Juana de Arco

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Ritchie R. R. Chaidez
Publicado el 28 marzo 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, húngaro, ruso, afrikáans
Joan of Arc by John Everett Millais (by John Everett Millais, Public Domain)
Juana de Arco por John Everett MIllais
John Everett Millais (Public Domain)

Juana de Arco (Jeanne D'Arc, c. 1412-1431) fue una campesina medieval que, afirmando recibir visiones de Dios, cambió las tornas de la guerra de los Cien Años a favor de la victoria francesa. Fue martirizada por sostener su afirmación de inspiración divina y posteriormente canonizada como santa.

Nació en Domremy (Francia), hija de un campesino, pero a la edad de 13 años recibió una revelación mientras estaba en el jardín de su padre: debía conducir a los franceses a la victoria sobre los ingleses y asegurarse de que Carlos, el delfín (Carlos VII de Francia, que reinó de 1422 a 1461), fuera coronado en el lugar tradicional de Reims.

Eliminar publicidad

Advertisement

Juana consiguió levantar el sitio de Orleans en 1429 y Carlos fue coronado en Reims en julio del mismo año, tras la campaña del Loira. Juana fue capturada por los aliados borgoñones de los ingleses en 1430 y vendida a ellos. Los ingleses no podían procesar a una mujer que afirmaba servir a Dios, pero no podían permitir ni siquiera la posibilidad de que decía la verdad porque eso significaría que Dios estaba del lado francés del conflicto. Finalmente la condenaron por ser una hereje reincidente y la quemaron en la hoguera en mayo de 1431.

El juicio de Juana de Arco fue revisado ya en 1452, declarado inválido, y Juana fue exonerada y proclamada mártir en 1456. Posteriormente fue canonizada y, en la actualidad, es una de las santas patronas de Francia.

Eliminar publicidad

Advertisement

La guerra de los Cien Años

La guerra de los Cien Años (1337-1453) fue un conflicto entre Francia e Inglaterra por la sucesión legítima al trono francés. Guillermo el Conquistador dirigió la conquista normanda de Inglaterra en 1066, gobernó Inglaterra desde 1066 hasta 1087 y estableció una monarquía francesa. Los reyes posteriores de Inglaterra seguían teniendo propiedades e intereses en Francia y periódicamente hacían algún gesto para hacer valer sus derechos, sin tener en cuenta la política o los deseos del rey francés. La monarquía en Francia, por tanto, quería cortar el poder de Inglaterra en su país mientras los ingleses trabajaban para aumentar el poder que ya tenían allí.

En 1328, Carlos IV de Francia (que reinó de 1322 a 1328) murió sin dejar heredero varón. La hermana de Carlos, Isabel de Francia, reclamó el trono de Francia para su hijo, Eduardo III de Inglaterra (que reinó de 1327 a 1377), pero su reclamación fue denegada porque era una mujer y a las mujeres no se les permitía hacer tales reclamaciones. El trono pasó a manos del primo de Carlos, Felipe VI (que reinó de 1328 a 1350), y la relación antagónica de estos dos monarcas, Eduardo y Felipe, desencadenó finalmente la guerra en 1337.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La guerra no fue un largo conflicto continuo, sino una serie de campañas militares, libradas en su mayoría en suelo francés, que consistieron en hostilidades seguidas de una tregua y luego de un nuevo enfrentamiento. Los estudiosos modernos han dividido la historia de la guerra en tres períodos para facilitar su estudio. Juana de Arco aparece en el último periodo, conocido como la guerra de Lancaster (1415-1453) en honor a la Casa de Lancaster, la casa gobernante de Inglaterra en ese momento.

The Route of Joan of Arc & The Hundred Years' War c. 1429
La ruta de Juana de Arco y la guerra de los Cien Años c. 1429
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

La guerra de Lancaster comenzó con la impresionante victoria de Enrique V de Inglaterra (que reinó de 1413 a 1422) en Agincourt, donde derrotó a una fuerza francesa superior en número. A lo largo de la guerra de los Cien Años, las victorias inglesas superaron con creces a las francesas y en esta última fase de la guerra, ese paradigma parecía mantenerse tras Agincourt. Enrique V se casó con Catalina de Valois, hija del rey francés en el trono, Carlos VI (que reinó de 1380 a 1422), según los términos del Tratado de Troyes (1420) y ahora podía reclamar el trono de Francia. Sin embargo, Carlos VI tenía un heredero varón, el delfín Carlos, que mantenía su derecho al trono y era capaz de conseguir apoyos para su reclamación.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las victorias inglesas continuaron mientras los partidarios de Carlos luchaban por expulsar a los ingleses de Francia y legitimar su gobierno coronándolo como rey en Reims, una ciudad entonces en manos de los aliados borgoñones de los ingleses. El delfín Carlos solo tenía poder en la ciudad de Chinon y sus alrededores, y sus menguadas fuerzas eran derrotadas cada vez que salían al campo. Es durante este periodo cuando aparece Juana de Arco y revierte la suerte de Carlos y de Francia.

Juventud y visiones

Juana nació en el pueblo de Domremy, hija de Isabelle Romee (1377-1458) y Jacques d'Arc (1380-1440). Tenía dos hermanos mayores, Jacques (o Jacuemin) y Jean; y un hermano y una hermana menores, Pierre y Catalina. Jacques d'Arc era agricultor, y todos sus hijos se criaron aprendiendo ese oficio.

En su posterior juicio, cuyas actas son la principal fuente de información sobre la vida de Juana, ésta afirmó haber recibido una visión de Dios un día de 1425, cuando tenía 13 años. Santa Catalina, San Miguel y Santa Margarita se le aparecieron en el jardín de su padre y le ordenaron expulsar a los ingleses de Francia y hacer que el delfín fuera coronado rey en Reims.

Eliminar publicidad

Advertisement

Juana fue capaz de contar una derrota francesa relacionada con el asedio de Orleans antes de que nadie pudiera saberlo, donde demostró sus poderes divinos.

Juana nunca pareció dudar de que su visión era un auténtico mensaje de Dios, y sin embargo pasaron tres años antes de que pudiera comenzar su misión. Es posible que su familia la retuviera o que no supiera cómo debía proceder, pero esto es una especulación, ya que no existen registros sobre la vida de Juana hacia 1425-1428.

En 1428, se presentó en el despacho de Robert de Baudricourt (c. 1400-1454), capitán de la guarnición de Vaucouleurs, una ciudad cercana, y pidió que la llevaran ante el delfín. De Baudricourt se rió de ella al menos dos veces antes de que le convenciera de la seriedad de su misión.

Según una versión de los hechos, Juana volvió al despacho del capitán a principios de 1429 y fue capaz de contarle una derrota francesa relacionada con el Sitio de Orleans antes de que nadie pudiera saberlo, donde demostró sus poderes divinos. La otra versión afirma que Juana lo avergonzó dirigiéndose a él en público en una arenga sobre su falta de fe y su negativa a creer que Dios la había enviado para liberar a Francia. Sea cual sea la versión, Robert de Baudricourt y algunos de sus hombres escoltaron a Juana hasta Chinon para que se reuniera con el delfín.

Eliminar publicidad

Advertisement

Encuentro con el delfín y Orleans

Carlos VII había sido informado de la visita de Juana y decidió ponerla a prueba vistiéndose como uno de sus cortesanos y haciendo que uno de ellos se vistiera como el delfín; si Juana era realmente enviada por Dios, entonces conocería al verdadero delfín. Cuando Juana entró en la asamblea, se dirigió directamente a Carlos y se dirigió a él como delfín, y cuando él objetó e intentó engañarla más, ella se mantuvo firme. Más tarde, en privado, se dice que lo convenció de su legitimidad diciéndole cosas que solo había dicho a Dios en sus plegarias.

Sin embargo, el delfín tenía que asegurarse de que Juana no era una bruja que intentaba hechizarlo, por lo que hizo que una asamblea de clérigos de Poitiers la examinara para comprobar su ortodoxia y pureza. Fue declarada una cristiana ortodoxa de buena reputación y se presentó de nuevo al delfín como la respuesta a sus problemas en Orleans.

En Francia circulaban desde hacía años las profecías de que de la región de Lorena surgiría una doncella con armadura que salvaría al país, y Juana cumplía ahora esa profecía al viajar con el ejército a Orleans con todo el equipo de combate. Aunque hasta entonces no había tenido nada que ver con la guerra y nunca había participado en un solo combate militar, la profecía se apegó a ella con tanta firmeza que fue recibida en la ciudad como una heroína. El asedio fue conducido por los ingleses de tal manera que se abrieron brechas en la ciudad en varios intervalos que podían cerrarse rápidamente cuando fuera necesario. Juana y sus fuerzas pudieron entrar en la ciudad a través de una de ellas, en el río Loira, a pocas millas al este de Orleans.

Joan of Arc
Juana de Arco
Yann Caradec (CC BY-NC-SA)

El asedio de Orleans llevaba ya cinco meses en marcha y los franceses no habían encontrado la forma de romperlo. Los académicos siguen debatiendo la importancia de Juana de Arco en el levantamiento del asedio citando que en mayo de 1429 se utilizaron nuevas tácticas que no se habían intentado antes y que los defensores estaban abiertos a nuevas posibilidades, por lo que, según este razonamiento, la presencia de Juana en Orleans puede no haber tenido tanto impacto como afirma la leyenda.

Sin embargo, este razonamiento es engañoso, ya que se podría argumentar, y se ha argumentado, que la llegada de Juana a Orleans, aparentemente el cumplimiento de la profecía, inspiró el cambio de táctica y la repentina creencia en la posibilidad de la victoria. Orleans era una ciudad fundamental y de inmensa importancia táctica y simbólica para ambos bandos en el conflicto. Si la ciudad caía, los franceses probablemente perderían la guerra.

Juana asumió inmediatamente su papel de heroína saludando personalmente a los ciudadanos de Orleans y acudiendo diariamente a ellos para animarlos, inspirarlos y entregarles alimentos y suministros. Los hombres a cargo de la defensa de la ciudad trataron de mantenerla alejada de los consejos de guerra, pero ella no se dejó disuadir y, si no podía participar, al menos podía escuchar.

En repetidas ocasiones, Juana pidió una acción directa contra los puntos clave de la línea inglesa y fue ignorada, pero continuó sugiriendo pacientemente cursos de acción y yendo entre la gente animándola y levantando su ánimo. Reunió a las tropas y las dirigió en un asalto a la posición inglesa de San Loup, que tuvo éxito y, al día siguiente, respaldada por una milicia ciudadana que había respondido a su inspiración, participó en otro combate que rompió aún más el asedio. En estos combates, Juana fue herida en el pecho, pero aun así perseveró y llevó su estandarte, inspirando a otros a seguir luchando. El sitio de Orleans se levantó nueve días después de su llegada.

Otros compromisos y captura

Juana se puso inmediatamente a trabajar en una campaña que facilitaría la coronación de Carlos VII en Reims, pero se encontró con la oposición y las continuas objeciones. Reims estaba en manos de los aliados borgoñones de los ingleses, en el corazón del territorio inglés, y el plan de Juana de entrar simplemente, protegida por la gracia y la fuerza de Dios, y tomar el terreno parecía una propuesta ingenua e imposible para los comandantes de las fuerzas francesas. La sabiduría imperante de la época dejaba claro que las mujeres tenían ciertas tareas que les había encomendado Dios y que los hombres tenían otras responsabilidades mucho más importantes, por lo que los consejos de las mujeres sobre los asuntos de los hombres eran simplemente ignorados. Juana no solo era una mujer, sino una adolescente sin experiencia militar ni formación profesional en liderazgo.

Aun así, fue capaz de convencer al mando para que aceptara su sugerencia, ya que su victoria en Orleans atrajo reclutas de todo el país para unirse a la Campaña del Loira de 1429. Esta iniciativa dio lugar a victorias francesas desde Jargeau a Meung, Beaugency, y culminó con la victoria de junio en Patay, todas ellas inspiradas por Juana, aunque no estuviera en posición de mando en cada una de ellas. La Campaña del Loira fue despejando la región en una marcha hacia Reims. Los franceses tuvieron tanto éxito que los borgoñones de Reims rindieron la ciudad y abrieron sus puertas sin oposición y Carlos VII fue coronado rey de Francia en la catedral de Reims, manteniendo la tradición y con Juana de Arco a su lado, en julio de 1429.

Statue of Joan of Arc
Estatua de Juana de Arco
James Shin (CC BY-NC-SA)

La gran escritora francesa medieval Christine de Pizan (1364 - c. 1430), escribió su Canción en honor de Juana de Arco para celebrar la liberación de Orleans (la primera obra literaria escrita en honor de Juana y la única en su vida) y debió de alegrarse por la coronación del rey. Los registros de la época sugieren que los franceses estaban muy animados, ya que parecía que las tornas habían cambiado y que, por fin, había una oportunidad de que Francia ganara la interminable guerra que, en ese momento, llevaba casi un siglo. Sin embargo, las esperanzas francesas se desvanecieron cuando Juana fue capturada por los borgoñones en 1430 y vendida a sus enemigos ingleses.

Juicio y ejecución

Juana fue detenida en la ciudad de Rouen, controlada por los ingleses, donde tuvo lugar su juicio por herejía. Debía haber sido recluida en una prisión eclesiástica donde habría sido atendida y custodiada por mujeres, pero en cambio fue mantenida en una cárcel secular, constantemente acosada y amenazada por guardias masculinos. El juicio, desde el principio, fue una farsa en la que varios clérigos se negaron inicialmente a participar hasta que sus vidas fueron amenazadas por las autoridades inglesas. Los que finalmente aceptaron participar, sin embargo, no estaban nada contentos.

Si Juana decía la verdad, los ingleses se habían equivocado a los ojos de Dios al continuar la guerra y el clero inglés se había equivocado al apoyarla. Juana tenía que ser declarada culpable; sin embargo, la evidencia de que Dios había dirigido sus victorias era irrefutable. Sin experiencia en liderazgo o asuntos militares, Juana había demostrado ser una estratega excepcional, ganando todos los combates en los que participó. Los jueces sabían que había sido examinada en cuanto a ortodoxia y pureza y que había sido declarada buena cristiana y virgen. Para condenarla, el tribunal tendría que engañarla para que confesara que había mentido sobre sus visiones y que era culpable de herejía.

Juana fue recluida en una prisión militar, encadenada incluso en su celda y sometida a abusos por parte de los guardias, fue interrogada por las mentes jurídicas más sofisticadas de su época. Según las transcripciones de su juicio, se defendió hábilmente, especialmente en el momento en que los jueces intentaron engañarla preguntándole si creía estar en estado de gracia. Como la Iglesia afirmaba que no se podía saber si uno estaba en estado de gracia, si Juana respondía que sí, entonces sería una hereje y si respondía que no, se estaría confesando culpable de no estar en gracia de Dios y, por tanto, sus visiones quedarían invalidadas. Juana esquivó su trampa y simplemente respondió: "Si no lo estoy, que Dios me ponga allí y, si lo estoy, que Dios me mantenga allí".

Amenazada con morir en la hoguera, se retractó de su afirmación de haber sido dirigida por Dios para liberar a Francia, pero sus visiones volvieron a ella y la denunciaron por intentar salvar su vida a costa de la verdad. Juana se retractó y fue condenada a muerte por la ley eclesiástica como hereje. Fue quemada en la hoguera de Rouen, invocando el nombre de Jesús durante su ejecución, el 30 de mayo de 1431. Para asegurarse de su muerte, el tribunal ordenó que su cadáver fuera quemado dos veces más y sus cenizas arrojadas al río Sena.

Conclusión

Carlos VII, por quien Juana había dado su vida, demostró en gran medida ser un monarca indigno en casi todos los aspectos. Se le considera generalmente como un hombre de voluntad débil y apático, especialmente en los años anteriores a la relación de Juana con él, y los logros de su reinado de 38 años se entiende que fueron inspirados y alentados por otros y que apenas valieron la vida que se había pagado por su ascenso al poder. Se había intentado liberar a Juana, pero ninguno de ellos fue orquestado o autorizado por Carlos.

Francia ganaría la guerra de los Cien Años en 1453 y, aunque a lo largo de los años ha habido muchos libros que argumentan lo contrario, esto se debió a la inspiración proporcionada por Juana de Arco más que a cualquier innovación de las tácticas militares francesas. Incluso un estudio superficial de la historia de la guerra de los Cien Años anterior a la participación de Juana deja claro que los franceses perdían sistemáticamente más combates de los que ganaban, y los tipos de tácticas exitosas que cambiaron ese paradigma aparecen después de la victoria en Orleans.

Coat of Arms of Joan of Arc
Escudo de Juana de Arco
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Poco después de su muerte, los hermanos de Juana, Pierre y Jean, "adoptaron" a una mujer, Jeanne des Armoises, y la presentaron al público como Juana, alegando que había escapado de sus captores en el último momento. Los tres se ganaron bien la vida con esta estafa durante seis años, hasta que la noticia de la supervivencia de Juana en Ruan llegó a Carlos VII, que la llamó para que se presentara ante él. Cuando la supuesta Juana no pudo contarle a Carlos los secretos que le había contado en 1429, se descubrió el fraude. Sin embargo, no hubo consecuencias legales, y los hermanos (que habían sido ennoblecidos por la corona en 1429 junto con todos los miembros de la familia de Juana después de Orleans), siguieron prosperando y Jeanne des Armoises se casó bien.

Se cree que el padre de Juana murió poco después de la ejecución de su hija a causa del dolor, pero los registros indican que vivió hasta 1440. La madre de Juana solicitó continuamente a las autoridades la anulación de la condena, que finalmente llegó en 1456. La condena de Juana fue declarada inválida y fue proclamada mártir de la causa francesa. Aunque los estudiosos y expertos de hoy en día han intentado explicar sus visiones, sobre todo como una enfermedad mental, ninguno lo han conseguido. Juana de Arco sigue inspirando a la gente en la actualidad como lo hizo en su época y es honrada como una de las santas patronas del país que ayudó a salvar.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Ritchie R. R. Chaidez
Ritchie es un estudiante universitario que creció en México, actualmente estudia en California para obtener un título de Biología. Sus intereses son la ciencia y literatura. Actualmente tiene como pasatiempo traducir artículos de diversos temas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2019, marzo 28). Juana de Arco [Joan of Arc]. (R. R. R. Chaidez, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16982/juana-de-arco/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Juana de Arco." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 28, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16982/juana-de-arco/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Juana de Arco." Traducido por Ritchie R. R. Chaidez. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 mar 2019. Web. 26 nov 2022.

Afiliación