Colonización griega

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 07 mayo 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Griego, Francés
Temple of Hera, Selinus (by Mark Cartwright, CC BY-NC-SA)
Templo de Hera, Selinunte
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

A partir del año 800 a. C., las antiguas ciudades-estado griegas, que en su mayoría eran potencias marítimas, empezaron a buscar tierras y recursos fuera de Grecia. Como consecuencia, fundaron colonias en todo el Mediterráneo. El comercio solía ser el primer paso en el proceso de colonización y luego, tras someter a las poblaciones locales o incluirlas en la colonia, se establecían ciudades.

Podían tener distintos grados de contacto con la patria, pero la mayoría se convirtieron en ciudades-estado totalmente independientes, a veces de carácter muy griego, y en otros casos culturalmente más cercanas a los pueblos indígenas con los que se relacionaban e incluían en su ciudadanía. Una de las consecuencias más importantes de este proceso, a grandes rasgos, fue que la circulación de bienes, personas, arte e ideas en este periodo extendió el modo de vida griego a España, Francia, Italia, el Adriático, el Mar Negro y el Norte de África. En total, pues, los griegos establecieron unas 500 colonias en las que participaron hasta 60000 ciudadanos griegos colonos, de modo que en el año 500 a. C. estos nuevos territorios acabarían representando el 40% de todos los griegos del mundo helénico.

Eliminar publicidad

Advertisement

Oportunidades de comercio y recursos

Los griegos eran grandes navegantes y, al viajar por el Mediterráneo, estaban ansiosos por descubrir nuevas tierras y nuevas oportunidades. Incluso la mitología griega incluía historias de exploración como la de Jasón y su búsqueda del vellocino de oro y la del más grande de los héroes viajeros, Odiseo. Primero se colonizaron las islas de los alrededores de Grecia; por ejemplo, la primera colonia del Adriático fue Corcyra (Corfú), fundada por Corinto en el año 733 a. C. (fecha tradicional), y luego los exploradores buscaron más lejos. Los primeros colonos, en sentido general, fueron comerciantes y esos pequeños grupos de individuos que buscaban aprovechar nuevos recursos y comenzar una nueva vida lejos de la patria cada vez más competitiva y superpoblada.

El proceso de colonización probablemente fue más gradual y orgánico de lo que sugieren las fuentes antiguas.

Los centros comerciales y los mercados libres (emporia) fueron los precursores de las colonias propiamente dichas. Luego, desde mediados del siglo VIII hasta mediados del siglo VI a. C., las ciudades-estado griegas (poleis) y los grupos individuales comenzaron a expandirse más allá de Grecia con intenciones más deliberadas y a largo plazo. Sin embargo, el proceso de colonización probablemente fue más gradual y orgánico de lo que sugieren las fuentes antiguas. También es difícil determinar el grado exacto de colonización e integración con las poblaciones locales. En algunas zonas del Mediterráneo se establecieron polis totalmente griegas, mientras que en otras solo había puestos comerciales compuestos por residentes más temporales, como mercaderes y marineros. El propio término "colonización" infiere la dominación de los pueblos indígenas, un sentimiento de superioridad cultural por parte de los colonizadores y una patria cultural específica que controla e impulsa todo el proceso. Este no era necesariamente el caso en el mundo griego antiguo y, por tanto, en este sentido, la colonización griega fue un proceso muy diferente de, por ejemplo, las políticas de ciertas potencias europeas en los siglos XIX y XX. Se trata, pues, de un proceso que se describe mejor como "contacto cultural" (De Angelis en Boyes-Stones et al, 51).

Eliminar publicidad

Advertisement

El establecimiento de colonias en todo el Mediterráneo permitió la exportación de productos de lujo como la cerámica fina griega, el vino, el aceite, la metalurgia y los textiles, y la extracción de riqueza de la tierra: madera, metales y agricultura (sobre todo grano, pescado seco y cuero), por ejemplo, y a menudo se convirtieron en lucrativos centros de comercio y en una fuente de esclavos. Una ciudad fundadora (metrópolis) también podía crear una colonia para establecer una presencia militar en una región concreta y proteger así las lucrativas rutas marítimas. Además, las colonias podían constituir un puente vital para las oportunidades comerciales del interior. Algunas colonias llegaron a rivalizar con las mayores ciudades fundadoras; Siracusa, por ejemplo, llegó a ser la mayor polis de todo el mundo griego. Por último, es importante señalar que los griegos no tenían el campo para ellos solos, y las civilizaciones rivales también establecieron colonias, especialmente los etruscos y los fenicios, y a veces, inevitablemente, estalló la guerra entre estas grandes potencias.

Magna Grecia

Las ciudades griegas pronto se vieron atraídas por la tierra fértil, los recursos naturales y los buenos puertos de un "Nuevo Mundo": el sur de Italia y Sicilia. Los colonos griegos acabaron sometiendo a la población local e imprimieron su identidad a la región hasta el punto de llamarla "Gran Grecia" o Megalē Hellas, y se convertiría en el más "griego" de todos los territorios colonizados, tanto en términos de cultura como de paisaje urbano, siendo los templos dóricos el símbolo más llamativo de la helenización. Algunas de las polis más importantes de Italia fueron:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

  • Cumas (la primera colonia italiana, fundada hacia el 740 a. C. por Calcis y Kyme)
  • Naxos (734 a. C., Calcis)
  • Síbaris (c. 720 a. C., aqueos/troezanos)
  • Crotona (c. 710 a. C., aqueos)
  • Tarento (706 a. C., Esparta)
  • Regio (c. 720 a. C., Calcis)
  • Elea (c. 540 a. C., Fócea)
  • Turios (c. 443 a. C., Atenas)
  • Heraclea (433 a. C., Tarento)

En Sicilia las principales colonias fueron:

  • Siracusa (733 a. C., fundada por Corinto)
  • Gela (688 a. C., Rodas y Creta)
  • Selinunte (c. 630 a. C.)
  • Hímera (c. 630 a. C., Mesana)
  • Akragas (c. 580 a. C., Gela)
La ubicación geográfica de estas nuevas colonias en el centro del Mediterráneo significaba que podían prosperar como centros de comercio entre las principales culturas de la época.

La ubicación geográfica de estas nuevas colonias en el centro del Mediterráneo significaba que podían prosperar como centros de comercio entre las principales culturas de la época: las civilizaciones griega, etrusca y fenicia. Prosperaron hasta el punto de que los escritores hablaron de las enormes riquezas y los extravagantes estilos de vida que se podían ver. Empédocles, por ejemplo, describió a los mimados ciudadanos y a los magníficos templos de Akragas (Agrigento), en Sicilia, de la siguiente manera: "los akragantinos se divierten como si fueran a morir mañana, y construyen como si fueran a vivir eternamente". Las colonias incluso establecieron colonias secundarias y puestos comerciales y, de este modo, extendieron la influencia griega más allá, incluso más arriba en la costa adriática de Italia. Incluso en el norte de África se establecieron colonias, sobre todo en Cirene por parte de Tera en el año 630 a. C., por lo que quedó claro que los colonos griegos no se limitarían a la Magna Grecia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Greek and Phoenician Colonization
Colonización griega y fenicia
Kelly Macquire (CC BY-NC-SA)

Jonia

Los griegos crearon asentamientos a lo largo de la costa egea de Jonia (o Asia Menor) a partir del siglo VIII a. C. Entre las colonias más importantes se encuentran Miletos, Éfeso, Esmirna y Halikarnassos. Atenas se atribuye tradicionalmente el primer colonizador de la región, que también era de gran interés para los lidios y los persas. La zona se convirtió en un hervidero de esfuerzos culturales, especialmente en ciencia, matemáticas y filosofía, y produjo algunas de las más grandes mentes griegas. También el arte y los estilos arquitectónicos, asimilados desde Oriente, empezaron a influir en la patria; elementos como los capiteles de las columnas palmeadas, las esfinges y los expresivos diseños de la cerámica "orientalizante" inspirarían a los arquitectos y artistas griegos a explorar vías artísticas totalmente nuevas.

Francia y España

La principal polis colonizadora del sur de Francia fue Focea, que estableció las importantes colonias de Alalia y Massalia (c. 600 a. C.). La ciudad también estableció colonias, o al menos una amplia red comercial, en el sur de España. Algunas de las polis más destacadas fueron Ampurias (fundada por Massalia en el año 575 a. C., pero probablemente varias décadas después) y Rodas. Las colonias en España tenían una cultura menos típicamente griega que las de otras zonas del Mediterráneo, la competencia con los fenicios era feroz y la región parece haber sido siempre considerada, al menos según las fuentes literarias griegas, una tierra lejana y remota por los griegos continentales.

El Mar Negro

El Mar Negro (Mar Euxino para los griegos) fue la última zona de expansión colonial griega, y fue donde las polis jónicas, en particular, trataron de explotar los ricos caladeros y las fértiles tierras alrededor del Helesponto y el Ponto. La ciudad fundadora más importante fue Miletos, a la que se atribuyó en la antigüedad la existencia de unas 70 colonias, cantidad que posiblemente haya sido exagerada. Las más importantes fueron:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • Cícico (fundada en el 675 a. C.)
  • Sinope (c. 631 a. C.)
  • Panticapeo (c. 600 a. C.)
  • Olbia (c. 550 a. C.)

Megara fue otra importante ciudad madre y fundó Calcedonia (c. 685 a. C.), Bizancio (668 a. C.) y Heraclea Póntica (560 a. C.). Con el tiempo, casi todo el Mar Negro quedó rodeado de colonias griegas, aunque, como en otros lugares, hubo que recurrir a la guerra, los compromisos, los matrimonios mixtos y la diplomacia con los pueblos indígenas para garantizar la supervivencia de las colonias. Sobre todo a finales del siglo VI a. C., las colonias proporcionaban tributos y armas al Imperio persa y recibían a cambio protección. Tras la fallida invasión de Grecia por Jerjes en el 480 y 479 a. C., los persas retiraron su interés en la zona, lo que permitió a las polis más grandes, como Heraclea Póntica y Sinope, aumentar su propio poder mediante la conquista de las poblaciones locales y de las polis vecinas más pequeñas. La prosperidad resultante también permitió que Heraclea fundara sus propias colonias en el año 420 a. C. en lugares como Quersoneso, en Crimea.

Desde el comienzo de la Guerra del Peloponeso en el 431 a. C., Atenas se interesó por la región, envió colonos y estableció guarniciones. La presencia física ateniense duró poco, pero más duradera fue la influencia ateniense en la cultura (sobre todo en la escultura) y en el comercio (especialmente de grano del Mar Negro). Con la eventual retirada de Atenas, las colonias griegas quedaron abandonadas a su suerte y se enfrentaron solas a la amenaza de las potencias vecinas, como los escitas reales y, en última instancia, Macedón y Filipo II.

Greek & Phoenician Colonies
Colonias griegas y fenicias
Benowar et al. (GNU FDL)

Relación con la patria

La mayoría de las colonias se construyeron sobre el modelo político de la polis griega, pero los tipos de gobierno incluían los que se veían en la propia Grecia (oligarquía, tiranía e incluso democracia) y podían ser muy diferentes del sistema de la ciudad fundadora, la matriz. También se mantuvo una fuerte identidad cultural griega a través de la adopción de los mitos fundacionales y de rasgos de la vida cotidiana tan extendidos y esencialmente griegos como la lengua, la alimentación, la educación, la religión, el deporte y el gimnasio, el teatro con sus distintivas obras de tragedia y comedia griegas, el arte, la arquitectura, la filosofía y la ciencia. Tanto es así que una ciudad griega en Italia o Jonia podía, al menos en apariencia, parecerse mucho a cualquier otra ciudad de Grecia. El comercio facilitó en gran medida el establecimiento de un modo de vida "griego" común. Productos como el vino, las aceitunas, la madera y la cerámica se exportaban e importaban entre las polis. Incluso los propios artistas y arquitectos se trasladaron y establecieron talleres fuera de sus polis de origen, de modo que los templos, la escultura y la cerámica se hicieron reconocibles como griegos en todo el Mediterráneo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Por supuesto, las colonias establecieron sus propias identidades regionales, sobre todo porque a menudo incluían a indígenas con sus propias costumbres, de modo que cada región de colonias tenía su propia idiosincrasia y variaciones. Además, los frecuentes cambios en los requisitos para ser ciudadano y el reasentamiento forzoso de las poblaciones hicieron que las colonias fueran a menudo más diversas culturalmente e inestables políticamente que en la propia Grecia, por lo que las guerras civiles tuvieron una mayor frecuencia. No obstante, algunas colonias tuvieron un éxito extraordinario y muchas acabaron superando a las superpotencias griegas fundadoras.

Silver Stater, Metapontum
Estatera de plata, Metaponto
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Las colonias solían formar alianzas con polis vecinas afines. Por el contrario, también hubo conflictos entre las colonias cuando se establecieron como polis poderosas y totalmente independientes, que en absoluto estaban controladas por su ciudad-estado fundadora. Siracusa, en Sicilia, fue un ejemplo típico de polis de gran tamaño que intentó constantemente ampliar su territorio y crear un imperio propio. Las colonias que posteriormente establecieron colonias propias y que acuñaron su propia moneda no hicieron sino reforzar su independencia cultural y política.

Aunque las colonias podían ser ferozmente independientes, al mismo tiempo se esperaba que fueran miembros activos del mundo griego en general. Esto se manifestaba en el suministro de soldados, barcos y dinero para los conflictos panhelénicos como los de Persia y la Guerra del Peloponeso, el envío de atletas a los grandes juegos deportivos en lugares como Olimpia y Nemea, la instalación de monumentos a la victoria militar en Delfos, la garantía de paso seguro a los viajeros extranjeros a través de su territorio, o la exportación e importación de ideas intelectuales y artísticas como las obras de Pitágoras o centros de estudio como la academia de Platón que atraían a eruditos de todo el mundo griego. Además, en tiempos de dificultades, las colonias podían recibir ayuda de sus polis fundadoras y de sus aliados, aunque esto solo fuera un pretexto para las ambiciones imperiales de los estados griegos más grandes. Un ejemplo clásico de esto sería la expedición a Sicilia de Atenas en el 415 a. C., oficialmente al menos, lanzada para ayudar a la colonia de Segesta.

Trade Routes in the Ancient Mediterranean
Rutas comerciales en el Mediterráneo antiguo
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

También existía el movimiento físico de los viajeros dentro del mundo griego, atestiguado por pruebas como la literatura y el teatro, las dedicatorias dejadas por los peregrinos en lugares sagrados como Epidauro, y la participación en importantes festivales religiosos anuales como la Dionisia de Atenas.

Obviamente, las distintas colonias tenían características diferentes, pero el efecto colectivo de estos hábitos que acabamos de mencionar hizo que una vasta zona del Mediterráneo adquiriera suficientes características comunes como para ser descrita acertadamente como el Mundo Griego. Además, el efecto fue duradero, ya que, incluso hoy en día, se pueden observar aspectos comunes de la cultura que comparten los ciudadanos del sur de Francia, Italia y Grecia.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué países colonizaron los griegos?

Los antiguos griegos colonizaron varias partes del Mediterráneo: la costa del norte de África, el sur de Italia, Sicilia y el este de Turquía. También colonizaron las costas del Mar Negro.

¿Cuáles fueron las causas de la colonización griega?

Las ciudades-estado griegas crearon nuevas colonias alrededor del Mediterráneo como forma de hacer frente a la superpoblación y de encontrar nuevos recursos, como madera y metales. Muchas colonias comenzaron como puestos comerciales con los pueblos indígenas.

¿Cuáles son las tres colonias griegas más famosas?

Tres colonias griegas famosas son Éfeso, Massalia (la actual Marsella) y Bizancio (la actual Estambul).

¿Cuáles fueron las consecuencias de la colonización griega?

El proceso de colonización griega introdujo la cultura griega en todo el Mediterráneo. El arte, la arquitectura, la religión y la dieta griegas se convirtieron en rasgos habituales de las culturas de la costa mediterránea, y esta influencia aún puede verse hoy en día.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, mayo 07). Colonización griega [Greek Colonization]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11220/colonizacion-griega/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Colonización griega." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 07, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11220/colonizacion-griega/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Colonización griega." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 may 2018. Web. 05 jul 2022.

Afiliación