Johann Tetzel

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 28 julio 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Johann Tetzel (by Unknown Artist, Public Domain)
Johann Tetzel
Unknown Artist (Public Domain)

Johann Tetzel (c. 1465-1519) fue un fraile dominico que se hizo famoso como uno de los vendedores de indulgencias más eficaces y que sin saberlo inspiró la Reforma protestante cuando Martín Lutero (1483-1546) escribió sus 95 Tesis protestando por la venta de indulgencias en general y por los métodos de Tetzel en particular, desafiando así la autoridad de la Iglesia católica.

Tetzel fue un predicador popular al principio de su carrera y lo suficientemente respetado como para recibir la atención del Papa. Hacia 1516, el Papa León X necesitaba dinero para ayudar a reconstruir la Basílica de San Pedro en Roma e impulsó la venta de indulgencias como medio para este fin. Las indulgencias (escrituras que se compraban para obtener el perdón de los pecados propios o de otra persona, con el fin de reducir el tiempo en el purgatorio) se habían escrito a mano antes de que la imprenta, inventada por Johannes Gutenberg (c. 1398-1468), permitiera la producción en masa de material impreso. Uno de los primeros escritos producidos por Gutenberg fueron las indulgencias para la Iglesia, que entonces se vendían en mayor volumen que antes.

Eliminar publicidad

Advertisement

En 1516, el arzobispo de Maguncia, Albrecht con Brandenburg, pidió a León X una dispensa para vender indulgencias en su región y el Papa envió a Tetzel con su pila de escritos producidos en masa. A Martín Lutero le molestaba la práctica de la venta de indulgencias, ya que no estaba respaldada por la Biblia, pero la idea de que Tetzel operara en la región natal de Lutero se volvió intolerable. Según el relato tradicional, el 31 de octubre de 1517, Lutero clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg sus 95 tesis que condenaban la venta de indulgencias y así comenzó la Reforma protestante.

"En cuanto suena la moneda en el cofre / El alma salta del purgatorio".

Al principio, la Iglesia apoyó a Tetzel y demonizó a Lutero, pero a medida que crecía el apoyo a Lutero en 1518, Tetzel fue criticado por sus métodos y condenado. Se retiró a un monasterio dominicano en Leipzig con la salud debilitada y murió allí en 1519. Lutero hizo las paces con él antes de su muerte, pero su reputación había quedado destruida tras las 95 Tesis y se lo recordaba no por su anterior predicación, sino por la copla que se le atribuye como vendedor: "En cuanto suena la moneda en el cofre / el alma salta del purgatorio".

Eliminar publicidad

Advertisement

Luther's Ninety-Five Theses Nailed to the Wittenberg Church's Door
Las noventa y cinco tesis de Lutero clavadas en la puerta de la iglesia de Wittenberg
Eikon Film and NFP Teleart (Copyright)

Juventud y predicación

Johann Tetzel nació en Pirna, Sajonia, y eso es todo lo que se sabe de su vida hasta que se matricula en la Universidad de Leipzig en 1482. Se licenció en teología en 1487, ocupó el sexto lugar de una promoción de cincuenta y seis alumnos. Tras su graduación, ingresó en la Orden de los Dominicos y fijó su residencia en el monasterio de Leipzig. Entró en conflicto con algunos de los otros monjes del lugar (los detalles se han perdido) y partió hacia Roma en 1497 para solicitar permiso para trasladarse a otro monasterio. Se desconoce la respuesta a su petición, y a continuación aparece predicando en las provincias polacas, donde fue nombrado inquisidor por el cardenal Tomás Cayetano (c. 1468-1534). Parece que se hizo conocido como eficaz predicador y defensor de la fe antes de volver a Leipzig y aceptar el cargo de inquisidor en Sajonia.

El primer registro de Tetzel como predicador de indulgencias y vendedor es de 1503 y, en 1509, era comisario de indulgencias en Estrasburgo. En este puesto, viajaba por toda la región, llegando con gran despliegue a pueblos y ciudades, predicando poderosos sermones a las multitudes sobre los méritos de las indulgencias y alentando su compra. Estos sermones a menudo enfatizaban el sufrimiento de los que estaban en el purgatorio y el pequeño sacrificio que se pedía a los vivos para proporcionarles consuelo y ayudarles a avanzar hacia el cielo. El erudito Carter Lindberg incluye en su obra un ejemplo de sermón de Tetzel en el que el predicador juega con el miedo y la culpa de su audiencia:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Mirad, estáis en el mar embravecido de este mundo, en tormenta y peligro, sin saber si llegaréis a salvo al puerto de la salvación... Debéis saber que todos los que se confiesan y en penitencia ponen limosna en el cofre obtendrán la remisión completa de todos sus pecados. ¿Por qué estáis entonces ahí parados? ¡Corred por la salvación de vuestras almas!

¿No oís las voces de vuestros padres muertos que se lamentan y de otros que dicen: "Tened piedad de mí, tened piedad de mí, porque estamos en grave castigo y dolor. De esto podrías redimirnos con pequeñas limosnas y sin embargo no quieres hacerlo".

Abrid vuestros oídos como dice el padre al hijo y la madre a la hija: "Os hemos creado, os hemos alimentado, os hemos cuidado y os hemos dejado nuestros bienes temporales. ¿Por qué, pues, sois tan crueles y duros que no queréis salvarnos, aunque os cueste tan poco? Nos dejas yacer en las llamas para que sólo lleguemos lentamente a la gloria prometida". Podéis tener cartas que os permitan tener, una vez en la vida y en la hora de la muerte, la remisión completa del castigo que corresponde al pecado... (Fuente 2.7; p. 28)

Eliminar publicidad

Advertisement

Johann Tetzel Selling Indulgences
Johann Tetzel vendiendo indulgencias
Johann Daniel Lebrecht Franz Wagner (Public Domain)

En un principio, las indulgencias no pretendían ser un tipo de estafa o negocio para ganar dinero y, según algunos estudiosos, Tetzel solo predicaba la doctrina de la Iglesia respecto a la voluntad de un creyente penitente de enmendar alguna mala acción. La indulgencia no era una tarjeta para salir del pecado, sino un documento que aseguraba el perdón de los pecados si uno estaba realmente arrepentido y hacía penitencia. Sin embargo, esta concepción inicial de la indulgencia parece haber cambiado hacia el año 1500.

Indulgencias

Una indulgencia (que significa "ser indulgente con" o "bondadoso con" un pecador) era originalmente una especie de "carta de recomendación": alguien con méritos espirituales respondía por otro que no había cumplido su compromiso con Cristo y su Iglesia. La idea era que existía un "tesoro de méritos" (también conocido como el "tesoro de la Iglesia") acumulado por el sacrificio de Cristo, los actos de los santos, la abnegación de la Virgen María y el compromiso de los mártires, al que se podía recurrir en beneficio propio en momentos de necesidad. Sin embargo, no se podía simplemente "retirar" del tesoro, sino que había que comprometerse a realizar algún acto penitencial que devolviera este préstamo. Ese acto lo decidía el propio sacerdote, pero en los casos en que la salud o las responsabilidades de la persona dificultaban la restitución, se podía imponer una multa que se destinaba a la construcción de instituciones públicas como orfanatos o casas de enfermos.

durante los primeros meses de 1518, Lutero y Tetzel intercambiaron argumentos por escrito.

El Papa Urbano II, en 1095, promulgó un decreto que declaraba la absolución de los pecados para quienes participaran en la Primera Cruzada (1095-1102), pero quienes no pudieran participar podían comprar una indulgencia en su lugar y el dinero se destinaría a financiar la cruzada. Después de esto, la venta de indulgencias fue reconocida como una importante fuente de ingresos y, en 1400, las ventas de indulgencias estaban en auge. El académico John Bossy escribe:

Eliminar publicidad

Advertisement

Las indulgencias se habían vinculado a una variedad de obras, de las cuales la más importante era la cruzada, pero que incluían mejoras públicas como la construcción de puentes o iglesias; se había establecido que estas obras podían realizarse por poder, o conmutarse por dinero... La penitencia satisfactoria debida por una persona podía ser realizada por otra, siempre que la relación entre las dos partes fuera lo suficientemente íntima como para que lo hecho por una de ellas pudiera ser tomado, por Dios y la Iglesia, como hecho por la otra. (54)

Una vez que las indulgencias se entendieron de este modo, una persona podía comprar una para sus seres queridos fallecidos y la indulgencia se convertía en una especie de pagaré espiritual de que uno realizaría ciertos actos que liberarían al difunto del purgatorio o, al menos, reducirían el tiempo que estaba condenado a sufrir allí por sus pecados. A partir de este entendimiento, solo hubo un paso corto hasta las ventas de indulgencias de c. 1500-1517, cuando la compra de una indulgencia parece haber sido considerada como la tarjeta de "salida del pecado gratis" y en cada pueblo y ciudad visitada se saludaba al comisario de indulgencias como la realeza.

Portrait of Johann Tetzel
Retrato de Johann Tetzel
Rijksmuseum (CC BY-NC-SA)

Tetzel y Lutero

Entre 1503 y 1509, Tetzel se hizo conocido como vendedor de indulgencias viajando de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad. En 1508 llegó a la ciudad minera de St. Annaberg. Un testigo de su predicación, un tal Federico Mecum, relata lo siguiente:

Con su predicación en Alemania, ganó una inmensa suma de dinero, todo lo cual envió a Roma; y en particular en la nueva obra minera de San Annaberg, donde yo, Federico Mecum, lo escuché durante dos años, se recaudó una gran suma. Es increíble lo que este ignorante e insolente fraile decía [en sus sermones]. Decía que si un cristiano se había acostado con su madre y había depositado la suma de dinero en el cofre de las indulgencias del Papa, este tenía poder en el cielo y en la tierra para perdonar el pecado, y, si lo perdonaba, Dios debía hacerlo también. Además, si contribuían con celeridad y compraban la gracia y la indulgencia, todas las colinas de San Anaberg se convertirían en pura plata maciza. Además, tan pronto como la moneda sonara en el cofre, el alma por la que se pagara iría directamente al cielo. La indulgencia era tan apreciada, que cuando el comisario entraba en una ciudad, la bula papal se llevaba en un cojín de raso o bordado en oro, y todos los sacerdotes y monjes, el consejo de la ciudad, el maestro de escuela, los eruditos, los hombres, las mujeres, las doncellas y los niños, salían a recibirlo con estandartes y velas, con cantos y procesión. Entonces sonaban todas las campanas, se tocaban todos los órganos; se lo conducía a la iglesia y se desplegaba el estandarte del Papa; en resumen, el mismísimo Dios no podría haber sido recibido y agasajado con mayor honor. (Lindberg, Fuente 2.8; p. 29)

Tetzel predicó en los alrededores de St. Annaberg hasta 1510 y luego desapareció de la escena. Solo volvió a aparecer en los registros en 1516, cuando el arzobispo Brandenburgo pidió al Papa León X la dispensa para vender indulgencias y el Papa envió a Tetzel a Maguncia. Brandenburgo estaba muy endeudado con la familia de banqueros Fugger, que le había prestado el dinero para comprar su puesto de arzobispo, mientras que el papa León X necesitaba dinero para la reconstrucción de la basílica de San Pedro. Los hombres acordaron dividir el dinero recaudado por Tetzel, pero no hay pruebas de que el propio Tetzel estuviera al tanto de este acuerdo. Parece que entendió que todo el dinero iría a Roma para San Pedro.

Eliminar publicidad

Advertisement

Lutero tenía esta misma impresión y por eso, cuando escribió sus 95 Tesis denunciando la venta de indulgencias en 1517, envió la obra a Brandeburgo bajo el entendido de que su arzobispo estaría tan interesado como él en debatir la política y las prácticas de su venta. Sin embargo, Brandenburgo no tenía ese interés y, tras hacer que la obra fuera revisada por si era una herejía, la envió a Roma. Según el relato tradicional, Lutero clavó las 95 Tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg, aunque esto ha sido cuestionado y el propio Lutero solo menciona el envío de la obra a Brandeburgo, pero sea como fuere, gracias a la imprenta de Gutenberg, estaba impresa y en amplia circulación en 1518.

Martin Luther Monument
Monumento a Martín Lutero
Nick Morieson (CC BY)

En los últimos 50 años, los eruditos han debatido si Tetzel fue la inspiración inmediata de las 95 Tesis de Martín Lutero, pero parece bastante claro que lo fue, ya que Lutero hace referencia directa a su copla sobre las monedas en el cofre y el alma rescatada en la tesis 27 y alude a ella en la 28. En su carta a Brandenburgo, que acompañaba a las 95 tesis, Lutero deja claro que hacía tiempo que pensaba en tomarle la palabra a los vendedores de indulgencias. La proximidad de Tetzel fue el catalizador que le hizo avanzar en ese impulso.

Durante los primeros meses de 1518, Lutero y Tetzel intercambiaron argumentos por escrito, con el Sermón sobre las Indulgencias y la Gracia de Lutero en oposición a la refutación de Tetzel. Tetzel no era de ninguna manera el igual intelectual o literario de Lutero y sus obras ganaban constantemente más adeptos a sus "nuevas enseñanzas". A medida que la estatura de Lutero crecía, la reputación de Tetzel se debilitaba, hasta que, mucho antes de finalizar el año, las obras de Tetzel y las indulgencias que había vendido se quemaron en hogueras comunales. Este mismo año, Tetzel recibió su doctorado en teología, pero no hay pruebas de que se hubiera matriculado en ninguna universidad, y es probable que se tratara de un título honorífico otorgado para elevar a Tetzel a la misma posición académica que el Dr. Martín Lutero. De ser así, no sirvió para mejorar las posibilidades de Tetzel.

Conclusión

Lutero acabó ganando en el tribunal de la opinión pública y Tetzel fue condenado como un charlatán que había vendido sus indulgencias para beneficio personal. Sin embargo, no hay pruebas de que Tetzel se quedara con nada del dinero recaudado, ya que los cofres en los que la gente depositaba sus monedas estaban aseguradas por tres cerraduras en manos de tres personas distintas. Tetzel fue condenado por la Iglesia a la que había servido (aunque más tarde fue perdonado) por sus métodos, así como por su teología. Su salud comenzó a debilitarse y se retiró al monasterio dominicano donde había comenzado su carrera años atrás.

Cuando Lutero se enteró de que Tetzel estaba muriendo, le envió una carta a su antiguo adversario para consolarlo, pero también hizo circular la siguiente historia que no contribuyó a mejorar la reputación de Tetzel:

En 1517, vivía un caballero empobrecido y endeudado, Christoph Haake von Stulpe, cuya finca estaba completamente arruinada. Las negociaciones en la cercana Juterbog con su principal acreedor, el claustro cisterciense, no dieron resultado. Sin embargo, durante su estancia en la ciudad, fue testigo de todo el alboroto por la venta de indulgencias de Tetzel. La visión de tanto dinero fluyendo hacia el cofre de indulgencias de roble de Tetzel le sirvió de inspiración.

Cuando Tetzel abandonó por fin Juterbog y se dirigió al claustro de Zinna, el caballero y sus hombres lo alcanzaron y le robaron en una zona pantanosa. Tetzel, enfurecido, gritó a los ladrones: "¡Seréis malditos y condenados por la eternidad!". El caballero levantó su visera y Tetzel vio el rostro risueño de Haake, a quien Tetzel había vendido antes una indulgencia por cincuenta florines que condonaba el futuro pecado de robo. (Lindberg, Fuente 2.9; p. 29)

No hay pruebas de que Tetzel vendiera nunca una indulgencia que cubriera un pecado futuro, pero en el momento en que se contó esta historia, era irrelevante lo que Johann Tetzel hiciera o dejara de hacer realmente. Tras fracasar en el desafío del ataque de Lutero a la Iglesia, fue vilipendiado, en mayor o menor medida, tanto por los católicos como por los seguidores de Lutero. Los estudiosos de hoy en día han reevaluado la vida y la obra de Tetzel, pero se lo sigue considerando un vendedor de indulgencias sin escrúpulos que desplumó a creyentes crédulos de un dinero del que no podían desprenderse.

Ciertamente, hay pruebas que apoyan esta idea, como el relato de Mecum y otras críticas de la época, pero hay que tener en cuenta que fueron presentadas por escritores protestantes (incluido Lutero) y puede que no sean una representación tan exacta. Sin embargo, el talento de Tetzel como vendedor es innegable, y parece claro que, al seguir su verdadera vocación, sin quererlo, inspiró la Reforma protestante.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién era Johann Tetzel?

Johann Tetzel fue un monje dominico del siglo XVI que se convirtió en vendedor de indulgencias y, sin saberlo, inspiró las 95 tesis de Martín Lutero.

¿Por qué es famoso Johann Tetzel?

Johann Tetzel es famoso por ser un eficaz vendedor de indulgencias que prometía a la gente el perdón de los pecados a cambio del precio de un escrito de indulgencia. Se dice que sus métodos inspiraron las 95 Tesis de Lutero y dieron inicio a la Reforma Protestante.

¿Era Johann Tetzel tan malo como lo describen los escritores protestantes?

Es posible que Johann Tetzel fuera simplemente un vendedor muy eficaz que utilizaba los métodos que consideraba mejores para cerrar una venta. Los estudiosos modernos tienden a representarlo como indigno de su mala reputación, aunque las fuentes primarias apoyan la imagen de que era manipulador.

¿Cómo murió Johann Tetzel?

Johann Tetzel murió por causas naturales en 1519, después de que su salud se debilitara tras su disputa con Martín Lutero y la condena generalizada tanto de los católicos como de los seguidores de Lutero.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2022, julio 28). Johann Tetzel [Johann Tetzel]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20318/johann-tetzel/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Johann Tetzel." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 28, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20318/johann-tetzel/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Johann Tetzel." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 jul 2022. Web. 13 ago 2022.

Afiliación