Amílcar Barca

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 01 junio 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, turco
Hamilcar Barca (by Kordas, Public Domain)
Amílcar Barca
Kordas (Public Domain)

Amílcar Barca (en torno a 285 a.C. a 228 a.C.) fue un general cartaginés activo durante la primera Guerra púnica (264-241 a.C.) Después acabó con una rebelión más cercana a casa entre el 241 y el 237 a.C. antes de volver al extranjero, donde consiguió expandir los intereses de Cartago en el sur de España. En estos conflictos, Amílcar transformó a Cartago de una potencia naval a una de tierra con gran éxito, y estableció firmemente la familia Bárcida como la casa gobernante de Cartago. Fue el padre de Aníbal Barca, que continuó con las tácticas de su padre y ganó batallas importantes en Italia durante la segunda Guerra púnica.

Su nombre y su familia

"Amílcar", del púnico hml-qrt, significa seguidor o sirviente de Melqart, el dios fenicio/púnico, mientras se cree que "Barca" deriva de la palabra púnica barqa, que significa relámpago, y era una referencia a las tácticas de guerrilla que usó Amílcar durante la primera guerra púnica.

Eliminar publicidad

Advertisement

Amílcar Barca era un miembro del clan Bárcida de Cartago, y era el padre de Aníbal Barca, el enemigo más célebre de Roma que cruzó los Alpes y causó estragos en Italia durante la segunda guerra púnica (218 - 201 a.C.). En un acontecimiento famoso de 237 a.C., Amílcar llevó a su hijo, de 9 años, al templo de Baal en Cartago y le hizo jurar que nunca sería amigo de Roma. Los otros dos hijos de Amílcar eran Asdrúbal Barca y Asdrúbal Giscón, ambos comandantes durante la segunda guerra púnica.

Amílcar y la familia Bárcida dominarían la escena política y militar de Cartago durante 35 años.

La primera guerra púnica

Tras 15 años de lucha, todavía no se veía el final de la primera guerra púnica. Cartago había derrotado a un ejército romano en África, pero Roma parecía poder reemplazar todas las armadas que fueran necesarias. Sicilia había sido el principal campo de batalla, pero todavía no había sido testigo de ninguna batalla decisiva por parte de ninguno de los dos bandos. Entonces, el emprendedor Amílcar Barca subió a la palestra. Sustituyó a Cartalón, que no había tenido demasiado éxito, como comandante de la armada cartaginesa.

Eliminar publicidad

Advertisement

Amílcar primero saqueó la costa italiana a la altura de Brutia en 247 d.C., puede que en busca de botines con los que pagar a sus mercenarios, y después atracó en Sicilia, en Heircte, cerca de Panormo (Palermo). Esta posición le permitió a Amílcar defender una base en la montaña y atacar la retaguardia de los ejércitos romanos que estaban asediando Drépano y Lilibea, que eran los últimos fuertes de Cartago en Sicilia. Los romanos respondieron bloqueando a Amílcar, pero parece ser que a menudo era capaz de romper los bloqueos y seguir con sus tácticas de guerrilla. Como Cartago ya no tenía los recursos para mantener un ejército numeroso, no podía enfrentarse al enemigo en una batalla abierta, pero consiguió capturar Eryx en 244 a.C., que se convirtió en su nueva base. Este paso tuvo como resultado una mayor restricción de movimientos para Amílcar, pero el comandante cartaginés siguió coordinando los ataques en la Italia continental, puede que llegando hasta Cumas. Aun así, sin un ejército adecuado a su disposición, menos de 20.000 hombres, y a pesar de los elogios de Polibio que lo calificaba como el mejor general cartaginés en la guerra, el efecto final que tuvo Amílcar en el conflicto fue limitado.

Roman Beach Attack
Ataque romano en una playa
The Creative Assembly (Copyright)

El fin acabó por llegar el 10 de marzo de 241 a.C., cuando los romanos derrotaron a la flota cartaginesa liderada por Hannón, enviada a ayudar a la ciudad sitiada de Drépano en las islas Egadas. Se hundieron 50 barcos cartagineses, 70 fueron capturados y 10.000 hombres tomados prisioneros. La pérdida no fue inmensa, pero tras décadas de guerra hizo que los cartagineses, faltos de dinero, instaran a Amílcar a firmar la paz. Este renunció a su posición, pero en cuestión de meses volverían a necesitarlo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La guerra inexpiable

Los cartagineses no solo perdieron la primera guerra púnica y el control de Sicilia, sino que también se vieron obligados a pagar indemnizaciones a Roma. Después, la llamada Guerra inexpiable (o guerra de los Mercenarios) estalló en 241 a.C. Cartago tuvo que enfrentarse a una rebelión de las tropas mercenarias, enfadadas, como cabría esperar, porque no habían recibido pago por sus esfuerzos en la primera guerra púnica, a grupos libios que aprovecharon la debilidad de Cartago para rebelarse y a varias ciudades que buscaban independizarse, como Túnez y Útica. Amílcar Barca fue convocado de nuevo desde Sicilia y se unió a Hannón el Grande, que había logrado conquistas importantes in Libia mientras Amílcar estaba en Sicilia, para acabar con la rebelión. Primero Amílcar acabó con el asedio de los rebeldes de Cartago y después derrotó un ejército liderado por Spendios cerca del río Bagradas. Amílcar había logrado persuadir al príncipe numídico Naravas de pasarse con su caballería al bando de los cartagineses atraído por la promesa de la mano de la hija de Amílcar en matrimonio. Con esto, Amílcar contaba con un ejército de 12.000 hombres y 70 elefantes con los que enfrentarse a los rebeldes.

En otras partes, las cosas no marchaban tan bien. Hipacra y Útica fueron asediadas y Hanón no pudo liberarlas. En 239 a.C. un ejército mercenario se hizo con el control de Cerdeña y después derrotó a un ejército cartaginés enviado a retomar la isla. En ese mismo año, Hipacra y Útica se unieron a los rebeldes. Para entonces la guerra se estaba tornando especialmente brutal y ambos bandos estaban cometiendo atrocidades. Los rebeldes mutilaron a los prisioneros, y Amílcar hizo que sus elefantes pisotearan a los cautivos. Como Amílcar y Hanón eran rivales desde hacía mucho tiempo, no lograban ponerse de acuerdo en la mejor estrategia y al final acabaron permitiendo al ejército que eligiera al general que prefiriese. Este eligió a Amílcar.

Eliminar publicidad

Advertisement

Carthage and its Harbour
Cartago y su puerto
The Creative Assembly (Copyright)

La guerra empezó a mejorar para Cartago cuando recibió la ayuda de Roma, que repatrió a los soldados cartagineses capturados sin exigir nada a cambio, y la del tirano de Siracusa, Hierón, que temía que sin Cartago Roma podría actuar a voluntad en el Mediterráneo central. Amílcar acabó también con el segundo asedio de Cartago organizado por Matón y se dirigió tierra adentro donde lo esperaba un ejército rebelde. Tras varias escaramuzas, Amílcar acorraló al enemigo en Prión, en los montes de Libia. Le cortó los suministros al ejército rebelde y este acabó por rendirse. Amílcar rechazó su rendición y los mató a todos excepto por los comandantes. Los llevó a Túnez, la capital rebelde, y los crucificó a la vista del ejército de Matón. Mientras tanto, Matón había derrotado a un ejército cartaginés, y trató al general cartaginés capturado de la misma manera. Sin embargo, Matón no pudo hacer frente al ejército conjunto de Amílcar y Hanón, por lo que lo acabaron expulsando de la ciudad y fue derrotado en Bizancio. Finalmente, con la caída de la capital rebelde en 237 a.C., Hipacra y Útica de nuevo del lado de los cartagineses y Libia obediente otra vez, Cartago logró recuperar el control de su imperio africano. Amílcar y su familia Bárcida dominarían la escena política y militar de Cartago durante los siguientes 35 años.

Amílcar en España

Cartago volvía a estar en aumento y deseaba crear un imperio mediterráneo más grande. Sin embargo, a falta de una armada importante y tras haber perdido sus fortalezas importantes en Sicilia, Córcega y Cerdeña, los cartagineses tuvieron que buscar otra fuente de ingresos para poder costearse los ejércitos. La respuesta fue España. Hacía mucho que Cartago controlaba las antiguas colonias fenicias de España, que ya había demostrado ser una abundante fuente de plata. Consecuentemente, enviaron a Amílcar Barca en 237 a.C. para expandir el territorio cartaginés, cosa que hizo y estableció una base en Gades (Cádiz)y fundó la ciudad de Acra Leuce. Aumentó su ejército original con 25.000 unidades locales y amasó un ejército de 50.000 que incluía un cuerpo de caballería númida (proporcionada por el príncipe Naravas) y 100 elefantes. Sirviéndose de una mezcla de terror y diplomacia, Amílcar extendió sin parar su control por el sur de España. Las riquezas obtenidas de estas campañas se enviaban de vuelta a Cartago. El paso de Amílcar de la potencia naval tradicional de Cartago a una fuerza terrestre estaba teniendo resultados magníficos.

Territories During the Second Punic War
Territorios durante la segunda guerra púnica
Javierfv1212 (CC BY-SA)

Para cuando Amílcar había conquistado el sur y sureste de España, Roma empezó a sospechar de las intenciones de su antigua enemiga. Así que envió emisarios exigiendo una explicación. El astuto comandante le dijo que solamente estaba consiguiendo riquezas para Cartago para que esta pudiera hacer frente a las indemnizaciones que le debía a Roma. Ciertamente, estaba exigiendo tributos de las ciudades locales, ya fuera en forma de dinero o de hombres, y estaba explotando las minas de plata. En cualquier caso, los cartagineses continuaron con sus campañas en España. Tras el asedio de Helice, y traicionado por los aliados locales, Amílcar se retiró y se ahogó cuando cruzaba un río en el invierno de 229/228 a.C. Después de esto, Asdrúbal el Bello asumió el mando del ejército cartaginés. Cuando fue sustituido por Aníbal en 221 a.C., los cartagineses rompieron el acuerdo territorial con Roma de 226 a.C. que les impedía cruzar el Ebro y atacaron Sagunto, aliada de Roma. Este paso dio lugar a la segunda guerra púnica y a que Aníbal cruzara los Alpes con su ejército para llegar a Italia. Amílcar logró por tanto que la familia Barcida no fuera amiga de Roma.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Tiene un profundo interés por la historia, especialmente la antigua Grecia y Egipto. Hoy en día escribe subtítulos para clases online y traduce textos sobre historia y filosofía entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2016, junio 01). Amílcar Barca [Hamilcar Barca]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-837/amilcar-barca/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Amílcar Barca." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación junio 01, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-837/amilcar-barca/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Amílcar Barca." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 jun 2016. Web. 05 oct 2022.

Afiliación