La Reforma inglesa

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 13 julio 2020
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Francés, Árabe
Tyndale Bible (by Steve Bennett, CC BY-SA)
Biblia de Tyndale
Steve Bennett (CC BY-SA)

La Reforma inglesa comenzó con Enrique VIII de Inglaterra (que reinó de 1509 a 1547) y continuó por etapas durante el resto del siglo XVI. El proceso fue testigo de la ruptura con la Iglesia católica encabezada por el Papa en Roma. Se estableció así la Iglesia protestante de Inglaterra y el monarca inglés se convirtió en su jefe supremo. Además, se disolvieron los monasterios, se abolió la misa, se empezó a usar la lengua inglesa en los oficios y en la Biblia, se sustituyeron los altares por mesas de comunión y se suprimieron los elementos más decorativos y vistosos del catolicismo tanto en los oficios como en las propias iglesias. La mayoría de la gente aceptó el cambio: los ricos, por la riqueza que obtenían de la Iglesia despojada, y los plebeyos porque se aferraban a las autoridades y a la imposición de multas por no seguir la línea y asistir a la nueva Iglesia anglicana, como se conoció. También hubo objeciones de los católicos, de los protestantes más radicales y de los diversos grupos puritanos, que seguirían su propio camino y establecerían sus propias iglesias, que se adherían más estrechamente a los pensamientos expuestos por reformadores como Juan Calvino (1509-1564).

Enrique VIII y la ruptura

Los orígenes de la Reforma inglesa fueron políticos y se remontan al reinado de Enrique VII de Inglaterra (que reinó de 1485 a 1509). Enrique consiguió que su hijo mayor, Arturo (nacido en 1486), se casara con la princesa española Catalina de Aragón (1485-1536), hija del rey Fernando II de Aragón (que reinó de 1479 a 1516), unión que tuvo lugar en 1501. Fue un vínculo diplomático útil y Catalina trajo consigo una gran dote. Desgraciadamente, Arturo murió al año siguiente con apenas 15 años, pero Enrique VII quería mantener relaciones amistosas con España, por lo que su segundo hijo, el príncipe Enrique (nacido en 1491), tras obtener un permiso especial del Papa, se comprometió con Catalina. Cuando Enrique VII murió en abril de 1509, el príncipe Enrique se convirtió en rey. Según lo acordado, se casó con Catalina el 11 de junio y fue coronado como Enrique VIII en la Abadía de Westminster el 24 de junio de 1509.

Eliminar publicidad

Advertisement

Enrique VIII, estudiante de teología, en este momento no estaba interesado en reformar la Iglesia, solo en controlarla.

Al principio el matrimonio fue feliz y tuvo seis hijos, pero todos, excepto uno, murieron en la infancia. La única superviviente fue María, nacida el 18 de febrero de 1516. Con más de 40 años, parecía que las posibilidades de que Catalina tuviera un hijo sano eran escasas. Enrique comenzó a buscar una segunda esposa, más joven y excitante. Enrique tenía un hijo ilegítimo, Enrique Fitzroy, duque de Richmond (nacido en 1519), con una amante, una tal Elizabeth Blount, pero eso no servía de mucho para un rey que ansiaba un heredero reconocido. El afecto del rey se dirigió a Ana Bolena (c. 1501-1536), una dama de compañía de la corte. Sin embargo, Ana insistió en casarse con el rey antes de pensar en formar una familia. El problema de Enrique, por tanto, era cómo librarse de Catalina, cuestión conocida como el "gran asunto" del rey. Así comenzó la Reforma.

Resolver el "gran asunto"

El divorcio no estaba permitido por la Iglesia católica, por lo que Enrique VIII tuvo que idear una razón para anular su matrimonio por considerarlo inválido. En consecuencia, se envió una carta al Papa sugiriendo que la falta de un heredero varón era un castigo de Dios por el hecho de que Enrique se casara con la esposa de su difunto hermano, un punto apoyado por el Antiguo Testamento. La "prohibición del Levítico" dice:

Eliminar publicidad

Advertisement

Si alguien viola a la esposa de su hermano, comete un acto de impureza: ha deshonrado a su hermano, y los dos se quedarán sin descendencia.

(Levítico cap. 20 v. 21).

Henry VIII Meets Anne Boleyn
Enrique VIII conoce a Ana Bolena
Daniel Maclise (Public Domain)

En consecuencia, el rey deseaba que el Papa anulara el matrimonio. Desgraciadamente para Enrique, el Papa Clemente VII (que estuvo en el cargo de 1523 a 1534) quería mantener el favor del gobernante más poderoso de Europa en ese momento, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Carlos V de España (que reinó de 1519 a 1556), que, cabe señalar, era sobrino de Catalina. En resumen, el Papa no necesitaba el apoyo político ni financiero de Inglaterra y no se lo podía presionar. Además, era poco probable que Catalina y Arturo, tan jóvenes en ese momento, se hubieran acostado juntos, por lo que la "prohibición del Levítico" no se aplicaba en este caso. En cualquier caso, había un pasaje en el libro bíblico del Deuteronomio que parecía contradecir el pasaje del Levítico:

Si dos hermanos viven en el mismo hogar y uno muere sin dejar hijos, su viuda no se casará fuera de la familia. El hermano del esposo la tomará y se casará con ella para cumplir con su deber de cuñado.

(Deuteronomio cap. 25 v. 5)

El Papa envió al menos al cardenal Lorenzo Campeggio a Inglaterra para investigar el asunto y presidir un tribunal especial en junio de 1529, pero no se llegó a ninguna decisión. Al comprender que tendría que proceder de forma independiente, Enrique primero separó permanentemente a Catalina de su hija María, por lo que trasladó a la reina por todo el país a varias residencias ruinosas. Mientras tanto, Enrique y Ana Bolena vivían juntos (pero no dormían juntos). En algún momento de diciembre de 1532, Ana, quizá pensando en un bebé como la mejor manera de librarse de su rival Catalina, se acostó con el rey y quedó embarazada.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

El rey necesitaba desesperadamente la anulación de su primer matrimonio y encargó la tarea a su primer ministro, Thomas Wolsey, cardenal arzobispo de York (c. 1473-1530). Wolsey no pudo complacer a su rey, por lo que fue sustituido primero por Sir Thomas More (1478-1535), que se opuso a los planes del rey, y luego por Thomas Cromwell (c. 1485-1540). Wolsey y Enrique habían ideado el plan radical de separar la Iglesia de Inglaterra de la Roma católica y establecer al rey como cabeza de la Iglesia de Inglaterra. Así, Enrique podría conceder la anulación de su propio matrimonio. El rey, un estudioso de la teología, en ese momento no estaba interesado en reformar la Iglesia, solo en controlarla. Enrique seguía comprometido con las prácticas católicas tradicionales, como la misa, la confesión y el celibato clerical, tal y como se desprende del Acta de los Seis Artículos de 1539. La ruptura, sin embargo, se estaba convirtiendo en una división cada vez más amplia. La Ley de 1532 sobre la restricción de los anatos limitaba los fondos que la Iglesia pagaba al papado. Luego, el Acta de 1533 en la restricción de las apelaciones declaró que el monarca inglés era ahora la máxima autoridad en todos los asuntos legales (laicos y eclesiásticos) y no el Papa.

Thomas Cranmer
Thomas Cranmer
Gerlach Flicke (Public Domain)

Thomas Cranmer, el arzobispo de Canterbury (1533-55) anuló formalmente el primer matrimonio de Enrique en mayo de 1533. Esta anulación y la aprobación por parte del Parlamento del Acta de Sucesión (30 de abril de 1534) implicaron que la hija de Catalina, María, fue declarada ilegítima. Enrique fue excomulgado por el Papa por sus acciones, pero para entonces todo el asunto había adquirido una importancia que iba más allá de los matrimonios reales. El Acta de Supremacía fue aprobada el 28 de noviembre de 1534, lo que significaba que a Enrique y a todos los monarcas ingleses posteriores solo los superaba una autoridad: Dios mismo. La Ley de Traición de 1534, impulsada en el Parlamento por el entonces primer ministro Thomas Cromwell, incluso prohibía a la gente hablar y criticar a su rey o sus políticas.

Eliminar publicidad

Advertisement

Thomas Cromwell inicia la Reforma

Cromwell adquirió, junto con muchos otros títulos y cargos, el papel de vicario general, es decir, el vicegerente del rey en los asuntos de la Iglesia. El cargo le fue concedido en enero de 1535 y, para llevar a cabo su reforma de la Iglesia, Cromwell hizo pleno uso de sus poderes y aprovechó la oportunidad para interferir a diario en los asuntos de la Iglesia (reclutó sacerdotes radicales, imprimió libros de devoción radicales y creó una red de informantes). En agosto de 1536, Cromwell publicó las Injunciones, que eran un conjunto de recomendaciones sobre lo que el clero debía enseñar exactamente a sus congregaciones, como explicar mejor los Diez Mandamientos y los Siete Pecados Capitales. La Reforma inglesa avanzó a buen ritmo con los Diez Artículos de Cromwell de 1536, que, inspirados en los escritos de Martín Lutero (1483-1546), rechazaban los siete sacramentos del catolicismo y dejaban solo tres (bautismo, penitencia y eucaristía). También hubo una declaración de la nueva doctrina en el Libro del obispo, publicado en julio de 1537.

La Ley del Parlamento de 1539 supuso el cierre de todos los monasterios restantes, independientemente de su tamaño o de sus ingresos.

La Reforma entró en pleno apogeo con el proyecto de ley de 1536, que supuso el cierre y la abolición de los monasterios católicos, conocido como la disolución de los monasterios. La excusa oficial era que los monasterios ya no eran relevantes, estaban llenos de monjes y monjas corruptos e inmorales, y no ayudaban a los pobres tanto como su riqueza indicaba. Desde los monasterios más pequeños, Cromwell se aseguró de que toda la operación se desarrollara sin problemas y pagaba generosas pensiones a los monjes mayores, los priores y los abades. Los bienes de estos monasterios más pequeños fueron redistribuidos a la Corona y a los partidarios de Enrique, probablemente el motivo principal del proyecto de ley. El proceso resultó imparable, aunque hubo algunas protestas, especialmente el levantamiento de la peregrinación de Gracia en 1536. El levantamiento contó con la participación de unos 40 000 manifestantes que, en particular, tomaron el control de York, pero que también expresaron preocupaciones comunes sobre el gobierno y la economía, no solo sobre los cambios religiosos. La rebelión se disolvió pacíficamente, pero 200 cabecillas fueron luego llevados a la justicia sin contemplaciones.

Thomas Cromwell by Hans Holbein the Younger
Thomas Cromwell por Hans Holbein el joven
Hans Holbein the Younger (Public Domain)

Cromwell elaboró una versión aún más fuerte de las Injunciones, publicada en 1538. Se recomendaba retirar las reliquias de los santos de las iglesias, evitar las peregrinaciones y, en una medida que ha resultado muy valiosa para los historiadores locales desde entonces, mantener registros en cada parroquia de todos los nacimientos, matrimonios y muertes.

Eliminar publicidad

Advertisement

Muchos de los súbditos de Enrique eran indiferentes a estos cambios o estaban deseosos de ver una reforma en la Iglesia y así continuar con el movimiento de la Reforma protestante que se extendía por toda Europa. Muchos consideraban que la Iglesia era demasiado rica y estaba llena de sacerdotes que abusaban de su posición. Otros simplemente se sometían a las opiniones de sus superiores sociales y les importaba poco lo que se decía y hacía en la iglesia, siempre y cuando hubiera algún tipo de servicio. También hubo división entre la jerarquía eclesiástica sobre las reformas. Thomas Cranmer lideraba la facción más radical, mientras que los conservadores católicos estaban dirigidos por Stephen Gardiner, el obispo de Winchester.

Otro paso hacia la independencia fue la aprobación por parte del rey de una traducción de la Biblia al inglés en 1539. A continuación, la Ley del Parlamento de 1539 supuso el cierre de todos los monasterios restantes, independientemente de su tamaño o ingresos. Los que se resistieron fueron ejecutados. Los abades de Glastonbury, Colchester, Reading y Woburn se resistieron y todos fueron ahorcados. El último monasterio en cerrar fue la abadía de Waltham, en Essex, en marzo de 1540. Enrique había incrementado las arcas del Estado en la friolera de 1,3 millones de libras (más de 500 millones en la actualidad) como resultado de la disolución. Este fue el verdadero comienzo de la Reforma inglesa para la población en general, ya que los aproximadamente 800 monasterios habían sido una parte integral de la vida de la comunidad durante siglos, ayudando a los pobres, proporcionando medicinas, ofreciendo empleo y dando orientación espiritual entre otros muchos servicios. Sin embargo, se avecinaban cambios aún más trascendentales.

Eduardo VI y otras reformas

A Enrique le sucedió su hijo con su tercera esposa Jane Seymour (c. 1509-1537), Eduardo VI de Inglaterra (que reinó de 1547 a 1553). Eduardo, Thomas Cranmer y los dos regentes Eduardo Seymour, duque de Somerset (c. 1500-1552) y Juan Dudley, conde de Northumberland (1504-1553) continuaron la Reforma con gusto, introduciendo cambios aún más radicales que los anteriores. En 1547, Cranmer publicó sus Homilías, una colección de sermones para los servicios religiosos. A continuación, Cranmer introdujo su nuevo Libro de Oración Común, publicado en inglés en 1549 y que se hizo obligatorio en virtud del Acta de Uniformidad del mismo año. El libro de oraciones se actualizó con un alejamiento aún más radical del catolicismo en 1552, cuando se rechazó la idea católica de la transubstanciación (que los elementos eucarísticos del pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Jesucristo).

Eliminar publicidad

Advertisement

Edward VI of England by William Scrots
Eduardo VI de Inglaterra por William Scrots
William Scrots (Public Domain)
Para entonces, el término "protestantismo" se generalizó por primera vez. La iconografía, los murales y las vidrieras pictóricas se eliminaron de las iglesias, y los servicios se celebraron en inglés, no en latín. Los altares católicos fueron sustituidos por mesas de comunión. Se desaconsejó el culto a los santos. Los sacerdotes ahora se podían casar. Se suprimieron las cofradías religiosas y las dotaciones (capillas) donde los sacerdotes dictaban la misa por las almas de los difuntos y se confiscaron las tierras de la iglesia. Las riquezas obtenidas iban a parar a los bolsillos de la nobleza.

Hubo protestas, al igual que con la disolución de los monasterios. Una vez más, la mezcla de una mala situación económica para muchos y el resentimiento por los cambios en la vida parroquial tradicional llevaron a una rebelión, esta vez en Cornualles y luego en Norfolk en 1549. Esta última, conocida como la Rebelión de Kett por su líder Robert Kett, fue la más grave, pero fue aplastada sin piedad por una masacre de rebeldes en Dussindale en agosto. La Reforma se llevó a cabo de forma implacable y se prohibieron más prácticas "papistas", como la eliminación de los elementos más llamativos de las vestimentas del clero y la abolición de las oraciones por los muertos.

María I y el retroceso de la Reforma

En 1553, Eduardo VI murió de tuberculosis con apenas 15 años y le sucedió su hermanastra María I de Inglaterra (que reinó de 1553 a 1558). Un breve intento de poner en el trono a la prima protestante de Eduardo, Lady Jane Grey (1537-1554), fue un desastre para todos. María era católica estricta y se propuso revertir la Reforma. La Primera Ley de Derogación, en octubre de 1553, revocó toda la legislación religiosa de Eduardo VI. Luego, la Segunda Ley de Derogación, de enero de 1555, abolió toda la legislación posterior a 1529 en materia religiosa. Esta legislación había incluido el Acta de Supremacía, por lo que finalmente el Papa volvió a ser oficialmente el jefe de la Iglesia en Inglaterra.

El nombre de la reina "Bloody Mary" deriva de los 287 mártires protestantes que fueron quemados en la hoguera durante su reinado, incluyendo a Thomas Cranmer en marzo de 1556. Una vez más, a la gente común no le molestaban demasiado estos cambios eclesiásticos, pero a los nobles sí, ya que habían ganado enormes riquezas con políticas como la disolución de los monasterios. Otro problema fue la propuesta de matrimonio de María con el príncipe católico Felipe de España (1527-1598). Muchos temían que Inglaterra fuera absorbida por el inmensamente rico y poderoso imperio español y este sentimiento se expresó en la rebelión de Wyatt en Kent en enero de 1554. La Reforma y los sentimientos de nacionalismo inglés se entremezclaban. Los manifestantes querían detener el "matrimonio español", pero quizás en secreto pretendían sustituir a María por su hermanastra protestante Isabel. Al final, María cayó enferma de cáncer y la Reforma se detuvo. El sucesor de María se aseguraría de que se retomara y se terminara.

Pre-Reformation Church Altar
Altar de iglesia previo a la Reforma
David Hawgood (CC BY-SA)

Isabel I y otras reformas

En 1558, María fue sucedida por su hermanastra Isabel I de Inglaterra (que reinó de 1558 a 1603). La protestante Isabel se propuso devolver a la Iglesia de Inglaterra a su estado reformado, tal y como había sido bajo Eduardo VI. Sin embargo, tanto los protestantes de línea dura como los católicos no estaban satisfechos con la postura pragmática de Isabel, que optó por un enfoque más intermedio que atraía a la mayoría indiferente de sus súbditos. A los extremistas se les permitió seguir sus creencias sin interferencias, aunque el Papa excomulgó a la reina por herejía en febrero de 1570. Isabel también actuó en el extranjero. Intentó imponer el protestantismo en la católica Irlanda, lo que solo dio lugar a frecuentes rebeliones (1569-73, 1579-83 y 1595-8) que a menudo recibieron el apoyo material de España. La reina también envió dinero y armas a los hugonotes en Francia y ayuda financiera a los protestantes en los Países Bajos.

Dos amenazas externas para Isabel y el protestantismo eran María, reina de Escocia (que reinó de 1542 a 1567) y Felipe II de España. La católica María había huido de Escocia y tenía derecho al trono inglés por ser nieta de Margarita Tudor, hermana de Enrique VIII. Felipe II era el gobernante católico más poderoso de Europa y parecía decidido a expandir el Imperio español. Ambos monarcas se convirtieron en las figuras de los católicos de Inglaterra deseosos de derrocar a Isabel y al protestantismo. Para muchos católicos, Isabel era ilegítima, ya que no reconocían el divorcio de su padre con su primera esposa, Catalina de Aragón. Por esta razón, María fue mantenida bajo arresto domiciliario y, al ser declarada definitivamente culpable de conspirar contra Isabel, fue ejecutada el 8 de febrero de 1587. Felipe recibió entonces un duro golpe a sus ambiciones imperiales con la derrota de la Armada española que intentó invadir Inglaterra en 1588.

El asentamiento isabelino

El siguiente salto de la Reforma fue el Acuerdo isabelino, un conjunto de leyes y decisiones introducidas entre 1558 y 63 de la era cristiana. El Acta de Supremacía (abril de 1559) volvió a poner al monarca inglés como cabeza de la Iglesia. La reina había transigido un poco en la redacción, donde se llamó a sí misma "gobernadora suprema" en lugar de "jefa suprema" de la Iglesia, lo que la hacía más aceptable para los protestantes, a quienes no les gustaba la idea de que una mujer ocupara ese cargo. A diferencia de otros estados protestantes, se mantuvo la antigua estructura católica de la Iglesia por debajo del soberano, con los obispos organizados en una jerarquía y nombrados por el monarca.

Elizabeth I Sieve Portrait
Retrato del tamiz de Isabel I
Quentin Metsys the Younger (Public Domain)

El Acta de Uniformidad de mayo de 1559 estableció el aspecto de las iglesias y los servicios. La asistencia a la iglesia se hizo obligatoria y su incumplimiento conllevaba una pequeña multa (que se entregaba a los pobres). Quien se negaba a asistir a los servicios anglicanos era conocido como recusante. En segundo lugar, la asistencia a una misa católica estaba prohibida y los culpables de esta infracción recibían una gran multa. Un sacerdote declarado culpable de celebrar una misa podía enfrentarse a la pena de muerte.

Las Injunciones Reales eran un conjunto de 57 regulaciones sobre asuntos eclesiásticos. Por ejemplo: ahora los predicadores necesitaban tener una licencia, cada iglesia debía tener una Biblia en inglés y las peregrinaciones estaban prohibidas. Se restableció el Libro de Oración Común de Thomas Cranmer (una mezcla de compromiso de las versiones del 49 y del 52). El Libro de Oración se ocupó del pan y el vino del servicio de comunión. En lugar de creer que se convertían en el cuerpo y la sangre de Jesucristo cuando un sacerdote católico los bendecía, el predicador protestante se limitaba a animar al creyente a tomarlos como recuerdo del sacrificio de Cristo. Finalmente, los Treinta y Nueve Artículos de 1563 (promulgados como ley en 1571) intentaron definir definitivamente el protestantismo inglés, ahora conocido como anglicismo.

Una Iglesia fragmentada

A los rasgos moderados del Acuerdo se opusieron tanto los católicos radicales como los protestantes radicales, especialmente los seguidores más literales del calvinismo expuesto por el reformador francés Juan Calvino. Este último grupo de radicales era conocido como los puritanos y, al creer en la importancia de la fe sobre la vida "buena" para alcanzar la salvación espiritual, prevalecieron desde mediados de la década de 1560. Algunos puritanos, sobre todo los presbiterianos y los separatistas, querían abolir la jerarquía eclesiástica y centrarse en una interpretación más literal de la Biblia; con el tiempo crearían sus propias iglesias separatistas que consideraban independientes de cualquier autoridad real o de la Iglesia anglicana.

Aunque mucha gente estaba a favor del catolicismo o del protestantismo, y algunos mantenían diversos grados de opiniones radicales en cualquiera de los extremos del espectro, es probable que mucha más gente se contentara con el término medio moderado que representaba el anglicismo. Muchos fieles, por ejemplo, se sentían atraídos por elementos de ambos bandos, como admirar la hermosa ornamentación de un crucifijo de oro y, sin embargo, favorecer el uso del inglés en los servicios. Había entonces cierto grado de tolerancia y, como declaró la propia reina, los pensamientos privados seguían siendo privados, ya que ella "no abriría ventanas en el alma de nadie" (Woodward, 171). Hubo un cambio de funcionarios, ya que Isabel destituyó a los obispos pro-católicos que quedaban y, bajo el Acta de Intercambio de 1559, confiscó sus propiedades (o amenazó con hacerlo si no se sometían a la línea).

Unos 400 sacerdotes dimitieron como consecuencia del Acuerdo isabelino. También es cierto que muchos predicadores continuaron como antes, en secreto o esperando pasar desapercibidos para las autoridades, que en algunos casos eran comprensivas a nivel local. Sin embargo, ahora la Reforma era irreversible. A pesar de las reacciones más fuertes, y teniendo en cuenta los cambios realizados y la violencia presenciada en algunos otros países europeos que experimentaron sus propias Reformas, Inglaterra había superado un obstáculo difícil y potencialmente peligroso y había establecido con éxito su propia marca única y duradera de protestantismo.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cuál es la importancia de la Reforma inglesa?

La Reforma inglesa separó a la Iglesia de Inglaterra de la Iglesia católica romana y del Papa. Se estableció la Iglesia protestante de Inglaterra y el monarca inglés se convirtió en su cabeza suprema, no el Papa.

¿Cuáles fueron las tres causas de la Reforma inglesa?

Las principales causas de la Reforma inglesa fueron el deseo del rey Enrique VIII de divorciarse de su primera esposa, Catalina de Aragón, algo que el Papa no permitió. El rey también quería reformar la Iglesia, que muchos consideraban corrupta, y quería sus riquezas para sí mismo.

¿Cómo afectó la Reforma inglesa a Inglaterra?

La Reforma tuvo efectos importantes para Inglaterra. El monarca se convirtió en el jefe de la Iglesia protestante de Inglaterra, se abolieron los monasterios y se confiscaron sus riquezas, y se produjeron cambios significativos en los servicios de la iglesia, especialmente el uso de la lengua inglesa y no del latín.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un escritor de historia radicado en Italia. Sus intereses principales incluyen la cerámica, la arquitectura, la mitología mundial y descubrir las ideas que todas las civilizaciones tienen en común. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2020, julio 13). La Reforma inglesa [English Reformation]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18916/la-reforma-inglesa/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "La Reforma inglesa." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 13, 2020. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18916/la-reforma-inglesa/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "La Reforma inglesa." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 13 jul 2020. Web. 06 jul 2022.

Afiliación