Neftis

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3136 / $18000

Definición

Joshua J. Mark
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 13 marzo 2016
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués
X
Nephthys Amulet (by Rama, CC BY-SA)
Amuleto de Neftis
Rama (CC BY-SA)

Neftis era una de las cinco deidades originales del antiguo Egipto nacidas de la unión de Geb (la tierra) y Nut (el cielo) tras la creación del mundo. Fue la cuarta en nacer tras Osiris, Isis y Set, y era hermana mayor de Horus (normalmente llamado Horus el Mayor).

Como una de las primeras diosas de Egipto, era miembro de la Enéada de Heliópolis, un tribunal de nueve deidades de poder inmenso. Sus centros de culto estaban en Heliópolis, Senu, Hebet, Per-met, Re-nefert y Het-sekem. Al contrario de lo que afirman algunos expertos, Neftis tenía un culto amplio en Egipto, sus templos eran bastante comunes y se la consideraba una diosa extremadamente importante desde el Periodo Predinástico (en torno a 6000 - 3150 a.C.) hasta la Dinastía Ptolemaica (323 - 30 a.C.), la última dinastía en gobernar Egipto antes de convertirse en una provincia romana.

Eliminar publicidad
Publicidad

Nombre y símbolos

"Neftis" es la versión latina de su nombre egipcio, "Nebthwt" (escrito también como Nebet-het y Nebt-het), que se traduce como "Señora del recinto del templo" o "Señora del hogar", y normalmente se la representa con el jeroglífico de "casa" en la corona. Este "hogar" no es ni una casa terrenal ni un templo, sino que está vinculada a los cielos ya que se la relacionaba con el aire y el éter. El "recinto" puede que se refiera al patio a la entrada del templo, ya que se la representaba con los pilones fuera de los templos en su papel de diosa protectora. Al igual que los pilones y el muro protegían el templo interior, Neftis protegía las almas de la gente.

Ya desde la época antigua estaba relacionada con la muerte y la putrefacción, y se la invocaba regularmente en los servicios funerarios. Las plañideras profesionales de los funerales egipcios se conocían como "los halcones de Neftis", y es una de las cuatro diosas, junto con Isis, Selket y Neith, cuyas imágenes se encontraron en la tumba de Tutankamón como guardianas de los vasos canopes. La historiadora Margaret Bunson apunta:

Eliminar publicidad
Publicidad

Neftis estuvo asociada con el culto funerario en todas las épocas y era parte del antiguo culto a Min (un dios de la fertilidad y la reproducción). Las regiones desérticas estaban dedicadas a ella y se creía que tenía habilidades mágicas. (188)

Estas habilidades mágicas eran parecidas a las de Isis, y algunos expertos la ven como un reflejo de Isis en el que la oscuridad de Neftis equilibra la luz de Isis. A menudo se las representa juntas como hermanas gemelas. En la ciudad de Heliópolis, dos sacerdotisas vírgenes representaban a Neftis e Isis en los festivales y recitaban las famosas Lamentaciones de Isis y Neftis en el festival de Osiris. Las Lamentaciones son un largo poema narrativo que recrea el momento en que Isis y Neftis trabajan juntas para revivir al dios Osiris y devolverlo a la vida. Aunque originalmente se recitaba solo en los servicios religiosos, las Lamentaciones se acabaron incluyendo en el Libro egipcio de los muertos y se recitaban en los funerales.

NEFTIS SE CONVIRTIÓ EN LA MUJER DE SET Y ES MÁS CONOCIDA POR EL PAPEL QUE JUGÓ EN EL MITO DE OSIRIS, DONDE, HACIÉNDOSE PASAR POR ISIS, SEDUJO A OSIRIS.

Neftis se convirtió en la esposa de Set y es más conocida por el papel que jugó en el mito de Osiris, donde, haciéndose pasar por Isis, seduce a Osiris y le da a Set el motivo que necesitaba para asesinar a su hermano. Más tarde aparece tanto traicionando como ayudando a Isis en su intento de devolverle la vida a su marido.

Eliminar publicidad
Publicidad

Es una diosa de los muertos que, al igual que su nieta, Qebhet, ayuda a las almas de los difuntos. Era tan servicial con quienes habían pasado a la otra vida que uno de sus títulos era "Amiga de los muertos" y también se creía que llevaba noticias de los difuntos a sus familiares en la tierra para consolarlos durante el duelo.

Sus símbolos son el halcón, el templo y el sicomoro, uno de los árboles más populares en las inscripciones del Libro de los muertos. Es la madre del dios de la muerte, Anubis, y estaba relacionada con el sol poniente, el crepúsculo y la oscuridad. Las plegarias a Neftis se hacían durante el crepúsculo para pedir protección y para ayudarla mientras defendía, junto a su esposo Set, el barco de Ra (el dios sol) de la serpiente Apofis mientras viajaba por los reinos de la noche.

The Judgement of the Dead by Osiris
El Juicio de los Muertos por Osiris
Trustees of the British Museum (Copyright)

Orígenes mitológicos

Según la versión más popular del mito de la creación egipcio, en un principio no había más que aguas turbulentas y oscuridad en el universo, hasta que, un día, surgió un montículo de los mares, conocido como el ben-ben, con el dios Atum, o Ra en otras versiones, sobre él. Atum miró la nada eterna y reconoció que estaba solo así que se apareó con su propia sombra y creó a Shu, el dios del aire, y Tefnut, la diosa de la humedad. Estas dos deidades dejaron a su padre solo en el montículo primordial y se fueron a crear el mundo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Atum, solo en su colina en medio del caos, empezó a echar de menos a sus hijos y se preocupó por su seguridad, así que se sacó el ojo y lo envió en su busca. Shu y Tefnut regresaron con el ojo, al no haber podido crear el mundo, y Atum estaba tan contento de verlos que se echó a llorar. Cuando sus lágrimas cayeron sobre la tierra fértil del ben-ben, surgieron hombres y mujeres.

Sin embargo, estos nuevos seres frágiles no tenían dónde vivir, así que Shu y Tefnut se aparearon y crearon a Geb (la tierra) y Nut (el cielo). Estos dos se enamoraron enseguida y se hicieron inseparables; una situación que Atum encontraba intolerable porque eran hermano y hermana. Empujó a Nut por encima de Geb y la ató ahí, para que los amantes pudieran verse, pero no volver a tocarse nunca. Sin embargo, Nut ya estaba embarazada y no tardó en dar a luz a cinco hijos: Osiris, Isis, Set, Neftis y Horus. Atum les encargó a estos cinco dioses la tarea de mantener el mundo y puso al primogénito, Osiris, a cargo de todos los seres vivos de la tierra.

El mito de Osiris

Aquí es donde empieza la historia del famoso mito de Osiris, en el que Set tiene celos del poder y el éxito de Osiris. Osiris se casó con su hermosa hermana Isis y la pareja real les enseñó a los humanos la cultura y el arte, la religión y les dieron los regalos de la agricultura. Para los egipcios, su país era básicamente el mundo, y este mundo, bajo el reinado de Osiris e Isis, era el paraíso. Hombres y mujeres eran iguales en todos los aspectos y la comida abundaba.

Eliminar publicidad
Publicidad

Osiris Awakening
El despertar de Osiris
Jean-Pierre Dalbéra (CC BY)

En esta historia nunca se menciona a Horus el Mayor, pero los papeles de Set y Neftis, que sí que aparecen, parecen bastante insignificantes al principio hasta que Neftis surge para desempeñar un papel fundamental. Cambia de forma para adoptar la apariencia y la esencia de Isis y seduce a Osiris, que creyó acostarse con su mujer. En algunas versiones de la historia lo emborracha o lo droga, mientras que en otras sencillamente acude a su cama creyendo que es Isis. Osiris se marcha después, pero deja caer una flor que llevaba en el pelo, que más tarde encuentra Set, quien reconoce que es de su hermano.

Set ya estaba resentido con su hermano, pero ahora, al creer que Osiris ha seducido a su esposa, planea asesinarlo. Crea un arcón decorado con las medidas exactas de Osiris y después da una fiesta donde ofrece el arcón a modo de regalo para el invitado que encaje mejor. Por supuesto, Osiris encaja perfectamente y, cuando se tumba en el féretro, Set cierra la tapa, la asegura y lo arroja al Nilo. Después asume el trono con Neftis como consorte. Algo más tarde esta da a luz a un hijo, Anubis, a quien abandona y acaba criando Isis.

Isis, mientras tanto, va en busca de su esposo y encuentra el féretro con el cuerpo dentro incrustado en un árbol en Biblos. El rey y la reina de la ciudad habían visto el árbol junto a la costa y se sintieron atraídos por su belleza y su dulce aroma, que era la esencia de Osiris permeando el árbol. Así que tuvieron que cortarlo y llevárselo a la corte como pilar central. Isis, disfrazada de mujer vieja, recibe una invitación a palacio tras hacerse amiga de las siervas de la reina en la orilla y no tarda en convertirse en la nodriza de los jóvenes príncipes. Para intentar hacer inmortal al más pequeño, lo metía dentro de un fuego místico cada noche para quemar la parte mortal y una noche la reina la descubre y se horroriza. Isis se deshace de su disfraz, mostrándose como es, y el rey y la reina le ruegan clemencia, ofreciéndole cualquier cosa a cambio. Isis les pide el pilar de la corte y se lo dan.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

EL MUNDO SUFRÍA BAJO EL GOBIERNO DE SET. LA TIERRA ERA UN ERIAL Y SOPLABAN LOS VIENTOS DEL DESIERTO.

Durante todo ese tiempo, el mundo sufría bajo el gobierno de Set. La tierra era un erial y soplaban los vientos del desierto. Se había olvidado la igualdad en el país y todos peleaban entre sí por sobrevivir. Isis regresó al desierto con Osiris y escondió su cuerpo en las marismas del delta del Nilo, donde le pidió a Neftis que lo protegiera de Set.

Mientras Isis iba a buscar hierbas para revivir a su esposo, Set estaba fuera buscando el cuerpo y se encontró con Neftis. Consiguió que esta le dijera dónde había escondido el cuerpo de Osiris y los cortó en pedazos y los arrojó en todas direcciones sobre la tierra y el río. Cuando Isis regresó, Neftis, llorando, le contó lo que había pasado y se ofreció a ayudar en todo lo que pudiera.

Isis y Neftis encontraron todos los trozos de Osiris y lo volvieron a crear, excepto por el pene, que se lo había comido un pez. Osiris volvió a la vida, pero como no estaba completo no podía regresar a la tierra como rey; en vez de eso descendería al inframundo donde podría gobernar sobre los muertos como un juez justo y piadoso. Sin embargo, antes de marcharse, Isis se transformó en un milano, un halcón, y voló en torno a su cuerpo, extrajo la semilla del cuerpo de Osiris y se quedó embarazada de un hijo, Horus. Cuando Horus nació, Isis lo escondió en los pantanos del delta como había hecho con el cuerpo de su padre y esta vez Neftis no reveló el secreto.

Los enfrentamientos de Horus y Set

Cuando Horus se hizo mayor, desafió a Set por el reino. La versión más conocida de esta contienda se conoce como La disputa de Horus y Set, de un manuscrito de la Dinastía XX (1190-1077 a.C.). La historia habla de la batalla legal en presencia de la Enéada de Heliópolis, un tribunal de nueve dioses, para decidir quién era el verdadero rey de Egipto. Estos dioses eran Atum, Shu y Tefnut, Geb y Nut, Isis y Neftis, Set y Osiris. Horus y Set ambos presentan sus versiones y después deben demostrar su valía en una serie de pruebas y batallas, todas las cuales las gana Horus.

Horus Bird Statuette
Estatuilla de pájaro de Horus
A.K. (Copyright)

La mayoría de los nueve dioses sentenció que Horus era el verdadero rey, pero Atum, el dios sol, no estaba convencido y la decisión tenía que ser unánime, excepto por la opinión de Set. Atum creía que Horus era demasiado joven y había llevado una vida muy protegida como para gobernar eficazmente, mientras que Set tenía la experiencia necesaria, aunque no fuera el más amable. A pesar de que Horus ganó todas las pruebas contra su tío, Atum no estaba convencido. El juicio se alargó 80 años mientras el pueblo de Egipto sufría bajo el gobierno caótico de Set hasta que Isis intervino y les mostró a los demás dioses, incluido el propio Set, lo mal que se había comportado y consiguió que la sentencia se inclinara en favor de su hijo.

En otra versión de la historia, puede que más antigua, es la diosa Neit la que zanja la disputa en favor de Horus y le concede las tierras del desierto a Set además de dos diosas extranjeras (Anat y Astarté) como consuelo. Horus asumió el trono de su padre y gobernó con Isis y Neftis como consejeras. Set fue expulsado del país a los desiertos fronterizos áridos y Neftis se quedó como protectora de la cabeza de familia: Isis en este caso, pero de todas las mujeres casadas más adelante.

Las lamentaciones de Isis y Neftis

Este mito era importante para los egipcios por varias razones. Por un lado, ilustraba los valores de la armonía, el orden, la intervención divina en los asuntos de la gente, la importancia de la gratitud, la confianza y cómo, con el personaje de Set, hasta los dioses podían caer en la tentación, pero pasara lo que pasase siempre se volverían a reestablecer el orden y la armonía. Por el otro lado, la muerte y la resurrección de Osiris eran un patrón divino para el paso de todos los seres humanos, que se consideraban viajeros de un periplo eterno por la vida y el más allá. El Culto de Osiris se hizo extremadamente popular, y parte del servicio religioso incluía la recitación de la liturgia conocida como Las lamentaciones de Isis y Neftis.

La versión más completa de este verso proviene del Papiro de Berlín 3008, que data de la Dinastía Ptolemaica. Este papiro era parte de una copia del Libro de los muertos que pertenecía a una mujer llamada Tentruty (o Teret) y está escrito en escritura hierática (la escritura corriente de los egipcios) en cinco columnas. El poema está escrito como una conversación entre Isis y Neftis en la que llaman al espíritu de Osiris de vuelta a su cuerpo. Las dos diosas le ruegan al alma que regrese, que vuelva a vivir con ellas, e invocan a Horus, el hijo de Osiris, como su protector en vida que le proporcionará "pan, cerveza, bueyes y aves" y cuyos hijos vigilarán su cuerpo y protegerán su alma. Al final Osiris regresa a la vida cuando el poema termina con el verso, "¡Mira! ¡Ahí viene!"

Tras este verso el escriba deja instrucciones muy claras sobre cómo representar las Lamentaciones en los festivales:

Bueno, cuando se recite este poema el lugar debe estar totalmente aislado; que no lo vea ni lo oiga nadie excepto el sacerdote lector y el setem. Hay que traer dos mujeres con cuerpos bonitos. Tendrán que sentarse en el suelo en el portal principal del Salón de las Apariciones. Llevarán escritos en los brazos los nombres de Isis y Neftis. En sus manos derechas se pondrán jarras de fayenza llenas de agua, con hogazas de Menfis como ofrendas en sus manos izquierdas, y tendrán que inclinar la cabeza. Habrá de realizarse en la tercera hora del día, y también en la octava hora del día. No descuidarás recitar este libro en la hora del festival. Así termina.

Las dos vírgenes recitaban las Lamentaciones para invitar a Osiris a participar en el festival, y una vez que llegaba podían empezar las celebraciones. Osiris se consideraba el primer rey de Egipto que le había dado la cultura al pueblo y que, a través de su muerte y resurrección, le había mostrado el camino a la vida eterna. En la muerte, todo el mundo se vinculaba con Osiris, que había sido el primero en morir y renacer. En consecuencia, sus festivales eran muy importantes y Neftis aparecía a menudo como uno de los elementos más importantes de la celebración: una de las dos que llamaba al dios a unirse a los vivos.

Se describe a sí misma como la "querida hermana" de Osiris en las Lamentaciones y dice que "Estoy contigo, soy tu guardiana, por toda la eternidad". Cuando se incluyeron las Lamentaciones en el Libro de los muertos (en torno a 1550-1070 a.C.), el poema se recitaba en los funerales y en esas ocasiones Neftis hablaría con el alma del difunto. Fue precisamente cumpliendo esta función que se la empezó a entender como la "Amiga de los muertos" que caminaba con las almas y las ayudaba en la otra vida como su "guardiana por toda la eternidad" y que hizo que fuera una deidad sumamente importante para la gente.

EN LA ÉPOCA PREDINÁSTICA DE EGIPTO, NEFTIS ERA UNA DE LAS DEIDADES MÁS IMPORTANTES POR SU PARTE EN EL MITO DE RA.

Neftis y la gabarra de Ra

En cualquier caso, mucho antes de que el mito de Osiris se hiciera popular, Neftis ya era una diosa muy importante. En los textos del período del Imperio Antiguo (en torno a 2613 - en torno a 2181 a.C.) se habla de ella junto con Set como los dos dioses que protegen la barcaza del dios del sol Ra (Atum) mientras cruza el cielo nocturno.

Apofis, la serpiente malvada, intentaba todas las noches asesinar al dios del sol, pero Neftis y Set luchaban contra la criatura para que el sol pudiera salir a la mañana siguiente. Más adelante, Set pasó de ser un dios protector al villano del mito de Osiris, pero el papel de Neftis siguió siendo el mismo: una protectora y sustentadora de vida. A pesar de que cambió la idea de a quién protegía, los elementos básicos de su carácter siguieron siendo los mismos. La experta Geraldine Pinch ha observado que, “Neftis nunca disfrutó del alto estatus de su hermana, Isis” (171) y, aunque puede ser cierto que la adoración de Neftis nunca estuvo a la altura de la de Isis, su estatus fue siempre bastante impresionante a lo largo de la historia de Egipto.

En la época predinástica de Egipto, Neftis fue una de las deidades más importantes debido a su papel en este mito. Si Apofis lograba asesinar a Ra, el sol no saldría y por lo tanto era vital proteger la barcaza. En los Textos de los sarcófagos Set y el dios-serpiente Mehen protegen la barcaza; Mehen lo protege enrollándose alrededor de Ra y Set luchando contra Apofis. Más tarde, Mehen se sustituiría por Neftis, pero se creía que Apofis tenía tanto poder, y que la amenaza a Ra tan grave, que a menudo aparecen otras deidades en la barcaza para expulsar al enemigo del sol, tales como Isis, Bastet, Selket, Neit, y Sejmet, a quienes, junto con Neftis, se conocía como los ojos de Ra cuando desempeñaban esta tarea.

El mito de la amenaza nocturna de Ra se cuenta de la manera más clara en un manuscrito que data de la época Ramésida (1292-1069 a.C.), pero los indicios arqueológicos sugieren que la historia es mucho más antigua. Para la época ramésida el mito había evolucionado hasta convertirse en un ritual conocido como el Derrocamiento de Apofis, en el que un sacerdote recitaba una lista de los nombres secretos de Apofis, para ganar así poder sobre él, y la gente cantaba himnos para celebrar su destrucción.

A pesar de que los dioses destruían a la gran serpiente cada noche, esta regresaba otra vez a la siguiente para intentar asesinar a Ra de nuevo. Los himnos se cantaban para animar a los dioses en su lucha eterna. Los participantes en el ritual hacían serpientes con cera, les escupían y las destruían en una hoguera. El ritual se realizaba de forma regular después de una serie de días nublados, cuando parecía que Apofis estaba ganando e impidiendo el amanecer, y especialmente durante los eclipses solares.

Nephthys on Painted Linen
Neftis en lino pintado
Keith Schengili-Roberts (CC BY-SA)

Popularidad y culto de Neftis

Sin embargo, antes de la adición de las demás diosas, eran Neftis y Set los que mantenían al sol en su camino, por lo que Neftis recibía el honor debido. Había templos dedicados a Neftis en todas las regiones de Egipto mucho antes de que se la asociara con los muertos, y después no hicieron sino aumentar. Como cualquier deidad egipcia, su templo lo llevaban sacerdotes y sacerdotisas que cuidaban de su estatua y observaban sus días santos y festivales. El público tenía prohibido entrar en el santuario interior del templo donde residía su estatua, pero podía acceder a los patios exteriores, donde el clero se ocupaba de sus necesidades y recogía sus donaciones y sacrificios.

Para la época de Ramsés II (que reinó de 1279 a 1213 a.C.), Neftis ya era tan popular que recibió su propio templo en el popular centro religioso de Sepermeru en el recinto sagrado donde se encontraba el templo de Set. Neftis era tan popular en este momento que se llega a mencionar en algunos textos sin aludir a Isis o Set. Su templo en la ciudad de Punodjem aparentemente era tan popular que el sacerdote principal y visir Pra'emhab se quejó de la cantidad de trabajo que tenía, y su templo en Heracleópolis, cerca de Sepermeru, se convirtió en el enclave del festival Heb-Sed que celebraba el rejuvenecimiento del rey. La estatua de basalto de Neftis que se encuentra actualmente en el Louvre de París proviene de este templo.

Aunque se suele representar a Neftis como un reflejo de su hermana gemela Isis, tenía una vida y un estatus propio que era igual de digno de veneración. Una vez que se la asoció con la vida después de la muerte y el cuidado de los muertos, el lino que se utilizaba para momificar a los difuntos se conocía como "Mechones de Neftis" y se creía que era ella, junto con Selket, la que ayudaba a devolverle la vida al alma y la acompañaba en su viaje eterno.

Neftis llegó a representar la promesa de un ayudante en la otra vida que cuidaría y protegería el alma y que aseguraba a los vivos que no había nada que temer de la muerte. El reino de la otra vida no era más que una tierra nueva a la que se viajaba, y los viejos amigos, al igual que Neftis, estarían esperando para ofrecer su protección y su consejo en la muerte igual que lo habían hecho en vida.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark no sólo es cofundador de World History Encyclopedia, sino también es su director de contenido. Anteriormente fue profesor en el Marist College (Nueva York), donde enseñó historia, filosofía, literatura y escritura. Ha viajado a muchos lugares y vivió en Grecia y en Alemania.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2016, marzo 13). Neftis [Nephthys]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14470/neftis/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "Neftis." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación marzo 13, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-14470/neftis/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "Neftis." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 13 mar 2016. Web. 20 jul 2024.

Afiliación