La exploración francesa de Nueva Zelanda

Artículo

Kim Martins
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 07 junio 2022
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X

La exploración francesa de Nueva Zelanda ha quedado eclipsada por los logros del navegante británico el capitán James Cook (1728-1779), pero los navegantes franceses que visitaron las costas de Aotearoa (Nueva Zelanda) le pusieron nombre a más de 100 puntos geográficos y contribuyeron de manera significativa al conocimiento europeo de Nueva Zelanda. El honor de haberse aventurado en aguas neozelandesas a bordo del primer barco francés en 1769 le corresponde a Jean-François Marie de Surville (1717-1770).

Jean-François Marie de Surville capitaneó el St. Jean Baptiste, un barco de 650 toneladas y 32 cañones en un viaje comercial a la India francesa. Tras entrar en el Pacífico y partir de las Islas Salomón, un brote de escorbuto obligó a Surville a intentar atracar en el sureste. Los franceses sabían de la existencia de Nueva Zelanda, gracias a los mapas del explorador holandés Abel Janszoon Tasman (1603-1659), que había trazado la costa oeste desde Hokitika en la isla Sur hasta el cabo Maria van Diemen en el norte de la isla Norte hacía más de 120 años.

Eliminar publicidad
Publicidad

The Route of the St Jean Baptiste and the Endeavour around the North Cape of New Zealand
La ruta del St Jean Baptiste y el Endeavour alrededor del Cabo Norte en Nueva Zelanda
Goran tek-en, (CC BY-SA)

La costa neozelandesa al sur de Hokianga (en la isla Norte) se divisó el 12 de diciembre de 1769, pero de Surville no encontró ningún lugar seguro para atracar, así que continuó hacia el norte en mares tormentosos. El St. Jean Baptiste zarpó de Ninety Mile Beach en la costa oeste del extremo norte de la isla Norte antes de que un temporal del oeste lo empujara hacia la isla Murimotu (frente al cabo Norte). Mientras el barco francés rodeaba el cabo Norte, el navegante británico el capitán James Cook (1728-1779) estaba navegando por la costa en dirección norte en el Endeavour. Los vientos empujaron al Endeavour hacia el noreste, mar adentro, y aunque los barcos estaban fuera del alcance de la vista el uno del otro, se cruzaron y el 16 de diciembre de 1769 los dos marineros pasaron a 50 kilómetros (31 millas) el uno del otro frente a las costas de la isla Norte.

La misión secreta de De Surville

EL INTERÉS FRANCÉS EN LOS MARES DEL SUR ESTABA ALIMENTADO POR LOS RUMORES DE LA FABULOSA ILE DAVIS (ISLA DAVIS).

A diferencia de Cook, que estaba realizando un viaje científico para anotar el tránsito de Venus, Jean-François Marie de Surville fue nombrado comandante del St. Jean Baptiste y zarpó de Pondicherry en India, el 2 de junio de 1769 en lo que a primera vista parecía una expedición comercial respaldada por un sindicato surgido del colapso financiero de la Compagnie des Indes (la Compañía Francesa de las Indias Orientales) en 1769.

Eliminar publicidad
Publicidad

El cargamento del barco de vino portugués, encaje, opio y rollos de seda (con un valor de más de 150.000 libras de la época) no era cualquier baratija. El interés francés en los mares del sur estaba alimentado por los rumores de la fabulosa Ile Davis (Isla Davis), una isla que se decía que había sido descubierta en 1687 cerca de Rapa Nui (la Isla de Pascua) por el bucanero inglés Edward Davis (en activo en torno a 1680-1688), el capitán del Bachelor's Delight. El Abbé Alexis Rochon (1741-1817), un astrónomo francés explorador de los mares del sur, fue testigo de la emoción sobre el posible descubrimiento de una tierra misteriosa de oro y plata:

Estaba en Pondicherry en agosto de 1769 cuando se extendió el rumor de que una nave inglesa había encontrado en el mar del Sur una isla muy rica donde, entre otras peculiaridades, se había asentado una colonia de judíos. El relato del descubrimiento... se hizo tan famoso que en India se creía que el propósito del viaje de de Surville... era ir en busca de esta maravillosa isla.

(Citado en Lee, 41).

El cargamento que llevaba el St. Jean Baptiste se vendería a cambio de oro y plata, y establecerían un puesto de comercio en la Isla Davis.

Eliminar publicidad
Publicidad

Map Showing Davis Island Below the Tropic of Capricorn
Mapa con la Isla Davis bajo el Trópico de Capricornio
Atlas of Mutual Heritage and the Dutch National Library (Public Domain)

De Surville, que había nacido el 18 de enero de 1717 en Port-Louis, Bretaña, se hizo a la mar a los diez años con la Compañía Francesa de las Indias Orientales y sirvió en la armada francesa durante la Guerra de los Siete Años (1756-1763). A pesar de esta experiencia, de Surville recurrió a técnicas de navegación más antiguas, como la navegación por estima, para establecer la longitud. El St. Jean Baptiste pronto se encontró inmóvil por la ausencia de viento tras adentrarse en el Pacífico por el estrecho de Malaca y las Filipinas y fue avanzando lentamente hasta las Islas Salomón, atracando en la isla de Choiseul el 7 de octubre de 1769. Las Islas Salomón se habían "perdido" desde que las descubriera Álvaro de Mendaña de Neira (1542-1595). Mendaña no confirmó su descubrimiento para España, así que se considera que de Surville "redescubrió" el grupo de islas, pero debido a la falta de exactitud de sus mapas marítimos, de Surville pensó que las Salomón eran una extensión de Nueva Guinea.

Para esa fase del viaje del St. Jean Baptiste, la tripulación de 200, que se esperaba un viaje comercial a China, se vio afectada por el escorbuto, y habían estallado las tensiones con la población indígena. Una partida de desembarque liderada por el segundo de abordo de de Surville fue emboscada mientras buscaban agua y comida, y murieron un tripulante y varios isleños. El St. Jean Baptiste llevaba haciendo aguas desde alta mar, y temiendo más represalias por parte de los locales, de Surville se marchó de las islas Salomón y puso rumbo al sur en busca de suministros en Nueva Zelanda antes de continuar hacia Isla Davis. Tras perder a 34 tripulantes a causa del escorbuto, de Surville usó los documentos y mapas de Tasman y navegó por estima hasta el paralelo 35, avistando la costa de Nueva Zelanda al sur de Hokianga el 12 de diciembre de 1769.

Al mismo tiempo, el Endeavour estaba trazando la costa este de la isla Norte siguiendo un método que se llevaba a cabo desde la cubierta de un barco en movimiento. La brújula se orientaba desde distintos puntos y las desviaciones de la brújula se determinaban observando la altitud del sol (que establecía la latitud) y consultando las tablas lunares para hallar la longitud midiendo las distancias angulares de las estrellas a la luna. Durante la exploración, el Endeavour pasó por una bahía en la Península Karikari en el extremo norte de la isla Norte y Cook la llamó Doubtless Bay.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sin saber que Cook había pasado por aquí ni que se habían cruzado, de Surville llegó a Doubtless Bay el 17 de diciembre y la llamó La Baie de Lauriston (Bahía de Lauriston) en honor al gobernador de Pondicherry y uno de sus financiadores, Law de Lauriston (1719-1797). También les puso su nombre a los Acantilados de Surville, en el extremo norte de la isla Norte, un nombre que todavía se usa hoy en día. El St. Jean Baptiste echó el ancla en el lado occidental de Doubtless Bay y pasó allí 14 días mientras la tripulación recogía plantas para ponerse bien. Paul-Antoine Leonard de Villefeix (1728-1780), un monje dominico francés y capellán a bordo del St. Jean Baptiste, probablemente dio la primera misa católica en Nueva Zelanda ya que de Surville y su tripulación pasaron allí la Navidad.

Jean-François de Surville
Jean-François de Surville
Unknown (Public Domain)

De Surville y sus hombres hicieron observaciones detalladas de la flora y la fauna, destacando, por ejemplo, que la pulpa de la fruta de karaka es comestible y rica en vitamina C. La primera descripción escrita del árbol pōhutukawa (árbol de navidad neozelandés) la escribió en francés Jean Pottier de l'Horne (nacido en torno a 1738), un lugarteniente a bordo del St. Jean Baptiste con un gran interés por la flora y que destacó sus grandes flores rojas. Los maoríes locales enseñaron a los franceses cómo encontrar verduras y localizar arroyos para rellenar sus cantimploras. De Surville les pidió permiso para cortar árboles y reparar el barco, y le regaló a la iwi (nación o tribu) arroz, guisantes y dos cerdos.

Los franceses zarparon de nuevo el 31 de diciembre de 1769, en parte porque el tiempo estaba empeorando pero también porque las relaciones con los maoríes fueron a peor. Se dijo que alguien había robado una barca pequeña, y de Surville respondió quemando varias canoas de pesca y varias cabañas y tomando a un rangatira (un jefe). Ranginui era un rangatira de la iwi local, Ngāti Kahu, y de Surville, impresionado por los maoríes, quería aprender más sobre su idioma y su cultura.

Eliminar publicidad
Publicidad

De Surville se dirigió hacia Sudamérica, en busca, otra vez, de la isla Davis. En vez de navegar hacia California y después bajar por la costa de Sudamérica, de Surville probó un cruce transpacífico, un viaje extenuante que llevó más de tres meses. El escorbuto brotó de nuevo en la tripulación, acabó con la vida de Ranginui en marzo de 1770 cuando el St. Jean Baptiste estaba a la vista de las islas Juan Fernández y de Surville murió dos semanas más tarde. Desesperado por conseguir ayuda de los españoles, el capitán francés atracó en la ciudad costera de Chilca, se vistió con todo su uniforme, y se dirigió a la orilla en un esquife. El fuerte oleaje se cobró el esquife y la vida de de Surville.

El viaje de Du Fresne

La segunda visita francesa destacada a las costas de Nueva Zelanda fue realizada por Marc-Joseph Marion du Fresne (1724-1772), un corsario que había servido en la marina francesa y la Compañía Francesa de las Indias Orientales. La misión de Du Fresne era devolver a su hogar a un tahitiano llevado a París por Louis-Antoine, Conde de Bougainville (1729-1811) en 1768. Ahutoru (en torno a 1740-1771) se había presentado voluntario como aprendiz de marinero bajo el navegante francés a bordo de la fragata Boudeuse. Por desgracia, Ahutoru contrajo viruela en uno de los barcos de du Fresne, el Mascarin de 22 cañones, repostó suministros en Madagascar y murió tres semanas más tarde.

Como ya no hacía falta navegar a Tahití, el Mascarin se dirigió a Ciudad del Cabo para encontrarse con el Marquis de Castries, de 16 cañones, y hacerse con más provisiones. En octubre de 1771 y con provisiones para 18 meses, du Fresne, (que financió el viaje amortizando sus propiedades e invirtiendo todos sus ahorros) decidió ir en busca de Gonneville Land, el término francés para el desconocido continente del sur, nombrada en honor al explorador francés, Binot Paulmier de Gonneville, que, durante una violenta tormenta en el Cabo de Buena Esperanza en 1504, se dirigió a la primera tierra que pudo avistar creyendo que sería Terra Australis. Gonneville tuvo un recibimiento acogedor y se quedó allí durante seis meses en lo que ahora se cree que era parte de la costa de Brasil en torno a la isla de Santa Catarina.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Death of Marion du Fresne at the Bay of Islands
Muerte de Marion du Fresne en la Bahía de Islas
Charles Meryon (Public Domain)

Entre los descubrimientos de du Fresne en el sur del océano Índico se cuentan Marion Island, Prince Edward Island, y las Crozets, nombradas en honor a su segundo de a bordo, Julien-Marie Crozet (1728-1782). El 3 de marzo de 1772 avistó Van Diemen's Land (Tasmania), siguiendo la ruta de Abel Tasman, y él y su tripulación fueron los primeros franceses en hacer contacto con los aborígenes tasmanos tras atracar en Blackman's Bay.

Los tasmanos, que en un principio acogieron a los franceses, pronto se volvieron hostiles cuando tres barcos pequeños de los dos navíos intentaron acercarse a la orilla. Se dispararon los mosquetes, y se lanzaron flechas y el 10 de marzo de 1772 el Mascarin y el Marquis de Castries zarparon de Blackman's Bay en dirección a Nueva Zelanda. Du Fresne avistó el monte Taranaki (en la isla Norte), nombrándolo Pic Mascarin, sin saber que el capitán James Cook ya lo había nombrado Monte Egmont en enero de 1770. En busca de agua potable y de madera para hacer reparaciones en los barcos, du Fresne se dirigió al norte y llegó a Bay of Islands (costa noreste de la isla Norte) y echó el ancla en las costas de la isla Moturua para una estancia de cinco semanas.

A diferencia de de Surville, que tuvo en cuenta las costumbres de la iwi local, la tripulación de du Fresne violó tapu (santidad o tabú) al cortar los árboles, incluidos kauri, para los mástiles y pescando en las aguas donde se habían limpiado los huesos de pescado pero todavía no se habían enterrado. Además, los franceses también se vieron inmiscuidos sin darse cuenta en una rivalidad entre iwi y la iwi local, Ngati Pou, temía que los franceses se establecieran permanentemente.

LA MUERTE PREMATURA DE DU FRESNE NO HIZO SINO CONFIRMAR LA OPINIÓN FRANCESA DE QUE NO DEBÍA INTERESARSE POR COLONIZAR NUEVA ZELANDA.

La creciente tensión acabó con la muerte de du Fresne el 12 de junio de 1772., El comandante bajó a tierra con varios miembros de la tripulación y, como a la noche todavía no habían regresado, los oficiales pensaron que du Fresne había decidido pasar la noche con la iwi local, pero después descubrieron que los hombres habían sido atacados y matados. Fue algo inesperado, ya que el 8 de junio du Fresne había recibido la bienvenida en una pōwhiri (ceremonia) especial celebrada por el rangatira de la hapū Te Hikutu (clan o tribu). Es posible que al atender la pōwhiri, estuviera mostrando favoritismo por la hapū Te Hikutu a ojos de las iwi rivales, o puede que la tripulación violara la tapu de manera inintencionada. Pasara lo que pasase, no se sabe por qué atacaron a du Fresne, pero 25 tripulantes perdieron la vida.

La expedición de du Fresne ahora estaba en manos del veinteañero Ambroise Bernard Marie Le Jar du Clesmeur (1751-1805), comandante del Marquis de Castries, y Julien-Marie Crozet, que respondió con fuertes represalias que llevaron a la muerte de unos 250 maoríes, la quema de una (fortificación) y la destrucción de waka (canoas). Los franceses no estaban en posición de marcharse inmediatamente porque no habían terminado las reparaciones de los barcos, pero ambos zarparon de vuelta a casa pasando por Manila el 12 de julio de 1772, después de que los oficiales enterraran una botella en Isla Moturoa que reclamaba Nueva Zelanda para Luis XV de Francia (que reinó de 1715 a 1774) y la nombraba Francia Austral. La muerte prematura de du Fresne no hizo sino confirmar la opinión francesa de que no debía interesarse por la colonización de Nueva Zelanda, y tuvieron que pasar 20 años antes de que regresara ninguna expedición francesa. Sin embargo, los mapas de la costa nororiental y un esbozo de una fueron importantes contribuciones en el conocimiento europeo de Aotearoa.

En busca de La Pérouse

En marzo de 1788, el oficial naval y explorador francés Jean-François de Galaup, Comte de la Pérouse (nacido en 1741), salió de la emergente colonia penal británica de Botany Bay en Sidney, Australia, y nunca se supo más de él. La Pérouse, inspirado por los viajes pioneros del capitán Cook en el Pacífico, fue enviado por Luis XVI de Francia (que reinó de 1774 a 1792) para recabar información sobre el asentamiento penal.

Antoine Bruny d’Entrecasteaux
Antoine Bruny d’Entrecasteaux
http://www.janesoceania.com/oceania_dentrecasteaux/ (Public Domain)

Antoine Bruny d’Entrecasteaux (1737-1793) lideró una expedición por el Pacífico en 1791 en busca de La Pérouse, haciendo paradas en Ambon en las Molucas, Admiralty Islands, las Salomón y Tasmania, y exploró la costa occidental y meridional de Australia antes de poner rumbo de Maria Island (Tasmania) a Nueva Zelanda. Se sabía que La Pérouse no había visitado Nueva Zelanda. Así que d'Entrecasteaux y sus barcos, el Recherche y el Esperance, avistaron las islas Tres Reyes (al noroeste del cabo Reinga, en el extremo norte de la isla Norte) e hicieron un intercambio rápido con la iwi de tela y hachas por pescado fresco antes de dirigirse al norte, donde d'Entrecasteaux descubrió y nombró el grupo de islas volcánicas Kermadec en 1793. No logró encontrar ni rastro de los barcos de La Pérouse, L'Astronabe y La Boussole, pero su topógrafo trazó la costa desde Cabo Maria van Diemen hasta los acantilados de Surville.

Expediciones científicas

El recuerdo aún reciente de la muerte de du Fresne y la Batalla de Waterloo (1815) supusieron que la siguiente visita relevante realizada por un francés a Nueva Zelanda no ocurriera hasta abril de 1824, cuando Louis-Isidore Duperrey (1786-1865) navegó hasta la Bahía de las Islas en La Coquille, una gabarra de caballos convertida en corbeta. Los franceses siguieron sin tener interés por asentarse; la expedición de Duperrey tenía como objetivo recopilar conocimientos etnográficos y botánicos. Llegó en plenas guerras de los Mosquetes (un conflicto inter-iwi de 1807 a 1837) y se quedó dos semanas antes de continuar con su vuelta al mundo.

El segundo de a bordo de Duperrey era Jules Sébastien César Dumont d'Urville" (1790-1842), un botanista y cartógrafo que regresó a Nueva Zelanda en los viajes del Astrolabe (1826-1829 y 1837-1840). La Coquille fue renombrado como L'Astrolabe en honor a La Pérouse, y la misión de d'Urville era completar los mapas del capitán Cook mediante un reconocimiento hidrográfico, continuar con la búsqueda de La Pérouse y recoger muestras botánicas.

Dumont d'Urville
Antoine Bruny d’Entrecasteaux
Château de Versailles (Public Domain)

La lista de logros de D'Urville es considerable. Duranto los viajes del Astrolabe, recogió más de 1.600 especies de plantas, incluidas la manuka, el koromiko, el toetoe y el rimu; produjo los primeros mapas importantes de Nueva Zelanda desde los de Cook y corrigió un error; navegó por primera vez con un barco por el Paso Francés, estrecho y traicionero (desde la bahía de Tasmania hasta la Bahía Almirantazgo en los Marlborough Sounds); le dio su nombre a dos tipos de alga, la Durvillaea y la Grateloupia urvilleana, al arbusto Hebe urvilleana y al ranúnculo ranunculus urvilleanus; y nombre una especie desconocida de pingüinos en honor a su mujer (los pingüinos Adélie). Su obra Voyage au Pôle Sur et dans l'Océanie (Viaje al Polo Sur y Oceanía), de varios volúmenes, demostró que d'Urville era un agudo antropólogo ya que contaba con observaciones detalladas de los maoríes.

Su legado más interesante es una novela no publicada que escribió en el viaje de regreso a casa, Les Zélandais, Histoire Australienne (Los zelandeses, historia australiana). Ambientada en 1819-1821, cuenta la historia de los efectos del contacto europeo con los maoríes. Desgraciadamente, el 8 de mayo de 1842, d'Urville, que tenía 52 años, su mujer y su hijo Jules murieron en un descarrilamiento cuando iban de Versalles a Paris.

Topónimos franceses en Aotearoa

En agosto de 1840, 60 colonos franceses de Rochefort llegaron a Akaora (península de Banks, Isla Sur) y establecieron un asentamiento. La marina francesa construyó una iglesia, un hospital, caminos y puentes, pero no tenían ni idea de que en ese momento Nueva Zelanda estaba en manos de la corona británica, tras la firma del Tratado de Waitangi el 6 de Febrero de 1840. Akaora es un destino turístico popular con un aire decididamente francés, y muchos de los descendientes de los colonos todavía viven en la región.

L'Astrolabe
El astrolabio
François Geoffroi Roux (1811–1882) (Public Domain)

La influencia francesa en Nueva Zelanda se ha conservado en la toponimia, con lugares como la bahía Petite Carenage, Duvauchelle, la bahía Le Bons, el monte Bonpland, el monte Napoleón, el glaciar La Pérouse, el glaciar Mascarin, Aiguilles Rouges y Eiffelton.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Quién descubrió Aotearoa, Nueva Zelanda?

Los primeros colonos llegaron desde la Polinesia entre 1200 y 1300. El primer europeo en avistar Nueva Zelanda fue el navegante holandés Abel Janszoon Tasman (1603-1659) el 13 de diciembre de 1642.

¿Hubo alguna colonia francesa en Nueva Zelanda?

Aunque hubo un barco francés, el Comte de Paris, que llegó a Akaroa, en la isla Sur, el 17 de agosto de 1840 con 60 colonos, ya era demasiado tarde porque los maorí ya habían cedido Nueva Zelanda a los británicos. Sin embargo, tras negociaciones con los británicos y los maorí locales, los franceses pudieron quedarse.

¿Se llegó a resolver el misterio de la expedición desaparecida de La Pérouse?

En 1826, algunos objetos de los dos barcos de La Pérouse se encontraron en la isla de Vanikoro en las islas Salomón. En 1964, se descubrieron los restos de La Boussole en los arrecifes de Vanikoro, lo que llevó a la conclusión de que ambos barcos habían naufragado durante un ciclón tropical en los arrecifes de coral sin explorar de Vanikoro.

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Kim Martins
Kim es una escritora independiente que reside en Nueva Zelanda. Es licenciada (con honores) en Historia y tiene una maestría en la Ciencia del Caos y la Complejidad. Le interesan especialmente las fábulas y la mitología, así como la exploración del mundo antiguo.

Cita este trabajo

Estilo APA

Martins, K. (2022, junio 07). La exploración francesa de Nueva Zelanda [The French Exploration of New Zealand]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2006/la-exploracion-francesa-de-nueva-zelanda/

Estilo Chicago

Martins, Kim. "La exploración francesa de Nueva Zelanda." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación junio 07, 2022. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2006/la-exploracion-francesa-de-nueva-zelanda/.

Estilo MLA

Martins, Kim. "La exploración francesa de Nueva Zelanda." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 07 jun 2022. Web. 21 jun 2024.

Afiliación