La Caída de Tenochtitlán

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Ritchie R. R. Chaidez
Publicado el 29 junio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

La caída de Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521 fue un momento decisivo en el colapso drámatico del imperio azteca que dominaba Mesoamérica. Liderados por Hernán Cortés (1485-1547), los conquistadores españoles disponían de tácticas y armas superiores. Además, los visitantes del Viejo Mundo trajeron consigo nuevas y terribles enfermedades que causaron pérdidas masivas entre los índigenas americanos.

Los aztecas (o mexicas) eran un pueblo conquistador, lo que significaba que muchas de las ciudades que habían subyugado estaban muy dispuestas a unir fuerzas con los españoles. Tenochtitlán era la capital política y religiosa del mundo azteca, y sus defensores opusieron una prolongada y feroz resistencia. La victoria de los españoles y sus aliados supuso el saqueo y la destrucción de la que fuera la mayor ciudad de América, pero finalmente se reconstruyó y se convirtió en la actual Ciudad de México.

Eliminar publicidad

Advertisement

The Last Days of Tenochtitlan
Los últimos días de Tenochtitlán
William de Leftwich Dodge (Public Domain)

El Imperio azteca

A principios del siglo XV, se habían formado varios minimperios en el Valle de México. Las ciudades dominantes eran Texcoco, capital de la región acholhua, y Azcapotzalco, capital de la tepaneca. Estas dos ciudades-estado se enfrentaron en 1428 con la Guerra Tepaneca. Las fuerzas de Azcapotzalco fueron derrotadas por una alianza de Texcoco, Tenochtitlán, la capital de los mexicas, y varias otras ciudades menores. Tras la victoria, se formó una triple alianza entre Texcoco, Tenochtitlán y Tlacopan, una ciudad tepaneca rebelde, y este trío forjó un imperio. Con el tiempo, Tenochtitlán llegó a dominar la Alianza, su líder se convirtió en el gobernante supremo —el huey tlatoque ("alto rey")— y la ciudad se estableció como la capital del Imperio Azteca, que ahora cubría 135.000 kilómetros cuadrados y gobernaba a unos 11 millones de personas.

La batalla por Tenochtitlán iba a ser mucho más equilibrada que los encuentros anteriores.

El imperio azteca fue un éxito, pero se construyó únicamente sobre la base de la coerción y la extracción de tributos de los pueblos conquistados. Las comunidades subyugadas estaban obligadas a dar riqueza y hombres para la maquinaria militar azteca. Además, un número importante de cautivos de guerra eran llevados a Tenochtitlán para realizar sacrificios rituales a los dioses aztecas. La religión, el arte y los funcionarios aztecas se impusieron en las regiones conquistadas. Todo esto hizo que no faltara el odio a los aztecas entre los mesoamericanos. Los aztecas tampoco habían conquistado todo lo anterior. Los tarascos y los tlaxcaltecas, en particular, seguían tanteando las fronteras de su imperio. Esta fragilidad inherente a los asuntos aztecas resultaría ser su perdición cuando los conquistadores españoles llegaron a las costas mexicanas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Aztec Empire Map
Mapa del Imperio azteca
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Cortés y los conquistadores

En 1518, Diego Velázquez, el gobernador de Cuba, había enviado a Hernán Cortés que liderara 11 navíos y 500 hombres para explorar la costa de lo que es actualmente México. Desembarcaron en marzo de 1519. La superioridad de las armas, la caballería y las tácticas aseguró a los españoles victorias fáciles contra cualquier pueblo hostil que encontraran. Una ventaja importante fue la captura de La Malinche (también conocida como Malintzin, Marina, Malinali), una mujer maya que hablaba la lengua náhuatl de los aztecas y una lengua maya local, con la que uno de los hombres de Cortés estaba familiarizado. Los invasores ahora podían comunicarse con posibles aliados. El gobernante azteca Motecuhzoma (también conocido como Moctezuma, que gobernó de 1502 a 1520) pronto tuvo noticias de estos molestos invasores. Cortés, por su parte, estableció una guarnición en Veracruz, en la costa, y ordenó encallar y desarmar sus barcos para recordar a sus hombres que estaban aquí para encontrar riquezas o morir. En agosto de 1519 marchó hacia el interior del país, luchando primero contra los tlaxcaltecas (que luego se aliaron) y luego presionando hacia Tenochtitlán en noviembre.

Tenochtitlán

Situada en la orilla occidental del lago de Texcoco, la capital azteca de Tenochtitlán tenía más de 200.000 habitantes, lo que la convertía en la mayor ciudad de la América precolombina. Tenía una superficie de entre 12 y 14 km² y estaba conectada a la orilla occidental del lago y a la campiña circundante por tres calzadas (que iban hacia el norte, el este y el oeste) que incluían huecos atravesados por puentes desmontables para permitir el paso de los barcos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

A los conquistadores se les permitió entrar en la ciudad pacíficamente el 8 de noviembre, y se maravillaron con los enormes templos, los jardines de flores y agua, los canales y los mercados callejeros de productos comerciales que llegaban de todos los rincones de Mesoamérica. Motecuhzoma (también conocido como Móctezuma) y Cortés se reunieron e intercambiaron regalos. Es posible que el gobernante azteca recelara de estos visitantes, tras haber oído hablar de sus anteriores victorias militares, pero parecía indeciso sobre qué hacer con ellos. La diplomacia, en cualquier caso, se esfumó dos semanas después, cuando Cortés tomó a Motecuhzoma como rehén el 14 de noviembre. Los españoles querían el tesoro, y el gobernante azteca se vio obligado a jurarse súbdito del rey de España, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (de 1519 a 1556). Hubo otras profanaciones, como la colocación de un crucifijo en la cima de la pirámide sagrada azteca, el Templo Mayor.

Sacred Precinct, Tenochtitlan
El recinto sagrado, Tenochtitlán
Steve Cadman (CC BY-SA)

Sin embargo, Cortés tenía ahora sus propios problemas. Se había excedido en su autoridad al avanzar sobre la capital, lo que molestó a Velázquez en Cuba, quien, técnicamente, tenía el único derecho de conquista en México. Para preservar su posición, Velázquez envió una fuerza al mando de Pánfilo de Narváez a Veracruz para apresar al conquistador. Cortés se vio obligado a abandonar Tenochtitlán y enfrentarse a estos rivales por el futuro tesoro, por lo que, en mayo de 1520, dejó Tenochtitlán en manos de una pequeña fuerza española al mando de Pedro de Alvarado.

Eliminar publicidad

Advertisement

Alvarado y sus hombres demostraron ser poco sensibles a las convenciones aztecas cuando intentaron interrumpir imprudentemente una ceremonia de sacrificio humano y luego masacraron a miembros de la nobleza azteca. Los aztecas se sublevaron y mataron a varios de los intrusos. Mientras tanto, Cortés derrotó a Narváez y convenció a los hombres que le quedaban para que se unieran a él. Regresaron a Tenochtitlán el 24 de junio, donde un puñado de españoles aún resistía.

La Noche Triste

Una feroz batalla terminó con Cortés tomando el control del Templo de Yopico, al que prendió fuego, horrorizando a la población.

Motecuhzoma fue sustituido por Cuitláhuac como nuevo líder azteca después de que Cortés lo liberara tontamente de su prisión. Cuitláhuac asumió inmediatamente el gobierno de los aztecas de su hermano cautivo y ahora deshonrado. Cuitláhuac organizó una guerra total contra los conquistadores. Cuando los españoles intentaron utilizar a Motecuhzoma para calmar la situación, el antiguo líder fue golpeado por una roca y murió el 30 de junio. Los españoles quedaron atrapados en el palacio real de Axayácatl y fueron blanco de los misiles enviados desde el imponente Templo Mayor. Una feroz batalla acabó con Cortés tomando el control del Templo de Yopico, al que prendió fuego, horrorizando a la población. El 30 de junio de 1520, Cortés huyó de la ciudad en una batalla nocturna. Esta sangrienta retirada se conoció como la Noche Triste. Los españoles se habían librado utilizando puentes de madera provisionales construidos para la difícil tarea de cruzar los numerosos canales de la ciudad, pero el precio de la libertad era alto. Cortés había perdido la mitad de sus hombres, la mayoría de sus mejores caballos y las ocho toneladas de botín que había ido acumulando desde que llegó a Mesoamérica.

Cortés & the Siege of Tenochtitlan
Cortés y el sitio de Tenochtitlán
Unknown Artist (Public Domain)

El asedio

Antes de llegar a la seguridad del territorio tlaxcalteca, Cortés tuvo que ganar primero una gran batalla cerca de Otumba el 7 de julio, donde los aztecas intentaron de una vez por todas acabar con los invasores extranjeros. Después de varias campañas más, y de recibir refuerzos por mar, los españoles acabaron regresando a Tenochtitlán diez meses después para vengarse y cortar el corazón de este imperio que había creado tantos enemigos en Mesoamérica que nadie se uniría a él en la guerra contra los invasores. Primero se tomó Texcoco, el 31 de diciembre de 1520, y se convirtió en una base y fuente de abastecimiento inestimable para Cortés. En los tres meses siguientes se tomaron otras ciudades, a medida que el control azteca sobre la zona que rodeaba su capital se aflojaba.

Eliminar publicidad

Advertisement

El plan de Cortés consistía ahora en sitiar Tenochtitlán, pero otro enemigo mucho más terrible ya había arrasado con la población azteca. Se había producido un devastador brote de viruela en los meses de septiembre y noviembre anteriores. Los aztecas también tenían un nuevo líder, Cuauhtémoc, después de que el propio Cuitláhuac hubiera sucumbido a la nueva enfermedad importada.

En abril de 1521, Cortés comenzó su asedio. Su fuerza incluía 700 infantes, 118 ballesteros y arcabuceros, 86 caballos y 18 cañones de campaña, muy útiles para destruir las barricadas enemigas. Los españoles estaban organizados en cuatro divisiones. Sus armas eran espadas, alabardas y ballestas. Cortés también tenía a su disposición un número de indígenas cubanos y esclavos africanos, y varios perros de ataque tipo mastín. Lo más significativo de todo es que los españoles contaban con aliados nativos, sobre todo con al menos 100.000 tlaxcaltecas. Por otro lado, los aztecas eran numéricamente superiores, pero solo disponían de armas de hoja de obsidiana, arcos, lanzadores de lanzas y hondas, todo ello neutralizado de manera eficaz (si no por completo) por las corazas europeas.

Otra desventaja para los defensores eran las estrategias tradicionalmente empleadas en la guerra azteca. Los guerreros y oficiales de élite solían llamar la atención con sus trajes, y los españoles no tardaron en eliminar primero a los líderes y así causar el pánico en el ejército azteca. Superando las deficiencias de sus armas, los guerreros aztecas lucharon ferozmente y con valor, como señalaron los propios españoles. También se adaptaron a los nuevos retos de la guerra europea: evitaron los terrenos abiertos en los que dominaba la caballería, se dispersaron lejos del potencial arco de fuego de las armas de pólvora, e incluso ataron las hojas de acero españolas capturadas a palos para fabricar un arma que su enemigo temía enormemente. La batalla por Tenochtitlán iba a ser mucho más igualada que los encuentros anteriores.

Eliminar publicidad

Advertisement

Aztec Warriors
Guerreros aztecas
Unknown (Public Domain)

El 28 de abril de 1521, Cortés desplegó en el lago de Texcoco una flota de 13 naves de guerra construidas especialmente. Estas embarcaciones, nunca antes vistas por los mesoamericanos, se construyeron a partir de los grandes barcos que Cortés había ordenado naufragar dos años antes y de nuevos suministros de Veracruz. Habían sido construidos de forma prefabricada para poder ser transportados por tierra hasta el lago. Con estos barcos, Cortés pudo contrarrestar los muchos miles de canoas nativas y bloquear las tres calzadas principales que unían la ciudad con las orillas del lago de Texcoco. Cada bergantín llevaba 25 hombres más seis que portaban ballestas y arcabuces. Los barcos españoles estaban escoltados por una gran flota de canoas tripuladas por sus aliados de Texcoco.

El 22 de mayo, tres columnas de conquistadores se dirigieron a Tenochtitlán, una desde el oeste, otra desde el sur y la tercera desde el este. Cortés dejó el lado norte sin bloquear, con la esperanza de atrapar a cualquier azteca que huyera con su fuerza principal de caballería. Los aztecas utilizaban esta ruta para traer suministros, por lo que Cortés envió una fuerza para cerrarla. El 26 de mayo, una compañía dirigida por Alvarado destruyó el acueducto de Chapultepec, cortando el suministro de agua dulce de los defensores (el agua del lago era salobre). El 1 de junio, los navíos de guerra atacaron y no hicieron mucho trabajo con las canoas aztecas, a pesar de que algunas habían sido reforzadas con escudos de madera adicionales. Solo un barco español se vio en dificultades tras encallar y quedar temporalmente desbordado. A medida que más y más aliados indígenas se unían al ataque, la gran ciudad de Tenochtitlán comenzó a desmoronarse a medida que los defensores eran empujados hacia su núcleo central.

En junio, las fuerzas españolas llegaron al corazón ceremonial de la ciudad, pero en dos ocasiones se vieron obligadas a retirarse, quemando los edificios mientras retrocedían. Un tercer ataque dirigido por Alvarado el 23 de junio también fue rechazado, y un cuarto dirigido por el propio Cortés el 30 de junio fue derrotado con grandes pérdidas para los españoles. Por unos momentos, Cortés fue capturado, pero la tradición azteca de tomar cautivos vivos en lugar de matar a un enemigo allí mismo le perdonó la vida, y fue rescatado por sus compañeros. La lucha había sido feroz durante un mes, como señala el cronista y participante Bernal Díaz (c. 1498 - c. 1580) en su célebre relato La conquista de Nueva España:

En cuanto a nuestros capitanes y a nuestro portaestandarte y su guardia, estaban cubiertos de heridas y sus estandartes estaban hechos jirones. De hecho, debería decir que necesitábamos un nuevo abanderado cada día, pues estábamos tan maltrechos que nadie podía llevar los estandartes a la batalla por segunda vez. [1]

El medio centenar de españoles capturados en la debacle del 30 de junio fueron conducidos desnudos a la cima de la Gran Pirámide de Tlatelolco y se les arrancó el corazón del pecho en sacrificio a los dioses aztecas. Los tambores, las caracolas y los espantosos gritos de esta ceremonia fueron escuchados por Cortés y sus conquistadores, que no pudieron intervenir.

A continuación, los aztecas pasaron al ataque y salieron del centro de la ciudad para asaltar los campamentos españoles. Mientras tanto, los aliados de Cortés empezaron a deshacerse a medida que sus ciudades de origen empezaban a ser atacadas por las fuerzas aztecas y sus líderes sucumbían a la propaganda de Cuauhtémoc enviándoles partes de cuerpos desmembrados de españoles caídos como prueba de que los invasores del Viejo Mundo estaban lejos de ser invencibles. En consecuencia, se envió una fuerza de conquistadores para ayudar a Cuernavaca y Sandoval, que fueron relevados. Estas victorias recordaron a todo el mundo la superioridad militar de los españoles, y sus aliados indígenas empezaron a volver a la causa principal: el asedio de Tenochtitlán.

Victoria final

A los defensores aún les quedaban algunas estrategias por emplear. Construyeron barricadas y ampliaron y profundizaron sus canales. Esparcieron grandes piedras en las plazas abiertas para que la caballería española encontrara el terreno más difícil para luchar. También utilizaron bien los estrechos espacios urbanos, preparando agujeros en las murallas para que los guerreros pudieran moverse con facilidad y no fueran perseguidos por un enemigo montado. Sin embargo, el asedio estaba pasando factura. El hambre, la falta de agua potable y los incesantes ataques hicieron que muchos de los defensores empezaran a desertar o a rendirse.

Los atacantes eran decididos e implacables. Además, Cortés recibió un inestimable impulso en hombres y recursos cuando la expedición de Juan Ponce de León (1474-1521) desembarcó en Veracruz a su regreso de la exploración de Florida. Tomando más y más de la ciudad, plaza por plaza, para el 25 de julio, los españoles habían capturado el gran mercado y el templo de Tlatelolco y así ahora controlaban toda la ciudad excepto una pequeña área de resistencia continua. Utilizaron la pólvora para volar sistemáticamente los edificios con el fin de despejar las líneas de fuego para sus cañones y permitir una mayor libertad de movimiento para la caballería.

Finalmente, el 13 de agosto, después de 93 días de resistencia y de haberse quedado sin alimentos ni armas, Cuauhtémoc se rindió, pero solo después de haber sido capturado mientras intentaba escapar en una canoa. Tenochtitlán fue saqueada y sus monumentos destruidos. Los tlaxcaltecas fueron implacables en su venganza y masacraron a hombres, mujeres y niños al por mayor, llegando a escandalizar a los curtidos veteranos españoles con sus atrocidades. Los españoles, por su parte, saquearon todo y a todos en su búsqueda de oro.

De las cenizas del desastre de Tenochtitlán surgió la nueva capital de la colonia de Nueva España, y Cortés fue nombrado su primer gobernador en mayo de 1523. La capital había caído, pero los españoles tuvieron que hacer campaña en otras partes del desmoronado Imperio azteca hasta 1525. A medida que se reprimía sistemáticamente el modo de vida mesoamericano y se repartían las tierras a los conquistadores, Tenochtitlán, con su gran lago drenado, se fue transformando en Ciudad de México, capital del Virreinato de Nueva España.

* * *

[1] https://biblioteca.org.ar/libros/11374.pdf

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cómo fue destruida la ciudad de Tenochtitlán?

La ciudad de Tenochtitlán fue destruida cuando los conquistadores liderados por Hernán Cortés la atacaron y asediaron en 1521.

¿Por qué cayó Tenochtitlán en la decadencia?

Tenochtitlán entró en decadencia tras el asedio y la destrucción de la ciudad por parte de Hernán Cortés y los conquistadores en 1521. Se volaron los templos y edificios sistemáticamente mientras los asediadores se acercaban a la última fuerza azteca que quedaba.

¿Por qué los españoles destruyeron Tenochtitlán

Los españoles destruyeron Tenochtitlán porque asediaron la ciudad y volaron los edificios mientras procedían a estrechar el cerco y despejar el camino para utilizar su caballería y sus cañones. Tras su caída, se saqueó la ciudad y sus templos fueron destruidos y sustituidos por iglesias.

Sobre el traductor

Ritchie R. R. Chaidez
Ritchie es un estudiante universitario que creció en México, actualmente estudia en California para obtener un título de Biología. Sus intereses son la ciencia y literatura. Actualmente tiene como pasatiempo traducir artículos de diversos temas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, junio 29). La Caída de Tenochtitlán [The Fall of Tenochtitlan]. (R. R. R. Chaidez, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2028/la-caida-de-tenochtitlan/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La Caída de Tenochtitlán." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. Última modificación junio 29, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2028/la-caida-de-tenochtitlan/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La Caída de Tenochtitlán." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 jun 2022. Web. 12 ago 2022.

Afiliación