Invenciones griegas antiguas

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$2407 / $18000

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Edilsa Sofia Monterrey
Publicado el 20 diciembre 2017
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, griego, turco
X

A los griegos antiguos se les suele acreditar la construcción de los cimientos sobre las cuales se han construido todas las culturas occidentales y este impresionante elogio estriba de sus contribuciones innovativas a una gran variedad de actividades humanas, desde los deportes hasta la medicina, desde la arquitectura hasta la democracia.

Como ninguna otra cultura anterior ni posterior, los griegos aprendieron del pasado, adaptaron las buenas ideas con las que se toparon al encontrarse con otras culturas y desarrollaron sus propias ideas novísimas. Aquí hay sólo unas cuantas maneras en las que las invenciones griegas han contribuido de modo único a la cultura del mundo, muchas de las cuales siguen siendo utilizadas exitosamente en la actualidad:

Eliminar publicidad
Publicidad
  1. Columnas
  2. Estadios
  3. Escultura humana
  4. Democracia
  5. Sistema de jurado
  6. Aparatos mecánicos
  7. Razonamiento matemático
  8. Geometría
  9. Medicina
  10. Juegos Olímpicos
  11. Filosofía
  12. Astronomía
  13. Ciencia
  14. Teatro

Theatre of Delphi
Teatro de Delfos
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Columnas y estadios

Prácticamente cualquier ciudad en el mundo occidental de hoy día tiene ejemplos de la arquitectura griega en sus calles, especialmente en los edificios públicos más grandes y más importantes. Quizás las características más comunes inventadas por los griegos que siguen existiendo hoy día sean las columnas dóricas, jónicas y corintias que sostienen techos y adornan las fachadas de teatros, palacios de justicia y edificios gubernamentales a través del planeta. Los griegos utilizaron estos órdenes arquitectónicos principalmente para sus templos, muchos de los cuales todavía siguen en pie a pesar de terremotos, incendios y disparos de cañón (el Partenón, terminado en el año 432 a.C., es el ejemplo más grande y más famoso). La estoa arcada para proteger a los caminantes de los elementos, el gimnasio con baños y campos de entrenamiento, el teatro semicircular con asientos de filas ascendientes y el estadio rectangular flanqueado de gradas para los deportes son sólo algunas de las características de la arquitectura griega que definitivamente parecería extraño que no se hallasen en cualquier ciudad moderna.

Eliminar publicidad
Publicidad

Escultura humana en arte

Las innovaciones griegas en arte quizás puedan verse con mayor claridad en la escultura de figuras tridimensionales. Las culturas antiguas anteriores y de la misma época habían representado la figura humana de pie en una pose simple y más bien estática; de forma tal que la gente representada solía lucir tan exánime como la piedra en la que había sido esculpida. Sin embargo, los escultores griegos avanzaron palmo a palmo hacia un resultado más dinámico. En el período arcaico, la postura se torna un poco más relajada, los codos se doblan un poco más y de esta manera se sugiere tensión y movimiento. Ya para el período clásico, las estatuas han roto con todas las convenciones y se convierten en figuras sensuales, retorcidas, que parece que fueran a saltar de su peana. En lo que se refiere a escultura y arte en general, los griegos comenzaron a preocuparse por la proporción, el porte y la perfección idealizada del cuerpo humano que fue continuada por los romanos y que pasaría a influir en el arte del Renacimiento y a muchos escultores desde entonces.

Bronze Greek Athlete
Estatua en bronce de un atleta griego
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Democracia y sistema de jurado en el derecho

Una de las ideas significativas de los griegos fue que los ciudadanos comunes deberían tener el mismo peso en la toma de decisiones, no sólo sobre quién los gobernaba, sino también cómo gobernaban. Aún más importante, ese aporte debía ser directo y en persona. Por consiguiente, en algunas ciudades‑Estado griegas, de las cuales la Atenas del siglo V y IV a.C. es el ejemplo más famoso, los ciudadanos (definidos entonces como hombres libres de más de 18 años) podían participar activamente en el gobierno apersonándose a la asamblea pública para hablar, escuchar y votar en los asuntos del día. La Asamblea ateniense tenía una capacidad física de 6.000 personas y podemos imaginar que en muchos días sólo los más entusiastas de los demos (pueblo) se presentarían, pero cuando se consideraban o discutían asuntos importantes, el lugar estaba repleto. Un simple voto de mayoría ganaba el día y era calculado por votación a mano alzada.

Eliminar publicidad
Publicidad
TODOS LOS CIUDADANOS ATENIENSES PODÍAN PARTICIPAR Y DE HECHO SE ESPERABA QUE PARTICIPARAN EN EL GOBIERNO.

Además de esta ya sorprendente idea de democracia directa, todos los ciudadanos podían participar y de hecho se esperaba que participaran en el gobierno prestando servicio como magistrados, jurados y en cualquier otro puesto oficial que fueran capaces de ejercer. Por añadidura, cualquiera que fuese visto abusando de su posición pública, la cual de todos modos solía ser por un período temporal, podía ser echado a patadas de la ciudad mediante un voto secreto conocido como ostracismo.

Parte integral del aparato democrático era el sistema de jurado (la idea de que aquellos acusados de crímenes eran juzgados por sus iguales). En la actualidad, un sistema de jurado suele estar compuesto de doce personas, pero en la Atenas de la Antigüedad era la asamblea en su totalidad y cada miembro era escogido al azar por medio de una máquina conocida como el kleroterion. Este aparato dispensaba fichas al azar y si tú tenías una negra, entonces ese día te tocaba hacer servicio de jurado. El sistema aseguraba que nadie supiera quiénes serían los jurados ese día y así no podían sobornar a nadie para influir en su decisión. En un sistema considerado cuidadosamente en el que se había pensado en todo, hasta se compensaba a los jurados por sus gastos.

Kleroteria
«Kleroterion»
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Ingeniería y aparatos mecánicos

Es posible que los romanos hayan acaparado todos los elogios por ser los mejores ingenieros antiguos, pero los griegos tuvieron sus propios aparatos mecánicos, los cuales les permitieron mover pedazos masivos de mármol utilizando el polipasto, el cabrestante y la grúa para la construcción de sus inmensos templos y muros de la ciudad. Crearon túneles en las montañas, tales como el túnel de un kilómetro de largo en Samos, construido en el siglo VI a.C. La construcción de acueductos fue otra área en la que a los griegos no les faltó imaginación ni diseño y así movieron el agua hacia donde más se necesitaba; los molinos de agua, también, se usaron para aprovechar la fuerza de la naturaleza.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sin embargo, el área de mayor innovación quizás fue en la producción de aparatos mecánicos a pequeña escala. A la figura legendaria de Dédalo, arquitecto del laberinto del rey Minos de Creta, se le acredita la creación de autómatas realistas y toda clase de maravillas mecánicas. Dédalo pudo no haber existido jamás, pero las leyendas en torno a él indican el amor de los griegos por todas las cosas mágicamente mecánicas. Los dispositivos griegos de uso práctico incluían el reloj de sol portátil de Parmenión hecho con anillos (en torno al 400–330 a.C.), el reloj despertador de agua que se le acredita a Platón (en torno al 428 – en torno al 424 a.C.) que utilizaba agua que caía a través de varios recipientes de arcilla que al final hacían que la presión del aire emitiera un sonido a través de un agujero de silbato, el anemóscopo del siglo III a.C. de Timóstenes para medir la dirección del viento y el órgano hidráulico del siglo III de Ctesibio. Luego hubo el odómetro, el cual medía las distancias terrestres por medio de una rueda y engranajes, el ariete suspendido para darle más impacto al golpe cuando se derribaban las puertas de fortificaciones enemigas y el lanzallamas con fuelles de un lado y con una caldera de líquido inflamable del otro, el cual utilizarían los beocios con buenos resultados en la guerra del Peloponeso.

Bust of Pythagoras
Busto de Pitágoras de Samos
Skies (CC BY-SA)

Razonamiento matemático y geometría

Otras culturas habían mostrado un vivo interés hacia las matemáticas, pero quizás la contribución griega única fue el esfuerzo para aplicar la materia a problemas prácticos y del diario vivir. De hecho, para los griegos, la materia de matemáticas era inseparable de la filosofía, de la geometría, de la astronomía y de la ciencia en general. El gran logro en esta área fue el énfasis en el razonamiento deductivo, es decir, formar una conclusión lógica cierta basada en el razonamiento de una cadena de premisas. Tales de Mileto, por ejemplo, hizo los cálculos que le permitieron predecir con precisión el eclipse solar del 28 de mayo del año 585 a.C. y se le acredita haber calculado la altura de las pirámides basándose en la longitud de su sombra. Sin duda, el más famoso de los matemáticos griegos es Pitágoras (en torno al 571 – en torno al 497 a.C.) con su teorema geométrico que continúa llevando su nombre: «En un triángulo rectángulo, el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos.»

Medicina

SE RECONOCIÓ QUE LA DIETA, EL ESTILO DE VIDA Y LA CONSTITUCIÓN ERAN FACTORES QUE CONTRIBUÍAN A LA ENFERMEDAD.

Los griegos antiguos consideraban la enfermedad como un castigo divino, pero desde el siglo V a.C. se aplicó un método más científico y tanto el diagnóstico como la cura fueron mucho más útiles para el paciente. Los síntomas y sus curas se observaban, se sometían a prueba y se documentaban minuciosamente. Reconocieron que la dieta, el estilo de vida y la constitución eran factores que contribuían a la enfermedad. Se escribieron tratados, los más famosos fueron escritos en el siglo V-IV a.C. por el fundador de la medicina occidental, Hipócrates. Se logró conseguir una mejor comprensión del cuerpo humano. La observación de los soldados gravemente heridos mostró, por ejemplo, las diferencias entre las arterias y las venas, aunque la disección de seres humanos sólo vendría en tiempos helenísticos. Las medicinas se perfeccionaron utilizando hierbas, se supo que el apio tenía propiedades antiinflamatorias, que la clara de huevo era buena para cerrar las heridas, mientras que el opio proveía alivio al dolor o funcionaba como analgésico. Aunque es cierto que se evitaba la cirugía y que todavía circulaban muchas explicaciones disparatadas, sin mencionar que todavía había una fuerte conexión con la religión, los doctores griegos habían comenzado el largo camino de la investigación médica, la cual todavía sigue llevándose a cabo en la actualidad.

Eliminar publicidad
Publicidad

Juegos Olímpicos

Las competiciones deportivas ya se habían visto en las civilizaciones minoica y micénica de la Edad de Bronce del Egeo, pero en la Grecia arcaica fue donde nació un evento deportivo que se hizo tan popular y tan importante que hasta fue utilizado como referencia para el calendario. Los primeros Juegos Olímpicos tuvieron lugar a mediados de julio del año 776 a.C. en Olimpia, en honor del dios griego Zeus. A partir de entonces, cada cuatro años, los atletas y los espectadores a través del mundo griego se reunían para realizar verdaderas hazañas deportivas y ganar los favores de los dioses. Los últimos Juegos Olímpicos antiguos serían en el 393 d.C., después de haber hecho una increíble carrera de 293 Olimpíadas consecutivas.

Greek Wrestlers
Representación de dos luchadores griegos
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Había una tregua en todos los conflictos extensamente respetada para permitirles a los participantes y a los espectadores que viajaran con seguridad a Olimpia. Al principio había un solo evento, el stadion (una carrera a pie en el circuito del estadio de aproximadamente 192 metros) en la que algo así como 45.000 espectadores exclusivamente varones se reunían para dar vivas a sus favoritos. Con el paso de los años, el evento se hizo cada vez más grande; en el repertorio se incluyeron carreras de a pie más largas y se efectuaron nuevos eventos, tales como el lanzamiento de disco, el pugilato, el pentatlón, la lucha, la carrera de carros y hasta competiciones para heraldos y trompeteros.

Jueces especialmente entrenados supervisaban los eventos y repartían multas a cualquiera que infringía las reglas. Los ganadores recibían una corona de hojas de olivo, gloria instantánea, quizás algo de dinero en efectivo aportados por su ciudad natal y hasta inmortalidad, especialmente para los ganadores del stadion, cuyo nombre se les daba a esos juegos en particular. Los Juegos Olímpicos se revivieron en el 1896 d.C. y, por supuesto, siguen siendo exitosos aunque todavía tengan que recorrer otros mil años para igualar la longevidad de su versión antigua.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Filosofía

Los célebres pensadores griegos atacaron todas las cuestiones que siempre han intrigado a la humanidad. En los siglos V y IV a.C., figuras tales como Sócrates, Platón y Aristóteles cuestionaban y debatían incesantemente de dónde venimos, cómo hemos evolucionado, a dónde vamos y hasta si deberíamos preocuparnos de pensar sobre esto en primer lugar. Los griegos tenían una rama de filosofía para satisfacer todos los gustos, desde el tragar quina de los estoicos hasta el vivir cada minuto, vivir simple y felizmente de los epicúreos. En el siglo VI a.C., Anaximandro provee la primera referencia textual de la filosofía occidental que haya sobrevivido y consideró que el ápeiron o «infinito e indeterminado» era responsable de los elementos (así que todavía no hemos progresado mucho más desde aquella declaración).

Aristotle Bust by Lisippo
Busto de Aristóteles – obra de Lisipo
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Colectivamente, todos estos pensadores ilustran un factor común: el deseo griego de dar respuesta a todas las preguntas sin importar su dificultad. Los filósofos griegos tampoco estaban limitados a respuestas teóricas ya que muchos eran también físicos, biólogos, astrónomos y matemáticos. Quizás el método griego y la contribución que hicieron a la filosofía, en general, pueda ser resumida por Parménides y su creencia de que, como no se puede confiar en los sentidos, tenemos que aplicar nuestras mentes a traspasar el umbral de la superstición y del mito y utilizar cualquier herramienta a nuestra disposición para encontrar las respuestas que estamos buscando. Puede ser que no hayamos encontrado muchas más soluciones desde que los pensadores griegos proporcionaron las suyas, pero su espíritu ilimitado de investigación quizás sea su contribución más importante y más duradera al pensamiento occidental.

Ciencia y astronomía

Al igual que en el campo de la filosofía, los científicos griegos estaban muy interesados por encontrar soluciones que explicaran el mundo que los rodeaba. Toda clase de teorías fueron propuestas, sometidas a prueba y debatidas, hasta fueron rechazadas por muchos. Que la Tierra era un globo, que el mundo giraba alrededor del sol y no lo contrario, que la Vía Láctea estaba compuesta de estrellas, que la humanidad había evolucionado de otros animales son tan sólo algunas de las ideas que los pensadores griegos airearon para ser contempladas. Arquímedes (287-212 a.C.) descubrió el desplazamiento en su baño y gritó «¡Eureka!»; Aristóteles (384-322 a.C.) desarrolló la lógica y clasificó el mundo natural y Eratóstenes (276-195 a.C.) calculó la circunferencia del globo terráqueo a partir de las sombras producidas por objetos en dos latitudes diferentes. Nuevamente, sin embargo, lo importante no fueron los descubrimientos individuales; lo importante fue la creencia general de que todas las cosas pueden ser explicadas por medio del razonamiento deductivo y del examen minucioso de la evidencia disponible.

Greek Tragedy Mask
Máscara de la tragedia griega
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Teatro

En el siglo VI a.C., los atenienses antiguos fueron los que inventaron la representación del teatro. Quizás habiéndose originado ya sea del recital de poemas épicos a los que se les puso música o de los rituales que incluían música, danza y máscaras en honor al dios del vino Dioniso, las obras de teatro se representaban en festivales religiosos y de estos se derivaron las obras de la comedia griega. Representados por actores profesionales en teatros al aire libre construidos específicamente para este propósito, las obras de teatro griegas eran populares y gratuitas. No sólo eran una representación efímera de entretenimiento, sino que también muchas de las obras de teatro clásicas se estudiaban como parte básica del currículo de educación.

En las tragedias, la gente se quedaba absorta en los giros presentados sobre relatos familiares tomados de la mitología griega y las situaciones sin salida para los personajes heroicos pero condenados al fracaso. Puede que el elenco fuera muy limitado, pero el grupo que componía el coro añadía algo de vitalidad musical a los actos. Cuando se presentaban las comedias era divertido ver parodiados a los políticos, filósofos y extranjeros que les eran familiares; los dramaturgos se hicieron aún más ambiciosos en sus representaciones, con filas completas de bailarines y filas completas de cantantes del coro integrados al espectáculo, con vestuarios extravagantes y con efectos especiales, tales como actores colgando de cables ocultos sobre escenarios bellamente confeccionados. Como en muchos otros campos, la industria del entretenimiento de hoy día le debe mucho a los antiguos griegos.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Edilsa Sofia Monterrey
Edilsa Sofía es una antigua diplomática y educadora, especialmente interesada en las Artes y los asuntos culturales. Además de otros grados, tiene una maestría en traducción literaria.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2017, diciembre 20). Invenciones griegas antiguas [Ancient Greek Inventions]. (E. S. Monterrey, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1165/invenciones-griegas-antiguas/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Invenciones griegas antiguas." Traducido por Edilsa Sofia Monterrey. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 20, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1165/invenciones-griegas-antiguas/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Invenciones griegas antiguas." Traducido por Edilsa Sofia Monterrey. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 20 dic 2017. Web. 15 jul 2024.

Afiliación