Tebas (Egipto)

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 24 febrero 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, urdu, persa, francés
Avenue of the Sphinxes, Thebes (by sdhaddow, CC BY-NC-SA)
Avenida de las Esfinges, Tebas
sdhaddow (CC BY-NC-SA)

Tebas fue la capital de Egipto durante el período del Nuevo Reino (c. 1570 - c. 1069 a.C.) y se convirtió en un importante centro de culto al dios Amón (también conocido como Amun o Amen, una combinación de los anteriores dioses Atum y Ra). Su nombre sagrado era P-Amen o Pa-Amen, que significa "la morada de Amón".

Los egipcios también la conocían como Wase o Wo'se (la ciudad) y Usast o Waset (la ciudad del sur) y estaba construida a ambos lados del río Nilo, con la ciudad principal en la orilla oriental y la vasta necrópolis en la occidental. Esta posición sobre el río es famosa en el libro bíblico de Nahum 3:8, cuando el profeta advierte a Nínive de su próxima destrucción, afirmando que ni siquiera la gran Tebas "situada entre ríos, las aguas a su alrededor" estaba a salvo de la ira de Dios. El nombre bíblico de la ciudad es No-Amón o No (Ezequiel 30:14,16, Jeremías 46:25, Nahum 3:8) haciendo referencia a su fama como centro de culto a Amón (aunque este nombre también se asocia a la ciudad de Xois en el Bajo Egipto). Los griegos la llamaron Thebai, del griego copto Ta-opet (el nombre del gran templo de Karnak), que se convirtió en "Tebas", el nombre con el que se la recuerda.

Eliminar publicidad

Advertisement

La ciudad tenía una superficie de 93 km2 y se encuentra a unos 675 km al sur de El Cairo. En la actualidad, Luxor y Karnak ocupan el emplazamiento de la antigua Tebas, y en sus alrededores se encuentran algunos de los yacimientos arqueológicos más importantes de Egipto, como el Valle de los Reyes, el Valle de las Reinas, el Ramesseum (templo de Ramsés II), el templo de Ramsés III y el gran complejo del templo de la reina Hatshepsut.

Tebas era prominente hacia el 3200 a.C. en gran parte debido al aumento de la popularidad del culto al dios Amón y era conocida por su riqueza y grandeza. En el siglo VIII a.C., mucho después de que Tebas viviera tiempos mejores, el poeta griego Homero todavía escribiría sobre la ciudad en su Ilíada: "...en la Tebas egipcia brillan los montones de lingotes preciosos, la Tebas de las cien puertas" y los griegos se referirían a la ciudad como Diospolis Magna ("La gran ciudad de los dioses").

Eliminar publicidad

Advertisement

Durante el período de Amarna (1353-1336 a.C.), Tebas era la ciudad más grande del mundo, con una población de unos 80.000 habitantes. En esta misma época, Akenatón trasladó la capital de Tebas a su ciudad construida a medida, Aketatón, para separar drásticamente su reinado de sus predecesores; su hijo, Tutankamón, devolvió la capital a Tebas una vez que ascendió al trono. Los poderosos sacerdotes de Amón consolidaron su poder hasta el punto de que, durante la XX Dinastía (c. 1190-1069 a.C.) pudieron reinar como faraones desde la ciudad.

Tebas continuó siendo un importante centro de culto y lugar de peregrinación a lo largo de la historia de Egipto, incluso después de que Ramsés II (1279-1213 a.C.) trasladara la capital a Per-Ramesses (cerca de la antigua ciudad de Avaris). Durante el período ramésida, los sacerdotes de Amón gobernaban desde Tebas, mientras que el faraón lo hacía desde Per-Ramesses. Durante todo este tiempo, la ciudad continuó creciendo en grandeza, especialmente el Templo de Amón, hasta que fue saqueada por los asirios en el 666 a.C., reconstruida y finalmente destruida por Roma en el siglo I d.C.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La primera Tebas

En la época del Reino Antiguo (c. 2316-2181 a.C.), la ciudad era un puesto comercial menor en el Alto Egipto, controlado por los clanes locales. Durante el Primer Período Intermedio (2181-2040 a.C.) la realeza se centró en Menfis hasta que los gobernantes trasladaron la capital a Herakleópolis. Sin embargo, allí fueron tan ineficientes como en la antigua capital y esto animó a los magistrados locales de Tebas a levantarse contra el gobierno central. La ciudad comenzó a hacerse más poderosa bajo el liderazgo de gobernantes como Intef I (c. 2125 a.C.), Mentuhotep I (c. 2115 a.C.) y Wahankh Intef II (c. 2112-2063 a.C.), que se establecieron como realeza. Wahankh Intef II llegó a declararse el verdadero rey de Egipto en oposición a los reyes de Herakleópolis.

Los gobernantes tebanos se enfrentaron a los reyes de Herakleópolis por la supremacía y para unir la tierra bajo un solo gobierno. Mentuhotep II (2061-2010 a.C.), un príncipe tebano, se impuso finalmente en el año 2055 a.C., derrotando a los reyes heracleopolitas y unificando Egipto bajo el dominio tebano. La victoria de Mentuhotep II elevó a sus dioses y, sobre todo a Amón, por encima de los del Bajo Egipto. Esta deidad pasó de ser un dios local de la fertilidad a ser el ser supremo y creador del universo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Se creía que la propia Tebas había sido formada por las manos de Amón, extraídas de las aguas del Nilo, al igual que el montículo primordial del ben-ben surgió de las aguas arremolinadas del caos en la creación del mundo. En el relato original de la creación, el dios Atum o Ra se sitúa sobre el ben-ben y comienza la obra de la creación. Amón era una combinación de Atum, el dios creador, y Ra, el dios del sol y, como este señor supremo se había parado sobre la primera tierra seca al principio de la creación, Tebas era considerada su lugar sagrado en la tierra y, quizás, el ben-ben original sobre el que se paró al principio de los tiempos.

Amun, Ramesses II, & Mut
Amón, Ramsés II y Mut
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

La veneración de Amón dio lugar a la trinidad conocida como la Tríada Tebana de Amón, Mut y Khons (también conocida como Khonsu) que sería adorada en la ciudad durante siglos. Amón representaba el sol y la fuerza creadora; Mut era su esposa simbolizada como los rayos del sol y el ojo que todo lo ve; Khons era la luna, hijo de Amón y Mut, conocido como Khons el Misericordioso, destructor de los malos espíritus y dios de la curación. Estas tres deidades del Alto Egipto procedían de los anteriores dioses Ptah, Sekhmet y Khons del Bajo Egipto, que seguían siendo adorados con sus nombres originales en el Bajo Egipto, pero cuyos atributos se transfirieron a Amón, Mut y Khons, deidades de Tebas.

La popularidad de estos dioses condujo directamente al desarrollo, la riqueza y el estatus de Tebas. La construcción del Templo de Karnak, dedicado al culto de la tríada, se inició en esta época (c. 2055 a.C.), y el templo seguiría creciendo en tamaño y grandeza durante los siguientes 2000 años, a medida que se añadían más y más detalles. Sigue siendo la mayor estructura religiosa jamás construida en el mundo. Los sacerdotes de Amón, que administraban los ritos del templo, llegarían a ser tan poderosos que amenazarían la autoridad del faraón y, en el Tercer Período Intermedio (1069-525 a.C.), los sacerdotes de Amón gobernarían el Alto Egipto desde Tebas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los hicsos

Tebas creció en estatus durante el Segundo Período Intermedio (1640-1532 a.C.) cuando los príncipes tebanos se enfrentaron a los misteriosos gobernantes hicsos de la región del Delta. Los hicsos eran un pueblo de origen y etnia desconocidos (aunque muchas teorías han afirmado poder identificarlos) que invadieron Egipto o emigraron a la región y se hicieron con el poder de forma constante. Hacia el año 1650 a.C. controlaban firmemente Egipto y los historiadores egipcios posteriores los consideraron extranjeros opresores, aunque las pruebas sugieren que introdujeron muchas innovaciones y mejoras en la cultura (el carro, entre las más notables).

The Rams of Amon
Los Carneros de Amón
Dreef (Copyright)

Los tebanos y los hicsos se atenían a una tregua que prohibía las hostilidades, pero que no garantizaba unas relaciones amistosas entre ambos. Los hicsos pasaban por Tebas para comerciar con los nubios del sur y los tebanos los ignoraban hasta que el gobernante hicso Apofis (también conocido como Apepi) insultó a Ta'O de Tebas en el año 1560 a.C. y la tregua se rompió. Los ejércitos tebanos bajo el mando de Ta'O atacaron las ciudades hicsas. Cuando Ta'O murió en la batalla, su hijo Kamose tomó el mando de los ejércitos y arrasó su fortaleza de Avaris. Tras su muerte, su hermano Ahmose I tomó el mando y capturó la ciudad reconstruida de Avaris, la capital hicsa. Ahmose I expulsó a los hicsos de Egipto y recuperó las tierras que antes gobernaban. Tebas fue celebrada como la ciudad que había liberado al país y fue elevada a la posición de capital del país.

Nuevo Reino


Cuando Egipto se estabilizó de nuevo, la religión y los centros religiosos florecieron y ninguno más que Tebas.

Con Egipto estabilizado de nuevo, la religión y los centros religiosos florecieron y ninguno más que Tebas. Los santuarios, templos, edificios públicos y terrazas de Tebas eran insuperables por su belleza y esplendor. Estaba escrito que todas las demás ciudades eran juzgadas "según el modelo de Tebas". El poder y la belleza del gran dios Amón debían reflejarse plenamente en la ciudad sagrada de Tebas y cada proyecto de construcción trataba de superar al anterior para proclamar la gloria de este dios.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los Tutmosidas de la XVIII Dinastía (1550-1307 a.C.) prodigaron su riqueza en Tebas e hicieron de la capital egipcia la ciudad más gloriosa de Egipto. Las obras del templo de Karnak continuaron, pero también se levantaron otros templos y monumentos. La mayoría de los grandes monumentos de la antigua Tebas se construyeron, renovaron o mejoraron durante este período, que abarca desde el año 1550 hasta el 1069 a.C., con una breve interrupción durante el período de Amarna.

El período de Amarna

Durante el reinado de Akenatón (originalmente conocido como Amenhotep IV, 1353-1336 a.C.) los sacerdotes de Amón en Tebas se habían vuelto tan poderosos que poseían más tierras que el faraón y tenían más riqueza que la corona. Los estudiosos creen que esta situación puede haber impulsado a Amenhotep IV a adoptar el monoteísmo y proclamar a Atón (el disco solar) como la deidad suprema. Al negar la existencia de otros dioses, Akenatón cortó de hecho la fuente de riqueza y poder de los sacerdotes. Se prohibió el culto a todos los demás dioses excepto a Atón, se destruyeron los iconos y estatuas sagradas y se cerraron los templos de Amón. Amenhotep IV cambió su nombre por el de Akenatón (que significa "exitoso para Atón"), y con su proclamación del "único dios verdadero, Atón", Tebas fue abandonada por El-Amarna y la nueva ciudad de Aketatón.

Si el verdadero motivo de Akenatón para la reforma religiosa era aplastar a los sacerdotes de Amón y absorber su poder, funcionó; ahora solo había un Dios verdadero cuya voluntad era interpretada únicamente por Akenatón. Si bien esta nueva creencia funcionaba bien para el faraón y la familia real, el pueblo de Egipto estaba muy resentido. El culto a los numerosos dioses tradicionales de Egipto era un aspecto importante de la vida cotidiana en todo el país, y hubo muchos, además de los sacerdotes, que perdieron su trabajo una vez que el monoteísmo de Akenatón se convirtió en la religión del país. Todos los comerciantes que vendían artefactos y amuletos religiosos, todos los artesanos que los fabricaban, todos los escribas que escribían hechizos u oraciones, estaban desempleados a menos que volcaran sus esfuerzos en promover la religión del faraón.

Amun & Tutankhamun
Amón y Tutankamón
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Tras la muerte de Akenatón, su hijo Tutankatón ("imagen viva de Atón") ascendió al trono y cambió su nombre por el de Tutankamón ("imagen viva de Amón") y restauró los antiguos dioses y sus templos. La capital fue devuelta a Tebas, y comenzó un renovado interés por los proyectos de construcción, quizás para reparar a los dioses que habían sido descuidados, lo que produjo templos y santuarios aún más gloriosos. La orilla occidental de Tebas se convirtió en una vasta y hermosa necrópolis en los años y siglos siguientes, y los complejos mortuorios de Deir-El Bahri (como el de la reina Hatshepsut) asombraban por su simetría y grandeza.

A Tutankamón le sucedió su general Horemheb (1320-1292 a.C.), quien creía que los antiguos dioses de Egipto estaban enfadados por el insulto del rey hereje a su honor. Fomentó los proyectos de construcción en Tebas (y en otros lugares) y destruyó cualquier iconografía relacionada con el culto a Atón o a la familia real del periodo de Amarna. Nombró a Ramsés I como su sucesor, quien fundó la XIX Dinastía.

Valley of the Kings (Artist's Impression)
Valle de los Reyes (recreación)
Mohawk Games (Copyright)

Decadencia y legado

Ramsés II trasladó la capital de Tebas a un nuevo lugar cerca de la ciudad de Avaris, llamado Per-Ramesses, donde construyó un gran palacio para distinguir su reinado de los anteriores. Desde un punto de vista más sencillo, es posible que lo hiciera simplemente porque no había nada importante que pudiera añadir a la grandeza de Tebas y era un faraón que necesitaba causar impresión. Avaris crecía ahora en prosperidad y belleza mientras Tebas declinaba en poder, pero esta era una situación temporal. Los sacerdotes de Amón, capaces de hacer lo que querían tan lejos de la esfera de los faraones de Avaris, adquirieron importantes cantidades de tierra gracias a las cuales amasaron más y más riqueza y mayor poder. En el período ramésida ya gobernaban Tebas como faraones y los gobernantes de Avaris no podían hacer nada al respecto.

La ciudad decayó durante el Tercer Período Intermedio, pero seguía siendo impresionante. El continuo culto al popular Amón y la legendaria belleza de la ciudad garantizaron a Tebas un lugar especial en el corazón de los egipcios. El faraón nubio Tatanami hizo de Tebas su capital en el siglo VII a.C., vinculándose a la gloria del pasado, pero su reinado duró poco. El rey asirio Asurbanipal invadió Egipto en el 667 a.C. y por segunda vez en el 666 a.C., completando la obra que había dejado inconclusa anteriormente, y saqueó Tebas, expulsando a Tatanami de Egipto y dejando la ciudad en ruinas.

Los asirios decretaron que Tebas debía ser restaurada y reconstruida con mano de obra egipcia para compensar su resistencia al dominio asirio. La ciudad se recuperó gradualmente y el culto a Amón continuó hasta la llegada de Roma, cuando fue destruida por el ejército romano en el siglo I d.C. Después quedó en ruinas, poblada solo por unas pocas personas que habitaban los edificios que habían quedado vacíos tras el paso de los romanos.

En la época del historiador Estrabón (c. 63 a.C. - 24 d.C.), la ciudad no era más que una atracción turística de ruinas antiguas y calles vacías. Sin embargo, Tebas conservaba su estatus de leyenda y seguía siendo venerada por aquellos que recordaban su antigua gloria. Como sede del Valle de los Reyes, el Valle de las Reinas, el gran Templo de Karnak y los de Luxor, Tebas sigue siendo un vínculo vital con la antigua cultura egipcia y la vitalidad de su historia hasta nuestros días.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2016, febrero 24). Tebas (Egipto) [Thebes (Egypt)]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-259/tebas-egipto/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Tebas (Egipto)." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación febrero 24, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-259/tebas-egipto/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Tebas (Egipto)." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 24 feb 2016. Web. 08 dic 2022.

Afiliación