Las invasiones de las Compañías de las Indias Orientales inglesas y holandesas en la India

Artículo

James Hancock
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 28 julio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, indonesio

A principios del siglo XVII, las Compañías de las Indias Orientales holandesa e inglesa volvieron sus ojos hacia la India, como parte de sus grandes planes para desarrollar extensas redes comerciales a través de los mares de la India y China. Se enfrentaron a dos importantes retos: 1) ganarse el favor de los mogoles, que ahora controlaban la mayor parte del norte de la India, y 2) expulsar a los portugueses, que estaban bien atrincherados en la costa occidental.

Los mogoles

En 1600, los mogoles musulmanes bajo el mando de Akbar el Grande (quien reinó de 1556 a 1605) gobernaban la mayor parte de la India. Los mogoles llegaron al subcontinente casi al mismo tiempo que los portugueses. Akbar era un "adicto al trabajo" que rara vez dormía más de tres horas por noche y supervisaba personalmente la administración de su vasto país. Construyó su imperio conciliando a los gobernantes conquistados mediante el matrimonio y la diplomacia, lo que le valió el apoyo incluso de sus súbditos no musulmanes.

Eliminar publicidad

Advertisement

European Settlements in India.
Asentamientos europeos en la India
Luis wiki (CC BY-SA)

A la muerte de Akbar, Jahangir se convirtió en el cuarto emperador mogol, gobernando desde 1605 hasta 1627. Fue un líder poco eficaz, adicto al opio y sujeto a las intrigas de la corte. Bajo su mandato "aumentó la cantidad de oficiales improductivos y con poco tiempo de servicio, así como la corrupción" (Heitzman, 23). Jahangir era mucho menos imparcial que Akbar y apoyaba las conversiones masivas al Islam. Se casó con una princesa persa y su corte se llenó de artistas, eruditos y escritores persas que encontraron asilo en la corte mogola.

El imperio mogol se convirtió en la mayor economía del mundo.

Jahangir fue sustituido por su hijo, Shah Jahan (quien gobernó de 1628 a 1658), con una gran pasión por la construcción, que se aprecia en el Taj Mahal. También apoyó mucho la literatura, la pintura y la caligrafía, y probablemente tenía la mayor colección de joyas del mundo. Este estilo de vida opulento no fue gratuito, ya que supuso un gran esfuerzo para la economía del Imperio mogol en una época en la que los recursos escaseaban.

Eliminar publicidad

Advertisement

El último de los grandes líderes mogoles fue Aurangzeb (quien reinó de 1658 a 1707), que tomó el poder matando a todos sus hermanos y encarcelando a su padre Shah Jahan. Bajo el reinado de Aurangzeb, el imperio se convirtió en la mayor economía del mundo, con casi una cuarta parte del producto interno bruto mundial, aunque al mismo tiempo estaba en decadencia. La burocracia había aumentado y se había corrompido en exceso, y el enorme y poco manejable ejército hacía gala de un armamento y unas tácticas anticuadas" (Heitzman, 24). Cuando Aurangzeb murió en 1707, el gran imperio mogol, que había controlado la mayor parte de la India durante 180 años, se desmoronó rápidamente y se disolvió en muchos estados independientes más pequeños que los ingleses eliminaron.

The Court of Akbar
La corte de Akbar
Unknown artist (Public Domain)

La entrada de Inglaterra en la India

La primera expedición de la Compañía Británica de las Indias Orientales (English East India Company, EEIC) a la India fue dirigida por William Hawkyns, que desembarcó el Hector en Surat el 24 de agosto de 1608. Hawkyns se dirigió a la corte del emperador Jahangir en Agra, donde esperaba conseguir un acuerdo comercial. Esto le llevó algún tiempo, ya que el emperador disfrutaba tanto de la compañía de Hawkyns que lo retuvo durante tres años antes de concederle un farman (licencia) para construir una fábrica. Durante su estancia en la corte, Hawkyns recibió un buen sueldo y una esposa.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Se establecieron grandes comunidades inglesas en las tres principales ciudades comerciales de Calcuta, Madrás y Bombay.

En 1612, Thomas Best fue enviado a Surat desde Inglaterra con una flota de cuatro barcos: el Red Dragon, el Hosiander, el James y el Solomon. Poco después de su llegada, una escuadra de cuatro galeones portugueses y 16 barcas se enfrentó a ellos y se produjo una batalla campal durante tres días. Tres de los galeones quedaron varados y uno fue hundido, lo que obligó a los portugueses a retirarse. Todo el asunto fue presenciado por miles de personas en la orilla y causó tal impresión al sardar (gobernador) de Gujarat que convenció al emperador de que en lo sucesivo debía favorecer a los ingleses frente a los portugueses. De este modo, el comercio inglés se estableció de forma permanente en la India.

En 1615, Thomas Roe fue enviado a la India como embajador del rey Jaime I, y gracias a los abundantes regalos y halagos al emperador Jahangir pudo obtener un farman para comerciar y establecer fábricas en todo el imperio mogol. Jahangir no estaba dispuesto a conceder derechos comerciales exclusivos al rey, pero sí permitió a los ingleses el derecho a competir con los comerciantes tradicionales. La EEIC también convenció al Imperio vijayanagara del sur para que les permitiera abrir una fábrica en Madrás. Los ingleses empezaron a establecer puestos comerciales en toda la costa de la India, y se establecieron grandes comunidades inglesas en las tres principales ciudades comerciales de Calcuta (Kolkata), Madrás (Chennai) y Bombay (Mumbai).

Eliminar publicidad

Advertisement

La primera expansión holandesa en la India

El primer comerciante holandés enviado a la India por la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (Vereenigde Oostindische Compagnie, VOC) fue David Van Deynssen, enviado a Surat en 1606. Por desgracia, su misión resultó un fracaso, ya que los portugueses consiguieron poner a las autoridades mogolas en su contra. Después de que lo torturaran y amenazaran repetidamente, se suicidó, y dejó toda la mercancía en sus manos.

VOC Trade Lodge in Hooghly, Bengal
Albergue comercial de la VOC en Hooghly, Bengala
Hendrik van Schuylenbergh (Public Domain)

La VOC pasó los diez años siguientes intentando obtener una compensación por las pertenencias de Van Deynssen, valoradas en unos 20.000 florines. Se presentó una oportunidad en 1615, cuando los mogoles ofrecieron devolver los bienes si los holandeses les daban apoyo naval en su guerra contra los portugueses. Se envió por tierra un representante llamado Ravensteyn desde Masulipatam (Machilipatnam) a Surat para recibir los bienes, pero cuando llegó allí los mogoles y los portugueses habían hecho las paces y Ravensteyn regresó con las manos vacías.

A continuación, el director general de la VOC envió a Pieter Van den Broecke a Surat en agosto de 1616. También él se vio frustrado al principio, pero finalmente en 1618, con el apoyo de los comerciantes locales de Gujarat, el emperador Jahangir emitió un generoso farman que permitía a los holandeses comerciar en Surat. Este acuerdo se renovó 28 veces entre 1618 y 1729.

Eliminar publicidad

Advertisement

Expansión de las Compañías de las Indias Orientales desde Surat

Surat acaparó la mayor parte de la atención de las Compañías de las Indias Orientales en la India, pero su importancia disminuyó drásticamente cuando una prolongada sequía en la década de 1630 afectó a toda la India occidental. Como describió un testigo presencial:

Cuando llegamos a la ciudad de Surat, apenas pudimos ver personas vivas, donde antes había miles; y había tal cantidad de personas muertas que la gente sana que entraba en la ciudad quedaba infectada por el olor...

(Barrow, 13)

Surat consiguió recuperarse, pero la EEIC se expandió gradualmente hacia la costa occidental de la India, a Bombay, luego a Madrás, en la costa oriental de Coromandel, y finalmente a Calcuta, en Bengala.

Bombay fue un regalo de los portugueses al rey inglés, Carlos II de Inglaterra (quien reinó de 1660 a 1685), como parte del acuerdo de dote en su matrimonio con Catalina de Braganza. La EEIC trasladó su sede a Bombay en 1687, cuando la presión política local en Surat se hizo demasiado intensa y exigió un traslado. Las autoridades locales estaban cada vez más descontentas con la EEIC, que había empezado a apoderarse de los barcos de sus competidores europeos, perjudicando así el comercio mogol. Los ingleses también temían a la otra potencia regional, la Confederación Maratha, que había saqueado Surat en dos oportunidades.

Eliminar publicidad

Advertisement

East India Company Fort, Bombay
Fuerte de la Compañía de las Indias Orientales, Bombay
Unknown Artist (Public Domain)

La VOC comenzó a establecer puestos comerciales a lo largo de la costa de Coromandel a principios del siglo XVII. En 1600 se instalaron fábricas en Palecatte (Pulicat) y en 1615 en Masulipatam. En 1658 se capturó a los portugueses una fábrica en Negapatam (Nagapattinam). La VOC luchó con los portugueses y las autoridades locales para mantener estos asentamientos y, como resultado, la mayor parte de su comercio se organizó en torno a fortalezas y baluartes. La VOC construyó el fuerte Geldria en Pulicat, que se convirtió en su cuartel general de la costa de Coromandel y sirvió como sede del gobernador de la VOC para Coromandel hasta 1690.

El primer asentamiento de la EEIC en la costa de Coromandel fue en Masulipatam en 1611, pero en 1639 trasladaron su asentamiento al sur, a Madrás, y construyeron el Fuerte San Jorge para escapar de la guerra en curso entre la dinastía Qutb Shahi de Golconda y los mogoles. Madrás fue elegida más por su ubicación que por su conveniencia, ya que no contaba con un puerto natural y el comercio se realizaba en catamaranes entre la tierra y los barcos anclados. En 1658, todos los demás asentamientos ingleses de la costa de Coromandel quedaron subordinados a Fort St George y, en la década de 1670, Madrás había eclipsado el volumen de comercio de Surat.

Tanto los holandeses como los ingleses comenzaron a comerciar en Bengala a principios del siglo XVII, pero no fue hasta principios de la década de 1630 cuando el gobernante mogol local concedió a las compañías europeas concesiones comerciales completas. El gobernador de Bengala, Shah Shuja, permitió a ingleses y holandeses comerciar sin derechos de aduana a cambio de pagos anuales a su gobierno. Los holandeses establecieron primero un puesto comercial en Calcuta y desde allí la VOC arrebató a los portugueses casi toda la costa de Malabar, lo que los expulsó para siempre de la costa occidental de la India en 1663. Establecieron su propia serie de fortificaciones a lo largo de la costa, con su cuartel general establecido en Cochin. La EEIC estableció sus primeras fábricas en Balasore en 1633, Kasim Bazar (Cossimbazar) en 1658, Hughli en 1658, Dhaka en 1668 y Calcuta en 1690.

Bengala se convertiría en el centro del comercio de la VOC y de la EEIC en la India. La provincia de Bengala Subah del Imperio mogol fue su estado más rico y se convirtió en el centro mundial del comercio de muselina y seda. Además, gran parte de la India dependía de productos bengalíes como el arroz, la seda y el algodón. El salitre también se enviaba a Europa desde Bengala; el opio se vendía en Indonesia; la seda cruda a Japón y Europa; el algodón y los tejidos de seda se exportaban a Europa, Indonesia y Japón; el algodón a América y a todo el Océano índico. Bengala llegó a representar cerca del 40% de las importaciones holandesas procedentes de Asia, lo que incluía más del 50% de los textiles y alrededor del 80% de la seda.

Map of Cochin
Mapa de Cochín
António Bocarro; Pedro Barreto de Resende (Public Domain)

La competencia francesa

En 1668 se estableció la primera fábrica francesa en la India, bajo los auspicios de la Compañía Francesa de las Indias Orientales establecida por Jean-Baptiste Colbert, ministro de finanzas del rey Luis XIV de Francia (quien reinó de 1643 a 1715). En 1674, Pondicherry (Puducherry), situada a unas 85 millas (137 kilómetros) al sur y no muy lejos del centro comercial de la EEIC en Madrás, en la costa de Coromandel, se convirtió en el centro de la India francesa.

Desde el principio, los franceses se encontraron en constante conflicto con los holandeses y los ingleses. La celosa VOC llegó a expulsarlos en 1693, pero la compañía regresó en 1699 y durante los cien años siguientes Pondicherry fue la capital india de los franceses, que acabaron construyendo fábricas en Surat, Chandernagor (nombre francés; antes Chandernagore, ahora Chandannagar), Calicut, Dhaka, Patna, Kasim Bazar, Balasore y Jodia.

El gobernador más famoso de la India francesa fue Joseph François Dupleix, que intentó construir un imperio territorial francés en la India a pesar de que el gobierno francés no estaba especialmente interesado en provocar a los británicos. El ejército de Dupleix llegó a controlar la zona comprendida entre Hyderabad y el Cabo Comorín, pero se vio sometido a constantes intrigas políticas y escaramuzas militares con los ingleses. La ambición de Dupleix de crear un imperio francés en la India se frustró cuando el general de división británico Robert Clive llegó a la India en 1744, tomó posesión de Bengala y aplastó a las fuerzas francesas. Dupleix fue llamado sumariamente a Francia y destituido en 1754.

Debilitamiento de la VOC

Los beneficios globales de la VOC alcanzaron su punto máximo en la década de 1670 y luego comenzaron un lento y gradual declive. Se vio obligada a abandonar Formosa en 1663 y, en consecuencia, ya no pudo intercambiar la seda china por el oro japonés que había utilizado tradicionalmente para adquirir productos asiáticos. Los holandeses intentaron centrarse en el mercado de la seda de Bengala, pero los beneficios no fueron tan elevados. De 1675 a 1683, la VOC y la EEIC se enzarzaron en una guerra de precios que llevó a ambas empresas al borde de la quiebra. La VOC recibió un pequeño impulso en 1685, cuando pudo forzar la salida de la competencia británica de Bantam, Java, pero esto se vio compensado en gran medida por la decisión japonesa de limitar la exportación de oro y plata en ese año, privando a los holandeses por completo de su fuente clave de metales preciosos. Se enfrentaron a una rebelión en Java entre 1741 y 1743, tras una masacre de 10.000 chinos locales en Batavia. La competencia de los franceses y también de los daneses a finales del siglo XVII, puso en peligro sus posesiones indias. Los bastiones holandeses a lo largo de la costa de Malabar y el Golfo Pérsico se perdieron finalmente en el siglo XVIII, después de que los británicos diezmaran en gran medida su armada de Asia Oriental durante la cuarta guerra anglo-holandesa de 1780 a 1784.

English & Dutch Galleons in Combat
Galeones ingleses y holandeses en combate
Hendrick Cornelisz Vroom (Public Domain)

La EEIC toma el control total de la India

En 1686, la EEIC consideró que había llegado el momento de embarcarse en una guerra directa con el ahora desvanecido Imperio mogol para obtener amplios privilegios comerciales en todo el continente y, más concretamente, para obtener permiso para construir una fortaleza en Bengala. Una fortaleza en Bengala se consideraba un paso fundamental para proteger el floreciente comercio de la compañía de la amenaza de los holandeses y los intrusos.

La primera guerra anglo-mogola (1686-1690) comenzó en el río Hugli, en Calcuta, y finalmente se libró en ambas costas. Fue impulsada por uno de los principales accionistas de la compañía, Josiah Child, y resultó ser una gran vergüenza para la nación inglesa. Participaron doce acorazados británicos y se libraron varias batallas en el continente, entre las que se incluye el asedio a Bombay y el incendio de la ciudad de Balasore. La armada británica bloqueó los puertos mogoles de la costa occidental y atacó a su ejército por tierra. Varias ciudades importantes sufrieron importantes daños en la contienda, como Bombay, Madrás, Calcuta y Chittagong.

Un momento crucial del conflicto se produjo cuando los ingleses confiscaron una caravana de barcos que transportaban un cargamento de grano para Yakut Khan, un líder regional aliado de los mogoles pero que se había mantenido al margen de la lucha. En respuesta, Sidi Yakur desembarcó una fuerza en Bombay y comenzó un asedio de la ciudad que duró casi un año y medio. La guerra terminó finalmente en 1690, cuando el emperador mogol Aurangzeb emitió un farman y permitió a los ingleses construir una fortaleza en Calcuta, no sin antes exigirles el pago de una enorme multa, la devolución de los bienes incautados y el cumplimiento de muchas otras condiciones.

La reacción en Inglaterra ante la guerra fue de vehemente repulsión. Barrow cita a un panfletista que describió cómo la guerra había arruinado el buen nombre de Inglaterra: "Así se ha hecho que la nación inglesa apeste en las fosas nasales de ese pueblo; cuando antes, desde que pusimos el pie en esa orilla dorada, éramos los más queridos y estimados de todos los europeos". (18)

De comerciantes a gobernantes

A medida que avanzaba el siglo XVIII y la VOC se veía obligada a abandonar la India, llegó el momento de que la EEIC llevara su invasión de la India hasta su conclusión final y realizara la transición de comerciantes a gobernantes. El cambio de la compañía a gobernante comenzó en Bengala en 1756, cuando, tras décadas de gobierno benévolo de los mogoles, Siraj ud-Daulah se convirtió en el nawab (gobernador) y decidió ejercer su autoridad. Exigió a la Compañía de las Indias Orientales cantidades exorbitantes de dinero y lanzó un ataque contra las fortificaciones inglesas de Calcuta. Las tomó con facilidad, junto con 146 prisioneros que fueron obligados a pasar la noche en la prisión del fuerte, llamada Black Hole ("agujero negro"). Muchos murieron en el calor y la humedad, lo que enfureció a la comunidad colonial británica.

The Victoria Memorial, Kolkata
Monumento en memoria de la Reina Victoria, Calcuta
PlaneMade (CC BY-SA)

Se envió una fuerza desde Madrás para retomar la ciudad, dirigida por Robert Clive, que rápidamente la reconquistó y dio muerte a Siraj ud-Daulah. Siguió un periodo de agitación e intrigas en la corte hasta que se firmó el Tratado de Allahabad en 1765 con el emperador mogol. Este tratado permitió a la compañía recaudar ingresos en las provincias de Bengala, Bihar y Orrisa a cambio de un estipendio anual y, en esencia, convirtió a la compañía en un Estado soberano.

Le siguieron muchas otras guerras que terminaron dando a los británicos el control de la mayor parte de la India. A partir de la década de 1740, la compañía libró al menos una guerra importante por década hasta aproximadamente 1850. Las guerras anglo-mysore (1766-1799) se libraron por el sur de la India, las guerras anglo-maratha (1772-1818) por el centro de la India y las últimas guerras sikh (1845-1849) por el Punjab del norte de la India.

Fin del gobierno de la EEIC en la India

La EEIC gobernó la India hasta 1858, cuando la Rebelión India llevó al gobierno británico a tomar el control del país. Más o menos al mismo tiempo que las Guerras del Opio, la compañía empezó a ser testigo de un rápido aumento de la insurgencia en sus territorios indios. La conquista del subcontinente por parte de la compañía durante el siglo XVIII y principios del XIX había dejado muchas cicatrices. Muchos de los rebeldes eran indios dentro del propio ejército de la EEIC, que para entonces había superado los 200.000 efectivos, de los cuales el 80% eran reclutas indios. Los rebeldes sorprendieron a los británicos con la guardia baja y consiguieron matar a muchos soldados, civiles e indios leales a la compañía. En represalia, la compañía asesinó brutalmente a miles de lugareños, tanto a los rebeldes como a cualquiera que se considerara simpatizante de la rebelión. Terminó en Delhi, donde murieron 1400 personas. Como cita William Dalrymple:

"Las órdenes fueron de disparar a todo el mundo", dijo Edward Vibart, un oficial británico de diecinueve años. "Fue literalmente una masacre... He visto muchos espectáculos sangrientos y horribles últimamente, pero rezo por no volver a ver uno como el que presencié ayer. Las mujeres se salvaron, pero sus gritos, al ver a sus maridos e hijos masacrados, fueron muy dolorosos... El cielo sabe que no siento piedad, pero creo que debe ser duro el corazón del hombre que puede mirar con indiferencia cuando traen a un viejo barbudo y lo fusilan ante sus propios ojos..." (7)

A raíz de esta sangrienta revuelta, el gobierno británico abolió efectivamente la EEIC en 1858, quitándole todos sus poderes administrativos y fiscales. La Corona asumió el control de todos sus territorios y fuerzas armadas. Así comenzó el Raj británico y el dominio colonial británico directo sobre la India, que continuó hasta que obtuvo su independencia en 1947.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

James Hancock
James F. Hancock es un escritor independiente y profesor emérito en la Universidad del Estado de Michigan. Sus temas principales de interés son la evolución de los cultivos y la historia del comercio. Sus libros incluyen «Spices, Scents and Silk» (CABI) y «Plantation Crops» (Routledge).

Cita este trabajo

Estilo APA

Hancock, J. (2022, julio 28). Las invasiones de las Compañías de las Indias Orientales inglesas y holandesas en la India [The English and Dutch East India Companies' Invasions of India]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2048/las-invasiones-de-las-companias-de-las-indias-orie/

Estilo Chicago

Hancock, James. "Las invasiones de las Compañías de las Indias Orientales inglesas y holandesas en la India." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 28, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2048/las-invasiones-de-las-companias-de-las-indias-orie/.

Estilo MLA

Hancock, James. "Las invasiones de las Compañías de las Indias Orientales inglesas y holandesas en la India." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 jul 2022. Web. 04 oct 2022.

Afiliación