La vida de Jesús de Nazaret en los Evangelios

Artículo

Rebecca Denova
por , traducido por Natalia Andrea Padilla Sánchez
Publicado el 26 noviembre 2013
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, árabe

Las únicas fuentes sobre la vida de Jesús de Nazaret están en los evangelios canónicos (o los evangelios incluidos en la versión autorizada del Nuevo Testamento). No tenemos testimonios contemporáneos de testigos presenciales del tiempo en que vivió y predicó en Israel. El primer evangelio, Marcos, fue escrito aproximadamente en el año 65 o 70 d.C., al que siguieron los evangelios de Mateo, Lucas y Juan. Las cartas de Pablo, las primeras evidencias del movimiento cristiano, se escribieron en los años 50 y 60 d.C. pero contienen muy poca información en terminos del "Jesús histórico". Esta es una sinopsis de los eventos reportados en los cuatro Evangelios:

En algún momento durante los años 20 de la era común, un predicador itinerante conocido como Jesús, emulando el estilo de los antiguos profetas de Israel, comenzó a dirigirse a las multitudes en su área natal, principalmente en la región de Galilea en el norte de Israel. Puede que estuviera conectado al círculo de un reformador religioso popular conocido como Juan el Bautista y parece que retomó el mismo mensaje después de la muerte de Juan. Su mensaje básico fue, "¡Arrepiéntanse, porque el reino de Dios está cerca!". Lo que quiso decir con esto es que Dios pronto intervendría por última vez en la historia y restauraría a la nación de Israel cuya población ahora viviría en un reino ideal en la tierra, como Dios había planeado originalmente antes de la "caída" en el jardín del Edén (ver Génesis). Parece ser por los tres primeros evangelios (Marcos, Mateo y Lucas), que su método preferido de instrucción era el uso de la "parábola", una historia corta y concisa que hace uso de situaciones simples y personajes para ilustrar o iluminar conceptos abstractos como el perdón, el altruismo, o la relación con Dios.

Eliminar publicidad
Advertisement

The Last Supper
La última cena
Escarlati (Public Domain)

Según el primer Evangelio, Marcos, también se destacó por sus milagros: curar enfermedades, resucitar a personas de la muerte, exorcismos o la remoción de "demonios", y otras hazañas aparentemente milagrosas como la multiplicación de los panes y los peces y caminar sobre el agua. Reunió a discípulos (estudiantes o seguidores) a su alrededor, en el número simbólico de "doce" (que reflejaba las doce tribus de Israel). A pesar de que atraía a la población general a su mensaje, Marcos habla de un constante acoso y persecución por parte de grupos específicos de judíos, a saber, los farisesos, los escribas y al final los saduceos. Este último grupo era en gran parte responsable de la conservación y mantenimiento del templo en Jerusalén. En los evangelios, los fariseos acusan constantemente a Jesús de "violar la Ley de Moisés", pero los escritores de los evangelios negaron específicamente que desafiara las costumbres de los judíos, afirmando que ofrecía lo que ellos entendían como la "verdadera" interpertación de esta ley y las tradiciones asociadas a ella.

En Marcos, Mateo y Lucas, Jesús pasa la mayor parte de su tiempo moviéndose por Galilea, y luego hace un viaje final a la ciudad de Jerusalén durante la celebración de la pascua (cuando se esperaba que todos los judíos trataran de peregrinar a ese lugar). En Juan, Jesús haces varios viajes a Jerusalén a lo largo de su ministerio.

Eliminar publicidad
Advertisement
Cuando jesús entra en jerusalén, las multitudes utilizan ramas de palma para recibirlo y proclamarlo el "mesías", o el "ungido".

Cuando Jesús entra en Jerusalén, las multitudes utilizan ramas de palma para recibirlo y proclamarlo el "Mesías", o el "ungido". Los escritores de los evangelios aclaran que la multitud lo aclamaba como descendiente del rey David y, al hacerlo, añadieron un elemento político al ministerio de Jesús como lo demuestra el título que se le otorga como "Rey de los judíos". Este evento, su entrada triunfal a Jerusalén, es la base para la práctica cristiana del "domingo de ramos", una semana antes de la pascua. Tan pronto como Jesús entra en la ciudad, va al atrio exterior del templo y echa afuera a los hombres que vendían animales para los sacrificios, así como a los hombres a cargo de la mesas de cambio de dinero, afirmando, "Mi casa debería ser una casa de oración para todas las naciones, pero ustedes la han hecho una cueva de ladrones". De acuerdo con Marcos, este incidente es el que lleva directamente a la muerte de Jesús.

Jesús y sus discípulos celebran la cena de Pascua el jueves por la noche (Marcos, Mateo y Lucas), o una cena sencilla el miércoles por la noche (Juan), donde tiene lugar la tradición del ritual de la última cena. Este evento se convertiría posteriormente en la base de la celebración cristiana de la "eucaristía", o comida de comunión a través de las cartas del apóstol Pablo. Jesús, por tercera o cuarta vez, predice su muerte, pero afirma que la vencerá, cuando el "reino" prevalezca. Después de la cena, él y sus seguidores van al monte de los Olivos, un área de prensa de aceite de oliva conocida como "Getsemaní", y Jesús ora para que Dios lo libre de su inminente tortura y muerte. Los evangelios no registran ninguna respuesta de Dios y Jesús acepta voluntariamente su destino.

Eliminar publicidad
Advertisement

Mosaic Floor from a Villa at Hinton St. Mary
Piso mosaico de una villa en Hinton St. Mary
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Uno de los discípulos, Judas, traiciona a Jesús al decirle a los sacerdotes/capitanes del templo/ y/o a los romanos (dependiendo del evangelio que se esté leyendo) donde estará esa noche y Jesús es arrestado. Se lo llevan o bien a una reunión con todo el consejo judío, o bien a la casa del sumo sacerdote (Juan). Le sigue un "juicio" muy confuso, donde los cargos no son claros (y hay una variación en el número de juicios y su ubicación). Finalmente, en Marcos, el sumo sacerdote le pregunta a Jesús si él es "el Bendito" (es decir, el "mesías"). Jesús, reticente hasta este momento en Marcos, le responde que él es "el Hijo del Hombre", de quien la tradición sostiene que juzgaría a la humanidad en los "últimos días", o los días antes del "reino". Ante esto, el sumo sacerdote afirma que ha cometido una blasfemia y es condenado a muerte.

En el siglo I d.C., el consejo judío no podía imponer una sentencia de muerte y es por eso que se dice que Jesús es enviado a Poncio Pilatos, el gobernador regional de Roma de la provincia de judea en la que se encontraba Jerusalén. En los evangelios, Pilatos es retratado como un gobernante débil e impotente, que cede ante los judíos y condena a Jesús a muerte por crucifixión (el castigo romano por traición que se impuso por la afirmación de que Jesús era el "Rey de los judíos"). Luego, Jesús es flagelado y enviado con su cruz al lugar de la ejecución, fuera de los muros de la ciudad. De acuerdo con Marcos, todos sus discípulos varones lo abandonan, pero las mujeres son testigos. Jesús tarda unas tres o cuatro horas en morir. Esto fue un viernes, y al atardecer del viernes comenzaba el "Sabbath", o el día de descanso judío. Después de su muerte, por lo tanto, se narra un intento apresurado de bajar el cuerpo de la cruz y prepararlo antes de la puesta del sol ya que la tradición religiosa sostenía que no se podían realizar tales tareas el sábado.

Como el sábado era el día sagrado, nadie podía visitar la tumba para completar los ritos funerarios (unción con aceite, etc), por lo tanto, el domingo en la mañana las mujeres regresaron a la tumba para terminar sus servicios. Según Marcos, las mujeres encontraron la tumba vacía, pero en los otros evangelios un ángel les dice que Jesús resucitó de entre los muertos y que digan a todos que se reunan con él en Galilea. No hay una escena de la resurrección en Marcos (cuyo final original es una tumba vacía) mientras que Mateo y Lucas tienen apariciones reales de la resurrección de Jesús y Juan agrega más de estas apariciones a la historia. Esta es la base de la festividad cristiana conocida como el "Domingo de Pascua".

Eliminar publicidad
Advertisement

Resurrection of Christ by Piero della Francesca
La resurrección de Cristo, por Piero della Francesca
Piero della Francesca (CC BY-NC-SA)

La crucifixión y la resurrección de Jesús se convirtieron en la base del concepto cristiano de "expiación", o el concepto de que Jesús voluntariamente dio su vida por la "salvación" de los seres humanos. El entendimiento general es que Jesús murió para "salvarnos de nuestros pecados", o en otras palabras, con su muerte la humanidad ahora puede lograr el "perdón". El concepto de expiación per se no se menciona específicamente en los evangelios. Marcos, Mateo y Lucas afirman que Jesús murió por los "pecados" del pueblo pero no especifican cuáles pecados son; Juan declara que la muerte de Jesús era el medio de llevarlo a "casa" con el "padre" [Dios]. El concepto de "expiación", como se entiende en el cristianismo, es en realidad un concepto desarrollado por primera vez por el apóstol Pablo en su Carta a los romanos.

Si bien están ausentes en el primer evangelio de Marcos, las narrativas de Mateo y Lucas agregan lo que se conoce como historias de la "natividad" o los detalles del nacimiento de Jesús en la ciudad de Belén. Mateo introduce la estrella que guía a los magos, o los "sabios", del oriente quienes visitan al recién nacido, mientras que Lucas añade los detalles del pesebre (un comedero para animales) en un establo y los pastores que vinieron a adorar el niño. Estos elementos se incorporan a la festividad cristiana conocida como "Navidad". El evangelio de Juan presenta a Jesús como el "logos" (la palabra), que se vuelve carne para convertirse en la manifestación física de Dios en la tierra (el concepto cristiano de la encarnación), mientras que los otros evangelios son menos directos al afirmar la divinidad de Jesús. Aunque existen muchos otros evangelios, estos cuatro libros que abren el Nuevo Testamento cristiano son los únicos aceptados como inspirados divinamente y los únicos relatos que los cristianos universalmente consideran que narran la verdad sobre la vida y ministerio de Jesucristo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Natalia Andrea Padilla Sánchez
Mi nombre es Natalia Andrea, soy una historiadora con gran pasión por la historia y la educación. Nací y vivo en Colombia.

Sobre el autor

Rebecca Denova
Rebecca I. Denova, Ph D. es catedrática emérita de Cristianismo Primitivo en el Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Pittsburgh. En julio de 2021 se publicó su libro de texto titulado «The Origins of Christianity and the New Testament» (Wiley-Blackwell).

Cita este trabajo

Estilo APA

Denova, R. (2013, noviembre 26). La vida de Jesús de Nazaret en los Evangelios [The Life of Jesus of Nazareth in the Gospels]. (N. A. P. Sánchez, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-633/la-vida-de-jesus-de-nazaret-en-los-evangelios/

Estilo Chicago

Denova, Rebecca. "La vida de Jesús de Nazaret en los Evangelios." Traducido por Natalia Andrea Padilla Sánchez. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 26, 2013. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-633/la-vida-de-jesus-de-nazaret-en-los-evangelios/.

Estilo MLA

Denova, Rebecca. "La vida de Jesús de Nazaret en los Evangelios." Traducido por Natalia Andrea Padilla Sánchez. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 26 nov 2013. Web. 23 abr 2024.

Afiliación