Martín Bucero

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Antonio Elduque
Publicado el 22 abril 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés
Martin Bucer (by Unknown Artist, Public Domain)
Martín Bucero
Unknown Artist (Public Domain)

Martín Bucero (1491-1551) fue un reformador y teólogo alemán, fraile dominico y sacerdote hasta su conversión al protestantismo por Martín Lutero (1483-1546), hacia 1518. Bucero es conocido sobre todo por su énfasis en la unidad entre todos los cristianos, por lo que no fundó su propia secta sino que influyó en muchas otras.

Al igual que otros reformadores, Bucero se sintió atraído por los trabajos del teólogo y académico humanista Desiderio Erasmo (1466-1536), antes de escuchar a Lutero en 1518. De hecho, el humanismo de Erasmo convenció a Bucero de que las ideas de Lutero eran aceptables, incluso aunque Lutero y Erasmo no estuvieran de acuerdo en muchos puntos importantes. Tras abandonar la orden dominica en 1521, Bucero predicó las ideas protestantes y adoptó el nuevo movimiento, casándose con la exmonja Elisabeth Silbereisen, en 1522.

Eliminar publicidad

Advertisement

Fue acogido por el pastor reformador de Estrasburgo Mateo Zell (1477-1548) y, posteriormente, por su esposa Catalina Zell (nacida Schütz, 1497-1562), y llegó a ser uno de los pastores y teólogos más importantes de la ciudad, haciendo énfasis siempre en la importancia de la unidad entre las sectas protestantes desarrolladas allí y en otros lugares; fue coautor de la Confesión tetrapolitana (también conocida como Confesión de Estrasburgo), junto con Wofgang Capito (circa 1478-1541), que presentaba una confesión de fe unificada de la Iglesia reformada. También intentó mediar en la disputa sobre la Eucaristía entre Martín Lutero y el reformador suizo Ulrico Zuinglio (1484-1531), aunque sin éxito.

Cuando el Interim de Augsburgo entró en vigor en 1548, forzando a las ciudades del Sacro Imperio Romano a volver al catolicismo, Bucero aceptó la invitación del arzobispo Thomas Cranmer (1489-1556) y marchó a Inglaterra, donde fue fundamental para la revisión del Libro de Oración Común, y donde contribuyó de diversas formas a los esfuerzos reformistas. Falleció de causas naturales, en Inglaterra, a la edad de 59 años. Su insistencia sobre la unidad de ideas de todas las sectas protestantes supuso que nunca se sintiera la necesidad de crear la suya propia, sino que sus obras influyeron en luteranos, zuinglianos, anglicanos, y muchos otros que, en la actualidad, lo consideran como uno de los suyos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Educación y conversión

En 1519, Bucero recibió su licenciatura en Heidelberg y adoptó totalmente las ideas de Lutero, rechazando su anterior interés por la Escolástica.

Bucero nació en el seno de una familia de toneleros de Selestat, en Alsacia, en 1491. No se sabe nada de sus primeros años, si tenía hermanos o no, ni el nombre de su madre. Su padre y su abuelo se llamaban ambos Claus Butzer, apellido con el que a veces se nombra también a Bucero. Casi con seguridad, sus padres eran acomodados, ya que recibió educación en lugar de ser aprendiz en el taller de su padre, y aprendió latín en la escuela local. Puede que ahí se encontrara con el humanista y posteriormente reformista Beatus Rhenanus (1485-1547), también natural de Selestat, que iba a la misma escuela y que más adelante se cita como mentor de Bucero. Se graduó en la escuela de latín, en 1507 ingresó en la orden dominica, y fue ordenado diácono en 1510.

En 1515 estudió en Heidelberg para ser sacerdote, y fue ordenado en Maguncia en 1516, volviendo a continuación a Heidelberg, donde se concentró en el escolasticismo, que entonces se consideraba esencial para la educación de un sacerdote. Sentía especial atracción por las obras de Tomás de Aquino (1225-1274), que también había sido dominico, y luego por las de Erasmo. En 1517 se publicaron las 95 tesis de Lutero, y así comenzó en Wittenberg el movimiento que se convertiría en la Reforma protestante, que ya en 1518 atrajo la atención de Bucero.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

En abril de 1518, Lutero llegó a Heidelberg para exponer sus puntos de vista en la Disputa de Heidelberg, y Bucero se encontró y habló con él, llegando a la conclusión de que tenía razón en rechazar las enseñanzas de la Iglesia católica. Antes de las 95 Tesis, Lutero había publicado sus 97 Tesis, refutando el escolasticismo que Bucero había adoptado. Bucero escribió a Rhenanus en ese momento, expresándole sus dudas de asociarse con Lutero, pero, al mismo tiempo, explicando cómo las opiniones de este se apoyaban en las obras de Erasmo, un académico que Rhenanus conoció personalmente. Es posible, aunque no está claro, que la opinión humanista de Rhenanus influyera desde el principio en Bucero, estimulando su interés por Erasmo y su aceptación de Lutero.

Luther's Ninety-Five Theses Nailed to the Wittenberg Church's Door
Las noventa y cinco tesis de Lutero clavadas en la puerta de la iglesia de Wittenberg
Eikon Film and NFP Teleart (Copyright)

En 1519, Bucero había obtenido su licenciatura en Heidelberg y había adoptado totalmente las ideas de Lutero, rechazando su interés anterior por el escolasticismo. Debido a su apoyo público a la posición de Lutero, fue señalado por la Inquisición dominica, aunque pudo evitar la persecución al obtener la anulación de sus votos en la orden en 1521. Sin embargo, seguía siendo considerado una amenaza por las autoridades, aunque contaba con la protección de dos poderosos caballeros que también apoyaban la causa de Lutero, Ulrich von Hutten (1488-1523) y Franz von Sickingen (1481-1523), más conocidos por liderar la Revuelta de los caballeros (1522-1523). Durante ese período, Bucero estuvo estrechamente ligado al movimiento luterano, ofreciendo su apoyo a Lutero en la Dieta de Worms, aunque su ayuda no fue ni solicitada ni apreciada.

Eliminar publicidad

Advertisement

Dieta de Worms

Lutero fue convocado a presentarse en la Dieta de Worms, en abril de 1521, por Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano, para explicar sus ideas, en espera de que se retractara. Carlos V estaba interesado en restaurar la unidad en sus territorios, y las "nuevas enseñanzas" de Lutero, como se las llamaba, eran un obstáculo. El emperador le concedió a Lutero un salvoconducto de Wittenberg a Worms, por 20 días a partir del de recepción de la orden de comparecencia. Según las obras posteriores de Lutero, Bucero se interpuso cuando se aproximaba a la ciudad, intentando persuadirle de que no entrara porque estaban quemando sus obras allí y, según temía Bucero, lo mismo le iba a suceder a Lutero. Este rechaza las supuestas buenas intenciones de Bucero en su narración posterior:

Cuando llegué a Oppenheim, cerca de Worms, el maestro Bucero vino a verme e intentó disuadirme de entrar en la ciudad. Me dijo que Glapion, el confesor del emperador, había estado con él y le había rogado que me avisara de no entrar en Worms, porque si lo hacía me quemarían. Haría bien, añadió, en detenerme en las cercanías, en casa de Franz von Sickingen, que estaría encantado de cuidar de mí.

Los desgraciados lo hicieron para evitar que compareciera dentro del plazo prescrito; sabían que, con solo que me retrasara tres días, mi salvoconducto ya no sería válido y me cerrarían las puertas en la cara sin escuchar lo que tenía que decir y me condenarían de manera arbitraria. (Michelet, 79)

Lutero rechazó la sugerencia de Bucero y continuó hasta Worms, donde dio su famoso discurso "Aquí estoy", que marcó su completa ruptura con la Iglesia católica, y significó el punto de partida para sus seguidores, entre ellos Bucero.

Eliminar publicidad

Advertisement

Martin Luther at the Diet of Worms
Martín Lutero en la Dieta de Worms
Emile Delperée (Public Domain)

No parece probable que Bucero, que ya había abandonado la orden dominica y cuya propia vida había sido amenazada, tratara intencionadamente de que Lutero no compareciera ante la asamblea, pero es así como interpretó Lutero su intervención. El académico Lyndal Roper afirma que la sugerencia de Bucero indignó a Lutero, y que "a partir de entonces siempre desconfió de Bucero, lo que tendría importantes consecuencias" (167). Al parecer, Bucero no tenía ni idea de haber ofendido a Lutero y, según el académico Thomas Kaufmann, se identificó totalmente con su causa:

En muchos aspectos, Martín Bucero representa el prototipo de "luterano" de la primera época. Al igual que Lutero, procedía de una orden mendicante, en su caso la de Santo Domingo. Como la mayor parte de reformistas, había recibido una rigurosa educación humanística y había descubierto a Lutero a través de Erasmo. Al igual que otros humanistas, admiraba los comentarios bíblicos de Lutero; transmitió las noticias sobre el reformista de Wittenberg y difundió sus textos. (Rublack, 153)

No está claro cómo llegó Lutero a la conclusión de que Bucero estaba aliado con sus enemigos, aunque se cree que su animadversión contra Bucero puede haber jugado un papel en su posterior rechazo a la unificación con Zuinglio en la Disputa de Marburgo y en la Dieta de Augsburgo.

Matrimonio y excomunión

Después de Worms, y todavía bajo la protección de Hutten y Sickingen, Bucero fue contratado como capellán por el progresista elector Luis V, conde palatino (1478-1544), y vivió en Núremberg donde, entre otros, coincidió con Andreas Osiander (1498-1552), el reformista que promovería la publicación de las obras de Argula von Grumbach (1490 a circa 1564). Sickingen, que era un personaje destacado en la corte de Luis V, había ofrecido acoger bajo su protección a Lutero, después de Worms, y lo mismo hizo con Bucero. Finalmente le convenció de que estaría más seguro en su castillo de Landstuhl, a donde se trasladó Bucero a principios de 1522. Poco después, conoció y contrajo matrimonio con la exmonja Elisabeth Silbereisen.

Eliminar publicidad

Advertisement

Franz von Sickingen
Franz von Sickingen
Unknown Artist (Public Domain)

El conflicto que se conocería más tarde como la Revuelta de los caballeros iba "in crescendo" en esos momentos, y Sickingen, pensando probablemente que Bucero estaría más a salvo en otro sitio, lo envió a estudiar a Wittenberg que, en 1522, era un refugio seguro para los luteranos. En el camino, se detuvo en Wissembourg, donde el reformista Heinrich Motherer le convenció de que se quedara y aceptara el cargo de capellán. Los sermones de Bucero contra la política de la Iglesia y, especialmente, la interpretación de la Eucaristía, estimularon las revueltas contra la autoridad eclesiástica, y Bucero fue oficialmente excomulgado por el obispo de la región.

Para entonces, principios de mayo de 1523, la Revuelta de los caballeros había sido aplastada, Sickingen había muerto y Hutten, fugitivo, sólo viviría unos pocos meses más. Sin sus poderosos protectores, Bucero se marchó a Estrasburgo y se llevó a Motherer consigo.

Estrasburgo, Lutero y Zuinglio

Bucero fue acogido por el principal sacerdote reformador de la ciudad, Mateo Zell, y trabajó como su asistente antes de aceptar el cargo de pastor de la iglesia de Santa Aurelia, en agosto de 1523. En diciembre del mismo año ofició el matrimonio de Mateo Zell y Catalina Schütz, y siguió trabajando con los Zell, ya que los tres compartían la misma visión ecuménica del cristianismo. También trabajó estrechamente con Wolfgang Capito y Caspar Hedio (1494-1552), especialmente en la organización del Coloquio de Marburgo de 1529, un intento de reconciliación de las diferencias entre Lutero y Zuinglio.

Aunque Bucero compartía la visión de Lutero como base de la relación con Dios, estaba a favor de la interpretación de Zuinglio de la Eucaristía.

Sin embargo, antes de dicho evento, Bucero, Capito, Hedio y los Zell entre otros hicieron progresar la Reforma en Estrasburgo, con Bucero como líder elocuente en la defensa escrita de los ideales reformistas. La oposición católica, en la persona del prior agustino Conrad Treger, condenó a los reformadores como herejes, aunque la ciudad de Estrasburgo siempre apoyó la Reforma y el consejo de la ciudad se puso del lado de Bucero. Treger fue arrestado, después de que sus esfuerzos para suprimir la Reforma acabaron en disturbios y, una vez puesto en libertad, abandonó la ciudad. Bucero publicó entonces sus Fundamentos y causas, donde establecía los principios protestantes universales y explicaba el rechazo a la doctrina, el ritual y las prácticas católicas. Dejó claro que había sitio para todos dentro de la visión protestante, en tanto que uno se acercara a Dios con fe sincera e ingenua y entendiera las Escrituras como el mensaje de Dios a la humanidad.

Aunque aceptaba las ideas de Lutero de la fe, y las Escrituras como fundamentos únicos de la relación personal con Dios, estaba a favor de la interpretación de Zuinglio de la Eucaristía. Este afirmaba que la Santa Cena era una conmemoración y que el espíritu de Jesucristo estaba presente cuando se celebraba, pero que el pan y el vino no se transformaban en el cuerpo y la sangre de Cristo. Lutero insistía en la presencia real de Cristo en la Eucaristía y rechazaba transigir sobre eso, en la creencia de que, si lo hacía, contradecía la Escritura.

En 1529, Bucero participó en la organización del Coloquio de Marburgo para resolver las diversas diferencias entre Lutero y Zuinglio, sobre todo en su interpretación de la Eucaristía. Ambos estuvieron de acuerdo en todos los puntos presentados, salvo en uno: Lutero insistía en su propia visión como la divina, y Zuinglio la rechazaba porque reflejaba las enseñanzas tradicionales de la Iglesia católica. Lutero abandonó la reunión tras afirmar que Zuinglio, Bucero y quienes no estuvieran de acuerdo con él estaban siguiendo enseñanzas falsas. Bucero hizo énfasis en que los aspectos importantes eran únicamente la fe y las Escrituras, y que todo lo demás podía dejarse a la interpretación de cada uno, pero "únicamente las Escrituras" era la piedra con la que tropezaron, porque Lutero y Zuinglio interpretaron los pasajes relativos a la Santa Cena de manera diferente.

Marburg Colloquy
Coloquio de Marburgo
Christian Karl August Noack (CC BY-SA)

Al año siguiente, en la Dieta de Augsburgo de junio de 1530, Bucero animó nuevamente a la unidad a través de la Confesión tetrapolitana, que escribió junto con Capito, aunque dicha obra, al igual que la de Zuinglio Confesión al emperador Carlos, quedó eclipsada por la Confesión de Augsburgo de Felipe Melanchthon (1497-1560), la mano derecha de Lutero, que se convertiría en el modelo para otras confesiones y que, naturalmente, expresaba las ideas de Lutero. En aquel momento, la división entre los luteranos y la Iglesia reformada de Zuinglio, Bucero y Capito, se había hecho tan profunda que, inicialmente, Melanchthon incluso rechazó encontrarse con Bucero y Capito en Augsburgo, aunque finalmente cedió y aceptó revisar una carta que Bucero pensaba enviar a Lutero, que se encontraba en Coburgo porque, habiendo sido calificado de delincuente, no podía acudir a la Dieta de Augsburgo sin ser arrestado y ejecutado.

La carta de Bucero puntualizaba que, frente a la afirmación de Lutero de que Cristo estaba realmente presente en la Eucaristía, él y Zuinglio, junto a otros, creían que Cristo estaba presente espiritualmente, de forma que, en realidad, no había desacuerdo. No importaba, afirmaba Bucero, si Cristo estaba presente física o espiritualmente, mientras el creyente experimentara esa presencia y fuera capaz de comulgar con Dios. Melanchthon se sintió incómodo con la carta, pero la remitió a Lutero, que rechazó por completo el argumento. Respondió a Melanchthon:

No contestaré a la carta de Bucero. Sabes cómo odio sus juegos de dados y su astucia; no me agradan. Eso no es lo que han enseñado hasta ahora, pero nunca lo reconocerán ni se arrepentirán, sino que más bien seguirán insistiendo en que no hay desacuerdo entre nosotros, de manera que tendríamos que admitir que su enseñanza es correcta y que hemos luchado contra ellos equivocadamente o, más bien, que estamos locos. (Roper, 319)

Como se ha indicado, se cree que Lutero rechazó los esfuerzos de Bucero en pro de la unidad, al menos en parte, por la intervención de este en la Dieta de Worms. Lutero inició una serie de ataques por escrito contra Bucero, que este rechazó, en alusión al consejo bíblico de "poner la otra mejilla" y perdonar a los demás sus faltas igual que uno ha sido perdonado.

Conclusión

Entre 1530 y 1548, Bucero trabajó por la unificación de las sectas protestantes con mayor o menor éxito. Aunque logró que Melanchthon se pasara a su lado en puntos significativos, no pudo persuadir a Lutero. Su relación con Zuinglio se deterioró al no adoptar una postura firme contra las creencias luteranas. Zuinglio cortó todos los lazos con Bucero y, tras su muerte en 1531, su sucesor, Heinrich Bullinger (1504-1575), receló al principio de Bucero. La obra de Bullinger Primera confesión helvética fue, en parte, una respuesta a la llamada de Bucero a la unidad, aunque Bullinger no acabó de apoyar totalmente sus esfuerzos.

La esposa de Bucero, Elisabeth, y Wolfgang Capito, murieron en 1541, cuando la peste azotó Estrasburgo, y aquel se casó, en 1542, con la viuda de Capito, Wibrandis Rosenblatt (1504-1564), siguiendo el consejo de Catalina Zell. Bucero había reformado la Iglesia de Estrasburgo y animó a la Reforma en otros lugares, cuando el Interim de Augsburgo fue declarado por Carlos V en 1548, ordenando el retorno a las enseñanzas católicas y la práctica en todo el reino. Bucero marchó a Inglaterra, aceptando la invitación del arzobispo reformador Thomas Cranmer, y asumió un cargo de profesor en la universidad de Cambridge.

Thomas Cranmer
Thomas Cranmer
Gerlach Flicke (Public Domain)

La Reforma inglesa originó tantas divisiones como había tenido el movimiento en Alemania y otros lugares, y como Bucero era conocido como una persona moderada que había llevado a cabo reformas en Estrasburgo, le pidieron que tomara partido. No obstante, lo rechazó, afirmando, como había hecho siempre, que el cristianismo debería ser inclusivo con todos y aceptar interpretaciones diversas, y que detalles como la Santa Cena, las vestimentas, o cualquier otra fuente de división, deberían ser consideradas como secundarias a la propia confesión de la fe en Cristo y a cómo se vivía esa fe espiritualmente, confiando en Dios y animando a los demás cristianos.

Murió por causas naturales en 1551 y fue enterrado en el cementerio de la iglesia de la universidad de Cambridge, Great St. Mary’s. Cuando María I de Inglaterra (que reinó de 1553 a 1558 y conocida como "Bloody Mary", la reina sangrienta, por su persecución de los protestantes) subió al trono e intentó restaurar el catolicismo, procesó a Bucero y a otros por herejía, exhumando sus restos y quemándolos junto con sus obras. Su tumba fue restaurada bajo el reinado de la protestante Isabel I de Inglaterra (1558-1603), que también promovió la traducción y difusión de sus obras.

El académico Diarmaid MacCulloch señala cómo "Bucero hablaba mucho más del amor a Dios que muchos de sus compañeros reformistas. Además, era capaz de ver el bien en gente con la que estaba en profundo desacuerdo" (180). Nunca fundó su propia secta del cristianismo protestante porque, para Bucero, no debería haber sectas, ni división; solamente una única, y sencilla, devoción a las enseñanzas y el modelo de Cristo. Defendía la idea expresada en la Biblia en Mateo 6:33: "Busca primero el Reino de Dios, y su justicia, y todo lo demás te será dado por añadidura". En la actualidad, igual que poco después de su muerte, diversas sectas se lo apropian como defensor de su interpretación del cristianismo por encima de otras; algo con lo que, sin duda, Bucero no hubiera estado de acuerdo.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién fue Martín Bucero?

Martín Bucero fue un reformista alemán que defendió la unidad entre las sectas protestantes.

¿Por qué es famoso Martín Bucero?

Martín Bucero es famoso por animar a la unidad entre los cristianos y por reformar la iglesia de Estrasburgo.

¿Qué originó la división entre Martín Bucero y Martín Lutero?

Martín Lutero acusó a Martín Bucero de estar aliado con sus enemigos en la Dieta de Worms.

¿Cómo murió Martín Bucero?

Martín Bucero murió en Inglaterra de causas naturales, a la edad de 59 años, en 1551.

Sobre el traductor

Antonio Elduque
Soy doctor en Química y trabajo en el sector biomédico. También licenciado en Humanidades, especialmente aficionado a la Historia. Me gusta traducir porque obliga a una lectura lenta y cuidadosa, buscando el sentido del texto más que el significado de las palabras.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2022, abril 22). Martín Bucero [Martin Bucer]. (A. Elduque, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20731/martin-bucero/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Martín Bucero." Traducido por Antonio Elduque. World History Encyclopedia. Última modificación abril 22, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-20731/martin-bucero/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Martín Bucero." Traducido por Antonio Elduque. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 22 abr 2022. Web. 06 dic 2022.

Afiliación