Campaña parta de Marco Antonio

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$2428 / $18000

Artículo

Oxford University Press
por y W. Jeffrey Tatum, traducido por Arturo Santiago Rossi
Publicado el 20 febrero 2024
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X

En el año 36 a.C. , el Marco Antonio (83-30 a.C.) invadió Partia con la esperanza de convertirse en uno de los grandes conquistadores del mundo grecorromano, pero fue bloqueado por las fuerzas partas y obligado a emprender una retirada ardua y costosa. Qué hacer con este revés fue una cuestión importante entonces, y sigue siéndolo ahora.

Facial Reconstruction of Mark Antony
Reconstrucción facial de Marco Antonio
Arienne King (CC BY-NC-SA)

Evaluación histórica

Los historiadores varían en su evaluación de la campaña parta de Antonio. Para algunos, fue una derrota, pero no una derrota o un desastre como la aplastante derrota de Craso en el 53 a.C. Otros, sin embargo, creen que este episodio empañó tanto la reputación de Antonio que constituyó un punto de inflexión en su carrera. Fuera lo que fuese, la expedición no fue un éxito. Antonio no capturó a Fraaspa así como tampoco derrotó a Fraates en un enfrentamiento decisivo. Cualquiera de estos logros le habría proporcionado gloria suficiente para mantener su aura de invencibilidad y preservar su incuestionable predominio romano.

Eliminar publicidad
Publicidad
EL ASEDIO FALLÓ DEBIDO A LA PÉRDIDA DE EQUIPOS Y SUMINISTROS POR PARTE DE LOS ROMANOS, UN DESASTRE ATRIBUIBLE AL EXCESO DE CONFIANZA E IMPACIENCIA DE ANTONIO.

Los críticos no han dejado de observar, correctamente, cómo Antonio subestimó las defensas y la determinación de la capital meda y juzgó mal la habilidad y pertinacia exhibidas por los partos al proteger su reino de los invasores. Aun así, por feroces que fueran, los partos no pudieron expulsar a los romanos de Fraaspa. El asedio fracasó debido a que los romanos perdieron el equipo y los suministros que llevaban en su tren de equipaje, un desastre atribuible al exceso de confianza e impaciencia de Antonio. Sin embargo, incluso después de estas pérdidas, los romanos les infligieron múltiples derrotas a los partos, aunque en realidad no lograron una victoria decisiva. Aunque nuestras fuentes son hostiles a Antonio, estas informan de que, en su marcha de regreso, los romanos vencieron a los partos no menos de 18 veces. Pero ninguna retirada, por valiente que sea, puede ser verdaderamente gloriosa.

Visión romana

En su correspondencia con Roma, Antonio podía ensayar honestamente sus actos heroicos personales y extenderse sobre el castigo que su ejército infligió al enemigo: nunca antes, pudo observar correctamente, los romanos habían marchado hacia territorios partos y actuado con tanta valentía. Es posible que estas afirmaciones no nos impresionen. Pero debemos preguntarnos hasta qué punto eran creíbles o persuasivas desde una perspectiva romana. ¿Cuál fue la probable respuesta romana, al menos para los hombres que no eran ya hostiles a Antonio? Podría parecernos intuitivo que, en una sociedad tan belicosa como Roma, la derrota fuera indudablemente vergonzosa y, de hecho, intolerable. Ciertamente, no era ninguna recomendación.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sin embargo, para nosotros está claro que la visión romana de los comandantes que sufrían reveses militares se complicaba por la influencia muy real de lo que entonces era un "mito de la competencia aristocrática universal" ampliamente difundido, una predisposición popular que operaba aún más fuertemente a favor de la nobleza. Una pérdida inequívoca en el campo de batalla no disminuía obviamente el prestigio de un noble que luchaba con valentía. Nuestra evidencia deja claro que los romanos eran más propensos a alcanzar este juicio cuando se podían señalar fallas por parte de los subordinados o la perfidia de los aliados, sobre todo cuando estas fallas contrastaban con la energía y el valor de un general. Además, era un hábito mental romano considerar cada derrota como un revés que no era más que un paso en su camino hacia la victoria final. Antonio, como todo el mundo sabía, superó al relámpago después de su revés en Mutina (43 a.C.). El mundo esperaba que volviera a hacerlo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Reacción de los medos

La visión romana de la campaña de Antonio no era la única. Durante el invierno, recibió una embajada de Artavasdes, el rey de Media Atropatene, quien ahora buscaba una alianza con Roma. Dion Casio afirma que Artavasdes se había peleado con Fraates en un conflicto por la distribución del botín capturado de los romanos. Esto parece poco probable, ya que no podía haber suficiente botín arrebatado a los romanos como para motivar una disputa seria. Pero no sorprende en absoluto que la invasión romana y la incapacidad de Fraates para aplastarla creara tensión entre el rey y sus vasallos, especialmente el vasallo cuyo reino había sido devastado y seguramente sería el objetivo de la próxima expedición de Roma. En el otro lado de esta guerra, lo que Artavasdes vio del ejército romano de Antonio debió de causarle una profunda impresión, hasta el punto de que estuvo dispuesto a romper con Fraates para convertirse en un aliado romano. Su principal emisario fue el amigo de Antonio, el rey Polemo. La diplomacia llevó entonces a Media Atropatene a Roma y, más tarde, tras la conclusión final de su acuerdo, los medos recuperaron y restauraron los estandartes que Antonio había perdido durante la expedición. La amistad del rey fue duradera: la hija de Artavasdes se comprometió más tarde con Alejandro Helios, y el rey medo luchó por Antonio en la batalla de Accio (31 a.C.).

Antonio podría afirmar legítimamente que había intimidado a Armenia, sometido a Iberia y Albania, y conquistado Media atropatenE para Roma.

Para Antonio, esta obertura fue verdaderamente bienvenida. Obtuvo un valioso aliado en la región, útil tanto contra Armenia como contra Partia. Ahora también podía afirmar legítimamente que, a través de su expedición, había intimidado a Armenia, sometido a Iberia y Albania y ganado la Media Atropatene para Roma. Sin duda, Antonio retrató al rey de Media como un suplicante, asustado de las armas romanas, horrorizado por la debilidad y la traición de los partos, y suplicando a la república por su amistad. Antonio podía declarar, y ciertamente declaró, que se había añadido al imperio un reino grande y rico. De repente, después de todo, la invasión de Partia no fue una decepción tan grande.

¿Un éxito costoso?

Roma esperaba noticias de la campaña de Antonio. El invierno habría retrasado la llegada de sus emisarios, pero ciertamente para la primavera Octaviano y el senado romano habían recibido el informe de Antonio. Dion lo describe como un ejercicio de autoelogio, y sin duda lo fue. Tanto Veleyo como Floro se quejan de que Antonio se presentó a sí mismo como si hubiera salido victorioso. Pero incluso los enemigos de Antonio, por mucho que les doliera, no podían negar la importancia de separar Media Atropatene de Partia y añadirla al dominio de Roma. Octaviano ciertamente no lo negó. De hecho, celebró obedientemente los logros de su cuñado con acciones de gracias y festivales públicos. Estas festividades causaron una impresión duradera, que no fue completamente disipada por la posterior campaña de propaganda de Octaviano y ni siquiera por la posterior supresión de la reputación de Antonio por parte de Augusto.

Eliminar publicidad
Publicidad

The Provinces of the Roman Empire under Augustus
Las provincias del Imperio romano bajo Augusto
Simeon Netchev (CC BY-NC-ND)

Virgilio, en su Eneida, presenta a Antonio como "conquistador de los pueblos de la aurora" – victor ab Aurorae populis (VIII. 685) – expresión que el comentarista posterior Servio explica con la nota, "porque previamente había conquistado a los partos" (Serv. A. 8.686), dejándonos claro cómo se tomaba la línea en general. Aun así, los aspectos menos atractivos de la campaña de Antonio también llegaron a ser conocidos en Roma, ciertamente entre los hombres de la clase política, y algunos, incluso algunos sin inclinaciones partidistas, habrán quedado desconcertados por ellos. Después de todo, la disposición romana a confiar en el valor marcial de la nobleza, por muy prevalente que fuera, probablemente no era un instinto universal. Sin embargo, para la mayoría de los romanos, y hasta donde Italia sabía, la campaña de Antonio, aunque costosa, había sido un éxito. Partia había sido castigada. Y volvería a ser castigada.

El costo humano de esta campaña había sido grande. Muchos había muerto a manos de los partos. La misma cantidad por enfermedades y complicaciones de las heridas. Sin embargo, es difícil establecer incluso cifras aproximadas de víctimas. Las cifras de nuestras fuentes son exageradas y casi con certeza derivan de Delio, cuya actitud hacia Antonio era antipática. No obstante, al menos dos legiones perecieron en el ataque inicial de los partos y miles de víctimas más debieron unirse a ellas antes de que los romanos llegaran a sus cuarteles de invierno. Como suele ocurrir, las pérdidas auxiliares no se mencionan. Estas también fueron ciertamente severas. Probablemente se perdió una cuarta parte del ejército de Antonio, y tal vez hasta un tercio. Antonio, que era cercano sus hombres, sintió profundamente estas pérdidas. Tampoco, por triunfante que fuera su postura, podía ignorar las implicaciones de un revés tan importante en su campaña contra Partia. Mientras sus soldados se recuperaban en sus cuarteles de invierno, Antonio se unió a Cleopatra y viajó con ella a Alejandría. Allí, una vez más, el decepcionado triunviro encontró consuelo en su compañía y en sus consejos. Tenían mucho de qué hablar.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Arturo  Santiago Rossi
& W. Jeffrey Tatum
Arturo es abogado y estudiante de la licenciatura en historia, apasionado por esta disciplina desde que comenzó a leer los primeros relatos de la mitología griega y egipcia. Cree en el trabajo en equipo con el objetivo de poder expandir los conocimientos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Press, O. U. (2024, febrero 20). Campaña parta de Marco Antonio [Mark Antony's Parthian Campaign]. (A. . S. Rossi, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2373/campana-parta-de-marco-antonio/

Estilo Chicago

Press, Oxford University. "Campaña parta de Marco Antonio." Traducido por Arturo Santiago Rossi. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 20, 2024. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2373/campana-parta-de-marco-antonio/.

Estilo MLA

Press, Oxford University. "Campaña parta de Marco Antonio." Traducido por Arturo Santiago Rossi. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 20 feb 2024. Web. 16 jul 2024.

Afiliación