El arca de Noé

Definición

Rebecca Denova
por , traducido por Recaredo Castillo
Publicado el 21 octubre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, árabe, francés
Noah's Ark on the Mount Ararat (by Simon de Myle, Public Domain)
El arca de Noé en el monte Ararat
Simon de Myle (Public Domain)

El arca de Noé es un barco que salvó a una generación de humanos y animales cuando el Dios de Israel decidió destruir la raza humana enviando un gran diluvio sobre la Tierra. La historia comparte muchos elementos con las de civilizaciones antiguas vecinas de Israel, entre ellos el concepto de un diluvio universal ocurrido por diversas razones.

Muchas historias antiguas acerca de un diluvio trazan su origen en que uno o varios dioses envían una forma de castigo, ya sea por no sentirse respetados o porque han visto la “maldad de los hombres”. La palabra “arca” proviene del latín “arca” que significa “caja” o “cofre”. La palabra hebrea, teva, era usada también para el pequeño bote de papiro que rescató a Moisés. En este sentido, para ambos casos, sirve como “barcos de salvación” para el pueblo judío.

Eliminar publicidad
Advertisement

En el libro de Génesis, muchos de los patriarcas vivían cientos de años (Noé murió a los 950 años). No hay una explicación en el texto para este fenómeno. Pero ocurre un cambio a partir de Génesis 6-9:

Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre…

(Génesis 6:1-4)

Esos antiguos “gigantes” aparecen en los cuentos tradicionales de muchas culturas. En la tradición judía tardía, los “hijos de Dios” en esta historia fueron también fueron culpados de enseñar a los hombres el arte de la metalurgia, que los condujo a los males de las armas y el dinero (en el Libro de Enoc).

Eliminar publicidad
Advertisement

Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.

(Génesis 6:6-8)

Noé era un hombre justo, intachable entre la gente de su tiempo, y vivía fiel a Dios. Noé tenía tres hijos: Sem, Cam y Jafet.

Las instrucciones a Noé

A Noé se le dieron instrucciones específicas para la construcción del arca:

Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba.

(Génesis 6:14-16)

Aunque es solo especulación, si lo tomamos como el conocido “cúbito real” (usado en el antiguo Egipto), desde la punta del dedo medio hasta el codo, el arca tendría una longitud de aproximadamente 150 metros.

Eliminar publicidad
Advertisement

Construction of the Ark
Construcción del arca
Michael Wolgemut & Wilhelm Pleydenwurff (Public Domain)

Y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero. Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá. Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo. Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo; macho y hembra serán. De las aves según su especie, y de las bestias según su especie, de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie entrarán contigo, para que tengan vida. Y toma contigo de todo alimento que se come, y almacénalo, y servirá de sustento para ti y para ellos. Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó.

(Génesis 6:16-22)

El Génesis fue compuesto tanto gracias a la tradición oral como con la adición de material “actualizado” a lo largo de varios siglos. El consenso de los eruditos es que los primeros cinco libros de las Escrituras fueron escritos originalmente antes de c. 600 a.C., con la edición final completada durante el período del “Exilio” en Babilonia/Persia en el siglo V a.C. Como sucede con muchas otras historias en el Génesis, a menudo hay dos y a veces tres versiones de la misma historia.

Este pasaje es seguido por lo que pudo haber sido una contribución “sacerdotal” posterior, repitiendo las instrucciones, pero agregando:

De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra. También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra.

(Génesis 7:1-3)

Lo más probable es que este pasaje se haya añadido después que se hubo compuesto lo que sería el Libro de Levítico, que enumeraba las leyes dietéticas para los judíos, con ejemplos de los alimentos permitidos, los "limpios" y los "inmundos” (Levítico 11).

Eliminar publicidad
Advertisement

Sobrevivir al Diluvio universal

Cuando Dios envió el diluvio, “llovió durante cuarenta días y cuarenta noches”, y el agua permaneció sobre la tierra durante “150 días”. Cuando las aguas retrocedieron, el arca se asentó en la cumbre del monte Ararat (identificado hoy en la frontera entre Turquía y Rusia). Noé envió primero un cuervo y luego una paloma (Génesis 8:7-11). Después de siete días la paloma regresó con una rama de olivo, lo que indicaba que había algunas porciones de tierra que ya se habían secado. Noé y su familia y los animales salieron del Arca para que pudieran “multiplicarse sobre la tierra y fructificar y aumentar su número”.

View of Mount Ararat from Armenia
Vista del monte Ararat desde Armenia
James Blake Wiener (CC BY-NC-SA)

Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar. Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho. (Génesis 8:20-22)

Esta promesa se conoció como “el pacto de Dios con Noé” entendiéndose el pacto como un “contrato” entre la divinidad y los humanos:

Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos: Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra. (Génesis 9:12-13)

Los posteriores libros de los Profetas afirman que el Dios de Israel volverá a intervenir en la historia humana (en el fin de los días) para instituir su “reino en la tierra” (el concepto original del Edén). De acuerdo con este pacto se entiende que las “tribulaciones” que precederán a la intervención no incluirían otro diluvio universal ni la destrucción de todo. Puesto que incluso con el diluvio, la tierra no fue destruida.

Eliminar publicidad
Advertisement

Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra. El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados. (Génesis 9:1-2)

Esto reitera la historia de la creación en Génesis 2 cuando Dios creó a Adán y lo puso a cargo de todos los animales, aves, y plantas del Edén.

Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis. Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varón su hermano demandaré la vida del hombre. El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre. (Génesis 9:3-6)

Esta viene a ser la explicación de la institución de los sacrificios animales en el antiguo judaísmo y de la práctica judía de drenar la sangre de los animales muertos antes de comerla. También nos lleva a las leyes mosaicas y sus subsecuentes castigos.

The Drunkenness of Noah, Sistine Chapel
La embriaguez de Noé, capilla Sixtina
Michelangelo (Public Domain)

Los descendientes de Noé

Génesis 10:1-32: “Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet”. Una vez eliminados todos los demás seres humanos, el mundo necesitaba repoblarse de modo que los hijos de Noé se convirtieron en los antecesores de diferentes genealogías. Pero la extraña historia concerniente a Cam continúa siendo objeto de debate. Leímos que Noé “plantó una viña”. Todos los panteones antiguos relacionan a uno de los dioses o diosas originales introduciendo el arte de la agricultura. Por ejemplo, Ceres es la inventora de los cereales y Dionisio lo es de la viticultura.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Noé se emborrachó con el vino, perdió el conocimiento, y quedó tendido “desnudo” en su tienda.

Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera. Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre. Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, dijo: Maldito sea Canaán; Siervo de siervos será a sus hermanos. (Génesis 9:22-25)

El problema está en que maldijo a Canaán, en lugar de a Cam. Y el pecado de Cam ha sido discutido por siglos.

Las civilizaciones antiguas en la región tenían historias similares asociadas con inundaciones devastadoras.

El rabínico tardío Tárgum de Onquelos, interpretó la línea: “y lo dijo a sus dos hermanos” como que Cam se había burlado de su padre, y “que estaban afuera” equivalía a burlarse de él “en las calles”. Algunos exégetas intentan conectar esto con la legislación contra el incesto en Levítico 20, “y viere su desnudez” podría entenderse como “descubrió la desnudez” de un pariente cercano, un eufemismo para una relación sexual, sugiriendo de Cam era culpable de algún pecado sexual como la sodomía.

Una mejor comprensión de la historia podría encontrarse en los descendientes de Cam, a través de su hijo, Canaán, quien produce a Mizraim (Egipto), a la categoría antropológica de lo que se conocería como “Nilo-Hamítica” y a los canaanitas. La historia posterior del Éxodo de Egipto muestra al Dios de Israel superando a los dioses de Egipto en la historia de las Diez Plagas. En las historias de los intentos de establecerse en Canaán, la masacre de los canaanitas en el libro de Josué fue racionalizada porque “como descendientes de Cam”, eran los enemigos de Dios, “bajo la maldición”. Una mala traducción del siglo XIX, según la cual “Cam” significa “oscuro”, vino a racionalizar la institución de la esclavitud por los europeos y los estados norteamericanos del Sur.

Mitos comparables

Las antiguas civilizaciones de la región tenían historias similares asociadas a inundaciones devastadoras. El “creciente fértil”, el área entre los ríos Éufrates y Tigris, se inundaba periódicamente, lo que se arregló más tarde con la construcción de canales de regadío. El río Nilo en Egipto se inunda cada verano, algunas veces con el nivel adecuado para nutrir los cultivos, pero otras veces exagerando y destruyendo zonas de cultivo. Los científicos han intentado medir las antiguas inundaciones a lo largo de las regiones costeras del Mar Negro para determinar la frecuencia de las inundaciones. Otras culturas mundiales, como China, comparten antiguas tradiciones de diluvios universales. Muchas de las historias de inundaciones tienen relación con conceptos similares de castigos o “nuevos comienzos”.

Flood Tablet of the Epic of Gilgamesh
Tablilla sobre el diluvio de la Epopeya de Gilgamesh
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Durante la era victoriana, con la nueva ciencia de la arqueología, los europeos comenzaron a realizar excavaciones en el Medio Este. Al descubrir grandes bibliotecas de tabletas en cuneiforme, descubrieron una antigua versión de esta historia en la sumeria/mesopotámica/babilónica Epopeya de Gilgamesh (c. 1300-1000 a.C.). Gilgamesh fue un rey legendario de la ciudad sumeria de Uruk. Gilgamesh codiciaba el secreto de la inmortalidad. En el relato de unos de sus viajes incluye la historia de una gran inundación. Uno de los dioses, Enlil, envió el diluvio para castigar a los hombres por su “gran ruido” (es decir, su maldad). La Epopeya de Gilgamesh es notable por los detalles similares, no solo de la historia del diluvio, sino por las medidas en “cúbitos”, el uso de la “brea” (alquitrán) para sellar la estructura, además del envío de aves.

“Historias de grandes inundaciones” se encuentran en la Teogonía de Hesíodo (s. VIII a.C.), el Timeo de Platón (s. V a.C.), la Meteorología de Aristóteles (s. IV a.C.) y La biblioteca de Seudo-Apolodoro (50 a.C.). La versión grecorromana de una historia de un diluvio se encuentra en La Metamorfosis de Ovidio (c. 8 d.C.). Después de adoptar la forma humana para visitar la casa de Licaón, Zeus/Júpiter se indigna por la falta de piedad de Licaón, quien le sirve una comida preparada con carne humana, y decide entonces castigar a los humanos. El hijo del titán Prometeo, Deucalión (“hijo de la previsión”) y su esposa Pirra (hija de la reflexión) fueron advertidos del próximo diluvio y construyeron un barco para sobrevivir. Después se embarcaron y visitaron el templo de Temis para pedir ayuda para poblar la raza humana. Se les dijo que “dejaran el templo con la cabeza velada … y arrojaran tras de sí los huesos de la gran madre”. La pareja entendió que los “huesos” eran las piedras de “la madre tierra”. Las arrojaron tras de sí y observaron cómo los huesos se ablandaban y se convertían en seres humanos. Los animales fueron creados espontáneamente de la tierra. De manera similar a la genealogía bíblica, Deucalión y Pirra engendraron dos hijos, los que se convirtieron en los ancestros de los Eolios, los Dorios y los Aqueos.

Crítica bíblica

El análisis moderno de los libros bíblicos comenzó en los siglos XVIII y XIX con el reconocimiento de la existencia de las varias y distintas “fuentes” de las que procedían los textos bíblicos y sus ediciones a lo largo de los siglos. Al mismo tiempo, muchas de las historias bíblicas (especialmente las referidas a milagros), fueron tratadas con escepticismo respecto de su improbabilidad. Los detalles referentes al arca fueron considerados con frecuencia como imposibles, con los problemas de construir un barco de tal tamaño, recolectar a ”todos los animales de la tierra”, incluyendo los carnívoros, alimentarlos y limpiar lo que dejaban. Teológicamente, estaba el problema con Dios “arrepintiéndose de su creación”. Si el Dios de Israel era omnisciente (que lo sabe todo), ¿cómo no sabía que los humanos llegarían a cometer el mal?

Noah's Ark Representation
Representación del arca de Noé
Cimerondagert (CC BY-SA)

La búsqueda del arca de Noé

Aparentemente, la “búsqueda del Arca de Noé” habría comenzado desde la antigüedad. El historiador judío Flavio Josefo escribió:

Ahora, todos los escritores de historias bárbaras mencionan este diluvio, y el arca; entre ellos está Beroso el Caldeo. Porque cuando él describe las circunstancias del diluvio dice a continuación: “Se dice que todavía se encuentran partes de este barco en Armenia, en la montaña de los gordianos; y algunas personas recogen trozos de betún, y se los llevan, para usarlos principalmente como amuletos para protegerse del mal” (Antigüedades de los Judíos, Libro I)

El autor cristiano Eusebio (ca. 275-339 d.C.) cuenta que hay gente que busca el arca de Noé.

La actividad moderna se centra en las laderas del monte Ararat en Turquía. Otros buscan en las montañas de Armenia. El primer intento de escalar el monte Ararat lo realizó Fredrich Parrot en 1829, seguido por James Bryce en 1876. Bryce informó haber encontrado un trozo de madera de 120 cm de largo y 10 cm de ancho, con muestras de haber sido cortado con una herramienta. Como una broma del Día de los Inocentes en Nueva Zelanda, George Redd publicó una historia en 1883, contando que una avalancha en la montaña había dejado al descubierto el arca. Al ser publicada en otros varios periódicos, la historia estimuló un renovado interés en la reliquia.

En 1940, se publicó en una edición de New Eden, un folleto publicado por Floyd M. Gurley en Los Ángeles, un artículo titulado: “Se encuentra el arca de Noé”, afirmando que un aviador ruso en la Primera Guerra Mundial, Vladimir Roskovitsky, voló sobre el monte Arafat y vio los restos de un enorme naufragio en la orilla de un lago. Al parecer, se envió un informe al zar Nicolás, pero el informe fue destruido cuando el zar fue ejecutado por los bolcheviques "antirreligiosos".

Las décadas siguientes vieron llegar expediciones interesadas en el hallazgo, que interrogaron a los "guías" locales que vivían en el área, resultando que todos, supuestamente, contaron historias escuchadas de sus padres y abuelos acerca de haber visto el arca.

Varias organizaciones han declarado tener fotografías del monte Ararat obtenidas de satélites o drones comerciales, del área conocida como “anomalía Ararat”. Sin embargo, como el monte Ararat está en la frontera con Rusia, el gobierno turco se opone a otorgar permisos a los extranjeros para excavar en la región, aduciendo razones de seguridad.

El interés por encontrar el arca de Noé sigue estando vigente en las comunidades evangélicas, que buscan probar esta historia en particular, así como otras que se encuentran en el Génesis. Las organizaciones evangélicas han patrocinado varias réplicas de tamaño real del arca como parque temático (además con un zoológico), tal como uno existente en Williamstown en Kentucky.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué tan grande era el arca de Noé?

De acuerdo con algunas interpretaciones de la Biblia, el arca de Noé medía alrededor de 150 metros.

¿Para qué se construyó el arca de Noé?

El arca de Noé fue fabricada para que Noé, su familia y una selección de la fauna pudiera sobrevivir al Gran Diluvio, enviado por Dios para castigar los pecados de la humanidad.

¿Dónde tomó tierra el arca de Noé?

De acuerdo con algunas interpretaciones, el arca de Noé pudo haber tomado tierra sobre el monte Ararat, localizado en la frontera entre Turquía y Rusia. Otra alternativa es que lo haya hecho en una montaña de Armenia.

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Recaredo Castillo
Una persona sin preparación académica especial, pero que gusta de la Historia y quiere aportar con la traducción de artículos de la Enciclopedia.

Sobre el autor

Rebecca Denova
Rebecca I. Denova, Ph D. es catedrática emérita de Cristianismo Primitivo en el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Pittsburgh. En julio de 2021 se publicó su libro de texto titulado «The Origins of Christianity and the New Testament» (Wiley-Blackwell).

Cita este trabajo

Estilo APA

Denova, R. (2022, octubre 21). El arca de Noé [Noah's Ark]. (R. Castillo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19012/el-arca-de-noe/

Estilo Chicago

Denova, Rebecca. "El arca de Noé." Traducido por Recaredo Castillo. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 21, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19012/el-arca-de-noe/.

Estilo MLA

Denova, Rebecca. "El arca de Noé." Traducido por Recaredo Castillo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 21 oct 2022. Web. 22 abr 2024.

Afiliación