Batalla de Buxar

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 28 noviembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

En la batalla de Buxar (también conocida como Bhaksar o Baksar) en Bihar, al noreste de la India, los días 22 y 23 de octubre de 1764, un ejército de la Compañía Británica de las Indias Orientales dirigido por Hector Munro (1726-1805) obtuvo la victoria contra las fuerzas combinadas del nabab de Awadh (también conocido como Oudh), el nabab de Bengala y el emperador mogol Shah Alam II (quien reinó de 1760 a 1806).

La victoria contra todo pronóstico en Buxar hizo que la Compañía obtuviera los derechos cruciales para recaudar impuestos en varias regiones, lo que supuso un gran impulso para sus arcas, que le permitió proseguir sus conquistas territoriales en todo el subcontinente.

Eliminar publicidad
Advertisement

Hector Munro
Hector Munro
David Martin (Public Domain)

Expansión de la Compañía de las Indias Orientales

La Compañía de las Indias Orientales se fundó en 1600 y, a mediados del siglo XVIII, se benefició de su monopolio comercial en la India para hacer inmensamente ricos a sus accionistas. La Compañía era efectivamente el brazo colonial del gobierno británico en la India, pero protegía sus intereses utilizando su propio ejército privado y contratando tropas del ejército regular británico. En la década de 1750, la Compañía estaba deseosa de ampliar su red comercial e iniciar un control territorial más activo en el subcontinente.

El emperador mogol quería controlar mejor Bengala y no dejarla en manos de la compañía.

Robert Clive (1725-1774) consiguió una famosa victoria para la Compañía contra el gobernante de Bengala, nabab Siraj ud-Daulah (nacido en 1733) en la batalla de Plassey en junio de 1757. El nabab fue sustituido por un gobernante títere, se confiscó el enorme tesoro del Estado y comenzó la explotación sistemática de los recursos y la población de Bengala. El "Clive de la India" fue nombrado gobernador de Bengala en febrero de 1758 y, por segunda vez, en 1764. Sin embargo, era el momento de que un nuevo nombre británico acaparara la atención colonial, un tal comandante Hector Munro.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los aliados indios

La Compañía se enfrentó a una alianza combinada de tres poderosos estados. En primer lugar, estaba Awadh, un estado situado en la región del Ganges medio en el norte de la India, gobernado de forma autónoma por nababs bajo la soberanía nominal del Imperio mogol (1526-1857). La capital de Awadh era Lucknow, conocida por su fina arquitectura, el estado era rico y el nabab actual era Shuja-ud-Daula (quien reinó de 1754 a 1775). El segundo aliado era el ex nabab de Bengala, Mir Qasim (alias Kasim, quien reinó de 1760 a 1764). Qasim estaba dispuesto a resistir la presión de la Compañía para conceder privilegios comerciales tanto a la Compañía como a los particulares. Cuando la Compañía sustituyó a Qasim como nabab por su propio suegro, Qasim se vio obligado a reaccionar con determinación. Qasim había sido gobernante de esta región inmensamente rica en el noreste de la India desde 1760, y estaba ansioso por recuperarla de nuevo. El tercer miembro de la alianza era el emperador mogol, Shah Alam II. Con sede en Delhi, el emperador no solía intervenir directamente en las disputas entre la Compañía y los estados vasallos, pero ahora se proponía controlar mejor Bengala y no dejarla en las manos rapaces de la Compañía.

Robert Clive & The East India Company Rule in India, c. 1765
Robert Clive y el gobierno de la Compañía de las Indias Orientales en la India, c. 1765
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

El emperador Shah Alam, tras fracasar en su intento de arrebatarle Patna a la Compañía, reunió un ejército bien entrenado y marchó hacia el lado oriental del continente. Su comandante de infantería era el astuto francés Jean Baptiste Gentil. Los ejércitos dirigidos por Shuja-ud-Daula y Mir Qasim se unieron al emperador en el camino. La fuerza total puede haber sido de unos 50.000 hombres. El ejército marchó en medio de un clima monzónico temprano, y Shah Alam ordenó acampar cerca del fuerte de Buxar, en la frontera entre Awadh y Bengala. La posición era buena, protegida a su izquierda por el río Ganges, a su derecha por el arroyo Torah nala, y al frente por terraplenes, el emperador decidió aguantar los monzones hasta entrar en Bengala.

Eliminar publicidad
Advertisement
Munro era muy estricto a la hora de seguir las órdenes y mantener la formación incluso en el caos de la batalla.

El ejército de Munro

Cuando las noticias de este enorme ejército llegaron al cuartel general de la Compañía, de inmediato se organizó una respuesta. El comandante Hector Munro fue seleccionado para liderar un ejército de la Compañía para enfrentarse a la triple alianza. Como era habitual en el enfoque bélico de la Compañía, Munro no tenía ni de lejos los mismos efectivos al mando que la oposición: apenas 4200 hombres (3000 de los cuales eran cipayos o tropas indias) según algunos historiadores, o unos 900 europeos y 7000 cipayos según otros. Munro también contaba con un grupo de caballería de 1000 hombres. En inferioridad numérica, los británicos tenían realmente dos ventajas. En primer lugar, Shah Alam había estado perdiendo el tiempo en la vida fácil y el entretenimiento en su campamento de Buxar, permitiendo que sus hombres se volvieran ociosos y no estuvieran en forma, y ellos, a su vez, permitieron que su equipo se deteriorara. La segunda ventaja fue Munro. El historiador W. Dalrymple describe al comandante de la Compañía como: "uno de los oficiales británicos más eficaces en la India, un elegante de las Tierras Altas de Escocia de 38 años, de sangre fría y totalmente despiadado" (197-8). Por encima de todo, el énfasis del comandante en la disciplina, es decir, en seguir las órdenes y mantener la formación incluso en el caos de la batalla, demostró ser la diferencia entre los dos bandos. Munro dejó Bankipur el 9 de octubre y se dirigió a Buxar, a donde llegó el 22 de octubre.

Shuja-ud-Daula, Nawab of Awadh
Shuja-ud-Daula, nawab de Awadh
Tilly Kettle (Public Domain)

La batalla

Gentil instó al emperador a tomar inmediatamente la iniciativa cuando el ejército británico llegó a las cercanías de Buxar. El francés le rogó:

Ahora que los ingleses aún no se han alineado en orden de batalla, ahora que las barcazas aún no se han reunido a lo largo del río para descargar sus armas y equipo militar, ahora que están todos ocupados montando sus tiendas, ¡ahora es el momento de atacar!

(Dalrymple, 198)

El emperador no siguió el consejo y se limitó a asegurar que su tesoro y sus mujeres fueran enviados a la seguridad de Faizabad. Es posible que el emperador planeara originalmente quedarse donde estaba y librar una batalla defensiva, pero al darse cuenta del pequeño tamaño del ejército británico al que se enfrentaba, ordenó un ataque justo después del amanecer. Para entonces, sin embargo, Munro ya había dispuesto sus tropas y comenzó la habitual descarga de artillería. En cualquier caso, el emperador ordenó a su caballería que cargara contra el enemigo, abandonando los muros protectores de su campamento para cruzar el campo de batalla. El emperador también ordenó a su propia artillería que disparara contra el enemigo. Los cañones indios eran más grandes y, por tanto, podían disparar más fuerte, pero las 20 piezas británicas tenían la ventaja crucial de ser más móviles, lo que permitía a Munro colocarlas donde más se necesitaban a medida que se desarrollaba la batalla. Además, los artilleros de la Compañía, mejor entrenados, eran capaces de disparar más balas que el rival en cualquier momento.

Eliminar publicidad
Advertisement

El avance de la caballería india se veía ahora obstaculizado por el pantano que dividía a los dos ejércitos. La caballería naga y afgana del emperador rodeó el pantano y atacó las posiciones británicas por detrás. Las reservas de la Compañía, que normalmente solo se habrían utilizado al final de la batalla, no tuvieron más remedio que enfrentarse a la caballería. Los jinetes indios cometieron entonces el error de no presionar su ventaja y concentrarse, en cambio, en capturar el campamento y los almacenes británicos, incluidos el tesoro y las cajas de munición. En la subsiguiente ronda de saqueos, la caballería india y afgana ya no participó en la batalla.

Mughal Empire Sepoy
Cipayo del Imperio mogol
Unknown Artist (Public Domain)

Con sus líneas de retaguardia expuestas y obligadas a defenderse de la caballería merodeadora, con varios de sus compatriotas ya capturados, y con todos los que quedaban aún bajo el fuego de la artillería india, fue en este momento cuando el famoso énfasis de Munro en la disciplina pasó a primer plano. Las tropas de la Compañía, incluidas las unidades de cipayos, mantuvieron de forma crucial sus formaciones cuadradas defensivas incluso cuando la situación parecía tan imposible que el emperador estaba convencido de que ya había ganado la batalla. Munro ordenó que se reunieran las barcazas para llevar a los hombres en retirada al otro lado del río, pero en el tiempo que tardó en cumplir esta orden, al mayor le quedó claro que la caballería india, totalmente ocupada en el saqueo, le había presentado una oportunidad de oro para un contraataque. Munro reunió a sus hombres y atacó con fuerza el flanco izquierdo del ejército indio, utilizando un disciplinado y coordinado fuego de mosquetes.

Los británicos avanzaron en columna y destrozaron a sus oponentes. Se produjo una caótica retirada de hombres, camellos, bueyes y elefantes. El emperador huyó a través del Tora nala, utilizando un puente provisional de barcas, mientras sus leales tropas naga luchaban en una valiente pero fatal acción de retaguardia. Los indios en retirada que consiguieron llegar al río y vadearlo fueron eliminados por los fusileros de la Compañía, de modo que las aguas quedaron llenas de cadáveres. Munro había arrebatado la victoria de las fauces de la derrota.

Eliminar publicidad
Advertisement

Las bajas fueron numerosas en ambos bandos. La Compañía sufrió alrededor de 850 muertos, heridos o desaparecidos, una proporción inusualmente alta (aunque algunos historiadores sitúan la cifra aún más alta, alrededor de una cuarta parte del total de las fuerzas británicas en Buxar). Los ejércitos del emperador sufrieron quizás hasta 5000 muertos (aunque los historiadores más conservadores sitúan la cifra en torno a los 2000). Como era tradición, el campamento del emperador fue saqueado. Una ventaja añadida para Munro fueron los cerca de 130 cañones que capturó. Tras la batalla, Mir Qasim huyó hacia el oeste, Shuja-ud-Daula reconoció la supremacía de la Compañía, y el emperador mogol, siempre dispuesto a apoyar a los vencedores, no a los perdedores, cambió su apoyo a los británicos.

Robert Clive & Shah Alam
Robert Clive y Shah Alam
Benjamin West (Public Domain)

Consecuencias

Tras la victoria, Shah Alam II firmó el Tratado de Allahabad el 12 de agosto de 1765. El emperador, después de un período adecuado para que pareciera que estaba haciendo un regalo y no una concesión forzada a un perdedor, concedió a la Compañía el derecho perpetuo a recaudar ingresos de la tierra (dewani) en Bengala, Bihar y Orissa. Este fue un acontecimiento muy importante, ya que aseguraba que la Compañía disponía ahora de vastos recursos para expandir y proteger a sus comerciantes, bases, ejércitos y barcos. A cambio de la concesión de Shah Alam, la Compañía garantizó que el estado de Bengala le pagaría una cuota anual de 2,6 millones de rupias. Sin embargo, el Tratado de Allahabad también había estipulado que la Compañía recibiera la fantástica suma de 5 millones de rupias para cubrir los gastos de la recién concluida guerra. La Compañía, que ya tenía el control total de Bengala con su nuevo nabab títere (Nazim-ud-Daulah), acabó obligando a Awadh a firmar una alianza subsidiaria con él en 1801. En 1856, la Compañía se anexionó formalmente el estado. En el siglo XIX, la Compañía de las Indias Orientales era, con mucho, la fuerza más poderosa del subcontinente, pero los cimientos de su vasto imperio se habían puesto en Plassey y, sobre todo, en Buxar.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién luchó en la batalla de Buxar?

La batalla de Buxar de 1764 se libró entre la Compañía de las Indias Orientales y una triple alianza del emperador mogol, el exnabab de Bengala y el nabab de Awadh.

¿Por qué se libró la batalla de Buxar?

La batalla de Buxar de 1764 se libró por el control de Bengala, una rica región del norte de la India.

¿Qué importancia tuvo la batalla de Buxar?

La importancia del atentado de Buxar en 1764 fue que la victoria dio a la Compañía de las Indias Orientales el control total de Bengala y el derecho a recaudar impuestos, vitales para financiar una mayor expansión colonial en la India.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, noviembre 28). Batalla de Buxar [Battle of Buxar]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2116/batalla-de-buxar/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Batalla de Buxar." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 28, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2116/batalla-de-buxar/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Batalla de Buxar." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 28 nov 2022. Web. 15 abr 2024.

Afiliación