El ejército de Alejandro Magno

Artículo

Donald L. Wasson
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 04 abril 2014
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X

Ningún comandante militar de la historia ha ganado una batalla por sí solo. Para tener éxito necesita el apoyo de un ejército bien entrenado que lo siga cueste lo que cueste, ya sea una victoria impresionante o una derrota desesperada. Basta con leer la historia de Leónidas, que condujo con valentía a sus 300 espartanos hasta la inevitable derrota en las Termópilas. La historia ha tenido su cuota de líderes hábiles: Julio César, Aníbal y, más tarde, Napoleón. Sin embargo, estos tres hombres deben rendir homenaje a un solo individuo y a su ejército. Alejandro Magno conquistó la mayor parte del mundo conocido de su época. De su padre, el rey Filipo de Macedonia, heredó un ejército versátil y bien entrenado como nunca antes había existido. Unidos en un único propósito, luchaban como uno solo. Alejandro lo reconoció y se lo cita diciendo: "Recordad que de la conducta de cada uno depende el destino de todos".

Alexander the Great in Combat
Alejandro Magno en combate
Warner Brothers (Copyright, fair use)

Aunque debe gran parte de su éxito a la previsión de su padre, los logros del joven rey en la batalla se remontan al origen de la falange hoplita de la Grecia primitiva. Alrededor del año 700 a.C., las ciudades de Corinto, Esparta y Argos crearon una formación de combate cerrada que se conoció como falange. La razón de este desarrollo se debió en parte a una Grecia cambiante. Grecia estaba saliendo de un período oscuro de su historia, los tiempos turbulentos del poeta Homero. Surgieron las polis o ciudades-estado y la expansión de colonias fundadas tan cerca como Jonia y tan lejos como Sicilia. Con el comercio y el mundo griego en expansión, por razones políticas y económicas, cada ciudad tuvo que aprender a defenderse.

Eliminar publicidad
Publicidad

La guerra griega anterior

Dos poderosas ciudades-estado se alzaron para dominar Grecia. Mientras que Atenas se convertiría en una potencia naval, Esparta emergió fácilmente como la ciudad militar atípica, iniciando un estricto código de conducta con un intenso entrenamiento militar para todos los ciudadanos varones. Fue el nacimiento del ciudadano-guerrero. Todo ciudadano estaba obligado a defender la ciudad en caso de guerra. Aunque un niño espartano aprendía lo suficiente para saber leer y escribir, lo más importante era que aprendía a soportar el dolor y a vencer en la batalla, en esencia a luchar como una unidad y no como un individuo. La propia ciudad era como un campamento armado. Este intenso entrenamiento se hizo evidente cuando Grecia fue invadida por los persas bajo el mando de Darío I y más tarde de su hijo Jerjes.

Greek Hoplite
Hoplita griego
Johnny Shumate (Public Domain)

El nuevo soldado era un hoplita, llamado así por el hoplon, su escudo. Para mayor protección llevaba un casco (casi siempre de estilo corintio), que le cubría la mayor parte de la cara excepto una abertura en forma de T que dejaba al descubierto los ojos, la nariz y la boca (desgraciadamente, no permitía la visión periférica); Filipo lo sustituiría por un casco frigio que permitía una mejor audición y visibilidad. El hoplita llevaba grebas que le cubrían las pantorrillas, una coraza moldeada que le protegía el torso y una larga túnica plisada que le protegía el abdomen y la ingle. Como arma llevaba una lanza arrojadiza de metro y medio a metro y medio de longitud. El ejército marchaba en una formación cerrada o falange en la que cada hoplita llevaba su escudo de manera que protegía su lado izquierdo y el derecho del vecino. Este nuevo estilo de lucha era principalmente ofensivo, avanzando en línea hacia el centro del enemigo.

Eliminar publicidad
Publicidad
Filipo aumentó el tamaño del ejército de 10.000 a 24.000 soldados y amplió la caballería de 600 a 3500 soldados.

Un ejército disciplinado y organizado

Cuando Filipo II se convirtió en rey de Macedonia en el 359 a.C., heredó un ejército relativamente ineficaz. Inmediatamente inició una serie de reformas militares. Juntos, Alejandro y su padre crearían un ejército diferente a todo lo que había visto el mundo antiguo. Las guerras anteriores, como la persa y la del Peloponeso, habían demostrado que las viejas costumbres ya no eran fiables. Filipo tomó un grupo de hombres poco disciplinados y los convirtió en un ejército formidable. La mayoría de los historiadores creen que Filipo desarrolló sus ideas como rehén en Tebas, observando a su famosa Banda Sagrada. Para empezar, aumentó el tamaño del ejército de 10.000 a 24.000, y amplió la caballería de 600 a 3500; ya no se trataba de un ejército de ciudadanos-guerreros. Además, creó un cuerpo de ingenieros para desarrollar armamento de asedio, como torres y catapultas. Más tarde, Alejandro utilizaría estas torres de asedio con un efecto devastador en Tiro (6000 muertos y 30.000 esclavos).

La propia naturaleza de la falange requería un entrenamiento constante, y ambos hombres exigían una obediencia estricta; se impondrían castigos a quienes desobedecieran. Al igual que Alejandro después de él, Filipo exigía un juramento de fidelidad al rey. Se proporcionaron uniformes, una idea sencilla que daba a cada hombre un sentido de unidad y solidaridad. Además de lo obvio, había una lógica detrás de lo que hicieron; cada soldado ya no sería leal a una provincia o ciudad en particular, ya que ahora solo sería leal al rey. Los aguerridos hombres que luchaban por Filipo y Alejandro debían seguir dedicados a su rey y a la gloria de Macedonia. Esta lealtad y reestructuración se hicieron evidentes en la victoria de Filipo sobre Atenas y Tebas (con la ayuda de un Alejandro de dieciocho años) en la batalla de Queronea; una batalla que demostró el poder y la autoridad de Macedonia.

Eliminar publicidad
Publicidad

Battle of Chaeronia
Batalla de Queronea
US Military Academy (Public Domain)

Filipo reestructuró completamente el ejército. La primera orden del día fue la reorganización de la falange, dotando a cada unidad individual de su propio comandante, lo que permitió una mejor comunicación. La unidad de combate fundamental pasó a ser los taxis, que solían constar de 1540 hombres y estaban mandados por un taxiarca. Cada taxis se dividía en distintas subdivisiones. Un taxis estaba compuesto por tres lochoi (cada uno comandado por un lochagos) o 512 hombres cada uno. Cada lochoi estaba compuesto por 32 dekas (una fila de diez hombres, luego de dieciséis). Cada hombre ocupaba solo dos codos de espacio hasta la batalla real, cuando utilizaba sólo un codo.

Armas y tácticas

A continuación, Filipo cambió el armamento principal de la lanza hoplita a la sarissa (una pica de 18-20 pies); tenía la ventaja de llegar más lejos que las lanzas mucho más cortas de la oposición. Obviamente, la longitud de la sarissa dificultaba su manejo, que exigía fuerza y destreza. El hoplita se convirtió en pezhetairoi o compañero de a pie. Al igual que su predecesor, también portaba un escudo o aspis (similar al hoplon), pero debido al tamaño de la sarissa (había que usar las dos manos); se llevaba en cabestrillo al hombro. Además de la sarissa, cada hombre poseía una espada más pequeña de doble filo o xiphos para la lucha cuerpo a cuerpo.

La falange solo tenía un inconveniente: funcionaba mejor en terreno llano e ininterrumpido; sin embargo, a pesar de esta desventaja, Alejandro la utilizó con un éxito asombroso. En casi todas las campañas, la formación del ejército de Alejandro siguió siendo la misma; sin embargo, debido a la naturaleza del campo de batalla, se hicieron algunos cambios en Hidaspes, donde los arqueros lideraron el campo contra los elefantes de Poro. Los pezhetairoi estaban en el centro, los hipaspistas a su derecha y la caballería en ambos flancos. Los arqueros y la infantería ligera adicional servían en los flancos exteriores y en la retaguardia. Los pezhetairoi estaban adoctrinados para mantener las filas en cualquier circunstancia, aunque eran capaces de romperlas sin problemas cuando era necesario; esto quedó patente en Gaugamela contra los carros de guerra de Darío. En la batalla, las cinco primeras filas bajaban sus sarissa paralelas al suelo, mientras que las filas de retaguardia (que solían llevar un sombrero de paja de ala ancha o kausia en lugar de casco) llevaban las suyas erguidas.

Eliminar publicidad
Publicidad

Hypaspist
Hipaspista
Johnny Shumate (Public Domain)

Como se ha indicado anteriormente, a la derecha de estos pezhetairoi se encontraban los hipaspistas, mucho más móviles, también llamados portadores de escudos. Aunque no iban tan fuertemente armados (solo llevaban una lanza más corta o una jabalina), desempeñaban un papel especial tanto en el ejército de Filipo como en el de Alejandro. Se les reclutaba por su destreza y físico, lo que requería un nivel especial de entrenamiento. Procedían en su mayoría del campesinado de Macedonia y, por tanto, no tenían ninguna afiliación tribal o regional, lo que significaba que solo eran leales al propio rey. Había tres clases distintas de hipaspistas: los "reales", que servían como guardaespaldas del rey y como guardias en banquetes y actos oficiales, una fuerza de élite conocida como los argiráspidos y, por último, el cuerpo de hipaspistas propiamente dicho. Una banda especial de veteranos dentro de los hipaspistas se conocería como los Escudos de Plata.

Caballería

Tanto en el flanco derecho como en el izquierdo se encontraba la caballería. La caballería era la principal fuerza de ataque del ejército y era la encargada de romper las líneas enemigas, como quedó patente en las batallas de Gránico, Issus y Gaugamela. Había dos divisiones de caballería: la caballería de compañía y los prodromoi. Esta última era la caballería balcánica, más flexible y versátil, y se utilizaba principalmente como exploradora. La caballería de compañía era la división más importante y estaba mandada primero por Filotas y más tarde por Clito y Hefestión. Se dividían en ocho escuadrones de 200 hombres cada uno y cada uno llevaba una lanza de nueve pies, pero vestían poca armadura. Debido al extremo valor de la caballería (murieron 1000 caballos en Gaugamela), se mantenía en todo momento un suministro constante de caballos extra. Por supuesto, el más importante de estos escuadrones era el de Alejandro. Alejandro y sus Compañeros Reales luchaban siempre a la derecha, mientras que Parmenio comandaba la caballería tesalia en el flanco izquierdo. La táctica seguía siendo sencilla: los pezhetairoi golpeaban el centro del ejército contrario en ángulo oblicuo mientras que la caballería atacaba y abría brechas en los flancos. Al igual que la abandonada falange hoplita, el nuevo ejército estaba diseñado para atacar y seguía siendo un arma puramente ofensiva. Aunque unos soldados bien entrenados son siempre esenciales para el éxito, un ejército necesita un liderazgo capaz, y además de Alejandro, la fuerza que cruzó el Helesponto contaba con varios oficiales capaces, a saber, Parmenio, Pérdicas, Coeno, Clito, Tolomeo y Hefestión.

Alejandro dirigía su ejército desde la tienda real, donde su consejo de guerra se reunía en un gran pabellón. La tienda también contenía un vestíbulo, una armería y el apartamento personal del rey. La tienda estaba vigilada en todo momento por un destacamento especial de hipaspistas. Aunque siempre escuchaba las sugerencias de su estado mayor, la decisión de Alejandro era definitiva. Esto quedó patente antes de la batalla de Gaugamela, cuando Parmenio y otros oficiales sugirieron a Alejandro que atacara a Darío por la noche, a lo que Alejandro, por supuesto, se negó en redondo: "No robaré una victoria".

Eliminar publicidad
Publicidad

Map of Alexander the Great's Conquests
Mapa de las conquistas de Alejandro Magno
US Military Academy (Public Domain)

Cruce del Helesponto

Cuando entró en Asia, el joven rey llevaba consigo 12.000 falangistas: 9000 pezhetairoi y 3000 hipaspistas. También traía consigo más de 7000 infantes griegos, la mayoría de los cuales serían utilizados para mantener las tierras conquistadas como tropas de guarnición. Aunque el ejército que cruzó el Helesponto en el 334 a.C. era mayoritariamente macedonio, había otros procedentes de toda Grecia: agrianos, tribalianos, paeonios e ilirios. Como Alejandro era también el jefe de la Legión de Corinto, varios estados griegos aportaron infantería, caballería y barcos de guerra adicionales. Muchos de estos mercenarios hablaban diversos dialectos y procedían de provincias con una larga historia de tensiones étnicas. Por suerte, esta tensión se mantuvo al mínimo. Tras la derrota de Darío III en Gaugamela en el 331 a.C., Alejandro se dio cuenta de que era necesario reemplazar a sus mermadas fuerzas, por lo que acogió a nuevos reclutas en su ejército, entre los que había varios persas, mientras que algunos de sus veteranos fueron enviados a casa. Todos los nuevos reclutas, tanto los llegados de Macedonia como los reclutados en las provincias locales, fueron entrenados en el estilo de lucha macedonio.

El liderazgo de Alejandro

Sin embargo, un ejército (incluso uno tan bien entrenado como el de Macedonia) no podría haber funcionado tan bien sin el capaz liderazgo de Alejandro. En su libro Masters of Command: Alexander, Hannibal, Caesar (Maestros del mando: Alejandro, Aníbal and César), el autor Barry Strauss compuso una lista de rasgos necesarios para un buen liderazgo y entre ellos se encuentran el juicio, la audacia, la agilidad, la estrategia y el terror. Alejandro hizo gala de todas estas cualidades. Aunque mostraba respeto por su enemigo, como demostró tras Issus, no temía a nadie. Se lo cita diciendo: "No temo a un ejército de leones dirigido por una oveja; temo a un ejército de ovejas dirigido por un león". Una de sus notables habilidades era anticiparse a la estrategia de su oponente, a menudo llevándolo al terreno de su elección, una vez más, esto es más visible en Gaugamela. A lo largo de su conquista de Persia, Alejandro no quería necesariamente poner de rodillas a Darío; solo quería conquistar.

Alexander the Great, Bronze Head
Alejandro Magno, cabeza de bronce
Mark Cartwright (CC BY-NC-SA)

Alejandro contaba con el respeto de sus hombres y nunca traicionó su confianza, ya que luchaba junto a ellos, comía con ellos y se negaba a beber agua cuando no había suficiente para todos. Sencillamente, daba ejemplo. Como quedó patente en Gaugamela, era capaz de reunir a sus hombres para que lucharan con él. Plutarco en su Vida de Alejandro Magno escribió:

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

...pronunció un larguísimo discurso a los tesalios y a los demás griegos y cuando vio que lo animaban con gritos a que los dirigiera contra los bárbaros, cambió su lanza a la mano izquierda, y con la derecha apeló a los dioses... rogándoles, si realmente había surgido de Zeus, que defendieran y fortalecieran a los griegos... y tras mutuos ánimos y exhortaciones la caballería cargó a toda velocidad contra el enemigo...".

En sus Campañas de Alejandro Arriano citó a Alejandro dirigiéndose a sus tropas:

...los macedonios hemos sido entrenados durante generaciones en la dura escuela del peligro y la guerra. [El rey comparó los dos ejércitos - el de Macedonia y el de Persia] ...¿y qué, finalmente, de los dos hombres en el mando supremo? Tú tienes a Alejandro, ellos a Darío.

Antes de Filipo y Alejandro, los persas bajo Darío I y Jerjes habían sido repelidos por una fuerza menor - estos hombres de Grecia lucharon como nadie ni nada que los persas hubieran experimentado jamás. En la época de Alejandro, la fuerza de combate que lo llevó a través de Grecia y Persia se había perfeccionado. Cruzó Asia hasta la India, a menudo luchando contra una fuerza que le superaba en número. Su uso de la falange y la caballería, combinado con un innato sentido del mando, puso a su enemigo a la defensiva, lo que le permitió no perder nunca una batalla. Su memoria perduraría y su determinación llevó la cultura helénica a Asia. Construyó grandes ciudades y cambió para siempre las costumbres de un pueblo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald impartió clases de Historia de la Antigüedad, de la Edad Media y de los Estados Unidos, en el Lincoln College (Normal, Illinois) y desde que comenzó a leer sobre Alejandro Magno, siempre ha sido y será un estudiante de historia. Le hace ilusión transmitir conocimientos a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2014, abril 04). El ejército de Alejandro Magno [The Army of Alexander the Great]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-676/el-ejercito-de-alejandro-magno/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "El ejército de Alejandro Magno." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación abril 04, 2014. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-676/el-ejercito-de-alejandro-magno/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "El ejército de Alejandro Magno." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 04 abr 2014. Web. 24 may 2024.

Afiliación