Urbanismo

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Carlos A Sequera B
Publicado el 07 abril 2014
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, turco, francés
Aerial View of Pompeii (by Brooklyn Museum Archives. Goodyear Archival Collection. Visual materials [6.1.024]: Pompeii. Theaters, Pompeii, Italy., Public Domain)
Vista aérea de Pompeya
Brooklyn Museum Archives. Goodyear Archival Collection. Visual materials [6.1.024]: Pompeii. Theaters, Pompeii, Italy. (Public Domain)

El urbanismo es el proceso por el cual las comunidades rurales crecen para formar ciudades o centros urbanos y, por extensión, el crecimiento y la expansión de esas ciudades. El urbanismo comenzó en la antigua Mesopotamia, en el período Uruk (4300-3100 a. C.) por razones en las cuales los estudiosos no han llegado a un acuerdo todavía. Sin embargo, se ha especulado que una aldea especialmente próspera y eficiente atrajo la atención de otras tribus, menos prósperas, que entonces se unieron al asentamiento exitoso.

El historiador Lewis Mumford señala que:

aunque las aldeas permanentes datan solo de tiempos del neolítico, el hábito de recurrir a las cuevas para la realización colectiva de ceremonias mágicas parece remontarse a un período más antiguo… El esquema de la ciudad, tanto como una forma hacia afuera así como un patrón de vida hacia dentro, se podría encontrar en tales conjuntos (1).

Este proceso, entonces, dio origen a los centros densamente poblados, que llegaron a ser conocidos como “ciudades”. La historiadora Helen Chapin Metz propone que el crecimiento de las ciudades en Mesopotamia fue el resultado de la lucha de los habitantes para hacer frente al medio ambiente. Escribe:

Eliminar publicidad

Advertisement

La vida civilizada que surgió en Sumeria o Sumer fue modelada por dos factores: la imprevisibilidad de los ríos Tigris y Éufrates, que en cualquier momento podían provocar inundaciones devastadoras que arrasaban poblaciones enteras, y la extrema fecundidad de los valles fluviales originada por depósitos de suelos centenarios. Así, mientras los valles de los ríos del sur de Mesopotamia atraían migraciones de los pueblos vecinos e hizo posible, por primera vez en la historia, el cultivo de excedentes de alimentos; la volatilidad de los ríos requería una forma de gestión colectiva para proteger las tierras bajas, pantanosas de las inundaciones. A medida que aumentaba la producción excedente y que la gestión colectiva se hacía más avanzada, evolucionó un proceso de urbanismo y la civilización sumeria echó raíces (2).

El auge de la ciudad

Los estudiosos modernos consideran que la ciudad más antigua que se levantó en la región de Mesopotamia es Uruk, alrededor del año 4500 a. C., luego la de Ur, en torno al 3800 a. C., ambas estaban entonces situadas en las proximidades de las márgenes del río Éufrates. Sin embargo, para los sumerios la primera ciudad fue Eridu, fundada en 5400 a. C. pero, probablemente, no era una “ciudad” en la misma manera en que Uruk o Ur serían definidas (véase la definición de la ciudad de la antigüedad). En el mito de Inanna y el dios de la sabiduría, los dictados de la civilización, conocidos como los meh, son llevados desde Eridu hasta Uruk y se ha pensado que el tema de este poema representa el cambio de paradigma de un estilo de vida más pastoril (simbolizado por Eridu) a uno más urbanizado (representado por Uruk). La estructura de la ciudad y la seguridad de la vida urbana parecen haber atraído a la gente de la región a los centros urbanos aunque se ha sugerido la teoría de que la población fue forzada a dejar las explotaciones agrícolas y fue reubicada en las ciudades cuyos gobernantes, entonces, se apropiaron de las tierras para el Estado. Sin embargo, esta teoría no tiene en cuenta la continuación del urbanismo a través de la historia de Mesopotamia o su replicación en otras naciones.

Para el año 2600 a. C., Ur era una pujante metrópoli y en 2900 a. C. era una ciudad amurallada con aproximadamente 65.000 habitantes. Sin embargo, el urbanismo continuaba a medida que la ciudad se expandía desde el centro y, con el tiempo, los otrora fértiles campos que alimentaban a la población se agotaron. La sobreexplotación de la tierra combinada con el misterioso cambio del Éufrates que alejó las aguas de la ciudad, resultó finalmente en que el complejo fuese abandonado alrededor del 500 a. C. Quizás por razones similares Eridu fue abandonada en 600 a. C. y Uruk en 650 a. C. Aunque sin duda muchos factores contribuyeron al declive de ciudades tales como Ur (Sargon de Acad saqueó la ciudad en 2340 a. C., por ejemplo, y repetidas excursiones militares contra la ciudad persistieron a través de las épocas hasta finalmente el saqueo de la ciudad por parte de los elamitas en 1750 a. C.), se ha sugerido que el urbanismo y, especialmente, el uso excesivo de las tierras circundantes para la agricultura, fue la causa principal.

Eliminar publicidad

Advertisement

Palmyra
Palmira
Bernard Gagnon (CC BY-SA)

Urbanismo y uso excesivo de recursos

En el centro de Ur, así como en todas las ciudades en la antigua Mesopotamia, estaba el gran templo que era el lugar con funciones ceremoniales, comerciales y sociales. Las actividades religiosas, tales como los festivales, eran los encuentros sociales principales de la época y en esas ocasiones, usualmente, se distribuían los excedentes de alimentos y suministros a la gente de la ciudad. Los sacerdotes del templo, quienes también eran los gobernantes de la ciudad desde alrededor de 3400 a. C., eran responsables de esta distribución y dependían en gran medida de los agricultores de la región para suministrar los excedentes que necesitaban (un papel que eventualmente sería tomado por el rey, en la medida en que la realeza sustituyó a la clase sacerdotal en el poder en el tercer milenio a. C. con el surgimiento del rey-guerrero conocido como “Lugal”, que significa “hombre grande”). Este exceso de producción del campo no solo abastecía a la población de la ciudad con alimentos sino que también incrementaba el comercio a larga distancia con otras ciudades a lo largo del Éufrates tales como Tikrit y Eridu. En la medida en que el urbanismo continuaba, no obstante, la necesidad de más y más materias primas agotó los recursos naturales de la región y, eventualmente, condujo a la falta de los bienes necesarios y al abandono de la ciudad.

La respuesta de Egipto al urbanismo

El urbanismo se extendió desde Mesopotamia a Egipto y, desde allí, a Grecia y parece que, muy temprano, la lección de la ciudad de Ur (y de otras) fue tenida en cuenta por centros urbanos posteriores. Especialmente en Egipto se tuvo gran cuidado con la tierra para prevenir que las consecuencias menos deseables del urbanismo derribaran las grandes ciudades del faraón, para que la atención se pudiera centrar en los aspectos culturales tales como el desarrollo de la escritura, la arquitectura, las leyes, la administración, el saneamiento, el comercio y la artesanía (se pensaba que todos eran originarios de Mesopotamia en Uruk). El profesor George Modelski, de la universidad de Washington, escribe:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Algunos estudiosos de la Edad Antigua han sido conocidos por argumentar que, a diferencia de Mesopotamia, Egipto carecía de algo que pudiera considerarse ciudades en términos modernos. Ese gran país tenía templos, palacios y cementerios, por lo general de proporciones monumentales, ya en los milenios IV y III a. C., pero sus capitales parecen haber carecido de tamaño significativo y han dejado escasa evidencia tanto de vida intelectual como de actividad comercial. Como lo puntualiza John A. Wilson: “por casi tres mil años, hasta la fundación de Alejandría, el Antiguo Egipto fue una civilización sin una sola gran ciudad”.

Esta afirmación, no obstante, es rebatida por el profesor M.E. Smith, de la Universidad Estatal de Arizona, quien argumenta que:

Debido a que los arqueólogos no han encontrado grandes ciudades en Egipto anteriores a la capital de Akenatón en Amarna en el período del Nuevo Reino (1350 a. C.), a veces se ha comparado a Egipto con Mesopotamia como una “civilización sin ciudades”. Sin embargo, esta etiqueta enmascara una forma distintiva o peculiar de urbanismo… Egipto no carecía de ciudades, sino que sus sistemas urbanos fueron estructurados de forma diferente a la más familiar de las ciudades mesopotámicas (The Sage Encyclopedia of Urban Studies, 26).

Al parecer, Egipto entendía tanto los beneficios como los costes del urbanismo y optó por un ”urbanismo disperso, caracterizado por asentamientos urbanos más pequeños, más especializados” (26). Este mismo paradigma es válido para los centros urbanos de los mayas, al menos en su planificación, pero la progresión aparentemente universal del urbanismo condujo al agotamiento de los recursos naturales y, como señala Smith:

Eliminar publicidad

Advertisement

Casi todas las sociedades urbanas antiguas se involucraron en la deforestación, a menudo con consecuencias desastrosas para los suelos y la capa freática. En las latitudes templadas los bosques se talaron para obtener leña y materiales de construcción…En los entornos forestales tropicales, los bosques se despejaron para la producción agrícola. Finalmente, muchas ciudades antiguas se destruyeron o abandonaron (27).

Temple of Hatshepsut, Aerial View
Templo de Hatshepsut, vista aérea
N/A (CC BY)

El auge y la caída de las ciudades

Como se ha visto, el ambiente artificial de la ciudad, que subyugaba al ambiente natural circundante a las necesidades de la población, acaba agotando y destruyendo los mismos recursos que le dieron auge a la ciudad. A medida que aumentaba el urbanismo, las tierras rurales disminuían y, como escribe Mumford:

...las fuerzas ciegas del urbanismo, que fluyen a lo largo de las líneas de menor resistencia, no muestran aptitud para crear un modelo urbano e industrial que sea estable, autosostenible y autorrenovable. Por el contrario, a medida que la congestión se hace más densa y la expansión se amplía, tanto el paisaje urbano como el rural atraviesan desfiguración y degradación, mientras que las inversiones no rentables en los recursos…sirven solo para promover más de la plaga y desorden que buscan paliar (14).

Este ciclo de ascenso y caída de las ciudades se ve repetidamente en muchas culturas alrededor del mundo. El motivo por el cual esto ocurrió tan frecuentemente en algunas regiones, tal como en Mesopotamia, y no en otras, como en Grecia, es una pregunta que todavía debaten los académicos e historiadores. Algunos afirman que es simplemente una cuestión de sobrepoblación (como es el caso de los mayas), mientras que otros apuntan a un uso excesivo de la tierra (como en Ur y en otras ciudades mesopotámicas). Ninguna de las dos respuestas es completamente satisfactoria y lo más probable es que sea una combinación de muchos factores, entre ellos una carencia de previsión, lo cual condujo a la destrucción o al abandono de muchas ciudades antiguas.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Carlos A Sequera B
Carlos es ingeniero metalúrgico de Barquisimeto, Venezuela. Desde la infancia se sintió muy atraído por la geografía y la historia antigua. Leer sobre estos temas se convirtió en una afición y fortaleció sus conocimientos sobre historia.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York, Joshua J. Mark ha vivido en Grecia y Alemania; también ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2014, abril 07). Urbanismo [Urbanization]. (C. A. S. B, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-46/urbanismo/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Urbanismo." Traducido por Carlos A Sequera B. World History Encyclopedia. Última modificación abril 07, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-46/urbanismo/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Urbanismo." Traducido por Carlos A Sequera B. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 abr 2014. Web. 08 dic 2022.

Afiliación