Brasil portugués

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 08 julio 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués, turco
Rio, Portuguese Brazil (by Nicolas-Antoine Taunay, Public Domain)
Río, Brasil portugués
Nicolas-Antoine Taunay (Public Domain)

Con una gran riqueza de recursos naturales, Brasil fue por lejos la colonia más importante del Imperio portugués y en algún momento fue el primer productor mundial de azúcar, diamantes y tabaco. Colonizados a partir de la década de 1530, la mayoría de los asentamientos eran ciudades costeras hasta que se explotó el interior, lo que provocó nuevos conflictos con los amerindios.

Al importar un gran número de esclavos de África, la sociedad brasileña se hizo multicultural, pero siguió dominada por los europeos blancos. La colonia se vio amenazada desde el punto de vista militar y comercial en repetidas ocasiones por los franceses, neerlandeses y británicos, pero Portugal mantuvo su joya de la corona colonial hasta que Brasil logró la independencia en 1822.

Eliminar publicidad
Advertisement

Europa descubre Brasil

Vasco da Gama (c. 1469-1524) navegó alrededor del Cabo de Buena Esperanza y hacia la India en 1497-1499, dando a los portugueses acceso al comercio de especias de Oriente. Los portugueses siguieron creando un imperio de puertos comerciales que iban desde África Oriental hasta Japón. Uno de los derivados del épico viaje de da Gama fue importante para Brasil, al otro lado del mundo. Da Gama había sido pionero en una nueva ruta para navegar por el océano Atlántico y obtener vientos favorables. Era una estrategia arriesgada que implicaba navegar muy lejos en el medio del Atlántico. Cuando Pedro Álvares Cabral se dispuso a repetir la hazaña de da Gama en marzo de 1500, navegó demasiado al oeste y "descubrió" accidentalmente Brasil (aunque la visita pudo haber sido planeada por los siempre secretos portugueses). Cabral permaneció ocho días en Baia Cabrália, donde conoció a los amerindios. Un marinero español, Vicente Yáñez Pinzón, había sido quizás el primer europeo en avistar la costa brasileña el año anterior, pero no está claro dónde fue exactamente. En cualquier caso, fueron los portugueses quienes reclamaron Brasil como propio porque, como se había acordado con España en el Tratado de Tordesillas de 1494, estaba dentro de su esfera de influencia. Una segunda expedición portuguesa, dirigida por Gonçalo Coelho, exploró la costa brasileña con más detalle en 1501. Otro famoso explorador, el florentino Américo Vespucio (1451-1512), la visitó en 1502, y da la siguiente descripción:

Esta tierra es muy encantadora, está cubierta de un número infinito de árboles verdes y muy grandes que nunca pierden su follaje, y a lo largo del año dan los más dulces perfumes aromáticos y producen una variedad infinita de frutas, gratificantes para el gusto y saludables para el cuerpo... y los campos producen hierbas y flores y muchas raíces dulces y buenas, que son tan maravillosas... que me pareció estar cerca del paraíso terrestre.

(98)

Portuguese Colonial Empire in the Age of Exploration
Imperio colonial portugués en la Era de las Expediciones
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

El nombre de Brasil, que aparece por primera vez en los mapas de 1511, puede derivar de la "madera de Bresel", que era una popular madera dura de color rojizo exportada desde la India a Europa en la Edad Media. Un tipo de madera similar era común en los bosques de Brasil. Otra posibilidad es que el origen sea brasa, el nombre portugués de esta madera roja oscura y su tinte. Una de las primeras exportaciones de éxito de Brasil fue esta madera dura, utilizada en todo tipo de productos, desde barcos hasta violines. Esta madera atrajo a los comerciantes privados portugueses a Brasil a partir de 1502, quienes establecieron la primera estación comercial (feitoria) al norte de Río de Janeiro.

Eliminar publicidad
Advertisement
En 1549, Brasil se convirtió en una colonia oficial de la Corona y la capital se estableció en Salvador de Bahía.

En 1511, la Corona portuguesa, recelosa de los intereses de España, se lanzó a la conquista de Brasil de forma oficial pero secreta. João de Lisboa y Estêvão Froes comandaron dos carabelas que exploraron la costa brasileña. España envió una flota para hacer lo mismo en 1515. Ambas naciones buscaban una ruta para rodear el extremo sur de América y acceder a Asia. El explorador portugués Fernando de Magallanes (c. 1480-1521), al servicio de España, fue el primero en lograr esa hazaña en su expedición de 1519-22 que circunnavegó el globo. Aunque España consiguió acceder al Océano Pacífico, fue Portugal quien se puso a trabajar en la colonización de Brasil.

Los portugueses avanzan hacia el Oeste

El primer asentamiento portugués en Brasil se produjo en São Vicente en 1532. Varios centenares de colonos llegaron en barco para establecer estas colonias que fueron creciendo en cantidad a lo largo de la costa brasileña. Los territorios fueron entregados por la Corona en forma de 15 mercedes feudales o "capitanías" que obligaban a los nobles, o más bien a sus vasallos, a explotar las tierras para la agricultura. El modelo de capitanía se había utilizado con éxito en las colonias insulares portuguesas del Atlántico Norte, pero el desarrollo colonial era lento en Brasil. La calidad de los inmigrantes era baja, con muchos aventureros sin escrúpulos e indeseables sociales mezclados con los auténticos colonos -agricultores, eclesiásticos y aquellos que buscaban liberarse de la persecución religiosa, como los judíos y los judíos convertidos (cristianos nuevos). En consecuencia, la Corona nombró a un gobernador en 1549 para poner orden e impulsar las cosas. Brasil se convirtió en una colonia oficial de la Corona y la capital se estableció en Salvador de Bahía, donde se construyó un hospital, una prisión, una catedral, muros de fortificación y una aduana.

Eliminar publicidad
Advertisement

A mediados del siglo XVI, los franceses habían sido eliminados como rivales comerciales, y en 1567 se tomó su incipiente colonia de France Antarctique en la bahía de Guanabara. El asentamiento se convirtió en Río de Janeiro. En 1570, los asentamientos coloniales ya estaban tomando forma, y los indígenas amerindios fueron sometidos y obligados a residir en aldeas controladas.

Dancing Tapuias
Tapuyas bailando
Albert Eckhout (Public Domain)

En 1572 se estableció un virreinato, como el de la Goa portuguesa para el Estado da India (el Imperio portugués al este del Cabo de Buena Esperanza). El virreinato se dividió en dos partes, con Salvador como capital del norte y Río de Janeiro como capital del sur (Río se convirtió en capital única en 1763). A finales del siglo XVI, el interior de Brasil estaba siendo explorado, principalmente a través de los ríos, y se establecieron nuevos asentamientos. En 1600, los europeos en el Brasil colonial eran unos 30.000. En la década de 1620 seguían apareciendo amenazas de otras potencias europeas, sobre todo en torno a la desembocadura del río Amazonas, pero por el momento las expediciones de la portuguesa Belém manejaban estas incursiones con facilidad.

Los amerindios

Los europeos se quedaron un poco perplejos ante los indígenas brasileños. Parecía que no tenían propiedades ni gobernantes, ni sistema político, ni rango en su sociedad, ni creencia en el alma. Vivían según la naturaleza, encontrando y tomando todo lo que necesitaban (que era muy poco) de la selva que era su hogar, aunque practicaban una agricultura de rotación, de tala y quema. Los primeros exploradores hablaban de canibalismo, de guerras despiadadas entre tribus e incluso de sacrificios humanos. Sin duda, los europeos no pudieron apreciar ni comprender la cultura de estos amerindios tupíes-guaraníes, como llegaron a ser llamados por los forasteros, pero tenían poco interés en averiguarlo. Al igual que en otras partes del imperio, los portugueses estaban aquí solo para explotar los recursos locales, y solo los misioneros se interesaban por los pueblos que habían vivido en Sudamérica sin ser molestados durante milenios y estudiaban las lenguas nativas.

Eliminar publicidad
Advertisement

Las relaciones comerciales pacíficas y ocasionales con la población indígena pronto se convirtieron en hostilidades. Los portugueses sometían a los amerindios que tenían intención de hacer la guerra e intentaban utilizar a los más pacíficos como mano de obra, pero este no era un trabajo que los hombres amerindios hicieran habitualmente, y escapaban fácilmente de vuelta a su selva a la menor oportunidad. Los portugueses utilizaron como esclavos a los amerindios capturados por las tribus más amistosas, lanzaron sus propias expediciones de caza de esclavos y los misioneros obligaron a los amerindios a vivir en aldeas misioneras (aldeamentos) controladas por organizaciones como la Sociedad Jesuita. En la década de 1560, la sociedad amerindia se estaba desmoronando, decenas de miles de personas habían muerto a causa de enfermedades europeas como la viruela, y la mayoría de los que seguían siendo libres abandonaron sus asentamientos y se adentraron en el interior de Brasil; la expansión colonial pronto atrapó a muchos de ellos en una sangrienta guerra de exterminio. En 1755, al menos, los amerindios fueron reconocidos como súbditos plenos y libres de la Corona portuguesa, y las aldeas de las misiones se disolvieron.

Plantaciones de azúcar y esclavitud

Los portugueses habían desarrollado un exitoso sistema de plantaciones para el cultivo de la caña de azúcar en colonias como Santo Tomé y Príncipe. Como se trata de un cultivo que requiere mucha mano de obra, se trajeron esclavos de la cercana África Occidental para trabajar en las plantaciones (fazendas). El sistema se aplicó a mayor escala en el Brasil colonial a partir de la década de 1530, donde la disponibilidad de tierras era mucho mayor. Las primeras plantaciones se realizaron en Pernambuco, Sâo Vicente y Río. En pocas décadas, Brasil se convirtió en el mayor productor mundial de azúcar. En 1570, Brasil contaba con 60 molinos de caña (engembos); en 1645, había 350.

Making Sugar Loaves
Haciendo panes de azúcar
The British Museum (CC BY-NC-SA)

Al principio, los esclavos para las plantaciones se adquirían localmente, pero a partir de 1570 se prohibió esclavizar a los amerindios. La mayoría de los esclavos, por lo tanto, llegaban por barco desde África, especialmente desde la Angola portuguesa. Brasil fue, por lejos, el mayor importador de esclavos de América a lo largo del siglo XVII. Cuando la producción brasileña de azúcar estaba en su apogeo, entre 1600 y 1625, se trajeron 150.000 esclavos africanos a través del Atlántico. En toda la historia del comercio de esclavos en el Atlántico, alrededor de un tercio de todos los esclavos fueron en barcos portugueses a Brasil y para su reventa a las colonias españolas. Uno de cada cinco esclavos nunca sobrevivió a las horrendas condiciones de transporte a bordo de barcos estrechos e inmundos. El viaje a Río era uno de los más largos y duraba 60 días. Los esclavos africanos tenían que aprender el idioma local, el portugués criollo. La mano de obra más calificada procedía de los inmigrantes, muchos de los cuales venían de las colonias portuguesas del Atlántico Norte, que sufrían las consecuencias de la producción de azúcar a gran escala en Brasil. La mayor parte del azúcar producido se enviaba a Europa.

Eliminar publicidad
Advertisement

Comercio, oro y diamantes

Los carruajes navegaban regularmente de Brasil a Lisboa transportando 125 tipos de productos, desde el caparazón de tortuga hasta los topacios. Brasil, como ya se ha dicho, era un exportador masivo de maderas duras y también del tinte del palo de Brasil (caesalpina echinata), de color rojo intenso o incluso púrpura, muy demandado por los fabricantes de tela de Europa. La madera dura fue la principal exportación brasileña hasta que fue sustituida por el azúcar a principios del siglo XVII, pero siguió siendo importante hasta el siglo XIX, cuando la escasez, más que nada, hizo que esta parte de la industria maderera disminuyera drásticamente.

Tardó en ponerse en marcha, pero el oro exportado a Lisboa desde las minas brasileñas, principalmente en Minas Gerais, llegó a ser de una cantidad considerable. Como señala el historiador A. R. Disney:

En 1711, la cantidad anual de oro brasileño enviado legalmente a Portugal había aumentado a casi 15.000 kilogramos (33.000 libras)... De repente, Portugal estaba recibiendo de su posesión de ultramar mucho más oro del que cualquier otra potencia imperial había extraído antes de una colonia.

(Vol 1, 252-3).

A medida que la fiebre del oro continuaba en Minas Gerais, la producción anual se elevó a un pico de más de 30.000 kg y nunca estuvo por debajo de los 18.000 kg durante las siguientes décadas.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

La mandioca era un cultivo importante en el Brasil colonial, destinado en gran parte al mercado interno para alimentar a la población de esclavos y mano de obra libre que trabajaba en las plantaciones. El trigo se cultivaba a gran escala en los alrededores de São Paulo. En la periferia del territorio colonial se encontraban muchas grandes haciendas ganaderas que proporcionaban carne, leche, cuero y abono a la colonia. Desde finales del siglo XVII, se cultivaba tabaco en cantidades importantes, un cultivo autóctono que requería un desembolso de capital inicial mucho menor que la caña de azúcar. El tabaco de Bahía representaba el 90% de la producción y Brasil se convirtió en el mayor productor mundial, estimulado por la creciente adicción de los fumadores europeos, africanos y asiáticos.

Slave Women, Brazil
Mujeres esclavas, Brasil
Carlos Julião (Public Domain)

Desde principios de la década de 1730, Brasil producía diamantes en cantidades significativas, desafiando a la otra fuente principal del mundo, Madrás (actual Chennai) en la India. En esta década, el volumen anual de diamantes que llegaba a Lisboa era de 300.000 quilates, cuatro veces mayor que las exportaciones de Madrás a toda Europa. De hecho, la producción era tan elevada que la Corona se vio obligada a restringir severamente la extracción de diamantes en Brasil para que los precios no se desplomaran. Todos estos lingotes de oro y diamantes convirtieron al rey portugués, João V de Portugal (quien reinó de 1706 a 1750), probablemente en el monarca más rico de Europa. Por desgracia para el pueblo portugués, la mayor parte de la riqueza se dilapidó en fastuosos proyectos de construcción o se destinó a reducir las deudas crónicas del Estado. Los enormes costos de mantenimiento de un imperio mundial y el déficit comercial del país eran agujeros negros que ni siquiera las riquezas de Brasil podían llenar.

La sociedad colonial

Al igual que en otros lugares, la sociedad colonial en las zonas urbanas estaba dominada por los grandes propietarios y los comerciantes. También había soldados portugueses, comerciantes, eclesiásticos, artesanos y pequeños agricultores deseosos de ganarse la vida mejor de lo que era posible en una patria a menudo empobrecida. También estaban los degregados (indeseables), como los convictos, los no católicos y los aventureros en general. Había inmigrantes de otras colonias portuguesas, especialmente de las islas del Atlántico, y comerciantes europeos de Gran Bretaña, Italia, Francia y otros países. También había esclavos africanos e hijos de esclavos (alrededor de un tercio de la población total), y esclavos que habían ganado o comprado su libertad.

Al igual que en otras colonias, el escaso número de mujeres europeas dio lugar a una gran mezcla de razas (europeos, amerindios y africanos), más en Brasil que en cualquier otra colonia portuguesa. Dentro de cada uno de estos grupos, había otro nivel de diversidad, ya que cada categoría estaba formada por muchas nacionalidades diferentes con culturas distintas y muchas lenguas africanas y amerindias. Los hijos mestizos de estas interrelaciones eran conocidos como mestizos. Los mestizos y los esclavos liberados tenían dificultades en la sociedad, ya que no solo tenían que luchar contra los prejuicios cotidianos, sino que el racismo institucional existía de muchas formas. A los africanos, amerindios y mestizos les resultaba muy difícil participar en los negocios, ya que los bancos rara vez les ofrecían préstamos. Tampoco podían entrar en el comercio, ya que no podían obtener una licencia. Por tanto, los no blancos tenían que contentarse con puestos bajos en la sociedad, como funcionarios, ayudantes en tiendas, barberos o como mano de obra en las plantaciones. Muchos vivían en la periferia de la sociedad, cultivando lo justo para ellos y sus familias en pequeñas parcelas o viviendo de la caridad; muchos se hundían por debajo del umbral de la pobreza. Los no blancos tampoco podían participar en el gobierno local ni en la câmera, por lo que era imposible cambiar los límites que la sociedad colonial, dominada por los blancos, les imponía.

Slavery in Brazil
La esclavitud en Brasil
Wilfredor (CC BY-SA)

La élite blanca se aseguró de mantener su posición exaltada mediante estas leyes discriminatorias y haciendo que sus hijos solo se casaran con otras familias europeas. No era raro que los padres blancos ricos enviaran a sus hijas a vivir a un convento en Portugal antes que casarse con alguien de una posición inferior a la suya en Brasil. Los hijos de la élite blanca eran enviados a educarse a Portugal, ya que incluso en las ciudades más grandes de Brasil la educación era rudimentaria. Esta fue otra barrera que creó una clara y duradera división entre "ellos y nosotros" en el conjunto de la sociedad brasileña.

Ataques neerlandeses a Brasil

Desde principios del siglo XVII, otras potencias europeas comenzaron a desafiar el imperio de Portugal. Asaltaron puertos y atacaron barcos, los despojaron de su carga y los hundieron. Brasil era un objetivo como cualquier otro, de hecho, la colonia había visto a los comerciantes rivales, particularmente a los franceses, desde los primeros días de su fundación. A medida que el poder marítimo neerlandés y británico aumentaba, también lo hacía su amenaza para Brasil.

Los neerlandeses formaron la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales en 1621 para comerciar, saquear y formar nuevas colonias americanas. En 1624, capturaron Salvador, pero solo pudieron retenerla durante un año. En 1630, los holandeses tomaron Olinda y Recife y, en 1632, Pernambuco. Luego ocuparon el norte de Brasil en 1635, y los portugueses, deseosos de proteger el activo más valioso de su imperio, se vieron obligados a enviar una armada de 41 barcos y 5000 hombres en 1638. Los portugueses no recuperaron el control total de Brasil hasta 1654 (en gran parte gracias a que los neerlandeses estaban distraídos por una guerra con Inglaterra desde 1652), pero la interrupción del comercio del azúcar, en particular, había sido significativa.

En 1649 se constituyó la Companhia Geral do Brasil, a imitación de la Compañía Neerlandesa. La mayor y más centralizada organización del comercio brasileño que aportó la Compañía de Brasil dio sus frutos y la introducción de un sistema de convoyes para los barcos que partían hacia Europa redujo en gran medida las pérdidas a manos de los corsarios. En 1663 se acordó un tratado de paz entre Portugal y los Países Bajos, acuerdo que se renovó en 1669. Por 4 millones de cruzados (monedas de oro de la época), los neerlandeses aceptaron renunciar a todas las reclamaciones sobre Brasil. No era una suma enorme, pero los portugueses tardaron 50 años en pagar la deuda. Los desafíos territoriales del Brasil portugués se redujeron considerablemente. En su lugar, el arma preferida de las potencias europeas fue el comercio.

La implicación británica en Brasil

La amenaza de los rivales europeos obligó a Portugal a firmar otros tratados comerciales con sus rivales a partir de mediados del siglo XVII. Los portugueses firmaron el Tratado de Methuen de 1703 con Gran Bretaña, por el que el capital británico permitió el auge del comercio en y desde Brasil. En 1711, Francia se apoderó brevemente de Río de Janeiro, y España se dedicó a utilizar el sur de Brasil. El Imperio portugués era frágil, y un acuerdo con los británicos parecía la opción más segura. Gracias a la creciente demanda en Europa, a mediados del siglo XVIII, el algodón, el arroz, el cacao y el café se sumaron al azúcar, el tabaco y la madera de Brasil como principales exportaciones. Además, Brasil era ahora un mercado importante para productos europeos como el vino, el aceite de oliva, los cereales y los tejidos de lana. El problema era que, aunque Brasil seguía en manos portuguesas, los comerciantes británicos gozaban de ciertos privilegios. Entre ellos, el derecho a comerciar con mercancías en los puertos portugueses (excepto el aceite, el vino y el bacalao) y a disfrutar de derechos favorables sobre las importaciones británicas a Brasil. Posteriormente, los comerciantes neerlandeses y franceses obtuvieron ventajas similares.

Dutch Ship in Recife, Brazil
Barco neerlandés en Recife, Brasil
Abraham Willaerts (Public Domain)

La consecuencia de esta política, aunque forzada por los portugueses debido a su falta de poder militar, fue que cada vez se perdió más comercio para ellos. La situación se agravó con el declive de la producción de oro y el desarrollo de las plantaciones coloniales de azúcar rivales en el Caribe y América del Norte, lo que redujo drásticamente los clientes de los productos luso-brasileños e hizo subir el precio de los esclavos. Para tratar de corregir la balanza comercial de la corona, que no dejaba de disminuir, se promulgaron leyes suntuarias que impedían a los ciudadanos luso-brasileños comprar determinados productos extranjeros, como cristalería, porcelana y textiles.

Independencia

En el siglo XVIII, Brasil comenzaba a actuar como país por derecho propio. Se enviaron reclutas de Brasil, incluidos amerindios, para ayudar a Portugal a mantener el control de sus colonias más problemáticas, como la Angola portuguesa. Con ellos se fueron los productos alimenticios nativos de América que empezaron a cultivarse en África. También existía un comercio directo entre Brasil y África sin la participación directa de la Corona portuguesa.

Muchos brasileños, inspirados por los acontecimientos de la Guerra de la Independencia estadounidense (1776-83) y el contacto con algunos de sus líderes, comenzaron a agitar la independencia. Aun así, la colonia se consideró lo suficientemente segura como para que la corte portuguesa, temiendo su seguridad después de que Francia invadiera Portugal en 1807, la trasladara a Brasil durante las Guerras Napoleónicas (1803-1815). En realidad, esta medida aceleró la independencia.

Los brasileños, deseosos de liberarse de los impuestos y aranceles impuestos por el gobierno portugués y en busca de la igualdad de derechos para todos los ciudadanos, lograron la independencia en 1822, de forma bastante extraña, declarando a Pedro I (quien reinó de 1822 a 1831) como su rey y primer emperador de Brasil. Pedro era hijo de João VI de Portugal (quien reinó de 1816 a 1826). Brasil se convirtió así en una monarquía por derecho propio, aunque obviamente con estrechos vínculos con la monarquía tradicional portuguesa. Los portugueses siguieron participando en el lucrativo comercio de esclavos con Brasil, a pesar de que el gobierno portugués lo decretó oficialmente ilegal en 1836. El comercio terminó finalmente en 1853, cuando el gobierno brasileño aplicó su propia prohibición de entrada de esclavos. Convertido en república en 1891, y tras sufrir dos períodos de dictadura, de 1930 a 1945 y de 1964 a 1969, Brasil se convirtió en una república democrática en 1985.

Eliminar publicidad
Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública (inglés/español), uruguaya, con estudios avanzados de Lingüística. Sus áreas de experiencia como traductora son la traducción biosanitaria y la traducción jurídica. Le interesan la Historia y las humanidades en general.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2021, julio 08). Brasil portugués [Portuguese Brazil]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19911/brasil-portugues/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Brasil portugués." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación julio 08, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-19911/brasil-portugues/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Brasil portugués." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 08 jul 2021. Web. 17 abr 2024.

Afiliación