Pablo el Apóstol

Definición

Rebecca Denova
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 11 diciembre 2013
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Paul the Apostle (by RomanZ, CC BY-NC-SA)
Pablo el Apóstol
RomanZ (CC BY-NC-SA)

Pablo fue un seguidor de Jesucristo que se convirtió al cristianismo en el camino de Damasco tras perseguir a los propios seguidores de la comunidad a la que se unió. Sin embargo, como veremos, es mejor describir a Pablo como uno de los fundadores de la religión más que como un converso a ella. Los estudiosos atribuyen a Pablo siete libros del Nuevo Testamento; fue un influyente maestro y un misionero en gran parte de Asia Menor y la actual Grecia.

Fundador del cristianismo

En el último siglo, los estudiosos han llegado a apreciar a Pablo como el verdadero fundador del movimiento religioso que se convertiría en el cristianismo. Pablo era un judío de la diáspora, miembro del partido de los fariseos, que experimentó una revelación de Jesús resucitado. Después de esta experiencia, viajó por todo el Imperio Romano de Oriente, difundiendo la "buena nueva" de que Jesús pronto regresaría del cielo y daría paso al reino de Dios ("el reino"). Pablo no estaba estableciendo una nueva religión; creía que su generación era la última antes del final de los tiempos, cuando esta era se transformaría. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo y Jesús no regresaba, los Padres de la Iglesia del siglo II recurrieron a los escritos de Pablo para validar lo que finalmente sería la creación del dogma cristiano. Así, Pablo podría ser considerado como el fundador del cristianismo como una religión independiente del judaísmo.

Eliminar publicidad

Advertisement

En la tradición cristiana, se lo conoce como Pablo de Tarso, ya que es donde Lucas dice que nació (Hechos 9:11). En aquella época, Tarso se encontraba en la provincia de Cilicia, la actual Turquía. Sin embargo, el propio Pablo indica que era de la zona de Damasco, que estaba en Siria (ver la carta a los Gálatas). Lucas ha proporcionado muchos de los elementos estándar de la vida de Pablo, pero la mayoría de estos elementos se oponen a lo que el propio Pablo revela en sus cartas. Por ejemplo, Lucas afirma que Pablo creció en Jerusalén, que estudió a los pies de muchos de los que serían considerados los primeros rabinos del judaísmo normativo y llegó a ser miembro del consejo o del Sanedrín. El propio Pablo dice que solo visitó Jerusalén dos veces, e incluso entonces su estadía duró unos pocos días. ¿Qué hacemos con estas contradicciones?

Pablo dice que recibió una visión de Jesús resucitado, que le encargó ser el Apóstol de los gentiles.

Por un lado, Lucas tiene intereses muy obvios al presentar a Pablo como alguien que obedece de buen grado cualquier dictado de Jerusalén y que constantemente consulta cómo debe llevar su "misión". Por otro lado, Pablo también tiene intereses, afirma que ningún ser humano le dijo lo que tenía que hacer, sino que fue el Cristo resucitado quien le dio el plan de juego (ver Gálatas), y por eso descarta sistemáticamente cualquier influencia de Jerusalén en sus actividades generales. En definitiva, suele ser mejor consultar las cartas de Pablo que la versión de Lucas en términos de historicidad cuando se trata tanto de la motivación de Pablo como de su obra real.

Eliminar publicidad

Advertisement

Las obras de Pablo

En el Nuevo Testamento, tenemos 14 cartas tradicionalmente asignadas a Pablo, pero el consenso académico ahora sostiene que de las 14, siete fueron realmente escritas por Pablo:

  • 1 Tesalonicenses
  • Gálatas
  • Filemón
  • Filipenses
  • 1 y 2 Corintios
  • Romanos

Las demás probablemente fueron escritas por un discípulo de Pablo, que utilizó su nombre para dar autoridad. Entendemos que estas cartas son circunstanciales, lo que significa que nunca fueron concebidas como teología sistemática o como tratados sobre el cristianismo. En otras palabras, las cartas son respuestas a problemas y circunstancias particulares que surgieron en diversas comunidades. No fueron escritas como dictados universales que sirvieran de ideología cristiana, sino que solo llegaron a tener importancia y significado con el paso del tiempo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La conversión de Pablo

Pablo era un fariseo, y afirma que, en lo que respecta a "la Ley", era más celoso y sabía más sobre la ley que cualquier otro. En la mayor parte de sus cartas, la Ley en cuestión era la Ley de Moisés. Era de la tribu de Benjamín (y así Lucas pudo utilizar el nombre anterior de Saúl, un nombre benjaminiano bastante famoso; los cambios de nombre suelen ir acompañados de un cambio de punto de vista en cuanto a una nueva persona: Abram a Abraham, Jacob a Israel, Simón a Pedro, etc.) También se ha vuelto el converso más famoso de la historia. Quedar ciego en el camino de Damasco se ha convertido en una metáfora de la iluminación y la conversión repentinas.

Sin embargo, "converso" no es el término más preciso que se le puede aplicar. La conversión supone cambiar de un tipo de creencia a otra. Hay dos problemas con este concepto aplicado a Pablo:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • en ese momento, no había esencialmente ninguna religión cristiana a la que pudiera convertirse;
  • el propio Pablo es ambiguo a la hora de entender cómo se habría considerado a sí mismo.

Cuando dice "Cuando entre los gentiles, actuaba como gentil, y cuando entre los judíos, actuaba como judío; era todo para todos", no nos ayuda a resolver la cuestión. Al hablar de lo que le sucedió a Pablo, probablemente sea mejor decir que fue llamado por Dios, en la tradición del llamado de los profetas del antiguo Israel.

En Gálatas, Pablo dice que recibió una visión de Jesús resucitado, que le encargó ser el Apóstol de los gentiles. Esto fue crucial para Pablo en términos de su autoridad. Todo el mundo sabía que nunca fue uno de los miembros del círculo íntimo, por lo que una directiva directamente de Jesús fue la forma en que Pablo argumentó que tenía tanta autoridad como los primeros Apóstoles. Esto también es de crucial importancia para desentrañar las opiniones de Pablo sobre la Ley de Moisés en lo que respecta a su área de reclutamiento y algo que siempre debe tenerse en cuenta al tratar de analizar sus puntos de vista.

El llamamiento de Pablo para ser el Apóstol de los gentiles fue chocante porque, como admite libremente, antes había perseguido a la iglesia de Dios. ¡Qué frase tan cargada! La mayoría de los estudiosos no se ponen de acuerdo sobre lo que significa. El primer problema es la palabra "perseguido". En griego, esto podría significar cualquier cosa, desde abuchear hasta tirar huevos o maltrato físico. Nunca lo explica realmente, ni da ninguna explicación de por qué lo hizo. Lucas dice que votó la pena de muerte para los cristianos en el Sanedrín y que luego obtuvo órdenes de arresto del sumo sacerdote para arrestar a los cristianos en Damasco (donde tuvo su revelación). Esto es una hipérbole por parte de Lucas; el sumo sacerdote de la época no tenía tal autoridad, especialmente en otra provincia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Saints Peter and Paul, from a Catacomb Etching
San Pedro y San Pablo, de un grabado de catacumba
Anonymous (CC BY-SA)

Pablo como perseguidor

Probablemente, Pablo aplicó lo que él mismo recibió: los 39 latigazos, una forma de disciplina de la sinagoga. Pero esto plantea más preguntas. Los consejos de la sinagoga solo tenían autoridad con el acuerdo de los miembros de la comunidad. En otras palabras, Pablo podría haberse alejado de esto, pero no lo hizo; de nuevo, ¿esto indica que todavía se veía a sí mismo como judío? Y de nuevo, ¿por qué recibió los latigazos? ¿Qué decían/hacían los cristianos para que se les aplicaran medidas disciplinarias? Se han ofrecido muchas teorías a lo largo de los siglos:

  1. Los cristianos enseñaban en contra de la Ley de Moisés. Esto tiene sentido cuando se trataba de gentiles, pero lo cierto es que nunca se esperó que los gentiles siguieran la Ley de todos modos.
  2. Los cristianos agitaban a la gente con el fervor mesiánico. Estas fueron las décadas que condujeron a la revuelta judía. ¿Las autoridades de la sinagoga veían esa predicación como una amenaza a la paz de su comunidad frente a Roma?
  3. Los cristianos y los judíos estaban en dura competencia por las almas de los gentiles que frecuentaban las sinagogas y los judíos veían a los cristianos como una amenaza para sus áreas de reclutamiento. Esto es patentemente falso; el judaísmo no era una religión misionera.
  4. Pablo, al igual que Juan, contiene una alta cristología. Su experiencia de ver a Jesús en el cielo significa que Jesús ya estaba deificado en cierto sentido para él. Y abogó por el culto a Jesús, que es probablemente el punto de inflexión entre judíos y cristianos. Repite un himno que había heredado en su carta a los Filipenses:

5 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,

6 quien, siendo por naturaleza[a] Dios,
no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.
7 Por el contrario, se rebajó voluntariamente,
tomando la naturaleza[b] de siervo
y haciéndose semejante a los seres humanos.
8 Y, al manifestarse como hombre,
se humilló a sí mismo
y se hizo obediente hasta la muerte,
¡y muerte de cruz!
9 Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo
y le otorgó el nombre
que está sobre todo nombre,
10 para que ante el nombre de Jesús
se doble toda rodilla
en el cielo y en la tierra
y debajo de la tierra,
11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor,
para gloria de Dios Padre.

"Se doble toda rodilla", indica la adoración. El judaísmo helenístico había incorporado una multitud de seres celestiales, con las jerarquías que los acompañaban (arcángeles, querubines, serafines, etc.), pero nadie abogó nunca por adorar a ninguno de estos seres: eso estaba reservado solo a Dios. Aquí es donde los cristianos comenzarían el proceso de separación de la religión madre.

Eliminar publicidad

Advertisement

Pablo y la Ley

El trabajo de Pablo, tal como él lo veía, era llevar "las buenas noticias" a los gentiles. Casi todo lo que escribe sobre la Ley tiene que ver con esto. En la tradición israelita nunca se entendió que la Ley de Moisés se aplicara a los gentiles, por lo que los gentiles no necesitan someterse a la circuncisión, a las leyes dietéticas ni a las regulaciones del sábado. Estos tres rituales eran el foco, ya que son rituales físicos que mantienen a las comunidades separadas, y Pablo buscaba romper las barreras entre las comunidades. Pablo fue inflexible en este tema. Una de las razones es que probablemente fue lo que él experimentó; muy probablemente observó alguna manifestación del espíritu cuando los gentiles fueron bautizados (como hablar en ciertos idiomas, el temblequeo de la habitación, profecías, etc.), y por lo tanto estaba convencido. Si Dios eligió validar a los gentiles de esta manera, ¿cómo no podrían ser incluidos en el reino?

Pero Pablo tenía un problema. Él era fariseo. La Ley tenía un gran significado para él. ¿Cómo podría Dios haber creado la Ley, pero luego no aplicarla universalmente? Aquí es donde se pone un poco complejo: él nunca puede decir que la Ley no es buena, y por eso la defiende, pero al mismo tiempo, no se aplica a los gentiles. Y al hacerlo, a veces se pone en aprietos y proporciona siglos de libros y comentarios eruditos sobre este mismo tema.

Folio of Early Pauline Espitles
Folio de los primeros espíritus paulinos
Heycos (Public Domain)

La carta a los Gálatas aborda este problema de la Ley. El plan de Pablo era establecer comunidades en todo el Imperio de Oriente, y luego mantenerse en contacto mediante cartas o volver a visitarlas para ver cómo les iba. Galacia era una provincia del centro de Turquía. Aparentemente, después de que Pablo se fue, otros llegaron y enseñaron un evangelio diferente. Pablo estaba indignado por esto. Como dijo: "Aunque haya sido entregado por ángeles, no hay otro evangelio que el suyo". Este evangelio diferente defendía la circuncisión, las leyes dietéticas y los deberes del sábado, lo mismo que Pablo había combatido. Así que repitió su enseñanza sobre este asunto para esas comunidades.

Volviendo a las escrituras, encontró su razón de ser en la historia de la llamada de Abraham en Génesis 12. Tanto por el nombre (padre de las naciones) como por la promesa, Pablo afirmó que los gentiles estaban incluidos en este pacto original ("naciones", en griego, ethnos, es lo que se traduce como "gentiles"). Pero entonces, ¿por qué dio Dios la Ley de Moisés, que limita la inclusión? Pablo argumentó que la Ley servía de pedagogo. Un pedagogo era un tutor, casi siempre un esclavo, que acompañaba a los jóvenes a la escuela, y también ofrecía clases en el hogar. En otras palabras, la Ley servía de guía para definir el pecado, pues si no sabíamos qué era el pecado, ¿cómo podíamos elegir? Pero ahora Cristo es el "telos de la Ley". Algunas Biblias traducen esto como "el fin de la Ley", pero más exactamente, significa "la finalidad de la Ley".

¿Significa esto que los seguidores judíos de Cristo ya no tenían que seguir la Ley? Por supuesto que no: si naces bajo la Ley, estás obligado a seguirla.

Pablo afirmaba que los gentiles se salvaban solo por la fe, y no por las obras de la Ley.

A lo largo de los siglos, la enseñanza de Pablo se resumió en la frase, "la misión libre de la Ley a los gentiles", pero este es un nombre equivocado y llevó a muchas conclusiones erróneas sobre el pensamiento de Pablo. Sus gentiles debían estar libres de la circuncisión, las leyes dietéticas y las regulaciones del sábado, pero no estaban totalmente libres de la Ley. No cabe ni imaginarse que Pablo dejara que sus gentiles siguieran con la idolatría o cualquier otra costumbre pagana, y que incorporara conceptos éticos y caritativos judíos en sus comunidades. En su libro, Paul, E. P. Sanders aplica métodos científicos sociales modernos al estudio de los puntos de vista de Pablo sobre la Ley y concluye que sigue un patrón de religión, o cómo se ingresa y cómo se permanece. Para Pablo, los gentiles no ingresan siguiendo la Ley, pero una vez dentro, siguen la Ley (o la versión de Pablo).

Hubo otra frase de Pablo que se convirtió en la base de siglos de comentarios, que culminaron con la separación de Martín Lutero de la iglesia de Roma. Pablo afirmó que los gentiles se salvan solo por la fe, y no por las obras de la Ley. Lo que él quería decir con las obras de la Ley eran esas barreras rituales entre comunidades: la circuncisión, las leyes dietéticas, etc. Pero durante siglos se entendió como la gran división entre el judaísmo y el cristianismo. Una lectura atenta de sus cartas indica que Pablo no se está oponiendo al judaísmo en sí, sino a esos otros cristianos que creen que los gentiles tienen que hacerse judíos primero antes de entrar en la comunidad. ¿Quiénes eran esos otros cristianos? Creemos que probablemente eran gentiles-cristianos, no judíos. Entonces, ¿por qué los gentiles-cristianos abogan por la circuncisión?

Pablo dice que después de haber estado en el campo misionero varios años, subió a Jerusalén para una reunión sobre los gentiles (que puede o no ser la reunión que relata Lucas en Hechos 15). El momento fue extraño (los estudiosos sitúan la reunión hacia el año 49/50). Y, según Lucas, los gentiles habían sido aprobados después de la reunión de Pedro con Cornelio, así que ¿por qué, años después, se necesitó una reunión para resolver el asunto? Una teoría es que el tiempo pasaba y Jesús no había regresado. Tal vez algunos gentiles-cristianos pensaron que habían errado al no hacerse judíos primero y pensaron que al hacerlo, ayudaría a acelerar el tiempo del fin.

Pablo no estaba preocupado por el tiempo de la misma manera. Con su propia experiencia, decidió que la conversión de los gentiles al Dios de Israel fue una señal de los últimos días (un elemento de la tradición profética sobre la intervención final de Dios). Como "Apóstol de los Gentiles", su papel entre este grupo era crucial para dar paso a estos elementos finales. En otras palabras, el reino esperaba que Pablo llegara a todos los gentiles posibles. Una vez que esto se lograra, entonces los judíos verían la luz y se unirían (Romanos 9-11).

Muerte

No podemos confirmar dónde o cómo murió Pablo. La carta de Pablo a los romanos es probablemente una de sus últimas obras que sobrevivieron en la que dijo a su audiencia que iba a Jerusalén para una visita y luego vendría a Roma para verlos (con planes de continuar a España). Lucas contó la historia del arresto de Pablo en Jerusalén, donde él (como ciudadano romano) tenía derecho a apelar al emperador romano. El libro de los Hechos termina con Pablo bajo arresto domiciliario en Roma, continuando su predicación. Solo en relatos posteriores, del siglo II d.C., encontramos material legendario sobre el juicio de Pablo en Roma (con supuestas cartas entre Pablo y el filósofo estoico Séneca). Tras la condena, fue decapitado y su cuerpo enterrado fuera de las murallas de la ciudad, en el camino de Ostia, para que su tumba no se convirtiera en un santuario. Años después, este lugar se convertiría en la actual basílica de Roma, San Pablo Extramuros, y el Vaticano siempre ha afirmado que su cuerpo descansa en un sarcófago dentro de la iglesia.

Eliminar publicidad

Publicidad

Bibliografía

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es Traductora Pública de inglés a español, nacida y residente en Uruguay. Sus áreas de especialización como traductora son la sanidad, la educación, la historia y el derecho.

Sobre el autor

Rebecca Denova
Profesora emérita de cristianismo primitivo en el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Pittsburgh. Además, imparte cursos sobre las religiones de las antiguas Grecia y Roma y las religiones del antiguo Egipto. Fue colaboradora para la Academia Estadounidense de Religión y la Sociedad de Literatura Bíblica.

Cita este trabajo

Estilo APA

Denova, R. (2013, diciembre 11). Pablo el Apóstol [Paul the Apostle]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12376/pablo-el-apostol/

Estilo Chicago

Denova, Rebecca. "Pablo el Apóstol." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación diciembre 11, 2013. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-12376/pablo-el-apostol/.

Estilo MLA

Denova, Rebecca. "Pablo el Apóstol." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 dic 2013. Web. 02 feb 2023.

Afiliación