Áyax (obra de teatro)

Definición

Donald L. Wasson
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 01 mayo 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, persa
Ajax and Achilles, Francois Vase (by Kealor (used with permission), Copyright)
Áyax y Aquiles, Francois Vase
Kealor (used with permission) (Copyright)

Áyax es una obra de teatro escrita por el poeta y dramaturgo griego Sófocles del siglo V a.C. Aunque Sófocles escribió al menos 120 obras, solo siete han sobrevivido. De estas, la más conocida es Oedipus Rex (Edipo rey), parte de una trilogía sobre el trágico rey junto con Antígona y Edipo en Colono. Se desconoce la fecha exacta en que se produjo Áyax, pero la mayoría de los clasicistas creen que probablemente se escribió al principio de su carrera.

La obra se centra en un personaje de la Ilíada de Homero: Áyax. En el último año de la batalla entre Atenas y Troya, el más grande de los guerreros griegos, Aquiles, ha sido asesinado por el príncipe troyano Paris. Odiseo y Ajax, también conocido como el Gran Áyax, luchan contra los troyanos para recuperar el cuerpo de Aquiles; posteriormente surge la incertidumbre sobre quién recibirá la armadura del guerrero caído. La decisión final se reduce a una cuestión de orgullo y Odiseo finalmente recibe el premio. Áyax está indignado y se vuelve loco, principalmente debido a la interferencia de la diosa Atenea. Pensando que son sus compatriotas griegos, Áyax mata todo el ganado vacuno y ovino capturado de los troyanos. Cuando recupera el sentido, está devastado y se suicida. Un debate sobre su entierro adecuado lleva a Odiseo a defender el honor de su amigo.

Eliminar publicidad
Advertisement

Sófocles

Sófocles (en torno a 496 a.C. - en torno a 406 a.C.) nació en una familia adinerada en el suburbio de Colono, en las afueras de la ciudad de Atenas; su larga vida coincide con un gran período de grandeza ateniense. Además de ser un dramaturgo trágico, fue extremadamente activo en la vida pública ateniense, donde sirvió como tesorero en 443-42 a.C. y como general del estadista Pericles en 441-40 a.C. Cuando tenía ochenta años, fue nombrado miembro del grupo de magistrados especiales asignados a la dudosa tarea de organizar la recuperación financiera y doméstica en 412-11 a.C. después de la desastrosa derrota ateniense en Siracusa. Tuvo dos hijos de su esposa y uno de su amante; dos de ellos acabarían convirtiéndose en dramaturgos. De sus 20 victorias en competiciones de obras teatrales, 18 fueron en las Dionisias. Solo se conocen dos fechas de producción de sus obras: Filocteto en 409 a.C. y Edipo en Colono en 401 a.C.

Bust of Sophocles
Busto de Sófocles
Jade Koekoe (CC BY-NC-SA)

Aunque activo en la política ateniense, sus obras rara vez contienen referencias a eventos o problemas contemporáneos, lo que dificulta la datación de sus obras. La clasicista Edith Hamilton en su libro El camino de los griegos, escribió que él era un observador de la vida desapasionado y desapegado. Consideraba que la belleza de sus obras radicaba en su estructura simple, lúcida y razonable; fue la encarnación de lo que entendemos por cualidad de griego. Ella escribió que "... todas las definiciones del espíritu griego y el arte griego son ante todo definiciones de su espíritu y su arte. Se ha impuesto al mundo como el griego por excelencia, y las cualidades preeminentemente suyas se atribuyen a todos los demás" (198-199). Moses Hadas, en su obra Greek Drama (Drama griego), dijo que Sófocles representaba al ser humano como debía ser mientras que Eurípides los veía tal y como eran. El editor David Grene en su traducción de Edipo el rey dijo que sus obras tenían tramas estrictamente controladas con diálogos complejos, contrastes de personajes, un entretejido de elementos hablados y musicales y la fluidez de la expresión verbal.

Eliminar publicidad
Advertisement

Sinopsis

Ulises defiende a su antiguo amigo señalando que Áyax había sido un gran guerrero y merecía un entierro honorable.

La obra comienza con el guerrero griego solo en su tienda, rodeado de los cadáveres ensangrentados de ovejas y vacas muertas; está encolerizado, lamentando su difícil situación. Fuera de la tienda, están hablando el héroe griego Odiseo y la diosa Atenea; pronto, Áyax sale de la tienda y se dirige a la diosa. A través de una serie de recuerdos, el espectador se entera de que Áyax y Odiseo habían luchado contra los troyanos para recuperar la armadura del héroe caído Aquiles. La pregunta entonces fue: ¿quién tendría el honor de recibir la armadura? Los comandantes griegos, Agamenón y su hermano Menelao, decidieron que debería ser para Odiseo. Áyax se volvió loco y esta locura incontrolable se debió en parte a la intromisión de Atenea. Áyax, enfurecido y pensando que estaba matando a los comandantes griegos, mató en cambio a las ovejas y el ganado troyanos capturados. Al recuperar la cordura y darse cuenta de su error, comprende que es una amenaza no solo para sí mismo sino también para los demás. Su esposa, Tecmesa, está preocupada por la seguridad de Áyax, la suya propia y la de su hijo.

Teucro, el hermano de Áyax, llega con la esperanza de mantener a Áyax en su tienda y a salvo. Pero a pesar de la preocupación de todos, Áyax se escapa y se suicida al caer sobre su espada. Ahora, por tanto, se presenta otra pregunta: ¿debe recibir un entierro honorable? Teucro y Agamenón discuten. Junto con Menelao, Agamenón declara que Áyax ha actuado solo y en interés propio por lo que su cuerpo debe quedar expuesto a los elementos y las bestias carroñeras. Odiseo entra en la conversación y defiende a su antiguo amigo señalando que Áyax había sido un gran guerrero y merecía un entierro honorable. De mala gana, Agamenón cede.

Eliminar publicidad
Advertisement

Elenco de personajes

Entre la lista de personajes se encuentran:

  • Atenea
  • Odiseo
  • Áyax
  • Tecmesa
  • El mesajero
  • Menelao
  • Agamenón
  • Teucro
  • Eurísaco
  • Un coro de marineros

La obra

Fuera de la ciudad caída de Troya, Odiseo y la diosa Atenea se encuentran junto a la tienda del enloquecido guerrero griego Áyax. Ella reprende al comandante griego Odiseo: "Siempre te estoy espiando al acecho, Odiseo, aprovechando la oportunidad para asestar un golpe a tus enemigos" (74). Odiseo está de acuerdo; ha estado rastreando a Áyax toda la noche. Áyax había cometido "el acto más asombroso" (74). Las ovejas y el ganado saqueados han sido destruidos, sacrificados. Se alegra de verla y dice: "Eres tú quien siempre me ha guiado en el pasado y me guiará ahora" (75). Atenea le dice que ella está allí para ayudar, ya que la matanza fue realmente obra de Áyax; agrega que fue la pérdida de la armadura de Aquiles lo que lo llevó a la carnicería; creía que era la sangre de los griegos, en particular del propio Odiseo. Sin embargo, fue Atenea quien le impidió matar realmente a Menelao y Agamenón mientras estaba fuera de su tienda.

Lancé una nube de engaño sobre sus ojos y así impedí que su alegría febril lo desviara hacia los rebaños y el botín indiviso de ganado revuelto que los hombres estaban cuidando. (76)

A pesar de los deseos de Odiseo, Atenea llamó a Áyax para que saliera de su tienda, oscureciendo sus ojos para evitar que viera a su enemigo, Odiseo. El todavía delirante Áyax saludó a la diosa y prometió adornar su templo con botines de oro. Procede a narrar su historia de cómo volvió sus manos sobre los hijos de Atreo; le dice que Odiseo estaba dentro de su tienda encadenado donde será azotado hasta la muerte. Después de pedirle que esté a su lado, Áyax deja a Atenea y vuelve a entrar en su tienda. La diosa y Odiseo se separan; cuando Odiseo se despide de la diosa, cuenta cómo siente lástima por Áyax y se preocupa por él.

Después de que Atenea y Odiseo se vayan, Tecmesa, la esposa troyana de Áyax, entra desde la tienda. Hablando al coro (los marineros de Áyax), dice:

Eliminar publicidad
Advertisement

…fue la locura la que se apoderó de nuestro glorioso Áyax y lo golpeó con ruinosa vergüenza en la noche. Podéis verlo allí, las víctimas sacrificadas, masacradas dentro de su tienda. (82)

Sin embargo ella revela que él ya no está loco sino que ahora sufre una nueva agonía.

El regreso a sus sentidos ha traído un nuevo dolor, ya que la visión de la ruina que se inflige a sí mismo cuando nadie está contigo para compartir la culpa, se tensa en el cable del tormento. (84)

A medida que recobraba lentamente la razón, miró a su alrededor "en los escombros dentro de la choza, se golpeó la cabeza y aulló, luego se hundió en el suelo, una ruina en medio de los restos de las ovejas sacrificadas..." (85). Estaba abrumado por el remordimiento, e incluso llegó a amenazarla. A medida que recuperaba gradualmente la cordura, llamó a su hijo Eurísaco y a su hermano Teucro. Áyax lamentó su difícil situación y cómo había alardeado de su poder sobre las bestias inofensivas; sin embargo, la locura no disminuyó el odio hacia los comandantes griegos. Deseaba poder matar a Odiseo, a los hijos de Atreo y luego morir él mismo. Habla de cómo, si Aquiles estuviera vivo y recompensara el premio de su armadura, sería él, Áyax quien la recibiría; sin embargo, el premio había ido a parar a un sinvergüenza total. Habla con sus camaradas que cree que le siguen siendo leales ahora que su mente se ha desquiciado. Cuando estaba a punto de matar a Agamenón y a su hermano, Atenea lo derribó. Ahora bien, ¿qué será de él? Tras pedir por segunda vez ver a su hijo, el niño llega con un asistente. Áyax le dice al niño que valore la vida y le traiga alegría a su madre; mientras se llevan al niño, Tecmesa teme por la vida de su esposo.

Achilles and Ajax By Exekias
Aquiles y Áyax, por Exequias
Dan Diffendale (CC BY-NC-SA)

Más tarde, Áyax sale de su tienda con su espada; se aleja lentamente, temiendo por la vida de su esposa e hijo si él muriera. Desea ir a la costa a limpiarse las manchas de sangre y salvarse de la ira de Atenea. Se dice a sí mismo que irá y enterrará su espada y reza para que Hades la guarde. Después de que Áyax deje a su atribulada esposa, llega un mensajero a la tienda; se le informa que Áyax ha recuperado sus sentidos y desea hacer las paces con los dioses. El mensajero anuncia que Teucro ha regresado al campamento; el profeta Calcas le ha dicho que mantenga a Áyax en su tienda "si deseaba ver a su hermano con vida de nuevo" (100). Calcas habló de la ira de los dioses porque Áyax se había jactado de que no necesitaba la ayuda de los dioses para lograr la victoria. Sin embargo, la ira de Atenea duraría solo un día más; Áyax aún podría salvarse. Aparece Tecmesa y le cuentan la profecía. Temerosa, les informa de que Áyax se ha ido. Lejos de la tienda, Áyax habla en voz alta. Mientras sostiene su espada, le reza a Zeus:

Te suplico Zeus y también invoco a Hermes, guía de los muertos bajo la tierra, que me duerma deprisa cuando con un salto rápido e imperturbable haya atravesado mi cuerpo. (103)

Reza para que las Furias destruyan a los hijos de Atreo y no perdonen ni una sola vida en todo el ejército griego. Luego, pide la muerte.

Eliminar publicidad
Advertisement

La escena cambia: Tecmesa se para fuera de la tienda y se dirige al coro, su vida está destruida. Áyax yace frente a ella, sangrando. Explica que Áyax se ha tirado sobre su espada pero ahora se lamenta por su propio futuro: ¿qué será de ella y de su hijo? Cuando entra Teucro, le dicen que, antes de que Áyax muriera, le había pedido a su hermano que cuidara de su hijo. Teucro se aflige por su hermano.

Si bien Áyax usó esta espada que fue el regalo de Héctor en la caída fatal que ahora también lo destruyó, yo, entonces, debería decir que los dioses idearon su muerte como idean todo lo demás para la humanidad. (110)

Menelao entra y les ordena que dejen en paz el cuerpo de Áyax. La pregunta en cuestión es si Áyax tiene derecho o no a ser enterrado con honor o si deben dejárselo a los carroñeros. Le dice a Teucro que cuando los griegos llegaron a Troya creía que Áyax era un amigo y aliado, pero resultó ser un enemigo peor que todos los troyanos; si los dioses no lo hubieran detenido, todos estarían muertos. Áyax era arrogante y obstinado. Teucro le recuerda al rey espartano que no tiene derecho a gobernar a Áyax ni a disciplinarlo; dice que enterrará a Áyax. Sintiéndose amenazado por Menelao, Teucro lo desafía a ponerse armadura. Menelao se marcha, pero al poco tiempo entra Agamenón.

Oinochoe, Ajax & Achilles
Enócoe con Áyax y Aquiles
Osama Shukir Muhammed Amin (Copyright)

Teucro le recuerda al comandante griego que Áyax lo había rescatado una vez en la batalla del troyano Héctor. Mientras hablan, entra Odiseo; Agamenón le dice que Teucro los ha estado insultando a ambos. Odiseo responde que puede perdonar a un hombre que utiliza palabras violentas cuando ha sido insultado primero. Agamenón le dice a Odiseo que Teucro se niega a permitir que Áyax no sea enterrado y enterrará a Áyax en contra de sus deseos. Odiseo dice que aunque Áyax era su enemigo acérrimo después de que le concedieran la armadura de Aquiles, todavía lo respetaba.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Cuando un hombre bueno y valiente muere, no puede ser correcto herirlo; por mucho que lo odies. (120)

Agamenón responde que un buen hombre escucharía a sus superiores, pero Odiseo le responde que si bien Áyax era su enemigo, otrora fue noble y merece ser enterrado. El comandante griego acaba aceptando, comentando que Áyax sigue siendo un enemigo odiado. En la escena final, Teucro ordena cavar una tumba.

Resumen

Un viejo adagio dice que "el orgullo precede a la caída". En el Áyax de Sófocles, el protagonista central de la obra, Áyax, sucumbe a su orgullo herido cuando le entregan la armadura de Aquiles a Odiseo. Como ocurre con muchas de las obras escritas por Sófocles y sus compañeros trágicos, el público es consciente de la locura que abruma a Áyax. Este no puede soportar la humillación y decide matar no solo a los comandantes Agamenón y Menelao sino también a sus compatriotas griegos. Afortunadamente para ellos, Atenea interviene y Áyax solo mata las ovejas y el ganado capturados; al recuperar sus sentidos, Áyax cae en desgracia y se suicida.

La tragedia abunda a lo largo de la obra; no solo inspira compasión por Áyax y su orgullo herido, sino también por su esposa, quien debe preocuparse por la seguridad de su esposo, su hijo y ella misma. Si Áyax muere, con o sin honor, la venderán como esclava. Ni Agamenón ni Menelao se ven como heroicos o nobles; racionalizan su disgusto por Áyax, eligiendo dejar que su cuerpo sea alimento para los carroñeros, bajo la excusa de que era egoísta y poco confiable. Norman F. Cantor en su Antiquity (Antigüedad) cree que el Áyax de Sófocles es la mejor demostración del concepto de tragedia del dramaturgo. Al perder la armadura, el orgullo de Áyax se arruina y después de recuperar sus sentidos, la realización de sus acciones lo empuja a quitarse la vida. Cantor ve a Odiseo como un héroe sabio y justo; a pesar de su disgusto por Áyax e independientemente de sus crímenes, cree que el héroe caído merece un entierro honorable.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald impartió clases de Historia de la Antigüedad, de la Edad Media y de los Estados Unidos, en el Lincoln College (Normal, Illinois) y desde que comenzó a leer sobre Alejandro Magno, siempre ha sido y será un estudiante de historia. Le hace ilusión transmitir conocimientos a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2019, mayo 01). Áyax (obra de teatro) [Ajax (Play)]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13136/ayax-obra-de-teatro/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Áyax (obra de teatro)." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación mayo 01, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-13136/ayax-obra-de-teatro/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Áyax (obra de teatro)." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 01 may 2019. Web. 20 abr 2024.

Afiliación