Alejandro Magno: un estudio monográfico sobre el liderazgo militar

Artículo

Christopher Berg
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 08 enero 2016
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

La historia no es predecible; en muchos sentidos puede cobrar vida propia. Pero a veces, la mera presencia de un individuo es suficiente para doblegar la historia a su voluntad. Uno de esos individuos fue Alejandro Magno. Gracias a su convicción, visión, destreza mental, oratoria y excelente resistencia física, pudo forjar el destino, tanto el suyo propio como el de las tierras que conquistó.

Alexander the Great & Bucephalus Mosaic
Mosaico de Alejandro Magno y Bucéfalo
Ruthven (Public Domain)

Incluso desde muy joven, Alejandro mostró una madurez más allá de su juventud. Su capacidad para conceptualizar, anticipar y asumir riesgos fue evidente en sus muchas victorias. Perseveró en Sogdiana y en Makrán, regiones hostiles con climas crueles. Alejandro mantuvo un aplomo notable y exhibió liderazgo cuando todo estaba en juego. Cuando recibió una flecha en el pecho y otra en la pierna, siguió adelante; las heridas no hicieron sino impulsarlo a luchar con mayor ímpetu.

Eliminar publicidad
Advertisement

La Batalla del Gránico: nace un líder (y una leyenda)

La batalla de Alejandro en el río Gránico fue el evento militar más crucial de su vida. ¿Por qué Gránico sería más significativo que el asedio de Tiro o la monumental batalla de Gaugamela? En ese momento, Alejandro era un joven rey y general de 22 años. En lo que respectaba al enemigo, y más aún, a sus propios hombres, Alejandro no había demostrado su valía en la batalla y se enfrentaba a una fuerza persa superior, encabezada por un comandante militar experimentado, Memnón de Rodas. Además de su falta de experiencia y habilidades de liderazgo cuestionables, el ejército de Alejandro, incluso antes de enfrentarse a los persas en la batalla, ya estaba en desventaja. Los persas habían explorado la zona meticulosamente y buscado el terreno elevado en la orilla este del río Gránico. Luchar contra un ejército persa superior comandado por un general capaz resultaría ser una empresa de enormes proporciones. Pero Alejandro, a pesar de su juventud, fue decisivo en su plan de ataque y confiaba en su propia habilidad. Su brillantez residía en su bravuconería y sus atrevidas cargas; sus audaces movimientos de tropas le brindarían la oportunidad de explotar las brechas entre las filas de sus enemigos. Su habilidad para leer a su oponente y adaptarse rápidamente a las circunstancias cambiantes era asombrosa. Era una herramienta invaluable que se pondría a prueba en el río Gránico y determinaría su estatus como rey guerrero.

Según Guy Rogers (conferencia, Thomas Edison State College, Trenton, NJ, primavera de 2004), la orilla habría tenido entre tres y cuatro metros de altura, lo que sería difícil de atravesar para los hombres de Alejandro sin sufrir grandes bajas. Además, los persas podían apresurarse contra la caballería que cruzaba y aniquilarlos por pura fuerza. Esta contingencia era el comienzo de su destreza, por lo que en lugar de un movimiento masivo a través del río, una fuerza adicional se enfrentaría a los persas y se sacrificaría en favor de Alejandro y sus hombres.

Eliminar publicidad
Advertisement

Amintas y su cohorte se enfrentaron a los persas mientras Alejandro y su cohorte giraron y embistieron a los persas por el flanco. Las intenciones de Alejandro se hicieron realidad cuando los persas no lograron enfrentarse al resto de sus hombres con la misma fuerza devastadora que habían desatado sobre Amintas. La situación que Alejandro había esperado se abrió ante sus propios ojos. Amintas le había dado a Alejandro la oportunidad y el tiempo para liderar la caballería de los Compañeros, los mejores guerreros de Alejandro, a la batalla.

LA BRILLANTEZ DE ALEXANDER ESTÁ EN SU VALENTÍA Y sus CARGAS ATREVIDAS; LOS audaces MOVIMIENTOS DE TROPAS LE brindarían LA OPORTUNIDAD DE EXPLOTAR las brechas ENtre LAS FILAS DE SUS ENEMIGOS.

El comandante persa Mitrídates se enfrentó al asalto de Alejandro, que lo trató como lo haría con muchos por venir, lo golpeó en la cara con una lanza astillada. Alejandro había matado a un comandante persa a plena vista de sus hombres; un desaire que no quedaría sin respuesta. Resaces y Espitrídates, el hermano del asesinado Mitrídates, persiguieron a Alejandro para acabar con el joven advenedizo de una vez por todas. Alejandro reaccionó rápidamente. Tomó la ofensiva contra Resaces y lo atravesó con su lanza, pero este le asestó un golpe potencialmente fatal que le dejó la cabeza intacta pero por poco. Desorientado y aturdido, Alejandro hizo todo lo posible por volver con sus hombres, sin darse cuenta de que Espitrídates lo seguía de cerca. Cuando Espitrídates se lanzó a matarlo, Clito lo detuvo y le separó el hombro del cuerpo de un corte, inmovilizando así el brazo que sostenía la cimitarra que habría terminado con la gran campaña de Alejandro antes de comenzar siquiera.

Eliminar publicidad
Advertisement

Fue una victoria trascendental, no porque Alejandro hubiera estado superado en número dos a uno, lo cual no fue así, sino porque esta fue la batalla que demostró su habilidad como comandante capaz y legitimó su gobierno como rey. Había demostrado a sus hombres que era un comandante militar astuto y que se preocupaba profundamente por ellos. Las 25 estatuas de bronce que Alejandro le encargó a Lisipo como grandes monumentos a los valientes macedonios así lo demuestran. Alejandro también envió 3.000 armaduras a Atenas con la inscripción: "Alejandro hijo de Filipo y los griegos, excepto los espartanos, de los bárbaros que habitan en Asia".

Pero lo que es más importante, Alejandro sentó las bases de una relación que demostraría su valía una y otra vez hasta su muerte. Después de la batalla, Alejandro habló con muchos de los que habían resultado heridos y les pidió que le contaran sus roles individuales en la batalla y cómo recibieron sus heridas. Al hacer esto, formó un vínculo indestructible entre él y sus hombres. Ese vínculo demostraría su mayor fortaleza en los momentos más difíciles. Robin Lane Fox resume el papel de Alexander en Gránico:

La valentía que rayaba en la locura nunca le faltó en el frente de batalla, una posición que pocos generales han considerado adecuada desde entonces; se dispuso a mostrarse como un héroe, y desde el Gránico hasta Multán dejó una estela de heroísmo que nunca ha sido superada y que quizás se asume con demasiada facilidad entre todos sus logros. (495-496)

Sogdiana y la roca

El interior del Imperio persa era remoto y autónomo. Incluso podría decirse que eran independientes del gobierno de Darío. Después de la muerte de Darío, Alejandro, el recién coronado "Rey de Asia", consideró oportuno restablecer el dominio sobre esta insufrible región llamada Sogdiana. A pesar de que esta aventura le costó dos años de su vida, la pérdida de muchos hombres y dificultades extremas durante todo el proceso, Alejandro pudo presionar a estos obstinados barones como solo él podía hacerlo. Uno de los asedios más notables ocurrió en la "roca Sogdiana". Aquí pidieron a sus hombres que literalmente "volaran" antes de que los barones locales se sometieran. Los hombres de Alejandro volaron y se posaron en la cima de una montaña contigua a la vista de los sitiados, lo que asustó a los lugareños hasta que se rindieron rápidamente. La segunda roca era más inaccesible, y aunque el barón Sisimitres no lo sabía, era inexpugnable. Fue persuadido por el barón de la primera roca sogdiana, Oxiartes, para que se sometiera. La audaz hazaña de Alejandro lo llevó a su victoria y se le dio acceso a la generosidad de Sisimitres, que incluía una gran cantidad de alimentos que tanto necesitaba. El ejército de Alejandro comería hasta que sus estómagos estuvieran satisfechos; habían soportado pruebas y penurias que los dejaron poco más que fantasmas de lo que eran antes. Este fue un respiro bienvenido donde pudieron disfrutar de los frutos de su trabajo, sin importar cuán efímero. Si bien sus ambiciones consistían en conquistar a todos los que se le presentaban, Alejandro se enfrentó a la perspectiva de dejar su reino recién conquistado a sus subordinados. Pero eso no era suficiente. Alejandro necesitaba asegurar su conquista teniendo un heredero a quien pasarle su reino. La hija de Oxiartes, la hechicera Roxana, era una elección probable, si no temeraria.

Eliminar publicidad
Advertisement

Map of the Greco-Bactrian Kingdom
Mapa del reino grecobactriano
PHGCOM (CC BY-SA)

El mayor desafío de Alejandro: Makrán

Según Fox, "ni siquiera la suma total de todos los sufrimientos del ejército en Asia merecía compararse con las penurias en Makrán". (399) Makrán era un páramo si alguna vez hubo uno. Entre los relatos del propio oficial de Alejandro, Nearco, así como los relatos descriptivos de Fox y Green, se reconstruye una imagen muy poco atractiva. Los planes de Alejandro para invadir la India se vieron frustrados por el motín en Hyphasis. Si no podía saciar sus ambiciosos deseos en la India, regresaría al corazón del Imperio Persa con gran estilo, a través de Makrán, la ruta más infame hacia Mesopotamia. La reina Semiramis y el rey Ciro son los únicos que lo han atravesado. Alejandro vio esto como una gran oportunidad para desafiar a la naturaleza y alimentó su obsesión por rivalizar con las hazañas de los dioses. Era un aventurero y explorador de corazón, pero sabía que necesitaba estar completamente preparado para enfrentar los desafíos que se avecinaban. Sopesó los informes históricos con los conocimientos actuales e hizo planes para hacer frente a la mayoría de las contingencias.

ALEJANDRO ERA UN SOÑADOR; SE creía que era hijo UN DIOS Y PENSÓ QUE NINGUNA HAZAÑA ERA IMPOSIBLE.

Todavía en el Punyab, Alejandro reunió una flota de barcos que lo acompañarían por mar mientras él y su ejército viajaban por tierra. Alejandro era un soñador; creía que había sido engendrado por un dios y pensaba que ninguna hazaña era imposible. Pero ¿realmente sabía en qué se estaba metiendo él y sus hombres al aventurarse en el Makrán? Probablemente no, pero su ingenio y su ejemplo divino, una hazaña estelar en condiciones adversas, debe haber sido un gran impulso moral para los hombres. Si Alejandro se planteaba siquiera intentar tal apuesta, entonces debía de ser posible. Sus hombres sabían que cualquier cosa que él conjurara daba frutos. Todavía no había conocido la derrota, así que, ¿por qué debería ser diferente esta situación?

Makrán sería una "prueba severa", y probablemente este fuera el atractivo para Alejandro. (Fox, 390) Saber que otros habían intentado tal travesía y habían salido vivos resultó irresistible. No podía dejarlo pasar sin superar tal hazaña. A lo largo del viaje, Alejandro predicó con el ejemplo a pesar de que sufría una lesión importante en el pulmón debido a una flecha en Multán. Una anécdota contada por Peter Green captura una idea del carácter de Alejandro y los efectos en la moral son impresionantes:

Eliminar publicidad
Advertisement

Sin embargo, [Alejandro] se las arregló para preservar su prestigio y popularidad compartiendo las peores dificultades de los hombres. Una vez, cuando le encontraron un casco lleno de agua fangosa en un barranco cercano (pero no había más), se rió, agradeció al donante y luego echó el agua en la arena. Tan extraordinario fue el efecto de esta acción que el agua desperdiciada por Alejandro fue tan buena como una bebida para todos los hombres del ejército. (434)

Esto nos permite vislumbrar la naturaleza enigmática de Alejandro, un hombre al que solo podemos aspirar en tiempos difíciles y un hombre al que solo podemos llegar a conocer a través de los ojos de quienes lo conocieron mejor.

Fox resume el episodio de Makrán y las razones de Alejandro para soportarlo:

Makrán era la ambición de hombres que deseaban establecer un récord y a los que no les quedaba nada por conquistar más que un entorno que Persia había ignorado. La ruta no era solo difícil; fue la marcha más infernal que Alejandro podría haber elegido. Pero nadie se opuso. (403)

La información más reveladora es la última oración de esa cita, "Pero nadie se opuso". ¿Por qué nadie se opuso? La respuesta se remonta al río Gránico, donde Alejandro se había ganado la lealtad y el amor de sus hombres para siempre. Era el hombre que todos querían ser y el hombre al que nadie podía negarse. Al final de su búsqueda, vieron la "colina de Semiramis". Era un monumento a los que habían venido antes y un alivio para los que ahora pasaban. "El nombre de Semiramis saludó a los sobrevivientes, por lo que se podría decir, para consuelo, que ella también atravesó el desierto". (Fox, 402) Pero, en defensa de Alejandro, no salió con unos veinte supervivientes, sino con miles.

Reinventando el futuro: ¿Y si Alejandro hubiera vivido más?

Si Alejandro hubiera vivido más tiempo, seguramente habría continuado satisfaciendo su sed de conquista yendo al sur a Arabia, al norte a las tierras que rodean el Caspio y al oeste al norte de África. Es razonable suponer que si hubiera vivido, esos países habrían sido conquistados a su debido tiempo. Las campañas futuras ya se habían considerado y planificado seriamente antes de su muerte en Babilonia y probablemente se concibieron por primera vez después de la muerte de Hefestión en Hamadán. Si pudo triunfar sobre el imperio más grande del mundo conocido en menos de una década como un neófito, solo piense en lo que podría hacer en el apogeo de su poder. Si Alejandro hubiera vivido hasta una edad comparable a la de Parmenión, el mundo antiguo podría haber sido muy diferente de lo que se registra en los libros de historia.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

The Empire of Alexander the Great
El imperio de Alejandro el Grande
Captain Blood (CC BY-SA)

Si los antecedentes de Alejandro nos dicen algo, es que aquellos a quienes conquistó tenían poco que temer si aceptaban su gobierno. Tradicionalmente incorporaba las creencias y prácticas de otros a las suyas propias y, a menudo, las alentaba. Había muchos precedentes a favor de tales acciones. Sin embargo, había una cosa que los pueblos nativos podrían haber tenido que temer: la reubicación y la migración. Si bien se les permitía mantener sus costumbres y sus religiones, también podía ser que les pidieran que se "mezclaran" con otros grupos étnicos, como los macedonios, los griegos y los persas. Este fue uno de los últimos deseos de Alejandro, por lo que es posible que se implementara en algún momento.

Alejandro habría sido la mayor fortaleza de su imperio. Como Napoleón, su presencia valía 30.000 hombres. La lealtad de todos sus hombres habría sido crucial, lo que en última instancia puede haber sido su talón de Aquiles. Las intrigas palaciegas plagaron a los emperadores romanos y, a medida que crecía el imperio de Alejandro, el suyo no sería una excepción. Cuanto más lo dictaban sus ambiciones, más se convertía en esclavo de sus propios deseos.

Alejandro se comportó de manera que poco a poco se lo viera como un dios, no como un rey. Es posible que hubiera gobernado como lo hizo Ptolomeo en Egipto. Es razonable sugerir que con el tiempo habría sido adorado por todos como un dios viviente, no solo como el hijo de un dios. En las monedas y las canciones ya se lo representaba como una divinidad. Finalmente, el imperio de Alejandro, tras su muerte, habría quedado en manos de su hijo o de sus sucesores designados. Su sucesor, para mantener todo en orden, tendría que poseer algunas de las cualidades de Alejandro, en particular su destreza militar, su personalidad magnética y su manera persuasiva, ya que la lealtad del ejército era esencial. La disolución debido a la falta de tal heredero fue evidente después de la muerte de Alejandro y tardó una generación en terminar.

El recuerdo de Alejandro

Esta es la historia de Alejandro, quien viajó hasta los confines de la tierra en busca de conquista, gloria y una fama duradera que superaría a Aquiles y los héroes de antaño. La idea de hacer del mundo su escabel no era un mero deseo sino una realidad. Alejandro sabía que con solo concebirlo, sus hombres lo lograrían mientras pudiera ganárselos. Fox pinta con elocuencia un retrato impresionante de quién fue y sigue siendo Alejandro en nuestros corazones y mentes:

Era famoso por su generosidad y le encantaba recompensar la misma muestra de espíritu que se pedía a sí mismo. . . Aunque bebía como vivía, sin escatimar nada, su mente no estaba perturbada por la indulgencia excesiva; no era un hombre al que se enfadara o al que le dijeran lo que no podía hacer, y siempre tuvo opiniones firmes sobre lo que quería exactamente. También fue un hombre de ambiciones apasionadas, que vio la intensa aventura de lo desconocido. No creía en la imposibilidad; el hombre podía hacer cualquier cosa, y casi lo demostró. Nacido en un medio mundo entre Grecia y Europa, vivió sobre todo por el ideal de un pasado lejano, esforzándose por hacer realidad una época para la que había nacido demasiado tarde. (496-497)

Alejandro aún no ha sido rivalizado por el hombre desde su gobierno en el siglo IV a. C. "El verdadero genio de Alejandro", observa Green (488), "fue como comandante de campo: quizás, en conjunto, el general más incomparable que el mundo haya visto". Es una pena que Alejandro no tuviera un Homero para registrar la grandeza de sus hechos y los secretos guardados de su corazón. Como concluye Green:

Sin embargo, su leyenda aún vive; la prueba de su inmortalidad es la creencia que inspiró en los demás. Por eso permaneció mayor que la suma mensurable de sus obras; por eso, en última instancia, seguirá siendo un enigma insoluble, para esta y todas las generaciones futuras. (488)

Si es así, tal vez tendríamos en alta estima al héroe del clásico "Alejandro Magno", en lugar de los héroes de las obras clásicas de la Ilíada y la Odisea. Alejandro habría estado encantado de rivalizar con las hazañas de Aquiles en una obra contada de padres a hijos a través de generaciones. De ese modo, su memoria y sus acciones serían recordadas para siempre.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Christopher Berg
Profesor de historia especializado en historia europea y mundial, la investigación y los escritos de Christopher Berg se centran en crear un pasado "utilizable" que satisfaga las necesidades de un público educado en el siglo XXI.

Cita este trabajo

Estilo APA

Berg, C. (2016, enero 08). Alejandro Magno: un estudio monográfico sobre el liderazgo militar [Alexander the Great: A Case Study in Martial Leadership]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-854/alejandro-magno-un-estudio-monografico-sobre-el-li/

Estilo Chicago

Berg, Christopher. "Alejandro Magno: un estudio monográfico sobre el liderazgo militar." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación enero 08, 2016. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-854/alejandro-magno-un-estudio-monografico-sobre-el-li/.

Estilo MLA

Berg, Christopher. "Alejandro Magno: un estudio monográfico sobre el liderazgo militar." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 08 ene 2016. Web. 19 abr 2024.

Afiliación