Guerra naval cartaginense

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 09 junio 2016
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco
X
Roman Naval Attack on Carthage (by The Creative Assembly, Copyright)
Ataque naval romano a Cartago
The Creative Assembly (Copyright)

Los cartagineses eran famosos en la antigüedad por sus habilidades marineras y innovativo diseño de barcos. El imperio que protegía su armada se extendía desde Sicilia hasta la costa atlántica de África. Capaz de igualar a los tiranos de Sicilia y los reinos helenísticos, el dominio de los mares de Cartago sería desafiado y finalmente reemplazado por los romanos, quienes fueron capaces de crear una armada que llegó a ser tan exitosa como su ejército terrestre.

El Imperio cartaginés

Cartago se apoderó de las antiguas colonias fenicias en el Mediterráneo y creó muchas nuevas, de modo que su imperio incluía el norte de África, la península ibérica, Sicilia, Cerdeña, Córcega y muchas otras islas. Para mantener contactos comerciales entre estas ciudades y vigilar sus intereses, los cartagineses utilizaban una flota naval que se convirtió en la envidia del mundo antiguo. Tal era su fuerza que Roma, aunque tuvo éxito en las batallas terrestres, se vio obligada a construir su primera flota para derrotar a Cartago y reclamar el Mediterráneo occidental para sí. Sin embargo, durante los tres siglos anteriores a las guerras púnicas, la flota cartaginesa dominó las olas.

Eliminar publicidad
Publicidad

Buques cartaginenses

Al haber heredado las habilidades de su patria, Fenicia, los cartagineses eran admirados en todo el antiguo Mediterráneo no solo por su habilidad marinera sino también por la calidad de sus barcos. Tales eran los requisitos de la gran armada de Cartago que los barcos se construían utilizando piezas producidas en masa marcadas con números para facilitar el montaje. La madera utilizada para los barcos era el roble, el abeto y el pino. El tamaño de la flota fue cambiando según el período, pero según el historiador antiguo Polibio, Cartago tenía una flota de 350 barcos en el año 256 a.C. Durante las guerras púnicas con Roma entre 264 y 146 a.C., la flota tuvo que renovarse constantemente para recuperarse de las pérdidas en batallas y tormentas.

LA FLOTA NAVAL DE CARTAGO ESTABA COMPUESTA POR GRANDES BUQUES DE GUERRA PROPULSADOS POR VELAs Y REMOS QUE SE UTILIZABAN PARA EMBISTIR A LOS BUQUES ENEMIGOS.

La flota naval de Cartago estaba compuesta por grandes buques de guerra propulsados ​​por velas y remos que se utilizaban para embestir a los barcos enemigos utilizando un ariete de bronce montado en la proa debajo de la línea de flotación. La dirección se controlaba con dos remos de dirección fijados a cada lado de la popa. Cada remo estaba equipado con una barra horizontal para que la manejaran los timoneles. Los fenicios habían inventado el trirreme con tres filas de remeros, pero después de usarlos en su historia temprana, los cartagineses avanzaron más tarde, en el siglo IV a.C., hacia barcos más grandes y más rápidos con cuatro y cinco hombres por remo, el cuadrirreme y el quinquerreme. El quinquerreme, llamado así por su disposición de cinco remeros por línea vertical de tres remos, se convirtió en el más utilizado en la flota púnica. Se podían montar catapultas en la cubierta de estos grandes buques, pero probablemente se limitaban a la guerra de asedio y no se utilizaban en batallas entre buques.

Eliminar publicidad
Publicidad

Tácticas

El objetivo principal de una batalla naval era embestir y perforar un barco enemigo o romper su banco de remos. Las velas no se usaban en condiciones de batalla, pero la potencia de los remos podía dar a un barco una velocidad de 7 a 8 nudos. Las tripulaciones tenían que estar bien entrenadas no sólo para maniobrar un barco lo mejor posible, sino también para saber cuándo no adentrarse demasiado hacia un barco enemigo y quedar atrapado cuando el ariete lo empalaba. La segunda etapa consistía en atacar al enemigo con misiles y, si era necesario, abordarlo con ganchos y luchar cuerpo a cuerpo. Polibio describe las habilidades y tácticas de la armada cartaginesa en la batalla de la siguiente manera:

Superaron con creces a los romanos en velocidad, debido a la construcción superior de sus barcos y al mejor entrenamiento de los remeros, ya que habían desarrollado libremente su línea [formación] en mar abierto. Porque si algún barco se veía presionado por el enemigo, gracias a su velocidad le resultaba fácil retirarse con seguridad a aguas abiertas y desde allí, dando la vuelta a los barcos que los perseguían, o se ponía detrás de ellos o atacaba. Como el enemigo tenía que dar media vuelta, se encontraba en dificultades debido al peso del casco y a la mala habilidad de las tripulaciones con los remos, [por lo que los cartagineses] los embestían repetidamente y así hundieron muchos. (citado en Salimbeti, 49)

Los intentos de embestir a los barcos enemigos se podían realizar de dos maneras. La primera, el diekplous o avance, se producía cuando los barcos formaban una sola línea y navegaban a través de las líneas enemigas en un punto débil seleccionado. Los barcos defensores intentarían no crear huecos en su formación y tal vez escalonar sus líneas para contrarrestar a los diekplous. El diekplous fue utilizado con gran efecto en el año 217 a.C. por una flota romana para derrotar a los cartagineses en la batalla del río Ebro. La segunda táctica, conocida como periplous, era intentar navegar por los flancos de la formación enemiga y atacar desde los lados y la retaguardia. Esta estrategia podría contrarrestarse extendiendo las naves lo más posible, pero no demasiado como para permitir un ataque diekplous. Colocar una flota con un flanco protegido por una costa también podría ayudar a contrarrestar una maniobra periplous, especialmente de un enemigo más numeroso. Mientras se producía toda esta caótica embestida, se utilizaban embarcaciones más pequeñas para arrastrar a los barcos afectados lejos de las líneas de batalla o incluso para remolcar los barcos capturados.

Eliminar publicidad
Publicidad

Carthaginian Ship's Ram
Espolón de buque cartaginés
Sb2s3 (CC BY-SA)

Aparte de las batallas navales, la flota cartaginesa también era vital para transportar ejércitos, reabastecerlos proporcionando escolta para los barcos de transporte, incursiones costeras, atacar barcos de suministros enemigos, bloquear puertos enemigos y relevar a las fuerzas cartaginesas cuando ellas mismas estaban sitiadas. La armada cartaginesa también fue empleada para hundir buques mercantes de estados rivales si intentaban promover la actividad comercial en lugares en los que Cartago consideraba que tenía un monopolio comercial.

Comandantes y tripulación

El mando de la marina estaba en manos de un almirante elegido por el consejo de Cartago. Tenía el mismo estatus que el comandante del ejército terrestre, y muy raramente las dos fuerzas estaban comandadas por la misma persona. Cada barco estaba al mando de tres oficiales, uno de los cuales era el navegante. Una tripulación típica de quinquerreme habría estado formada por 300 remeros tomados de la ciudadanía de Cartago y ciudades aliadas como Utica. En épocas posteriores también se utilizaron esclavos para satisfacer las altas exigencias de la guerra. Los esclavos menos cualificados podían utilizarse con buenos resultados en los barcos más grandes, donde dos hombres manipulaban la mayoría de los remos. Esta disposición permitía a un remero experto guiar el remo pero también beneficiarse del poder del segundo hombre. El hallazgo del naufragio de Marsala, un buque de guerra cartaginés del siglo III a.C. que se hundió frente a Sicilia, reveló no sólo las piezas etiquetadas del casco del barco para facilitar el montaje, sino también lo que comía y bebía la tripulación: carne seca (aves, caballo, ternera, cabra, cerdo y venado), almendras y nueces, regado con vino.

Ancient Naval Battle
Batalla naval antigua
The Creative Assembly (Copyright)

Los remeros no podían relajarse cuando estaban varados, ya que se esperaba que lucharan en operaciones de desembarco, pero no en batallas de barco a barco. También se podrían emplear tripulaciones en la construcción de máquinas de asedio. Los barcos más grandes estaban cubiertos y habrían llevado complementos de hombres armados, tanto arqueros como infantes de marina armados con lanzas, jabalinas y espadas, que podrían abordar los barcos enemigos dada la oportunidad.

Eliminar publicidad
Publicidad

El puerto de Cartago

La flota naval púnica tenía su propio puerto separado del puerto mercante de Cartago, pero conectado a él. El puerto naval era enorme y circular mientras que los barcos mercantes anclaban en uno rectangular. Ambos puertos eran artificiales, tienen unos dos metros de profundidad y posiblemente datan del 220-210 a.C. El centro del puerto naval estaba dominado por una estructura de torre conocida como "la isla del almirante" que conectaba con el anillo exterior a través de una calzada. Apiano da una idea del gran tamaño del puerto naval al describir la capacidad de la isla central para 30 barcos y la entrada de 21 metros de ancho. El anillo exterior de cobertizos para barcos podría albergar otros 170 barcos. Gracias a la arqueología reciente sabemos ahora que el puerto tenía 325 metros de diámetro y coincide con la descripción de Apiano. Los cobertizos techados con columnas jónicas permitían subir los barcos de madera relativamente livianos a una grada de madera para repararlos y evitar que se inundaran cuando no eran necesarios. Los cobertizos tenían entre 30 y 48 metros de largo y 6 metros de ancho. El puerto también tenía una gran plataforma (choma) que la infantería e incluso los carros podían utilizar para abordar los barcos. Ambos puertos estaban protegidos por enormes muros de fortificación.

Naval Harbour of Carthage
Muelle naval de Cartago
The Creative Assembly (Copyright)

Batallas navales clave

Estados griegos y Siracusa

La primera batalla naval en la que se sabe que participó la armada cartaginesa fue en el año 535 a.C. contra los focenses frente a Córcega. La batalla aparentemente interminable de Cartago por el control de Sicilia produjo muchas batallas navales a lo largo de los siglos V y IV a.C. con pérdidas más o menos equivalentes al número de victorias. En las guerras contra Dionisio I de Siracusa (cuatro), Timoleón y Agatocles se produjeron enfrentamientos navales, bloqueos e incursiones costeras. Cartago también proporcionó su flota como apoyo logístico a los romanos en su guerra contra Pirro a principios del siglo III a.C. Sin embargo, los enfrentamientos navales mejor documentados, y los más vitales para la supervivencia de Cartago, se produjeron durante las Guerras Púnicas, con Roma ahora como enemigo número uno.

Primera guerra púnica

En la primera guerra púnica (264 y 241 a.C.), Roma rápidamente se dio cuenta de que para derrotar a Cartago tendría que hacer lo que nunca antes había hecho: construir su propia flota naval. En consecuencia, en la primavera de 260 a.C., Roma construyó una flota de 20 trirremes y 100 buques de guerra quinquerremes en sólo 60 días. Copiando el diseño de un barco cartaginés capturado, los romanos agregaron una característica completamente nueva: el corvus (cuervo). Se trataba de una plataforma giratoria de 11 metros de largo con una púa de sujeción gigante (como un pico, de ahí el nombre de pájaro) que podía bajarse sobre un barco enemigo para permitir que una unidad de infantería pesada (quizás entre 80 y 120 hombres) los abordara. La idea anularía la superioridad marítima de los cartagineses y haría que el combate naval se pareciera más a una batalla terrestre. Este golpe maestro de inventiva fue un éxito inmediato cuando su flota de 145 barcos derrotó a la flota cartaginesa de 130 barcos en la batalla de Milas en 260 a.C. Los cartagineses, que desdeñaban tanto las habilidades marítimas de su oponente, ni siquiera se habían molestado en formar líneas de batalla. Cuando el buque insignia cartaginés fue capturado, el comandante se vio obligado a huir en un bote de remos. El comandante romano Duilio fue honrado con un triunfo romano, el primero en la historia de Roma concedido por una victoria naval.

Eliminar publicidad
Publicidad

Naval Landing
Desembarco naval
The Creative Assembly (Copyright)

Cartago parecía no tener respuesta al corvus y se produjeron más derrotas en Sulci en 258 a.C. y en la batalla de Ecnomo en 256 a.C.. Este último fue uno de los enfrentamientos navales más grandes de la historia, con los romanos al mando de 330 barcos y los cartagineses un número similar. Los romanos formaron cuatro grupos de batalla distintos que desbarataron las líneas cartaginesas. 100 de los barcos enemigos fueron destruidos en comparación con las 24 pérdidas romanas.

Cartago contraatacó en 249 a.C. con una importante victoria en Drépano, donde su superior habilidad marinera les permitió superar en maniobras a la flota romana en el mar. La flota cartaginesa fue dirigida hábilmente por Aderbal, quien capturó 93 de los 120 barcos enemigos. El comandante romano Publio Claudio Pulcro, que había decidido precipitadamente atacar de noche, fue juzgado por traición en Roma. La primera ronda de las guerras púnicas finalmente la ganaron los romanos con su victoria frente a las Islas Egatas el 10 de marzo de 241 a.C. La flota cartaginesa, liderada por Hannón y enviada para aliviar la ciudad sitiada de Drépano en Sicilia, fue derrotada por una flota romana de 200 barcos comandada por el cónsul Cayo Lutacio Catulo. Catulo había pasado todo el verano anterior entrenando a sus tripulaciones y el esfuerzo dio sus frutos cuando se hundieron 50 barcos cartagineses, se capturaron 70 y se tomaron 10.000 prisioneros. Esta pérdida no fue enorme, pero después de décadas de guerra, llevó a los cartagineses con problemas de liquidez a pedir la paz.

Segunda guerra púnica

La segunda guerra púnica (218-201 a.C.) se libró en gran medida en tierra, pero las flotas de ambos bandos fueron cruciales para transportar ejércitos terrestres, reabastecerlos y bloquear puertos durante todo el conflicto. Amílcar Barca ya había zarpado en 237 a.C. con un ejército para conquistar gran parte del sur de España. En 216 a.C., la flota se utilizó para transportar un ejército a Cerdeña en un intento fallido de recuperar la isla y otro ejército a España para aliviar la presión de Escipión el Africano el Mayor. En 213 a.C., un ejército fue transportado a Sicilia, pero nuevamente los cartagineses no pudieron evitar que Marcelo tomara Siracusa. En 205 a.C., Cartago envió otro ejército, dirigido por Magón, para relevar a su hermano Aníbal, que ya estaba acorralado en el sur de Italia. Desafortunadamente, sólo pudieron desembarcar en Liguria, al norte de Italia, debido al dominio naval romano y su control de los principales puertos más al sur. En 204 a.C., Escipión logró cruzar a África sin obstáculos con un ejército de 30.000 hombres. En 202 a.C., el general romano derrotó a un ejército liderado por Aníbal en la batalla de Zama. La segunda y más decisiva ronda terminó con Roma una vez más vencedora.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Roman Naval Warfare
Guerra naval romana
CA (Copyright)

Las batallas terrestres habían sido decisivas en la guerra, pero también lo había sido la falta de dominio naval de Cartago. Lo más importante es que Cartago no había podido reabastecer a Aníbal, unir los ejércitos de los dos hermanos ni impedir que Escipión desembarcara en África. El dominio romano de los mares tras la primera guerra púnica los había hecho imparables. Parte de los términos de paz posteriores a la segunda guerra púnica estipulaban que Cartago nunca más podría poseer una flota y que la otrora gran armada se limitaba a unos miserables 10 barcos.

Tercera guerra púnica

La tercera guerra púnica (149-146 a.C.) terminó siendo una especie de desajuste. Cartago, sin armada, no pudo hacer nada para impedir que los romanos desembarcaran un ejército de más de 80.000 hombres en el norte de África. A pesar de la valiente resistencia detrás de las impresionantes fortificaciones de Cartago y del valiente intento de romper el asedio con una flota de 50 barcos construidos en secreto, Roma pudo cumplir al pie de la letra la famosa orden del senador Catón: Cartago fue destruida. Roma había perdido 600 barcos en las Guerras Púnicas (la mayoría debido a tormentas) y más hombres que su oponente, pero su capacidad para reemplazarlos y la superioridad del ejército terrestre significaron que Cartago no sólo fue derrotada una y otra vez sino que la ciudad fue destruida y la población vendida como esclava.

Conclusión

La armada cartaginesa había sido inicialmente la innovadora del Mediterráneo en el diseño de barcos y había disfrutado de muchas victorias contra múltiples enemigos, pero en la época de las guerras púnicas el mundo había cambiado. Muy pocas guerras antiguas hasta esa época se resolvieron únicamente mediante enfrentamientos marítimos, ya que la guerra terrestre siguió siendo el principal medio para infligir una derrota total al enemigo. Incluso antes de que comenzaran las guerras púnicas, Cartago había pasado una generación sin tener que librar una batalla naval, con la consecuencia de que sus marineros tenían poca experiencia real en batalla. Roma emprendió la guerra naval con gran éxito y demostró una asombrosa capacidad para reemplazar sus flotas casi a voluntad. En España y el norte de África, los romanos derrotaron a los ejércitos cartagineses en tierra. Las cuatro grandes victorias de Aníbal en Italia resultaron ser la excepción, no la regla, y su apuesta de que Roma colapsaría desde dentro fracasó. Así, Roma, con su ejército y armada profesionales de tropas altamente entrenadas y bien disciplinadas dirigidas por una clara estructura de mando que ansiaba la gloria militar durante su mandato, arrasó con Cartago tanto en tierra como en el mar. A Cartago no le ayudó tener comandantes demasiado conservadores pero, en cualquier caso, sencillamente no tenía los medios militares o financieros para competir con la nueva superpotencia del Mediterráneo. La guerra antigua había evolucionado hasta convertirse en una actividad que se libraba en múltiples escenarios, con múltiples armas, múltiples tropas y múltiples actividades en las que los romanos sobresalían por encima de todos los demás.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2016, junio 09). Guerra naval cartaginense [Carthaginian Naval Warfare]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14825/guerra-naval-cartaginense/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Guerra naval cartaginense." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación junio 09, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14825/guerra-naval-cartaginense/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Guerra naval cartaginense." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 09 jun 2016. Web. 22 jun 2024.

Afiliación