Leonor de Aquitania

Recaudación de fondos para las traducciones

Para que los estudiantes de todo el mundo puedan aprender historia de manera gratuita, tenemos que brindar contenido en diferentes idiomas. Haz una donación ahora y ayúdanos a traducir para que podamos tener un impacto global de verdad. ¡Te lo agradecemos!
$900 / $3000

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Emiliano S. Grill
Publicado el 29 marzo 2019
X

Texto original en inglés: Eleanor of Aquitaine

Eleanor of Aquitaine (by g0ng00zlr, CC BY)
Leonor de Aquitania
g0ng00zlr (CC BY)

Leonor de Aquitania (c. 1122-1204) fue una de las figuras más impresionantes y poderosas de la Baja Edad Media (1000-1300) -hombre o mujer- cuya influencia determinó la política, el arte, la literatura medieval y la percepción de la mujer en su época.

Fue duquesa de Aquitania, una provincia de Francia, entre 1137 y 1204, reina de Francia (1137-1152) y reina de Inglaterra (1154-1189). Después de 1189, continuó ejerciendo un considerable poder político y social al organizar los matrimonios de sus nietos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Fue la esposa de Luis VII de Francia (r. 1137-1180) con quien tuvo dos hijas, María de Champaña (1145-1198) y Alix de Francia (1150-1197). Este matrimonio fue anulado por consanguinidad (Leonor y Luis eran primos terceros) en 1152, y rápidamente se casó con Enrique II de Inglaterra (r. 1154-1189), con quien tuvo ocho hijos. Entre ellos se encuentran Ricardo I de Inglaterra (r. 1189-1199) y el rey Juan (r. 1199-1216) de la famosa Carta Magna, así como Leonor de Inglaterra (c. 1161-1214), madre de Blanca de Castilla (1188-1252).

Gran mecenas de las artes (como lo serían la mayoría de sus hijos y nietos), inspiró las obras de Bernart de Ventadour (siglo XII), María de Francia (escribió hacia 1160-1215) y otros influyentes poetas provenzales. Su hija María sería patrona de Andrés el Capellán y de Chretien de Troyes, uno de los poetas más influyentes del amor cortés y de la leyenda artúrica.

Eliminar publicidad

Advertisement

La influencia de Leonor definió su época no solo en las regiones que gobernó, sino en aquellas con las que entró en contacto. Sirvió de modelo para varias mujeres de clase alta, y su legado fue continuado por sus hijos y nietos, sobre todo en el caso de Leonor de Inglaterra y Blanca de Castilla. Su interés por las artes literarias y su mecenazgo produjeron el género más interesante y popular de la época: la poesía romántica provenzal; un cuerpo de obras que influyó en la percepción que la aristocracia tenía de las mujeres y que sigue inspirando la expresión artística en la actualidad.

Vida temprana y ascenso al poder

Leonor nació en 1122 de Guillermo X, duque de Aquitania (1099-1137) y Aenor de Chatellerault (1103-1130). Su nombre (Alienor) significa "la otra Aenor", y es posible que haya sido la primera mujer en llevar este nombre y, por tanto, la primera "Leonor". Su abuelo fue el famoso trovador y guerrero Guillermo IX (1071-1127), cuyas obras influyeron en el desarrollo de la posterior poesía romántica provenzal. Guillermo X, aunque carecía de las habilidades poéticas de su padre, heredó su amor por la literatura. Alentó a Leonor y a su hermana menor, Petronila, a educarse y a refinarse culturalmente. De joven, Leonor dominaba el latín y era aficionada a todos los deportes de los reyes, como la caza y la caza con halcón. Su madre se ocupó de su educación en asuntos domésticos como hilar, tejer y llevar las cuentas de la casa.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

En una época en la que las mujeres de la nobleza eran secuestradas con regularidad para hacerse con sus tierras, Guillermo X sabía que tenía que actuar con rapidez para proteger a Leonor y su herencia.

En 1130, su madre y su hermano menor Aigret murieron, y su padre murió siete años después de disentería mientras peregrinaba en abril de 1137. Guillermo X comprendió perfectamente el peligro en el que dejaba a su hija mayor. Aquitania era un enorme feudo que se extendía "desde el río Loira hasta las faldas de los Pirineos, desde las alturas centrales de Auvernia hasta el océano occidental... más extenso y hermoso que el del propio rey de Francia" (Kelly, 4). En una época en la que las mujeres de la nobleza (especialmente las herederas de un patrimonio como el de Aquitania) eran secuestradas con regularidad para hacerse con sus tierras, Guillermo X sabía que tenía que actuar con rapidez para proteger a Leonor y su herencia.

En su lecho de muerte, dio instrucciones a sus cortesanos para que acudieran rápidamente al rey Luis VI de Francia (r. 1108-1137, también conocido como Luis el Gordo) y le pidieran que concediera protección a Leonor hasta que se le pudiera encontrar una pareja adecuada. También se le pidió a Luis que le proporcionara esa pareja, encontrándole un buen marido. Una vez que Luis recibió la noticia, no perdió tiempo en organizar el matrimonio entre su propio hijo y Leonor; se casaron tres meses después.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Reina de Francia y la Segunda Cruzada

Luis VII nunca estuvo destinado a ser rey. Se le había preparado para el clero desde muy joven, pero la muerte de su hermano mayor Felipe, el heredero aparente, en 1131, alteró el plan. Luis era el heredero al trono, pero carecía de la formación y la experiencia necesarias para un futuro monarca. Además, había llevado una vida protegida, habiendo pasado la mayor parte de su tiempo en monasterios, y tenía poca experiencia en viajes. En cambio, Leonor había viajado frecuentemente con su padre por toda Aquitania y muy probablemente había escuchado los relatos de las aventuras de su abuelo en la Cruzada de 1101. Leonor era extravagante, cosmopolita y no tenía ningún reparo en expresar sus deseos; Luis era callado, sumiso y parecía sentir una profunda admiración por su esposa.

Cuando Luis aceptó el encargo de dirigir la Segunda Cruzada a Tierra Santa, Leonor dejó claro que ella también iría. El objetivo de Luis al financiar y dirigir la expedición era hacer penitencia por la masacre de los ciudadanos de la ciudad de Vitry en su guerra con el conde de Champaña; la única intención de Leonor parece haber sido la de emprender una gran aventura. Luis tenía poca experiencia en liderazgo y ninguna en viajes o logística, por lo que, como era de esperar, la cruzada no salió bien. Los historiadores medievales criticaron repetidamente a Leonor por comportarse como si fuera a una fiesta o a un baile de palacio. Llevó consigo a 300 damas de compañía y un cargamento de equipaje supuestamente kilométrico para transportar todos sus vestidos y otras necesidades. Aun así, estos mismos historiadores dejan claro que era una líder más capaz que su marido y más respetada por las tropas.

The Second Crusaders Arrive in Constantinople
Los segundos cruzados llegan a Constantinopla
Jean Fouquet (Public Domain)

En Laodicea (Asia Menor), cuando la comitiva se dirigía a Antioquía (donde les esperaba el tío de Leonor, Raimundo de Poitiers) a través del monte Cadmo, Leonor animó a la vanguardia en la que cabalgaba a seguir adelante, mientras que Luis, que iba en la retaguardia, había dado órdenes de que la columna se detuviera y descansara durante la noche. La columna se separó entonces y los turcos, que habían estado vigilando, tendieron una emboscada a la retaguardia y la masacraron. Luis sólo escapó porque iba vestido de clérigo y consiguió esconderse en un árbol. Una vez en Antioquía, Leonor tomó protagonismo y Luis aparece como uno de sus sirvientes, no como rey. Raimundo y Leonor mantuvieron largas conversaciones en las que Luis no participó, y Raimundo presionó constantemente a Luis para que abandonara su objetivo de llegar a Jerusalén para hacer penitencia y quedarse a luchar con él para conquistar Alepo.

Eliminar publicidad

Advertisement

La admiración inicial que Luis sentía por Leonor fue sustituida por el resentimiento, y cuando ella sugirió la anulación por consanguinidad, aunque él se negó inicialmente, consintió. Tras nuevas desventuras en Palestina, la pareja regresó a Francia, donde el matrimonio fue anulado en 1152.

Reina de Inglaterra y Mecena de las Artes

Leonor se casó con Enrique, entonces duque de Normandía, apenas unas semanas después de la anulación. Enrique se convirtió en rey de Inglaterra en 1154 y Leonor en su reina, pero no pudo dominar a Enrique tan fácilmente como a Luis. Su matrimonio fue una serie de batallas, ya que Leonor trató de controlar a su marido y este se resistió mediante innumerables amoríos. El famoso temperamento de Enrique y su naturaleza impulsiva no ayudaron a la relación, y su transparencia respecto a su aventura con la noble Rosamund Clifford parecía diseñada para humillar a su reina.

Leonor no ayudó a la situación rodeándose de poetas y artistas e ignorando las rabietas de Enrique tan a menudo como era posible. Es posible que también tuviera un romance con Bernart de Ventadour (que vivió en la corte entre 1152 y 115). En general, Leonor soportó su matrimonio de forma típica, canalizando sus energías en otra parte y criando a sus hijos, a través de los cuales sabía que podría llegar a ejercer mayor poder e influencia que Enrique mediante ventajosos encuentros con la nobleza extranjera.

Eliminar publicidad

Advertisement

Henry II & Richard I
Enrique II y Ricardo I
Unknown Artist (Public Domain)

Alrededor de 1170, Leonor se separó de Enrique y se trasladó a sus tierras ancestrales en Poitiers. Aquí, como había hecho antes en Francia cuando estaba casada con Luis y de nuevo en Inglaterra, llenó su corte de poetas y artistas. El hijo favorito de Leonor, Ricardo, vino con ella y la hija de su primer matrimonio, María, también estuvo allí (aunque los estudiosos siguen debatiendo la presencia de María en Poitiers). Leonor escuchó reclamos, trató asuntos administrativos y agasajó a sus invitados en la misma ciudadela donde su abuelo, el gran trovador, había hecho lo mismo. La estudiosa Amy Kelly escribe que «la reina y la condesa [María], con su tradición poética nativa, eran las mecenas naturales de los trovadores» (161). Este periodo de Poitiers es el más analizado por los historiadores literarios debido a la influencia de Leonor en el desarrollo del concepto de amor cortés y de la poesía caballeresca.

El tipo de verso que ahora se conoce como poesía de amor cortés o poesía caballeresca no era nada nuevo en el siglo XII, pero los poetas de la corte de Leonor en Poitiers o de la corte de María en Troyes fueron refinando el género y desarrollando características más intrincadas que, según algunos estudiosos, fueron avances fomentados por Leonor y María. Según el poeta Andrés el Capellán (que escribía para María), Leonor, María y otras damas de alta alcurnia celebraban «cortes de amor» en donde discutían cuestiones como si el verdadero amor podía existir en el matrimonio (no podía), qué constituía el amor (la devoción del amante por el amado) y otras cuestiones similares. Los estudiosos han cuestionado constantemente si estas cortes realmente existieron o si fueron simplemente una invención literaria, pero, de una forma u otra, la poesía producida después de la presencia de Leonor en Poitiers se desarrolla con mayor profundidad que antes y trata los mismos temas y cuestiones a los que hace referencia el Capellán.

Tanto Leonor como María tuvieron desacuerdos y enfrentamientos con la Iglesia y se sospechaba que simpatizaban con los cátaros.

Algunos estudiosos también han propuesto la teoría de que los poemas de amor cortés eran alegorías de las creencias heréticas de los cátaros, un movimiento religioso perseguido regularmente por la Iglesia en aquella época. Los cátaros (cuyo nombre significa «los puros») creían que ellos, y no la Iglesia, conocían la verdad divina y veneraban a una deidad femenina, Sofía («sabiduría»). Según algunos estudiosos, el conocido tema de la damisela en apuros que debe ser rescatada por el valiente caballero es una representación simbólica de la diosa Sofía, perseguida por la Iglesia, que debe ser protegida por los cátaros.

Tanto Leonor como María tuvieron desacuerdos y enfrentamientos con la Iglesia y se sospechaba que simpatizaban con los cátaros, por lo que es posible que participaran en la codificación de la creencia cátara en verso, pero esta teoría está lejos de ser universalmente aceptada. Sin embargo, no sería sorprendente que lo hicieran, ya que el sistema de creencias cátaras, que no discriminaba entre sexos y criticaba sistemáticamente la hipocresía y la violencia de la Iglesia, habría atraído a ambas mujeres.

Revuelta y encarcelamiento

En 1173, el hijo mayor de Leonor y Enrique, Enrique el Joven (1155-1183), se rebeló contra su padre. La revuelta, incitada por nobles que despertaron el resentimiento del joven Enrique hacia su padre, duró dieciocho meses y costó muchas vidas antes de ser finalmente aplastada. Un joven Guillermo el Mariscal (1146-1219), el mejor caballero de la época, participó en el bando de Enrique el Joven, Ricardo Corazón de León y Godofredo Plantagenet. Guillermo había sido el tutor de armas del joven Enrique y era devoto de la reina y sus hijos, por lo que su participación apoya la afirmación de algunos historiadores y estudiosos de que fue Leonor quien instigó la revuelta.

Richard the Lionheart
Ricardo corazón de León
Merry-Joseph Blondel (Public Domain)

Tanto si lo hizo como si no, apoyó abiertamente a sus hijos y, una vez sofocada la revuelta en 1174, Enrique hizo secuestrar a Leonor en Francia y la encarceló en Inglaterra. Durante los siguientes 16 años, Leonor sería trasladada entre las distintas fortalezas de Enrique hasta la muerte de este en 1189. Para entonces, Enrique el Joven había muerto de disentería y Ricardo I se convirtió en rey. Leonor sabía que podía promulgar sus propias políticas a través de Ricardo sin el tipo de resistencia constante que había encontrado en Enrique II. Sin embargo, tendría una mano mucho más libre de lo que esperaba, ya que Ricardo dejó Inglaterra para participar en la Tercera Cruzada al año siguiente y parece que dejó de buen grado a Leonor a cargo de su reino.

Regente de Inglaterra

Aunque nominalmente era la regente, Leonor firmaba y hacía que otros se dirigieran a ella como "Leonor, por la gracia de Dios, reina de Inglaterra" (Kelly, 288). Retomó hábilmente sus maniobras políticas como si no hubiera estado recluida durante los últimos 16 años. Kelly escribe:

En su larga reclusión, con la filosofía como único ejercicio, había acumulado, al parecer, sabiduría y, de algún modo, había seguido el ritmo de la historia. Había adquirido la capacidad de Enrique para maniobrar con audacia, pero era más conocedora del pueblo que él, más sensible a las derivas populares y más ingeniosa a la hora de aprovecharlas. (288)

Ella comprendió que las cruzadas en una tierra lejana por una causa imprecisa eran un desperdicio de sus energías y canalizó sus esfuerzos en recuperar el equilibrio del reino que se había perdido tras la muerte de Enrique II y la partida de Ricardo I a Tierra Santa. Sin embargo, el reino llevaba décadas atravesando dificultades, debido en gran parte a la enconada relación de su difunto marido con su primer marido, Luis VII. Luis había muerto en 1180, y su hijo de su segundo matrimonio, Felipe II (conocido como Felipe Augusto, r. 1180-1223), era el rey.

Felipe también participó en la Tercera Cruzada y luchó junto a Ricardo en Acre, pero ambos se pelearon por una serie de motivos, como los derechos sobre la tierra, y se separaron en malos términos. Felipe regresó de las Cruzadas, pero Ricardo fue secuestrado en 1192 y retenido por Enrique VI del Sacro Imperio Romano Germánico.

Arms of Richard I
Escudo de armas de Ricardo I
Sodacan (CC BY-SA)

Felipe inició una serie de campañas para recuperar las tierras perdidas a manos de los Plantagenet y extender su poder, al tiempo que entablaba negociaciones secretas con Juan, el hijo menor de Leonor, que estaba ansioso por deshacerse de su hermano mayor y convertirse en rey. Leonor mantuvo a los nobles de Inglaterra leales a Ricardo mientras reunía su rescate, que luego entregó ella misma en Austria y trajo a su hijo a casa en 1194. Ricardo sólo reinaría durante otros cinco años antes de morir en batalla en 1199.

Conclusión

Juan sucedió entonces al trono y, en mayo de 1200, concluyó un tratado de paz con Felipe Augusto que debía sellarse mediante el matrimonio entre la casa francesa de los Capetos y la casa inglesa de los Plantagenet. Leonor viajó a Castilla, donde reinaba su hija Leonor, y trajo de vuelta a su nieta Blanca de Castilla para casarse con el hijo de Felipe, Luis VIII (también conocido como Luis el León, 1187-1226). Hecho este último acto, Leonor se retiró a la abadía de Fontevraud. Allí murió, por causas naturales, en 1204. La paz que había ayudado a negociar entre Inglaterra y Francia a través de la boda de Blanca ya se había roto en el momento de su muerte, y el inicio del reinado de Juan se caracteriza por una serie de errores diplomáticos que Leonor nunca habría cometido y que fomentaron el conflicto entre Francia e Inglaterra.

Estos conflictos condujeron finalmente al compromiso a gran escala de la Guerra Anglo-Francesa (1213-1214) en la que las fuerzas de Juan fueron derrotadas por las de Felipe II. Inglaterra perdió la mayor parte de sus tierras en el continente y el Imperio Angevino forjado por Enrique II y Leonor se derrumbó. Sin embargo, la influencia de Leonor siguió haciéndose sentir a través de mujeres fuertes e independientes como su nieta Blanca de Castilla. Ya sea como modelo o a través de la poesía que inspiró, el impacto de Leonor continuó mucho después de su muerte.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Emiliano S. Grill
Nacido y criado en Uruguay, soy un aficionado a la historia y traductor a quien le gustan los idiomas, la lectura y los viajes. Me convertí en traductor porque me encanta la idea de poner el conocimiento al alcance de todos.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark vivió en Grecia y Alemania y viajó por Egipto. Ha enseñado historia, escritura, literatura y filosofía a nivel universitario.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2019, marzo 29). Leonor de Aquitania [Eleanor of Aquitaine]. (E. S. Grill, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17018/leonor-de-aquitania/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Leonor de Aquitania." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 29, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17018/leonor-de-aquitania/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Leonor de Aquitania." Traducido por Emiliano S. Grill. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 mar 2019. Web. 26 nov 2021.

Afiliación