Gilbert du Motier, marqués de La Fayette

Definición

Harrison W. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 15 diciembre 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, afrikáans, francés
Marie Joseph Paul Yves Roch Gilbert Motier, Marquis De Lafayette (by Charles Wilson Peale, Public Domain)
Marie Joseph Paul Yves Roch Gilbert Motier, marqués de Lafayette
Charles Wilson Peale (Public Domain)

Marie-Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Motier, marqués de La Fayette (1757-1834), más conocido en Estados Unidos como Lafayette, fue un aristócrata, militar y político francés. Fue una figura importante en las revoluciones estadounidense y francesa, que contribuyeron a forjar el destino de ambos países.

A los 18 años, abandonó Francia en contra de las órdenes explícitas del rey para luchar contra los británicos en la Guerra de la Independencia de Estados Unidos (1775-1783), donde ascendió rápidamente hasta convertirse en uno de los generales de mayor confianza de George Washington, al mando de las fuerzas estadounidenses en campañas importantes como la de Yorktown.

Eliminar publicidad
Advertisement

Tras regresar a Francia, su celo por los ideales republicanos lo llevó a convertirse en una figura importante tanto en la Revolución francesa (1789-1799) como en la Revolución de Julio de 1830. Fue decisivo en la redacción de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en Francia, inspirada en la Declaración de Independencia de Estados Unidos, y ayudó a conducir Francia en uno de sus períodos más difíciles. Su participación en las revoluciones de Estados Unidos y Francia le valió el apodo de "héroe de los dos mundos" (Le Héros des Deux Mondes).

Juventud

Lafayette nació el 6 de septiembre de 1757 en el Château de Chavaniac, una finca austera y con aspecto de fortaleza situada en Auvernia, a unos 500 km (300 mi) al sur de París. El diseño más bien militante del castillo familiar reflejaba perfectamente la tradición militar de la familia La Fayette, que se remonta a la fundación de la familia por un tal Pons Motier, a quien se le concedió el feudo de Villa Faya hacia el año 1000. En 1250, un La Fayette sirvió a las órdenes de Luis IX de Francia (quien reinó de 1226 a 1270) durante la Sexta Cruzada y supuestamente se apoderó de la Corona de Espinas. En 1428, Gilbert III de La Fayette, mariscal de Francia, cabalgó junto a Juana de Arco en el legendario Sitio de Orleans. El último guerrero anterior a la época de Lafayette fue su padre, quien, a los 27 años, sirvió como coronel de granaderos durante la Guerra de los Siete Años, en la que murió por un cañonazo británico en la batalla de Minden en 1759. La muerte del mayor de los Lafayette dejó a su hijo con el título de marqués, a la edad de dos años.

Eliminar publicidad
Advertisement
Cuando Lafayette se matriculó en el Collège du Plessis, estuvo expuesto a las ideas ilustradas que no hicieron sino aumentar su pasión por la libertad.

Al escuchar esas historias de gloria, Lafayette comenzó a anhelar naturalmente sus propias aventuras. Como describiría más tarde de su infancia, se creía una especie de Vercingetorix, "defendiendo las montañas de Auvernia", y más tarde escribiría de su infancia que no recordaba más que su "fervor por las historias de gloria y mis planes de viajar por el mundo en busca de fama" (Unger, 7). También desarrolló otra cualidad que no sería menos importante en su carrera: el amor por los plebeyos y la libertad. Desde muy joven cultivó su afición por los campesinos de los alrededores de Auvernia, que eran devotos de su familia desde que la tía de Lafayette les permitía cazar en sus bosques y les regalaba los excedentes de alimentos que su propia familia no necesitaba. Cuando Lafayette se matriculó en la prestigiosa escuela militar del Collège du Plessis, estuvo expuesto a las ideas ilustradas que no hicieron sino aumentar su pasión por la libertad.

En 1770, mientras Lafayette estaba en París como cadete de los prestigiosos Mosqueteros Negros, su madre y su abuela murieron con pocas semanas de diferencia, lo que le dejó una renta anual de 120.000 libras. Esta nueva riqueza, así como su elevado estatus como cadete de los Mosqueteros Negros que hacía prácticas de equitación junto a los propios nietos del rey Luis XV de Francia, lo convirtieron en uno de los solteros más codiciados de París. Por estas razones, llamó la atención del duque de Ayen, un noble influyente de la famosa familia de Noailles. D'Ayen creyó que Lafayette, de 14 años, sería la pareja ideal para su hija Adrienne, de 12 años, y comenzó a hacer los arreglos matrimoniales, con especial interés en la continuación de la educación de Lafayette. En 1774, se casaron oficialmente, y el contrato matrimonial fue firmado tanto por Luis XV (quien reinó de 1715 a 1774) como por el Delfín, que sería coronado rey Luis XVI de Francia (de 1774 a 1792) menos de un mes después. Para impulsar la carrera de su yerno, d'Ayen alistó a Lafayette en los Dragones de Noailles, de élite.

Eliminar publicidad
Advertisement

Hermione Frigate
Fragata Hermione
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La revolución en Estados Unidos

Después de que las 13 colonias estadounidenses de Gran Bretaña afirmaran su independencia, los incipientes Estados Unidos sabían que necesitaban apoyo extranjero si esperaban ganar una guerra contra una de las principales potencias del mundo. Como parte de sus esfuerzos, los diplomáticos estadounidenses en París buscaron reclutar oficiales franceses para que aceptaran comisiones en el Ejército Continental a cambio de entrenar a los soldados estadounidenses. Lafayette aprovechó la oportunidad, pero los británicos pronto descubrieron el plan y amenazaron con considerar a Francia en estado de guerra si se permitía la salida de los oficiales. El gobierno de Luis XVI emitió un decreto por el que se prohibía a los oficiales franceses aventurarse en las Américas, so pena de ser encarcelados. Lafayette, cuya condición de mosquetero y sus estrechos lazos con la corte francesa de Versalles lo hacían especialmente interesante, fue mencionado explícitamente por su nombre en el decreto del rey.

Lafayette fue enviado a Londres, donde se reunió con importantes funcionarios británicos, incluido el rey Jorge III (quien reinó de 1760 a 1820). Todavía tenía la intención de ir a América, con el deseo de "enmendar los errores de la última guerra, luchar contra los ingleses y volar en ayuda de los estadounidenses" (Auricchio, 31), y el marqués de 19 años se escabulló de Francia a bordo del barco Victoire, sin decir una palabra a su familia para no despertar sospechas. Tras un arduo viaje a través del Atlántico, pisó Charleston en junio de 1777 y se dirigió a Filadelfia para recibir su prometida comisión. Sin embargo, el Congreso se mostró reticente, ya que había visto una afluencia de oficiales extranjeros superior a la esperada, muchos de los cuales carecían de experiencia real y hablaban poco inglés. Aunque el propio Lafayette aún no había visto una batalla, consiguió ganarse al Congreso con su entusiasmo y su condición de masón, y se le otorgó el rango de general de división.

The First Meeting of Washington and Lafayette
El primer encuentro de Washington y Lafayette
Currier & Ives (Public Domain)

Fue en Filadelfia donde Lafayette conoció a George Washington (1732-1799), comandante en jefe del Ejército Continental. Lafayette quedó inmediatamente prendado del comportamiento de Washington, viendo en el aristócrata virginiano la virtud de los héroes republicanos romanos que admiraba. Cuando Washington presentó por primera vez al joven francés en el campamento del ejército estadounidense, el general expresó su vergüenza por el aspecto que su propia fuerza desaliñada debía tener ante un oficial procedente directamente del ejército francés. Lafayette respondió: "He venido a aprender, no a enseñar" (Unger, 41). Los dos hombres establecieron rápidamente un vínculo, y Lafayette encontró en Washington un amigo y una figura paterna para toda la vida.

Eliminar publicidad
Advertisement

Lafayette tuvo su primer contacto con el combate el 11 de septiembre de 1777 en la batalla de Brandywine Creek, donde fue herido en la pantorrilla izquierda mientras intentaba reunir a los soldados estadounidenses que huían. Pasó menos de dos meses recuperándose, antes de volver al campo de batalla, liderando victoriosamente a 300 soldados contra una fuerza hessiana superior en Gloucester. Siguió siendo ferozmente leal a Washington, permaneció al lado del general en Valley Forge hasta que se le ordenó organizar una invasión de Canadá, orden que se negó a aceptar si no actuaba bajo la autoridad de Washington. Aunque la invasión planeada nunca se materializó, en el invierno de 1777 Lafayette consiguió reunirse con las Seis Naciones de los iroqueses en el norte del estado de Nueva York y llegó a ganar a los oneidas para la causa estadounidense. Los oneidas quedaron tan impresionados con el joven francés que le otorgaron el nombre de Kayewla, o "temible jinete".

A medida que avanzaba la Guerra de la Independencia, Lafayette siguió desempeñando funciones cada vez más importantes, comandando divisiones en batallas significativas como las de Monmouth Court House y Newport. Se convirtió en una figura popular en los Estados Unidos, rápidamente se hizo amigo de muchos soldados, miembros del Congreso y Padres de la Patria. De vuelta a Francia, las historias de su heroísmo en América se extendieron, y fue elevado a un estatus de celebridad, especialmente después de que Francia se uniera oficialmente a la guerra como aliada de los estadounidenses en 1778.

Durante su estancia en Francia en 1779, Lafayette ayudó a organizar las fuerzas francesas que serían enviadas a América, al tiempo que planeaba una audaz invasión de Gran Bretaña, que finalmente no se produjo. En 1781, Lafayette estaba al frente de un ejército en Virginia, enzarzado en un juego del gato y el ratón con un ejército británico dirigido por Lord Cornwallis (1738-1805). Lafayette atrapó a Cornwallis en el puerto comercial de Yorktown y consiguió retenerlo allí hasta que Washington pudo llegar por tierra mientras una armada francesa bloqueaba el puerto desde el mar. Cornwallis se rindió el 19 de octubre, y este fue uno de los últimos conflictos importantes de la guerra. El Tratado de París de 1783 supuso la independencia de Estados Unidos, y Lafayette regresó a Francia.

Eliminar publicidad
Advertisement

Revolución en Francia

Lafayette trabajó para establecer vínculos franco-estadounidenses más fuertes, abogó por los derechos de los protestantes franceses y defendió la abolición de la esclavitud.

Tras reunirse con su esposa y sus tres hijos en Auvernia, Lafayette trabajó para establecer vínculos franco-estadounidenses más fuertes, abogó por los derechos de los protestantes franceses y defendió la abolición de la esclavitud. Mientras tanto, a finales de la década de 1780, Francia se encontraba en un estado de caos cada vez mayor, enfrentándose a una crisis financiera, un desempleo a gran escala y una hambruna generalizada. El malestar nacional siguió empeorando hasta que en 1789 Luis XVI se vio obligado a convocar los Estados Generales por primera vez en 175 años.

Los Estados Generales eran una asamblea legislativa y consultiva, compuesta por los tres estamentos o clases de súbditos franceses: el clero, la nobleza y los plebeyos. Cada estamento tenía un solo voto, por lo que los dos primeros estamentos, que representaban solo el diez por ciento de la población y a menudo votaban juntos, siempre podían superar al tercer estamento, que representaba el otro noventa por ciento. Para contrarrestar esta situación, Lafayette propuso que se convocara una asamblea nacional en la que cada individuo tuviera un solo voto, pero esto fue rechazado inicialmente.

Los Estados Generales se reunieron en Versalles el 5 de mayo de 1789, y Lafayette fue elegido representante del segundo estado. Aunque el tema de discusión original era la fiscalidad, la conversación se convirtió rápidamente en debates sobre la composición de los Estados, concretamente sobre el desequilibrio de poder. Después de más de un mes de deliberaciones, sin que los monárquicos consiguieran reconducir la conversación a los impuestos, el tercer estado, con cierto apoyo de miembros individuales de los otros estados, se declaró Asamblea Nacional.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

The Opening of the Estates-General
La apertura de los Estados Generales
Isidore-Stanislas Helman (Public Domain)

Invitaron a los otros estamentos a unirse a ellos, pero declararon su intención de dirigir la política nacional con o sin ellos. Los monárquicos, enfurecidos, respondieron utilizando soldados para impedir que los miembros de la Asamblea Nacional, incluido Lafayette, entraran en Versalles, lo que llevó a los miembros a jurar en la cancha de tenis real que no se disolverían hasta que se pudiera establecer una constitución.

Viendo esto como una oportunidad para llevar sus queridos ideales estadounidenses a su país natal, Lafayette se reunió con su amigo Thomas Jefferson (1743-1826), y juntos elaboraron el primer borrador de lo que sería la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. La declaración proclamaba los derechos naturales familiares a los ideales de la Ilustración, incluyendo la idea de que los hombres nacen libres e iguales, y que todos los hombres tienen los derechos inalienables a la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión. Sin embargo, mientras Lafayette terminaba de redactar el borrador, las cosas seguían empeorando en París. El 14 de julio, el mismo día en que la Asamblea Nacional se reunía para considerar la declaración como preámbulo de su nueva constitución, la Bastilla fue asaltada.

Al día siguiente, ante el caos y el desorden en las calles de París, la Asamblea Nacional nombró a Lafayette al mando de la recién creada Guardia Nacional, y le encargó el mantenimiento del orden en la ciudad. Lafayette se tomó muy en serio su nuevo papel y entrenó lo mejor posible a los hombres bajo su mando. Los equipó con escarapelas que combinaban los colores rojo y azul de la revolución con el blanco borbónico, con la esperanza de demostrar el compromiso de la Guardia tanto con el pueblo como con la corona. Este símbolo se convertiría más tarde en el tricolor de Francia.

Al mismo tiempo que reprimía la delincuencia callejera, presionaba a la Asamblea para que reorganizara el gobierno y lo convirtiera en una monarquía constitucional, lo que permitiría a Luis XVI conservar el trono, al tiempo que introducía los principios republicanos en Francia. Sin embargo, este punto intermedio le granjeó muchos enemigos; los monárquicos lo consideraban un revolucionario peligroso que intentaba derrocar la monarquía, mientras que los radicales, como los jacobinos, consideraban que no iba lo suficientemente lejos para ayudar al pueblo. Para Lafayette, mantener la ley y el orden era lo más importante, y en 1790 ayudó a organizar la Fiesta de la Federación, una fiesta multitudinaria celebrada en honor a la Revolución. En el Campo de Marte, ante 350.000 parisinos, Lafayette dirigió a la multitud en un juramento de fidelidad a la nación, a la ley y al rey. Este fue quizás el punto álgido de la popularidad de Lafayette, un momento en el que su dominio de la ciudad le llevó a escribir a un amigo: "Yo reino en París" (Auricchio, 193).

Oath of La Fayette at the Fête de la Fédération, 14 July 1790
Juramento de La Fayette en la Fiesta de la Federación, 14 de julio de 1790
Anonymous Painter from Paris (CC BY-SA)

El 20 de junio de 1791, Luis XVI y su familia escaparían de su prisión domiciliaria en las Tullerías. Aunque fueron capturados por la Guardia Nacional y escoltados de vuelta por el propio Lafayette cinco días después, el suceso hizo que muchos sospecharan del marqués, ya que fue bajo la vigilancia de los hombres de Lafayette que la familia real escapó. El líder jacobino Maximilien Robespierre (1758-1794) llegó a nombrarle traidor al pueblo. La reputación de Lafayette empeoró aún más el 17 de julio, cuando los soldados bajo su mando abrieron fuego contra una manifestación antimonárquica en el Campo de Marte, dejando varios ciudadanos franceses muertos. Tras la masacre, una turba atacó su casa e intentó dañar a Adrienne, que logró escapar. Lafayette renunció a su cargo en octubre, después de que se ratificara una constitución.

En 1792, el fervor revolucionario llevó a Francia a la guerra contra Austria y Prusia. Lafayette recibió el mando de uno de los nuevos ejércitos levantados, pero pronto empezó a recelar de su nueva posición. El poder jacobino había crecido y muchos de los nuevos soldados de la Francia revolucionaria eran jacobinos sin formación que odiaban a sus oficiales superiores. La desconfianza de Lafayette hacia los jacobinos hizo que Robespierre volviera a llamarle traidor delante de una turba, que lo quemó en efigie. Lafayette huyó a los Países Bajos austriacos, con la esperanza de conseguir un pasaje a los Estados Unidos desde allí. Sin embargo, fue interceptado por soldados austriacos y puesto bajo arresto. Los monarcas de Austria y Prusia lo consideraron un revolucionario peligroso, que debía ser encarcelado hasta que un rey restaurado de Francia pudiera emitir un juicio, por lo que fue trasladado a la prisión de Olmütz, donde pasaría el resto de la Revolución francesa. En septiembre de 1797, tras cinco años de prisión, Napoleón Bonaparte (1769-1821) negoció finalmente su liberación, y finalmente regresó a Francia.

Años posteriores

Tras su liberación, Lafayette pasó las siguientes décadas alejado del ojo público, en su casa de La Grange. Aunque su hijo, George Washington Lafayette, sirvió brevemente en el ejército de Napoleón, el propio Lafayette desaprobaba al emperador y desempeñó un escaso papel en los asuntos nacionales mientras duró el reinado de Napoleón y la Restauración borbónica que le siguió. En 1824, Lafayette fue invitado por el presidente James Monroe (1758-1831) a emprender una gran gira por los Estados Unidos para conmemorar el 50º aniversario del país. Aceptó, visitando cada uno de los 24 estados, y fue recibido con gran fanfarria y adoración en todos los lugares en los que estuvo.

Cuando regresó a Francia, París volvía a estar revuelta. El nuevo rey, Carlos X (que reinó de 1824 a 1830), pretendía restaurar una monarquía absoluta y había impuesto muchas restricciones a las libertades civiles. En julio de 1830, una nueva revolución arrasó París, y Lafayette, de 73 años, fue nombrado comandante de una restaurada Guardia Nacional. Tras la abdicación de Carlos, Lafayette apoyó a Luis Felipe (quien reinó de 1830 a 1848) como próximo rey. Desde un balcón, Lafayette entregó al nuevo rey una bandera tricolor y le encargó que defendiera la Constitución.

Lafayette murió a los 76 años el 20 de mayo de 1834. Fue enterrado junto a su esposa en el cementerio de Picpus, con tierra de Bunker Hill esparcida sobre su tumba.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Harrison W. Mark
Harrison Mark se graduó de la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego, donde estudió historia y ciencias políticas.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, H. W. (2021, diciembre 15). Gilbert du Motier, marqués de La Fayette [Gilbert du Motier, Marquis de Lafayette]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20324/gilbert-du-motier-marques-de-la-fayette/

Estilo Chicago

Mark, Harrison W.. "Gilbert du Motier, marqués de La Fayette." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 15, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20324/gilbert-du-motier-marques-de-la-fayette/.

Estilo MLA

Mark, Harrison W.. "Gilbert du Motier, marqués de La Fayette." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 dic 2021. Web. 16 abr 2024.

Afiliación