Tales de Mileto

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por David Sanjuan
Publicado el 02 septiembre 2009
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Thales of Miletus (by Peter Paul Rubens, Copyright)
Tales de Mileto
Peter Paul Rubens (Copyright)

Tradicionalmente, Tales de Mileto (c. 585 a.C.) está considerado como el primer filósofo y matemático occidental. Nació y vivió en Mileto, una colonia griega en la costa este de lo que hoy es Turquía y que se suele considerar la cuna de la filosofía griega, dada la reputación de Tales como "el primer filósofo", título que le otorgaron escritores griegos posteriores sobre la materia.

El filósofo Aristóteles (c. 384-322 a.C.) fue el primero en referirse a Tales como "el primer filósofo" y este apelativo se dio por bueno, ya que se consideraba que normalmente todas sus afirmaciones eran ciertas. Ninguna de las obras de Tales ha llegado a nuestros días —lo que sabemos de su filosofía proviene de fragmentos suyos recogidos en pasajes de escritores posteriores—, pero existe consenso sobre su figura como precursor de lo que posteriormente se conocería como filosofía griega.

Eliminar publicidad
Advertisement

Se dice que predijo con precisión el eclipse solar del 28 de mayo de 585 a.C. y se lo consideraba un gran astrónomo, matemático, ingeniero, estadista y sabio. Tales fue, supuestamente, el primero en preguntarse: "¿Cuál es la materia básica del universo?", y, según Aristóteles, afirmó que el principio de todas las cosas era el agua, puesto que, entre otras características, puede moverse y cambiar de forma sin que cambie su esencia.

Las indagaciones de Tales sobre la naturaleza de las cosas y las primeras causas debieron de suponer un gran desafío para la religión de los antiguos griegos, ya que esta mantenía que los dioses habían creado el mundo con sus poderes sobrenaturales. No hay pruebas de que fuera perseguido por sus obras; más bien al contrario, parece que gozó de mucho prestigio.

Eliminar publicidad
Advertisement

Según los fragmentos de su obra que han sobrevivido, parece haber sido aceptado y respetado por sus contemporáneos, dado que nunca negó la existencia de los dioses; únicamente propuso un elemento primordial como origen de todas las cosas que podía interpretarse como el mismo que los dioses habían utilizado para la creación, puesto que el agua ya aparecía en la cosmogonía griega como el elemento que formaba Océano, el río que rodeaba el mundo.

Sin embargo, el enfoque pragmático y empírico de Tales, que despojaba a la creación de sus aspectos sobrenaturales para centrarse en el mundo observable, fue el comienzo de la aplicación del pensamiento racional que otros continuarían, los conocidos como filósofos presocráticos, hasta su completo desarrollo por parte de Sócrates (c. 470-399 a.C.), Platón (c. 428-438 a.C.) y Aristóteles.

Eliminar publicidad
Advertisement

Religión de la antigua Grecia

El escritor griego Hesíodo (c. siglo VIII a.C.) escribió en su Teogonía que el mundo, encarnado en la diosa Gaia, emergió de la nada en un caótico torbellino, fecundándose a sí misma y dando a luz al cielo, el dios Urano, con quien luego engendraría a los titanes, seis hombres y seis mujeres. Después, Gaia también daría luz a los cíclopes (gigantes de un solo ojo) y a los hecatónquiros (gigantes de cien manos), pero Urano no los soportaba así que los encerró en el oscuro submundo del Tártaro.

Gaia, ultrajada por el comportamiento de Urano, convenció a su hijo Cronos, uno de los titanes, de que lo matara y este así lo hizo, castrando a su padre. Luego, Cronos, preocupado porque pudiera pasarle lo mismo a él, devoró a todos los hijos que tuvo con su hermana y esposa Rea hasta el nacimiento de Zeus; cuando este nació, Rea lo escondió y le dio a Cronos en su lugar una piedra envuelta en ropas de recién nacido que este devoró. Zeus creció en una cueva en la isla de Creta y, al alcanzar la edad adulta, volvió para derrocar a su padre Cronos; le hizo vomitar a sus hermanos, luego lo mató y se declaró a sí mismo el rey de los dioses. Después de esto, Zeus y sus hermanos y hermanas crearon la humanidad y, desde el monte Olimpo, gobernaron el mundo, una especie de disco rodeado por las aguas de Océano.

En la época en la que nació Tales, las historias sobre dioses antropomórficos se habían convertido ya en una elaborada cosmovisión que creía que estos dioses interactuaban con los seres humanos constantemente, eran responsables del mantenimiento y conservación del mundo y estaban interesados en las vidas y las elecciones éticas de sus creaciones humanas. Se erigieron templos dedicados a las diversas deidades del panteón griego, surgió una clase clerical y los rituales se estandarizaron. No había, por lo tanto, ninguna razón para indagar sobre el origen del mundo, puesto que estas creencias religiosas ya lo explicaban claramente.

Eliminar publicidad
Advertisement

Tales, Babilonia y Egipto

Una de las eternas preguntas sobre el pensamiento de Tales es cómo se inspiró para desarrollarlo dado el clima intelectual en el que creció. La filosofía suele aparecer cuando la religión no consigue dar respuesta a las necesidades de la gente pero, según todas las fuentes, esta primera religión griega sí que lo hacía. Sin embargo, parece que Tales se inspiró en Babilonia para su búsqueda a través del estudio. Los babilonios tenían la antigua creencia de que el agua era el elemento primordial que subyacía en todas las formas de existencia y Tales habría adquirido de ellos esta idea.

No obstante, el académico George G. M. James sostenía que Tales desarrolló sus tesis a partir de los egipcios, con los que también habría tenido contacto. En palabras de James:

Tanto la historia como la tradición se mantienen en silencio acerca de cómo Tales llegó a sus conclusiones, excepto Aristóteles, que intenta darnos su opinión como explicación: a Tales le debió influir la observación de la humedad en los alimentos y basó sus conclusiones en una interpretación racional del mito de Océano. Sin embargo, Aristóteles lo considera una mera conjetura. (55)

James propone que Tales obtuvo la teoría del agua como primer principio de la religión egipcia, que sostenía que la Tierra surgió de los mares primigenios del caos. El dios Atum (en algunas versiones de la historia acompañado por el dios Heka, la diosa Neit u otros dioses), desde una pequeña colina conocida como Benben, creó y dio orden al mundo a partir de ese caos acuoso primigenio. James podría estar en lo cierto ya que es perfectamente posible que un joven intelectual y rico como Tales hubiera estudiado tanto en Egipto como en Babilonia o, igualmente probable, que hubiera adquirido el conocimiento de la historia de la creación egipcia de los babilonios que comerciaban regularmente con Egipto.

Eliminar publicidad
Advertisement

Parece que ningún tema escapaba al interés de Tales, pero según Aristóteles en su Metafísica, estaba interesado principalmente en el elemento primordial —aquello de lo que todo lo demás provenía— y afirmaba que este elemento era el agua. De todas formas, como se ha comentado anteriormente, la cultura de su tiempo no explica de forma apropiada cómo llegó a esa conclusión. La mayoría de los académicos occidentales rechazan la influencia egipcia o babilonia e insisten en que el pensamiento de Tales era completamente original y que tenía su origen en el antiguo paradigma griego del universo; esta visión ha conformado la interpretación habitual de los orígenes de la filosofía griega, aunque podría no ser correcta.

Aristóteles y otros acerca de Tales

Independientemente de cómo llegara a esas conclusiones, Tales mantuvo una visión pragmática sobre la creación del mundo que no tenía que estar necesariamente relacionada con los dioses. Escogió el agua como elemento primordial ya que observó que el agua se transformaba en vapor al calentarse, se convertía en fango cuando se mezclaba con la tierra y, si se enfriaba lo suficiente, se transformaba en hielo. El agua, pues, era el elemento que subyacía en la realidad observable.

Según Aristóteles y otros escritores de la Antigüedad, Tales era considerado un pensador original y su "teoría del agua" no estaba relacionada directamente con la aseveración de la mitología griega de que los dioses crearon el mundo, incluida el agua. Si bien Tales afirma, al igual que el mito griego, que el agua es la base del mundo, la teoría de Tales desestima cualquier influencia sobrenatural para este estado de cosas. Para Tales, había motivos lógicos, demostrables y prácticos por los que las cosas sucedían y los dioses no tenían ningún papel en los fenómenos observables.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Teniendo esto en cuenta, es interesante señalar que otra de las famosas afirmaciones de Tales es: "Todas las cosas están llenas de dioses". En su libro Acerca del alma, Aristóteles escribe:

También Tales, a juzgar por los registros de sus opiniones, parece suponer que, de alguna forma, el alma es la causa del movimiento, puesto que dice que una piedra de imán tiene alma, ya que provoca movimiento en el hierro. (405 a20-22)

No está claro lo que Tales quería decir exactamente con esa afirmación, pero se ha sugerido, y es probable que así sea, que al decir "dioses" simplemente se refiriera a "energía", y que, posteriormente, Aristóteles y otros filósofos reinterpretaran la afirmación de acuerdo al significado habitual de la palabra griega theoi con el significado de "dioses". Sin embargo, Tales podría haber utilizado ese término con un significado completamente nuevo.

La idea de que los "dioses" de Tales son en realidad "energía" es una interpretación moderna, pero parece probable, puesto que la filosofía de Tales es habitualmente práctica y se basa en fenómenos observables. Parece ser que tuvo cargos importantes, trabajó como ingeniero para el rey Creso de Lidia (que reinó de 560 a 547 a.C.) y era un reputado astrónomo. El académico Forrest E. Baird señala:

Como muchos otros presocráticos, Tales no era en ningún caso solamente un filósofo; también era un estadista, un astrónomo y un sabio. (8)

Se cuenta que cuando estaba al servicio de Craso permitió que el ejército lidio pudiera continuar su marcha al desviar el curso de un río. Según Heródoto:

Cuando Craso llegó al río Halis, como digo, hizo pasar a su ejército por los puentes existentes; pero según las crónicas griegas, fue Tales de Mileto quien cruzó al ejército, puesto que se afirma que Craso no sabía cómo este debía cruzar el río, ya que esos puentes todavía no existían en esa época; Tales, que estaba presente en el ejército, hizo que el río, que fluía a la izquierda del ejército, fluyera también a la derecha. Y lo hizo de esta manera: cavó un profundo canal río arriba, en forma semicircular, de forma que rodeara al ejército y fluyera hasta más abajo; al desviarse de esta forma de su antiguo cauce por el canal, y habiendo dejado atrás el campamento, debía encontrarse de nuevo con el antiguo cauce. El resultado fue que, en cuanto se bifurcó el río, este pudo vadearse por los dos lados. (Historias I.75)

Para Tales, había motivos lógicos, demostrables y prácticos por los que las cosas sucedían y los dioses no tenían ningún papel en los fenómenos observables.

Aristóteles explica la historia de cómo Tales demostró a sus contemporáneos el uso práctico de la filosofía:

Cuando le reprocharon su pobreza, como si la filosofía no tuviera ninguna utilidad, se dice que Tales, después de haber estudiado los astros y prever que habría una gran cosecha de aceitunas, acumuló un poco de capital durante el invierno y arrendó todos los molinos de aceite de Mileto y Quíos a un buen precio, puesto que no tuvo ningún competidor. Cuando llegó el momento oportuno, hubo una gran demanda por los molinos; entonces, Tales los alquiló con sus condiciones y de esta manera obtuvo grandes beneficios, demostrando así que para los filósofos es fácil hacerse ricos si así lo desean, pero que no es eso lo que les interesa. (Política, 1259a)

Algunos jóvenes intelectuales se sintieron atraídos por la aplicación práctica de la filosofía como herramienta de la razón y se convirtieron en alumnos de Tales. Con el tiempo, Tales fundó la escuela de Mileto, que hoy sería el equivalente a una escuela universitaria privada donde los jóvenes, en este caso hombres, reciben clases de retórica, de investigación y de exploración del mundo que les rodea. Si bien no hay pruebas de que Tales fuera ateo o de que divulgara el ateísmo, hay pruebas abundantes de que en sus enseñanzas la idea tradicional de los dioses no tenía cabida. Anaximandro (c. 610 - c. 546 a.C.), su discípulo más célebre, continuó con este método de investigación racional y rechazó las explicaciones teológicas tradicionales de la cultura griega, al igual que hizo después Anaxímenes (c. 546 a.C.), también de la escuela de Mileto.

Conclusión

Entre sus muchos logros, se dice que Tales identificó la Osa Menor, estudió la electricidad, desarrolló la geometría, contribuyó a la aplicación práctica de las matemáticas que más tarde desarrollaría Euclides, creó un telescopio rudimentario, determinó los solsticios y "descubrió" las estaciones, creó lo que más tarde se conocería como "filosofía natural" y se lo reconoció, junto con hombres ilustres como Solón, como uno de los Siete Sabios de Grecia, nombrados por primera vez en el Protágoras de Platón.

Se dice que murió de viejo mientras asistía a un espectáculo deportivo. Según el escritor griego Diógenes Laercio (siglo III d.C.):

El sabio Tales murió mientras presenciaba una competición de gimnasia, pues estaba agotado por el calor, la sed y la debilidad, ya que era muy viejo, y se colocó la siguiente inscripción en su tumba: "Esta tumba es pequeña, pero recuerda, la fama de Tales llega hasta el cielo". (Vida de Tales)

Si bien los filósofos posteriores no estuvieron de acuerdo con Tales en que el agua era el elemento primordial y la primera causa del universo, su obra inspiró a los que serían conocidos como "filósofos presocráticos" para buscar su propio camino y desarrollar su propio sistema filosófico, que culminaría en la visión de Sócrates, tal y como la interpretó y desarrolló su discípulo Platón, y cuyos ecos se harían sentir más allá de la Antigua Grecia para dar forma a toda la filosofía occidental e influir en sistemas filosóficos de todo el mundo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

David Sanjuan
Traductor, profesor de español y antiguo bibliotecario interesado en la historia y la divulgación.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2009, septiembre 02). Tales de Mileto [Thales of Miletus]. (D. Sanjuan, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-483/tales-de-mileto/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Tales de Mileto." Traducido por David Sanjuan. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 02, 2009. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-483/tales-de-mileto/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Tales de Mileto." Traducido por David Sanjuan. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 02 sep 2009. Web. 23 feb 2024.

Afiliación