La victoria alada: la Niké de Samotracia

Costes de servidor Recaudación de fondos 2024

¡Ayuda a nuestra misión de proporcionar educación histórica gratuita al mundo! Haz un donativo y contribuye a cubrir nuestros costes de servidor en 2024. Con tu apoyo, millones de personas aprenderán historia de forma totalmente gratuita cada mes.
$3146 / $18000

Artículo

Cindy Meijer
por y , traducido por Diego Villa Caballero
Publicado el 17 julio 2019
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués
X

Una de las obras más célebres del arte helenístico es sin duda la Niké de Samotracia, expuesta en el Louvre desde 1884. La estatua de mármol blanco de Paros representa la personificación de la victoria alada. En cierto sentido, el impacto de la estatua de 2,75 m de altura es aún mayor ahora porque faltan la cabeza y los dos brazos de la diosa.

La representación magistral de las capas onduladas de su quitón (túnica) plisado deja la impresión de que Niké desciende de los cielos en medio de una tormenta. La tela de su quitón se presiona contra su cuerpo como si estuviera mojada por el aire húmedo, pero al mismo tiempo, algunas capas se balancean en pliegues detrás de ella. La diosa usa una faja debajo de sus senos y alrededor de las caderas, sobre la cual los pliegues se doblan dramáticamente. Este estilo de túnica de mujer con doble ceñidor fue popular en el siglo IV a.C. Sobre su túnica lleva un himatión (manto), que cubre su pierna derecha y es empujado contra su cuerpo por la fuerza imaginaria del viento marino. Las alas emplumadas de la diosa se extienden como si estuviera en pleno vuelo.

Eliminar publicidad
Publicidad

Nike of Samothrace
Niké de Samotracia
Tory Brown (CC BY-NC-SA)

La estatua estaba destinada principalmente a ser observada desde el lado izquierdo en una vista de tres cuartos. Esto se puede ver claramente en el lado derecho del cuerpo que, al igual que la parte posterior de la imagen, se representa con mucho menos detalle. En comparación con la composición dinámica y los finos detalles de la izquierda, la disposición del lado derecho de la estatua es bastante sencilla. La diosa desciende de los cielos y simplemente se posa en la proa de un barco con su pie derecho mientras su izquierdo todavía está en el aire. La base hecha de mármol gris de Lartos sugiere que la obra de arte no solo pretendía ser un tributo a Niké, sino que también serviría para conmemorar la victoria en una batalla naval. Junto con la base y el pedestal sobre la que se apoya, la obra mide unos impresionantes 5,57 metros de altura.

La isla de los grandes dioses

La estatua de la diosa de la victoria fue excavada en 1863, en la isla griega de Samotracia por el vicecónsul francés y arqueólogo aficionado Charles Champoiseau. Esta isla fue el hogar del antiguo santuario dedicado a los grandes dioses (Megaloi Theoi en griego). Estas deidades enigmáticas recibían un culto mistérico ctónico panhelénico, a la par de los misterios eleusinos de Deméter y Perséfone en el Ática.

Eliminar publicidad
Publicidad
LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS DE UN CIMIENTO Y EL BUEN ESTADO DE LA ESTATUA DE MÁRMOL SUGIEREN QUE LA NIKÉ ESTABA ALOJADA EN UN PEQUEÑO EDIFICIO CON TECHO.

Como iniciados en los cultos mistéricos, los asistentes juraban guardar el secreto; por lo tanto se sabe poco sobre el culto de Samotracia y los grandes dioses. Debido a su ubicación estratégica a lo largo de varias rutas comerciales en el norte del mar Egeo, el culto se asoció con la protección en el mar y, por lo tanto, era popular entre la gente de mar. Se dice que los padres de Alejandro Magno, Filipo II de Macedonia y Olimpia de Epiro, se conocieron como iniciados en Samotracia (Plut. Alex. 2.1).

Durante el período helenístico, el santuario de los grandes dioses se sometió a intensas renovaciones cuando los sucesores de Alejandro Magno (356-323 a.C.) intentaron superarse unos a otros en generosidad y se comprometieron a embellecer y ampliar el complejo del templo. Se construyó una entrada monumental al este, la cima de la colina al oeste se aplanó en una terraza y se erigió una serie de columnatas. En el punto más al sur de la meseta, en la parte más alta y remota del santuario, se colocó la estatua de Niké en un nicho de roca tallada. Los restos arqueológicos de un cimiento y el buen estado de la estatua de mármol sugieren que la Niké estuvo alojada en un pequeño edificio con techo.

Sin embargo, la estatua de Niké fue encontrada hecha pedazos entre las ruinas del santuario. También se descubrieron fragmentos de su ropa y las plumas de las alas, pero nunca se recuperaron la cabeza y los brazos. Cuando Champoiseau desenterró varios bloques de mármol gris y los restos de un edificio cerca de la estatua, llegó a la conclusión de que formaban parte de una tumba.

Eliminar publicidad
Publicidad

Right hand of the Nike of Samothrace
Mano derecha de la Niké de Samotracia
Tangopaso (Public Domain)

En 1875, el sitio fue examinado por un grupo de arqueólogos austriacos que se dieron cuenta de que los bloques formarían la proa de un barco cuando se unieran y que el conjunto debía representar la base de una estatua. Champoiseau se enteró de esto e hizo llevar los bloques al Louvre para unirlos a Niké.

En 1950, la mano derecha, sin dedos, de la estatua fue descubierta debajo de una gran roca cerca del sitio donde originalmente se encontraba Niké. Poco después se hizo evidente que algunos dedos, que se conservaban en el Museo de Historia del Arte de Viena, pertenecían a la estatua.

Reconstrucciones e hipótesis

A lo largo de los años se han intentado muchas reconstrucciones de la famosa Niké de Samotracia. No solo faltan la cabeza y los brazos de la diosa, sino también los pies, mientras que el ala derecha es una imagen en yeso proyectada a manera de espejo del ala izquierda. Por lo tanto, el estado actual de la estatua todavía deja mucho librado a la imaginación. Por ejemplo, ¿tenía Niké objetos en sus manos? Se ha sugerido que pudo haber sostenido una corona de flores para honrar al vencedor de una batalla naval, una trompeta para anunciar la victoria o que su mano estaba curvada en forma de copa para anunciar al vencedor.

Eliminar publicidad
Publicidad

Los fragmentos de las partes faltantes ofrecen una idea de la postura original de la estatua. El ala derecha habría sido más alta y estaría más inclinada hacia arriba. El brazo derecho habría estado apartado del cuerpo, con el codo doblado. Los fragmentos de la mano derecha muestran claramente que no pudo haber sostenido ningún objeto ya que la palma está abierta y los dedos estirados. Por lo tanto, Niké simplemente debía haber tenido levantado su brazo derecho a modo de saludo. Es posible que su brazo izquierdo se haya mantenido junto al cuerpo. Su cabeza, tan importante para una imagen de tal divinidad, puede haber mirado al frente, pero solo podemos especular sobre los rasgos y la expresión de su rostro.

Artist’s impression of the Nike of Samothrace
Impresión artística de la Niké de Samotracia
Cindy Meijer (CC BY-NC-SA)

Lo que motivó la creación de esta obra maestra en Samotracia, y más precisamente como dedicatoria a una victoria naval, aún se nos escapa. Las hipótesis han abarcado toda la gama de victorias navales históricamente importantes desde la batalla de Salamina (306 a.C.) hasta la batalla de Accio (31 a.C.).

Del origen del mármol gris de Lartos, extraído en Rodas y destinado para la fabricación local, podemos deducir que los rodios dedicaron un monumento a la victoria para señalar su contribución a la derrota del rey seléucida Antíoco el Grande en el 188 a.C. Esta fue también la primera vez que la República romana participó en una guerra a lo largo del Mediterráneo oriental. Sin embargo, Samotracia permaneció bajo control macedonio durante otras dos décadas.

La batalla de Salamina antes mencionada, en la que Demetrio I de Macedonia (también conocido como Demetrio Poliorcetes) aplastó el poder naval de Ptolomeo I Sóter frente a las costas de Chipre, es una candidata problemática. De hecho, el barco en el que se alinea Niké es un trihēmiolia (un tipo de trirreme) que apareció por primera vez en la flota de Rodas durante el fracaso de Demetrios en su intento de sitiar Rodas (305-304 a.C.).

Eliminar publicidad
Publicidad

Plaster Copy of the Nike
Copia en yeso de la Niké
Allard Pierson Museum (CC BY-NC-SA)

Es poco probable que Demetrio haya tenido acceso al mármol de Lartos y él no habría representado un barco creado por sus oponentes. Samotracia en ese momento cayó bajo la soberanía de su rival Casandro y Demetrio reclamó la realeza macedonia solo una década después (294 a.C.). Por lo tanto, el monumento de la victoria en Samotracia se puede atribuir a una de las muchas batallas navales que precedieron al tratado de Apamea, probablemente después de la ascensión al trono de Filipo V de Macedonia (221 a.C.).

Conclusión

Lo que hace que la Niké de Samotracia sea tan importante es que es uno de los pocos ejemplos originales que sobreviven de la escultura helenística, en lugar de ser una copia romana. A pesar de haber sobrevivido de forma incompleta, rivaliza en maestría con los frontones del Partenón de Atenas y el gran altar de Pérgamo. Incluso si los eventos históricos que motivaron su creación siguen sin estar claros, la victoria alada es verdaderamente una obra maestra de la escultura helenística. Es seguro que la diosa alada seguirá cautivando a los espectadores, tal como sin duda lo hizo cuando se encontraba en el misterioso santuario de los grandes dioses.

La versión original de este artículo se publicó originalmente en AncientWorldMagazine.com.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Diego Villa Caballero
Profesional en lenguas con estudios literarios. Profesor de castellano, escritor, traductor y entusiasta de la historia. Áreas de interés: literatura, artefactos antiguos, la historia de las religiones, la astrología, la arquitectura, la historia militar y del arte.

Sobre el autor

Cindy Meijer
Cindy Meijer es estudiante de doctorado en Historia Antigua. Su investigación se centra en el trasfondo político de los textos predictivos del Oriente Próximo helenístico.

Cita este trabajo

Estilo APA

Meijer, C. (2019, julio 17). La victoria alada: la Niké de Samotracia [Winged Victory: the Nike of Samothrace]. (D. V. Caballero, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1412/la-victoria-alada-la-nike-de-samotracia/

Estilo Chicago

Meijer, Cindy. "La victoria alada: la Niké de Samotracia." Traducido por Diego Villa Caballero. World History Encyclopedia. Última modificación julio 17, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1412/la-victoria-alada-la-nike-de-samotracia/.

Estilo MLA

Meijer, Cindy. "La victoria alada: la Niké de Samotracia." Traducido por Diego Villa Caballero. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 17 jul 2019. Web. 20 jul 2024.

Afiliación