos, para satisfacer su sed de riqueza y, sobre todo, de oro. Los conquistadores eran un lastre tan grande que los monarcas europeos estaban siempre deseosos de sustituirlos por funcionarios coloniales más controlables lo antes posible en cualquier nuevo territorio.

Los europeos no tenían ningún reparo en enfrentarse a un ejército mucho más numeroso que sus pequeñas fuerzas.

El mayor obstáculo que se interponía entre un conquistador y la riqueza con la que se podía retirar en España eran los pueblos indígenas. Naturalmente, las tribus locales, en cuanto se dieron cuenta de que estos visitantes de otro mundo eran invasores dispuestos a conquistar, opusieron la mejor resistencia posible para conservar sus tierras, sus recursos e incluso su propia supervivencia cultural. Desafortunadamente para los pueblos indígenas de América y de otros lugares, aunque muchos eran muy hábiles en la guerra, estaban no siglos sino eones por detrás de los europeos en cuanto al armamento. Tal era la superioridad de las armas de los conquistadores que los europeos no tuvieron reparos en enfrentarse a un ejército mucho mayor que su pequeña fuerza, y sus innumerables victorias los hicieron parecer invencibles.

Eliminar publicidad

Advertisement

El arsenal de los conquistadores

Una fuerza de conquistadores podía contar con el siguiente impresionante arsenal de armas:

  • cañones
  • arcabuces
  • ballestas
  • espadas
  • alabardas
  • picas
  • lanzas
  • dagas
  • perros de ataque

Falchion Sword
Espada bracamarte
Metropolitan Museum of Art (Copyright)

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los cañones tenían varios tamaños, desde las versiones de mano hasta la variedad con ruedas más grande, adecuada para atacar fortificaciones defensivas. Había culverines, falconetes y lombardas, por nombrar solo algunos de los innumerables tipos de cañones que se utilizaban en la Edad Moderna. Debido a su costo y peso y a la escasez de pólvora disponible, se utilizaron muy pocos cañones en la guerra de las Américas y las colonias en comparación con las batallas en Europa. La fuerza de conquistadores dirigida por Hernán Cortés (1485-1547) que conquistó la civilización azteca en México a partir de 1519, por ejemplo, solo llevaba unos 18 cañones de distinto tipo. La falta de los preciados caballos y bestias de carga locales obligaba a menudo a recurrir a porteadores humanos para transportar los cañones de una batalla a otra. Aun así, unos pocos cañones cargados de metralla y piezas metálicas al azar podía causar un tremendo daño físico y psicológico a un enemigo totalmente desacostumbrado a tales terrores. El humo, el ruido y, por supuesto, las terribles e inéditas heridas que infligían, hacían que valiera la pena incluirlos en la batalla, considerando lo que costaba ponerlos en acción.

Una gran limitación de las armas de proyectil era el problema logístico de mantenerlas con municiones.

Los arcabuces eran armas poco manejables que requerían una cerilla constantemente encendida y un soporte para sus largos cañones (de 39 a 60 pulgadas o de 1 a 1,5 m). El lento tiempo de carga (un disparo cada 90 segundos) era otro factor negativo para el uso eficaz de este tipo de armas de fuego. El arcabuz, que se utilizaba mucho menos que en los campos de batalla europeos más ordenados de la época, era más útil como arma de choque para infundir miedo al enemigo que para crear heridas. Sin embargo, se podía utilizar en los asedios de manera eficaz, tanto para la defensa como para el ataque, cuando las pantallas de protección o las almenas permitían al tirador recargar con seguridad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Otra arma eficaz en Europa, que no lo era tanto fuera de ese continente, era la ballesta. Las ballestas eran de todos los tamaños y materiales, como acero, madera, hueso y caña. Podían disparar una saeta con la suficiente potencia como para atravesar una armadura metálica y disparar a una distancia de hasta 305 m (1000 pies). El problema para los conquistadores era que su enemigo no tenía ese tipo de blindaje, y la precisión del arma para matar a un oponente aislado era bastante menos útil cuando se trataba de un enemigo de miles de personas atacando a uno en un frente muy amplio. Al igual que el arcabuz, el engorroso mecanismo de la ballesta, en el que la cuerda se tiraba hacia atrás mediante un trinquete o una llave, y la clara vulnerabilidad de las piezas degradables a las condiciones climáticas locales, provocaban graves problemas de fiabilidad. La lentitud de carga de las ballestas (un perno disparado por minuto) hacía que también se utilizaran mejor en los asedios. Otra grave limitación de las armas de proyectil, como los cañones, los arcabuces y las ballestas, era el problema logístico de mantenerlas con pólvora y municiones.

16th Century Morion Helmet
Casco morrión del siglo XVI
Metropolitan Museum of Art (Copyright)

Más que las armas de proyectiles, fueron las armas cuerpo a cuerpo las que dieron a los conquistadores una verdadera ventaja. Las lanzas solían tener entre 3 y 4 metros de longitud y sus largas puntas metálicas eran muy eficaces para atravesar las armaduras de los nativos.

Las espadas tenían varios estilos y longitudes, pero las hojas de esta época solían ser largas (alrededor de 1 m o 40 in), finas y de doble filo. La hoja, hecha por ejemplo de acero de Toledo, terminaba en punta, por lo que el arma se podía utilizar tanto para apuñalar como para cortar en dos direcciones. Muy a menudo, mientras un guerrero enemigo se dedicaba a acuchillar a un conquistador, este podía hacer un movimiento de apuñalamiento y deshacerse de su enemigo infligiéndole una herida mortal en el pecho. Las espadas podían tener un mango de una o dos manos, mientras que las guardas eran una simple barra de hierro. Una de tipo europeo común de la época tenía una barra en forma de S con un extremo doblado hacia atrás para actuar como protector de la mano y el otro extremo doblado hacia delante para poder enredar la hoja o el arma de un oponente y quitársela de la mano. La bracamarte de acero, ligera y barata de producir, era muy popular entre los conquistadores, y su hoja ligeramente curvada mostraba una evidente influencia de las armas utilizadas por los moros en España. Los europeos sabían que sus espadas les daban una ventaja vital, y por eso no se permitía a ningún nativo americano poseer una en territorio español.

Eliminar publicidad

Advertisement

Por último, un arma nunca vista en la guerra americana fueron los feroces perros de ataque empleados por los conquistadores. Se trataba de lebreles irlandeses, mastines y sabuesos, que se llevaban para cazar carne y atacar a los guerreros enemigos en manada. Un lebrel tiene una altura de hasta 80 cm y pesa unos 40 kg, algo monstruoso para pueblos como los aztecas, acostumbrados solo a los chihuahuas. Los perros también fueron utilizados por algunos conquistadores como método lento de ejecución de los cautivos.

Armadura y caballería

Dos elementos vitales para la ventaja de los conquistadores cuando luchaban contra los pueblos indígenas eran sus armaduras y sus caballos. La caballería, cuando se utilizaba en buen terreno y con una formación disciplinada, resultó casi invencible en las Américas. El conquistador y cronista Pedro de Cieza de León describió acertadamente al caballo como la fortaleza de los españoles (Sheppard, 44). Sin embargo, el transporte de caballos a través de los océanos no era una hazaña logística fácil. Además, los caballos eran terriblemente caros, lo que explica que una fuerza como la dirigida por Francisco Pizarro (c. 1478-1541), que atacó la civilización inca en Perú en 1532, contara inicialmente con solo 62 caballos.

Vasco Núñez de Balboa
Vasco Núñez de Balboa
Unknown Artist (Public Domain)

Los jinetes de la caballería solían llevar una armadura de tres cuartos y, para facilitar los movimientos y la velocidad, botas de cuero. Normalmente llevaban una coraza, protecciones en la parte superior de las piernas y guanteletes de metal. A medida que avanzaba la conquista de las Américas, las armaduras tendían a ser más ligeras, ya que no era necesario protegerlas contra las balas o los proyectiles. Las condiciones climáticas húmedas, en cualquier caso, hacían estragos en las armaduras metálicas, aunque los españoles intentaran contrarrestarlo pintando las piezas de negro. Muchos conquistadores adoptaron tipos de armadura locales, como chaquetas acolchadas de algodón o fibras de maguey que se empapaban en una solución de agua salada para endurecerlas lo suficiente como para resistir las flechas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los jinetes de la caballería llevaban casco, pero normalmente sin protector facial. El caballo podía estar protegido con placas de acero en el cuello y en la parte delantera de la cabeza. Las sillas de montar de cuero llevaban placas de acero para proteger la parte superior de los muslos y la ingle. Con esta protección, el jinete podía cargar contra el enemigo utilizando el propio caballo como ariete y aprovechando su mayor altura para golpear al enemigo con una espada o clavar una lanza. Podían llevar un escudo con hebilla, un pequeño círculo de acero que servía para parar los golpes del atacante. También se utilizaban escudos de cuero endurecido, que eran más ligeros y suficientes para resistir los golpes de las armas de sus enemigos no europeos.

Un jinete tenía mucha más velocidad y maniobrabilidad que un soldado de infantería. El cronista Cieza de León describió la eficaz combinación de ballestas y caballería en México:

...disponiendo dos compañías con ballestas, rodelas y picas, y otras dos con caballos, [el comandante Rojas] se acercó al mayor escuadrón de los indios por dos lados para que las ballestas les hicieran mucho daño... [entonces] atacó por dos lados con los caballos en una línea cerrada. Pisoteando y matando con las lanzas, disolvieron el escuadrón... los indios fueron derrotados y dispersados. (Sheppard, 45)

La infantería, el grueso de cualquier ejército de conquistadores, llevaba cascos de acero más básicos, como la celada, el capacete, el morrión y el borgoñota, que tienen un reborde descendente. Para el torso se podía usar una coraza de placas metálicas unidas a un soporte de lino o cuero, o con una camisa de malla. El cuello se podía proteger con un collar metálico alto o una gorguera que se subía para proteger la parte inferior de la cara. Con el tiempo, la infantería de los conquistadores adoptó una armadura local más ligera, ya que era eficaz contra las armas locales.

La respuesta del enemigo

Los pueblos indígenas contaban con su propio arsenal de armas, pero en su mayoría eran armas blancas con hojas de bronce, cobre o materiales afilados pero fáciles de romper como la obsidiana. Otras armas de uso común eran el arco, la honda, la jabalina, la maza con púas, el hacha de guerra y la lanza. Las hojas y las puntas estaban hechas de obsidiana o de madera secada al fuego, pero no podían atravesar las armaduras metálicas de los europeos. Solo un golpe directo en una zona desprotegida, como la cara, podía poner en serios aprietos a un conquistador. Por esta razón, los cronistas con frecuencia informan sobre la pérdida de dientes, narices y ojos entre los conquistadores, pero rara vez sobre muertes. Ya se ha mencionado la armadura de los indígenas americanos, que se complementaba con un pequeño escudo de madera, caña o cuero, que no resistían a las armas de pólvora o las técnicas de apuñalamiento de los espadachines europeos.

Aztec Warriors
Guerreros aztecas
Unknown (Public Domain)

Por supuesto que los conquistadores no eran invencibles, aunque lo parecieran. En las batallas más abiertas, la caballería europea reinaba, por lo que los ejércitos indígenas acababan por evitar este tipo de enfrentamientos. Los mayas, en particular, eran adeptos a la guerra de guerrillas, utilizando emboscadas y ataques nocturnos con gran eficacia. En el asedio de Cuzco en 1536-7, un ejército inca opuso una feroz y prolongada resistencia a los conquistadores. También hubo muchos reveses cuando los guerreros locales utilizaron su conocimiento de la topografía con buenos resultados o cuando los conquistadores se confiaron o se aislaron en grupos más pequeños.

Los pueblos nativos pronto se adaptaron a las nuevas amenazas de armas y caballería desconocidas. Durante la caída de Tenochtitlán en 1521, los guerreros aztecas se aseguraron de evitar los arcos de fuego de las armas de pólvora. Cavaron fosos con pinchos para atrapar a los caballos y reutilizaron las espadas capturadas, atándolas a largas pértigas. Los nativos americanos solían tener sus propias armas, con las que los europeos no estaban familiarizados, por lo que sufrieron muchas bajas antes de ser conscientes de su amenaza. Los incas desarrollaron el bolo (varias bolas unidas con correas de cuero) específicamente para derribar caballos. Los venezolanos utilizaban picas largas contra la caballería con gran efecto. Los nativos de la costa de Colombia utilizaron flechas envenenadas para defender con éxito su territorio. Hay otros casos de desafío, pero en términos generales, los soldados europeos ganaron implacablemente las batallas clave.

Además de las armas enemigas, había otras amenazas para los conquistadores. Las enfermedades tropicales, las serpientes venenosas, el hambre y los compañeros de los conquistadores a menudo provocaron su muerte. Sin embargo, la historia tiene su propio relato. A medida que las oleadas de nuevos colonos y administradores se trasladaban a los territorios conquistados por los conquistadores, los imperios español y portugués acabaron por extenderse por todo el mundo, gracias a la combinación de una estrategia de guerra total con el uso de aliados locales. Una ayuda inestimable para las ambiciones imperiales fue la ruptura casi total de las estructuras sociales y políticas en estas zonas colonizadas debido a la propagación de las enfermedades europeas, un enemigo invisible mucho más mortífero que cualquiera de las armas que llevaban los conquistadores.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué espadas usaban los conquistadores?

Los conquistadores utilizaban una gran variedad de espadas, pero la mayoría eran de acero, tenían una hoja larga y delgada y una simple guarda de mano.

¿De qué estaba hecha la armadura de los conquistadores?

Los conquistadores solían llevar una armadura de tres cuartos hecha de placas metálicas, pero adoptaron armaduras indígenas ligeras porque no necesitaban protección contra las armas de proyectil.

¿Qué cinco armas utilizaban los conquistadores?

Las cinco armas que utilizaban los conquistadores eran: espadas, ballestas, lanzas, arcabuces y cañones.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, julio 20). Las armas de los conquistadores [Weapons of the Conquistadors]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2042/las-armas-de-los-conquistadores/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Las armas de los conquistadores." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 20, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2042/las-armas-de-los-conquistadores/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Las armas de los conquistadores." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 20 jul 2022. Web. 04 dic 2022.

Afiliación