El Origen de Satán

Artículo

Rebecca Denova
por , traducido por Roboam Dinzey Messina
Publicado el 18 febrero 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, árabe, francés, persa, portugués, turco

Satán, Satanás o el Diablo, es uno de los personajes más conocidos de las tradiciones occidentales del judaísmo, el cristianismo y el islam. Sorprendentemente, esta entidad llegó tarde al mundo antiguo. Satán, como un ser totalmente maligno, no se encuentra en ninguna parte de la Biblia hebrea (o Antiguo Testamento para los cristianos). El término evolucionó durante el apogeo del imperio persa aqueménida (comenzando c. 550 a.C.) y fue adoptado por los judíos que vivían bajo el dominio persa en ese momento. Su nombre formal, Satán, deriva del hebreo "ha-Satán". "Ha" significa "el" y "Satán" significa "opositor" o "adversario". El nombre describía su eventual función como opositor a la creación de Dios. El griego "diábolos" que pasó al español como "diablo", significaba "acusador" o "calumniador", describiendo nuevamente su papel. El concepto de Satán surgió con el tiempo y en fases.

The Devil
El Diablo
National Library of Sweden (CC BY-SA)

El Problema de la Existencia del Mal

El mal siempre ha existido. Los seres humanos se han encontrado con desastres naturales (terremotos, inundaciones), guerras con saqueos y violaciones, enfermedades, plagas y mortalidad infantil, males provocados por el hombre como asesinatos y robos y, por supuesto, la muerte. Mientras en la antigüedad se construían los primeros sistemas religiosos, la existencia del mal tuvo que ser explicada y racionalizada. Los mitos de la creación a menudo designaban a un dios supremo o un rey de los dioses, que controlaba todo, incluidos los demás dioses y la naturaleza. En esta capacidad, eran responsables tanto del bien como del mal. El término para describir esta habilidad es omnipotencia (todopoderoso). En Deuteronomio 28, Dios declara que controla tanto la prosperidad como el sufrimiento. Muchos mitos de la creación abordaron cómo y por qué surgió el mal.

Eliminar publicidad
Advertisement
LA FUNCIÓN NARRATIVA DEl relato DE ADÁN Y EVA FUE DEMOSTRAR QUE EL MAL EMPEZÓ POR LA FALTA DE LOS HUMANOS, NO POR DIOS.

El Génesis puede entenderse como una polémica contra sus vecinos, los antiguos mesopotámicos. En el mito de la creación mesopotámico, el Enuma Elish, los propios dioses son responsables del mal. Son caprichosos y caóticos, y crearon a los humanos simplemente como esclavos que les ofrecen sacrificios. El Dios de Israel se muestra como lo opuesto; nunca es caprichoso, hay un plan divino y todo lo que creó es considerado bueno. La función narrativa de la "caída" en el Jardín del Edén, el relato de Adán y Eva, fue demostrar que el mal comenzó por culpa de los humanos, no de Dios. Su desobediencia condujo a las luchas del hombre por producir alimentos y al dolor de la mujer durante el parto. Pero el castigo más severo fue la pérdida de su inmortalidad. El pecado de Adán y Eva trajo el mayor mal, la muerte. Como sus descendientes, todos estamos condenados a este destino.

Siendo humanos, la gente proyectaba sus propias experiencias sobre los dioses. Los reyes tenían cortes de nobles y consejeros. Como en la tierra, así también en los cielos. Como en cualquier corte, había funcionarios superiores e inferiores. Los superiores eran los ángeles en el judaísmo. Las deidades inferiores, daimons (en griego), eran originalmente neutrales, pero con el tiempo fueron culpados del mal.

Eliminar publicidad
Advertisement

En Génesis, Dios le habla a su corte, "los hijos de Dios", los ángeles, mientras procede a crear la tierra. Al final de la creación, tenemos un pasaje extraño en Génesis 6. Leemos que "los hijos de Dios" tuvieron relaciones sexuales con mujeres humanas, produciendo los "Nefilim", gigantes antiguos. El propósito de esta narrativa es explicar por qué Dios envió el diluvio (el mal en la tierra). Muchos panteones tenían dioses que se aparearon con mujeres, particularmente Zeus en la mitología griega. Sin embargo, la tradición israelita rechazó este comportamiento ya que esta mezcla podría conducir al gran pecado de la idolatría.

Ha-Satán y el Libro de Job

El Libro de Job (c. 600 a.C.) es el texto más antiguo que aborda el problema de la teodicea, que es un término moderno para el problema de "Si Dios es bueno, ¿por qué permite que exista el mal y el sufrimiento?" El libro comienza con los ángeles presentándose ante Dios. Entre ellos se encuentra el ángel ha-Satán (el-adversario), cuya función era viajar por el mundo colocando "obstáculos" (el significado de su nombre) frente a los humanos, obligándolos a tomar una decisión (buena o mala). En este papel, podemos decir que actúa como el fiscal de Dios. Al presentarse ante Dios, mencionó al siervo de Dios, Job, que había prosperado. Pero, por supuesto, dice que es porque Dios le concedió tanto favor a Job.

Eliminar publicidad
Advertisement

La apuesta está en marcha. Dios le dice a ha-Satán que destruya toda la prosperidad de Job, todo menos su vida. Dios está seguro de que Job no se apartará de él. Los hijos de Job mueren, sus cosechas y rebaños son destruidos y sufre enfermedades horribles. Todos los amigos de Job vienen a consolarlo y convencerlo de que debe haber pecado porque Dios es un dios de justicia. En todo momento, Job insiste en que nunca pecó; Dios lo ha castigado injustamente. Frustrado, Job le pide a Dios una explicación y una voz procedente del torbellino le advierte: "¿Dónde estabas cuando puse los cimientos de la tierra?" (Job 38: 4) En otras palabras: "¿Cómo te atreves (un simple mortal) a cuestionarme?" Job se humilla y concede las prerrogativas y el poder de Dios.

Temptation & Expulsion from Paradise, Sistine Chapel
«Tentación y expulsión del Paraíso», Capilla Sixtina
Michelangelo (Public Domain)

Ha-Satán aparece raramente en las escrituras judías. En las pocas referencias a ha-Satán, se opone a los humanos, no a Dios. En el Edén, la serpiente cumple esta función, ofreciendo una opción a Adán y Eva. En la mayoría de los libros de los Profetas, el mal es culpa del pecado humano de la idolatría. Dios todavía está en control, castigando a Israel.

Dominio Persa y Zoroastrismo

Cuando Jerusalén fue conquistada y destruida por el Imperio Neobabilónico (587 a.C.), algunos judíos fueron llevados cautivos a Babilonia. Luego, Ciro el Grande conquistó a los babilonios en 550 a.C. y estableció el Imperio Persa. El culto estatal de Persia fue el zoroastrismo, fundado por el profeta Zoroastro. El mal era visto como el polo opuesto del bien. Un ser puro y bueno, Ahura Mazda ("Señor Sabio") era la fuente de todo, y en el polo opuesto estaba el druj, el caos. Druj se personificó como Angra Mainyu ("falso", "engaño"), también conocido como Ahriman. Los cielos, la tierra y todos los humanos caen dentro de este rango polar.

Eliminar publicidad
Advertisement

Ciro permitió que los judíos regresaran a Jerusalén (539 a.C.), aunque algunos se quedaron. Se llevaron muchos elementos de la antigua religión persa y fusionaron la personificación del caos con su visión temprana de ha-Satán. Ahora solo era Satán o, en griego, diábolos, el Diablo, y los judíos comenzaron a asignar todo el mal a Satán en vez de a Dios.

Ahriman Statue Front View
Estatua de Arimán (vista frontal)
Touraj Daryaee (CC BY-NC-SA)

Los Rollos del Mar Muerto

En los escritos de la secta judía de los esenios que se estableció en Qumrán (c. 150 a.C.), tenemos nuestra primera literatura que creó un método conocido como la personificación del mal. La literatura sectaria equiparó a Satanás no solo con el mal, sino específicamente con cualquier persona o grupo que no estuviera de acuerdo con sus propios puntos de vista, incluidos otros judíos. Según sus textos, Dios había creado dos espíritus en los seres humanos: el camino de la luz y el camino de las tinieblas. Los demonios ahora estaban bajo el control de Satán, quien los envió a poseer a los que están en tinieblas para cometer el mal. Los esenios aplicaron nombres simbólicos a Satán y sus agentes; Belial ("mandria" o "sin valor" en hebreo) que liderará a los "hijos de las tinieblas" contra los de la luz en la batalla final (El Rollo de la Guerra). Al igual que con los ángeles y arcángeles en el cielo, ahora tenemos jerarquía y diferentes funciones en la corte de Satán. Beelzebú fue uno de los siete príncipes del infierno y fue derivado de un antiguo dios cananeo que era conocido por deshacerse de las moscas (portadoras de enfermedades). Así se volvió Beelzebú, Señor de las Moscas.

LA OMNIPOTENCIA DE DIOS PERMANECE INTACTA; SATÁN NO PODRÍA HACER SU OBRA SIN PERMISO DE DIOS.

Varios textos apocalípticos se encontraban entre los pergaminos de Qumrán. Los Libros de Enoc brindan más detalles sobre los "hijos de Dios". Fueron condenados por enseñar a los humanos la metalurgia y la magia, y fueron castigados con ser arrojados del cielo y encadenados al abismo (el concepto judío del Sheol, la tierra de los muertos) por la eternidad.

Eliminar publicidad
Advertisement

En otro texto, el Libro de los Jubileos, se agregó más literatura sobre el diablo. El nombre de Satán aquí es Mastema (que significa "odiado" u "hostilidad"). Aprendemos que Mastema quería ser más alto que Dios y se rebeló. Él y sus compañeros ángeles fueron arrojados al abismo sin fondo. Satán se convirtió en el ángel caído. Dios quería destruir a todos los demonios después del diluvio, pero Mastema le pidió a Dios que le permitiera tener una décima parte de ellos para seguir atormentando a los hombres porque "la maldad de los hijos de los hombres es grande" (10:8). Con el permiso de Dios, Mastema se convirtió en el tentador que fue escrito en historias anteriores. En el Libro de los Jubileos, fue Mastema a quien se le permitió probar a Abraham con el sacrificio de Isaac. En otras palabras, la omnipotencia de Dios permanece intacta; Satán no podría hacer su obra sin el permiso de Dios.

El Nuevo Testamento

En las cartas de Pablo y los evangelios, se menciona que Satán es ahora el gobernante de este mundo. Esto se expresa en una carta escrita por uno de los discípulos de Pablo:

Pónganse toda la armadura de Dios para poder mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo. Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible,
contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales. (Efesios 6:11-12).

Pablo a menudo se refería a los demonios como los agentes de Satán que interferían con su misión. Escribiendo desde prisión, Pablo explicó que no podía visitar su comunidad "porque Satanás nos lo impidió" (1 Tesalonicenses 2: 17-18). Las luchas internas de Pablo se expresaron en lo que puede entenderse como una forma de posesión: "Y para evitar que me volviera orgulloso, se me dio una espina en mi carne, un mensajero de Satanás para atormentarme..." ( 2 Corintios 12:7-9). Pablo vio esto como la habilidad de Dios de controlar a Satán para probarlo. Su frase familiar, que los creyentes ahora viven en Cristo, se refería a la protección de Cristo contra la influencia de los demonios de Satán en el universo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Temptation of Jesus
La Tentación de Jesús
Lawrence OP (CC BY-NC-ND)

El Diablo también ocupa un lugar importante en el primer evangelio, Marcos (c. 70 d.C.). Marcos utilizó un estereotipo común para describir el ministerio de Jesús, el de un exorcista carismático que predicó y realizó milagros en todo el Imperio Romano. "Carismático" (en griego, "dones") es la afirmación de que sus habilidades eran un "don de los dioses". Un exorcista era alguien que expulsaba demonios. En el siglo I, se entendía que las discapacidades físicas y mentales y las enfermedades eran debido a la posesión de demonios. Marcos enfatizó el ministerio como una batalla entre Jesús y el gobierno actual del Diablo en la tierra.

En seguida el Espíritu lo impulsó a ir al desierto, y allí fue tentado por Satanás durante cuarenta días. Estaba entre las fieras, y los ángeles le servían. (Marcos 1:12-13).

Es interesante que Marcos no tuvo que explicar el personaje de Satán; asumió que sus lectores lo conocían. Tanto Mateo como Lucas ampliaron esta escena (Mateo 4:1-11; Lucas 4:1-13). Satán, en su papel de tentador, le presentó a Jesús tres tentaciones, pero Jesús siempre conoce la respuesta correcta de las Escrituras. Es significativo que Jesús no discute la afirmación de Satán de controlar los reinos de este mundo.

Si bien los discípulos de Marcos a menudo están confusos sobre la identidad de Jesús, todos los demonios lo conocen y reconocen su superioridad. En Marcos 5:1-13, el nombre colectivo de los demonios expulsados ​​por Jesús es "Legión", que puede ser la visión no muy sutil de Marcos del ejército romano. Marcos y los demás presentaron a los oponentes de Jesús como bajo la influencia de Satán. En Lucas y Juan, Satanás "entró en Judas" para traicionar a Jesús (Lucas 22:3). La culminación de la culpa por la muerte de Jesús alcanzó su punto máximo en Juan 8:40. En el evangelio de Juan, los judíos nunca pueden alcanzar la salvación porque son hijos de su "verdadero padre, el Diablo".

LUCIFER SE VOLVIÓ EL NOMBRE MÁS POPULAR EN LA EDAD MEDIA para referirse al Diablo.

El Libro del Apocalipsis (c. 90-100 d.C.) de Juan de Patmos es una visión apocalíptica de cuando Dios intervendría en los asuntos humanos en los últimos días y castigaría a Roma por su persecución contra los cristianos. Incluyó la afirmación de que Satán estaba encadenado en los pozos del Infierno, por lo que confiaba en sus agentes para su trabajo. El agente principal se conoce como "la bestia" y el "engañador"; el término "Anticristo" no está en el Apocalipsis, sino en las tres epístolas de Juan. El engañador aparecerá como alguien bueno y reunirá un seguimiento mundial. Conocerán a sus seguidores por el signo del "666" que llevan.

En una de las visiones de Juan, hizo referencia a Isaías 14, una polémica contra el rey de Babilonia. Isaías criticó al rey que se tituló a sí mismo "lucero del amanecer" por su arrogancia de pensar que era divino: "¡Cómo has caído del cielo, estrella de la mañana, hijo del alba!" Cuando Jerónimo tradujo las escrituras hebreas al latín en el siglo IV d.C., sabía que los romanos llamaron a su estrella de la mañana (el planeta Venus) Lucifer y tradujeron el pasaje como tal. Lucifer se convirtió en el nombre más popular en la Edad Media para referirse al Diablo.

A lo largo de la mayor parte del Apocalipsis, Satán permanece encadenado en el abismo. Al final del reinado de 1000 años de Cristo en la tierra, Satán es liberado para la batalla final. La ironía se encuentra en la imagen de Cristo "como un cordero" que derrota a este monstruo de todas formas. Es arrojado al "lago de fuego", el Mar Muerto (Apocalipsis 20:1-5).

El "Descenso de Cristo a los Infiernos"

En los Hechos de los Apóstoles, Lucas afirmó que el Hades (Sheol) no podía retener al Cristo crucificado (2:27). En 1 Pedro 3, Jesús "predicó a los espíritus encarcelados que desobedecieron hace mucho tiempo" y 4:6 "el evangelio fue predicado incluso a los que ahora están muertos". En el siglo II d.C., se agregaron detalles a la historia de la muerte de Jesús para aclarar dos detalles:

  1. ¿Qué estaba haciendo Jesús en el ínterin entre el Viernes Santo y el Domingo de Pascua?
  2. ¿Cómo podría salvarse una persona justa del pasado si no tuvo la oportunidad de conocer a Jesús?

The Harrowing of Hell
El descenso de Cristo a los infiernos
Fra Angelico (Public Domain)

Mientras su cuerpo estaba en la tumba, el alma de Jesús viajó al Infierno donde luchó contra Satán por las almas de los justos. Cuando la piedra fue removida, estas almas justas vinieron con él (Adán, Noé, Moisés, Platón y Aristóteles). La idea de que Cristo "descendió a los infiernos [y] al tercer día resucitó" se incorporó en el Credo Niceno del siglo IV d.C. Para principios de la Edad Media, la historia se conocía como el Descenso de Cristo a los Infiernos.

Características de Satán y la Personificación del Mal

LOS PRIMEROS RETRATOS ICÓNICOS DE SATÁN PROVIENEN DE LA DEIDAD GRECOrROMANA DE LA FERTILIDAD, "PAN", QUE ERA MITAD HOMBRE, MITAD CABRA.

Los líderes cristianos del siglo II d.C. adoptaron el método de la personificación del mal contra judíos, mujeres, herejes y todo lo pagano. Los cultos nativos creían que los dioses residían en sus templos, pero estos eran agentes de Satán. Los primeros retratos icónicos de Satán provienen de la deidad grecorromana de la fertilidad, Pan, que era mitad hombre, mitad cabra. Así es como Satán obtuvo sus pezuñas y cuernos. Pan era famosamente representado con un falo enorme y erecto. Este apéndice se volvió común al describir a Satán. Aunque en un principio era dibujado negro, el rojo se convirtió en el color estándar por su asociación con el fuego del infierno.

También fue en el siglo II d.C. que tanto los cristianos como los judíos, (los primeros rabinos) aplicaron nuevos entendimientos a la historia de la caída. Fue entonces cuando la serpiente fue identificada por completo como el Diablo disfrazado, y Eva adquirió más notoriedad como la pecadora principal en el Edén. Con visiones misóginas de todas las mujeres, se entendió que Eva había sido seducida por la serpiente (debido a ese enorme falo), y luego sedujo a Adán. En el tratado rabínico, Génesis Rabbah, la vergüenza sexual de Eva es la razón por la que las mujeres permanecen con velo, y que la menstruación era el castigo por derramar la sangre de Adán. Tertuliano, un padre de la Iglesia del siglo II d.C., afirmó que a través de Eva todas las mujeres eran la "puerta del Diablo" y debido a Eva "incluso el hijo de Dios tenía que morir" (De Cultu Feminarum, I).

Las tradiciones religiosas de Europa (los celtas, el druidismo y los teutones) agregaron otras características. Los celtas tenían un dios cornudo del oeste, Cernunnos, similar a Pan. La hija de Loki, Hel/Hela, tenía un papel dual en la fertilidad como también en el gobierno de los muertos, y su nombre se incorporó al lugar "Hell" ("Infierno" en inglés).

Con características animales, Lucifer y sus demonios tenían la habilidad de cambiar de forma, por lo que era necesaria una vigilancia constante. Se podía engañar a Lucifer y repelerlo con señales de la cruz, agua bendita, el rosario y hostias de comunión. Basado en las relaciones feudales, surgió el concepto de un pacto al vender tu alma a Lucifer a cambio de prosperidad (la famosa historia de Fausto). Solo la intervención de María, la madre de Cristo, podía romper el pacto. Fue entonces cuando se desarrollaron los rituales de exorcismo que todavía se enseñan a ciertos sacerdotes católicos.

El poema "Inferno" de Dante Alighieri (1265-1321) describió a Satán como un monstruo de tres caras en la sección más baja del Infierno (hielo, lo más alejado de la luz), con gigantes alas de murciélago. Para Dante, el mayor pecado era la traición, y Satán consume a Bruto, Casio y, por supuesto, a Judas.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Roboam Dinzey Messina
Entusiasta en mitología general pero principalmente en los aspectos relacionados a la literatura judeo-cristiana y sus orígenes. Interesado en transmitir dichos conocimientos a la mayor cantidad de gente posible.

Sobre el autor

Rebecca Denova
Rebecca I. Denova, Ph D. es catedrática emérita de Cristianismo Primitivo en el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Pittsburgh. En julio de 2021 se publicó su libro de texto titulado «The Origins of Christianity and the New Testament» (Wiley-Blackwell).

Cita este trabajo

Estilo APA

Denova, R. (2021, febrero 18). El Origen de Satán [The Origin of Satan]. (R. D. Messina, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1685/el-origen-de-satan/

Estilo Chicago

Denova, Rebecca. "El Origen de Satán." Traducido por Roboam Dinzey Messina. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 18, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1685/el-origen-de-satan/.

Estilo MLA

Denova, Rebecca. "El Origen de Satán." Traducido por Roboam Dinzey Messina. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 feb 2021. Web. 23 abr 2024.

Afiliación