Jacques-Pierre Brissot

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 19 diciembre 2022
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X
Jacques-Pierre Brissot de Warville (by Jean-Baptiste Fouquet, Public Domain)
Jacques-Pierre Brissot de Warville
Jean-Baptiste Fouquet (Public Domain)

Jacques-Pierre Brissot de Warville (1754-1793) fue un periodista, abolicionista y político francés que desempeñó un papel destacado en la Revolución francesa (1789-1799). Líder de los girondinos, una facción política moderada, Brissot contribuyó a involucrar a Francia en las Guerras Revolucionarias Francesas (1792-1802). También fue conocido por fundar los Amis des Noirs, una sociedad abolicionista francesa.

Hijo de un tabernero, Brissot saltó a la fama durante la Revolución con su periódico Le Patriote Français y ganó las elecciones a la Asamblea Legislativa en 1791. En un momento en que la Revolución parecía haber llegado a su fin, Brissot hizo más que ninguna otra persona por llevar a Francia a la guerra con el resto de Europa, pues creía que Francia solo podría consolidar sus logros revolucionarios mediante la conquista militar. Se convirtió en la figura de los girondinos moderados y trabajó con ellos para salvar la vida del rey Luis XVI de Francia (quien reinó de 1774 a 1792) y descentralizar el poder de París; ambos proyectos terminaron fracasando. Tras la insurrección del 2 de junio de 1793, que provocó la caída de los girondinos, Brissot fue detenido. Fue ejecutado junto a 20 de sus colegas el 31 de octubre de 1793, víctimas del Reinado del Terror.

Eliminar publicidad
Publicidad

Juventud

Brissot nació el 15 de enero de 1754 en Chartres, Francia, y fue bautizado con el nombre de Jacques-Pierre al día siguiente; su nombre a veces se registra erróneamente como Jean-Pierre, un error que se remonta a un panfleto de ataque de 1793 escrito por Camille Desmoulins. Era el decimotercer hijo de una familia de diecisiete hermanos, hijo de un posadero. Desde muy pequeño, Brissot demostró una extraordinaria memoria y afición por el aprendizaje, lo que llevó a sus padres a enviarlo al colegio de Chartres para que recibiera educación. Durante sus estudios, se familiarizó con las obras de filósofos de la Ilustración como Voltaire y Jean-Jacques Rousseau y se desilusionó con el cristianismo y con el estado de Francia bajo el Antiguo Régimen.

Su admisión en el colegio de abogados de París fue denegada debido a sus panfletos radicales y antisistema.

Finalmente, decidió estudiar Derecho. En 1774, abandonó Chartres y se trasladó a París para seguir la carrera jurídica. Al llegar a París, añadió "de Warville" a su nombre, en honor a un pequeño pueblo donde su padre poseía unas tierras; más tarde fue criticado por ello, ya que insinuaba un deseo de distinciones aristocráticas. Brissot no tardó en cansarse del mundo jurídico, ofendido por las injusticias que presenciaba en el sistema legal francés. Abandonó sus ambiciones de convertirse en abogado en favor de una carrera periodística; sus primeros panfletos, que criticaban el sistema legal, no fueron bien pagados y se vio obligado a pedirle a su madre que le enviara dinero. Más tarde, su incesante falta de fondos lo obligaría a solicitar a regañadientes su admisión en el colegio de abogados de París, pero esta le fue denegada debido a sus panfletos radicales y antisistema.

Eliminar publicidad
Publicidad

Periodismo prerrevolucionario

El 17 de septiembre de 1782, Brissot se casa discretamente con Félicité Dupont, institutriz de la casa del duque de Orleans. Mantuvieron su matrimonio en secreto para evitar la asociación de Félicité con el radicalismo de Brissot. Poco después, la pareja se trasladó a Londres. Allí conoció a filósofos y escritores como Joseph Priestley y Jeremey Bentham. Quizá fue esta asociación con pensadores famosos lo que lo llevó a cofundar el periódico Journal du Lycée de Londres, que era un proyecto de colaboración de los intelectuales europeos para hablar contra el despotismo en todas partes. El proyecto terminó fracasando y Brissot se endeudó profundamente a causa de eso.

Portrait of Jacques-Pierre Brissot de Warville
Retrato de Jacques-Pierre Brissot de Warville
François Bonneville (Public Domain)

En Londres, Brissot continuó escribiendo panfletos sobre temas de actualidad, muchos de los cuales eran ataques al sistema jurídico francés. Una de estas obras, Théorie des lois criminelles, era un alegato a favor de la reforma penal que criticaba el uso de la pena de muerte. Publicado en 1781, Brissot había presentado al parecer un borrador a Voltaire en 1778. El panfleto fue muy polémico y se consideró un ataque al propio gobierno. En consecuencia, Brissot fue detenido a su regreso a París en 1784 y encarcelado en la Bastilla. Allí languideció durante cuatro meses hasta que fue liberado, en parte gracias a los esfuerzos de su esposa, que apeló a sus contactos en la casa del duque de Orleans. Brissot no pareció aprender la lección, ya que en 1785 publicó una carta abierta a José II, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, en la que apoyaba el derecho de los súbditos a rebelarse contra un monarca injusto. Esta carta volvió a provocar problemas y obligó a Brissot a huir a Londres.

Eliminar publicidad
Publicidad

Abolicionismo

Durante su segunda estancia en Londres, Brissot conoció a Thomas Clarkson, un destacado abolicionista inglés que buscaba el fin del comercio de esclavos en el Imperio británico. Clarkson invitó a Brissot a asistir a una reunión de la Sociedad Abolicionista Inglesa, lo que hizo que Brissot se planteara el impacto que el colonialismo y la esclavitud tenían en su Francia natal.

El club de Brissot exigía la abolición total de la esclavitud y no solo el fin del comercio de esclavos.

A finales de la década de 1780, la economía francesa seguía dependiendo en gran medida de sus colonias, en particular de los lucrativos ingresos de las plantaciones de azúcar de Saint-Domingue (Haití), Guadalupe y Martinica. Situadas en el Caribe, estas colonias necesitaban un flujo constante de esclavos africanos para mantener las necesidades de producción; las pésimas condiciones de estas plantaciones provocaban tasas de mortalidad extremadamente altas entre sus esclavos. También había una demanda constante de esclavos en la colonia francesa de Luisiana. En consecuencia, el comercio francés de esclavos era un negocio monumentalmente rentable, y algunos comerciantes de esclavos obtenían porcentajes de beneficio superiores al 100%.

Brissot, que se había consagrado a los valores ilustrados de la libertad y el igualitarismo, estaba indignado de que el comercio de esclavos existiera en su país natal. Siguiendo el ejemplo de Clarkson, fundó su propio club abolicionista en febrero de 1788, que pasó a llamarse Société des amis des Noirs ("Sociedad de los amigos de los negros"). El club de Brissot era más radical que su homólogo inglés, ya que exigía la abolición total de la esclavitud y no solo el fin del comercio de esclavos. Entre los miembros del club se encontraban figuras prominentes como el marqués de Condorcet, el conde de Mirabeau y Étienne Clavière, todos los cuales ayudaron a Brissot a escribir y distribuir literatura antiesclavista.

Eliminar publicidad
Publicidad

French Anti-slavery Pamphlet
Panfleto francés antiesclavista
Society of the Friends of the Blacks (Public Domain)

Tras el estallido de la Revolución, los miembros de la Sociedad llevarían su mensaje ante la Asamblea Nacional Constituyente, aunque a menudo serían rechazados a gritos por los diputados que tenían intereses financieros en el comercio de esclavos. Antoine Barnave, presidente de la Comisión de las Colonias, publicó un informe en el que abogaba por el mantenimiento de la trata de esclavos, lo que llevó a Brissot a denunciarlo públicamente. La Sociedad encontraría apoyo en el radical Club Jacobino, cuya influencia no dejaba de crecer; los jacobinos terminarían aboliendo la esclavitud en febrero de 1794, pero Brissot no viviría para verlo.

Viajes por Estados Unidos y Le Patriote Français

En junio de 1788, tras labrarse una reputación como lobbista antiesclavista, Brissot viajó a Estados Unidos. Tras aterrizar en Boston, se maravilló ante "la sencillez, la bondad y la dignidad de los hombres que poseen quienes hacen realidad su libertad" (Schama, 583). Brissot visitó a los abolicionistas estadounidenses, pero también buscó audiencias con miembros destacados de la convención constitucional estadounidense para conocer mejor la joven república. A principios de 1789, fue elegido miembro honorario extranjero de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, e incluso consideró la posibilidad de trasladarse permanentemente a Estados Unidos con su familia, que ahora incluía tres hijos.

En mayo de 1789 se encontraba en Filadelfia cuando comenzó la Revolución francesa. De regreso a París, Brissot fundó un periódico revolucionario titulado Le Patriote Français, que dirigió de 1789 a 1793. A pesar de su prosa relativamente árida, este periódico fue uno de los más exitosos que se imprimieron en París durante la Revolución. A través de su periódico, Brissot se convirtió en una autoridad revolucionaria respetada y ejerció una enorme influencia. En un número de octubre de 1790, Le Patriote Français publicó una larga carta en la que defendía que los patriotas debían llevar el pelo corto, liso y sin empolvar: "Este peinado es el único que conviene a los republicanos: es sencillo, económico, requiere poco tiempo, es despreocupado y asegura la independencia de la persona; da testimonio de una mente dada a la reflexión, lo bastante valiente como para desafiar a la moda" (Schama, 525). La influencia del periódico fue tal que este peinado patriótico pronto se puso de moda.

Eliminar publicidad
Publicidad

Aunque Brissot siempre se había inclinado por el republicanismo, anunció su apoyo al establecimiento de una República Francesa en julio de 1791, después de que el rey Luis XVI intentara y fracasara en su intento de huir de Francia e instigar la contrarrevolución en la Huida a Varennes. Brissot compareció ante el Club de los Jacobinos, donde se había hecho famoso por su oratoria, y atacó la idea de que el rey era inviolable y estaba por encima de toda persecución. Junto con su colega Camille Desmoulins (1760-1794) y el líder revolucionario Georges Danton (1759-1794), Brissot redactó una petición para deponer al rey y convocar un referéndum público sobre la continuidad de la monarquía. Cuando 50.000 manifestantes se reunieron para firmar la petición el 17 de julio, la Guardia Nacional disparó contra ellos en la masacre del Campo de Marte.

Champ de Mars Massacre
La masacre del Campo de Marte
Unknown Artist (Public Domain)

Líder del "Partido de la Guerra"

Dos meses después de la masacre, la Asamblea Nacional Constituyente aprobó finalmente una constitución y Francia se convirtió en una monarquía constitucional. Brissot fue uno de los 745 hombres elegidos para el nuevo gobierno, la Asamblea Legislativa. Ya era una figura conocida y popular, y rápidamente se convirtió en una de las voces más influyentes de esta nueva asamblea. Al principio, se alineó con los jacobinos radicales, que compartían muchas de sus convicciones sobre la democracia y la abolición. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que él y sus partidarios se alejaran de los demás jacobinos por la cuestión de la guerra.

Desde el estallido de la Revolución, se habían ido gestando tensiones con los vecinos de Francia, muchos de los cuales se sentían amenazados por la retórica cada vez más extremista de los revolucionarios. En agosto de 1791, Austria y Prusia emitieron la Declaración de Pillnitz, una declaración conjunta que amenazaba a la Francia revolucionaria con una invasión militar en caso de que los reyes franceses sufrieran algún daño. Aunque la declaración estaba compuesta de amenazas vacías, Brissot la tomó como un desafío y empezó a recabar apoyos para una guerra preventiva.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El 14 de octubre de 1791, Brissot pronunció un discurso ante la Asamblea en el que esbozó una vasta conspiración europea para destruir el poder francés para siempre. El viejo enemigo de Francia, Austria, estaba a la cabeza de este complot y debía ser destruido antes de que lograra su objetivo. Proclamó que las naciones de Europa, esclavizadas por tiranos, nunca permitirían la existencia de una nación liberada como Francia; para asegurar los logros de la Revolución, los franceses debían embarcarse en una "cruzada universal" para llevar la Revolución más allá de sus fronteras y a todos los rincones de Europa. Solo mediante la victoria militar y la conquista se obligaría a los déspotas a aceptar este nuevo orden de libertad, igualdad y fraternidad. "Os digo", concluyó Brissot, "que debéis vengar vuestra gloria o condenaros a una eterna deshonra" (Schama, 593).

El discurso de Brissot fue bien recibido y aplaudido por diputados de todo el espectro político. En los meses siguientes, su llamamiento a las armas haría eco entre los diputados afines, a los que primero se denominó brissotinos y luego, más comúnmente, girondinos, ya que muchos de ellos procedían del departamento de Gironda, en el suroeste de Francia. Sin llegar a ser un partido político en el sentido moderno, los girondinos eran una coalición de diputados ideológicamente afines, muchos de ellos vehementes oradores que se ganaban los votos de los diputados indecisos con su encendida retórica. Entre los girondinos más destacados se encontraban Pierre Vergniaud, Madame Roland y Jérôme Pétion, aunque Brissot era considerado su cabeza visible y líder oficioso.

Pierre Vergniaud
Pierre Vergniaud
Adélaïde Labille-Guiard (Public Domain)

A finales de 1791 y principios de 1792, los girondinos, que en ese momento se habían convertido en el partido a favor de la guerra, recibieron suficiente apoyo como para dominar la Asamblea Legislativa, con el propio Brissot a cargo del vital Comité Diplomático. Sin embargo, no todos estaban de acuerdo con ellos; Maximilien Robespierre (1758-1794), la estrella ascendente del Club Jacobino, creía que la guerra pondría fin a la Revolución. Robespierre argumentaba que la guerra podía conducir fácilmente a la destrucción de Francia a manos de sus enemigos o al surgimiento de una dictadura militar desde dentro.

Robespierre y Brissot se enfrentaron con frecuencia en el Club Jacobino, ya que sus desacuerdos se convirtieron rápidamente en un odio amargo y personal. Este odio se reflejó en sus respectivas facciones; los jacobinos que se oponían a los girondinos formaron su propia facción, llamada la Montaña. Sin embargo, la Montaña no era lo bastante poderosa como para detener a los girondinos, que estaban en plena efervescencia bélica. Francia declaró la guerra a Austria el 20 de abril de 1792, dando comienzo a 23 años de guerra casi ininterrumpida.

La Gironda contra la Montaña

La declaración de guerra no hizo sino exacerbar el odio entre los Girondinos y la Montaña, una rivalidad que desembocaría en los oscuros días del Terror. Las primeras derrotas francesas en la Guerra de la Primera Coalición (1792-1797) vieron cómo un ejército prusiano comenzaba a avanzar hacia París; el miedo a un ataque radicalizó a muchos parisinos, lo que llevó a matanzas histéricas como las Masacres de Septiembre de 1792. Brissot fue culpado de la situación, y su vida fue salvada por los pelos por Georges Danton, que se resistió a las peticiones de encarcelamiento.

Brissot y sus amigos pretendían frenar el creciente radicalismo de la Revolución, pero tras el verano de 1792 se dieron cuenta de que llegaban demasiado tarde. La monarquía fue derrocada y se declaró la República, mientras la facción extremista de la Montaña crecía en poder. En octubre de 1792, Brissot y otros girondinos fueron expulsados del Club Jacobino. Esto apenas importó, ya que Brissot había creado su propia base de poder y aún gozaba de mucho apoyo dentro del nuevo gobierno provisional, la Convención Nacional. Mientras los ejércitos franceses conquistaban Bélgica a finales de 1792, Brissot instó a la expansión de la guerra y convenció con éxito a la Convención para que declarara la guerra a Gran Bretaña y a la República Holandesa en febrero de 1793. Predijo erróneamente que los sans-culottes británicos estaban a punto de rebelarse, convirtiendo así la Revolución francesa en una revolución mundial. "¡No nos calmaremos", declaró, "hasta que Europa, toda Europa, esté en llamas!". (Doyle, 201)

Paris National Guard Goes to War, September 1792
La Guardia Nacional de París va a la guerra, septiembre de 1792
Léon Cogniet (Public Domain)

Mientras Brissot predecía grandes triunfos militares, en casa los girondinos perdían terreno frente a la Montaña. A finales de 1792, los girondinos habían discutido amargamente con la Montaña sobre el destino del rey depuesto. Mientras la Montaña quería ejecutarlo sin juicio previo, los girondinos esperaban perdonarle la vida. Brissot argumentó que matarlo privaría a Francia de una valiosa baza para negociar con sus enemigos. En su lugar, propuso que se celebrara un referéndum para que toda Francia pudiera decidir el destino de Luis. Al final, se celebró un juicio y el rey fue guillotinado; el juicio y la ejecución de Luis XVI mostraron la disminución de la influencia de los girondinos.

La siguiente amarga disputa de la Gironda y la Montaña fue sobre el concepto de "federalismo", referido a la centralización del poder en París frente a la dispersión del poder por todo el país. La Montaña, cuya base de poder descansaba en los sans-culottes de clase baja de París, creía que lo mejor para la capital era lo mejor para la nación. Los Girondinos, procedentes en su mayoría de las provincias, creían que las turbas de París excluían al resto de la nación de tener voz en la política nacional. En la primavera de 1793, este debate se volvió más virulento, ya que los girondinos acusaron a la Montaña de dictadura, y la Montaña acusó a los girondinos de querer fragmentar la nación.

Caída y ejecución

Por aquel entonces, la guerra se había vuelto de nuevo en contra de Francia. La batalla de Neerwinden, el 18 de marzo de 1793, supuso una decisiva derrota francesa que llevó a los austriacos a recuperar Bélgica. Solo unas semanas después, el general francés Charles-François Dumouriez, alineado con los girondinos, desertó y se pasó al bando austriaco. En abril y mayo aumentan los ataques contra los girondinos por parte de periodistas radicales de la Montaña. Se acusa a los girondinos de ser agentes extranjeros que iniciaron la guerra para destruir Francia y que abogaban por el federalismo para dividir la república. Desmoulins publicó una condena bastante brutal contra Brissot personalmente, titulada Brissot desenmascarado, en la que alegaba que Brissot había sido en su día espía de la policía para el Antiguo Régimen. Brissot lo negó, pero las afirmaciones mancharon su reputación de manera permanente.

Era solo cuestión de tiempo que las turbas de París se involucraran. Muchos parisinos creyeron que los girondinos estaban en su contra y acudieron en masa a la Convención Nacional del 2 de junio de 1793 para exigir la detención de 22 de los principales girondinos. Había 80.000 parisinos y guardias nacionales rodeando el palacio de las Tullerías; cuando François Hanriot, comandante de la Guardia Nacional, amenazó con derribar la puerta con sus cañones. La Convención cedió y ordenó la detención de los girondinos. La caída de los girondinos de la Convención condujo al dominio de la Montaña y al período del Terror.

Execution of Brissot
Ejecución de Brissot
Bibliothèque nationale de France (Public Domain)

Brissot y sus aliados fueron puestos bajo arresto domiciliario. Muchos escaparon de París, hacia el departamento a favor de los girondinos en Normandía, desde donde comenzaron a incitar las revueltas federalistas contra el dominio jacobino. El propio Brissot fue uno de los primeros girondinos en escapar de su encarcelamiento en París. Se dirigió a Caen (Normandía), pero fue detenido en Chartres, su ciudad natal, donde lo sorprendieron viajando con papeles falsos. Enviado de vuelta a París, Brissot fue juzgado junto a 21 de sus compañeros girondinos en octubre de 1793 ante el Tribunal Revolucionario.

A estas alturas, el Terror estaba en pleno apogeo, y el juicio de los girondinos fue un mero espectáculo; no se presentó ningún documento como prueba, y no se facilitó ningún abogado a los acusados, a quienes ni siquiera se permitió hablar en su propia defensa. El 30 de octubre de 1793, los girondinos fueron declarados culpables y condenados a muerte. Al día siguiente, fueron metidos en una carreta y llevados a la guillotina, cantando La Marsellesa de manera desafiante. Brissot fue ejecutado junto a sus amigos a la edad de 39 años. Fueron enterrados uno al lado del otro en el cementerio de la Madeleine.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era Jacques-Pierre Brissot?

Jacques-Pierre Brissot fue un periodista, abolicionista y político francés que desempeñó un importante papel en la Revolución francesa. Contribuyó decisivamente a involucrar a Francia en las Guerras Revolucionarias Francesas (1792-1802) y fue líder de los girondinos moderados durante la Revolución.

¿Qué era la Sociedad de Amigos de los Negros?

La Sociedad de los Amigos de los Negros fue una sociedad abolicionista francesa fundada por Jacques-Pierre Brissot en 1788. La sociedad abogaba no solo por el fin de la trata de esclavos, sino también por la abolición total de la esclavitud y por la igualdad de derechos de las personas de color.

¿Quiénes eran los brissotinos en la Revolución francesa?

En la Revolución francesa, los brissotinos (también conocidos como girondinos) fueron un grupo político moderado que abogó por que Francia declarara la guerra a Austria, dando comienzo a las Guerras Revolucionarias Francesas. Luego, intentaron sin éxito salvar al rey Luis XVI de la ejecución y descentralizar el poder de París.

¿Por qué fue ejecutado Jacques-Pierre Brissot?

Jacques-Pierre Brissot y los girondinos cayeron del poder el 2 de junio de 1793, tras ser depuestos por una insurrección popular en París. Acusados de ser agentes extranjeros, fueron juzgados por el Tribunal Revolucionario y guillotinados el 31 de octubre de 1793.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2022, diciembre 19). Jacques-Pierre Brissot [Jacques-Pierre Brissot]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21388/jacques-pierre-brissot/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Jacques-Pierre Brissot." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 19, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-21388/jacques-pierre-brissot/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Jacques-Pierre Brissot." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 19 dic 2022. Web. 25 may 2024.

Afiliación