Arquitectura bizantina

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Gilda Macedo
publicado en 26 junio 2018
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: Inglés, Turco
Church of the Holy Apostles, Athens (by Jebulon, Public Domain)
Iglesia de los Santos Apóstoles, Atenas
Jebulon (Public Domain)

La arquitectura del Imperio bizantino (siglos IV-XV d. C.) continuó con las primeras tradiciones romanas, pero los arquitectos también añadieron nuevas estructuras a su ya formidable repertorio, sobre todo muros de fortificación mejorados e iglesias con cúpula. Además, la preocupación por el interior de los edificios era mucho mayor que la del exterior. El cristianismo influyó en desarrollos como la conversión de la basílica secular en una magnífica iglesia con un impresionante techo abovedado. Los edificios bizantinos, en general, siguieron empleando los órdenes clásicos, pero se volvieron más eclécticos e irregulares, quizás en un principio porque los antiguos edificios paganos se utilizaban como canteras para proporcionar piezas de piedra eclécticas para las nuevas estructuras. Este énfasis en la función por encima de la forma es un aspecto particular de la arquitectura Bizantina, que mezclaba influencias de Oriente Próximo con la rica herencia arquitectónica romana y griega. La arquitectura bizantina influiría en la arquitectura cristiana ortodoxa, por lo que todavía se ve en las iglesias de todo el mundo.

Arquitectura romana

Dado que Bizancio era la mitad oriental del Imperio romano en su período inicial, no es de extrañar que las tradiciones romanas continuaran en la arquitectura, así como en otras facetas de la cultura. Los núcleos urbanos bizantinos se caracterizaban por una fuerte evidencia de urbanismo, grandes espacios abiertos para el comercio y el uso público, amplias calles regulares (la mayoría de las cuales estaban pavimentadas y las importantes contaban con pórticos) y el uso de monumentos públicos como estatuas de personajes importantes y arcos monumentales y puertas de la ciudad. Los servicios públicos básicos, como el hipódromo, el anfiteatro y los baños públicos, seguían estando presentes, pero algunos edificios de la época romana dejaron de utilizarse, especialmente el gimnasio y el estadio de atletismo y, finalmente, también el teatro, ya que las pantomimas subidas de tono que se representaban en él fueron desaprobadas por la iglesia. A medida que estos edificios, y sobre todo los templos paganos, caían en desuso, se reutilizaban sus materiales, lo que daba lugar a nuevas estructuras con una mezcla ecléctica de columnas y capiteles dentro de la misma estructura. Finalmente se convirtió en una característica definitoria de los edificios bizantinos y se abandonó la estricta uniformidad de los edificios clásicos.

Eliminar anuncios

Advertisement

Los dibujos de los diseños parecen haber seguido las convenciones establecidas y haber sido esquemáticos, lo que indica una gran improvisación sobre el terreno.

Las villas romanas con patios interiores privados siguieron siendo la reserva de los ricos, mientras que los miembros más pobres de la sociedad vivían en edificios básicos de varios pisos (insulae), en los que las plantas bajas a menudo se utilizaban como tiendas y tabernas. La mayor parte de la población, sin embargo, se beneficiaba del acceso a agua corriente, fuentes y sistemas de drenaje, gracias a un sistema bien planificado de tuberías, acueductos y cisternas.

Arquitectos y materiales

La construcción de los edificios bizantinos era supervisada por dos especialistas: el más raro y exaltado mechanikos (o mechanopoios), una especie de ingeniero matemático, y el architekton, un maestro de obras. Una u otra de estas figuras supervisaba a un amplio grupo de artesanos expertos en albañilería, carpintería, pintura mural y fabricación de mosaicos. Al igual que los artistas bizantinos, los arquitectos solían ser anónimos y muy pocos tenían nombre después del siglo VI d. C. Si el proyecto de construcción se refería a un edificio imperial o a una iglesia, el emperador o el obispo estaban implicados; en el caso de los patrocinadores privados, también tenían voz en el aspecto del edificio una vez terminado. Los dibujos del diseño parecen seguir las convenciones establecidas y ser incompletos, lo que indica una gran improvisación sobre el terreno.

Eliminar anuncios

Advertisement

Capital with Protom of Pegasus
Capital con Protom de Pegaso
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Al igual que los arquitectos romanos, los bizantinos emplearon el ladrillo para muchos edificios, y se convirtió en el elemento básico de la construcción. Un poco más grandes que los ladrillos romanos, los que se utilizaban en Constantinopla, por ejemplo, eran cuadrados y medían hasta 38 cm de lado con una altura de hasta 6,5 cm. Los ladrillos se utilizaban para crear muros colocando dos caras y vertiendo escombros y mortero entre ellas. El mortero se hacía con cal, arena y ladrillo triturado o guijarros. De vez en cuando, una capa de refuerzo hecha enteramente de ladrillos recorre todo el muro. A diferencia de los muros romanos, en la versión bizantina no se utilizaba un núcleo de hormigón (puzolana), por lo que si el revestimiento se dañaba, con el tiempo también lo hacía el núcleo. Otra diferencia es que los constructores bizantinos utilizaban una capa de mortero mucho más gruesa entre los ladrillos, probablemente para ahorrar costes, ya que se necesitaban menos ladrillos. Una consecuencia desafortunada de esto es que, al secarse el mortero, se deformaba, por lo que muchos edificios bizantinos sufren distorsiones o incluso se derrumban parcialmente. También se utilizaban ladrillos para las cúpulas, los arcos y las bóvedas, empleando a menudo ladrillos del doble del tamaño estándar.

Una alternativa al ladrillo eran los bloques de piedra de sillería, que eran más populares en la mitad oriental del Imperio bizantino. Algunos edificios, sobre todo en el siglo VI d. C., combinaban ambos materiales y tenían una parte inferior de ladrillo y una superior de bloques de piedra cortada. Estos materiales y su uso en los edificios bizantinos se mantuvieron prácticamente sin cambios hasta el siglo XIV. El mármol, un material caro, se reservaba generalmente para columnas, capiteles, cornisas, arquitrabes y elementos decorativos como marcos de puertas, rejas de ventanas y pavimentos.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Algunos exteriores de los edificios estaban enlucidos, pero no era lo habitual. Se prestaba mucha más atención a los interiores de los edificios, donde generalmente todas las paredes estaban cubiertas de yeso, estuco, finas placas de mármol, pinturas y mosaicos. Los edificios imperiales y las basílicas importantes contaban con más mármol que en ningún otro lugar, el más común de ellos es el de la isla de Proconneso, en el Mar de Mármara. El prestigio del mármol de color continuaba con la tradición romana occidental, por lo que se importaba de lugares como Egipto y Frigia. Los tejados de las iglesias y las casas solían ser de madera.

Iglesias

A partir de Constantino I (que gobernó del 306 al 337 d. C.), en el siglo IV d. C. se construyeron iglesias por todas partes para promover la nueva religión cristiana e imponer la autoridad imperial en lugares lejanos, desde la capital hasta Jerusalén. Otra de las motivaciones para construir iglesias y santuarios (martyria) era señalar lugares de importancia para la historia cristiana y sus santos, tumbas de santos y mártires o sus reliquias, y el lugar donde pudiera haber habitado un asceta famoso. Así, las iglesias de Tesalónica a Antioquía se convirtieron en centros de peregrinación por derecho propio. Se construyeron muchas iglesias más pequeñas y capillas modestas para atender a las comunidades más pequeñas. Otros edificios estrechamente relacionados con la iglesia, especialmente las basílicas, eran un bautisterio, normalmente octogonal, y a veces un mausoleo para el fundador de la iglesia y sus descendientes, una residencia para un obispo, almacenes, oficinas administrativas, quizás un santuario con la tumba de un santo, y baños.

Eliminar anuncios

Advertisement

Church of Saint Irene, Istanbul
Iglesia de Santa Irene, Estambul
Marsyas (Public Domain)

Aunque el ladrillo, la piedra o una mezcla de ambos para crear patrones decorativos eran los materiales más utilizados para las iglesias Bizantinas, muchas eran simplemente templos paganos convertidos u otros edificios seculares. Un buen ejemplo es la iglesia de la Rotonda de Tesalónica, probablemente concebida como mausoleo del emperador Galerio y construida durante su reinado de 305 a 311 d. C., pero convertida en iglesia en los siglos IV y VI d. C. En muchos otros edificios se reutilizaron los bloques de piedra de alta calidad y los tambores de las columnas de las estructuras de la época romana. También se reutilizaron los capiteles antiguos, aunque los bizantinos añadieron una decoración más intrincada y profunda a sus propios capiteles corintios, y a menudo añadieron una imposta (a partir del siglo IV d. C.) sobre el propio capitel. Se trataba de una piedra lisa que proporcionaba la base más grande necesaria para soportar arcos pesados. Las impostas suelen tener forma trapezoidal y llevan tallado un monograma o una cruz.

No existía un plano oficial de la iglesia impuesto por la jerarquía eclesiástica, pero la planta de cruz cuadrada se convirtió en la más común, con una cúpula construida sobre cuatro arcos de soporte.

La mayoría de las primeras iglesias seguían el diseño de la basílica romana, un edificio utilizado para las reuniones públicas, especialmente los tribunales y los mercados. El largo vestíbulo de la basílica y el techo de madera se apoyaban en columnas y pilares en todos los lados. Las columnas formaban una nave central flanqueada por un pasillo. El primer piso estaba rodeado de una galería y, más tarde, de un ábside en uno o ambos extremos. A partir del siglo V d. C. la iglesia basilical fue común en todo el Imperio bizantino. En el siglo VI, el tejado de madera estándar había dado paso a uno con bóveda de cúpula en las basílicas más grandes. El diseño de las basílicas era muy variado: podían tener tres, cuatro o cinco naves, algunas tenían interiores mucho más oscuros, como las de Armenia, mientras que otras en Siria eran mucho más monumentales y utilizaban enormes bloques de piedra. Se construyeron varios cientos de basílicas en todo el imperio, siendo una de las más grandes la de Lechaion, cerca de Corinto. Allí, la basílica de San Leónidas tenía 110 metros de largo y 30 de ancho. Una de las mejores basílicas que se conservan es la de Santa Irene en Estambul (mediados del siglo VI d. C. y remodelada en el siglo VIII).

En el siglo IX d. C., se seguían construyendo muchas iglesias, pero a menor escala, ya que las poblaciones urbanas disminuían y la gran basílica ya no era necesaria. Ahora una iglesia solo necesitaba albergar a unos 100 fieles. No existía un proyecto oficial de iglesia impuesto por la jerarquía eclesiástica, pero la planta cuadrada en forma de cruz se convirtió en la más común, con una cúpula construida sobre cuatro arcos de soporte que utilizaban pechinas, formas triangulares curvadas para salvar el espacio entre los arcos adyacentes y convertir una base cuadrada en una circular. La base cuadrada del edificio se ramificaba entonces en tramos que podían tener a su vez un techo de media cúpula o de cúpula completa. Otro rasgo común es un ábside central con dos ábsides laterales en el extremo oriental de la iglesia.

Eliminar anuncios

Advertisement

Hagia Sophia Interior
Interior de Santa Sofía
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Con el tiempo, la cúpula central se elevó cada vez más sobre un tambor poligonal, que en algunas iglesias es tan alto que tiene la apariencia de una torre. Un buen ejemplo de este estilo, y también de la mampostería con dibujos, es la Iglesia de los Apóstoles de Tesalónica, de principios del siglo XIV. La cúpula, por tanto, se convirtió en una representación convenientemente impresionante del cielo y se decoró como tal, pintándose muy a menudo en ella una representación de Jesucristo. Además, la necesidad estructural de los cuatro arcos que sostenían la cúpula creaba una planta en forma de cruz, otro poderoso símbolo de la finalidad del edificio. Este tipo de iglesias se construyeron en todo el Imperio bizantino, y en Grecia, en particular, aún se conservan muchos buenos ejemplos en Atenas, Tesalónica, Mistra y muchas de las islas.

ningún edificio bizantino posterior pudo igualar a La iglesia de Santa Sofía, única en tamaño y diseño.

Santa Sofía (Hagia Sophia)

La iglesia bizantina más grande, más importante y todavía más famosa, o de hecho cualquier edificio, es Santa Sofía de Constantinopla, dedicada a la santa sabiduría (hagia sophia) de Dios. Se construyó en los años 532-537 d. C. durante el reinado de Justiniano I (que reinó del 527 al 565 d. C.) en el lugar de dos versiones más modestas que databan del siglo IV d. C. El edificio es único y nunca fue igualado, ni en tamaño ni en diseño, por ningún edificio bizantino posterior (aunque se convirtió en un modelo para las mezquitas otomanas del siglo XVI). Su forma rectangular básica mide 74,6 x 69,7 metros. Su enorme techo abovedado está a 55 metros del suelo y se apoya en cuatro enormes arcos con cuatro pechinas de apoyo. Fue un logro espectacular y Justiniano se jactó de haber conseguido superar a Salomón, pero todo era demasiado bueno para ser cierto, y la cúpula se derrumbó en el año 558 d. C., con sus grietas catastróficamente agravadas por dos terremotos. Se construyó una cúpula de 31,8 metros de diámetro, estructuralmente más fuerte y con nervaduras, que aún sobrevive (a pesar de los derrumbes parciales de 989 y 1346). Hasta el siglo XVI, Santa Sofía fue la mayor iglesia del mundo y una de las más decoradas, con muchos de sus brillantes mosaicos y pinturas murales que todavía sorprenden a los visitantes.

Monasterios

Los lugares dedicados específicamente a las comunidades monásticas aparecieron a partir del siglo IV d. C. Normalmente formaban pequeñas aldeas rodeadas por un alto muro perimetral que incluían una iglesia independiente, un refectorio para comer en común, baños, biblioteca, talleres, alojamiento y, a veces, una posada para los peregrinos. También podían construirse monasterios en las ciudades; Constantinopla contaba con 30 a mediados del siglo VI d. C. Muchos monasterios bizantinos siguen en uso hoy en día, siendo el Monte Athos (a partir del siglo IX d. C.) en Grecia un lugar espectacular. Otro excelente ejemplo es el monasterio de Santa Catalina, de mediados del siglo VI d. C., en el Monte Sinaí (Egipto), muy bien conservado.

Eliminar anuncios

Advertisement

St. Catherine's Monastery, Sinai
Monasterio de Santa Catalina, Sinaí
Marc!D (CC BY-NC-ND)

Puentes

Los puentes eran, al igual que en la época romana, importantes conectores del sistema bizantino de carreteras y acueductos. Sobre el río Sangarius (Sakarya), en Turquía, se conserva un magnífico ejemplo del siglo VI d. C., construido con grandes bloques de sillería, tiene una longitud de 428 metros y siete arcos de unos 23 metros cada uno. El puente tenía una puerta monumental de 10 metros de altura. Un ejemplo de puente de un solo arco puede verse cerca de Elazig, en el este de Turquía. También del siglo VI, se arquea 10 metros por encima del río y se extiende por un espacio de 17 metros (56 pies).

Fortificaciones

En el siglo IV d. C. aumentó la amenaza de las culturas vecinas a las dos mitades del Imperio romano. El emperador Constantino I comenzó a defender mejor Constantinopla ampliando las murallas marítimas y construyendo una nueva muralla terrestre a lo largo de la península en la que se encontraba la capital. Para aumentar el espacio dentro de las fortificaciones de la ciudad, Teodosio II (que reinó del 408 al 450 d. C.) construyó una segunda muralla más grande que se conoció como las murallas de Teodosio II. La tercera muralla, una línea de tres muros con un foso de protección, era la más maciza, con un grosor de 5 metros, una altura de 12 metros y 96 torres salientes. Cada torre estaba situada a unos 70 metros de distancia de otra y alcanzaba una altura de 20 metros. Construidas con ladrillos y piedra caliza, estas murallas protegerían la mayor ciudad de la Edad Media durante más de 800 años.

En el siglo VI d. C. se llevó a cabo un proyecto masivo de construcción de fortalezas, murallas y torres para proteger mejor las secciones más vulnerables de las fronteras del imperio (que se extendían por todas partes, desde Mesopotamia hasta los Balcanes). Muchas fortificaciones romanas se mantenían regularmente, como las de Nicea, en el noroeste de Anatolia, donde las murallas de la ciudad fueron reparadas en los siglos VIII, IX y XIII d. C. Algunas de estas fortificaciones se mantienen en buen estado todavía hoy, por ejemplo, en Zenobia (Halabiye) en el Éufrates.

Tower, Theodosian Walls
Torre, Murallas de Teodosio
Carole Raddato (CC BY-SA)

Viviendas

Se conservan muy pocos restos de la arquitectura doméstica bizantina. La mayoría de las viviendas domésticas estaban hechas de madera y ladrillos de barro, pero la piedra se utilizaba para los propietarios más ricos. Las villas se mantuvieron en la línea romana hasta el siglo VI d. C., y a partir de entonces la tendencia es hacia viviendas más pequeñas, aunque se siguieron construyendo algunas casas grandes e irregulares, a veces con balcones en el segundo piso. La mayoría de las viviendas no disponían de agua corriente, pero las mejores casas de las ciudades solían tener sus propios retretes que desembocaban en un pozo negro. Era una costumbre Bizantina especial embellecer los edificios más apagados con finas sedas y tapices. Los cuadros, especialmente los iconos, eran otra fuente de decoración.

Las ciudades seguían abasteciéndose de agua a través de acueductos (los romanos aún se utilizaban y se reparaban regularmente) y cisternas. Uno de los logros arquitectónicos bizantinos más impresionantes que aún se pueden ver hoy en día son las cisternas subterráneas de Estambul, con sus cientos de columnas que sostienen techos arqueados y abovedados. Los mejores ejemplos son las cisternas Jere-batan Serai y Bin-bir-derek, de los siglos V y VI.

Legado

La influencia de la arquitectura bizantina se extendió a través de la conquista y la imitación. Constantinopla fue durante siglos la capital del cristianismo, y los gobernantes Cristianos de todo el mundo trataron de capturar el prestigio de sus gloriosos edificios en sus propias ciudades. Así, la Basílica de San Marcos de Venecia, del siglo XI, copió un modelo bizantino que ya tenía 500 años. Los príncipes rusos quedaron igualmente impresionados y construyeron iglesias ortodoxas de estilo Bizantino. Incluso aquellos lugares con una fuerte tradición arquitectónica propia, como Armenia y Georgia, absorbieron elementos de la arquitectura bizantina. Además, los propios clérigos copiaron los diseños de las iglesias y monasterios bizantinos y aseguraron su supervivencia incluso cuando el Imperio bizantino hacía tiempo que se había derrumbado. Cientos de iglesias fueron destruidas cuando el Imperio fue conquistado, y muchas se convirtieron en mezquitas, pero sobreviven suficientes para revelar la ambición de los arquitectos bizantinos y sus patrocinadores. Además, en los lugares donde el cristianismo ha regresado, se han llevado a cabo restauraciones, por lo que muchos edificios bizantinos siguen en uso hoy en día, desde Corfú hasta el Sinaí.

Eliminar anuncios

Publicidad

Sobre el traductor

Gilda Macedo
Escritora freelance y traductora. Dra. en Humanidades.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Citar este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2018, junio 26). Arquitectura bizantina [Byzantine Architecture]. (G. Macedo, Traductor). World History Encyclopedia. Extraído de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16596/arquitectura-bizantina/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Arquitectura bizantina." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 26, 2018. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-16596/arquitectura-bizantina/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Arquitectura bizantina." Traducido por Gilda Macedo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 26 jun 2018. Web. 02 oct 2022.

Afiliación