La vida diaria en la antigua Mesopotamia

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 15 abril 2014
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, griego, italiano
X

La vida cotidiana en la antigua Mesopotamia no puede describirse del mismo modo que se describiría la vida en la antigua Roma o Grecia. Mesopotamia nunca fue una civilización única y unificada, ni siquiera bajo el Imperio acadio de Sargón de Acad (el Grande, que reinó de 2334 a 2279 a.C.). La región estaba compuesta por muchas etnias y reinos que diferían significativamente entre sí.

Sin embargo, en términos generales, desde el surgimiento de las ciudades en torno al 4500 a.C. hasta la caída de Sumeria en 1750 a.C., los habitantes de las regiones de Mesopotamia vivían de forma similar. Las civilizaciones de Mesopotamia concedían un gran valor a la palabra escrita. Una vez inventada la escritura, hacia 3600-3000 a.C., los escribas parecían casi obsesionados con registrar todas las facetas de la vida de sus ciudades y, gracias a ello, los arqueólogos y estudiosos actuales tienen una idea bastante clara de cómo vivía y trabajaba la gente.

Eliminar publicidad
Advertisement

El escritor estadounidense Thornton Wilder escribió una vez: "Babilonia tuvo una vez dos millones de habitantes, y todo lo que sabemos de ellos son los nombres de los reyes y algunas copias de los contratos de trigo y las ventas de esclavos" (Nuestro pueblo). Wilder escribía ficción, por supuesto, no historia, y había mucho sobre la historia de Mesopotamia que aún se desconocía en el momento en que escribió su obra; aun así, se equivocaba sobre lo que el mundo moderno, incluso el mundo de su época, sabía sobre los pueblos de Mesopotamia. En realidad, sabemos mucho más que los nombres de los reyes y la venta de esclavos.

Población y clases sociales

La población de las antiguas ciudades mesopotámicas era muy variada. Hacia el 2300 a.C. Uruk tenía una población de 50.000 habitantes, mientras que Mari, al norte, contaba con 10.000 y Akkad con 36.000 (Modelski, 6). La población de estas ciudades se dividía en clases sociales que, como las sociedades de todas las civilizaciones a lo largo de la historia, estaban jerarquizadas. Estas clases eran: el rey y la nobleza, los sacerdotes y sacerdotisas, la clase alta, la clase baja y los esclavos.

Eliminar publicidad
Advertisement

Sumerian Votive Plaque
Lápida votiva sumeria
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Se creía que el rey de una ciudad, región o imperio tenía una relación especial con los dioses y era un intermediario entre el mundo de lo divino y el reino terrenal. La profundidad de la relación de un rey con sus dioses, y la complacencia de estos con su gobierno, se medía por el éxito del territorio que gobernaba. Era responsabilidad del rey cuidar del pueblo, mientras que el sumo sacerdote (o sacerdotisa) cuidaba del dios de una ciudad determinada. Un gran rey ampliaba su reino y hacía que la tierra fuera próspera y, al hacerlo, demostraba que los dioses le favorecían. El sacerdocio se aseguraba de que el dios estuviera al tanto de las grandes obras del rey e invocaba bendiciones.

Aunque muchas de las regiones de Mesopotamia se rebelaron repetidamente contra el gobierno de Sargón de Acad y la dinastía que fundó, este se convirtió en una figura legendaria por sus exitosas conquistas militares y la extensión de su imperio. Estos logros habrían significado que, independientemente de lo que un individuo o comunidad sintiera sobre el gobierno de Sargón, este era favorecido por los dioses a los que servía; en su caso, Inanna.

Eliminar publicidad
Advertisement

El sumo sacerdote o sacerdotisa solo servía al dios de la ciudad y se encargaba de los rituales más importantes. Los sacerdotes y sacerdotisas menores presidían los aspectos sagrados de la vida cotidiana en el complejo de templos del zigurat y oficiaban los servicios religiosos. Sabían leer y escribir y se los consideraba expertos en la interpretación de signos y presagios. También ejercían de curanderos. Los primeros médicos y dentistas de Mesopotamia fueron sacerdotisas que atendían a la gente en el patio exterior del templo.

Entre las sacerdotisas más famosas se encuentra Enheduanna (2285-2250 a.C.), hija de Sargón de Acad, que ejerció de gran sacerdotisa en Ur y es también la primera autora del mundo conocida por su nombre. Enheduanna no habría ejercido de sanadora; su jornada se habría dedicado a ocuparse de los asuntos del templo y del complejo circundante, así como a oficiar ceremonias.

Cada maestro era un escriba, y una de las disciplinas más importantes que se enseñaban en todas las escuelas mesopotámicas era la escritura.

La clase alta incluía a mercaderes que poseían sus propias empresas, escribas, tutores privados y, con el tiempo, militares de alto rango. Otras ocupaciones de la clase alta eran contables, arquitectos, astrólogos (que solían ser sacerdotes) y carpinteros de ribera. El mercader que poseía su propia empresa, y no necesitaba viajar, era un hombre de ocio que podía disfrutar de la mejor cerveza de la ciudad en compañía de sus amigos mientras era atendido por esclavos.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los escribas eran muy respetados y servían en la corte, en el templo y en las escuelas. Todo maestro era un escriba, y una de las disciplinas más importantes que se enseñaban en toda escuela mesopotámica era la escritura. Solo los niños iban a la escuela. Aunque las mujeres gozaban casi de los mismos derechos, seguían sin ser consideradas lo suficientemente inteligentes como para dominar la lectura y la escritura. Este paradigma se mantuvo incluso después de la notable carrera de Enheduanna.

Los tutores privados también gozaban de gran prestigio y las familias adineradas de las ciudades les pagaban bien para que ayudaran a sus hijos a destacarse en la escuela. Los tutores privados que no trabajaban para una escuela (que a menudo estaba dirigida por el templo) eran considerados hombres de inteligencia, virtud y carácter excepcionales. Se dedicaban por completo a los estudiantes que tenían bajo su tutela y, si tenían un cliente de altos recursos, vivían casi tan bien como él.

La clase baja estaba formada por aquellas ocupaciones que mantenían la ciudad o la región en funcionamiento: agricultores, artistas, músicos, obreros de la construcción, constructores de canales, panaderos, cesteros, carniceros, pescadores, coperos, ladrilleros, cerveceros, taberneros, prostitutas, metalúrgicos, carpinteros, perfumistas, alfareros, joyeros, orfebres, conductores de carros y, más tarde, de cuadrigas, soldados, marineros y comerciantes que trabajaban para una empresa ajena. De los anteriores, las prostitutas, los perfumistas, los joyeros y los orfebres también podían considerarse profesiones de clase alta si se daban las circunstancias adecuadas, como una habilidad excepcional o el favor de un mecenas rico o del rey.

Eliminar publicidad
Advertisement

Sin embargo, cualquier miembro de la clase baja podía ascender en la escala social. El asiriólogo Jean Bottero señala que "la ciudad de Kish no estaba gobernada por un rey, sino por una enérgica reina llamada Ku-baba, antigua tabernera, de la que no sabemos nada más" (125). En su mayor parte, las mujeres estaban relegadas a los trabajos de clase baja pero, evidentemente, podían ocupar los mismos puestos estimados que los varones. Las mujeres fueron las primeras cerveceras y taberneras y también las primeras médicas y dentistas de la antigua Mesopotamia antes de que esas ocupaciones resultaran lucrativas y fueran asumidas por los hombres.

El orden social más bajo era el de los esclavos. Uno podía convertirse en esclavo de varias maneras: como consecuencia de ser capturado en la guerra, venderse a sí mismo como esclavo para pagar una deuda, ser vendido como castigo por un crimen, ser secuestrado y vendido como esclavo en otra región, o ser vendido por un miembro de la familia para cubrir una deuda. Los esclavos no tenían un único origen étnico ni se dedicaban únicamente a trabajos manuales. Los esclavos se ocupaban de las tareas domésticas, administraban grandes haciendas, educaban a niños pequeños, cuidaban caballos, trabajaban como contables y joyeros cualificados, y podían ser empleados en cualquier función para la que su amo viera que tenían talento. Un esclavo que trabajaba diligentemente para su amo podía llegar a comprar su libertad.

Casas y mobiliario

El rey y su corte, por supuesto, vivían en el palacio y en el complejo palaciego. En las ciudades, las casas se construían a partir del centro del asentamiento, que era el templo con su zigurat. Los sacerdotes vivían en el centro de la ciudad, dentro y alrededor del complejo del templo. Los más ricos y los que ocupaban los puestos más altos de la escala social vivían más cerca del centro. El zigurat, el templo y el palacio estaban hechos de ladrillos cocidos al horno y pintados con colores brillantes, mientras que las casas de los ricos se construían con ladrillos secados al sol y las de los menos pudientes con cañas. Los esclavos vivían en las casas de sus amos o cerca de ellas, en casas de juncos. Hay que señalar, sin embargo, que estos edificios seguían considerándose casas y no eran las "chozas" que tan a menudo se imaginan. El historiador Bertman describe la construcción de estas casas:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Para construir una casa sencilla, se arrancaban las plantas altas de las marismas, se juntaban y se ataban en fardos apretados. Después de cavar agujeros en el suelo, se introducían los fardos de juncos, un fardo por agujero. Una vez rellenados los agujeros y bien apretados, se doblaban los pares de fardos enfrentados y se ataban en la parte superior, formando un arco. El resto de los fardos se unían de forma similar... Las esteras de junco se colocaban encima para cubrir el tejado o se colgaban de una abertura de la pared para hacer una puerta. (285)

Bertman continúa diciendo que, para construir una casa de ladrillo:

La arcilla de las riberas se mezclaba con paja como refuerzo y se empaquetaba en pequeños moldes de madera con forma de ladrillo, que luego se levantaban para que los ladrillos de barro pudieran secarse en el suelo bajo el sol ardiente... El ladrillo secado al sol era temporal, especialmente como consecuencia de los aguaceros anuales. La alternativa, que era el ladrillo cocido al horno, era cara debido al combustible y a la mano de obra calificada necesarios para su fabricación. Como resultado, tendía a utilizarse para las casas de reyes y dioses más que para los hogares de la gente corriente. (285-286)

La luz de la casa procedía de pequeñas lámparas alimentadas con aceite de semillas de sésamo y, a veces, de ventanas (en las casas más caras). Las ventanas se construían con rejas de madera y, como la madera era un bien escaso, las casas con ventanas eran poco comunes. El exterior de las casas de ladrillo estaba encalado ("una defensa más contra el calor radiante", como señala Bertman) y "solo había una puerta exterior, con el marco pintado de rojo brillante para mantener alejados a los malos espíritus" (286). La historiadora Karen Rhea Nemet-Nejat señala que "el propósito de una casa en el sur de Irak era proporcionar refugio de las doce horas de calor implacable, el clima de mayo a septiembre" (121). Después de septiembre llegaba la estación lluviosa, de clima más fresco, en la que las casas se calentaban quemando hojas de palmera o leña de palmera.

Ruins of Ur
Ruinas de Ur
M.Lubinski (CC BY-SA)

Los palacios, templos y casas de la clase alta disponían de ornamentados braseros para calentar las habitaciones, mientras que las clases bajas utilizaban un pozo poco profundo revestido de arcilla endurecida. Al menos en el III milenio a.C. ya se utilizaba la fontanería en interiores, con retretes en habitaciones separadas de las casas de la clase alta, los palacios y los templos. Los desagües de azulejos, construidos de forma inclinada, llevaban los residuos del edificio a un pozo negro o a un sistema de alcantarillado de tuberías de arcilla que los transportaban hasta el río.

Todas las casas de la región de Sumer, ya fueran de ricos o de pobres, necesitaban la bendición de los dioses-hermanos Kabta y Mushdamma (deidades que presidían los cimientos, los edificios, la construcción y los ladrillos) antes de que pudiera iniciarse cualquier proyecto de edificación y, una vez finalizado, se hacían ofrendas al dios de la construcción terminada, Arazu, en agradecimiento. Todas las regiones de Mesopotamia tenían alguna forma de estos mismos dioses. Sin embargo, su bendición siempre garantizaba un hogar seguro. Nemet-Nejet escribe:

Las casas antiguas, sobre todo las de ladrillo secado al sol, solían derrumbarse. Las Leyes de Hammurabi dedicaban cinco secciones a este problema, señalando en particular la responsabilidad del constructor: "Si un constructor construye una casa para un hombre, pero no hace que su obra sea sólida, y la casa que construye se derrumba y causa la muerte del cabeza de familia, ese constructor morirá. Si causa la muerte de un hijo del cabeza de familia, matarán a un hijo de ese constructor". (121)

Las casas estaban amuebladas de forma muy parecida a la actual, con sillas (que tenían patas, respaldo y, en las casas más ricas, brazos), mesas, camas y utensilios de cocina. En las casas acomodadas, las camas se hacían con un armazón de madera, se entrecruzaban con cuerdas o juncos, se cubrían con un colchón relleno de lana o pelo de cabra y tenían sábanas de lino. Estas camas solían estar talladas de forma intrincada y, en el tercer milenio, a veces estaban "recubiertas de oro, plata o cobre" y "tenían patas que a menudo terminaban en una pata o garra de buey" (Nemet-Nejet, 125). Las clases bajas, por supuesto, no podían permitirse tal lujo y dormían en esteras de paja tejida o juncos que se colocaban en el suelo. Las mesas se construían de la misma manera que se siguen construyendo hoy en día (las casas más prósperas tenían manteles y servilletas de lino), y las familias se reunían a la mesa para la cena de la misma manera que muchos lo siguen haciendo en la actualidad.

Shells Containing Cosmetic Pigments from Ur
Conchas con pigmentos cosméticos de Ur
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Familia y ocio

La familia se constituía como en la actualidad, con madre, padre, hijos y familia extensa. Tanto los hombres como las mujeres trabajaban, mientras que la vida de los niños se orientaba en función de su sexo y estatus social. Los hijos varones de las clases altas iban a la escuela, mientras que sus hermanas se quedaban en casa y aprendían las artes domésticas; los hijos de las clases bajas seguían a sus padres en el campo o en cualquier otra línea de trabajo, mientras que las hijas, al igual que las de las clases altas, emulaban el papel de su madre en su trabajo. Los juguetes con los que jugaban estos niños eran, asimismo, similares a los actuales, como los camiones de juguete y las muñecas. Bertman escribe:

Para los bebés y los niños pequeños había sonajeros de terracota, rellenos de bolitas y con los bordes apretados como una masa, con un pequeño agujero para un cordel. Para los niños, que soñaban con cazar o ser soldados, había hondas y pequeños arcos y flechas y bumeranes para lanzar. Para las niñas, que esperaban criar algún día a sus propios hijos, había muñecas y muebles en miniatura (mesas, taburetes y camas) para jugar a las casitas. Mientras tanto, barcos y carros de mano, y pequeños animales de tiro y carros, permitían a los jóvenes viajar por el mundo de su imaginación. Para más diversión, también había pelotas y aros, y un juego de saltar a la cuerda llamado así por la diosa del amor Ishtar. (298-299)

Las familias también disfrutaban con los juegos de mesa (el más popular era muy parecido al juego del parchís) y los juegos de dados. Las imágenes muestran a las familias en su tiempo libre de la misma forma que las fotografías familiares actuales. Los deportes parecen haber sido asunto de los hombres, principalmente, y los más populares eran la lucha libre y el boxeo entre las clases bajas y la caza entre la nobleza.

La comida familiar, como se ha señalado, era similar a la actual, con la gran diferencia de las formas de entretenimiento durante y después de la cena. La narración de cuentos era un aspecto importante de la cena, al igual que la música. En los hogares más pobres, un miembro de la familia tocaba un instrumento o cantaba, o contaba una historia, después de la cena; los ricos tenían esclavos para este fin o artistas profesionales. Estas personas tocaban instrumentos familiares para cualquier persona de hoy en día.

Las inscripciones e imágenes también muestran a los mesopotámicos escuchando música mientras beben cerveza, leen o se relajan en su casa o jardín.

Los mesopotámicos tenían cantantes, por supuesto, y también percusión (tambores, campanas, castañuelas, sistros y sonajas), instrumentos de viento (flautas dulces, flautas traveseras, trompas y zampoñas) e instrumentos de cuerda (la lira y el arpa). Las imágenes de toda Mesopotamia atestiguan el gran amor de este pueblo por la música y Bertman escribe:

De hecho, el amor de la reina de Ur por la música era tan grande que no podía soportar la idea de estar en el más allá sin ella; así que, con la ayuda de una poción para dormir que había en la tumba, se llevó a sus músicos reales con ella al más allá. (295)

Las inscripciones e imágenes también muestran a los mesopotámicos escuchando música mientras beben cerveza, leen o se relajan en su casa o jardín. Bertman señala que "la música era parte integrante de la vida de los antiguos mesopotámicos. Las imágenes de las placas con incrustaciones, las piedras de sello talladas y los relieves esculpidos nos transportan a un mundo sonoro. Vemos a un pastor tocando su flauta mientras su perro se sienta y escucha atentamente" (294). La música era también, al menos para los ciudadanos más ricos, parte integrante del banquete e incluso de las comidas privadas.

Alimentación y vestimenta

El principal cultivo de grano en Mesopotamia era la cebada, por lo que no es de extrañar que fueran los primeros en inventar la cerveza. La diosa de la cerveza era Ninkasi, cuyo famoso himno de alrededor del 1800 a.C. es también la receta de cerveza más antigua del mundo. Se cree que la cerveza se originó a partir del pan de cebada fermentado. Los mesopotámicos también disfrutaban de una dieta a base de frutas y verduras (manzanas, cerezas, higos, melones, albaricoques, peras, ciruelas y dátiles, así como lechugas, pepinos, zanahorias, judías, guisantes, remolachas, coles y nabos), además de pescado de los arroyos y ríos, y ganado de sus corrales (sobre todo cabras, cerdos y ovejas, ya que las vacas eran caras de mantener y demasiado valiosas para sacrificarlas para obtener carne). Esta dieta se completaba con la caza de ciervos, gacelas y aves.

También tenían gansos y patos domesticados para la producción de huevos. El erudito Jean Bottero señala que los mesopotámicos disponían de "un impresionante inventario de bienes" que componían sus comidas diarias y aromatizaban sus alimentos con aceites y productos minerales (aceite de sésamo y sal, por ejemplo) y apunta además que "todos estos ingredientes autóctonos eran tan variados que, por lo que sabemos, los mesopotámicos nunca importaron del extranjero, por así decirlo, a pesar de la intensidad y extensión geográfica de su comercio" (45-46). Junto con la cerveza (que era tan apreciada que se utilizaba para pagar los salarios de los trabajadores), el pueblo bebía vino fuerte o agua. La cerveza, sin embargo, era la bebida más popular en la antigua Mesopotamia y, debido a sus nutrientes y grosor, a menudo constituía la mayor parte de la comida del mediodía.

Mesopotamian Beer Rations Tablet
Tablilla mesopotámica de raciones de cerveza
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Los mesopotámicos se lavaban y vestían para la cena. Antes de comer nada, se ofrecían plegarias de gratitud a los dioses que habían proporcionado los alimentos. La religión era parte integrante de la vida de todos los mesopotámicos y, puesto que se centraba en el ser humano como colaborador de los dioses, las deidades del panteón mesopotámico formaban parte de la existencia cotidiana. Los dioses proveían al pueblo de todas sus necesidades y, a cambio, el pueblo trabajaba al servicio de los dioses. Bottero escribe:

Estos dioses no solo fueron los creadores del universo y de la humanidad, sino que siguieron siendo sus amos supremos y guiaron su existencia y evolución día a día. Por ello, se los consideraba promotores y garantes de todas las infinitas obligaciones (positivas y negativas) que rigen la vida humana. (248)

Todos los aspectos de la existencia mesopotámica estaban impregnados de un sentido divino, incluso la ropa que vestían. La ropa en Mesopotamia, como todo lo demás, estaba dictada por la posición social de cada uno y la reflejaba. Bertman señala:

Los arqueólogos confirman que los tejidos fueron uno de los primeros inventos humanos. Las fibras vegetales pueden haberse retorcido, cosido y trenzado [para fabricar prendas de vestir] ya en la Edad de Piedra, hace unos 25.000 años [pero] la lana parece haber sido el tipo de tela más común en Mesopotamia, junto con el lino, que se reservaba para prendas más caras. El algodón no se introdujo hasta la época de los asirios, que importaron la planta de Egipto y Sudán alrededor del año 700 a.C.; y la seda, quizá recién en la época de los romanos, que la importaron de China. (289)

Por lo general, los hombres vestían una larga túnica o faldas plisadas de piel de cabra u oveja, y las mujeres túnicas de una sola pieza de lana o lino. En las representaciones antiguas, los soldados se distinguían por llevar siempre capas con capucha sobre el uniforme. Los hombres mayores siempre vestían túnicas de una sola pieza que les llegaban hasta los tobillos, mientras que los más jóvenes parecen haber llevado o bien la túnica o bien la falda. Las mujeres siempre llevaban túnica, que no siempre eran de un solo color

Las mujeres mesopotámicas visten con muchos motivos y diseños diferentes, mientras que los hombres, salvo los reyes y los soldados y, a veces, los escribas, solían llevar túnicas de un solo color. Para el mal tiempo se utilizaban chales, capas con capucha y envoltorios, a menudo bordados y con borlas. Las niñas se vestían como sus madres y los niños como sus padres, y todos llevaban sandalias de mayor o menor diseño. En general, las sandalias de las mujeres estaban más adornadas que las de los hombres.

Tanto las mujeres como los hombres usaban cosméticos y, como escribe Bertman, "el deseo de realzar la belleza natural y el atractivo de uno mismo mediante el uso de cosméticos y perfumes está atestiguado ya en la época sumeria" (291). Hombres y mujeres se delineaban los ojos con una forma primitiva de máscara de pestañas, como hacen los egipcios, y ambos sexos utilizaban perfumes después del baño. Los perfumes se hacían "remojando plantas aromáticas en agua y mezclando su esencia con aceite" (Bertman, 291), y algunas de estas recetas llegaron a ser tan populares que se guardaban celosamente, ya que podían elevar a un perfumista desde un trabajador de clase baja hasta casi el nivel de la nobleza.

Conclusión

La vida cotidiana de los antiguos mesopotámicos no era muy diferente de la de quienes viven en esa zona en la actualidad. Al igual que los del mundo moderno, los habitantes de las antiguas regiones de Mesopotamia amaban a sus familias, trabajaban en sus empleos y disfrutaban de su tiempo libre. Los avances tecnológicos dan la impresión de que hoy en día somos mucho más sabios y muy diferentes de quienes vivieron miles de años antes que nosotros, pero los registros arqueológicos cuentan una historia diferente. Los seres humanos nunca han sido muy diferentes, tanto en lo bueno como en lo malo, de lo que somos hoy, y las necesidades y deseos básicos, así como la vida cotidiana, de los habitantes de la antigua Mesopotamia siguen un patrón fácilmente reconocible.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cuál era la estructura social en la antigua Mesopotamia?

La sociedad mesopotámica estaba rígidamente estructurada con el rey en la cúspide, seguido del clero, la clase alta, la clase baja y los esclavos.

¿Dónde vivían las distintas clases sociales en la antigua Mesopotamia?

Los reyes y reinas de la antigua Mesopotamia vivían en palacios; el clero, en el complejo del templo; la clase alta, en casas de ladrillo cocido al sol; las clases bajas, en casas de juncos; los esclavos, en las casas de sus amos o cerca de ellas, en casas de juncos.

¿Cuáles eran algunos de los trabajos en la antigua Mesopotamia?

En la antigua Mesopotamia había reyes, reinas, generales, sacerdotes, escribas, maestros, profesores particulares, arquitectos, astrólogos, comerciantes, artistas, músicos, joyeros, cesteros, panaderos, cerveceros, obreros de la construcción, trabajadores calificados y no calificados, soldados, carreteros, taberneros, cocineros, criadas, prostitutas, agricultores, conductores de carros y carros, carpinteros, metalúrgicos, ladrilleros y orfebres.

¿Cómo era la vida familiar en la antigua Mesopotamia?

En Mesopotamia, la vida familiar estaba presidida por el varón cabeza de familia. El padre, la madre y los hijos vivían en un hogar con (o cerca de) su familia extensa y toda la familia solía vivir cerca de los miembros de su clan. Tanto los padres como los hijos trabajaban en las familias de clase baja, mientras que los niños de clase alta recibían educación y las niñas de clase alta se encargaban de las tareas domésticas. Las familias disfrutaban de los cuentos, la música, los deportes y los festivales, al igual que hoy en día.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es el cofundador de World History Encyclopedia y es su director de contenido. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por muchos lugares. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía en el Marist College de Nueva York

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2014, abril 15). La vida diaria en la antigua Mesopotamia [Daily Life in Ancient Mesopotamia]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-680/la-vida-diaria-en-la-antigua-mesopotamia/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "La vida diaria en la antigua Mesopotamia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 15, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-680/la-vida-diaria-en-la-antigua-mesopotamia/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "La vida diaria en la antigua Mesopotamia." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 abr 2014. Web. 21 may 2024.

Afiliación