Guerra de los Treinta Años

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 11 agosto 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Soldiers Plundering a Farm During the Thirty Years' War (by Sebastian Vrancx, Public Domain)
Soldados saqueando una granja durante la guerra de los Treinta Años
Sebastian Vrancx (Public Domain)

La guerra de los Treinta Años (1618-1648) fue el último gran conflicto europeo motivado por las divisiones religiosas y uno de los más devastadores de la historia europea, con un saldo de aproximadamente 8 millones de muertos. Lo que comenzó como un conflicto local en Bohemia, terminó involucrando a toda Europa e influyendo en el desarrollo de la era moderna.

La guerra se entiende mejor si se divide en cuatro fases:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • Revuelta de Bohemia (1618-1620)
  • Participación de Dinamarca (1625-1629)
  • Participación de Suecia (1630-1634)
  • Participación de Francia (1635-1648)

La Reforma protestante había fomentado la disensión religiosa y el malestar social desde 1517, lo que fue abordado por la Paz de Augsburgo en 1555, que estableció la política de cuius regio, eius religio ("de quien rija, la religión") por la que un gobernante elegía si su territorio sería católico o luterano (entonces la única secta protestante reconocida). Cuando el emperador católico del Sacro Imperio Romano Germánico Fernando II (1578-1637) se convirtió en rey de Bohemia en 1617, esto molestó a sus súbditos, en su mayoría protestantes, quienes iniciaron la Revuelta de Bohemia (y la guerra de los Treinta Años) en mayo de 1618, tras la Segunda Defenestración de Praga y el apoyo de los protestantes a su elección de monarca, Federico V del Palatinado (1596-1632).

Las fuerzas de Federico V fueron derrotadas en 1620 en la Batalla de la Montaña Blanca y la Dinamarca protestante se involucró en el conflicto en 1625, un acontecimiento al que se suele hacer referencia como la primera intervención de una potencia extranjera en la guerra aunque, en realidad, los protestantes holandeses habían estado suministrando armas y otros recursos a las fuerzas de Federico V desde 1618 y la España católica había apoyado a Fernando II. El protestante Cristián IV de Dinamarca (que reinó de 1588 a 1648) entró en la guerra por razones religiosas y para proteger sus intereses comerciales, pero también porque el rey Gustavo Adolfo de Suecia (que reinó de 1611 a 1632) estaba dispuesto a entrar en la guerra como campeón protestante, un honor que Cristián IV quería para sí mismo.

Eliminar publicidad

Advertisement

La Guerra de los Treinta Años es reconocida como el fin "oficial" de la Reforma Protestante.

Sin embargo, Cristián IV no fue rival para las fuerzas imperiales al mando del líder mercenario católico Albrecht von Wallenstein (1583-1634), y acordó una paz y la retirada de las tropas danesas y de los mercenarios escoceses en 1629. Adolfo había apoyado a Cristián IV desde 1628, pero en 1630, con recursos del cardenal católico Richelieu de Francia (1585-1642), se lanzó al campo de batalla contra Wallenstein. Richelieu apoyó al rey protestante contra las fuerzas imperiales católicas en aras de mantener el equilibrio de poder entre Francia y las regiones vecinas controladas por la poderosa dinastía de los Habsburgo. Después de que Adolfo muriera en batalla en 1632, los suecos continuaron la lucha, apoyados por los franceses en la fase final y más sangrienta de la guerra.

General Albrecht von Wallenstein
General Albrecht von Wallenstein
Anthony Van Dyck (Public Domain)

No hubo vencedor, ya que la guerra concluyó en 1648 con la Paz de Westfalia (que también puso fin a la guerra de los Ochenta Años entre España y los Países Bajos), un documento que esencialmente se limitaba a reafirmar los mismos términos que la Paz de Augsburgo de 1555 en lo que respecta a la religión. Entre los resultados de la guerra se encuentran:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

  • la soberanía de los Estados
  • el reconocimiento del calvinismo
  • la independencia de los Países Bajos
  • innovaciones en la guerra
  • la independencia de Suiza
  • Francia como gran potencia
  • la decadencia del Imperio español
  • la independencia de Portugal
  • el debilitamiento del Sacro Imperio Romano Germánico

La guerra de los Treinta Años se reconoce como el final "oficial" de la Reforma protestante, ya que, al concluir, se aceptó el calvinismo junto con el luteranismo y el catolicismo como sistema de creencias legítimo, por lo que se considera que el período de desarrollo de las sectas protestantes concluyó en 1648, aunque esto no resolvió en absoluto el conflicto religioso que se desarrollaría luego; incluso hay estudiosos que afirman que la reforma continúa en la actualidad. La guerra también se entiende como el inicio de la guerra moderna, tal y como la practicó Gustavo Adolfo, y el establecimiento del sistema internacional moderno de estados, lo que marca el conflicto como un acontecimiento decisivo en la transición a la era moderna.

Causas y antecedentes

La guerra de los Treinta Años fue causada por varios factores, entre ellos:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • la percepción de un desequilibrio de poder en la región
  • el resentimiento hacia la dinastía de los Habsburgo y su control del comercio
  • el debilitamiento del poder del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
  • los intereses comerciales en la región
  • las disensiones religiosas

Sin embargo, las diferencias religiosas y la incapacidad de resolverlas pacíficamente fueron la causa inmediata y se vieron influenciadas por las tres principales reformas religiosas europeas:

  • la Reforma de Bohemia (c. 1380-c. 1436)
  • la Reforma protestante (1517-1648)
  • la Contrarreforma (1545-c.1700)

Luther's Ninety-Five Theses Nailed to the Wittenberg Church's Door
Las noventa y cinco tesis de Lutero clavadas en la puerta de la iglesia de Wittenberg
Eikon Film and NFP Teleart (Copyright)

La Reforma de Bohemia fue iniciada por sacerdotes y teólogos católicos que buscaban devolver a la Iglesia la simplicidad de sus primeros años y su mayor defensor fue Jan Hus (1369-1415), cuya ejecución como hereje desencadenó las guerras husitas (1419-1434). En el Concilio de Basilea de 1436, se concedió a Bohemia la libertad de culto y se permitió a la Iglesia de Bohemia celebrar servicios de acuerdo con sus propias creencias.

Eliminar publicidad

Advertisement

En 1517, el monje y teólogo católico Martín Lutero (1483-1546) publicó sus 95 Tesis en Wittenberg, lo que dio comienzo a la Reforma protestante, impulsada por Ulrico Zuinglio (1484-1531) en Suiza y luego por Juan Calvino (1509-1564). La Iglesia católica respondió al desafío de estos reformadores con la Contrarreforma que comenzó en 1545, denunciando las enseñanzas protestantes como herejía y reafirmando la posición de la Iglesia como única autoridad espiritual. Mucho antes de 1545, la gente comenzó a identificarse fuertemente como católica o protestante y, dentro de las sectas protestantes, como adherentes a uno u otro líder, lo que creó más disensiones.

La Revuelta de Bohemia comenzó cuando los nobles protestantes se opusieron a las decisiones legales que favorecían a los católicos.

El conflicto civil, motivado por la división religiosa, estalló en 1524 con la Revuelta de los campesinos alemanes y continuó con la Revuelta de los caballeros y la guerra de Esmalcalda, hasta que se convocó la Paz de Augsburgo de 1555 para resolver la disputa. Entre las disposiciones figuraba que el gobernante de la región eligiera la religión de su reino. Este concepto funcionaba en principio, pero era problemático si la religión del monarca difería de la de la mayoría de sus súbditos.

Los bohemios estaban acostumbrados a practicar su fe a su manera desde 1436 y los que ya no querían ajustarse a la Iglesia bohemia ortodoxa se alinearon con Lutero (cuyas enseñanzas resonaban con las de Hus) y se les concedió su libertad de religión. Cuando Fernando II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, se convirtió en rey de Bohemia, aunque prometió tolerancia religiosa, se desconfiaba de él por sus acciones pasadas de persecución de los protestantes en otros lugares. Maximiliano I, Elector de Baviera (1573-1651), también católico devoto, apoyó a Fernando II rechazando la corona de Bohemia y suministrando fuerzas armadas en defensa de la pretensión de Fernando II al trono.

Eliminar publicidad

Advertisement

La revuelta de Bohemia

La Revuelta de Bohemia comenzó cuando los nobles protestantes, liderados por el conde Thurn (1567-1640), se opusieron a las decisiones legales que favorecían a los católicos y se reunieron con tres representantes de Fernando II en el Castillo de Praga para discutir la situación. Descontentos con el procedimiento, Thurn y sus colegas arrojaron a los representantes por la ventana en lo que se conoce como la Segunda Defenestración de Praga (la Primera Defenestración fue el acontecimiento que dio comienzo a las guerras husitas).

Battle of White Mountain 1620
Batalla de la Montaña Blanca 1620
Peter Snayers (Public Domain)

Los tres hombres sobrevivieron, pero ambas facciones aprovecharon el incidente como propaganda: los católicos afirmaron que habían sido atrapados y llevados a salvo a la tierra por los ángeles y los protestantes replicaron que solo habían sobrevivido por haber caído en un gran montón de estiércol. Thurn tomó el poder y animó a los príncipes protestantes de Austria y Silesia a hacer lo mismo, mientras que Federico V contrató al general mercenario Ernst von Mansfeld (fallecido en 1626) para que dirigiera los ejércitos en apoyo de Thurn. Mansfeld fue derrotado en 1619, pero para entonces los protestantes habían retirado todo el apoyo a Fernando II y ofrecieron la corona a Federico V, que aceptó.

La facción católica declaró este acto ilegal, ya que Fernando II era el rey legítimo (además de emperador del Sacro Imperio) y las hostilidades continuaron hasta noviembre de 1620, cuando las tropas imperiales católicas al mando de Johann Tserclaes, conde de Tilly (1559-1632), suministradas por Maximiliano I, derrotaron a los bohemios al mando de Thurn y Christian de Anhalt (1568-1630) en la batalla de la Montaña Blanca. El apoyo a Federico V desapareció, los ejércitos imperiales tomaron Praga y pusieron fin a la revuelta. Federico V moriría más tarde de fiebre por una infección en 1632.

La guerra de los Ochenta Años (1568-1648, también conocida como la Revuelta holandesa) entre España y los Países Bajos se encontraba entonces en el período conocido como la Tregua de los doce años (1609-1621), lo que permitió a la España católica y a los protestantes de los Países Bajos enviar recursos a Bohemia para ayudar a sus respectivas causas. La Revuelta de Bohemia se convirtió entonces en un conflicto internacional y las tensiones se intensificaron en 1623 cuando Fernando II arrebató las tierras y los títulos a Federico V, ignorando a los príncipes protestantes que ahora estaban convencidos de que Fernando II impondría el catolicismo en la región. Fernando II contaba con el apoyo de los Habsburgo católicos que, en ese momento, controlaban España, los Países Bajos, Nápoles, Milán y la mayor parte del Sacro Imperio Romano.

La participación de Dinamarca

Cristián IV de Dinamarca dependía del comercio constante a través de las regiones del norte del Sacro Imperio Romano Germánico y del Báltico, que ahora se veía amenazado y, preocupado por la posibilidad de que el acto de Fernando II contra Federico V ocasionara un empuje católico hacia el norte, se dirigió a sus compañeros nobles protestantes de Hamburgo y Bremen y les ofreció su ayuda. Se unió a Mansfeld en un esfuerzo por derrotar al campeón de Fernando II, Wallenstein, con el apoyo de Inglaterra, los Países Bajos y, en menor medida, Francia, que estaba lidiando con sus propios problemas en ese momento.

Hussite Wagenburg
Fuerte de carros husita
Unknown Artist (Public Domain)

A lo largo de la guerra, ambos bandos tuvieron dificultades para abastecer a sus tropas, por lo que los ejércitos se dedicaron a vivir de la tierra, destruir granjas y matar civiles mientras marchaban. No importaba qué causa apoyara un pueblo, ya que protestantes y católicos sufrían por igual a manos del ejército imperial de Wallenstein o de los rebeldes de Mansfeld. El propio Wallenstein fue generosamente recompensado por Fernando II, pero las riquezas nunca llegaron a las tropas. Cristián IV, al enterarse de la muerte de los no combatientes protestantes, entró en la guerra como su defensor, pero las fuerzas rebeldes protestantes ya habían violado y matado probablemente a tantos civiles protestantes como las tropas católicas imperiales de Wallenstein.

La principal motivación de Cristián IV era proteger sus intereses comerciales en la región y reclamar el título de Campeón Cristiano antes de que se lo llevara Gustavo Adolfo. Se enfrentó al Conde de Tilly en la batalla de Lutter en 1626 y fue derrotado. Después, las tropas y los recursos con los que contaba de Inglaterra y los Países Bajos no se materializaron, y Mansfeld murió en 1626 por causas naturales. Cristián IV, sin recursos ni su experimentado general, fue superado por Wallenstein en 1627 y, en 1628, pidió ayuda a Adolfo, que se la envió. Sin embargo, en 1629, Cristián IV pidió la paz y firmó el Tratado de Lubeck, que garantizaba la seguridad de sus intereses a cambio de su promesa de mantenerse al margen de la guerra.

La participación de Suecia

Gustavo Adolfo llegó a la región en 1630 al frente de unos 20.000 soldados, muchos menos que los comandados por Tilly o Wallenstein, pero sus innovaciones militares compensaron con creces la falta de efectivos. Parece que Adolfo conocía los avances bélicos iniciados por el gran general checo Jan Zizka (hacia 1360-1424) en las guerras husitas, incluida su fortaleza de carros que podía servir tanto para el ataque como para la defensa. Esta versatilidad había dado a las tropas de Zizka la ventaja decisiva de la artillería móvil, la innovación por la que Adolfo es más famoso. Adolfo también había tomado nota de las novedosas tácticas de Mauricio de Orange (también conocido como Mauricio de Nassau, 1567-1625, hijo del general y estadista Guillermo el Silencioso, 1533-1584), especialmente el fuego de salvas controlado y la contramarcha que permitía el fuego continuo y la reforma mientras se recargaba.

Gustavus Adolphus Leading a Cavalry Charge
Gustavo Adolfo dirigiendo una carga de caballería
 Jan Martszen de Jonge (Public Domain)

Aprovechando estos dos recursos, Adolfo creó un ejército de formación cruzada en el que cada soldado podía desempeñar las funciones de cualquier otro: la infantería podía ser también caballería, la caballería artillería, la artillería infantería y cada contingente se trataba con el mismo respeto que cualquier otro. También introdujo la artillería móvil, que funcionaba como los fuertes de carros de Zizka, convirtiendo las posiciones ofensivas en defensivas, o viceversa, y moviéndose precisamente donde él lo necesitaba en formaciones rápidas. Además de su artillería fija, estos cañones demostraron ser bastante eficaces.

A sus tropas les prohibió saquear o hurgar y se aseguró de que estuvieran bien pagadas y alimentadas gracias a los recursos de Francia, los holandeses y su Suecia natal. Tras consolidar sus fuerzas, derrotó a Tilly en la Primera Batalla de Breitenfeld en 1631 y volvió a salir victorioso en la Batalla del Río Lech (Batalla de la Lluvia) en abril de 1632, en la que Tilly fue herido y posteriormente murió. En septiembre de 1632 fue superado por Wallenstein en la batalla del Alte Veste, pero mantuvo sus tropas intactas. Los dos generales se enfrentaron de nuevo en la batalla de Lutzen en noviembre de 1632, en la que Adolfo resultó muerto, pero el ejército sueco se impuso cuando el mando fue asumido por Bernardo de Sajonia-Weimar (1604-1639), que reunió a las tropas.

Bernardo abandonó entonces las fuerzas suecas y la mano derecha de Adolfo, Axel Oxenstierna (1583-1654), tomó el control de las fuerzas suecas, obteniendo otra victoria en 1633. Wallenstein, cuya retirada del campo de batalla en Lutzen había dado a los suecos esa victoria, fue apartado del mando por Fernando II y asesinado por su personal superior en 1634. Fue reemplazado por el cardenal-infante Fernando de Austria (1609-1641), gobernador de los Países Bajos españoles, que derrotó a la coalición sueco-alemana decisivamente en la Batalla de Nordlingen en septiembre de 1634, neutralizó efectivamente a los suecos por el momento e hizo que sus aliados alemanes desertaran a la causa imperial.

La participación de Francia

Fernando II pidió recursos directamente a España para continuar la guerra hasta su fin, lo que obligó al cardenal Richelieu a hacer que Francia declarara la guerra a España y comprometiera más recursos en el conflicto, con Bernardo de Sajonia-Weimar al mando de las fuerzas mercenarias. En esta última fase de la guerra, que todavía se libró principalmente en el Sacro Imperio Romano Germánico (que incluía Bohemia), participaron Francia, España, los Países Bajos, Inglaterra, Portugal, Suecia, Dinamarca y Polonia-Lituania.

Map of the Holy Roman Empire, 1648 CE
Mapa del Sacro Imperio Romano Germánico, 1648 EC
Astrokey44 (CC BY-SA)

Tras años de conflicto, las tierras de cultivo habían sido diezmadas y los alimentos escaseaban, lo que provocó una hambruna, y muchos (combatientes y no combatientes) murieron de hambre. Las tropas se vieron de nuevo obligadas a vivir de la tierra, pero había poca tierra de la que vivir, seguía sin poder llegarse a un acuerdo y las hostilidades continuaron. Las enfermedades asolaron la tierra y muchos civiles se enfrentaron entre sí, robaban y mataban a sus vecinos para conseguir algo que vender y poder comer. La población animal, incluidos los gatos y los perros, disminuyó con la misma rapidez que la humana mientras la guerra continuaba sin que se viera el final.

Los suecos fueron perdiendo todos los logros que habían conseguido hasta que en 1636 ganaron la batalla de Wittstock mientras Francia desembarcaba fuerzas en la región para apoyarlos. En 1637, Fernando II murió y fue sucedido por su hijo Fernando III (1608-1657) que no parecía tener más idea de cómo terminar el conflicto que su padre. Las fuerzas francesas siguieron apoyando los compromisos suecos, así como obteniendo sus propias victorias, pero los ejércitos imperiales siguieron manteniendo su posición y haciendo sus propios avances.

En 1641, Lennart Torstensson (1603-1651) sucedió a Johan Baner (1596-1641) como mariscal de campo sueco. Ambos habían servido bajo el mando de Gustavo Adolfo y Baner había intentado continuar con su política de prohibir a las tropas que hurgaran o molestaran a los ciudadanos, pero incluso con el apoyo francés, carecían de recursos y las fuerzas suecas anteriores a Torstensson volvieron a saquear a los ciudadanos. Torstensson pudo reabastecer a las tropas tras la muerte de Baner y llevó a sus tropas a la victoria hasta 1645. La alianza franco-sueca siguió presionando su ventaja hasta 1646, pero no pudo conseguir una victoria decisiva que pusiera fin a la guerra. Aunque se negó a admitir que su situación era cada vez más desesperada, Fernando III aceptó finalmente negociar en 1648 y la Paz de Westfalia puso fin a la guerra.

Conclusión

Como se ha señalado, el conflicto se libró principalmente en la región del Sacro Imperio Romano Germánico que, aunque incluía partes de la actual Italia, los Países Bajos y la República Checa, entre otros, era principalmente la zona de la actual Alemania. La guerra destruyó casi por completo muchos de los pueblos de la región y devastó la ciudad de Magdeburgo, que perdió 20.000 de sus 25.000 habitantes y 1700 de sus 1900 edificios y casas. El saqueo de los pueblos llevó a los refugiados a ciudades ya superpobladas y plagadas de enfermedades, lo que aumentó la cantidad de muertos.

The Blessings of the Peace of Westphalia
Las bendiciones de la Paz de Westfalia
Nasjonalmuseet (Public Domain)

Se culpó a los soldados extranjeros de traer la peste y otras enfermedades, lo que fomentó un resentimiento nacional contra otras naciones que más tarde sería explotado por los líderes de Prusia, Brandeburgo y, posteriormente, Alemania, mediante el recuerdo de las atrocidades infligidas a la población germana por "el otro" al movilizarse para conflictos posteriores. La memoria alemana de la guerra de los Treinta Años, transmitida de generación en generación y popularizada por escritores y poetas alemanes, serviría de base para la propaganda de la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Aun así, la Paz de Westfalia, reafirmando la soberanía religiosa de la Paz de Augsburgo, estableció el concepto de soberanía nacional que prohibía a cualquier nación interferir en las leyes que gobernaban a otra, dando lugar al moderno sistema internacional de gobiernos. Una vez reconocido el calvinismo, la libertad de religión (al menos en teoría) se generalizó y hubo un aumento de la alfabetización con el establecimiento de escuelas, tanto por parte de los protestantes como de los católicos, para permitir una mejor comprensión de las escrituras.

A pesar de estos avances y de algunos otros, hay que señalar que la guerra mató a unos ocho millones de personas. Solo en la batalla de Nordlingen, en 1634, murieron aproximadamente 16.000 combatientes en un solo día, sin contar a los no combatientes de la zona. Es seguro que a muchos de los implicados directa o indirectamente en la guerra les importaba un bledo las pretensiones de Fernando II o Federico V, pero parece que muchos, si no la mayoría, se identificaban mucho con su religión, que los unía a uno u otro bando.

Tras la destrucción de los territorios germánicos del Sacro Imperio Romano Germánico entre 1618-1648 y la muerte de millones de personas, el aspecto religioso del conflicto reflejó exactamente lo que ya se había resuelto en 1555 en Augsburgo. El conflicto no se resolvió de ninguna manera innovadora; simplemente todos estaban cansados de luchar. Aun así, no pasó mucho tiempo antes de que tanto católicos como protestantes encontraran su segundo impulso y las diferencias religiosas siguieran informando de los disturbios civiles en adelante y continuaran hasta nuestros días.

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Cuándo fue la guerra de los Treinta Años?

La guerra de los Treinta Años tuvo lugar entre 1618 y 1648.

¿Qué causó la guerra de los Treinta Años?

Las causas de la guerra de los Treinta Años fueron: el desequilibrio de poder en la región, el debilitamiento del Sacro Imperio Romano Germánico, el resentimiento de la poderosa dinastía de los Habsburgo, los intereses comerciales en la región y, especialmente, la división religiosa y la violencia sectaria.

¿Quién luchó en la guerra de los Treinta Años?

La guerra de los Treinta Años fue librada por las fuerzas imperiales católicas bajo el mando del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Fernando II y las fuerzas protestantes rebeldes. Al principio fue una guerra civil local en Bohemia, pero con el tiempo la guerra de los Treinta Años atrajo a Inglaterra, Dinamarca, Francia, los Países Bajos, España, Suecia y Polonia-Lituania, cada uno de los cuales luchó según su religión.

¿Quién ganó la guerra de los Treinta Años?

Nadie ganó la guerra de los Treinta Años. La guerra concluyó con la Paz de Westfalia, que simplemente puso fin a las hostilidades sin declarar un vencedor.

¿Cuáles fueron los resultados de la guerra de los Treinta Años?

Los resultados de la guerra de los Treinta Años incluyen: la soberanía de los estados, la independencia holandesa, la independencia suiza, las innovaciones en la guerra, Francia se convirtió en una potencia importante, España declinó como potencia importante, el Sacro Imperio Romano se debilitó aún más, el calvinismo fue reconocido como un sistema de creencias legítimo. La guerra también se reconoce como el fin "oficial" de la Reforma protestante.

¿Por qué es importante la guerra de los Treinta Años?

La guerra de los Treinta Años es importante porque fue uno de los conflictos más devastadores de la historia europea que costó aproximadamente 8 millones de vidas y destruyó la mayor parte de la región del Sacro Imperio Romano Germánico (la Alemania moderna). Los alemanes utilizaron la guerra con fines propagandísticos tanto para la Primera como para la Segunda Guerra Mundial.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2022, agosto 11). Guerra de los Treinta Años [Thirty Years' War]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19708/guerra-de-los-treinta-anos/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Guerra de los Treinta Años." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación agosto 11, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19708/guerra-de-los-treinta-anos/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Guerra de los Treinta Años." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 11 ago 2022. Web. 02 oct 2022.

Afiliación