Batalla de Plassey

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 18 noviembre 2022
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés

En la batalla de Plassey, el 23 de junio de 1757, el ejército de la Compañía de las Indias Orientales de Robert Clive derrotó a una fuerza mayor del Nawab de Bengala. La victoria aportó a la Compañía nuevas riquezas y marcó el inicio de su expansión territorial en el subcontinente. Aunque no fue más que una escaramuza, Plassey se ha citado a menudo como el inicio del dominio británico en la India.

Clive y la expansión de la Compañía

La Compañía de las Indias Orientales se fundó en 1600 y, a mediados del siglo XVIII, se benefició de su monopolio comercial en la India para hacer inmensamente ricos a sus accionistas. La Compañía era efectivamente el brazo colonial del gobierno británico en la India, pero protegía sus intereses utilizando su propio ejército privado y contratando tropas del ejército regular británico. En la década de 1750, la Compañía estaba dispuesta a ampliar su red comercial y a iniciar un control territorial más activo en el subcontinente.

Eliminar publicidad

Advertisement

Robert Clive & Mir Jafar at Plassey
Robert Clive y Mir Jafar en Plassey
Francis Hayman (Public Domain)

Robert Clive (1725-1774) ya se había distinguido al servicio de la Compañía en Arcot, en agosto de 1751, donde dirigió sus tropas para resistir un asedio de 52 días. A esto le siguió una victoria en Arni en diciembre de 1751. Luego, Clive dirigió la artillería de la Compañía en Trichinopoly en junio de 1752. En 1755, Clive era teniente coronel del ejército de la Compañía, y su nombre se barajaba para ser el próximo gobernador de Madrás, pero Bengala era el verdadero punto conflictivo para la Compañía de las Indias Orientales.

Había un nuevo gobernante de Bengala, Nawab Siraj ud-Daulah (nacido en 1733). Siraj ud-Daulah, que no asumió el cargo hasta abril de 1756, tenía poco más de veinte años y era una especie de joven atolondrado. Fue una elección sorprendente para heredar el papel de nawab de su abuelo Ali Vardi Khan. La decisión de convertir a Siraj ud-Daualah en príncipe heredero cuatro años antes ya había dividido a la corte real de Bengala justo cuando se requería unidad para afrontar su mayor desafío.

Eliminar publicidad

Advertisement

la Compañía se vio obligada a responder a la pérdida de Calcuta, uno de sus centros comerciales más importantes.

El nuevo nawab se opuso a la presencia de la Compañía en la región y marchó sobre Calcuta en junio de 1756. Siraj ud-Daualah estaba especialmente enfadado porque la Compañía había aumentado las fortificaciones de Calcuta sin permiso y no había respondido favorablemente a su petición de retirarlas. Al llegar a la ciudad con su ejército, se produjo un breve asedio y Calcuta cayó. La Compañía ya estaba obligada a responder a la pérdida de uno de sus centros comerciales más importantes, pero entonces se produjo un curioso incidente que fortaleció la decisión de los militaristas de la Compañía y debilitó la posición de los que deseaban que la Compañía siguiera siendo un organismo puramente comercial. Tras la caída de Calcuta, varios militares y civiles que se encontraban en el fuerte de la ciudad fueron capturados y recluidos en una pequeña celda, mal iluminada y mal ventilada, conocida localmente como el Agujero Negro de Calcuta. Según un prisionero, solo 23 hombres de los 146 prisioneros originales sobrevivieron al encierro, todos los demás murieron de deshidratación extrema en el terrible calor de la celda abarrotada. El efecto de la historia del Agujero Negro fue propulsar la respuesta militar de la Compañía.

Siraj ud-Daulah
Siraj ud-Daulah
Unknown Artist (Public Domain)

Robert Clive fue enviado con un ejército para restablecer la presencia comercial de la Compañía en Calcuta. Navegando en cinco barcos y con un ejército de unos 1500 hombres, Clive logró recapturar Calcuta en enero de 1757, pero Siraj ud-Daulah seguía teniendo un enorme ejército en libertad. Además, la Compañía Francesa de las Indias Orientales, rival de Clive, controlaba Chandernagore, justo en la costa. Clive estaba decidido a realizar una acción militar decisiva. A finales de enero capturó el fuerte de Hughli, que fue destruido por los cañones de la flota de la Compañía. Un ataque al ejército del nawab en las afueras de Calcuta tuvo menos éxito y obligó a Clive a retirarse. Ambas partes empezaron a desconfiar de la otra y de las grandes bajas que les acarrearía cualquier enfrentamiento futuro, pero ahora estaba en juego el control de Bengala. Se acordó un tratado de paz, aunque ambas partes sabían que no era más que una pausa temporal. Mientras tanto, Clive podía ocuparse de la amenazante presencia francesa en la región. En marzo de 1757, Clive atacó y capturó Chandernagore, poniendo fin a cualquier ambición que los franceses tuvieran en Bengala. Cuando los Seths hindúes de Murshidabad, una dinastía de financieros preocupados por la caída del comercio europeo que supondría un conflicto mayor, retiraron su apoyo al ahora aislado nawab, Clive aprovechó el momento.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Marchando bajo la lluvia y el barro, Clive estableció su puesto de mando en un pabellón de caza.

Formaciones de la batalla

La batalla de Plassey tuvo lugar cerca de la aldea de ese nombre, a orillas del río Bhagirathi, en Bengala, el 23 de junio de 1757. Clive primero había tomado el fuerte de Katwa unos días antes, que estaba repleto de víveres muy útiles. Después de capturar Katwa y la ciudad cercana, Clive no estaba seguro de cómo proceder. El estado del tiempo era pésimo, ya que estaban en estación de monzones, y no tenía caballería, pero si no cruzaba el río, pronto se desbordaría y sería demasiado ancho y profundo para cruzarlo. Planteó la situación en un consejo de guerra, pero sus comandantes no estaban de acuerdo sobre si retirarse y esperar mejores condiciones o avanzar hacia la batalla. Clive se retiró para reflexionar más sobre la situación y, al cabo de una hora, tomó la fatídica decisión de seguir adelante con el ataque.

Marchando a través de la lluvia y el barro, Clive estableció su puesto de mando en un pabellón de caza junto a un manglar. Esta arboleda parcialmente sumergida era un reducto mejor de lo que parece: el ejército de Clive ahora estaba bien protegido por dos lados por una antigua muralla y un alto banco frente a un largo foso. Los dos ejércitos estaban literalmente al alcance del oído. Desde el techo del pabellón de caza, Clive podía ver las filas enemigas, que describió de la siguiente manera:

Eliminar publicidad

Advertisement

Con el número de elefantes, todos cubiertos de bordados escarlata; sus caballos con sus espadas desenvainadas brillando al sol; sus pesados cañones arrastrados por vastos trenes de bueyes; y sus estandartes volando, constituían un espectáculo pomposo y fabuloso.

(Dalrymple, 126-7)

Mid-18th Century British Infantryman
Infantería británica de mediados del siglo XVIII
Unknown Artist (Public Domain)

Clive comandaba un ejército compuesto por 1400 cipayos (tropas indias) y más de 700 europeos (infantería más artilleros), entre los que se encontraban unos 250 miembros aguerridos del 39.º Regimiento de infantería del ejército británico. Algunos historiadores cifran el ejército total en 3000, pero esta cifra incluye a los marineros de los cinco barcos de la expedición original de Clive a Bengala. La fuerza del nawab era mucho mayor, quizá unos 50.000 hombres. Estaban bien entrenados e incluían un pequeño contingente de artilleros franceses (unos 50 hombres con cuatro cañones), pero la lealtad del ejército principal al nawab, incluso de algunos de los comandantes, era muy cuestionable. Las armas típicas de ambos bandos eran rifles de pedernal, espadas, alabardas y lanzas. Clive solo disponía de 10 cañones de gran tamaño frente a los 51 del nawab (o 53 según el propio Clive).

Ataque

El combate comenzó alrededor de las 8 de la mañana con la habitual descarga de artillería de ambos bandos. Fue en ese momento cuando uno de los generales del nawab, Mir Jafar (1691-1765), envió un mensaje a Clive para confirmar lo que había prometido previamente: no lucharía por el nawab. Por desgracia, los cañones de Clive ya se habían ocupado de bombardear la misma sección del campo de batalla en la que se encontraban las tropas de Jafar. Entonces, un fuerte aguacero inclinó la balanza. Los cañones del nawab no estaban protegidos, pero los artilleros de Clive utilizaron sabiamente lonas para mantener la pólvora seca. Cuando terminó la tormenta, el nawab, probablemente pensando que los cañones de Clive también estaban fuera de combate, envió a su caballería. La artillería británica volvió a abrirse paso y derribó la caballería enemiga, matando a uno de los pocos comandantes leales del nawab, Mir Madan. Tras una pausa de unas horas, Clive se vio obligado a seguir un avance desordenado de su segundo al mando, Kilpatrick, que había visto cómo el flanco derecho de las tropas enemigas empezaba a retirarse, y así los británicos apretaron su ventaja. A la vista de esta carnicería, la mayor parte de la infantería del nawab comenzó a abandonar el campo en varios grupos.

Positions at the Battle of Plassey
Posiciones en la Batalla de Plassey
Unknown Artist (Public Domain)

Los artilleros del ejército del nawab intentaron que sus cañones volvieran a disparar, pero resultaron ser más un estorbo que una ayuda, como resume aquí el historiador Lawrence James:

Eliminar publicidad

Advertisement

Tenían enormes piezas de veinticuatro y treinta y dos libras, cada una montada en plataformas arrastradas por cuarenta o cincuenta yuntas de bueyes y empujadas a su posición por elefantes. Su transporte resultó ser la perdición del artillero, ya que tres elefantes murieron y el resto se volvieron "revoltosos". Los bueyes también se aterrorizaron por el fuego y salieron en estampida, llevándose a sus conductores. Por si fuera poco, un observador se dio cuenta de que los artilleros indios parecían torpes; prendieron accidentalmente sus propios barriles de pólvora, que explotaron y se sumaron al pandemónium. (35)

Al ver la evidente falta de lealtad de sus comandantes, el nawab se retiró rápidamente en su camello. Las reservas de Clive persiguieron a algunos de los enemigos en retirada en un caótico y sangriento combate cuerpo a cuerpo en el que participaron hombres, camellos y más elefantes presos del pánico. La batalla —que al final fue más bien una escaramuza— se ganó a las 5:00pm, con los británicos sufriendo apenas 50 bajas y el ejército del nawab más de 500 muertos y heridos.

Robert Clive & The East India Company Rule in India, c. 1765
Robert Clive y el gobierno de la Compañía de las Indias Orientales en la India, c. 1765
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

Consecuencias

Tras la batalla, el nawab fue capturado, ejecutado (apuñalado hasta la muerte) y sustituido por Mir Jafar. El enorme tesoro del exnawab se repartió entre los vencedores, como era la norma, y Clive se hizo enormemente rico, más de lo que ya era, adquiriendo lo que hoy serían más de 50 millones de dólares. Un agradecido Mir Jafar también cedió a Clive los lucrativos derechos de las rentas anuales (jagir) de los alrededores de Calcuta. Clive pudo informar con júbilo a los directores de la Compañía en Londres de que ahora tenían el "poder de ser tan grandes como quisieran en el reino de Bengala" (James, 36). El historiador revisionista Jon Wilson hace una valoración más realista de la victoria de Plassey: "Simplemente aseguró que el caos político perdurara en Bengala durante más tiempo del que lo habría hecho de otra manera" (103). Independientemente de la realidad del campo de batalla y de las consecuencias inmediatas, Plassey se presentó como una gran victoria en su momento, el principal de sus propagandistas fue el propio Clive, que describió varias veces los acontecimientos de Plassey como nada menos que "una revolución". También cabe señalar que el 39.º Regimiento de infantería (y sus sucesores) a partir de entonces llevaron insignias en sus uniformes con las palabras "Plassey" y "Primus in Indus".

El vacío de poder tras la victoria en Plassey permitió a la Compañía desviar los recursos de Bengala sin pagar los gastos de administración, que quedaron a cargo del nawab títere. La batalla también hizo que Clive se asociara para siempre con el subcontinente y le valió el apodo de "Clive de la India". Fue nombrado gobernador de Bengala en febrero de 1758, cargo que ocupó durante dos años, y volvió a ser nombrado en 1764. Como primer paso de una serie de expansiones del dominio territorial de la Compañía, Plassey y 1757 se citan a menudo como el inicio del dominio británico en la India, aunque el proceso de colonialización fue, en realidad, más gradual. La idea de que Plassey fue un punto de inflexión se generalizó aún más en la época victoriana, cuando se instalaron estatuas conmemorativas de Clive en Londres y Calcuta y los libros de texto escolares destacaron la batalla. Incluso para los indios, la fecha de Plassey siguió siendo significativa. Durante el Motín de los Cipayos, el líder insurgente Nana Saheb Peshwa II (1824-1859) atacó la sede de la Compañía en Cawnpore (Kanpur) 100 años después y en la misma fecha de la batalla de Plassey.

Eliminar publicidad

Advertisement

Eliminar publicidad

Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién luchó en la batalla de Plassey?

La batalla de Plassey se libró entre el ejército de la Compañía de las Indias Orientales, dirigido por Robert Clive, y el ejército del Nawab de Bengala, Siraj ud-Daulah.

¿Quién ganó la batalla de Plassey y cómo?

La batalla de Plassey fue ganada por el ejército de la Compañía de las Indias Orientales dirigido por Robert Clive. La victoria se debió principalmente a que los comandantes del ejército del Nawab de Bengala no querían luchar.

¿Por qué es importante la batalla de Plassey?

La batalla de Plassey fue importante porque dio a la Compañía de las Indias Orientales el control territorial de la rica región de Bengala. Para muchos, pues, fue el comienzo del dominio británico en la India.

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2022, noviembre 18). Batalla de Plassey [Battle of Plassey]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2107/batalla-de-plassey/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Batalla de Plassey." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 18, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2107/batalla-de-plassey/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Batalla de Plassey." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 nov 2022. Web. 09 dic 2022.

Afiliación