Jerash

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3469 / $18000

Definición

James Blake Wiener
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 18 octubre 2018
Disponible en otros idiomas: inglés, árabe, francés
X
The Oval Forum and Cardo Maximus of Gerasa (by Carole Raddato, CC BY-NC-SA)
El Foro Oval y el Cardo Máximo de Gerasa
Carole Raddato (CC BY-NC-SA)

Jerash (también conocida como Gerasa, Gerash o Gerasha) es la capital y la mayor ciudad de la gobernación de Jerash, en Jordania, pero en la antigüedad fue una de las ciudades más ricas y cosmopolitas del antiguo Oriente Próximo. Asentada por el hombre ya en el Neolítico (c. 7500-5500 a.C.) y fundada como ciudad helenística en el siglo II a.C., Jerash destaca hoy en día por sus magníficas ruinas romanas y bizantinas, que se cuentan entre las mayores y mejor conservadas del mundo. Jerash se encuentra a 48 km (30 millas) al norte de Ammán, la capital de Jordania, y a 40 km (25 millas) al sur de Irbid (Jordania). Jerash es uno de los lugares más visitados de Jordania después de la ciudad nabatea de Petra.

Geografía e historia antigua

La zona de Jerash y sus alrededores es bastante fértil y tiene acceso al agua durante todo el año gracias a un antiguo embalse. Las ruinas de Jerash se encuentran a una altitud de 500 m (1640,42), lo que proporciona a la ciudad unas vistas impresionantes de las zonas bajas circundantes, y el clima de la ciudad es relativamente templado en comparación con la cercana Ammán. Las fértiles colinas y valles que rodean Jerash han servido de sustento a los asentamientos humanos y a la población durante al menos 6500 años, y el paisaje que rodea a la ciudad en ruinas está rodeado de olivos, ciruelos, higueras, trigo, eucaliptos, diversos arbustos y cedros. Las colinas que rodean Jerash proporcionaron buenos pastos para el ganado a lo largo de la historia, y la extracción de mineral de hierro en la zona de Ajloun supuso un incentivo adicional para el asentamiento humano.

Eliminar publicidad
Publicidad
La fundación de Jerash tuvo lugar probablemente hacia el año 175-164 a.C., bajo el reinado de Antíoco IV Epífanes.

Es muy posible que existiera una pequeña guarnición macedonia en lo que hoy es Jerash, o cerca de ella, hacia el año 332 a.C., y hay algunas tradiciones que asocian el establecimiento de una colonia por parte de Alejandro Magno (que gobernó de 336 a 323 a.C.) o su general Pérdicas (c. 355-320 a.C.) en la región, pero esto no ha sido corroborado por las excavaciones arqueológicas. La fundación de Jerash, como ciudad, se produjo probablemente hacia el año 175-164 a.C. bajo el reinado de Antíoco IV Epífanes (que reinó de 175 a 164 a.C.) del Imperio seléucida. Jerash creció rápidamente durante esta época, ya que la ciudad estaba dotada de recursos naturales. Además, Jerash era el nexo de unión del comercio y las comunicaciones entre Damasco y Petra, así como de las rutas comerciales que se dirigían hacia el norte y el oeste, hacia los puertos mediterráneos de Tiro y Jope (Jaffa), en los actuales Líbano e Israel, respectivamente. Los seléucidas construyeron en Jerash templos dedicados a Zeus, Hera, Apolo, Poseidón, Artemisa y Némesis.

Tras la muerte de Antíoco VII Sidetes en el año 129 a.C. en una batalla contra los partos, Jerash cayó bajo el control de una serie de reyes guerreros que gobernaron la ciudad hasta el año 102 a.C. Los principales beneficiarios del vacío de poder tras la caída del Imperio seléucida fueron los judíos, que rápidamente establecieron su propio reino con Jerusalén como capital bajo el gobierno de la dinastía asmonea (140 a.C.-37 a.C.). El reino asmoneo alcanzó su apogeo bajo el gobierno del rey guerrero Alejandro Jannaeus, que reinó de 103 a 76 a.C., y asedió y conquistó Jerash a finales del siglo II a.C. El reino asmoneo controló Jerash hasta el año 63 a.C., y su legado duradero a la ciudad fue el establecimiento de una colonia judía, así como la facilitación de vínculos comerciales más fuertes entre Jerash y las ciudades costeras bajo control judío.

Eliminar publicidad
Publicidad

En el año 63 a.C., como resultado de la colonización de Pompeyo en Oriente, Jerash (para los romanos: Gerasa) pasó a formar parte de la Decápolis, un grupo de diez ciudades semiautónomas situadas en la provincia romana de Siria, que duró desde el año 63 a.C. hasta el 106 d.C. Cada una de estas ciudades conservaba un grado apreciable de libertad, pero dependía de Roma para su defensa y algunos asuntos eran prerrogativa del legado romano de Siria. Los romanos derrotaron a los partos en Siria en el año 38 a.C., y Jerash entró en un período de inmensa influencia nabatea en el siglo I a.C., debido a la riqueza de ciudades nabateas como Petra (en Jordania), Mada'in Saleh (en Arabia Saudí), Bosra (en Siria) y Avdat (en Israel). Los arqueólogos han descubierto monedas nabateas y arte nabateo en toda Jerash, y también hay muchas inscripciones que invocan a los dioses nabateos en Jerash. Un templo dedicado al dios nabateo Pakidas se encuentra cerca del dedicado a la diosa griega Artemisa. El historiador romano-judío Josefo menciona Jerash en el siglo I d.C. como una rica ciudad poblada por sirios y judíos. Además, Jerash aparece en el Nuevo Testamento de la Biblia como "la región de los gerasenos" (Marcos 5:1; Lucas 8:26).

Edad de oro romana y bizantina

La "Edad de Oro" de Jerash se remonta al reinado del emperador romano Trajano (98-117 d.C.), que incorporó la ciudad de Jerash a la nueva provincia romana de Arabia en el año 106 d.C. Situada muy cerca de la capital de la provincia, Bosra, Jerash se benefició de su ubicación privilegiada en los ejes de varias rutas comerciales. El propio Trajano es parcialmente responsable del auge de Jerash, ya que ordenó la construcción de nuevas carreteras, incluida la Via Nova Traijana, que conectaba Bosra con la ciudad de Ailaon, puerta del Mar Rojo, situada en el Golfo de Aqaba. La mayoría de las estructuras que se ven en Jerash datan del siglo II d.C. El emperador romano Adriano (117-138 d.C.) permaneció en Jerash durante el invierno de 129 d.C., y esta prolongada estancia se celebró con la construcción de un arco de triunfo que se conoce como "Arco de Adriano". La riqueza de Jerash permitió emprender un ambicioso programa de obras públicas, incluida la construcción de un nuevo templo de Artemisa a mediados del siglo II d.C. Se calcula que la población de Jerash era de entre 10.000 y 25.000 habitantes hacia el año 175 d.C.

Eliminar publicidad
Publicidad

Colonnaded Street, Jerash
Calle de las Columnas, Jerash
Carole Raddato (CC BY-SA)

Aunque Jerash se convirtió en una colonia romana (denominada Aurealia Antoniniana) durante el reinado del emperador Marco Aurelio Antonino (de 121 a 180 d.C.), Jerash no se libró completamente de los problemas del tumultuoso siglo III d.C. La presión de los sasánidas persas y de los palmirenses interrumpió los intercambios y el flujo comercial entre Jerash y la cuenca mediterránea. Las tribus árabes también asaltaron la zona de Jerash y sus alrededores, lo que dificultó el crecimiento económico y la construcción de nuevas estructuras. Bajo el reinado del emperador Diocleciano (que reinó de 284 a 305 d.C.), la fortuna de Jerash se restableció y hay pruebas de trabajos de reconstrucción.

Bajo el dominio del Imperio Bizantino, Jerash contaba con 15 iglesias hacia el año 600 de la era cristiana.

Jerash también floreció bajo el dominio del Imperio bizantino, pero se desconoce cuándo llegó el cristianismo a la ciudad. Jerash era la residencia de un obispado (un obispo llamado Exeresius de Jerash asistió al Concilio de Selucia en el 359 d.C.) y la ciudad contaba con 15 iglesias hacia el año 600 d.C. Muchas de estas iglesias contenían exquisitos mosaicos que posteriormente fueron dañados por los ejércitos árabes invasores, así como por los terremotos de la región. La iglesia más antigua es la catedral de Jerash, que data de finales del siglo IV d.C. La última inscripción cristiana encontrada en Jerash data del año 611 d.C. y se encuentra en la iglesia del obispo Genesios.

The North Theatre, Jerash
El Teatro del Norte, Jerash
Carole Raddato (CC BY-SA)

Mientras Jerash estuvo bajo dominio bizantino se siguieron erigiendo monumentos públicos, entre los que destacan los Baños de Flaco, construidos hacia el 454-455 d.C. y renovados en el 584 d.C. La ciudad parece haber florecido bajo el reinado del emperador Justiniano (que reinó de 527 a 565 d.C.). Se sabe que el hipódromo de Jerash siguió en uso, pero otras estructuras monumentales se convirtieron cada vez más en almacenes o se utilizaron como establos. No obstante, los bizantinos construyeron un teatro y una piscina especiales hacia el año 535 d.C. para el festival del agua de Maiumas. Es probable que los ciudadanos de Jerash conservaran un gran gusto por el esplendor incluso después de su conversión gradual al cristianismo: San Epifanio de Salamina (c. 310-403 d.C.), proporciona un relato de finales del siglo IV d.C. que menciona a los ciudadanos de Jerash conmemorando el milagro de Jesucristo en Caná con un festival especial del vino.

Eliminar publicidad
Publicidad

Historia posterior y arqueología

Los sasánidas persas capturaron, saquearon y ocuparon Jerash entre los años 614 y 630 d.C. Cuando llegaron los ejércitos árabes en el año 636, Jerash estaba tan debilitada que se rindió inmediatamente. Aunque Jerash perduró bajo el califato omeya (661-750), era una ciudad mucho más pequeña y humilde. Los ciudadanos más ricos de Jerash probablemente se trasladaron a Damasco, sede del gobierno omeya, y la ciudad sufrió mucho con su marcha. Cuando las nuevas rutas comerciales evitaron por completo la región de Jerash, la ciudad entró en un período de gran decadencia. Cuando el califato abasí (750-1258 d.C.) trasladó la capital de Damasco a Bagdad en el 750 d.C., Jerash sufrió un nuevo golpe al estar tan alejada del nuevo centro de gobierno y patrocinio. Una serie de terremotos dejó a Jerash inhabitable durante los dos primeros siglos de la Alta Edad Media. Cuando el cronista y prelado medieval Guillermo de Tiro (c. 1130-1186 d.C.) visitó Jerash, escribió que la ciudad estaba abandonada y en ruinas desde hacía tiempo.

Los restos arqueológicos de Jerash, a pesar de los estragos del tiempo, siguen estando muy bien conservados, y se han realizado frecuentes excavaciones en la ciudad desde las décadas de 1920 y 1930 d.C. Todavía queda mucho por excavar y desenterrar, y la importancia de Jerash está empezando a comprenderse y apreciarse mejor.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

James Blake Wiener
James es un escritor y antiguo profesor de Historia. Tiene una maestría en Historia Mundial con un interés particular en el intercambio intercultural y la historia mundial. Es cofundador de World History Encyclopedia y anteriormente fue su director de comunicaciones.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wiener, J. B. (2018, octubre 18). Jerash [Jerash]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17478/jerash/

Estilo Chicago

Wiener, James Blake. "Jerash." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación octubre 18, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-17478/jerash/.

Estilo MLA

Wiener, James Blake. "Jerash." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 oct 2018. Web. 23 jul 2024.

Afiliación