Literatura medieval

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Gilda Macedo
Publicado el 20 marzo 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, portugués, francés
Dante Alighieri by Signorelli (by Georges Jansoone, CC BY-SA)
Retrato de Dante Alighieri, fresco de Signorelli
Georges Jansoone (CC BY-SA)

La literatura medieval se define en términos generales como cualquier obra escrita en latín o en lengua vernácula entre el año 476 y el 1500 d. C., incluyendo la filosofía, los tratados religiosos y los textos legales, así como las obras de imaginación. Sin embargo, el término se aplica a obras literarias de poesía, teatro, romance, prosa épica e historias escritas en lengua vernácula (aunque algunas historias estaban en latín). Aunque pueda parecer extraño que se incluyan las historias con formas de ficción, hay que recordar que muchas "historias" de la Edad Media contienen elementos de mito, fábula y leyenda y, en algunos casos, fueron en gran medida el producto de escritores imaginativos.

Lengua y público

Las obras literarias se componían originalmente en latín, pero los poetas comenzaron a escribir en lengua vernácula (la lengua común del pueblo) ya en el siglo VII. La literatura vernácula se popularizó en Gran Bretaña, en el Reino de Wessex, gracias a Alfredo el Grande (que reinó del 871 al 899), en un intento por fomentar la alfabetización generalizada, y otras naciones siguieron su ejemplo.

Eliminar publicidad

Advertisement

La literatura vernácula medieval evolucionó a partir del cuento popular, probablemente con el narrador representando diferentes partes, ante un público.

La conquista normanda del año 1066 estableció el francés como lengua literaria y transformó la lengua inglesa del inglés antiguo (en uso hacia los años 500-1100) al inglés medio (hacia los años 1100-1500). Las historias escritas durante estas dos épocas eran originalmente folclore medieval, cuentos transmitidos oralmente, y como la mayoría de la población era analfabeta, los libros se seguían leyendo en voz alta a un público. El aspecto auditivo de la literatura, por tanto, afectó la forma de componerla. Los escritores escribían para una representación de su obra, no para una lectura privada en soledad.

Las tasas de alfabetización aumentaron durante el siglo XV y, con el desarrollo de la imprenta, hubo más libros disponibles. El acto de leer por cuenta propia para el placer personal se hizo más común y esto cambió la forma de escribir de los escritores. La muerte de Arturo de Thomas Malory (escrita en 1469 y publicada en 1485) es la primera novela de Occidente (una obra escrita para un público individual con capas de significado y simbolismo personal) y sentó las bases para el desarrollo de la novela tal y como se reconoce en la actualidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Desarrollo temprano

La literatura vernácula medieval evolucionó de forma natural a partir del cuento popular, que era una historia recitada, probablemente con el narrador representando diferentes partes, ante un público. La literatura inglesa medieval comienza con Beowulf (siglos VII-X), que sin duda era una historia conocida mucho antes y transmitida oralmente hasta su redacción. Este mismo patrón de desarrollo es válido también para la literatura de otros países. El narrador reunía a un público y representaba su cuento, normalmente con variaciones según el público, y los miembros de ese público volvían a contar la historia a otros.

Wiglaf & Beowulf
Wiglaf y Beowulf
J.R.Skelton (Public Domain)

La primera literatura medieval escrita es, en su mayoría, una leyenda o un cuento popular plasmado en una página en lugar de recitado, pero el narrador seguía necesitando reunir y retener a un público, por lo que escribía en lengua vernácula para que se entendiera y en métrica poética para que se recordara. La poesía, con su cadencia regular, se queda en la mente mucho mejor que la prosa. La poesía seguiría siendo el medio preferido para la expresión artística durante la mayor parte de la Edad Media. La prosa latina, salvo en algunos casos excepcionales, se reservaba al público religioso y erudito. Para entretenerse y evadirse de la vida cotidiana, la gente escuchaba a un narrador leer un buen libro de versos. La poesía lírica, las baladas y los himnos eran poesía, por supuesto, pero los grandes romances caballerescos de amor cortés y los géneros de visión onírica altomedievales también se escribían en verso, al igual que las epopeyas y los lais (poemas de cuentos cortos) franceses y bretones.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

En un principio, los escritores medievales eran escribas anónimos que plasmaban las historias que habían escuchado. La originalidad en la escritura en la Edad Media (como en el mundo antiguo) no era un valor cultural importante y los primeros escritores no se molestaban en firmar sus obras. Los nombres reales de muchos de los escritores más famosos de la Edad Media siguen siendo desconocidos. Marie de France no es el nombre real de la mujer que escribió el famoso lais (es un seudónimo) y el nombre de Chretien de Troyes se traduce del francés como "un Cristiano de Troyes", lo que podría referirse a casi cualquier persona. No fue hasta los siglos XIII y XIV cuando los autores comenzaron a escribir con sus propios nombres. Sin embargo, ya sean conocidos o anónimos, estos escritores crearon algunas de las mayores obras literarias de la historia.

Otras formas de literatura

Otras formas de literatura, además de la poesía, son:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • el teatro,
  • las historias,
  • las fábulas.

El teatro en la Edad Media era esencialmente una herramienta de enseñanza de la Iglesia. Las obras de moral, las de misterio y las litúrgicas instruían a un público analfabeto sobre pensamientos y comportamientos aceptables. Las obras de la Pasión, que representaban el sufrimiento, la crucifixión y la resurrección de Jesucristo, eran entretenimientos populares en Semana Santa, pero las obras de moral se presentaban todo el año. La más conocida es Everyman (c. 1495), que cuenta la historia de un hombre que se enfrenta a la muerte y no encuentra a nadie que le acompañe al cielo, excepto sus buenas acciones. Esta alegoría surgió de un tipo de literatura latina anterior conocida como ars moriendi (arte de morir), que instruía a la gente sobre cómo vivir una buena vida y asegurarse el cielo.

Las historias de la Alta Edad Media (476-1000) recurren con frecuencia a la fábula y al mito para completar y desarrollar sus relatos. Las obras de historiadores como Gildas (500-570), Bede (673-735) y Nennius (siglo IX) en Gran Bretaña contienen elementos míticos y repiten fábulas como si fueran hechos. El ejemplo más famoso es la Historia de los Reyes de Gran Bretaña de Geoffrey de Monmouth (1136), escrita en latín. Geoffrey afirmaba estar traduciendo una obra histórica antigua que había descubierto recientemente, cuando en realidad estaba inventando la mayor parte de su "historia" a partir de su propia imaginación y de fragmentos de historias reales más antiguas que se prestaban al relato que quería contar. Su gran visión de los primeros reyes de Gran Bretaña se centra en gran medida en la historia del heroico Arturo y es por ello que Geoffrey de Monmouth es reconocido como el Padre de la Leyenda Artúrica.

Geoffrey of Monmouth
Geoffrey de Monmouth
ndl642m (CC BY-NC-ND)

Las fábulas casi siempre presentaban animales antropomorfizados como personajes para transmitir alguna lección moral, satirizar algún aspecto de la humanidad o fomentar una norma de comportamiento. El ciclo de fábulas más popular e influyente fue el protagonizado por el zorro Reynard (a partir del siglo XII), cuyas aventuras le hacían entrar en conflicto con el lobo Isengrim. Reynard es un embaucador que confía en su ingenio para salir de los problemas o conseguir alguna ventaja.

Eliminar publicidad

Advertisement

En uno de los cuentos, How Reynard Fought Isengrim the Wolf, Isengrim desafía a Reynard a una lucha a muerte para ganarse el favor del rey. Reynard sabe que no puede ganar, pero tampoco puede negarse, así que pide ayuda a su tía. Ella le afeita todo el pelaje y lo recubre de grasa resbaladiza y acaba ganando porque el lobo no puede apoderarse de él. La fábula termina con Reynard siendo elogiado por el rey. Como en la mayoría de las fábulas, el desvalido sale vencedor contra todo pronóstico, y este tema hizo que los cuentos de Reynard el Zorro y otros personajes similares fueran inmensamente populares.

Formas poéticas y obras famosas

Aun así, las obras más populares e influyentes fueron las historias contadas en verso. El primer poema en inglés cuyo autor se conoce es el Himno de Caedmon (siglo VII), que es un sencillo himno de alabanza a Dios compuesto por un pastor analfabeto que lo oyó cantar en una visión. Su canción fue escrita en inglés antiguo por un escriba anónimo de la abadía de Whitby, en Northumbria, y se recoge por primera vez en los escritos de Bede. La sencilla belleza de estos primeros versos se convirtió en el estándar de la poesía inglesa antigua y se hizo evidente en obras como El sueño de la cruz (una visión onírica del siglo VII) y, posteriormente, La batalla de Maldon (finales del siglo X).

Entre estas dos obras se escribió la obra maestra épica Beowulf, que se basa en la misma cadencia del ritmo aliterativo de versos largos para hacer avanzar la historia e impresionar al público. Esta forma de verso resuena en la actualidad, al igual que debió hacerlo en el pasado, ya que las recitaciones y las representaciones de Beowulf siguen siendo populares. La historia es el relato épico del héroe solitario que se enfrenta y vence al oscuro monstruo que amenaza a la gente de la tierra; un tema eternamente popular desde la antigüedad hasta nuestros días.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los poemas de Chretien sobre la damisela en apuros y el valiente caballero se hicieron muy populares y contribuyeron al desarrollo de la leyenda del Rey Arturo.

Una obra francesa posterior, El cantar de Roldán (siglo XI), es otra epopeya que explora el mismo tema. En la obra francesa, sin embargo, el "monstruo" adopta la forma humana de los sarracenos que amenazan la vida y la cultura cristianas. Roldán, el gran caballero de Carlomagno, es finalmente llamado a defender el paso de Roncesvalles contra el avance del enemigo y da su vida para proteger a su rey, su país y sus camaradas de los invasores. El poema fue tan popular que se dice que fue cantado por las tropas normandas en la batalla de Hastings en 1066 para levantar la moral.

Los romances, que se hicieron muy populares entre la aristocracia europea, comenzaron a florecer en el siglo XII en el sur de Francia. Chretien de Troyes (c. 1130 - c. 1190), poeta de la corte de María de Champaña (1145-1198) es el más conocido de los poetas románticos y sin duda uno de los más influyentes. Los poemas de Chretien sobre la damisela en apuros y el valiente caballero que debe rescatarla se hicieron muy populares y contribuyeron al desarrollo de la leyenda del rey Arturo y sus caballeros de la Mesa Redonda, que finalmente realizaría Malory en su totalidad.

El género romántico, ya sea en poesía o en prosa, se basa en la aceptación por parte del público del concepto de que el amor verdadero nunca puede durar o es inalcanzable. Al final de la historia, uno o ambos amantes mueren o deben separarse. El concepto de un final feliz para siempre, popular en el folclore medieval, rara vez concluye un romance medieval escrito. Según algunos estudiosos, esto se debe a que la literatura romántica de amor cortés era una "escritura" inteligentemente codificada de los cátaros, una secta religiosa hereje perseguida por la Iglesia medieval. Los cátaros ("los puros", de los griegos cathari) afirmaban ser la verdadera fe y adoraban a una diosa llamada Sofía (sabiduría) que guardaba varias similitudes con la Virgen María.

Según la teoría erudita sobre los cátaros y el romance medieval, la damisela en apuros es Sofía y el valiente caballero es el adherente cátaro que debe protegerla del peligro (la Iglesia). Dos de las mujeres más poderosas de la Edad Media, María de Champaña y su madre, Leonor de Aquitania (hacia 1122-1204), estaban asociadas a la herejía cátara y eran las patronas de escritores de romances como Chretien de Troyes, Andreas Cappelanus y, muy probablemente, María de Francia, por lo que la teoría tiene cierto apoyo histórico.

Independientemente de que los romances fueran obras alegóricas, su elevación de la mujer en los mundos ficticios del héroe caballeresco influyó en la forma en que se percibía a la mujer (al menos en las clases altas) en la vida cotidiana. El género se desarrolló aún más en los siglos XII y XIII por poetas como Robert de Boron, Beroul y Thomas de Bretaña, y los grandes artistas alemanes Wolfram von Eschenbach (1170-1220) y Gottried von Strassburg (c. 1210), que aportaron aspectos significativos a la leyenda artúrica.

Canterbury Tales
Cuentos de Canterbury
SkedO (Public Domain)

Sin embargo, en el siglo XIV, la visión medieval de la mujer como propiedad había sido sustituida en gran medida por el novedoso concepto de la mujer como individuo, ejemplificado por Geoffrey Chaucer en el personaje de la Esposa de Bath de los Cuentos de Canterbury. Las mujeres aparecen en las obras de Chretien como individuos fuertes en el siglo XII (el más famoso es el personaje de Ginebra en el poema Lancelot o el Caballero del Carro), pero la Esposa de Bath es un individuo mucho más acabado y completo que debe su composición tanto a los fabliaux franceses (una historia corta contada en verso) como a los romances o a las figuras del folclore.

La elevación de la feminidad alcanzó su cúspide en la poesía de Petrarca (1304-1374), cuyos sonetos al personaje de Laura siguen resonando en la actualidad. La obra de Petrarca fue tan popular en su época que influyó en la percepción social no solo de las mujeres sino de la humanidad en general, por lo que a menudo se lo cita como el primer autor humanista.

Mientras los romances entretenían e instruían intelectualmente, otro género buscaba elevar y consolar: la visión onírica altomedieval. Las visiones oníricas son poemas protagonizados por un narrador en primera persona que relata un sueño que se corresponde con alguna dificultad que está experimentando. Los más famosos son La Perla, de autor desconocido; Piers Plowman, de William Langland; y El libro de la duquesa, de Chaucer, todos ellos del siglo XIV. El género se suele basar en un dispositivo de encuadre mediante el cual se presenta al lector el problema del narrador, se lo traslada al sueño y se lo devuelve a la vida de vigilia del narrador.

En La Perla, el narrador sufre la pérdida de su hija, sueña con su nueva vida en el cielo donde está a salvo y es feliz, y se despierta reconciliado con la pérdida de su "preciosa perla sin precio". El dolor del padre se alivia cuando Dios le permite ver adónde ha ido su hija y cómo no ha dejado de existir, sino que simplemente ha encontrado un hogar nuevo y más prometedor. Piers Plowman también revela la bondad y el amor de Dios al soñador, un hombre llamado Will, que es llevado a un viaje en sus sueños en el que se encuentra con el buen labrador, Piers, que representa a Cristo y que le enseña a vivir mejor su vida.

El libro de la duquesa de Chaucer (su primer gran poema largo, hacia 1370) se aleja del tema religioso para centrarse en el dolor y la pérdida y en cómo se vive con ellos. En esta obra, el verdadero amor del narrador le ha abandonado y lleva años sin poder dormir. Mientras lee un libro sobre dos amantes separados por la muerte, se queda dormido y sueña que se encuentra con un caballero negro en el bosque que le habla de su propio amor verdadero, de su feliz vida en común y, finalmente, de su dolor: su mujer ha muerto. El poema explora una cuestión central de los romances de amor cortés: ¿era mejor perder a un amante por la muerte o por la infidelidad? El narrador nunca responde a la pregunta. Cuando se despierta del sueño, le dice al lector que le ha sorprendido tanto que lo escribirá en forma de poema; deja que el lector responda a la pregunta.

Dante, Florence Cathedral
Retrato de Dante conservado en la catedral de Florencia
Vitosmo (CC BY-NC-SA)

La visión onírica medieval alcanza su máximo esplendor en la Divina comedia de Dante Alighieri (siglo XIV), en la que el poeta es llevado a un viaje por el infierno, el purgatorio y el paraíso para corregir el camino que llevaba y asegurarle la verdad de la visión cristiana. La Divina comedia no es una visión onírica propiamente dicha (el narrador nunca afirma que se haya dormido o que los acontecimientos sean un sueño), pero Dante se inspira en los rasgos del género para contar su historia. La Divina comedia refleja tan estrechamente la progresión, el tono y el efecto de la visión onírica altomedieval que los contemporáneos (e incluso el propio hijo de Dante) interpretaron la obra como un sueño.

Conclusión

Aunque la poesía continuó siendo un medio popular en la Baja Edad Media, un mayor número de escritores comenzó a trabajar en prosa, y entre ellos había varias mujeres notables. Místicas cristianas como Julián de Norwich (1342-1416) y Catalina de Siena (1347-1380) relataron sus visiones en prosa, y Margery Kempe (1373-1438) dictó sus revelaciones a un escriba que las registró en prosa. Una de las escritoras más famosas de la Edad Media, Christine de Pizán (1364-c.1430), escribió sus influyentes obras en prosa, al igual que el gran artista italiano Giovanni Boccaccio (1313-1375), más conocido por su obra maestra, el Decamerón.

La leyenda arturiana desarrollada a partir del siglo XII se plasmó en prosa en el ciclo de la Vulgata entre 1215 y 1235 y en la versión editada conocida como ciclo posvulgata (c. 1240-1250), que sirvió de base para la obra de Malory. La obra de Malory, La muerte de Arturo, codificó la leyenda arturiana, que fue mejorada y reelaborada por escritores posteriores y sigue ejerciendo influencia en la actualidad.

Aunque los estudiosos siguen debatiendo exactamente qué obra debe considerarse la primera novela en inglés, la de Malory siempre es una firme candidata. William Caxton, editor de Malory, fue uno de los primeros en beneficiarse de la nueva imprenta inventada por Johannes Gutenberg hacia 1440. La imprenta de Gutenberg garantizó que la literatura medieval, en gran parte anónima y libre para quien quisiera publicarla, sobreviviera para influir en las generaciones posteriores de lectores.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora y traductora independiente. Respeto el conocimiento y las formas que cada región y país tiene para narrar su historia. La historia tiene la característica de ser una disciplina que conecta todas las áreas del conocimiento de forma interrelacionada.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2019, marzo 20). Literatura medieval [Medieval Literature]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17990/literatura-medieval/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Literatura medieval." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 20, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17990/literatura-medieval/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Literatura medieval." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 20 mar 2019. Web. 07 dic 2022.

Afiliación