Johann Eck

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 01 agosto 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Johann Eck (by Unknown Artist, Public Domain)
Johann Eck
Unknown Artist (Public Domain)

Johann Eck (1486-1543) fue un teólogo y escritor católico más conocido por sus disputas con Martín Lutero (1483-1546), que comenzaron en 1517 y continuaron hasta su muerte en 1543. Eck mantenía la postura de que, si cualquiera podía determinar la verdad por sí mismo, entonces no había verdad, sino solo opinión; una afirmación que se convirtió en el centro de la Contrarreforma.

Eck y Lutero fueron amigos hasta que Lutero publicó sus 95 Tesis en octubre de 1517 y, desde entonces, fueron famosos adversarios. Fue el primero en atacar las 95 Tesis en 1517, discutió con Lutero por escrito en 1518 y debatió con Lutero y Andreas Karlstadt (1486-1541) en Leipzig en 1519, donde, aunque no se proclamó ningún ganador, Eck fue felicitado en privado por su victoria. Había ganado claramente a Karlstadt y obligó a Lutero a admitir públicamente su desafío a la autoridad papal que condujo a la excomunión de Lutero en 1521.

Eliminar publicidad

Advertisement

Como miembro destacado de la facultad de la Universidad de Ingolstadt, Eck instituyó las políticas que prohibían el estudio de las obras luteranas, entre las que se incluía cualquier obra de Karlstadt, Felipe Melanchthon (1497-1560), Martín Bucero (1491-1551) o cualquiera de sus partidarios. En 1523, esta política condujo al arresto del joven erudito Arsacio Seehofer (c. 1504 - c. 1539) en Ingolstadt, que había presentado una conferencia sobre las obras de Melanchthon. Su arresto provocó que la activista luterana Argula von Grumbach (1490-c. 1564) escribiera su famoso A la Universidad de Ingolstadt defendiendo a Seehofer.

Entre 1522 y 1526, Eck publicó al menos ocho obras importantes, además de cartas en las que denunciaba el movimiento que llegó a conocerse como la Reforma protestante, y derrotó al reformador Juan Ecolampadio (1482-1531) en un debate público en junio de 1526. En la Dieta de Augsburgo de 1530 representó los puntos de vista de la Iglesia contra Melanchthon y los luteranos, presentando su recopilación de 404 herejías y contribuyendo a la Confutación pontificia de la confesión de Augsburgo, denunciando la Reforma y aclarando la confesión de fe católica. En 1537 publicó su propia traducción del Nuevo Testamento para contrarrestar la anterior de Lutero y, en 1540, fue una de las principales figuras del Coloquio de Worms, que intentó, sin éxito, llegar a un compromiso entre católicos y protestantes.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eck es reconocido hoy como uno de los más grandes teólogos y oradores de su tiempo.

Murió de fiebre en 1543, pero sus obras sirvieron de base para el Concilio de Trento (1545-1563) y la Contrarreforma (1545 - c. 1700), que denunció formalmente las sectas protestantes como herejía y restableció la autoridad de la Iglesia católica. Aunque los escritores protestantes lo presentaron de forma negativa, sigue siendo muy apreciado por los católicos y es reconocido hoy como uno de los más grandes teólogos y oradores públicos de su tiempo y uno de los pocos que estuvieron a la altura de Martín Lutero.

Juventud y educación

Johann Eck nació como Johann Maier von Eck en el pueblo de Eck en Suabia, Baviera, en 1486. No se sabe nada de su madre, pero su padre, Michael Maier, era el magistrado del pueblo. Su tío, Martin Maier, era el párroco de Rottenburg am Neckar y acogió al niño para educarlo. No se da ninguna razón para el traslado de Eck a la casa de su tío y no hay registros de ningún hermano. En 1498, a los 12 años de edad, Eck se matriculó en la Universidad de Heidelberg, donde estudió durante un año antes de trasladarse a Tubinga, donde obtuvo el título de maestro en 1501, antes de trasladarse a Colonia y luego a Friburgo para seguir estudiando.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Johann Eck Portrait
Retrato de Johann Eck
Unknown Artist (Public Domain)

Hacia 1505, cuando tenía 19 años, ya dominaba el latín, el hebreo y el griego y las disciplinas de matemáticas, jurisprudencia, filosofía y teología. Sus estudios avanzados habían sido financiados por su tío, quien, por esta época, le cortó la pensión por razones desconocidas y Eck se siguió cultivando con clases particulares. Continuó sus estudios en Friburgo, donde fue nombrado rector, y fue ordenado sacerdote en 1508. Su ordenación fue concedida por una dispensa papal (ya que era demasiado joven para ser elegible) que reconocía sus logros intelectuales y su devoción a la Iglesia. En 1510 se doctoró en teología con 24 años y fue invitado a ocupar el puesto de profesor de teología en la Universidad de Ingolstadt, donde fue nombrado procanciller en 1512.

Durante sus primeros años en Ingolstadt, escribió varias obras sobre filosofía, geografía y teología. Sus obras teológicas se convirtieron en textos estándar en Ingolstadt y en otros lugares, y a los 28 años ya era conocido como erudito y escritor.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eck y Lutero

Eck había abrazado la filosofía del humanismo mientras estudiaba en Tubinga y, en algún momento, (probablemente en Heidelberg) había conocido y entablado amistad con el erudito y jurista humanista Christoph von Scheurl (1481-1542). En 1517, von Scheurl presentó a Eck a Martín Lutero, un profesor de Wittenberg donde von Scheurl había enseñado derecho. Von Scheurl pensó, sin duda, que ambos se relacionarían por su común admiración por el pensamiento humanista y la devoción religiosa, y parece haber estado en lo cierto, ya que la documentación posterior señala que Eck y Lutero en un principio se tuvieron en alta estima.

En octubre de 1517, Lutero publicó sus 95 Tesis condenando la política de la Iglesia sobre la venta de indulgencias y Eck respondió con una brutal refutación que dejó a Lutero "profundamente herido por lo que vio como una traición personal" y "se desquitó con ira" (Roper, 84). Eck respondió a la represalia de la misma manera, y esto marca el comienzo de la disputa de décadas entre los dos antiguos amigos.

Martin Luther at the Diet of Worms
Martín Lutero en la Dieta de Worms
Emile Delperée (Public Domain)

Las 95 tesis de Martín Lutero se imprimieron rápidamente y se distribuyeron en 1518, año durante el cual Eck se manifestó constantemente en contra. Karlstadt había salido en apoyo de Lutero y Eck lo retó a debatir con la condición de que Lutero, en caso de estar presente, guardara silencio. Lutero respondió con una carta a Karlstadt, claramente dirigida a Eck, expresando su interés en debatir con Eck en cualquier momento.

Eliminar publicidad

Advertisement

El debate de Leipzig

El debate se fijó para junio-julio de 1519 en el castillo de Pleissenburg, en Leipzig, y estaría presidido por Jorge, duque de Sajonia (quien gobernó de 1500 a 1539), que apoyaba a Eck contra la Reforma. Eck invitó a Lutero a participar, pero siempre con la condición de que no podía participar en el debate con Karlstadt. Aunque Karlstadt argumentó bien, Eck fue el mejor debatiente y, aunque técnicamente perdió, fue capaz de confundir a su oponente lo suficiente como para ser declarado ganador.

Su debate continuó en la prensa con Eck y Lutero atacándose mutuamente en cartas abiertas.

Después de Karlstadt, Lutero tomó la palabra y, tras argumentar varios temas, el debate se redujo a la autoridad de la Iglesia dirigida por el Papa y dirigida por los concilios eruditos. Cuando Lutero insistió en que solo la fe y las escrituras eran necesarias para la comunión con Dios, Eck lo atacó como husita, uno de los seguidores de Jan Hus de Bohemia (c. 1369-1415), que había sido condenado por herejía por el Concilio de Constanza en 1415 y quemado en la hoguera. Al principio, Lutero rechazó la etiqueta, pero luego argumentó que algunos de los puntos de Hus habían sido válidos y que sus afirmaciones no eran el "virus bohemio" que la Iglesia solía desechar. El académico Roland H. Bainton recrea la respuesta de Eck a partir de las transcripciones originales:

Pero este es el virus bohemio, dar más peso a la propia interpretación de las Escrituras que a la de los papas y los concilios, los doctores y las universidades. Cuando el hermano Lutero dice que este es el verdadero sentido del texto, el papa y los concilios dicen: "No, el hermano no lo ha entendido correctamente". Entonces, me quedo con el concilio y dejo ir al hermano. De lo contrario, todas las herejías se renovarán. Todos han apelado a la Escritura y han creído que su interpretación era correcta y han afirmado que los papas y los concilios estaban equivocados, como hace ahora Lutero. (107)

Lutero respondió que afirmaría la verdad tal como Dios se la había revelado y que no importaba si los papas, los concilios o las universidades estaban de acuerdo con esa verdad. Al ser presionado, Lutero tuvo que admitir públicamente que desafiaba la autoridad del Papa y que no estaba de acuerdo con el veredicto del Concilio de Constanza que había condenado a Hus. No se emitió ningún veredicto sobre el debate, ya que parece que Jorge, duque de Sajonia, se aburrió con la discusión y necesitó que se despejara la sala para otro evento.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eck & Luther at the Leipzig Debate
Eck y Lutero en el Debate de Leipzig
Julius Hübner (Public Domain)

El debate continuó en la prensa, con Eck y Lutero atacándose mutuamente en cartas abiertas, panfletos y obras más largas. En 1519, Eck publicó importantes obras en las que denunciaba la teología de Lutero y el movimiento de la Reforma, al tiempo que abogaba por la prohibición y la quema de libros protestantes. También apeló directamente a Roma, lo que dio lugar a que el Papa León X emitiera la bula Exsurge Domine, en la que se refutaban las afirmaciones de Lutero como errores. Eck llevó personalmente la bula a Sajonia en julio de 1520, la leyó en público y la hizo publicar, pero para entonces la opinión popular se había puesto del lado de Lutero y Eck fue atacado y expulsado de una ciudad tras otra. Lutero quemó la bula y, en enero de 1521, fue excomulgado.

Defensor de la fe

Eck no fue tan tonto como para creer que la excomunión silenciaría a Lutero y continuó su ataque en 1521 animando a Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, a convocar la Dieta de Worms en la que se ordenó la comparecencia de Lutero. El discurso de Lutero en la Dieta de Worms (conocido como el discurso "Aquí estoy") en abril de 1521 dejó clara su posición y Eck apeló a Carlos V para que tomara medidas más duras, lo que dio lugar al Edicto de Worms de mayo de 1521 en el que se declaraba a Lutero un proscrito que podía ser asesinado sin consecuencias. Lutero fue secuestrado en secreto por un noble partidario, Federico III (el Sabio, 1463-1525) y llevado a salvo a su castillo de Wartburg pareciendo desaparecer al principio hasta que empezó a publicar más obras suyas, entre ellas su traducción al alemán del Nuevo Testamento.

Eck tomó represalias imponiendo la prohibición de todas las obras de Lutero y de cualquiera de sus partidarios en Ingolstadt en 1522 e invitó a los oficiales de la Inquisición a examinar a cualquier persona sospechosa de leer o distribuir dichas obras. En 1522, el erudito Arsacius Seehofer fue advertido por Eck de que no introdujera la doctrina luterana en la escuela, lo que Seehofer ignoró, dando una conferencia sobre la teología de Melanchthon en la primavera de 1523. Eck hizo censurar a Seehofer y, cuando en un registro de su apartamento se encontraron 17 textos luteranos, fue expulsado, arrestado y amenazado con ser ejecutado a menos que se retractara. Este suceso inspiró la carta abierta A la Universidad de Ingolstadt, de Argula von Grumbach, en la que se condenaba al profesorado por perseguir a Seehofer y se exigía que explicaran por qué las opiniones de Lutero o Melanchthon eran heréticas, ya que estaban extraídas directamente de la Biblia.

Eck y los demás profesores ignoraron la carta, por lo que von Grumbach la hizo publicar a instancias de un colega protestante y reformista, Andreas Osiander (1498-1552), que escribió un prefacio a la obra. El panfleto se convirtió en un éxito de ventas, lo que animó a von Grumbach a seguir escribiendo, y puede haber contribuido a asegurar la liberación de Seehofer en 1524. Eck siguió ignorando a von Grumbach mientras continuaba con sus ataques a Lutero, pero sus argumentos fueron tratados en las obras que siguió publicando contra la Reforma hasta 1526 e incluyeron refutaciones y condenas a Huldrych Zwingli (1484-1531) y sus seguidores, así como al movimiento anabaptista. En ese año (1526), debatió con Ecolampadio y fue declarado vencedor, continuando con la base de su argumento esencial en la afirmación de que si todo individuo que leyera la Biblia pudiera entonces decir que entendía la verdad última y la voluntad de Dios, entonces no había verdad, solo opinión.

Charles V, Holy Roman Emperor
Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
Jakob Seisenegger (Public Domain)

Cuando se convocó la Dieta de Augsburgo en 1530, Eck recopiló sus 404 artículos sobre los errores de los reformadores y los presentó a Carlos V con una carta de presentación:

Todos los católicos creen que, en medio de estos numerosos tumultos de guerras y aflicciones de la cristiandad, vos, veneradísimo emperador, sois el instrumento divinamente designado, elegido y consagrado para detener la decadencia de la fe católica, para ayudar a la Iglesia afligida y a los eclesiásticos oprimidos, para salvar el imperio cristiano del turco...

Pero Martín Lutero, el enemigo de la Iglesia dentro de la Iglesia, se ha negado a escuchar las altas amonestaciones que le ha dirigido Vuestra Majestad y se ha lanzado a un verdadero torbellino de impiedad. Blasfema contra Dios; no tiene reverencia por los santos ni por los sacramentos, ni respeto por los magistrados eclesiásticos o seculares; es contumaz y rebelde; enciende el fuego de la sedición en todo el imperio; está haciendo ardientes preparativos para un diluvio de sangre cristiana; está armando las manos de los alemanes para que se bañen en la sangre del Papa y de los cardenales.

Así, ha producido una vasta descendencia, mucho peor que él mismo, dando a luz a crías de víboras. Destruyen las iglesias, derriban los altares y pisotean la santísima Eucaristía; queman las imágenes de Cristo y de los santos, extinguen el culto a Dios, arrojan las reliquias de los santos a la tierra y roban los tesoros de la Iglesia...

Con el fin de acabar con sus engañosas fanfarronadas, me presento ante vuestra adorada Majestad, dispuesto a realizar el mismo servicio que realicé en Leipzig contra Lutero y en Baden contra Ecolampadio, es decir, defender todas las ordenanzas, usos, doctrinas y ceremonias de nuestra religión y fe católica y atacar los argumentos de los antagonistas. Que vengan estos enemigos de la iglesia, estos instrumentos de impiedad, estos defensores de las herejías y vasos de iniquidad. (Lindberg, Fuente 8.10, pp. 143-144)

En la Dieta de Augsburgo, en junio de 1530, Melanchthon presentó la Confesión de fe luterana de Augsburgo, que fue aprobada por los príncipes protestantes presentes. Eck contribuyó a la Confutación pontificia de la confesión de Augsburgo, rechazando la obra de Melanchthon y afirmando las creencias de la Iglesia católica.

Conclusión

Entre 1530 y 1542, Eck continuó con sus ataques al movimiento de la Reforma mientras defendía la autoridad y las tradiciones de la Iglesia Católica. En 1542, circuló el rumor de que había muerto. El académico Lyndal Roper comenta:

En 1542, Eck, el viejo enemigo de Lutero, había sido uno de esos afortunados (o desafortunados) individuos capaces de leer sus propios obituarios. Creyendo que su antagonista estaba muerto, Bucero había escrito un tratado contra él, y Eck respondió con una contraofensiva, afirmando audazmente en la portada que estaba muy vivo. Pero apenas unos días después de la aparición de su réplica, Eck cayó por fiebre y pronto deliró. Insistiendo en que era demasiado pronto para llamar a un sacerdote, se volvió cada vez más incoherente, y cuando finalmente llamaron al sacerdote, Eck ya no pudo seguir las palabras del rito. (391-392)

Murió a principios de 1543. Lutero, que moriría tres años más tarde, aprovechó la repentina partida de Eck, que, según sugirió, le negaba la extremaunción al no poder entenderla, como un juicio de Dios por las interminables persecuciones de su antiguo adversario. Llegó a la conclusión de que Eck había ido directamente al infierno, al igual que había ocurrido con Zwinglio en 1531, cuando cayó en combate en las Guerras de Kappel. Sin embargo, la comunidad católica lloró a Eck como defensor de la fe y paladín de las creencias religiosas tradicionales.

En la actualidad, Johann Eck siempre aparece en cualquier película o documental sobre Martín Lutero como el villano de la pieza, persiguiendo a Lutero y a sus valientes seguidores por sus convicciones mientras se esconde tras las tradiciones de la Iglesia. Sin embargo, esta representación es injusta e inexacta, ya que Eck demostró ser tan valiente como cualquiera de los reformadores y fue reconocido, en su época, como el más distinguido teólogo, intelectual, escritor y orador público del Sacro Imperio Romano.

Su obra sirvió de base a la Contrarreforma, que restableció la autoridad de la Iglesia y reformó sus abusos y, lo que es más importante, su argumento central nunca fue refutado: si la interpretación de la Biblia de cualquier persona es válida basada en su fe en esa convicción, entonces la de nadie lo es, porque no hay ninguna autoridad que determine la validez. Si la verdad es solo opinión, entonces no hay verdad. El argumento de Eck se demostró correcto cuando las sectas protestantes proliferaron a lo largo del siglo XVI, y cada una afirmaba que solo ellas representaban el verdadero cristianismo.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era Johann Eck?

Johann Eck fue un teólogo católico que se convirtió en el mayor adversario de Martín Lutero en los primeros años de la Reforma protestante.

¿Por qué es conocido Johann Eck?

Johann Eck es conocido como defensor de la fe de la Iglesia católica. Fue el primero en atacar las 95 Tesis de Lutero y continuó estos ataques desde 1517 hasta su muerte en 1543.

¿Cuál era el principal argumento de Johann Eck contra los protestantes?

El argumento central de Johann Eck era que la Iglesia católica llegaba a las decisiones sobre la interpretación de las escrituras, la práctica y la política a través de concilios y de una cuidadosa evaluación, estableciendo así la autoridad, mientras que los protestantes afirmaban que cualquiera que leyera la Biblia podía ser su propia autoridad sobre las escrituras. Eck argumentaba que, si eso era cierto, entonces no había verdad, sino solo opinión.

¿Cómo y cuándo murió Johann Eck?

Johann Eck murió de fiebre en 1543.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2022, agosto 01). Johann Eck [Johann Eck]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20956/johann-eck/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Johann Eck." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación agosto 01, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20956/johann-eck/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Johann Eck." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 ago 2022. Web. 03 oct 2022.

Afiliación