Guerra romana

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 22 octubre 2013
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Roman Victory (by CA, Copyright)
Victoria romana
CA (Copyright)

La guerra romana tuvo un éxito notable durante muchos siglos y en muchos territorios, por muchos factores importantes. Italia era una península difícilmente atacable, contaba con una enorme reserva de hombres de combate, un ejército disciplinado e innovador, un mando centralizado y una línea de suministro, ingenieros expertos y una diplomacia eficaz a través de una red de aliados.

Además, los aliados de Roma no solo suministraban, equipaban y pagaban por más hombres, sino que también proporcionaban materiales vitales como grano y barcos. Asimismo, los romanos tenían un enfoque integrador de los pueblos conquistados que permitía reforzar y ampliar el poder y las bases logísticas romanas. Además de todo esto, Roma estaba más o menos en un continuo estado de guerra o de preparación y estaba convencida de la necesidad de defender e imponer a los demás lo que creía firmemente que era su superioridad cultural.

Eliminar publicidad

Advertisement

Preparados para la guerra

En la cultura romana, los valores militares tenían un gran valor y la guerra era una fuente de prestigio para la clase dirigente, en la que la progresión en la carrera profesional venía de la mano de un esfuerzo militar exitoso. De hecho, el conflicto en la cultura romana se remonta a los orígenes de Roma y a la mítica batalla entre Rómulo y Remo. Esta sed de guerra, unida a lo que Polibio definió como "recursos inagotables en suministros y hombres", hizo que Roma se convirtiera en un enemigo terrible y formidable para los pueblos del Mediterráneo y más allá. Sin embargo, también hubo momentos en los que no tuvieron éxito (como contra Cartago, Partia y las tribus germánicas) o en los que los romanos se enfrentaron a otros romanos, como las guerras civiles entre Julio César y Pompeyo o Vitelio contra Otho, y entonces la carnicería de la guerra antigua alcanzó proporciones aún mayores.

Las legiones romanas eran una máquina de combate bien entrenada y muy disciplinada.

En la República, la declaración de guerra en teoría estaba en manos del pueblo, pero en la práctica la decisión de levantarse en armas la decidía el Senado. A partir de Augusto la decisión pasó a ser solo del Emperador. Una vez decidida la acción militar había que realizar ciertos rituales como sacrificios y adivinaciones para encontrar presagios favorables, así como el rito de la supplicatio en el que se ofrecían oraciones y ofrendas en cada uno de los templos de los dioses principales.

Eliminar publicidad

Advertisement

Estructura y mando del ejército romano

El ejército romano dejaba su huella por donde pasaba: creaba caminos, depósitos y bases. Formado por hombres de entre 16 y 60 años, era un conducto para la romanización de las tierras conquistadas y uno de los principales portadores de la influencia cultural extranjera hacia la propia Roma.

Cualquiera de los dos cónsules, o ambos, dirigían la guerra en el campo de batalla, aunque el mando también podía recaer en manos de un pretor o pro-magistrado con imperium que, por lo demás, comandaba legiones individuales. Si ambos cónsules estaban presentes, se turnaban el mando cada día. En la época imperial, el propio emperador podía dirigir el ejército. Los tribunos y legados también podían comandar una legión o destacamentos subsidiarios y cada manípulo de 200 hombres era comandado por un centurión anterior y otro posterior (el primero era el más antiguo), lo que daba como resultado unos 60 centuriones por legión.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Roman Army Reenactment
Representación del ejército romano
Hans Splinter (CC BY-ND)

En la primera época republicana la formación de las tropas seguía el ejemplo de la falange griega, pero desde el siglo III a.C. hasta el siglo I a.C. la táctica de despliegue de la infantería cambió. La unidad más numerosa del ejército romano era la legión, con 4200 hombres divididos en 30 divisiones o manípulos, que ahora se desplegaban en tres líneas (hastati, principes y triarii , que eran los veteranos) dispuestas como en un damero (quincunx). Otros 800 a 1200 soldados con armas ligeras (velites), a menudo procedentes de los aliados de Roma, se situaban delante de la legión con 300 soldados de caballería en apoyo. Estos dos grupos se utilizaban como pantalla protectora de las legiones de infantería pesada y también hostigaban al enemigo desde los flancos cuando se enfrentaba a las legiones. En el siglo I a.C. ambos grupos desaparecieron del ejército, pero la caballería volvió a aparecer en el período imperial. También podían emplearse tropas mercenarias especializadas con habilidades de las que carecían los romanos, como los arqueros cretenses y los honderos de Rodas.

Los manípulos eran móviles, disciplinados en su formación cerrada y podían rotar su interacción con el enemigo para permitir la entrada de nuevas tropas en la batalla. La maniobrabilidad también se vio favorecida por la adopción de un armamento más ligero: la espada corta o gladius Hispaniensis, la jabalina pilum en lugar de la tradicional lanza pesada, y el escudo cóncavo con mango central o scutum. Además, se reconoció que el terreno podía ser un factor importante para ayudar o dificultar los movimientos de las tropas. También se entrenaba a las tropas para que utilizaran bien estas armas y para que realizaran complicadas maniobras de combate, aunque la duración y la intensidad del entrenamiento dependían en gran medida de cada comandante.

Eliminar publicidad

Advertisement

A partir del año 100 a.C. (o quizás incluso antes) se abandonó el manípulo y en su lugar una legión se dividió en 10 cohortes de 400 o 500 hombres que seguirían siendo la unidad táctica básica romana. En este período, las legiones también adoptaron nombres e identidades permanentes y fueron equipadas por el Estado. En el año 167 a.C. había 8 legiones, pero en el 50 a.C. este número había aumentado a unas 15 legiones. En el año 31 a.C., Augusto creó por primera vez un ejército permanente y totalmente profesional con un mando central y una estructura logística, lo que dio lugar a una fuerza permanente de 300.000 hombres que preparó el camino para los enormes ejércitos de los siglos posteriores, cuando había entre 25 y 30 legiones en todo el imperio. En el año 6 d.C., el emperador también creó un tesoro específico para los militares (aerarium militare) que se financiaba con impuestos y permitía un sistema de prestaciones de jubilación. Otra de las políticas de Augusto era asegurar la lealtad restringiendo cuidadosamente los puestos de mando a la camarilla imperial.

Motivación de las tropas

Todas las tropas hacían un juramento de lealtad, el sacramentum, al propio emperador. Esto era un factor importante para asegurar la lealtad, pero también fomentaba la disciplina (disciplina militaris) por la que las fuerzas armadas romanas se habían hecho famosas desde los primeros años de la República y que era directamente responsable de muchas victorias en el campo de batalla. La disciplina se aseguraba además mediante un sistema de premios y castigos. Los soldados podían recibir distinciones, dinero, botín y ascensos por mostrar valor e iniciativa. Sin embargo, la falta de recompensas y un servicio excesivamente largo sin permiso podían causar quejas que a veces se convertían en motines. Los castigos adoptaban muchas formas y podían aplicarse por la disidencia amotinada, pero también por la falta de valor en la batalla. En particular, el castigo de la diezma solía reservarse para la cobardía, por ejemplo, abandonar el cuerpo de un comandante caído. Para ello, se echaba a suertes y uno de cada diez hombres era apaleado hasta la muerte por los otros nueve. Otros castigos incluían la pérdida del botín, la paga o el rango, la flagelación, la baja deshonrosa, la venta como esclavo o incluso la ejecución. El principio era que al romper el juramento de lealtad se perdían todos los derechos.

Centurion
Centurión
Luc Viatour / www.Lucnix.be (CC BY-NC-SA)

Estrategias

Los Comentarios sobre la guerra de las Galias de Julio César describen la atención del gran comandante a la logística, la decisión y la apariencia de confianza y su efecto positivo en la moral de las tropas. También recoge la importancia de la innovación, el patriotismo, la disciplina y la fortuna. Además, un comandante podía reforzar en gran medida sus posibilidades de éxito antes de la batalla reuniendo información militar del enemigo a partir de los cautivos, los disidentes y los desertores. Los comandantes podían celebrar (como hizo el propio César) un consilium o consejo de guerra con sus oficiales para presentar y discutir las estrategias de ataque y utilizar la experiencia de los veteranos en campaña. Sería una combinación de todos estos factores lo que aseguraría el dominio militar romano durante siglos. Hubo importantes derrotas a lo largo del camino, pero es interesante observar que los comandantes a menudo escapaban a las repercusiones de su incompetencia militar y que normalmente eran los soldados los que cargaban con la culpa de la derrota.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los comandantes romanos solían preferir un ataque agresivo y frontal (aunque precedido de un reconocimiento adecuado por parte de una vanguardia de tropas de exploratores), y también se utilizaban tácticas de terror y venganza para someter a las poblaciones locales, estrategia que se mezclaba con la clementia, es decir, la aceptación de rehenes y promesas de paz por parte del enemigo. A partir del siglo I a.C. se incrementó el uso de fortificaciones y atrincheramientos en el campo de batalla y los asedios. A partir del siglo III a.C., la defensa de las fronteras del imperio se convirtió en una prioridad y condujo a la fortificación de las ciudades y a un despliegue más móvil de pequeñas unidades de tropas (vexillationes) de entre 500 y 1000 hombres. Esto se debió en gran medida a que las fuerzas enemigas desconfiaban de los ataques totales con los formidables romanos y preferían las tácticas de guerrilla. Julio César también era un gran defensor de los asedios, que presentaban ciertas ventajas. Una fuerza contraria se podía reducir severamente de un solo golpe, se podía aterrorizar a la población local para que aceptara a Roma como su nuevo amo y se podía adquirir una fortaleza preparada si se tenía éxito.

Roman Ballista Reconstruction
Reconstrucción de una ballesta romana
Oren Rozen (GNU FDL)

Asedios

En un asedio típico se enviaban fuerzas por delante para rodear el asentamiento que iba a ser atacado e impedir que nadie escapara. La fuerza principal construía un campamento fortificado fuera del alcance de los misiles de la ciudad y, preferiblemente, en un terreno elevado, lo que proporcionaba un buen punto de vista para observar el interior del asentamiento y elegir objetivos clave como el suministro de agua. Una vez iniciado el ataque, se podían superar las murallas del defensor construyendo una rampa contra ellas con árboles, tierra y rocas. Mientras tanto, los atacantes estarían protegidos por coberturas temporales y un fuego de cobertura de una serie de catapultas de torsión, lanzadores de pernos, lanzadores de piedras y arqueros. Los defensores podían intentar ampliar la altura del tramo de muralla atacado e incluso añadir torres. Los atacantes también podían atacar las murallas con arietes pesados (suspendidos sobre un armazón) y también utilizar torres de asedio. Los defensores lanzaban todo lo que podían sobre los atacantes, como aceite quemado, trozos de madera ardiendo y rocas, y también podían intentar socavar las rampas de asedio y las torres haciendo túneles, una técnica que los atacantes también podían emplear para socavar las murallas defensivas. Por lo general, una vez conquistada, solo las mujeres y los niños podían esperar sobrevivir, ya que había que dar ejemplo de la inutilidad de una resistencia prolongada.

Logística

El ejército imperial en marcha estaba ante todo bien ordenado. Además de legionarios, la tropa podía incluir caballería, arqueros, auxiliares, artillería, carneros, portaestandartes, trompeteros, sirvientes, mulas de equipaje, herreros, ingenieros, topógrafos y constructores de caminos. Cuando el ejército llegaba a su destino, formaba un campamento fortificado y la capacidad logística de los romanos permitía abastecerse con independencia del territorio local, especialmente en lo que respecta a los alimentos. Una vez que los suministros llegaban al campamento, se conservaban en almacenes (horrea) construidos a propósito sobre pilotes y bien ventilados, de manera que preservaban mejor los productos perecederos. Los almacenes de alimentos se protegían contra el enemigo número uno (la rata negra) con gatos, que por la misma razón también se utilizaban en los barcos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Una innovación particular de la época imperial fue la introducción de médicos (medici) y asistentes médicos (capsarii), que estaban adscritos a la mayoría de las unidades militares. Incluso había hospitales militares (valetudinarium) dentro de los campamentos fortificados.

Naval Landing
Desembarco naval
The Creative Assembly (Copyright)

Guerra naval

Las tácticas navales romanas diferían poco de los métodos empleados por los griegos. Los barcos eran propulsados por remos y velas para transportar las tropas y en las batallas navales los barcos se convertían en arietes utilizando sus arietes envueltos en bronce y fijados en la proa del barco. Roma había empleado embarcaciones navales desde los inicios de la República, pero fue en el 260 a.C. cuando construyó su primera armada importante, una flota de 100 quinquerremes y 20 trirremes, en respuesta a la amenaza de Cartago. Los quinquerremes, con cinco bancos de remeros, estaban dotados de un puente que servía para retener a las embarcaciones enemigas y poder abordarlas, un dispositivo conocido como corvus (cuervo). Los romanos acabaron derrotando a la flota cartaginesa, en gran parte porque pudieron reemplazar más rápidamente los barcos y los hombres perdidos. Roma volvió a acumular una flota cuando Pompeyo atacó Panfilia y Cilicia en el 67 a.C. (una campaña identificada con la supresión de la piratería por Plutarco) y de nuevo en el 36 a.C. cuando Marco Agripa acumuló casi 400 barcos para atacar Sicilia y la flota de Sexto Pompeyo Magno. Algunos de los barcos de Agripa tenían el nuevo gancho lanzado por una catapulta que, con un cabrestante, se utilizaba para atraer a un barco enemigo para abordarlo.

En el año 31 a.C. se produjo la gran batalla naval cerca de Actium entre las flotas de Octavio y Marco Antonio y Cleopatra. Tras la victoria, el nuevo emperador Augusto estableció dos flotas: la classis Ravennatium, con sede en Rávena, y la classis Misenatium, con sede en Misenum, que funcionaron hasta el siglo IV d.C. También había flotas con base en Alejandría, Antioquía, Rodas, Sicilia, Libia y Bretaña, así como una que operaba en el Rin y otras dos en el Danubio. Estas flotas permitían a Roma responder rápidamente a cualquier necesidad militar en todo el imperio y abastecer al ejército en sus diversas campañas.

Las flotas estaban al mando de un prefecto (praefectus) nombrado por el emperador. El capitán de una nave tenía el rango de centurión o el título de trierarca. Las flotas tenían su base en puertos fortificados, como Portus Julius en Campania, que incluía puertos artificiales y lagunas conectadas por túneles. Las tripulaciones de los barcos militares romanos eran, en realidad, más soldados que marineros, ya que se esperaba que actuaran como tropas terrestres con armas ligeras cuando fuera necesario. Normalmente se reclutaban a nivel local y se extraían de las clases más pobres, pero también podían incluir prisioneros de guerra y esclavos.

Roman Victory Procession
Procesión romana de la victoria
The Creative Assembly (Copyright)

El botín del vencedor

La victoria en la batalla aportaba nuevos territorios, adquiría riquezas y recursos, persuadía a los enemigos para que pidieran la paz y enviaba un claro mensaje de que Roma defendería sus fronteras, que tenía una insaciable sed de expansión y proporcionaba una prueba irrefutable de lo formidable que podía ser la máquina de combate de los romanos en el campo de batalla.

En la República se podían quemar las armas enemigas y hacer ofrendas a los dioses, especialmente a Marte, Minerva y Vulcano. Los comandantes victoriosos regresaban a Roma como héroes en una gran procesión triunfal, de la que hubo más de 300 a lo largo de los siglos. El triunfo era aprobado y pagado primero por el Senado. El comandante entraba en la ciudad montado en un carro en una suntuosa procesión que incluía cautivos, tesoros como oro y obras de arte, e incluso animales exóticos del territorio de la victoria. Llevaba ropas de color púrpura (toga picta y tunica palmata) y una corona de laurel, sostenía un cetro de marfil y una rama de laurel y tenía un esclavo de pie detrás de él que sostenía una corona de oro sobre su cabeza y le susurraba: "Mira detrás" (Respice) para recordarle los peligros del orgullo y la arrogancia. A partir de la época de Augusto, solo los emperadores podían disfrutar de un triunfo pero, en cualquier caso, la práctica se hizo mucho menos frecuente.

Los comandantes victoriosos también utilizaron el botín de guerra para embellecer Roma, por ejemplo, el teatro de Pompeyo, el foro de Augusto y el Coliseo de Vespasiano. Otras celebraciones arquitectónicas de la victoria incluían obeliscos y columnas, pero quizás el monumento más llamativo a la vanidad militar romana era el arco de triunfo; el más grande y decorativo de ellos fue el de Constantino I en Roma.

Conclusión

Las fuerzas armadas de Roma suponían el mayor gasto del Estado, pero el territorio capturado, los recursos, la riqueza y los esclavos, así como la posterior necesidad de defender las fronteras, hacían que la guerra fuera una preocupación romana inevitable. Se podía disfrutar de grandes éxitos en la batalla, pero también las derrotas podían hacer tambalear a Roma, ya que los oponentes capaces comenzaron a utilizar las estrategias ganadoras de Roma en beneficio propio. Además, a medida que la destreza militar de Roma se hacía más y más conocida, era cada vez más difícil para los militares romanos enfrentarse directamente al enemigo. Sin embargo, a lo largo de muchos siglos y a lo largo de tres continentes, los romanos habían demostrado que un ejército bien entrenado y disciplinado, si era explotado plenamente por comandantes dotados, podía cosechar vastas recompensas y no sería hasta un milenio después de su caída que la guerra volvería a la escala y la profesionalidad que Roma había llevado al campo de batalla.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué tácticas utilizaban los romanos?

El ejército romano utilizaba muchas tácticas diferentes en la guerra. La infantería romana se desplegaba en manípulos o cohortes en bloques como un tablero de ajedrez. Los manípulos romanos atacaban agresivamente por el frente y por los lados, normalmente se protegían con escudos para formar una "tortuga" que pudiera moverse por el campo de batalla y resistir el fuego enemigo. Los romanos también utilizaban la inteligencia militar, el subterfugio y la guerra de asedio para superar a sus enemigos.

¿Contra quiénes luchaban los romanos?

Los romanos lucharon contra muchas otras culturas mientras expandían su imperio. Lucharon y derrotaron a otras tribus italianas, a los galos en Europa occidental, a los cartagineses en el norte de África y a los británicos celtas en Gran Bretaña. Los romanos también lucharon, pero con menos éxito, contra las tribus germánicas en el norte de Europa y contra los partos en Oriente Medio.

¿Por qué era tan eficaz el ejército romano?

El ejército romano era eficaz porque estaba compuesto por tropas profesionales bien entrenadas, bien armadas y disciplinadas. Los comandantes romanos empleaban una gran variedad de tácticas en el campo de batalla, utilizaban la inteligencia militar y adaptaban los elementos más exitosos de la guerra de sus enemigos. La guerra romana también tuvo éxito gracias a una excelente logística.

¿Perdieron alguna guerra los romanos?

Los romanos tuvieron muchos éxitos, pero a veces perdieron. Las derrotas más notables se produjeron contra las tribus germánicas y los partos. En ambos casos, los romanos subestimaron a su enemigo y las dificultades de las condiciones locales.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2013, octubre 22). Guerra romana [Roman Warfare]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11866/guerra-romana/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Guerra romana." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 22, 2013. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-11866/guerra-romana/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Guerra romana." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 22 oct 2013. Web. 01 dic 2022.

Afiliación