Templos griegos de Sicilia

Artículo

Wanda Marcussen
por Heinrich Hall, traducido por Gilda Macedo
Publicado el 25 junio 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, griego, francés

Hay al menos mil razones para visitar Sicilia, la gran isla (de hecho, la mayor del Mediterráneo) que forma la pelota de fútbol triangular de la bota que es la península italiana. Los increíbles paisajes, una gastronomía única y compleja, una historia diversa y polifacética, excelentes vinos, una gran variedad de yacimientos arqueológicos y un número aún mayor de ciudades y pueblos históricos... Todas son muy buenas razones. Pero en la lista anterior falta una razón clave para visitar la isla: ¡Los templos griegos!

Doric Temple, Segesta
Templo dórico, Segesta
Heinrich Hall (CC BY-NC-SA)

Los templos griegos son una de las primeras expresiones bien definidas de lo que hoy reconocemos como tradición arquitectónica occidental, y una de las más influyentes por lejos hasta nuestros días. Se remontan a los siglos VIII o VII a. C. y, como su nombre indica, son un logro clave de los griegos arcaicos. Se originaron en lo que es el sur de la Grecia moderna, es decir, el Peloponeso y la Grecia central, donde la arquitectura de los templos griegos parece tener sus principales raíces, probablemente derivadas de los predecesores locales de madera.

Eliminar publicidad

Advertisement

El estilo arquitectónico de la Grecia continental es el dórico, considerado el más austero y de carácter "masculino". El Egeo oriental y Asia Menor fueron famosos por su propio desarrollo, el estilo jónico, más elegante y "femenino", concebido aproximadamente un siglo después del dórico. Sus ejemplos más destacados en Samos, Éfeso y Didyma (mucho mejor conservada que las otras dos) se caracterizan también por su gran tamaño monumental. ¿Qué tienen entonces de notable los templos griegos de Sicilia?

Eliminar publicidad

Advertisement

La respuesta corta es simplemente que Sicilia poseía una mayor densidad de templos monumentales que cualquier otra zona del Mediterráneo y ahora contiene más ejemplos bien conservados que cualquier otro lugar. No solo constituyen un conjunto inusualmente rico de monumentos antiguos particularmente impresionantes, sino que, además, cada uno de ellos tiene su propio carácter distintivo y características peculiares, su propia historia y su propio entorno específico dentro de una ciudad o paisaje.

La colonización griega

La razón de la riqueza de Sicilia en un tipo de monumento tan específico reside en la historia temprana de la isla. En el siglo VIII a. C., Sicilia se convirtió en objetivo del movimiento conocido como colonización griega, que afectó a gran parte del Mediterráneo y el Mar Negro. Los colonos griegos, procedentes en su mayoría de las ciudades-estado del sur de Grecia, se lanzaron a fundar toda una serie de nuevas ciudades en la isla, como Syrakousai (la actual Siracusa), Akragas (Agrigento), Messene (Mesina) y Selinus (Selinunte). De hecho, Sicilia (y el sur de la península italiana) recibió tantas colonias griegas que la región recibió posteriormente el nombre de Megale Hellas o Magna Graecia ("Gran Grecia").

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Temple of Juno, Agrigento
Templo de Juno, Agrigento
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Estos colonos trajeron consigo su identidad, estilo de vida, cultura y tradiciones griegas, así como su religión. Los grandes templos de Sicilia son la expresión más llamativa de todo ese legado. En primer lugar, cumplían la necesidad práctica de proporcionar un lugar de culto o santuario con una casa para la estatua del dios o diosa respectivo. Al mismo tiempo, la elección de un tipo arquitectónico procedente de la "madre patria", el templo dórico, sirvió como clara indicación de los antecedentes y la alineación cultural de los colonos. Pronto, el tamaño, el formato y las características individuales empezaron también a expresar la riqueza, la ambición y las identidades sicilianas específicas de las "nuevas" ciudades.

Siracusa

Siracusa (Syrakousai), fundada por los corintios en el año 733 a. C., se limitaba originalmente a la pequeña isla de Ortygia, que sigue siendo el corazón de su casco antiguo y en la que se encuentran dos importantes templos.

Eliminar publicidad

Advertisement

El templo de Apolo es uno de los más antiguos de los templos griegos de Sicilia, construido antes del 550 a. C. Aunque solo se ha conservado parcialmente, su carácter monumental todavía se aprecia a través de las gruesas columnas estrechamente colocadas, al igual que su planta, ya muy siciliana, con un adyton, un santuario interior que alberga la estatua de Apolo, en la parte posterior del santuario interno. Una inscripción en la escalinata frontal nombra a Kleomenes como su arquitecto y a Epikles como el creador de las columnas; una conmemoración tan orgullosa de los constructores habría sido impensable en la Grecia continental de la época.

Lo que hace único al templo de Atenea es el hecho de que, después de casi 2500 años, sigue siendo un lugar de culto para su ciudad.

Para el visitante moderno, el templo de Apolo en Siracusa se ve eclipsado por el de Atenea, una de las vistas más espectaculares de Sicilia. Erigido por el tirano local Gelón tras una gran victoria sobre los cartagineses en el año 480 a. C., se trata de otro templo dórico monumental, construido con piedra caliza local (que estaría recubierta de un fino estuco), con una superestructura de mármol importada de las Cícladas, a unos 900 km de distancia. Lo que hace que el templo de Atenea sea único es el hecho de que siga sirviendo como lugar de culto para su ciudad después de casi 2500 años. Fue reeditado como iglesia cristiana hacia el año 600 d. C., más tarde sirvió como mezquita y ahora es la catedral católica romana de Siracusa. Tras una ornamentada fachada barroca, el visitante encuentra lo que es esencialmente una basílica paleocristiana construida dentro y alrededor de la estructura básica de un templo dórico del Arcaico Tardío.

Agrigento

Agrigento (Akragas) fue colonizada por gentes procedentes de la cercana Gela y de la lejana Rodas hacia el año 582 a. C. La ciudad floreció, especialmente en los siglos VI y V a. C., tras lo cual cambió frecuentemente de manos entre griegos y cartagineses antes de caer finalmente en manos de Roma. Durante su apogeo, Agrigento parece haber invertido muchos recursos en una arquitectura fastuosa, hecho criticado por el filósofo del siglo V a. C. Empédocles, que fue ciudadano de la ciudad: "Los agrigentinos viven con delicadeza como si mañana fueran a morir, pero construyen bien sus casas como si pensaran que van a vivir para siempre". De hecho, se sabe que Agrigento tenía al menos diez grandes templos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Temple of Concordia, Agrigento
Templo de la Concordia, Agrigento
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

El más impresionante de ellos en la actualidad es el tradicionalmente llamado Templo de la Concordia, aunque su deidad sigue siendo desconocida. Fechado hacia el año 425 a. C., es uno de los últimos templos griegos de Sicilia que se terminaron. Es uno de los tres templos griegos mejor conservados del mundo antiguo (los otros son el llamado Templo de Poseidón en Paestum, cerca de Nápoles, y el de Hefistos en Atenas). El santuario interior, las columnatas exteriores y los frontones se conservan esencialmente en su estado original, y muestran las finas proporciones de la arquitectura clásica. Su buena conservación se debe a su temprana conversión en iglesia cristiana.

En Agrigento también son visibles los restos de otros tres grandes templos, entre ellos, la estructura conocida (probablemente falsa) como el Templo de Hera. Sin embargo, el más destacado es el enorme Templo de Zeus Olímpico, del que solo se conservan los cimientos y la mampostería caída. Construido por el tirano local Theron (hermano del mencionado Gelon) tras la victoria del 480 a. C., estaba dedicado al dios principal. Aunque se inspiró en la idea del templo dórico, en realidad era una estructura muy inusual por varias razones: sus enormes dimensiones (110 x 52 metros o 360 x 170 pies), su columnata parcialmente amurallada y el uso de enormes atlantes construidos con bloques, figuras en relieve de gigantes para sostener la superestructura. Algunos estudiosos han interpretado el Templo de Zeus Olímpico como un híbrido entre un exterior dórico griego y un interior más cartaginés/fenicio.

Temple of the Dioscuri, Agrigento
Templo de Dioscuros, Agrigento
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Selinunte

Selinunte (Selinus) está situada en el extremo occidental de Sicilia. Fue fundada en el año 628/627 a. C. por griegos sicilianos de Gela, con alguna participación de Megara, cerca de Atenas. En muchos sentidos, era un puesto de avanzada entre las ciudades griegas de Sicilia, situado cerca de los centros de poder fenicios/cartagineses. Esto no impidió que sus habitantes se dedicaran a la construcción de templos: conocemos al menos siete, varios de ellos de enormes dimensiones.

Eliminar publicidad

Advertisement

Temple C, Selinus
Templo C, Cilicia
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Cuatro de ellos estaban situados en la acrópolis, la ciudadela de la colina de la ciudad. Uno de ellos, el templo C, sigue siendo muy impresionante. No sabemos a qué deidad se rendía culto en el Templo C, del que se conserva una cara. Data de antes del año 550 a. C. Comparte algunas similitudes con el templo de Apolo de Siracusa, un poco más antiguo, como el adintón en el extremo occidental del santuario, que alberga una estatua de su dios o diosa. Sin embargo, sus columnas y proporciones generales son más elegantes. Son especialmente impresionantes las ranuras que permitían abrir y cerrar las enormes puertas de bronce de su extremo oriental, a las que se accedía a través de una escalera monumental de ocho peldaños, la más antigua que conocemos en el mundo griego. El museo de Palermo conserva ejemplos de su rica decoración escultórica.

Temple of Hera, Selinus
Templo de Hera, Selinunte
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Un segundo grupo de tres enormes templos se encontraba justo al este de Selinunte, junto a su puerto. Dos de ellos, el G y el F, están en ruinas, pero el tercero, el templo E, se mantiene con orgullo, en parte gracias a reconstrucciones modernas. Este era el templo de Hera, esposa (y hermana) de Zeus y diosa del matrimonio. Desde mediados del siglo V a. C., este templo incorporó una fuerte influencia de la madre patria griega, donde el estilo que hoy llamamos "clásico" estaba entonces en pleno apogeo, al tiempo que seguía las tradiciones arquitectónicas sicilianas. El templo E se caracteriza por una armonía de proporciones poco habitual entre los grandes templos de Sicilia. Su decoración escultórica, aunque modesta en cantidad, se encuentra entre los mejores logros del arte griego en Sicilia. En general, recuerda mucho al templo de Zeus de Olimpia, mucho más antiguo y mucho menos conservado, un lugar que habría sido familiar para muchos griegos sicilianos, debido a las competiciones de atletismo que se celebraban allí cada cuatro años.

Segesta

Segesta, en el interior del extremo noroeste de Sicilia, es en cierto modo la ciudad más extraña de las mencionadas aquí. No fue producto de la colonización griega, sino que fue fundada en la noche de los tiempos por los Elimios, una tribu local siciliana. A lo largo de su historia, eligió un papel entre las esferas griega y cartaginesa, adoptando aspectos de la cultura griega, pero sin aliarse necesariamente con sus vecinos griegos. Segesta estuvo en constante conflicto con la cercana Selinus. No obstante, a finales del siglo V a. C., los segestanos emprendieron la construcción de un bello templo dórico en una colina a las afueras de su ciudad, probablemente recurriendo a expertos constructores de su rival y enemigo Selinus. Tal vez debido al estallido de la guerra, nunca se completó. Sus restos parecen completos a primera vista, con las columnatas exteriores y los frontones en su sitio. Si se mira con más detenimiento, se observa que no se aplicaron los delicados estriados de las columnas y otros detalles escultóricos y que el templo carece de santuario interior.

Doric Temple, Segesta
Templo Dórico, Segesta
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Así que, aunque hay muchas razones para visitar Sicilia, entre las que se incluyen su maravilloso clima, su comida y su vino, esperamos que esté de acuerdo en que sus templos, llenos de antiguo esplendor y belleza, son definitivamente una prioridad.

Puede explorar estos templos y muchas otras cosas en Sicilia con Peter Sommer Travels, un operador turístico con sede en el Reino Unido que se especializa en viajes arqueológicos y culturales guiados por expertos en Sicilia y en el territorio continental italiano, así como en Turquía, Grecia y Croacia.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Cita este trabajo

Estilo APA

Hall, H. (2019, junio 25). Templos griegos de Sicilia [Greek Temples of Sicily]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1402/templos-griegos-de-sicilia/

Estilo Chicago

Hall, Heinrich. "Templos griegos de Sicilia." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 25, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1402/templos-griegos-de-sicilia/.

Estilo MLA

Hall, Heinrich. "Templos griegos de Sicilia." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 25 jun 2019. Web. 14 ago 2022.

Afiliación