Doce mujeres famosas de la Edad Media

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 19 marzo 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, italiano, francés

Las mujeres de la Edad Media con frecuencia fueron calificadas como ciudadanas de segunda clase por la Iglesia y la aristocracia patriarcal. El estatus de la mujer se elevó un poco en la Alta y Baja Edad Media cuando el culto a la Virgen María, combinado con la literatura romántica del amor cortés, alteró la percepción cultural de la mujer pero, aun así, la mujer seguía siendo considerada inferior al hombre debido a las narraciones bíblicas y las enseñanzas de la Iglesia.

Joan of Arc
Juana de Arco
Yann Caradec (CC BY-NC-SA)

Aun así, hubo muchas mujeres notables a lo largo de la Edad Media que fueron capaces de romper con las normas sociales para vivir el tipo de vida que habían elegido y reclamar una posición de poder tradicionalmente asociada a los hombres. En casi todos los casos, estas mujeres pertenecían a la clase alta y tenían algo más de movilidad social que las clases bajas, pero hay registros que indican claramente que las mujeres de toda la Edad Media trabajaron junto a los hombres en los gremios medievales y fueron importantes y cotizadas artistas, escritoras, ilustradoras, artesanas y monarcas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mujeres famosas de la Edad Media

Los estudiosos dividen la Edad Media en tres períodos:

  • Temprana Edad Media - 476-1000
  • Alta Edad Media - 1000-1300
  • Baja Edad Media - 1300-1500

Hubo muchas mujeres famosas a lo largo de estas tres épocas, pero las doce siguientes se encuentran entre las más conocidas:

Eliminar publicidad

Advertisement

Muchas de estas mujeres influyeron de manera significativa en su propia época y en las generaciones posteriores a través de su visión y su capacidad para actuar según esa visión. La forma en que las mujeres eran percibidas por la sociedad a través de la lente de la Iglesia, la forma en que eran consideradas como entidades legales y sociales por la ley, y la forma en que realmente vivían sus vidas nunca fueron precisamente las mismas, pero las mujeres mencionadas tomaron el control de sus situaciones para vivir como mujeres independientes, iguales a los hombres, en una sociedad patriarcal. La académica Eileen Power comenta:

La posición de las mujeres se considera a menudo como una prueba por la que se puede juzgar la civilización de un país o una época. Esta prueba es extraordinariamente difícil de aplicar, sobre todo en la Edad Media, debido a la dificultad de determinar lo que constituye la posición de la mujer en cualquier época. La posición de la mujer es una cosa en la teoría, otra en el ámbito jurídico y otra en la vida cotidiana. En la Edad Media, al igual que ahora, las distintas manifestaciones de la posición de la mujer reaccionaban entre sí, pero no coincidían exactamente; la verdadera posición de la mujer era una mezcla de las tres. (9)

La Iglesia ejerció la mayor influencia sobre la percepción de las mujeres a través de las enseñanzas de la Biblia. A heroínas bíblicas famosas como Rut o Débora, la Virgen María o María Magdalena, se contraponían Eva o Jezabel y las admoniciones de San Pablo en sus epístolas, que afirmaban sistemáticamente que los hombres eran superiores a las mujeres y que debían someterse a la autoridad masculina. Aunque más mujeres pudieron imponerse en la última parte de la Edad Media, algunas lo hicieron incluso en la Alta Edad Media.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Teodora de Bizancio

Teodora (500-548) era una actriz de Constantinopla (y posiblemente una prostituta) que se convirtió al cristianismo y se dedicó a hilar lana y a tejer. No está claro cómo conoció al futuro emperador Justiniano (que gobernó de 527 a 565), pero estaba tan enamorado de ella que cambió la ley que prohibía a la realeza casarse con actrices y la convirtió en su esposa y compañera de gobierno.

Theodora I
Teodora I
The Yorck Project (Public Domain)

Teodora era emperatriz regente, una monarca femenina con el mismo poder que el emperador, y Justiniano se tomaba en serio sus consejos. El ejemplo más famoso es cuando convenció a Justiniano y a su corte para que no huyeran de la ciudad durante los disturbios de Nika en el año 532. Se dice que concedió hábilmente a la corte que era consciente de que una mujer no debía hablar en presencia de hombres, pero que la situación requería medidas extremas. Entonces les aconsejó que no huyeran de la ciudad solo para preservar sus propias vidas, porque después no valdría la pena vivirlas. Justiniano aceptó su consejo y se enfrentó al problema en lugar de huir de él. La pareja gobernó conjuntamente el Imperio bizantino hasta la muerte de Teodora, posiblemente por un cáncer de mama, en el año 548.

Eliminar publicidad

Advertisement

Hilda de Whitby

Hilda pasó de ser novicia a abadesa de su orden y fundó la abadía de Whitby, que se convirtió en un centro de aprendizaje y cultura.

Hilda (614-680) fue una noble de los primeros tiempos del Reino de Northumbria que eligió una vida de piedad y devoción a la corte. Pasó de ser novicia a abadesa de su orden y fundó la abadía de Whitby, que se convirtió en un centro de aprendizaje y cultura. Hilda fue una hábil administradora que se ocupó de las múltiples facetas de la gestión de la considerable hacienda de la abadía, pero siempre estuvo disponible para recibir consejos y ánimos. Es conocida como la patrona de los poetas por haber inspirado al pastor Caedmon a escribir su famoso himno, el poema más antiguo que se conserva en inglés antiguo. En el año 664, el rey Oswiu de Northumbria eligió la abadía de Hilda como sede del sínodo en el que se decidió aceptar el catolicismo romano en lugar del cristianismo celta como religión oficial de la región. Su fama aumentó tras su muerte, cuando se le atribuyeron varios milagros y fue venerada como santa.

Ende, la iluminadora

Está bien establecido que en el siglo XIII las mujeres participaban en la producción de libros como escribas, ilustradoras e iluminadoras de manuscritos, pero la obra de Ende deja claro que las mujeres ya participaban en este proceso en el siglo X. Ende era monja en un monasterio de España cuando trabajó en el manuscrito conocido actualmente como el Beato de Gerona, compilado por el monje Beato de Liébana hacia el año 786. El manuscrito, que se conserva en la catedral de Gerona (España), está firmado por los artistas que trabajaron en él e incluye la frase "Ende pintrix et Dei adiutrix" (Ende, pintora y ayudante de Dios); la forma femenina del latín deja claro que la iluminadora era una mujer. Se conocen otras iluminadoras y escribas de siglos posteriores, como Guda (siglo XII) y Claricia (siglo XIII), pero Ende es la primera conocida hasta la fecha.

Ethelfleda, señora de los mercios

Ethelfleda (que reinó del 911 al 918) era la hija de Alfredo el Grande (que reinó del 871 al 899) y se convirtió en reina de Mercia tras la muerte de su marido Ethelredo II. Como hija de Alfredo, que creía que la alfabetización fomentaba la piedad, era muy educada y culta. Su corte fue un conocido centro de cultura en el que su sobrino Atelstán, futuro rey de los anglosajones y primer rey de Inglaterra, creció bajo su patrocinio.

Eliminar publicidad

Advertisement

Statue of Aethelflaed
Estatua de Ethelfleda
Elliot Brown (CC BY)

Se la conoce sobre todo como la señora de los mercios, que derrotó a los vikingos en la batalla de Chester en el año 907, al haber planificado cuidadosamente la defensa de la ciudad como una emboscada ofensiva. Formó alianzas con mercenarios irlandeses para ayudar en la defensa de su reino, planificó y organizó las ciudades y aldeas para conseguir la máxima eficiencia y encanto estético, y trabajó con su hermano Eduardo el Viejo de Wessex para proteger la región contra nuevas incursiones vikingas e impulsar la economía. A su muerte, la sucedió brevemente su hija Elfwynn antes de que su reino fuera absorbido por Eduardo de Wessex.

Matilde de Toscana

Matilde supervisó personalmente las operaciones militares y las expediciones, al tiempo que gestionaba hábilmente los asuntos de Estado.

Matilde (1046-1115, también conocida como Matilde de Canossa) fue una de las mujeres más poderosas de la Edad Media y la fuerza política preeminente en la Italia medieval. Es conocida por su destreza militar en la defensa de sus tierras y de la autoridad del Papa Gregorio VII (c. 1073-1085) frente a la agresión de Enrique IV del Sacro Imperio Romano Germánico (cuyo gobierno se extendió del 1056 al 1105). Matilde supervisó personalmente las operaciones militares y las expediciones, al tiempo que gestionaba hábilmente los asuntos de Estado, que incluían la administración de un vasto reino. Tras la muerte de Gregorio VII, Matilde continuó defendiendo el papado y su reinado hasta que finalmente derrotó personalmente a Enrique IV en una batalla en 1095. En 1111 fue coronada vicaria imperial y virreina de Italia por Enrique V.

Hildegarda de Bingen

Hildegarda (1098-1179) fue una polímata alemana, mística, curandera, científica, visionaria, autora, compositora y abadesa que afirmó haber recibido visiones de Dios desde que tenía tres años y nunca dudó de su veracidad. Se dice que en 1150 recibió una visión para trasladar su orden a Rupertsburg y, ante la negativa de su superior masculino, insistió hasta que se le concedió la petición. El hecho de que una mujer clériga se enfrente a un superior masculino en una orden nunca termina bien para la mujer y, sin embargo, Hildegarda prevaleció e incluso fundó una segunda orden por su cuenta después de establecerse en Rupertsburg. Nunca recibió una educación formal, pero sabía leer y escribir, además de conocer la composición musical. Se carteaba regularmente con otros y dejó una gran colección de cartas, además de sus obras literarias, religiosas, científicas, médicas y musicales.

Eliminar publicidad

Advertisement

Leonor de Aquitania

Leonor (c. 1122-1204) fue reina de Francia, reina de Inglaterra, esposa de dos reyes, madre del rey Ricardo I (el "Corazón de León"), del rey Juan de la Carta Magna, de María de Champaña (patrona de Chretien de Troyes), así como de otros hijos notables. Participó personalmente en la Segunda Cruzada junto con sus damas de compañía, y se dice que llegó a la batalla con los pechos desnudos para distraer a los sarracenos.

Eleanor of Aquitaine
Leonor de Aquitania
g0ng00zlr (CC BY)

Sus logros fueron numerosos, pero entre ellos destaca su papel como patrona de las artes, que fomentó el desarrollo de los conceptos de amor cortés y caballería en la literatura francesa. Aunque el impacto de estos conceptos en la sociedad medieval sigue siendo objeto de debate, hay pruebas de que las obras de autores como Chretien de Troyes y Andreas Cappelanus influyeron significativamente en la aristocracia para que considerara a las mujeres más como individuos y menos como propiedades.

María de Francia

María (escrita hacia 1160-1215) fue una poetisa francesa multilingüe, traductora y protofeminista, más conocida por su obra poética Las Lais de Marie de France, que popularizó el concepto de amor cortés, el código caballeresco y el poder de las mujeres. Está reconocida como la primera mujer poeta de Francia, pero parece que pasó la mayor parte de su tiempo en Gran Bretaña y estuvo estrechamente relacionada con la corte de Enrique II y su esposa Leonor de Aquitania. Se le suele atribuir el establecimiento del género medieval de la literatura caballeresca, pero esto se pone en duda porque Andreas Cappelanus y Chretien de Troyes (dos notables pioneros del género) escribían al mismo tiempo y, probablemente, para la misma patrona (Leonor) y su hija Marie de Champagne. La poesía y las fábulas de María de Francia fueron muy populares entre la aristocracia de Francia e Inglaterra, a pesar de que desafiaban directamente la posición de la Iglesia sobre las mujeres como sexo débil, subordinado a la autoridad masculina. La poesía de María con frecuencia presenta a mujeres fuertes que dominan a los hombres y son capaces de dirigir sus propios destinos, aunque finalmente sean destruidas por su resistencia al patriarcado.

Juliana de Norwich

Juliana (1342-1416, a veces denominada Lady Juliana de Norwich) fue una mística, visionaria y autora de la obra maestra de la literatura religiosa, Revelaciones del amor divino. Se desconoce el nombre real de Juliana, y su seudónimo proviene de su residencia en la iglesia de San Julián en Norwich, Inglaterra. En mayo de 1373, Juliana creyó que se estaba muriendo y, mientras estaba en su cama, recibió una serie de visiones de Dios que escribió poco después. Años más tarde, amplió su manuscrito original y desarrolló en mayor medida sus primeros pensamientos. Su mensaje esencial se centraba en la compasión y el amor de Dios por todos, y empoderaba a las mujeres comparando el amor de Dios con el de una madre que acepta todos los fallos de sus hijos sin juzgarlos. La ira y la condena que tan a menudo se ven en la posición oficial de la Iglesia no proceden de Dios, sino de los hombres, porque Dios solo tiene en mente lo mejor para la humanidad y, como ella escribió, "todo irá bien y todo irá bien" a pesar de lo que puedan parecer las circunstancias. Su obra fue relativamente desconocida hasta principios del siglo XX, cuando inspiró e influyó en poetas como T. S. Eliot, pero en su época fue muy conocida por sus consejos y se sabe que influyó en la mística medieval Margery Kempe.

Cristina de Pizán

Cristina (1364-1430) fue la primera escritora profesional de Europa, consejera de reyes y aristocracia, y protofeminista, cuyas obras fueron muy influyentes en su época y siguieron siéndolo en siglos posteriores. Cristina estaba casada con un secretario de la corte aristocrática que murió de peste en 1389. Sin medios para mantenerse a sí misma, a sus hijos y a su anciana madre, Cristina se dedicó a escribir. Su padre la había animado a seguir con sus actividades literarias, por lo que, aunque nunca recibió educación formal, sabía leer y escribir y nunca parece haber considerado su falta de formación profesional como un obstáculo para el éxito.

Christine de Pizan
Cristina de Pizán
Leinad-Z (Public Domain)

Se la conoce sobre todo por El libro de la ciudad de las damas y El libro de las tres virtudes, también conocido como El tesoro de la ciudad de las damas, ambos publicados en 1405. El primero es su refutación de las caracterizaciones misóginas del autor medieval Jean de Meun en su popular Romance de la Rosa, y el segundo es un manual de consejos prácticos para que las mujeres cuiden de sí mismas, de sus finanzas, de sus maridos y de sus propiedades. Sus obras fueron muy populares en vida y se la buscaba con frecuencia para pedirle consejos.

Margery Kempe

Margery (c. 1373-1438) fue una mística cristiana que dictó sus experiencias y visiones para crear la primera autobiografía en inglés, El libro de Margery Kempe. En su vida y obra, desafió constantemente el patriarcado de la Iglesia y fue juzgada varias veces por herejía, pero nunca fue condenada. Su devoción a Dios y su creencia en la verdad de las visiones que recibía le impidieron callar su fe y con frecuencia dio testimonio públicamente en las comunidades donde vivía. La prohibición del clero femenino y la amonestación bíblica de que las mujeres enseñen a los hombres o hablen en presencia de un hombre la llevaron a nuevos conflictos con el clero y los laicos de las ciudades en las que vivía. Visitó a Juliana de Norwich hacia 1413 para que validara sus visiones y experiencias místicas, lo que Juliana le concedió. Margery era analfabeta o poco instruida y dictó su libro, en parte, para llegar a un público más amplio que el que podía tener en persona.

Juana de Arco

Juana (1412-1431) fue una mística visionaria y líder militar francesa conocida por sus victorias en la Guerra de los Cien Años y su trágica muerte por ejecución en 1431. Afirmó haber recibido un mensaje de Dios en una visión de tres santos que se le aparecieron cuando tenía 13 años y que le ordenaban expulsar a los ingleses de Francia y asegurar la coronación del Delfín en Reims.

Statue of Joan of Arc
Estatua de Juana de Arco
James Shin (CC BY-NC-SA)

Juana, una pobre campesina sin experiencia militar, perseveró a través de repetidos obstáculos y desaires de los oficiales militares franceses hasta que se le concedió acceso a armas y armaduras y se le permitió unirse al ejército. Levantó el asedio de Orleans, dirigiendo a los hombres en la batalla, y participó en compromisos estratégicos y tácticos posteriores, pero fue capturada por los aliados borgoñones de los ingleses y entregada a un tribunal inglés que la condenó a la hoguera por herejía en 1431. Juana tenía 19 años al momento de su muerte. La sentencia del tribunal fue posteriormente invalidada y Juana es honrada como una de las santas patronas de Francia en la actualidad.

Conclusión

Por supuesto, hubo muchas otras mujeres destacadas a lo largo de la Edad Media. Algunas de ellas son la dramaturga y poetisa alemana Hrotsvitha (siglo X); la reina escocesa Gruoch (siglo XI), modelo de Lady Macbeth de Shakespeare; la médica italiana Trota de Salerno (c. 1100); Juana de Belleville (c. 1300-1359), la pirata bretona, y la autora italiana feminista/humanista Laura Cereta (1469-1499).

Muchos otros nombres de mujeres se conocen por documentos de la corte, transacciones comerciales, ventas de tierras y por haber dirigido con éxito los negocios de sus últimos maridos, sus propios negocios, así como por haber administrado fincas y por ser miembros valiosos de los gremios medievales. Lady Leonor de Montfort (también conocida como Leonor de Inglaterra, 1215-1275) negoció la rendición del castillo de Dover con tanto éxito que sus partidarios fueron perdonados y Brunegilda de Austrasia (c. 543-613 d.C.) gobernó los reinos francos de Austrasia y Borgoña.

Sin duda, hubo muchas otras mujeres que también vivieron vidas notables, pero sus nombres se han perdido porque pasaron desapercibidos para los escritores masculinos de su época. Los nombres de las mujeres más famosas de la Edad Media siguen siendo conocidos en la actualidad no porque el patriarcado de la época las valorara, en su mayoría, sino a pesar de esa jerarquía social que negaba a las mujeres las vías de expresión y autonomía abiertas a los hombres.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2019, marzo 19). Doce mujeres famosas de la Edad Media [Twelve Famous Women of the Middle Ages]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1350/doce-mujeres-famosas-de-la-edad-media/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Doce mujeres famosas de la Edad Media." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 19, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1350/doce-mujeres-famosas-de-la-edad-media/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Doce mujeres famosas de la Edad Media." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 19 mar 2019. Web. 13 ago 2022.

Afiliación