Batalla de Cannas

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 24 marzo 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Roman Defeat (by The Creative Assembly, Copyright)
Derrota romana
The Creative Assembly (Copyright)

La batalla de Cannas (2 de agosto de 216 a.C.) fue la victoria decisiva del ejército cartaginés sobre las fuerzas romanas en Cannas, en el sureste de Italia, durante la segunda guerra púnica (218-202 a.C.). El general cartaginés Aníbal Barca (247-183 a.C.), que ya era conocido por sus tácticas poco ortodoxas contra Roma, contaba con que los romanos confiaran en las tácticas y formaciones tradicionales que les habían funcionado tan bien en el pasado y usó sus propios puntos fuertes para derrotarlos.

En 216 a.C., las tácticas militares romanas todavía estaban en su infancia. Aunque Roma había obtenido muchas victorias impresionantes durante la primera guerra púnica (264-241 a.C.), continuaron confiando en su vieja táctica de colocar una fuerza numéricamente superior en el campo para abrumar al enemigo. La formación romana típica era posicionar la infantería ligera hacia el frente enmascarando a la infantería pesada y luego coordinando la caballería ligera y pesada en las alas traseras.

Eliminar publicidad
Advertisement

Esta formación había funcionado bien para el anterior adversario de Roma, el rey griego Pirro I (que reinó de 297-272 a.C.), quien, aunque victorioso en la batalla de Ásculo en 279 a.C., perdió tantos hombres que su ejército no pudo continuar para tomar la ciudad (dando lugar a la frase "victoria pírrica"). Sin embargo, la estrategia básica de Pirro fue efectiva y fue adoptada en la guerra romana: colocaría una gran fuerza en el campo, en formación estrecha, y confiaría en la superioridad numérica y la carga para romper las filas enemigas. Esta táctica había funcionado para los romanos durante la primera guerra púnica pero, en la batalla de Cannas, los romanos aprenderían una importante lección de estrategia militar de un general que luchó como ningún otro antes que él y que dejaría un legado duradero para Roma y para todo el mundo.

Antecedentes de la primera guerra púnica

LA PRIMERA GUERRA PÚNICA DERROCÓ A CARTAGO Y ELEVO A ROMA COMO EL NUEVO PODER DE LA REGIÓN.

La ciudad de Cartago en el norte de África era la superpotencia del Mediterráneo, y Roma una pequeña ciudad comercial europea en el río Tíber, cuando ambas entraron en conflicto por Sicilia, ya que partes de ella estaban controladas por ambos, en 264 a.C. La primera guerra púnica resultante derrocó a Cartago y elevó a Roma como nueva potencia en la región. Cartago estaba cargada con una pesada indemnización de guerra y su general Amílcar Barca (275-228 a.C.), que había liderado el ejército contra Roma, fue a España para recaudar fondos de las minas de plata controladas por los cartagineses para ayudar a pagar esta deuda.

Eliminar publicidad
Advertisement

Sin embargo, las intenciones reales de Amílcar eran reagruparse, reequiparse y reanudar la guerra con Roma y trajo consigo a su hijo Aníbal (y más tarde a su hijo menor Asdrúbal Barca, que vivió en torno a 244-207 a.C.) para ayudar a someter a las tribus ibéricas y controlar la minas de plata. Cuando Amílcar murió en batalla en 228 a.C., el mando de las fuerzas cartaginesas recayó en su yerno Asdrúbal el Bello (en torno a 270-221 a.C.), quien prefirió la diplomacia a la acción militar al tratar con los romanos. En 226 a.C., se firmó el Tratado del Ebro entre Cartago y Roma, acordando los límites en España entre los territorios cartagineses y romanos. Ambas naciones acordaron que permanecerían en sus propias regiones y dejarían a la otra en paz. Sin embargo, Asdrúbal el Bello fue asesinado en 221 a.C. y el mando pasó a Aníbal, quien le había jurado a su padre que nunca haría las paces con Roma.

La agresión de Aníbal y la respuesta de Roma

Aníbal inició la segunda guerra púnica cuando atacó la ciudad de Sagunto, un aliado romano, en el sur de España en 218 a.C., sitiándola y tomándola por Cartago. Los romanos, citando el Tratado del Ebro, exigieron que Aníbal fuera arrestado y entregado a ellos, y cuando Cartago se negó, se declaró la guerra.

Eliminar publicidad
Advertisement

En lugar de esperar a que los romanos enviaran fuerzas a España, Aníbal decidió llevarles la batalla a su propio terreno y marchó con su ejército sobre los Alpes hacia Italia, dejando a Asdrúbal al mando de las fuerzas en España. Una vez hubo descendido a las llanuras italianas, comenzó a avanzar por territorio romano tomando pequeñas ciudades y pueblos y derrotando a las fuerzas romanas dos veces; en Trebia en el río Ticino (218 a.C.) y nuevamente en el lago Trasimene (217 a.C.). En 217 a.C., Aníbal controlaba todo el norte de Italia y el Senado romano temía que marchara sobre Roma.

Hannibal Barca Statue
Estatua de Aníbal Barca
Carole Raddato (CC BY-SA)

Los romanos comenzaron a entrar en pánico, temiendo que el cónsul Quinto Fabio Máximo (l. c. 280-203 a.C.), que había sido nombrado dictador en esta época de crisis, estuviera haciendo muy poco. Fabio optó por una política de acosar a Aníbal y tratar de frustrar sus planes mediante movimientos estratégicos y breves escaramuzas en lugar de un compromiso total, lo que le valió el apodo de cunctator (“el que se retrasa”). Los romanos querían acción directa y resultados discernibles, pero Fabio comprendió que se enfrentaba a un oponente inteligente del que se podía esperar que desafiara las expectativas de cualquier estratega. Decidió intentar salvar vidas romanas encerrando a Aníbal mientras quemaba la tierra para privar a los cartagineses de suministros y así ganar una guerra de desgaste.

Sin embargo, el Senado romano no estaba interesado en este enfoque y, en 216 a.C., el cónsul más joven Minucio Rufo (fechas desconocidas) fue elegido para comandar con Fabio. Minucio pidió una confrontación directa con el ejército cartaginés invasor y Fabio le dio el mando de la mitad de las fuerzas romanas y le dijo que hiciera lo mejor que pudiera. Minucio fue rápidamente derrotado por Aníbal, quien utilizó tácticas que el mando romano no pudo entender hasta que fue demasiado tarde, sorprendiéndolo en una emboscada cerca de la ciudad de Gerione. Las fuerzas de Minucio estaban dispersas y Fabio tuvo que rescatarlo. Según el historiador Will Durant:

Eliminar publicidad
Advertisement

Los romanos no podían perdonarlo fácilmente [a Aníbal] por ganar batallas con su cerebro en lugar de con las vidas de sus hombres. Los trucos que les jugó, la habilidad de su espionaje, la sutileza de su estrategia, las sorpresas de sus tácticas estaban más allá de su apreciación. (48)

Después de la derrota de Minucio, Fabio dimitió como dictador y Roma se apresuró a movilizar otra fuerza para salir al campo.

Un nuevo comando y el preludio a la batalla

Los dos cónsules Lucio Emilio Paulo (muerto en 216 a.C.) y Cayo Terencio Varrón (sirvió entre 218 y 200 a.C.), que reemplazaron a Fabio, estaban a favor de abandonar sus tácticas dilatorias y enfrentarse a Aníbal de frente en la batalla. Varrón, especialmente, pidió un enfrentamiento inmediato a pesar de las advertencias de Fabio de que Roma no podría derrotar a Aníbal en combate abierto. Paulo, que parece haber tenido dudas sobre la propuesta de Varrón, temía ser ridiculizado por el pueblo como lo había sido Fabio y por eso aceptó de mala gana la estrategia de confrontación directa. El académico Ernle Bradford comenta:

Ese año el Senado estaba decidido a luchar. Contaban con el apoyo no sólo del pueblo sino también de los equites, la casta aristocrática de los caballeros. Todos los sectores de la población, aunque había una gran división entre ellos (división que había sido fomentada por hombres como Varrón) estaban decididos a vengar las derrotas que Roma había sufrido en las campañas de los dos años anteriores y a borrar el desaire que había sufrido Roma. El nombre romano se vio afectado por la presencia del general cartaginés y su ejército improvisado en la tierra de Italia. No sólo su honor y sus tradiciones los llamaban a ofrecer sus servicios; También parece que tanto plebeyos como aristócratas se dieron cuenta de que Roma, no sólo la ciudad sino todo el concepto de Roma Eterna, había llegado a un punto crítico. (108-109)

Mientras los romanos discutían estrategias y elaboraban planes, Aníbal estaba en movimiento y tomó el importante depósito de suministros de Cannas en algún momento a principios del 216 a.C. Con Cannas bajo su control, amplió su alcance a las regiones circundantes. Los romanos, presas del pánico, exigieron una respuesta inmediata y, en julio de 216 a.C., Paulo y Varrón lideraron una fuerza de más de 80.000 hombres contra los menos de 50.000 de Aníbal en Cannas.

Eliminar publicidad
Advertisement

Hannibal Riding a War Elephant
Aníbal montado en un elefante de guerra
jaci XIII (CC BY-NC-SA)

Varrón comandaba la mitad de las fuerzas y Paulus la otra. Mientras marchaban, Aníbal tendió una emboscada al mando de Varrón, pero fue rechazado. Varrón reclamó esta escaramuza como una gran victoria, que mejoró la moral de sus tropas, pero Paulo comenzaba a tener mayores dudas sobre la sabiduría del próximo enfrentamiento. Aun así, según historiadores como Livio y Apiano, reconoció que ya era demasiado tarde para retirarse y acampó con sus tropas aproximadamente a una milla (2 kilómetros) de distancia del ejército de Aníbal.

La batalla de Cannas

Las fuerzas opuestas se enfrentaron durante dos días, tiempo durante el cual Aníbal envió pequeños grupos de asalto para hostigar a los romanos. El día de la batalla, Aníbal disimuló sus intenciones colocando su infantería ligera de los galos al frente para enmascarar a su infantería más pesada, a la que colocó en formación de media luna detrás de ellos. A una señal dada justo antes de la batalla, la infantería ligera retrocedió para formar dos alas de reserva. La caballería ligera y pesada de Hannibal estaba posicionada en los extremos de la posición. Aníbal había pasado los últimos dos días observando a las legiones romanas y posicionando sus fuerzas para explotar todas las debilidades potenciales de sus adversarios.

Los romanos, siguiendo su comprensión habitual de la batalla en la que las fuerzas superiores serían abrumadas por pura fuerza, dispusieron sus fuerzas en la formación tradicional con infantería ligera enmascarando a la más pesada y la caballería también en las alas. Como Aníbal había estado en posición primero, su ubicación dictaba el despliegue romano y el campo de batalla. El ejército romano, por tanto, quedó limitado por su flanco derecho por el río Aufidus, con una colina a su retaguardia, dejando la zona de su flanco izquierdo como única vía de retirada en caso de que la batalla fuera en su contra. Sin embargo, Varrón confiaba en la victoria y formó sus líneas de modo que pareciera que sus fuerzas solo igualaban, o incluso eran menores, a las de Hannibal mientras concentraba su infantería en el centro detrás de la línea del frente.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Battle of Cannae - Initial Deployment
Batalla de Cannas: despliegue inicial
The Department of History, United States Military Academy (Public Domain)

Cuando las legiones romanas comenzaron su marcha hacia las líneas cartaginesas, la infantería cartaginesa retrocedió ante ellas. Los romanos tomaron esto como una señal positiva de que estaban ganando y siguieron adelante. La infantería ligera cartaginesa, que antes se había retirado, ahora tomó posiciones en ambos extremos de la media luna formada por su infantería pesada. Al mismo tiempo, la caballería cartaginesa cargó contra la caballería romana y se enfrentó a ella.

La infantería romana continuó su carga contra las filas enemigas pero, precisamente debido a su formación tradicional, no pudo hacer uso de su superioridad numérica. Esos soldados concentrados detrás de la línea del frente, y más hacia el fondo de las filas, simplemente sirvieron para empujar a los que estaban delante de ellos hacia adelante. Esto normalmente habría servido para romper las líneas enemigas en el centro, pero Aníbal retiró cuidadosamente ese centro hacia las alas mientras los romanos continuaban avanzando. Al mismo tiempo, la caballería pesada cartaginesa hizo retroceder a la caballería romana, abriendo una brecha en las líneas detrás de la infantería.

Mientras las fuerzas de caballería se enfrentaban y la infantería romana continuaba su avance, Aníbal hizo una señal para que la trampa se cerrara. La infantería ligera que formaba los extremos de la media luna de la línea cartaginesa avanzó ahora para formar un callejón en el que las fuerzas romanas se encontraron atrapadas. La caballería cartaginesa cayó sobre la infantería romana por detrás, la infantería ligera atacó por los flancos y la infantería pesada se enfrentó desde el frente.

Battle of Cannae - Destruction of the Roman Army
Batalla de Cannas: destrucción del ejército romano
The Department of History, United States Military Academy (Public Domain)

Los romanos fueron rodeados y casi completamente aniquilados. De los más de 50.000 que salieron al campo, 44.000 murieron y los que sobrevivieron, huyendo por la zona de su flanco izquierdo, lograron escapar a Canusium. Aníbal perdió 6.000 hombres, en su mayoría galos, que habían formado las líneas del frente. Según Durant:

Fue un ejemplo supremo de generalato, nunca mejorado en la historia. Puso fin a los días de dependencia romana de la infantería y fijó las líneas de las tácticas militares durante dos mil años. (51)

Así como los romanos habían aprendido anteriormente de su adversario Pirro, ahora aprenderían de Aníbal pero, antes de que pudieran internalizar la lección, tendrían que lidiar con su dolor casi abrumador.

Conclusión

La victoria de Aníbal en Cannas desmoralizó completamente a Roma y sumió a la ciudad en un pánico total. Habían sido asesinados tantos hombres que no había familia que no hubiera perdido a uno de los suyos o a un amigo cercano. Los ritos de duelo continuaron a lo largo de los días mientras los romanos intentaban comprender qué había causado la derrota y finalmente recurrieron al sacrificio humano en un esfuerzo por apaciguar a sus dioses.

Fabio, que anteriormente había sido objeto de burla por sus tácticas, ahora fue aclamado como un héroe, mientras que Varrón fue villanizado como un tonto cuyo comportamiento imprudente y exceso de confianza le habían costado a Roma sus soldados y ciudadanos más valientes. Los esfuerzos de Fabio en ese momento lograron restaurar cierta apariencia de orden. Decretó que los ritos de luto debían llevarse a cabo dentro del hogar, poniendo así orden en la vida pública, y debían concluir en el plazo de un mes. Posteriormente, una ceremonia pública que purificó a Roma de su complicidad en las muertes de Cannas alivió aún más la culpa del pueblo y les permitió empezar a seguir adelante.

Sin embargo, la venganza era primordial en la mente de muchas personas y este sentimiento llegó a encarnarse en la figura de Escipión el Africano (236-183 a.C.), quien se ofreció como voluntario para llevar a Roma a la victoria. Escipión había perdido a su padre, Publio Cornelio Escipión (muerto en 211 a.C.) y a su tío, Cneo Cornelio Escipión (265-211 a.C.), en la batalla del Betis Superior en España, luchando contra Asdrúbal, el hermano de Aníbal, por lo que su interés era personal además de profesional.

Escipión derrotó a Asdrúbal Barca en España, obligándolo a cruzar los Alpes hacia Aníbal en Italia, quien, en ese momento, estaba comprometido por el procónsul Cayo Claudio Nerón (en torno a 237 - alrededor de 199 a.C.). Nerón derrotó a Aníbal en la tercera batalla de Nola en 214 a.C., pero no pudo ganar ningún enfrentamiento decisivo. Sin embargo, derrotó a Asdrúbal, matándolo en la batalla del Metauro en 207 a.C., y luego Escipión sacó a Aníbal de Italia amenazando a la propia Cartago.

En la batalla de Zama en el norte de África en 202 a.C., Escipión usaría las propias tácticas de Aníbal de Cannas para derrotarlo y ganar la segunda guerra púnica. La habilidad romana en el campo de batalla, gracias a la cual se convirtieron en amos del mundo de su época, se remonta directamente a Escipión el Africano y sus adaptaciones de las estrategias de Aníbal en Cannas. No obstante, la victoria de Aníbal perseguiría a los romanos durante siglos después, y las madres castigarían a sus hijos, amenazando con que Aníbal vendría a buscarlos si no se portaban bien, mucho después de que ambos generales se hubieran ido. Por lo tanto, ya fuera en casa o en el ejército, el fantasma de Aníbal llegaría a informar significativamente la cultura romana después de Cannas.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2020, marzo 24). Batalla de Cannas [Battle of Cannae]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-407/batalla-de-cannas/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Batalla de Cannas." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 24, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-407/batalla-de-cannas/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Batalla de Cannas." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 24 mar 2020. Web. 21 abr 2024.

Afiliación