Valeriano

Definición

Donald L. Wasson
por , traducido por Martin Guzman
Publicado el 12 enero 2017
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Valerian I (by Medium69, CC BY-SA)
Valeriano I
Medium69 (CC BY-SA)

Valeriano gobernó como emperador del Imperio romano desde el 253 d.C. hasta su captura en el 260 d.C. En el año 253 d.C., un anciano comandante militar romano y antiguo senador experimentado fue proclamado emperador por sus tropas, algo muy común en la época. Como el emperador Publio Licinio Valeriano, lucharía contra repetidas incursiones desde el norte y el este, y rara vez pisaría Roma. Sin embargo, eventualmente encontraría su desafortunada muerte a manos de un rey enemigo y se convertiría en el único emperador en morir en cautiverio.

Un imperio inestable

El último medio siglo había sido difícil para Roma, ya que el Imperio había sido gobernado por una serie de emperadores incapaces, y en las décadas venideras se repetiría lo mismo. En un período de 50 años, desde el 235 hasta el 285 d.C., hubo al menos 20 emperadores donde la mayoría murieron en batalla o asesinados. La mayoría de los historiadores señalan al año 180 d.C. como punto de la desaparición de la Pax Romana. Durante los siguientes dos siglos, hasta que finalmente se rindió ante las invasiones "bárbaras", el Imperio en Occidente luchó social, política y económicamente.

Eliminar publicidad
Advertisement

Orígenes

Proveniente de una antigua familia romana, el futuro emperador Valeriano nació en el año 195 d.C. (lugar desconocido) durante el reinado de Septimio Severo (193-211 d.C.) y, como muchos antes, ascendió de rango antes de sentarse en el trono. Sirvió como cónsul bajo Alejandro Severo (222-235 d.C.) y en el 238 d.C. apoyó la rebelión de los dos gordianos mayores contra Cayo Julio Vero Máximo y su padre Maximino el Tracio (235-238 d.C.). Sin embargo, su camino hacia el poder no sería sencillo. Desde el 249 hasta el 253 d.C., el Imperio vería a cuatro hombres ascender al trono imperial. Valeriano finalmente se pondría la túnica en el 253 d.C. y la usaría hasta su desafortunada muerte en el 260 d.C.

Predecesores inmediatos

Aunque el emperador nunca regresaría a Roma, su éxito mínimo en el este sería recompensado con los títulos de "Restaurador de Oriente", "Restaurador de la Raza Humana" y "Restaurador del Mundo".

El primero de los cuatro emperadores era descendiente de una antigua familia senatorial. Cayo Mesio Quinto Trajano Decio (249-251 d.C.), también conocido como Decio, fue un antiguo senador y gobernador de la Hispania y Mesia Superior. Como muchos antes que él (y muchos después), Decio había sido declarado emperador por sus devotas tropas a la muerte de Marco Julio Filipo, conocido por los historiadores como Filipo el Árabe (244-249 d.C.). Filipo había obtenido la etiqueta "árabe" porque era hijo de un cacique árabe. En un intento por restablecer el orden, Filipo había enviado a Decio a ser el nuevo gobernador de Mesia y Panonia. Después de derrotar a los siempre invasores godos y restaurar la estabilidad, los hombres de Decio lo proclamaron emperador. Con legiones adicionales a su disposición y con el apoyo de sus tropas, en septiembre del 249 d.C. Decio marchó hacia Roma. Los ejércitos de Filipo y Decio se enfrentaron en Verona donde Filipo sería derrotado y asesinado. Supuestamente Filipo tendría mala salud al momento y muchos lo consideraban un comandante débil. Poco después, su joven hijo y heredero sería asesinado en el campo pretoriano en Roma.

Eliminar publicidad
Advertisement

Desafortunadamente para Decio, que luchaba junto con Treboniano Galo contra los godos, él y su hijo Herenio correrían la misma suerte que su predecesor: serían asesinados en batalla. Esta vez, sin embargo, fue por un enemigo extranjero y no por sus propios soldados. Aunque su muerte puede no haber sido tan simple como parecía. Algunos afirman que la muerte del emperador pudo deberse a la traición de su lugarteniente y futuro sucesor Cayo Vibio Treboniano Galo (251-253 d.C.)

Roman Empire 271 CE
Imperio romano 271 d.C.
Pomalee et al. (CC BY-SA)

Además de una excelente carrera en el ejército, el nuevo emperador Galo había sido senador y gobernador de Mesia Superior. Aunque algunos creían que debería haber vengado la muerte de Decio, una de las primeras acciones de Galo como emperador fue no solo continuar con la persecución de los cristianos (Filipo había sido más tolerante) sino también hacer un tratado de paz desfavorable con los godos: Roma pagaría tributo mientras que los godos se quedaron con el botín y con los prisioneros de guerra. Galo creía que los términos más que favorables evitarían más invasiones al territorio romano por parte de los godos, pero estaba equivocado. Otro gesto superficial fue adoptar al hijo menor de Decio, Cayo Valente Hostiliano Mesio Quinto. Desafortunadamente, el aparente joven heredero moriría en la plaga que asoló al imperio y al ejército.

Eliminar publicidad
Advertisement

El breve reinado de Galo fue, en palabras de un historiador, "un período de continuos desastres" con el estallido de la peste, así como una amenaza sin respuesta del gobernante persa Sapor I y su invasión de Armenia. Por razones desconocidas, hasta Valeriano, Sapor había sido ignorado en gran medida por Roma, a pesar de que había tenido una política agresiva hacia los territorios romanos por más de una década, eventualmente devastando Capadocia y Siria mientras capturaba más de treinta y tres ciudades, incluyendo Antioquía.

Ascenso al poder

Mientras Galo se conformaba con establecerse en Roma, al norte del Danubio, Marco Emilio Emiliano, el una vez senador, cónsul y gobernador de Mesia Inferior, atendía a los godos (el gobernante godo Cniva exigía un aumento en el tributo). Después de ser declarado emperador por sus hombres en el verano del 253 d.C. (Emiliano había prometido a sus hombres bonificaciones considerables si lograban la victoria contra los godos), marchó al sur hacia Italia. El Senado romano inmediatamente lo declaró enemigo público. Galo y su hijo Cayo Vibio Volusiano enviaron un mensaje a Valeriano para que reuniera las tropas en Recia y los ayudara contra Emiliano. Desafortunadamente, Valeriano se retrasó y no llegó a tiempo, ya que Galo y su hijo fueron asesinados por sus propias tropas que inmediatamente, como era de esperar, juraron lealtad a Emiliano. A su llegada a Roma, el mismo Senado romano que lo había declarado como proscrito lo reconoció como emperador. Sin embargo, el nuevo emperador no disfrutaría del lujo de usar la túnica imperial por mucho tiempo.

Aunque no pudo ayudar a Galo, Valeriano optó por continuar su marcha hacia roma. Durante esta larga marcha, al igual que los que le precedieron, antes de dejar Recia, fue declarado emperador por su ejército. Inmediatamente, Emiliano marchó hacia el norte para enfrentarse a él y, como se dice a menudo que la historia se repite, murió a manos de sus propios hombres en octubre del 253 d.C., cerca de la ciudad de Espoleto en el apropiadamente llamado Pons Sanguinarius o Puente de Sangre. Sus hombres luego juraron lealtad a Valeriano. Se había evitado una grave guerra civil.

Eliminar publicidad
Advertisement

Valeriano como emperador

Al llegar a Roma, Valeriano esperaba poner orden en el imperio; sin embargo, las presiones externas agravaron las demandas económicas, políticas y morales internas. Un historiador dijo que heredó un imperio "fuera de control". Sabiamente, Valeriano nombró a su hijo Publio Licinio Egnacio Galieno como coemperador. Después de la muerte de su padre, Galieno serviría solo hasta el 268 d.C. pero sería asesinado por los oficiales de su propio despacho. Después de enviar a su hijo al norte para enfrentarse a los siempre amenazantes godos allí, la primera preocupación de Valeriano fue reparar el daño en el este causado no solo por Sapor I, una situación ampliamente ignorada por sus predecesores, sino también disuadir los continuos ataques godos; los cuales habían decidido cambiar sus esfuerzos hacia el este donde finalmente saquearon la antigua ciudad de Atenas. Desafortunadamente, aunque el emperador nunca regresaría a Roma, su supuesto éxito mínimo en el este sería recompensado con los impresionantes títulos de restaurador de Oriente, restaurador de la raza humana y restaurador del mundo.

Defeat of Valerian by Shapur
Derrota de Valeriano por Sapor
Marie-Lan Nguyen (CC BY-SA)

Mientras marchaba hacia Asia Menor, Valeriano envió un contingente de tropas a Bizancio para hacer retroceder a los borgoñones y godos que habían atacado Tracia y Tesalónica y empujado más al sur a través del Helesponto hacia Calcedonia y Bitinia, quemando Nicomedia y Nicea. Valeriano finalmente llegó a Mesopotamia para ayudar a Bitinia donde su ejército, al llegar, fue devastado por la peste. Después de una devastadora derrota en la batalla de Edesa, el emperador decidió negociar un tratado de paz con el rey persa. En el año 260 d.C., junto con su personal general, incluido el comandante pretoriano, Valeriano se reunió con Sapor para discutir los términos, pero la reunión se convirtió en una trampa.

Cautividad y muerte

Según algunos relatos, Valeriano pasaría el resto de su vida en Persia como prisionero y esclavo, arrastrando cadenas y obligado a agacharse para que Sapor pudiera pisar la espalda del emperador para montar su caballo. Tras su muerte, la piel de Valeriano fue removida y teñida, luego se mostró a los futuros visitantes del templo (principalmente como advertencia). La Res Gestae Divi Saporus o "Los actos del divino Sapor" celebraron la captura del emperador. La muerte de Valeriano nunca sería vengada porque Sapor moriría de una enfermedad en el 270 d.C.

Eliminar publicidad
Advertisement

Muchos historiadores ven a Valeriano como otro ejemplo de una larga serie de emperadores incompetentes. Lamentablemente, el emperador, el único en ser capturado y tomado como prisionero, no sería recordado únicamente por su captura y humillación. En el 257 d.C. emitió el primer edicto para todo el imperio que ordenaba la persecución de la Iglesia cristiana. Se apoderó de la propiedad cristiana y ejecutó a los cristianos que no se retractaron de sus creencias. Muchos escritores cristianos incluso afirman que su captura y trato a manos de Sapor fue evidencia de la ira de Dios. Sin embargo, una idea innovadora iniciada por Valeriano fue usada más tarde por el emperador Diocleciano. Antes de moverse hacia el este, Valeriano dividió el Imperio en dos: tomó el este mientras que su hijo se quedó con el oeste. Tristemente, Valeriano no podría ver que esta idea se hiciera realidad. Si hubiera tenido éxito contra Sapor, la historia podría haberlo visto de manera diferente.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Martin Guzman
Ingeniero en Tecnologías de la Información. Interesado en temas históricos pero especialmente en historia militar. Busca compartir el interés de estos temas y hacerlo llegar a una mayor cantidad de personas.

Sobre el autor

Donald L. Wasson
Donald impartió clases de Historia de la Antigüedad, de la Edad Media y de los Estados Unidos, en el Lincoln College (Normal, Illinois) y desde que comenzó a leer sobre Alejandro Magno, siempre ha sido y será un estudiante de historia. Le hace ilusión transmitir conocimientos a sus alumnos.

Cita este trabajo

Estilo APA

Wasson, D. L. (2017, enero 12). Valeriano [Valerian]. (M. Guzman, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-692/valeriano/

Estilo Chicago

Wasson, Donald L.. "Valeriano." Traducido por Martin Guzman. World History Encyclopedia. Última modificación enero 12, 2017. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-692/valeriano/.

Estilo MLA

Wasson, Donald L.. "Valeriano." Traducido por Martin Guzman. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 12 ene 2017. Web. 20 abr 2024.

Afiliación