Coliseo

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 29 mayo 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
The Colosseum in Rome (by William West, CC BY-NC-SA)
El Coliseo en Roma
William West (CC BY-NC-SA)

El Coliseo o Anfiteatro Flavio es un gran anfiteatro elipsoidal construido en el siglo I d.C. por los emperadores romanos flavios Vespasiano (69-79), Tito (79-81) y Domiciano (81-96). Desde el año 80 hasta el 404 d.C., el Coliseo acogió grandes espectáculos públicos como luchas de gladiadores, cacerías de animales salvajes y ejecuciones públicas.

Objetivo y dimensiones

La construcción del Coliseo se inició en el año 72 d.C., bajo el reinado de Vespasiano, en el lugar que ocupaban el lago y los jardines de la Casa Dorada del emperador Nerón. Se drenó y, como precaución ante posibles daños por terremotos, se colocaron cimientos de hormigón de seis metros de profundidad. El edificio formaba parte de un programa de construcción más amplio iniciado por el emperador Vespasiano para devolver a Roma su antigua gloria antes de la agitación de la reciente guerra civil. Tal y como afirmaba Vespasiano en sus monedas con la inscripción Roma resurgens, los nuevos edificios (el Templo de la Paz, el Santuario de Claudio y el Coliseo) mostrarían al mundo que la Roma "resurgida" seguía siendo el centro del mundo antiguo.

Eliminar publicidad

Advertisement

El Anfiteatro Flavio (o Amphiteatrum Flavium, como lo conocían los romanos) se inauguró en el año 80 d.C., bajo el reinado de Tito, el hijo mayor de Vespasiano, con un espectáculo de gladiadores de cien días de duración, y se completó finalmente en el reinado de su otro hijo, Domiciano. El edificio terminado no se parecía a nada que se hubiera visto antes y, situado entre el amplio valle que une las colinas del Esquilino, el Palatino y el Caelio, dominaba la ciudad. Es el edificio más grande de su clase y tiene las siguientes características:

  • cuatro pisos
  • una altura de 45 metros (150 pies)
  • una anchura de 189 x 156 metros
  • una arena ovalada de 87,5 m x 54,8 m
  • un toldo de lona
  • capacidad para 50.000 espectadores

El teatro se construyó principalmente con piedra caliza extraída del lugar, con muros laterales de unión internos de ladrillo, hormigón y piedra volcánica (toba). Las bóvedas se construyeron con piedra pómez más ligera. El gran tamaño del teatro fue el posible origen del nombre popular de Colosseo, aunque es más probable que el origen sea una referencia a la colosal estatua de bronce dorado de Nerón, que fue convertida para que se pareciera al dios-sol y que estuvo en el exterior del teatro hasta el siglo IV d.C.

Eliminar publicidad

Advertisement

Colosseum Cross-Section
Sección transversal del Coliseo
S. R. Koehler (Public Domain)

Arquitectura

El teatro era espectacular incluso desde el exterior, con monumentales arcadas abiertas en cada una de las tres primeras plantas con arcos llenos de estatuas. El primer piso tenía columnas dóricas, el segundo jónicas y el tercero corintias. El último piso tenía pilastras corintias y pequeñas ventanas rectangulares. Había nada menos que ochenta entradas, de las cuales setenta y seis estaban numeradas y se vendían entradas para cada una. Se utilizaban dos entradas para los gladiadores, una de las cuales era conocida como Porta Libitina (la diosa romana de la muerte) y era la puerta por la que se sacaba a los muertos de la arena. La otra puerta era la Porta Sanivivaria, por la que salían de la arena los vencedores y los que sobrevivían a las contiendas. Las dos últimas puertas estaban reservadas para uso exclusivo del emperador.

En el interior, el teatro debía ser aún más impresionante cuando los tres niveles de asientos se llenaban con todos los sectores de la población. Alrededor de la arena había una amplia terraza de mármol (podio) protegida por un muro, dentro de la cual se encontraban los prestigiosos asientos o palcos desde los que el emperador y otros dignatarios veían los acontecimientos. Más allá de esta área, los asientos de mármol se dividían en zonas: las de los ciudadanos privados más ricos, las de los ciudadanos de clase media, las de los esclavos y las de los extranjeros y, por último, los asientos de madera y las gradas en la columnata de techo plano de la grada superior, reservadas para las mujeres y los pobres. Sobre esta plataforma techada se empleaban marineros para gestionar el gran toldo (velarium) que protegía a los espectadores de la lluvia o les daba sombra en los días calurosos. El acceso a los diferentes niveles de asientos se realizaba a través de amplias escaleras y cada rellano y asiento estaba numerado. La capacidad total del Coliseo era de aproximadamente 45.000 espectadores sentados y 5000 de pie. Una de las representaciones más antiguas del Coliseo aparece en las monedas de Tito y muestra las tres gradas, las estatuas en los arcos exteriores superiores y la gran fuente de columnas (la Meta Sudans) que se encontraba en las cercanías.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Los emperadores Tito y Claudio eran conocidos por gritar a los gladiadores desde sus asientos en el coliseo.

El escenario de toda la acción (el suelo de arena) también era llamativo. A menudo se ajardinaba con rocas y árboles para asemejarse a lugares exóticos durante la puesta en escena de las cacerías de animales salvajes (venatiorios). También había ingeniosos mecanismos de elevación subterráneos que permitían la introducción repentina de animales salvajes en las actuaciones. En algunas ocasiones, sobre todo en la serie inaugural de espectáculos, el anfiteatro se inundaba para albergar simulacros de batallas navales. Bajo el suelo de la arena (y visible para el visitante moderno) había un laberinto de pequeños compartimentos, pasillos y corrales de animales.

Juegos y espectáculos

Aunque históricamente están relacionados con los juegos etruscos anteriores, que hacían hincapié en los ritos de la muerte, los espectáculos en las arenas romanas estaban diseñados simplemente para entretener, aunque también demostraban la riqueza y la generosidad del emperador y ofrecían la oportunidad de que el pueblo llano viera a su gobernante en persona. Los emperadores solían estar presentes, incluso cuando no tenían un gusto especial por los eventos, como Marco Aurelio. Tito y Claudio eran conocidos por gritar a los gladiadores y a otros miembros de la multitud y el propio Cómodo actuó en la arena cientos de veces. Sin embargo, un vestigio de la tradición etrusca anterior continuó con la presencia del asistente cuyo trabajo consistía en acabar con cualquier gladiador caído dándole un golpe en la frente. Este asistente llevaba el traje mítico de Caronte (el ministro etrusco del Destino) o de Hermes, el dios mensajero que acompañaba a los muertos al inframundo. La presencia de las Vírgenes Vestales, el Pontifex Maximus y el Emperador divino también añadían un cierto elemento pseudorreligioso a los procedimientos, al menos en Roma.

Eliminar publicidad

Advertisement

Dionysos, Roman Mosaic
Dioniso, mosaico romano
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Sin embargo, los deportes de sangre y la muerte eran el verdadero objetivo de los espectáculos y surgió toda una profesión para satisfacer las necesidades de entretenimiento masivo de la población; por ejemplo, bajo Claudio había 93 juegos al año. Los espectáculos solían durar desde el amanecer hasta el anochecer y los gladiadores solían iniciar el espectáculo con una procesión de carros acompañada de trompetas e incluso de un órgano hidráulico, y luego desmontaban y rodeaban la arena, saludando cada uno al emperador con la famosa frase: ¡Ave, imperator, morituri te salutant! (¡Ave, emperador, los que van a morir te saludan!)

Los duelos cómicos o de fantasía solían dar comienzo a los eventos de combate del día, que solían celebrarse entre mujeres, enanos o discapacitados con armas de madera. Los siguientes deportes de sangre entre varias clases de gladiadores incluían armas como espadas, lanzas, tridentes y redes, y también podían participar combatientes femeninas. A continuación, se celebraban las cacerías de animales con los bestiarii, los asesinos profesionales de bestias. Los animales no tenían ninguna posibilidad en estos concursos y la mayoría de las veces se los mataba a distancia con lanzas o flechas. Había animales peligrosos como leones, tigres, osos, elefantes, leopardos, hipopótamos y toros, pero también había eventos con animales indefensos como ciervos, avestruces, jirafas e incluso ballenas. Cientos, a veces incluso miles de animales, eran sacrificados en un solo día de evento y a menudo la brutalidad era deliberada para lograr el crudeliter, la cantidad correcta de crueldad.

Bajo el mandato de Domiciano, también se celebraban dramas en el Coliseo, pero con un realismo sanguinario, por ejemplo usando verdaderos condenados para las ejecuciones; se quemaba un Hércules real en una pira funeraria y se crucificaba de verdad a un prisionero en el papel de Laureolus. El Coliseo fue también el escenario de muchas ejecuciones durante la pausa del almuerzo (cuando la mayoría de los espectadores iban a comer), en particular el asesinato de mártires cristianos. Considerados como un desafío inaceptable a la autoridad de la Roma pagana y a la divinidad del emperador, los cristianos eran arrojados a los leones, abatidos con flechas, asados vivos y asesinados de un sinfín de formas cruelmente ingeniosas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Bronze Sestertius with Colosseum
Sestercio de bronce con el Coliseo
Peter Roan (CC BY-NC-SA)

Historia posterior

En el año 404 d.C., con el cambio de los tiempos y los gustos, los juegos del Coliseo fueron finalmente abolidos por el emperador Honorio, aunque se siguió obligando a los criminales condenados a luchar contra animales salvajes durante un siglo más. El edificio en sí tendría un futuro accidentado, aunque le fue mejor que a muchos otros edificios imperiales durante el declive del Imperio. Dañado por un terremoto en el año 422, fue reparado por los emperadores Teodosio II y Valentiniano III. También se hicieron reparaciones en 467, 472 y 508. Hasta el siglo VI se siguieron celebrando combates de lucha y cacerías de animales, pero el edificio empezó a mostrar signos de abandono y la hierba creció en la arena. En el siglo XII se convirtió en una fortaleza de las familias Frangipani y Annibaldi. El gran terremoto de 1231 provocó el derrumbe de la fachada suroeste y el Coliseo se convirtió en una gran fuente de material de construcción: se retiraron piedras y columnas, se robaron las abrazaderas de hierro que sujetaban los bloques y se fundieron estatuas para obtener cal. De hecho, el Papa Alejandro VI alquiló el Coliseo como cantera. A pesar de este desmoronamiento, durante el siglo XV se utilizaba para celebrar alguna procesión religiosa y alguna obra de teatro.

A partir de la época del Renacimiento, artistas y arquitectos como Miguel Ángel, y más tarde los turistas en su Grand Tour, volvieron a interesarse por la arquitectura y las ruinas romanas. Como consecuencia, en 1744 el Papa Benedicto XIV prohibió que se siguiera retirando la mampostería del Coliseo y lo consagró en memoria de los mártires cristianos que habían perdido la vida en él. Sin embargo, esto no impidió que los lugareños lo utilizaran como establo para animales, y su abandono se refleja en el curioso trabajo de Richard Deakin, quien en 1844 catalogó más de 420 variedades de plantas que prosperaban en las ruinas, algunas raras e incluso únicas a nivel local, tal vez originadas por la comida que se daba a los animales exóticos todos esos siglos antes. Sin embargo, en el siglo XIX comenzó a mejorar la suerte del otrora gran anfiteatro. Las autoridades papales trataron de restaurar algunas partes del edificio, especialmente los extremos oriental y occidental, este último sostenido por un enorme contrafuerte. Finalmente, en 1871, el arqueólogo italiano Pietro Rosa retiró todos los añadidos posromanos para revelar, a pesar de su degradación, un monumento todavía magnífico, un testimonio conmovedor y duradero tanto de las habilidades como de los vicios del mundo romano.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, mayo 29). Coliseo [Colosseum]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10001/coliseo/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Coliseo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 29, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10001/coliseo/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Coliseo." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 29 may 2018. Web. 27 nov 2022.

Afiliación