Legiones de la Antigüedad tardía

Artículo

Donald L. Wasson
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 10 mayo 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés

El ejército romano sufrió cambios drásticos en la Antigüedad tardía. La guerra civil y los conflictos externos llevaron a la creación de nuevas legiones, mientras que las ya existentes se dividieron o se disolvieron. Aunque aumentaron en cantidad, las legiones eran mucho más pequeñas. Los ejércitos de campaña eran de unos 1000 a 2000 efectivos, mientras que las unidades de caballería eran de unos 600.

Battle of Turin, 312 CE
Batalla de Turín, 312 d.C.
Ancient Warfare Magazine/ Karwansaray Publishers (Copyright)

Aunque las fuentes varían, a finales del siglo IV d.C. había al menos 132 legiones, además de auxiliares y diversos numerii. La Notitia Dignitatum, que data del año 395 d.C., reconoce 180 legiones. En cambio, en la época de Trajano (que reinó del 98 al 117 d.C.), cuando la extensión del Imperio romano alcanzó su máximo esplendor, las legiones solo eran unas 30. Algunas de las legiones del reinado de Trajano seguían existiendo en el siglo V d.C., aunque a menudo servían de guardias fronterizas: la II Traiana, la VII Gemina y la IV Gallica.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Antigüedad tardía

La mayoría de los historiadores sostienen que el inicio de la Antigüedad tardía es la transición del Principado al Dominio: el reinado de Diocleciano (285-305 d.C.).

Gillian Clark, en su libro La Antigüedad tardía, escribió que "la Antigüedad tardía vio la caída de Roma y la supervivencia de Roma" (1). Considera la Antigüedad tardía como un conflicto de valores y una competición por los recursos, cuyo inicio es difícil de definir. Sostiene que se podría argumentar de forma válida una serie de momentos críticos en los que la defensa de Roma se puso en entredicho. Por ejemplo, durante el reinado del emperador y filósofo romano Marco Aurelio (que reinó del 161 al 180 d.C.), en su guerra contra los bárbaros del norte; tras la muerte de Septimio Severo (que reinó del 193 al 211 d.C.) y el inicio del descontento político; o el reinado de Constantino I (del 306 al 337 d.C.), el primer emperador cristiano. Sin embargo, la mayoría de los historiadores sostienen que el inicio del conflicto se dio durante la transición del Principado al Dominio: el reinado de Diocleciano (285-305 d.C.).

El historiador Nigel Pollard, en su libro The Complete Roman Legions (Las legiones romanas completas), escribió que entre el 235 y el 293 d.C. la agitación asoló el imperio "causada por crisis interconectadas, tanto dentro del Imperio romano como en sus fronteras" (212), pero Diocleciano trajo un renacimiento. Adrian Goldsworthy, en su libro El ejército romano, coincide con Pollard y sitúa la Antigüedad tardía en la época de Diocleciano. "Fue en este contexto de debilitamiento de la autoridad central, de frecuentes estallidos de guerra civil y de graves problemas en muchas zonas fronterizas, donde se forjó el ejército de la Antigüedad tardía". (201)

Eliminar publicidad

Advertisement

Cambios bajo Diocleciano y Constantino

Tras los años de desorden durante la Crisis del Siglo III, Diocleciano fue capaz de restaurar cierta apariencia de paz y estabilidad. Reconoció que la gran extensión del imperio había dificultado su gobierno. Para corregir esta situación, creó la tetrarquía: una división del imperio en una parte oriental y otra occidental, cada una gobernada por un augusto y un césar. Viendo la necesidad de ingresos adicionales para financiar sus cambios, reorganizó el sistema fiscal. Con la reestructuración del gobierno romano y de la administración provincial se produjeron cambios similares en el ejército.

Para reducir la posibilidad de revueltas en las provincias remotas, el emperador duplicó el número de provincias de 50 a 100. Luego organizó estas nuevas provincias en doce diócesis gobernadas por vicarios, que no tenían responsabilidades militares. Esas funciones fueron asignadas a los comandantes militares. Aunque el tiempo pondría a prueba el sueño de Diocleciano, finalmente se logró la estabilidad. Pollard escribió que la tetrarquía "formalizó la división política y militar del imperio que por necesidad había caracterizado gran parte de la segunda mitad del siglo III" (212). Sin embargo, a pesar de muchos de los cambios, había un tema controvertido que seguía acosando al emperador.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Western & Eastern Roman Empire, 395 CE
Imperio romano de Occidente y Oriente, 395 d.C.
Jan van der Crabben (CC BY-NC-SA)

Aparte de las dificultades con la economía del imperio y la seguridad de las fronteras, Diocleciano estaba preocupado por el continuo crecimiento del cristianismo. A medida que aumentaban en cantidad, el problema seguía creciendo. Desde la época del emperador Nerón (qu reinó del 54 al 68 d.C.), los emperadores consideraban el cristianismo como una amenaza para los valores tradicionales de la religión romana. Los cristianos simplemente se negaron a rendir homenaje a los dioses romanos y fueron perseguidos bajo Diocleciano. Fue la conversión de Constantino al cristianismo la que puso fin a gran parte de la opresión y trajo la tolerancia.

Con una victoria contra su último oponente, Licinio, en la batalla de Crisópolis, Constantino reunió el imperio y se convirtió en el único emperador. A pesar de varios de los proyectos de construcción que instituyó, Constantino se dio cuenta de que Roma no era la ciudad que quería como capital. Estaba decayendo y ya no era un lugar práctico para una capital. Roma había perdido su importancia. El nuevo centro económico y cultural estaba en Oriente, y Constantino y sus sucesores reinarían desde una nueva capital, Constantinopla (Nueva Roma).

Eliminar publicidad

Advertisement

Amenazas externas

Asediados por los bárbaros invasores de Occidente, los romanos sufrieron una serie de derrotas desastrosas. Estas derrotas provocaron un descenso crucial de la mano de obra esencial. La cantidad de voluntarios había disminuido constantemente, por lo que se hizo necesario el reclutamiento. Para satisfacer esta pérdida, el ejército recurrió a los bárbaros (en su mayoría germanos) que se habían asentado en la frontera romana en busca de reclutas. A diferencia de los primeros tiempos del Principado, la ciudadanía romana ya no era un requisito para alistarse en el ejército. En un momento dado, se reclutaron incluso prisioneros de guerra.

Los dirigentes romanos habían permitido a los godos establecerse en tierras romanas, pero a un precio. A cambio de tierras y provisiones, debían proporcionar soldados al ejército romano. Los godos acabaron resistiendo y derrotando a los romanos en la batalla de Adrianópolis el 9 de agosto de 378 d.C. La guerra goda (376-382) siguió causando estragos en la frontera romana. Finalmente, en el año 382, el emperador Teodosio I (que reinó del 379 al 395) y los godos llegaron a un acuerdo en el que se concedían tierras a cambio de soldados para servir en el ejército romano.

Visigoth warriors
Guerreros visigodos
The Creative Assembly (CC BY-NC-SA)

El ejército romano dependía cada vez más de los bárbaros, que también podían ascender en el escalafón. Por ejemplo, la madre del gran comandante Estilicón (365-408 d.C.) era romana, pero su padre era vándalo. Con el tiempo, algunos de los reclutas bárbaros servían a las órdenes de sus propios líderes tribales. El tiempo de servicio, sin embargo, seguía siendo el mismo que en el Principado: 20-24 años.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Notitia Dignitatum y las legiones

Con el aumento de la cantidad de provincias bajo las revisiones de Diocleciano, surgieron varias legiones nuevas.

Gran parte de lo que se sabe sobre las legiones de la Antigüedad tardía procede de los 40 capítulos de la Notitia Dignitatum, una lista ilustrada de todos los oficiales militares y cívicos romanos. La llevaba un notario jefe: un primicerius notariorum. Estaba dividida en dos partes: Oriente (Oriens) y Occidente (Occidens), y proporcionaba prefectos pretorianos, los maestros de los soldados (magistri militum), los dignatarios de la corte, los gobernadores provinciales y las legiones bajo su mando.

El tamaño exacto del ejército romano durante la Antigüedad tardía varía según la fuente; sin embargo, las estimaciones oscilan entre 400.000 y 600.000. Con el aumento de la cantidad de provincias bajo las revisiones de Diocleciano, surgieron varias legiones nuevas. Algunas procedían de la escisión de legiones existentes, mientras que otras eran completamente nuevas. A principios del siglo IV d.C., había diferentes tipos de legiones:

  • Comitatenses o ejércitos de campaña
  • Limitanei o de seguridad fronteriza
  • Palatini o legiones imperiales (llamadas así por el monte Palatino y el palacio imperial de Roma)

Solo había dos docenas de legiones palatini de élite, la mayoría eran limitanei o comitatenses. Los limitanei se encargaban de las guarniciones de campo y de la seguridad fronteriza en las provincias. Una mezcla de legiones, caballería y alae, los limitanei, comandados por un dux, eran la primera línea de defensa contra una amenaza externa. No eran los campesinos-soldados como a menudo se los ha representado. Muchos de sus nombres recordaban a las antiguas legiones: III Cirenaica, XV Apollinaris y XII Fulminata. Sin embargo, había una serie de legiones nuevas que llevaban el nombre de una provincia, un emperador o un dios: I Pontica, IV Parthica, I Illyricorum, III Diocletiani, I Maximiana, IV Martia y II Herculia. Ocasionalmente, las unidades de los limitanei se adscribían a los ejércitos de campaña, recibiendo el nombre de pseudocomitatenses.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los comitatenses, o soldados de la comitiva, aunque más numerosos, no estaban vinculados a ninguna provincia en particular y se solían utilizar como reservas estratégicas móviles, que se desplazaban allí donde era necesario, y estaban a disposición del emperador. Más equipados y mejor pagados, se organizaban de forma diferente. Dos de los cinco de Oriente permanecían con el emperador bajo el mando de un magister militum, o maestro de los soldados, mientras que los tres ejércitos regionales restantes estaban estacionados en otros lugares: uno en Oriente, otro en los Balcanes (Tracia) y otro en Ilírico. Tanto los limitanei como los comitatenses disponían de escuadras navales cuando era necesario.

Late Roman Ridge Helmet
Casco romano tardío
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

La infantería y la caballería

La infantería romana seguía siendo la columna vertebral del ejército, pero su aspecto había cambiado. Mientras que un legionario romano seguía llevando armadura o una coraza hecha de malla y escamas, la lorica segmentata había desaparecido: hay pruebas de legionarios que llevaban una prenda de malla larga con mangas y capucha. Unos pocos seguían llevando el casco de estilo intercisa, y algunos tenían un casco llamado spangenhelm, una cazoleta hecha de cinco a seis segmentos separados que se sujetaban con una correa de metal. Los legionarios seguían llevando un gran escudo ovalado o redondo. El armamento incluía una lanza o jabalina, con la larga spatha sustituyendo al gladius, y llevaban pequeños dardos con peso. La caballería ligera utilizaba una jabalina y pequeños dardos. En la batalla, la infantería manejaba una catapulta móvil montada en un carro.

Utilizada con mayor énfasis que en el pasado, la caballería, al igual que la infantería, había sufrido una serie de cambios significativos. Tomando las lecciones de la antigua guerra persa y copiando el catáfrago parto, la caballería vio la llegada de los clibanarii, en los que tanto el caballo como el jinete llevaban armadura de cota de malla, y también hubo nuevas unidades de arqueros a caballo. El caballo y el jinete con armadura eran más comunes en Oriente. El grueso de la caballería restante se utilizaba principalmente para acciones de choque. Aunque los persas utilizaban elefantes y camellos, los romanos nunca tuvieron mucho éxito con ellos.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cuándo fue la Antigüedad tardía?

No hay consenso entre los expertos sobre la fecha de inicio de la Antigüedad tardía. Aunque se podría defender el reinado de Marco Aurelio (del 161 al 180 d.C.) o la muerte de Septimio Severo (que reinó del 193 al 211 d.C.) o el reinado de Constantino I (del 306 al 337 d.C.), la mayoría de los historiadores sostienen que la fue con la transición del Principado al Dominio: el reinado de Diocleciano (285-305 d.C.).

¿Cómo cambió el ejército romano en la Antigüedad tardía?

En la Antigüedad tardía, la cantidad de legiones romanas aumentó, mientras que su tamaño disminuyó. El ejército romano se apoyó cada vez más en los "bárbaros", los ejércitos se organizaron de forma diferente según su función (ejércitos de campaña frente a seguridad fronteriza), y aparecieron nuevos tipos de unidades, con diferente equipamiento.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald ha enseñado Historia Antigua, Medieval y de los Estados Unidos en el Lincoln College (Normal, Illinois) y siempre ha sido y será un estudiante de la historia, desde que aprendió sobre Alejandro Magno. Está ansioso por transmitir el conocimiento a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2022, mayo 10). Legiones de la Antigüedad tardía [Legions of Late Antiquity]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1995/legiones-de-la-antiguedad-tardia/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Legiones de la Antigüedad tardía." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 10, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1995/legiones-de-la-antiguedad-tardia/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Legiones de la Antigüedad tardía." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 10 may 2022. Web. 05 jul 2022.

Afiliación