El Neolítico

Definición

Cristian Violatti
por , traducido por Antonio Elduque
Publicado el 02 abril 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, italiano, griego
Barnhouse Settlement (by Martin McCarthy (Tumulus), CC BY-SA)
Asentamiento de Barnhouse
Martin McCarthy (Tumulus) (CC BY-SA)

El término Neolítico se refiere a la última etapa de la Edad de Piedra, nombre acuñado por académicos a finales del siglo XIX que cubre tres etapas distintas: Paleolítico, Mesolítico y Neolítico. Este último se caracteriza por su arquitectura megalítica, la difusión de las prácticas agrícolas y el uso de herramientas de piedra pulidas.

Cronología

El término Neolítico o Nueva Edad de Piedra se utiliza especialmente vinculado a la agricultura, porque es el período en el que se introdujeron el cultivo de cereales y la domesticación de animales. Como la agricultura se desarrolló en distintos momentos en diferentes regiones del mundo, no existe una fecha única para marcar el comienzo del Neolítico. En el Oriente Próximo, la agricultura se desarrolló hacia el 9000 a. C., en el sudeste de Europa hacia el 7000 a. C., y posteriormente en otras regiones. Incluso dentro de una región específica, el desarrollo de la agricultura se produjo en momentos diferentes. Por ejemplo, en el sudeste de Europa apareció por primera vez hacia el 7000 a. C., en el centro de Europa hacia el 5500 a. C., y en el norte hacia el 4000 a. C. En Asia oriental, el Neolítico va desde el 6000 hasta el 2000 a. C.

Eliminar publicidad

Advertisement

El desarrollo de la cultura neolítica parece haber sido un cambio gradual más que repentino.

La cerámica es otro elemento que hace problemático el poner una fecha al Neolítico. En algunas regiones, su aparición se considera un símbolo del Neolítico, pero esta noción hace que dicho término sea aún más ambiguo, ya que el uso de la cerámica no siempre tiene lugar luego de la agricultura: en Japón aparece antes, mientras que la agricultura del Oriente Próximo precede a la producción de cerámica.

Todos esos factores hacen que el punto de partida del Neolítico sea difuso. Hay que recordar que el origen del término se sitúa en un sistema de clasificación de finales del siglo XIX (detallado anteriormente) y debemos tener en cuenta sus limitaciones.

Eliminar publicidad

Advertisement

¿Una revolución?

Para reflejar el profundo impacto que tuvo la agricultura sobre la población humana, el arqueólogo australiano Gordon Childe popularizó el término “Revolución neolítica” en la década de 1940. Sin embargo, actualmente se cree que en el pasado se exageró el impacto de la innovación agrícola: el desarrollo de la cultura neolítica parece haber sido un cambio gradual más que repentino. Además, antes de que apareciera la agricultura, hay evidencias arqueológicas de que normalmente hubo un período de vida seminómada, en el que las sociedades preagrícolas podrían haber tenido una red de lugares de acampada y vivir en localidades diferentes, de acuerdo con la respuesta de los recursos a las variaciones estacionales. A veces, uno de esos lugares podría haber sido adoptado como campamento base; el grupo podía pasar allí la mayor parte del tiempo, a lo largo del año, explotando los recursos locales, incluyendo plantas salvajes: es un paso más cercano a la agricultura, que no es totalmente incompatible con la búsqueda de alimentos, como medio de vida. Eso significa que un grupo podía llevar a cabo actividades de cazador-recolector durante parte del año, y agrícolas en el resto, quizás a pequeña escala. Más que una revolución, el registro arqueológico sugiere que la adopción de la agricultura es el resultado de cambios pequeños y graduales.

Obsidian Tools
Herramientas de obsidiana
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

La agricultura se desarrolló de manera independiente en varias regiones. Desde su origen, la pauta dominante en esas regiones separadas es la difusión de las economías agrícolas y la reducción de las actividades de caza y recolección, hasta el punto de que, hoy en día, las economías de caza sólo persisten en áreas marginales en las que los cultivos son imposibles, como las regiones árticas heladas, áreas densamente forestales, o desiertos áridos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La agricultura introdujo cambios fundamentales que afectaron la organización de la sociedad humana y su uso de la tierra, lo que implicó la deforestación, el cultivo de raíces alimenticias y de cereales que se pueden almacenar por períodos prolongados, junto con el desarrollo de nuevas tecnologías de cultivo y pastoreo como el arado, los sistemas de irrigación, etc. Una agricultura más intensiva implica más comida disponible para más gente, más aldeas y una transición hacia una organización política y social más compleja. Conforme crece la densidad de la población de las aldeas, estas se transforman gradualmente en pueblos y finalmente en ciudades.

Desarrollos durante el Neolítico

Al adoptar un estilo de vida sedentaria, los grupos del Neolítico aumentaron su consciencia de la territorialidad. Durante el período de 9600 a 6900 a. C., en el Oriente Próximo, hubo también innovaciones en puntas de flecha, aunque no se detectaron cambios importantes en los animales cazados. Sin embargo, se encontraron esqueletos humanos con puntas de flecha incrustadas y, también hacia esas fechas, asentamientos como el de Jericó, rodeados por murallas masivas y fosos. Parece que la evidencia de ese período es un testimonio de conflictos intercomunales, no muy distantes de la guerra organizada. También hubo innovaciones adicionales en la producción de herramientas de piedra adoptadas de forma general por muchos grupos de localizaciones distantes, lo que evidencia la existencia de redes importantes de intercambio e interacción cultural.

Eliminar publicidad

Advertisement

Neolithic Variscite Necklace
Collar neolítico de variscita
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La vida en asentamientos permanentes trajo consigo nuevas formas de organización social. Al hacerse más eficientes las estrategias de subsistencia en las comunidades neolíticas, creció la población de los diversos asentamientos. A partir de trabajos antropológicos, sabemos que, cuanto más grande es el grupo, la sociedad se vuelve menos igualitaria y más jerárquica. Aumentó la importancia social de los miembros de la comunidad implicados en la gestión y el reparto de los recursos alimentarios. Las evidencias arqueológicas han mostrado que, durante el Neolítico temprano, las viviendas no tenían instalaciones individuales de almacenamiento; tanto el almacenamiento como las actividades vinculadas a la preparación de la comida para su almacenaje se gestionaban a nivel de la aldea. En el sitio de Jarf el Ahmar, al norte de Siria, hay una gran estructura subterránea que se utilizaba como almacén comunitario. Esa construcción ocupa un lugar céntrico entre las viviendas y también hay evidencias de que se llevaban a cabo diversos rituales allí.

Hacia el final de la era neolítica se introdujo la metalurgia del cobre, que marca un período de transición hacia la edad del bronce.

Otro sitio arqueológico en el norte de Siria llamado Tell Abu Hureyra muestra evidencias de la transición de la búsqueda al cultivo de alimentos: fue un proceso gradual que se prolongó por varios siglos. Los primeros habitantes del sitio cazaban gacelas, onagros y reses salvajes. Posteriormente, se aprecian evidencias de cambio: se redujo el consumo de gacela y creció el de oveja (salvaje al principio, y domesticada al final). El pastoreo pasó a ser la fuente principal de carne, y la caza de gacelas se convirtió en una actividad marginal. Los restos humanos muestran un mayor desgaste dental en todos los adultos, que es un reflejo de la preponderancia de cereales en la dieta. Es interesante el hecho de que, una vez introducida la cerámica, descendieron las tasas de desgaste dental, pero aumentó la frecuencia de dientes en mal estado, lo que sugiere que los alimentos cocinados hechos a base de harina molida a la piedra fueron reemplazados de forma mayoritaria por platos como las gachas de avena, que se hervían en ollas.

El fin del Neolítico

Hacia el final de la era neolítica se introdujo la metalurgia del cobre, que marca un período de transición hacia la Edad del Bronce, a veces denominada Calcolítico o Eneolítico. El bronce es una aleación de cobre y zinc, más dura que el cobre, con mejores propiedades de fundición y un punto de fusión inferior. El bronce se puede utilizar para fabricar armas, algo que no era posible con el cobre, que no es lo suficientemente duro para soportar las condiciones del combate. Con el tiempo, el bronce pasó a ser el principal material de herramientas y armas, y buena parte de la tecnología de la piedra quedó obsoleta, lo que marcó el final del Neolítico y, por tanto, de la Edad de Piedra.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Antonio Elduque
Soy doctor en Química y trabajo en el sector biomédico. También licenciado en Humanidades, especialmente aficionado a la Historia. Me gusta traducir porque obliga a una lectura lenta y cuidadosa, buscando el sentido del texto más que el significado de las palabras.

Sobre el autor

Cristian Violatti
Cristian es orador público y escritor independiente con gran pasión por el pasado del ser humano. Inspirado por las inestimables lecciones de historia, su objetivo es estimular las ideas y provocar la curiosidad intelectual de su público.

Cita este trabajo

Estilo APA

Violatti, C. (2018, abril 02). El Neolítico [Neolithic Period]. (A. Elduque, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-57/el-neolitico/

Estilo Chicago

Violatti, Cristian. "El Neolítico." Traducido por Antonio Elduque. World History Encyclopedia. Última modificación abril 02, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-57/el-neolitico/.

Estilo MLA

Violatti, Cristian. "El Neolítico." Traducido por Antonio Elduque. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 02 abr 2018. Web. 07 dic 2022.

Afiliación