Agamenón (obra de teatro)

Definición

Donald L. Wasson
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 18 septiembre 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Agamemnon, Relief of Samothrace (by Jastrow, Public Domain)
Agamenón, relieve de Samotracia
Jastrow (Public Domain)

La obra Agamenón fue escrita por uno de los más grandes trágicos griegos, Esquilo (c. 525 - 455 a.C.), "padre de la tragedia griega". Más viejo que Sófocles y Eurípides, fue el más popular e influyente de todos los trágicos de su época. Al ganar el primer premio en la competencia de las Dionisias en 458 a.C., Agamenón fue la primera obra de una trilogía Orestíada; las dos tragedias restantes fueron Portadores de libaciones (Las coéforas) y Euménides. Como era habitual en muchos de los concursos, también hubo una obra satírica, el perdido Proteo.

En Agamenón, el rey griego de Argos y comandante de las fuerzas contra la Troya del rey Príamo ha regresado victorioso después de diez agotadores años. Lo acompaña su reciente concubina, la hermosa profetisa Casandra, hija del rey Príamo y sacerdotisa en el santuario de Apolo. En su ausencia, su “devota” esposa Clitemnestra ha tomado como amante a Egisto, primo hermano de Agamenón. La intrigante pareja con la esperanza de gobernar Argos juntos, decide matar al rey que regresa y a su amante. Con lo que respecta a las dos obras restantes de la trilogía, la única que se conservó intacta trata de la venganza del hijo de Orestes y su juicio en Atenas.

Eliminar publicidad
Advertisement

Esquilo

Esquilo era de una familia aristocrática griega de Eleusis, un área al oeste de Atenas. Profundamente religioso y un firme defensor de la democracia ateniense, luchó en la Batalla de Maratón en 490 a.C. donde su hermano fue asesinado. Es posible que también haya luchado en la Batalla de Salamina en 480 a.C. Comenzó a producir obras de teatro en la década de 490 a.C. y obteniendo su primer éxito en 484 a.C. De sus más de 90 obras, solo seis han sobrevivido; la autoría de un séptimo, Prometeo atado, está en duda. Su trilogía Oresteíada ganó por primera vez en las Dionisias en 458 a.C. Eventualmente ganó un total de 13 victorias de primer lugar, siendo solo superado por Sófocles. Si bien se sabe poco de su esposa y familia, sus hijos Euforión y Euaión también fueron dramaturgos. Algo radical en política y religión, sus obras contienen a menudo fuertes temas políticos.

Aeschylus
Esquilo
Carole Raddato (CC BY-SA)

En su libro The Greek Way (La forma griega), la autora Edith Hamilton dijo: “Conocía la vida como solo los mejores poetas pueden conocerla. Percibió el misterio del sufrimiento" (182). Aunque vivió la mayor parte de su vida en Atenas, el rey Hierón lo invitó a Siracusa. Siguió escribiendo hasta el final de su vida en 455 a.C. Según los editores de Esquilo II, Esquilo desempeñó un papel importante en "desarrollar la tragedia hasta su punto cúlmine de sofisticación dramática y poder moral" (Greene, 2). Antes de Esquilo, el diálogo de una obra se veía obstaculizado con un solo actor. Con la introducción de un segundo actor, se le dio más libertad a la construcción de la trama. Posteriormente, la complejidad de las obras aumentó. A diferencia de otros dramaturgos, Esquilo también diseñó vestuario, entrenó a sus coros e incluso pudo haber actuado en algunas de sus propias obras.

Eliminar publicidad
Advertisement

El mito

Como ocurre con muchas de las tragedias griegas, el público conocía muy bien los mitos que rodean la obra. En este caso, los relatos de la Ilíada y la Odisea de Homero son el preludio de la trilogía de Esquilo. La guerra de diez años finalmente ha terminado y los héroes conquistadores navegan a casa, Menelao y su esposa Helena a Esparta (los cuales se retrasarían), Odiseo a Ítaca y Agamenón a Argos. Sin embargo, esta vez, en la versión de Esquilo, el Agamenón que regresa al hogar parece ser un personaje menos que despreciable que el descrito por Homero, mientras que su sufrida esposa aparece como una villana impulsada por los celos y el odio que busca venganza. El desprecio a su marido se remonta a una década de su partida a Troya. La diosa Artemisa calmó los vientos, negando a la flota griega la capacidad de navegar. Habiendo sido ofendida por el arrogante rey, exigió el sacrificio de la hija mayor de Agamenón y Clitemnestra, Ifigenia. Con su sacrificio, los vientos soplaron y la flota zarpó.

SI SUMAMOS LA MUERTE EN SACRIFICIO DE IfIGENIA, LA MALDICIÓN DE TieSTES, Y LA PRESENCIA DE LA CONCUBINA CASANDRA, UNO PODRÍA ENTENDER POR QUÉ CLiTEMNESTRA ELIGIÓ MATAR A Agamenón.

Su amante, Egisto, no carecía de motivos para su venganza. Los dos primos eran miembros de una familia maldita. Aunque las versiones de la historia varían, sus padres Atreo y Tiestes, se habían peleado tanto por un trono como por una herencia. En un acto de despecho, Tiestes sedujo a la esposa de Atreo. Después de enterarse del adulterio de su esposa, Atreo invitó a Tiestes a una cena, donde después de matar a sus dos sobrinos le sirvió a su desprevenido hermano los jóvenes cocinados en un guiso. En un acto de ira, Tiestes maldijo a los descendientes de Atreo, los hermanos Agamenón y Menelao, quienes algún día se convertirían en reyes de Argos y Esparta, respectivamente. Egisto era el tercero, y el único, hijo sobreviviente de Tiestes. Por lo tanto, si se suma la horrible muerte sacrificial de Ifigenia, la maldición de Tiestes y la presencia de la concubina Casandra, se puede entender por qué la afligida Clitemnestra y su amante eligieron matar a Agamenón y a Casandra para gobernar Argos.

Eliminar publicidad
Advertisement

Elenco de personajes

Agamenón tiene un pequeño elenco:

  • Clitemnestra
  • Agamenón
  • Casandra
  • Egisto
  • Un vigilante
  • Un heraldo
  • El coro de ancianos de Argos

La trama

La obra tiene lugar fuera del palacio de Agamenón en Argos. Un vigilante mira desde el techo del palacio; una tarea que ha estado realizando durante más de un año, esperando el regreso seguro de su rey. De repente aparece a lo lejos una baliza, llama a su reina Clitemnestra. Entra un coro de doce ancianos:

Diez años desde que los dos reyes, Menelao y Agamenón, grandes hijos de Atreo, reclamaron justicia a Príamo y en el doble nombre de trono y cetro, por la gracia de Zeus, desde esta tierra lanzaron navíos de guerra... (Grene, 46)

Los ancianos se vuelven hacia las puertas del palacio esperando a que aparezca su reina, ansiosos de que les cuente las noticias que ha escuchado. Le suplican que "... sea la sanadora de la preocupación que oscurece el presentimiento, incluso cuando la esperanza brota de cada fuego sacrificial..." (48). Clitemnestra finalmente hace su esperada aparición:

Que solo las buenas nuevas, como dice el refrán, nazcan con el alba que nace de la madre Noche. La alegría que tengo para decirte supera toda esperanza. La ciudad de Príamo está en manos de los argivos. (54)

Mientras ellos se regocijan al escuchar las buenas nuevas, el coro está confundido; la interrogan: cuándo fue tomada, cómo pudo saberlo tan rápido. Su respuesta es simple; llegó de baliza a baliza. Pronto, llega un heraldo y anuncia su alegría al coro por llegar a casa a salvo, agradeciendo a Apolo, su sanador y protector. Anuncia que Agamenón también ha llegado a casa. Habiendo escuchado las buenas noticias, la reina vuelve a entrar desde el palacio. Ella declara que está lista para saludar a su esposo y escuchar toda la historia de la captura de Troya, agradeciendo a los dioses por su regreso a salvo.

Eliminar publicidad
Advertisement

El coro pregunta al heraldo por el paradero de Menelao, si se fue antes o después del heraldo. El heraldo responde que los barcos del rey han desaparecido en la distancia y todos esperan su regreso a salvo y por voluntad de Zeus llegará a casa sano y salvo. Poco después de que sale el heraldo, Agamenón llega en un carro acompañado por la hija del rey Príamo, Casandra. El rey habla al coro:

Saludo primero a Argos, como es justo, y a todos los dioses que moran en la tierra, los que me han ayudado en mi regreso seguro y en la justicia que al fin exigí de la ciudad de Príamo. (72)

Habla del caballo de Troya, "el monstruo de madera que albergan los argivos hasta que dieron su feroz salto cuando las Pléyades se pusieron" (72). Incluso rinde homenaje a Odiseo, diciéndole a la multitud que merece su alabanza y agradecimiento.

Trojan Horse
Caballo de Troya
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La reina expresa al coro cuánto ama a su esposo, cuán triste ha sido su vida desde que él navegó a Troya, y cuán difícil fue para una mujer, sin su esposo. Incluso tuvo pensamientos de suicidio si no fuera por aquellos que aflojaron la cuerda alrededor de su cuello. Si bien Agamenón aprecia su elogio, cree que debería provenir de otros, no de ella; no debe tratarlo como a un bárbaro ni mimarlo como a una mujer. Ella responde que una vida sin envidia es una vida no envidiada. Agamenón conceda a sus deseos; él y la reina entran al palacio juntos con sus últimas palabras pidiendo que se la trate bien a Casandra.

Eliminar publicidad
Advertisement

Pronto Clitemnestra reaparece brevemente y le dice a Casandra que vaya al palacio y "comparta las aguas lustrales de nuestra casa" (74). En un débil intento de consolar a la cautiva, agrega que "incluso Heracles, dicen, una vez fue vendido como esclavo y tuvo que soportar las gachas que todos los esclavos deben comer" (74). Ella sale a la casa. Casandra clama por Apolo, su destructor. Pregunta en voz alta dónde la ha traído el rey. El líder del coro le dice que es a la casa de Atreo. Ella les dice que es una casa que odia a los dioses, un matadero con el piso empapado en sangre. Habla del pasado y de los pecados de los dos hermanos, el padre y el tío de Agamenón. Luego habla de profecías, advertencias de la muerte de su rey:

Los niños esperan su propia matanza, la carne que su tío asó y su padre se comió. ... Mantenga al toro alejado de la vaca. Ella lo ha tomado por los pelos, y con el hábil dispositivo de su cuerno negro golpea y él se desploma en el agua turbulenta. (82-83)

Casandra grita que ella también ve su propia muerte. Le dice al coro que está maldita porque sus profecías nunca se pueden creer. Había visto la caída de Troya, pero sus advertencias no fueron escuchadas. El líder del coro le dice que se calle. Sin embargo, dice: “Yo digo que verás a Agamenón masacrado” (87). Les dice que mientras rezan, el rey está siendo asesinado. Habla de otro conspirador (Egisto) que será la causa de su muerte. Mientras habla, se quita las vestiduras sacerdotales. Le dice al coro que su muerte será vengada:

...vendrá a su vez otro a vengarnos, un hijo que matará a su madre, respetará a su padre, un desterrado y un vagabundo, acosado lejos de esta tierra, volverá a poner la piedra angular en la matanza de su pariente (89)

Esto, por supuesto, es una referencia a Orestes, el hijo, que pronto regresará y matará a su madre ya su amante. Cuando Casandra entra en el palacio, retrocede y habla del "hedor de la matanza" (90). Ella entra al palacio, sabiendo que está a punto de encontrar su propia muerte. Se escuchan gritos desde el interior del palacio. Agamenón grita en voz alta, ha sido golpeado.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Death Mask of Agamemnon
Máscara funeraria de Agamenón
Xuan Che (CC BY)

Cuando se abren las puertas del palacio, la reina se encuentra sobre los cadáveres de Agamenón y Casandra. Esto no fue un acto repentino de venganza. Ella había estado cavilando algún tiempo. Intenta decirle al coro por qué buscó venganza, recordándoles que nadie se opuso cuando su esposo mató a su hija "para hechizar los vientos de Tracia"(94). Todavía llora por su hija Ifigenia, la hija que conocerá en el vida futura. El coro acusa que ella pagará por sus crímenes, pero luego les recuerda los crímenes de su familia:

Este es Agamenón, mi marido, ahora un cadáver, obra de esta mano derecha, un trabajador justo. No hay nada más que decir. (94)

Por un lado entra Egisto con un grupo de hombres armados, gritando que los dioses "son vengadores de la humanidad" (100). Mira el cuerpo de Agamenón y dice que el rey ha pagado por los crímenes de su padre. Habla de su padre Tiestes y de cómo había servido a sus propios hijos en un banquete. Afirma que fue él quien planeó el asesinato, lo planeó con justicia.

porque nos echó a mi desdichado padre y a mí, su tercer hijo, todavía un bebé envuelto en pañales. Pero cuando llegué a la edad adulta, la Justicia me trajo de vuelta y desde lejos puse cuidadosamente mi mano sobre este hombre, cosiendo pieza por pieza fatal, la tela de este plan. (100-101)

El coro está indignado. Da órdenes a sus hombres de cargar contra la multitud, pero Clitemnestra lo detiene diciendo:

Ha habido suficiente destrucción, no tengamos más derramamiento de sangre. ... Ignora estos ladridos inofensivos, tú y yo gobernaremos la casa y pondremos todo en orden. (103)

Análisis

El tema principal de la obra se centra en el concepto de justicia. La reina de Argos Clitemnestra considera justificado el asesinato a sangre fría de su esposo Agamenón y su concubina Casandra. Había sacrificado a su hija mayor Ifigenia a la diosa Artemisa para que sus barcos pudieran navegar a Troya para recuperar a la esposa de su hermano Menelao. Cuando regresa después de una ausencia de diez años, trae consigo a una concubina, Casandra, la hija del rey caído Príamo. A medida que se acerca su esposo, la reina finge lealtad y devoción mientras expresa su fidelidad a su esposo. Ella incluso habla de cómo lloró durante su ausencia. El amante de la reina (y primo de su esposo) tampoco carece de justificación para su participación en el asesinato, un asesinato que afirma haber planeado. Busca venganza por el destierro de su padre, que había servido a sus propios hijos cocinados en un guiso preparado por el padre de Agamenón.

En su libro Greek Drama (Teatro griego), Moses Hadas afirma que la verdadera tragedia de la obra gira en torno a la guerra y la política. Hadas enfatiza que otros "crímenes" ocurrieron antes de que comience la obra. El príncipe troyano Paris había secuestrado a la esposa de Menelao, Helena (una mujer considerada malvada por Hadas) que condujo a la Guerra de Troya que provocó la muerte de innumerables argivos. Aunque sacrificó a su hija por una guerra sin sentido y llevó a los hombres argivos a la muerte, el coro de ancianos permanece leal a su rey. Esto se ve al final de la obra cuando el coro desprecia a la reina mientras declara sus planes para gobernar Argos con Egisto. Hadas ve a Clitemnestra como una mujer que asesina sin justificación real. Racionaliza su odio por la pérdida de su hija y la presencia de Casandra. Ella se cree un "instrumento del destino" (16). Este concepto de justicia reaparece en las dos obras restantes de la trilogía de Esquilo. En la segunda obra Orestes, el hijo de Agamenón y Clitemnestra, busca venganza (justicia) por el asesinato de su padre a manos de su madre y Egisto.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald impartió clases de Historia de la Antigüedad, de la Edad Media y de los Estados Unidos, en el Lincoln College (Normal, Illinois) y desde que comenzó a leer sobre Alejandro Magno, siempre ha sido y será un estudiante de historia. Le hace ilusión transmitir conocimientos a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2018, septiembre 18). Agamenón (obra de teatro) [Agamemnon (Play)]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10307/agamenon-obra-de-teatro/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Agamenón (obra de teatro)." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación septiembre 18, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-10307/agamenon-obra-de-teatro/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Agamenón (obra de teatro)." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 sep 2018. Web. 16 abr 2024.

Afiliación