Puritanos

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 12 enero 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
The Puritan (by Metropolitan Museum of Art, Copyright)
Los puritanos
Metropolitan Museum of Art (Copyright)

Los puritanos fueron cristianos protestantes ingleses, principalmente activos en los siglos XVI-XVIII, que afirmaban que la Iglesia anglicana no se había distanciado lo suficiente del catolicismo y trataban de "purificarla" de las prácticas católicas. El término era originalmente un insulto utilizado por los anglicanos para referirse a las personas que, según ellos, se ofendían con demasiada facilidad por la liturgia de la Iglesia anglicana y se dedicaban a criticar detalles y a causar problemas, al tiempo que justificaban sus esfuerzos con textos de prueba de la Biblia. Los puritanos no utilizaban el término para referirse a sí mismos, sino que utilizaban principalmente "santos" como autorreferencia.

Aunque inicialmente era una pequeña secta de disidentes que se inspiraba en los escritos del reformador religioso Juan Calvino (1509-1564), el puritanismo se extendió hacia finales del siglo XVI y principios del XVII. Se oponían al uso del Libro de Oración Común, a la jerarquía de la Iglesia anglicana (que reflejaba la de la Iglesia católica), al uso del incienso y la música en los servicios de culto, y a otros aspectos de la liturgia y la práctica de la Iglesia. Bajo el mandato de la reina Isabel I de Inglaterra (reinó entre 1558 y 1603) se les dio cabida (en su mayor parte), mientras que bajo su sucesor Jacobo I de Inglaterra (reinó entre 1603 y 1625) fueron perseguidos.

Eliminar publicidad

Advertisement

La mitad de los pasajeros a bordo del Mayflower, que fundaron la colonia de Plymouth en Norteamérica en 1620, eran separatistas puritanos (creían que la Iglesia no podía ser redimida y los verdaderos creyentes debían separarse de ella) que huían de las persecuciones de Jacobo I. Muchos de los que colonizarían Nueva Inglaterra en los años siguientes al establecimiento de la colonia de Plymouth eran también puritanos (pero no separatistas) que pretendían dejar atrás las prácticas y persecuciones anglicanas y fundar sus propias colonias en Norteamérica guiadas por sus creencias religiosas.

El puritanismo en Inglaterra siguió creciendo y ejerciendo un poder político considerable a mediados del siglo XVII, influyendo finalmente en dos guerras civiles y en el establecimiento de la Mancomunidad de Inglaterra (1649-1660) y el Protectorado (1653-1659). El puritanismo como fuerza política decayó tras la restauración de la monarquía en 1660, mientras que en Norteamérica floreció hasta mediados del siglo XVIII. El puritanismo influyó en los órganos de gobierno de muchas de las trece colonias inglesas originales de la costa este de Norteamérica y continuó su influencia hasta poco antes de la Revolución estadounidense (1775-1783), pero incluso después continuó influyendo en las normas y costumbres sociales, especialmente en Nueva Inglaterra, y sigue teniendo un efecto en la cultura de Estados Unidos, en mayor o menor medida, en la actualidad.

Eliminar publicidad

Advertisement

Origen y desarrollo del puritanismo

La Reforma protestante (1517-1648) rompió la unidad de la Iglesia católica y estableció denominaciones cristianas en países de toda Europa. Uno de los primeros reformistas protestantes fue el teólogo suizo Jean Cauvin (conocido en español como Juan Calvino), que abogaba por una lectura literal de la Biblia como palabra de Dios y por una estricta adhesión a las Escrituras a la hora de dirigir la propia vida. El rey Enrique VIII de Inglaterra (reinó entre 1509 y 1547) siguió el ejemplo de otros países al rechazar el catolicismo y establecer la Iglesia anglicana, pero no tenía ningún interés en las cuestiones teológicas ni en cómo debía organizarse su iglesia, por lo que no tuvo inconveniente en modelarla estrechamente según el paradigma católico al que la gente estaba acostumbrada.

El término "puritano" no era nada HALAGADOR y su uso inicial correspondería a llamar a alguien "estirado" o "mojigato" en la actualidad.

Esta decisión ofendió a un pequeño número de protestantes que esperaban el mismo tipo de ruptura radical con el catolicismo del que habían oído hablar en otros países, como Alemania, y empezaron a abogar discretamente por nuevas reformas. Sus compañeros anglicanos los tildaron de "puritanos" por sus esfuerzos por "purificar" la Iglesia. El término no era muy halagador y su uso inicial correspondería a llamar a alguien "estirado" o "mojigato" en la actualidad, porque los anglicanos consideraban que estos puritanos se oponían innecesariamente a aspectos del culto que en general se consideraban inofensivos y beneficiosos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Sin embargo, los puritanos no solo se oponían a aspectos del culto o de la práctica, sino también a las fiestas -como la Navidad- y a diversas formas de entretenimiento. Se oponían al popular pasatiempo de la caza de osos (en el que se soltaba a un perro en un corral para que atacara a un oso encadenado), a las peleas de perros, a las peleas de gallos y al teatro. En ciudades como Londres, los teatros estaban situados en la misma zona que los burdeles y los actores eran considerados personas de moral relajada y de bajo carácter.

Isabel I y Jacobo I

A Enrique VIII le sucedió su hijo Eduardo VI de Inglaterra (reinó ente 1547 y 1553), mucho más interesado en los asuntos religiosos que su padre. Eduardo VI reorganizó la Iglesia anglicana para alejarla del catolicismo y durante su reinado muchos sacerdotes y teólogos fueron calvinistas. Le sucedió María I de Inglaterra (también conocida como "María la Sanguinaria", que reinó entre 1553 y 1558), que revirtió las reformas de Enrique VIII y Eduardo VI para restaurar el catolicismo. Persiguió a los disidentes protestantes en lo que se conoció como las Persecuciones Marianas, quemando a muchos de ellos en la hoguera, y restauró las propiedades católicas que habían sido confiscadas por Enrique VIII. Los puritanos que podían permitírselo huyeron del país hacia el continente y más tarde se les denominó exiliados marianos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Mary I of England by Antonis Mor
María I de Inglaterra por Antonis Mor
Antonis Mor (Public Domain)

Su política fue revertida por su sucesora y hermanastra Isabel I, que restauró el protestantismo en forma de Iglesia anglicana con ella misma a la cabeza (como lo habían sido Enrique VIII y Eduardo VI). El Acuerdo Religioso Isabelino de 1559 creó la entidad eclesiástica diferenciada de la Iglesia anglicana e hizo concesiones para los compromisos entre los puritanos calvinistas y otros que no compartían sus puntos de vista. Sin embargo, los exiliados marianos empezaron a regresar del continente y se opusieron al Acuerdo y a sus compromisos porque, para ellos, los esfuerzos protestantes en Francia y Alemania habían ido mucho más lejos en el distanciamiento del catolicismo y en la creación de iglesias basadas en la Biblia que se autogobernaban (también conocidas como congregacionales) en las que los ancianos elegidos hacían la política en lugar de los obispos.

Las tensiones entre la corona y los puritanos aumentaron, incluso cuando los puritanos o simpatizantes de los puritanos ocupaban puestos importantes en la Iglesia anglicana, y dieron lugar a redes clandestinas de puritanos que pretendían desafiar radicalmente la autoridad de la reina y su iglesia. Este desafío tomó finalmente la forma de una guerra de panfletos conocida como la Controversia de Marprelate. Un autor puritano anónimo, que firmaba como Martin Marprelate, publicó entre 1588 y 1589 una serie de tratados que atacaban a la reina, a la Iglesia y a algunos sacerdotes y obispos.

Se inició una persecución nacional para encontrar a Marprelate y, mientras tanto, Isabel hizo que sus propios escritores publicaran tratados respondiendo a las críticas de Marprelate. Nunca se encontró a Marprelate, pero sus prensas fueron descubiertas y destruidas al mismo tiempo que se rompía la red de distribución. La Controversia de Marprelate tuvo como resultado una mayor reforma y consolidación de la Iglesia anglicana, así como el establecimiento de leyes que trataban las críticas a la Iglesia como traición a la monarquía.

Eliminar publicidad

Advertisement

Elizabeth I Rainbow Portrait
Retrato de Isabel I
Isaac Oliver or Marcus Gheeraerts the Younger (Public Domain)

Cuando Jacobo I sucedió a Isabel I en 1603, trató de resolver los conflictos religiosos y convocó la Conferencia de Hampton Court de 1604, que fue una reunión de teólogos puritanos y obispos anglicanos. Jacobo I escuchó a ambas partes y rechazó el puritanismo. Los puritanos utilizaban como escritura la traducción de la Biblia conocida como la Biblia de Ginebra, influenciada por la teología de Juan Calvino, por lo que Jacobo I encargó a los principales eruditos de la época que crearan una nueva traducción, la Biblia del Rey Jacobo, que apoyara sus puntos de vista teológicos y los de la Iglesia anglicana. También autorizó a los funcionarios de la Iglesia a trabajar en conjunto con las fuerzas del orden seculares para arrestar, multar, encarcelar e incluso ejecutar a los disidentes puritanos.

Teología y conflicto

Los puritanos se negaban a comprometer su fe, pues creían que la Biblia era la palabra de Dios y que había que vivir lo más cerca posible del modelo de Jesucristo y sus doce discípulos. Para los puritanos, cualquier aspecto de la observancia religiosa o del comportamiento personal que no apareciera en la Biblia, o que al menos pudiera justificarse con ella, no era de Dios y debía rechazarse. La insistencia de la Iglesia anglicana en mantener la posición de los obispos, en utilizar el Libro de Oración Común, en permitir que los sacerdotes lleven vestimentas como los sacerdotes católicos, en quemar incienso durante los servicios de culto y en permitir la música, contribuyó a convencer a los puritanos de que la Iglesia estaba corrupta y bajo la influencia de poderes satánicos.

Los puritanos sostenían que no había nada más importante en la vida que la propia creencia religiosa, que dictaba la forma en que uno se comportaba en este mundo.

Los puritanos sostenían que no había nada más importante en la vida que la propia creencia religiosa, que dictaba la forma en que uno se comportaba en este mundo y le daba a uno la esperanza de la salvación y la vida eterna en el otro. Su creencia en el pre-determinismo significaba que no podían saber realmente si estaban "salvados", ya que eso solo lo sabía Dios, pero podían actuar de forma adecuada a uno de los elegidos que Dios ya había elegido. Creían en lo que se conoce como Teología de la Alianza, una relación quid pro quo entre el individuo y Dios en la que un creyente actuaba de acuerdo con la voluntad de Dios tal y como se recoge en la Biblia y Dios recompensaba los esfuerzos del creyente.

Eliminar publicidad

Advertisement

Entre sus observancias más importantes estaba lo que se conoce como sabadismo, la estricta observancia del sábado, durante el cual Dios debía ser el único centro de atención y no se podía realizar ningún trabajo ni actividad de ocio. El púlpito se convirtió en el punto central de los servicios de adoración porque el sermón se consideraba su aspecto más importante de acuerdo con la advertencia bíblica "Así que la fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios" (Romanos 10:17). A los niños se les educaba en el oficio de su padre para que fueran laboriosos, mientras que a las niñas se les enseñaba a ser amas de casa, pero se fomentaba la alfabetización de ambos sexos, ya que se creía que todos debían ser capaces de leer la Biblia.

La asistencia al teatro, en cualquier momento, estaba prohibida al igual que los juegos de azar como los dados. El alcohol estaba permitido, pero la embriaguez estaba muy mal vista. Solo se fomentaba el sexo dentro del matrimonio, y se esperaba que tanto los maridos como las esposas fueran capaces de satisfacerse sexualmente. Las mujeres eran consideradas espiritual y moralmente inferiores a los hombres, ya que estaban contaminadas por el espíritu de Eva, que había causado la caída del hombre en el Jardín del Edén, pero debían ser respetadas y cuidadas como amas de casa y portadoras de hijos.

Stony Ground
Suelo pedregoso
Brooklyn Museum (CC BY)

Este punto de vista teológico no hizo que los puritanos se sintieran atraídos por Jacobo I ni por la mayoría de los miembros de la Iglesia anglicana. Los puritanos moderados siguieron sirviendo en la Iglesia en los primeros años del reinado de Jacobo I, pero los fundamentalistas formaron sus propias congregaciones y se reunían en secreto, especialmente los llamados separatistas que creían que había que abandonar la Iglesia anglicana por completo para salvar el alma. Estas reuniones secretas eran ilegales, y cuando una congregación era descubierta, sus miembros eran perseguidos.

La gran migración

Los puritanos empezaron a salir clandestinamente de Inglaterra hacia los Países Bajos, donde había mayor tolerancia religiosa, y varias congregaciones se establecieron en Ámsterdam. Una de estas congregaciones, en el pueblo de Scrooby, Inglaterra, fue descubierta por el arzobispo anglicano Tobias Matthew (1546-1628) en 1607, y sus miembros fueron arrestados y multados. El grupo estaba dirigido por el pastor John Robinson (1576-1625), que después decidió seguir el mismo camino que otros y marcharse a los Países Bajos. Primero se trasladaron a Ámsterdam, pero al encontrar que la disidencia entre las congregaciones puritanas era demasiado frecuente allí, se trasladaron a Leiden.

Aunque las prensas y la red de distribución de los tratados de Marprelate habían sido destruidas, los puritanos siguieron publicando tratados ilegales, panfletos y octavillas que criticaban a la Iglesia anglicana. En 1618, uno de los principales miembros de la congregación de Leiden, William Brewster (1568-1644), publicó un tratado de este tipo y lo hizo entrar de contrabando en Inglaterra. Jacobo I ordenó el arresto de Brewster y esto animó a la congregación a trasladarse a otro lugar.

Para entonces, Inglaterra había intentado establecer colonias en Norteamérica en tres ocasiones, con dos fracasos (la colonia de Roanoke y la de Popham) y un éxito (la colonia de Jamestown, en Virginia). Los separatistas de la congregación de Robinson decidieron establecer la suya propia, y varios de ellos partieron hacia el Nuevo Mundo a bordo del Mayflower en 1620. Aunque perdieron a la mitad de sus miembros por enfermedad y desnutrición durante el primer invierno, los supervivientes establecieron la exitosa colonia de Plymouth, en Massachusetts, y la noticia llegó a Inglaterra en 1622 junto con el panfleto conocido como Mourt's Relation, escrito por dos de los colonos, William Bradford (1590-1657) y Edward Winslow (1595-1655), en el que describían la región en términos elogiosos y animaban a otros a realizar el viaje.

Landing of the Pilgrims by Charles Lucy
Desembarco de los peregrinos por Charles Lucy
The White House Historical Association (CC BY)

El éxito de la colonia de Plymouth condujo a lo que se conoce como la Gran Migración (o la Migración Puritana) entre 1620-1640, durante la cual más de 20.000 puritanos ingleses emigraron a Nueva Inglaterra, estableciéndose principalmente en Massachusetts. En 1630, una flota de barcos con 700 puritanos, bajo el liderazgo de John Winthrop (hacia 1588-1649), llegó y estableció la colonia de la Bahía de Massachusetts, en torno a Boston. Winthrop creía que esta colonia sería una "ciudad sobre una colina" (una referencia al pasaje bíblico de Mateo 5:14: "Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre una colina no puede esconderse") que atraería a otros y sería un ejemplo de la verdadera fe cristiana.

Los puritanos en Norteamérica

Los puritanos habían llegado a Norteamérica para practicar su culto libremente sin temor a la persecución, pero no les interesaba la libertad religiosa de los demás. La colonia de la Bahía de Massachusetts, aunque no era una teocracia, se basaba en las creencias puritanas y exigía a sus ciudadanos un estricto cumplimiento de la conducta adecuada (definida por los puritanos). Se consideraba que los nativos americanos necesitaban urgentemente la salvación, por lo que se enviaron misioneros para convertir a las tribus vecinas, lo que dio lugar a los llamados "indios rezadores", que dejaron de ser bienvenidos por su pueblo y fueron considerados inferiores por los puritanos, por lo que fueron relegados a una especie de tierra de nadie entre ambos.

Los puritanos perseguían a las personas de otras religiones, al igual que los puritanos habían sido perseguidos por la Iglesia anglicana en Inglaterra. Los judíos, los católicos, los anglicanos y otras sectas cristianas eran considerados condenados al infierno, pero ninguno más que los cuáqueros. Los cuáqueros inspiraban una persecución especialmente dura porque creían que una chispa de la luz divina estaba presente en todos y, por tanto, cada persona era digna de respeto. Esto contradecía la creencia central de los puritanos en los "elegidos" y en ellos mismos como pueblo elegido por Dios. La intolerancia de los puritanos y su persecución de los no puritanos provocó nuevas migraciones de estos grupos (y también de otros puritanos más tolerantes y abiertos) a las regiones circundantes que se convirtieron en los estados de Rhode Island, Connecticut, Vermont, New Hampshire y Maine. Las constituciones originales de algunos de estos estados se vieron influidas e inspiradas por el documento separatista puritano, el Pacto del Mayflower, que estableció el gobierno de la Colonia de Plymouth y que luego sirvió de modelo para otros.

Mayflower Compact, Pilgrim Monument
Pacto del Mayflower, Monumento al Peregrino
David (CC BY)

Los puritanos influyeron en el desarrollo y la cultura de Estados Unidos de muchas otras maneras. Como los puritanos rechazaban la Navidad, no se celebró en Estados Unidos hasta 1870. La alfabetización era un valor primordial porque solo leyendo la Biblia se podía conocer la voluntad de Dios, por lo que se impulsó la educación pública. Los puritanos de la colonia de la Bahía de Massachusetts fundaron la Universidad de Harvard en 1636 para formar al clero, y también fomentaron el conocimiento y la práctica de la medicina. La estricta observancia del sábado dio lugar a las llamadas "leyes azules", que restringen ciertas actividades y la venta de alcohol en domingo.

Los puritanos también fomentaron el racismo y el sexismo, ya que creían que los africanos, las mujeres y los nativos americanos tenían una inclinación natural hacia Satanás o, en el caso de las mujeres, eran demasiado débiles para resistir las tentaciones del diablo. La persecución de las mujeres a través de los juicios por brujería no se limitó solo a Salem, Massachusetts, en la década de 1690, sino que se llevó a cabo en varios estados de Nueva Inglaterra. Los puritanos también se dedicaron al comercio de esclavos y se beneficiaron de él, vendiendo a los nativos americanos de la tribu pequot como esclavos al final de las Guerras Pequot de 1636-1638, importando esclavos africanos y vendiendo bacalao salado en masa para alimentar a los esclavos de Jamestown y los de las Indias Occidentales.

Conclusión

Mientras los puritanos que habían emigrado desarrollaban América del Norte, los que estaban en Inglaterra seguían intentando reformar la Iglesia anglicana y conseguir una voz política. Sus esfuerzos influirían en las guerras civiles inglesas, en el establecimiento de la Mancomunidad, en la ejecución de Carlos I de Inglaterra (que reinó ente 1625 y 1649) y en el ascenso al poder del magistrado y general puritano Oliver Cromwell (1599-1658), que estableció el Protectorado. Cuando el Protectorado se derrumbó y la monarquía fue restaurada en 1660, los puritanos de Inglaterra perdieron su poder político y su ventaja.

En las colonias de América del Norte, las disputas teológicas entre las congregaciones puritanas, así como la llegada de personas de otras religiones, diluyeron gradualmente el control puritano sobre las comunidades a mediados del siglo XVII. Su influencia, sin embargo, sigue siendo evidente en la cultura de Estados Unidos, especialmente a través del concepto conocido como excepcionalismo americano (la afirmación de que Estados Unidos es innatamente superior a otras naciones), que fue promovido tanto por Bradford como por Winthrop en relación con sus respectivas colonias, promovido por los Padres Fundadores en el siglo XVIII y popularizado en los siglos XIX y XX. Desde el siglo XIX, los separatistas puritanos de la colonia de Plymouth han sido considerados héroes nacionales y, en el XX, la visión idealizada de Winthrop de su colonia como una brillante "ciudad en una colina" se aplicó a Estados Unidos en general.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2021, enero 12). Puritanos [Puritans]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19354/puritanos/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Puritanos." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación enero 12, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19354/puritanos/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Puritanos." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 ene 2021. Web. 08 dic 2022.

Afiliación