Concilio de Trento

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 16 junio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Francés
Fresco Depicting the Council of Trent (by Pasquale Cati, Public Domain)
Fresco que representa el Concilio de Trento
Pasquale Cati (Public Domain)

El Concilio de Trento (1545-1563) fue una reunión de clérigos católicos convocada por el Papa Pablo III (en funciones entre 1534 y 1549) en respuesta a la Reforma Protestante. En tres sesiones distintas, el concilio reafirmó la autoridad de la Iglesia católica, codificó las escrituras, reformó los abusos y condenó la teología protestante, estableciendo la visión y los objetivos de la Contrarreforma católica.

Se entiende que la Contrarreforma (también conocida como Reforma católica, de 1545 a c. 1700), que se inició para afirmar la visión de la Iglesia sobre el cristianismo y reformar los abusos, comenzó con el Concilio de Trento, convocado para tratar estos asuntos. Inicialmente, la reunión iba a ser ecuménica, con la participación del clero protestante y católico, y se fijó para 1537, pero la guerra y diversos desacuerdos pospusieron el concilio hasta 1545, momento en el que el clero católico había votado para negar a los protestantes el derecho a votar sobre cualquier decisión o decreto. Aunque se invitó a los protestantes, ninguno participó. Muchos clérigos católicos de Francia y Alemania también se negaron a asistir por diversas razones, entre ellas la dificultad de viajar al lugar en el norte de Italia.

Eliminar publicidad

Advertisement

Aunque se ha afirmado que el Concilio de Trento fue una reunión demasiado larga, solo tuvo tres sesiones (con un total de 25 reuniones reales) entre 1545 y 1563:

  • Primera sesión: 1545-1549
  • Segunda sesión: 1551-1552
  • Tercera sesión: 1562-1563

La primera y la segunda sesión se prorrogaron (se interrumpieron sin disolver el cuerpo de delegados), por lo que el concilio se ubica entre 1545 y 1563, porque ese es el tiempo que estuvo oficialmente en sesión. Sin embargo, los delegados no se reunieron con regularidad durante 18 años, y los integrantes del primero no fueron los mismos que los del último. Como resultado, se emitieron una serie de decretos que reformaban los abusos dentro de la Iglesia, condenaban la Reforma protestante y la teología protestante, afirmaban las verdades de la Iglesia Católica y su autoridad espiritual, y codificaban las Escrituras.

Eliminar publicidad

Advertisement

Antecedentes y necesidad

La Reforma protestante comenzó en los territorios germánicos del Sacro Imperio Romano Germánico en 1517 con las 95 Tesis de Martín Lutero. Martín Lutero (1483-1546) era un monje y teólogo católico que solo emitió las tesis como una invitación a sus compañeros clérigos para debatir la cuestión de la venta de indulgencias. Las indulgencias eran escrituras que garantizaban al alma de uno (o de un ser querido) una estancia más corta en el purgatorio después de la muerte, y Lutero se oponía a su venta, así como a la autoridad del Papa sobre las almas del purgatorio y a la aparente codicia que había detrás de esta política. Al oponerse a la venta de indulgencias, Lutero desafió la autoridad del Papa y, por tanto, de la Iglesia.

El Concilio de Trento se convirtió en una conferencia católica cuyo objetivo era reformar los abusos de la Iglesia y afirmar su autoridad.

La Iglesia respondió excomulgando a Lutero en 1521 y tachándolo de hereje y declarado criminal en la Dieta de Worms, pero para entonces, sus 95 Tesis y otras obras habían sido publicadas, ampliamente difundidas y traducidas del latín a la lengua vernácula. Otros sacerdotes, como Huldrych Zwingli (1484-1531), iniciaron sus propios desafíos, y la Reforma se extendió en Suiza y luego en Francia. En junio de 1530, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (de 1519 a 1556), convocó la Dieta de Augsburgo en un intento de reunificar la Iglesia. Los luteranos presentaron la Confesión de Augsburgo (escrita por Felipe Melanchthon, mano derecha de Lutero, 1497-1560), mientras que los católicos ofrecieron la Confutatio Augustana (escrita principalmente por Johann Eck, 1486-1543). Ninguna de las partes aceptó las confesiones de fe de la otra, y no se resolvió nada.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El Papa Pablo III y Carlos V hicieron otro intento de reconciliación de católicos y protestantes en 1537, pero esta reunión nunca se convocó debido a los conflictos militares entre Carlos V y el rey Francisco I (Francisco I de Francia, en el cargo de 1515 a 1547). Carlos V seguía ansioso por llegar a alguna forma de reconciliación, no solo por los disturbios civiles y la violencia que acompañaban a la Reforma, sino porque necesitaba que sus súbditos estuvieran unidos contra una posible invasión del Imperio otomano. El siguiente intento estaba previsto para el 13 de diciembre de 1545 en Trento (anglicismo Trento), en el norte de Italia.

Primera sesión

Aunque se convocó como una conferencia ecuménica, el contingente católico impidió desde el principio que los protestantes votaran o tuvieran alguna voz significativa en los procedimientos. En respuesta, el clero protestante se negó a asistir (aunque algunos, como Melanchthon, hicieron los primeros intentos). El Concilio de Trento se convirtió entonces en una conferencia católica cuyo objetivo era reformar los abusos de la Iglesia (como la venta de indulgencias), abordar las reclamaciones de error en la enseñanza y la práctica de la Iglesia, y afirmar (o reafirmar) la autoridad y la centralidad de la Iglesia en la vida del pueblo.

Eliminar publicidad

Advertisement

Council of Trent
Concilio de Trento
Elia Naurizio  (Public Domain)

Es posible que la Reforma protestante nunca se hubiera producido (o ciertamente se hubiera desarrollado de forma diferente) si la Iglesia se hubiera limitado a considerar la temprana objeción de Lutero a la venta de indulgencias en lugar de intentar silenciarlo. Sin embargo, Lutero pasó de esa crítica a un rechazo total de la Iglesia, y el punto central de su afirmación era que uno estaba justificado ante Dios solo por la fe y que para la comunión con Dios solo se necesitaba la Biblia. La Iglesia afirmaba que uno era justificado por su fe y las obras que procedían de esa fe, citando el libro bíblico de I Corintios 15:58, "Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano", y otros pasajes similares. Lutero respondió con sus propios textos bíblicos, entre ellos: "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, 9 no por obras, para que nadie se jacte" (Efesios 2:8-9). Por lo tanto, la primera cuestión que hay que abordar es cómo se justifica uno ante los ojos de Dios.

Sin embargo, para poder abordar plenamente esta cuestión, primero debían ponerse de acuerdo por unanimidad sobre qué libros de la Biblia constituían la Sagrada Escritura. Los luteranos habían rechazado ciertos libros y, para entonces, Lutero había publicado su propia traducción de la Biblia, y para contrarrestar esto, había que decidir sobre una versión "autorizada" de las Escrituras. Esto se concluyó en abril de 1546, cuando se afirmó la traducción de la Vulgata de San Jerónimo como único texto autorizado. En junio de 1546, se habían puesto de acuerdo de forma unánime sobre la verdad del pecado original que separaba el alma de Dios y hacía necesaria la justificación. Llegaron a sus conclusiones sobre la justificación en enero de 1547, tras meses de debate. El erudito Diarmaid MacCulloch comenta:

El Concilio rechazó la afirmación de Lutero de que la humanidad pecadora no puede cumplir la Ley: "Dios no manda imposibles". La gracia de Dios está disponible a través de las buenas obras que los humanos pueden realizar, entre ellas, la participación en los sacramentos de la Iglesia del bautismo y la penitencia (en marzo de 1547 se reafirmaron los siete sacramentos de la Iglesia occidental medieval como "instituidos por Jesucristo")... el largo e intrincado texto del Decreto sobre la Justificación fue finalmente aprobado en enero de 1547. (235-236)

En marzo de 1547, el concilio también se puso de acuerdo sobre la necesidad espiritual del bautismo de niños (un rechazo a la pretensión de los anabaptistas de que solo era válido el bautismo de adultos) y la importancia y los ritos relativos a la confirmación en la Iglesia. Otras sesiones se interrumpieron debido a la peste y, aunque hubo reuniones, no se emitieron más decretos, y el concilio se prorrogó en septiembre de 1549.

Eliminar publicidad

Advertisement

Decretos y cánones de la primera sesión

La primera sesión emitió una serie de decretos (edictos) y cánones (reglas o leyes) que reafirmaban la enseñanza y la práctica de la Iglesia, al tiempo que rechazaban y condenaban las reivindicaciones protestantes (también reafirmó y aprobó la creación del Santo Oficio por parte del Papa Pablo III en 1542, más conocido como la Inquisición). Los decretos se centraban principalmente en la justificación y en cómo las enseñanzas de la Iglesia proporcionaban la guía espiritual para que el alma mereciera la vida eterna en el cielo, mientras que las obras protestantes lo desviaban a uno y lo llevaban al infierno después de la muerte. Los decretos incluían:

  • "Que la naturaleza y la ley no pueden justificar a los hombres": las personas nacen en pecado y son incapaces de cumplir la ley de Dios.
  • "De la misión y misterio de la venida de Cristo": Cristo vino como intercesor entre la humanidad y Dios.
  • "Quiénes se justifican por Jesucristo": aunque Cristo murió por todas las personas, solo aquellos que lo acepten serán justificados (salvados).
  • "Se da idea de la justificación del pecador, y del modo con que se hace en la ley de gracia": la transición del pecado a la salvación a través de la experiencia de "nacer de nuevo" ofrecida por la Iglesia a través de los sacramentos.
  • "Contra la vana confianza de los herejes": la afirmación de que uno solo necesitaba la fe y la Biblia para ser justificado es insostenible porque uno está confiando en su propia voluntad y juicio para declarar su salvación en lugar de la autoridad establecida de la Iglesia.
  • "Del fruto de la justificación; esto es, del mérito de las buenas obras, y de la esencia de este mismo mérito": uno se salva, no solo por la fe, sino por las buenas obras que la fe inspira. Al realizar buenas obras, uno glorifica a Dios y anuncia su salvación. [1]

Los otros decretos también tenían que ver con la justificación directa o indirectamente, y los cánones seguían este mismo paradigma pero eran un rechazo cuidadoso y directo de la teología, las críticas y la práctica protestantes. Cada canon concluye con la declaración: "sea excomulgado", que significa "maldito", excomulgado de la Iglesia y condenado al infierno. Se dirigen principalmente a la afirmación luterana de que solo la fe y las escrituras son todo lo que se necesita para salvarse.

Basándose en Proverbios 3:5: "Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia", el Concilio determinó que los protestantes estaban confiando en su propio juicio en cuanto a lo que constituía la salvación y estaban rechazando cualquier confianza en Dios al negar la autoridad de la Iglesia que reclamaba una comisión directa de Jesucristo. Dos ejemplos de cánones que van directamente a este punto son el XIII y el XIV:

Eliminar publicidad

Advertisement

Canon XIII: Si alguno dijere, que es necesario a todos los hombres para alcanzar el perdón de los pecados creer con toda certidumbre, y sin la menor desconfianza de su propia debilidad e indisposición, que les están perdonados los pecados; sea excomulgado.

Canon XIV: Si alguno dijere, que el hombre queda absuelto de los pecados, y se justifica precisamente porque cree con certidumbre que está absuelto y justificado; o que ninguno lo está verdaderamente sino el que cree que lo está; y que con sola esta creencia queda perfecta la absolución y justificación; sea excomulgado. [ídem]

Los cánones condenaron la Reforma protestante como herejía y a sus partidarios como herejes. La justificación (autoridad) subyacente para el argumento de la Iglesia era que si cualquiera podía afirmar que conocía la "verdad" simplemente concluyendo que lo que sabía era la verdad, entonces no había verdad, solo opinión individual. Además, si cualquiera que pudiera leer la Biblia podía interpretarla por sí mismo, no era posible una comprensión "verdadera" de las Escrituras, sino solo interpretaciones individuales. Como se entendía que las personas nacían en pecado y su voluntad se corrompía, no se podía confiar en la propia perspicacia para interpretar las Escrituras, sino que había que atenerse a las obras escritas de los Padres de la Iglesia y a la comprensión y práctica tradicionales.

Segunda y tercera sesión

La segunda sesión se convocó en mayo de 1551 bajo el Papa Julio III (sirvió entre 1550 y 1555) con el objetivo de resolver las cuestiones relativas a la Eucaristía. Algunas sectas protestantes (empezando por Zwinglio en Suiza) afirmaban que la celebración de la misa era solo un memorial del sacrificio de Cristo y negaban que Dios estuviera presente en la consagración o que el pan y el vino se transformaran en el cuerpo y la sangre de Cristo. El Concilio rechazó esto como una herejía y decretó que Cristo estaba sustancialmente presente en la Eucaristía, condenando a cualquiera que estuviera en desacuerdo en el Canon 1 de 1551:

Si alguno negare, que en el santísimo sacramento de la Eucaristía se contiene verdadera, real y substancialmente el cuerpo y la sangre juntamente con el alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y por consecuencia todo Cristo; sino por el contrario dijere, que solamente está en él como en señal o en figura, o virtualmente; sea excomulgado. [2]

En la misma línea se procedió con la penitencia y la extremaunción, sosteniendo que estos ritos, al igual que los demás, fueron instituidos por el propio Cristo y no podían ser negados sin poner el alma en peligro de condenación eterna. La sesión debía continuar con otros temas, pero fue prorrogada cuando el príncipe protestante Mauricio, Elector de Sajonia (1521-1553), antes aliado de Carlos V en la Guerra de Esmalcalda (1546-1547), lo abandonó para aliarse con el rey francés Enrique II en 1552 en la Segunda Guerra de Esmalcalda.

El Concilio se reunió de nuevo bajo el mandato del Papa Pío IV (1559-1565) en enero de 1562. En esta sesión se trató principalmente de reformar los abusos en la Iglesia, incluido el clero mal educado que vivía de los diezmos de los feligreses sin proporcionarles guía espiritual ni consuelo. Se promulgaron decretos para establecer seminarios y reformar los requisitos del clero. Ignacio de Loyola (1491-1556) ya había formado su Compañía de Jesús (jesuitas) en 1534 y, una vez aprobada por el Papa, había comenzado una iniciativa en materia de educación que, en 1562, había echado raíces y se había extendido. El Concilio aprobó en 1563 la creación de más seminarios y la profundización de los estudios por parte de los candidatos a clérigos.

Saint Ignatius of Loyola
San Ignacio de Loyola
Peter Paul Rubens (Public Domain)

En respuesta a la pretensión protestante de que el clero pudiera casarse, el Concilio sostuvo que ni Cristo ni sus apóstoles estaban casados y señaló que San Pablo había abordado la cuestión en el pasaje bíblico: "En realidad, preferiría que todos fueran como yo. No obstante, cada uno tiene de Dios su propio don: este posee uno; aquel, otro." (I Corintios 7:7). Se decidió que el clero siguiera la sugerencia y el ejemplo de Pablo y permaneciera soltero. La objeción protestante a la venta de indulgencias se abordó en el sentido de que las escrituras ya no se venderían, sino que podrían obtenerse a cambio de un donativo, y el proceso estaría regulado. Se condenó el rechazo protestante a los iconos y al arte religioso, así como su objeción a la veneración de los santos y las reliquias.

Para contrarrestar la iconoclasia de los protestantes, el Concilio aprobó el encargo de arte religioso y de composiciones musicales (el Mesías de Händel es un resultado directo de la Contrarreforma católica y del Concilio de Trento), que dio origen al estilo barroco. Las iglesias católicas serían en adelante más grandiosas y elevadas que las modestas casas de culto protestantes, y la arquitectura, el arte y la música trabajarían juntos para llevar a los feligreses a una relación más estrecha con Dios y la Iglesia. La música, especialmente, debía utilizarse para celebrar los sagrados misterios de la fe y animar a abrirse a la alegría divina y a la contemplación de la maravilla y la majestuosidad de Dios.

Al mismo tiempo, para evitar la difusión del pensamiento protestante, se aprobó por decreto en 1563 el Index Librorum Prohibitorum (Índice de libros prohibidos), creado en 1559, que comenzaba nombrando específicamente las obras de reformadores como Lutero, Zwinglio, Juan Calvino (1509-1564) y otros. El Índice era detallado en sus prohibiciones pero, esencialmente, establecía que cualquier libro condenado por el Papa o el Santo Oficio o por el propio sacerdote u obispo debía ser rechazado por un católico en buena posición con la Iglesia. La lectura no arrepentida de los libros del Índice se entendía como un pecado grave y un acto de rebeldía que ponía en peligro el alma. El Índice continuó en vigor hasta 1967, cuando fue suspendido.

Religions in Europe in the 16th Century
Religiones en Europa en el siglo XVI
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Conclusión

Los delegados que establecieron la doctrina de la Iglesia y emitieron los decretos del Concilio de Trento no eran representativos de todo el clero católico de la época. Los delegados de Francia solo participaron en la tercera sesión, los delegados alemanes tuvieron apariciones irregulares, y la mayoría de las decisiones fueron tomadas por el clero italiano, que vivía en relativa proximidad a Trento y tenía más facilidad para viajar a las reuniones. Aun así, sus decretos fueron recibidos con aprobación, y la petición de ratificar los decretos fue concedida por el Papa Pío IV en enero de 1564.

Las decisiones, los decretos y los cánones del Concilio de Trento se convirtieron en el proyecto de la Contrarreforma católica, que restableció la autoridad de la Iglesia a través de normas, reglamentos y definiciones claras de lo que significaba ser católico. El Concilio mantuvo esencialmente todas las políticas y tradiciones de la Iglesia medieval, a la vez que reformaba todos sus abusos y errores de política. Tras abordar estos problemas, el Concilio afirmó la primacía de la Iglesia como única autoridad de la visión cristiana. Aunque algunos de los decretos, como el Índice, han sido suspendidos desde entonces, las decisiones del Concilio de Trento continuaron informando la creencia y la práctica católica hasta la década de 1960 y, en parte, continúan haciéndolo en el presente.

* * *

[1] http://www.intratext.com/IXT/ESL0057/_PD.HTM

[2] http://www.intratext.com/IXT/ESL0057/_PM.HTM

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Qué fue el Concilio de Trento?

El Concilio de Trento fue una conferencia celebrada por el clero católico para reformar los abusos y errores en la Iglesia y afirmar las enseñanzas y la autoridad tradicionales de la Iglesia.

¿Cuándo se celebró el Concilio de Trento?

El Concilio de Trento se reunió entre 1545 y 1563. Sin embargo, no se reunió durante los 18 años, sino en tres sesiones que sumaron 25 reuniones. Primera sesión: 1545-1549. Segunda sesión: 1551-1552. Tercera sesión: 1562-1563.

¿Por qué se convocó el Concilio de Trento?

El Concilio de Trento fue convocado en respuesta a la Reforma Protestante, que había desafiado la autoridad de la Iglesia Católica.

¿Qué consiguió el Concilio de Trento?

El Concilio de Trento reafirmó la autoridad y la centralidad de la Iglesia Católica, reformó los abusos dentro de la Iglesia, codificó las escrituras, estableció seminarios para un clero mejor educado y condenó la Reforma Protestante como una herejía.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2022, junio 16). Concilio de Trento [Council of Trent]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20842/concilio-de-trento/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Concilio de Trento." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 16, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20842/concilio-de-trento/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Concilio de Trento." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 16 jun 2022. Web. 30 jun 2022.

Afiliación