Vasco da Gama

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Agustina Cardozo
Publicado el 03 junio 2021
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés, portugués
Vasco da Gama as Viceroy (by Unknown Artist, CC BY-NC-SA)
Vasco de Gama como virrey
Unknown Artist (CC BY-NC-SA)

Vasco da Gama (c. 1469-1524) fue un navegante portugués que, en 1497-9, rodeó el Cabo de Buena Esperanza en el sur de África y llegó a Calicut (actual Kozhikode), en la costa suroeste de la India. Este fue el primer viaje directo de Portugal a la India y permitió a los europeos entrar en el tan lucrativo comercio oriental de especias.

Da Gama repitió su viaje en 1502-3, pero esta vez la diplomacia pasó a un segundo plano frente a los cañones. Los patrones de comercio bien establecidos en el océano Índico cambiaron para siempre, ya que otras potencias europeas siguieron la estela de Da Gama y los europeos se desplazaron cada vez más hacia el este en busca de riquezas. Da Gama se convirtió en una leyenda en vida, y su ascenso a la cima de la sociedad portuguesa se confirmó cuando fue nombrado virrey de la India portuguesa en 1524. En 1524, Vasco da Gama navegó por tercera vez a la India para asumir su nuevo cargo, pero murió de enfermedad poco después de llegar a Cochin (actual Kochi), en la costa suroeste.

Eliminar publicidad

Advertisement

Vasco da Gama abandonó Cabo Verde y navegó hacia el oeste, hacia el Atlántico medio, en una amplia curva, con la esperanza de alcanzar vientos favorables del sur.

Juventud

Vasco da Gama nació hacia 1469 en Sines, en la región portuguesa del Alentejo. Su padre era Estêvão da Gama, miembro de la nobleza menor, y su madre era doña Isabel Sodré. Al igual que su padre, Vasco participó en la Orden Militar de Santiago. También fue miembro de la corte del rey Manuel I de Portugal (que reinó de 1495 a 1521). Poco se sabe de su vida y su carrera, salvo que participó en varias expediciones militares, probablemente en el norte de África, y que comandó una pequeña flota que capturó barcos franceses en varios puertos del sur de Portugal en 1492. No se sabe por qué un personaje relativamente desconocido tuvo la fortuna de ser seleccionado por el rey para comandar una importante expedición marítima a las Indias.

Preparación

La Corona portuguesa ya había colonizado con éxito tres archipiélagos: Madeira (1420), las Azores (1439) y Cabo Verde (1462) en el Atlántico, frente a la costa de África Occidental. En 1434 se navegó por el traicionero Cabo Bojador y se descubrió que los barcos con velas latinas y con un rumbo audaz para captar los vientos y las corrientes en el Atlántico medio podían volver a Europa de manera segura. Además, a partir de 1456, los marineros portugueses utilizaron un cuadrante para medir su posición de latitud lejos de tierra utilizando las estrellas. El camino hacia el sur y el este estaba por fin abierto para quienes estuvieran dispuestos a correr los riesgos necesarios para llegar a él.

Eliminar publicidad

Advertisement

Portuguese Colonial Empire in the Age of Exploration
Imperio colonial portugués en la Era de las Expediciones
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

En 1488, Bartolomeu Dias navegó por la costa de África Occidental y realizó el primer viaje alrededor del Cabo de Buena Esperanza, el extremo sur del continente africano (actual Sudáfrica). Dias planeó un segundo viaje más ambicioso para encontrar una ruta marítima directa a la India. Sin embargo, el mando de esta segunda expedición se concedió a Vasco da Gama. Su objetivo principal, como respondió un tripulante a la pregunta "¿por qué estás aquí?" cuando finalmente llegó a la India, fue encontrar cristianos y especias. El primer objetivo se basaba en la convicción de que en algún lugar de Oriente había un gran reino cristiano, o varios. Estos reinos podrían ser aliados útiles contra los estados islámicos de Oriente Medio, antiguos rivales de las potencias europeas en términos de religión y comercio. Los portugueses conocían el comercio bien establecido que se realizaba en Oriente Medio entre los estados asiáticos, africanos, musulmanes e italianos, un comercio que ya atravesaba el océano Índico, el mar Rojo y las rutas terrestres de Oriente Medio. Otros motivos eran la búsqueda de fuentes de alimentos, ya que Portugal era un importador neto de productos alimenticios en aquella época, la obtención de honor y prestigio para la Corona y la adquisición de riqueza y gloria para los marineros que arriesgaban sus vidas. La recopilación de conocimientos científicos y geográficos solo se consideraba útil si contribuía a la consecución de los objetivos principales de la expedición.

Los viajes de Vasco da Gama a la India y de Cristóbal Colón a las Américas abrieron el mundo a la exploración y colonización europeas.

La financiación de la expedición provino de una mezcla de la Corona y de comerciantes privados, y no faltó en absoluto. Se construyeron dos barcos específicamente para el viaje: El São Gabriel, que sería comandado por da Gama, y el São Rafael. Los otros dos barcos eran el Berrio, una carabela, y, el mayor de la flota, un barco almacén de 200 toneladas. Entre los capitanes elegidos por da Gama estaban sus propios hermanos Paulo y Nicolau Coelho, que capitanearían el São Rafael y el Berrio respectivamente. Otro miembro importante del equipo era el piloto jefe de Dias, Pêro de Alenquer, que tenía una valiosa experiencia en el Cabo. Por último, la tripulación, elegida a dedo y que no superaba los 170 hombres, estaba bien pagada en comparación con otras expediciones.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Primer viaje a la India

El explorador portugués partió de la desembocadura del río Tajo, cerca de Lisboa, el 8 de julio de 1497 y llegó a la colonia portuguesa de Cabo Verde, donde reabasteció sus barcos. Abandonó Cabo Verde el 3 de agosto y, en lugar de bordear la costa africana, navegó hacia el oeste, hacia el Atlántico medio, en una amplia curva, con la esperanza de encontrar vientos favorables. Como resultado, los marineros pasaron tres meses en el mar sin ver tierra. Dias, por el contrario, había abrazado la costa de África Occidental y presionado laboriosamente contra los vientos y las corrientes predominantes.

Vasco da Gama Departing Lisbon
Vasco da Gama partiendo de Lisboa
Alfredo Roque Gameiro (Public Domain)

La monótona rutina de la vida en el mar solo se rompía a la hora de comer:

Eliminar publicidad

Advertisement

El mozo de cocina preparaba la única comida caliente diaria en un fogón lleno de arena en la cubierta, y los hombres se comían el resultado de las trincheras de madera con los dedos o con navajas. Todos los miembros de la tripulación, desde el capitán hacia abajo, recibían las mismas raciones básicas diarias: una libra y media de galleta, dos pintas y media de agua y pequeñas medidas de vinagre y aceite de oliva, junto con una libra de carne de vaca salada o media libra de cerdo, o arroz y bacalao o queso en lugar de la carne en los días de ayuno. Los manjares como los frutos secos se reservaban para los altos mandos y resultaban vitales para preservar su salud.

(Cliff, 174)

La pequeña flota finalmente giró hacia el este, y llegaron al extremo sur de África el 7 de noviembre, varias semanas antes de lo que había conseguido Dias. Se repararon, limpiaron y reabastecieron los barcos en una bahía que bautizaron como Bahía de Santa Elena. El encuentro con los africanos empezó bien, pero pronto arrasó la violencia y varios hombres resultaron heridos, entre ellos da Gama, herido en una pierna por una flecha.

Al doblar el Cabo de Buena Esperanza el 22 de noviembre, da Gama se detuvo de nuevo para tomar provisiones, esta vez en la bahía de Mossel. Se decidió dividir el barco más grande y redistribuir los hombres y las provisiones entre los tres barcos restantes de su flota. A continuación, el navegante subió por la costa de África Oriental. Se detuvo en el puesto comercial islámico de Quelimane, entre otros lugares.

Muchos de los tripulantes de da Gama sufrían entonces de escorbuto, una enfermedad nueva para los marineros europeos y cuya causa y cura eran desconocidas (una deficiencia de vitamina C). Los marineros árabes de Mombasa, en África Oriental, a los que se llegó el 7 de abril, estaban claramente al tanto de la enfermedad y de cómo tratarla, ya que dieron naranjas a algunos miembros de la tripulación, y se observó que se recuperaron rápidamente. Por desgracia, no se hizo nada para evitar que la enfermedad volviera a aparecer a medida que avanzaba el viaje. Da Gama llegó al Reino de Malindi el 15 de abril, donde se le entregó un piloto y una carta de navegación para que lo ayudara en la travesía hacia la India. Durante mucho tiempo se ha afirmado que este piloto era el famoso navegante Ahmad Ibn Masdjid (alias Majid), pero esto ha sido desmentido por los estudiosos.

Eliminar publicidad

Advertisement

Vasco da Gama Arriving at Calicut, India
Llegada de Vasco de Gama a Calicut, India
Roque Gameiro (Public Domain)

Los exploradores partieron de Malindi el 24 de abril de 1498 y cruzaron el océano Índico para llegar cerca de Calicut, en la costa de Malabar, el 18 de mayo. La ruta de navegación directa desde Portugal a la India había durado diez meses. Como era costumbre de los marineros portugueses, se erigieron pilares (seis en este caso) para marcar las recaladas de la expedición. Los portugueses hicieron un poco de turismo, como visitar templos hindúes, aunque los visitantes confundieron el hinduismo con una especie de rama extraña del cristianismo oriental. Da Gama pudo comunicarse con el gobernante de Calicut gracias a los varios hablantes de árabe que tenía en su tripulación y que, a su vez, trabajaban con intérpretes nativos de malayalam. Sin embargo, la gran decepción fue descubrir que los indios parecían estar perfectamente satisfechos con sus relaciones comerciales y se mostraban más bien escépticos ante estos nuevos intrusos con ropajes extraños.

Los barcos llevaron a bordo una cantidad de preciosas especias como pimienta, jengibre, clavo y canela, aunque en realidad era solo una muestra en comparación con futuras expediciones. En su papel de embajador, Da Gama intentó cortejar al gobernante de Calicut, al que llamaban el zamorín, exagerando el gran poder del rey Manuel y presentando algunos regalos. Desgraciadamente, la inexperiencia le pasó factura, ya que los regalos de da Gama en forma de ropa y alimentos estaban muy lejos de la suntuosidad habitual en esta parte del mundo. También hubo cierta irritación por parte de da Gama ante las dificultades para organizar varias audiencias con el zamorín y luego convencerlo de que venía como embajador de un rey rico y poderoso. Parece que las relaciones se deterioraron debido a la desconfianza mutua y a la falta de comunicación. Varios portugueses en tierra fueron arrestados, quizás por un malentendido sobre la tasa de salida del puerto. Temiendo por la seguridad de sus barcos, da Gama tomó él mismo varios rehenes. Estos rehenes sirvieron también para demostrar a las autoridades de su país que da Gama había navegado realmente a la India. Fue una forma muy poco satisfactoria de hacer negocios, pero la próxima vez, serían los cañones portugueses quienes hablarían, y no los embajadores.

Regreso y reconocimiento

En octubre, da Gama volvió a cruzar el océano Índico. Esta vez se encontró con una serie de calmas y tormentas. El escorbuto volvió a golpear, dejando a los barcos sin tripulación capaz, ya que murieron más de 30 hombres. Al regresar a Malindi el 2 de enero de 1499, se reanimó a los miembros de la tripulación que sobrevivieron, pero como tantos habían sucumbido a la enfermedad, el São Rafael fue abandonado por falta de tripulación para navegar todos los barcos. El gobernante de Malindi, deseoso de recabar apoyos en su rivalidad con Mombassa, envió a un embajador para que se reuniera con el rey portugués. Los portugueses abandonaron Malindi el 11 de enero. El 20 de marzo de 1499 doblaron el Cabo de Buena Esperanza y da Gama navegó hasta tocar tierra en las Azores portuguesas. Allí murió Paulo da Gama.

Eliminar publicidad

Advertisement

Los marineros acabaron volviendo a Portugal. Los barcos llegaron por separado en julio y agosto de 1499, después de lo que había sido un terrible viaje de 11 meses desde la India. De los 170 tripulantes que habían salido de Lisboa 732 días antes, solo unos 55 lograron volver a casa. Los aventureros restantes tuvieron una gran acogida. Para celebrar el éxito del viaje de da Gama, el más largo de la historia de la navegación en términos de tiempo y millas recorridas, el rey Manuel acuñó una nueva y enorme moneda de oro, el diez-cruzado conocido simplemente como portugués. Un miembro de la tripulación, que se suele identificar como Álvaro Velho, escribió un célebre relato del viaje, en realidad un diario o roteiro. El propio Da Gama recibió una subvención real que le otorgaba la posesión de Sines y sus diversas rentas fiscales, el derecho a formar parte del Consejo Real, diversos honores marítimos, el título de Almirante de las Indias y el derecho a llevar el título de Dom delante de su nombre. En 1501, el explorador portugués aumentó aún más su posición en la sociedad al casarse con la noble doña Caterina de Ataíde.

Establecimiento de la Ruta de la India

Los portugueses ahora disponían de una ruta marítima que les permitía acceder directamente a las riquezas de Oriente y eliminar a los comerciantes intermediarios. Además, parecía (de forma totalmente errónea) que había reinos cristianos en el este que podían ser aliados útiles contra el sultanato mameluco. Ya había habido algunos contactos comerciales europeos con la India, pero la escala que alcanzaría ahora no tenía precedentes. También es cierto que este nuevo desarrollo del comercio mundial no puso fin a las tradicionales rutas de caravanas terrestres árabes desde la India hasta el Mediterráneo. Una segunda expedición portuguesa, esta vez con 13 barcos y 1500 hombres, al mando de Pedro Álvares Cabral, partió para repetir la hazaña de da Gama en marzo de 1500 y recibió el encargo de entrometerse en el comercio musulmán hundiendo los barcos árabes que encontraran. Cabral, tratando de emular la ruta atlántica de da Gama, navegó demasiado al oeste y accidentalmente "descubrió" Brasil, que finalmente se convirtió en otra colonia portuguesa.

Segundo viaje a la India

En 1502-3, cuando el Imperio portugués en Oriente se hacía realidad, Vasco da Gama envió una flota de 15 barcos a Calicut (la cuarta enviada hasta el momento por Manuel a la costa de Malabar) en un ataque de venganza por el asesinato de un grupo de portugueses dirigidos por Cabral, que a su vez había sido culpable de atrocidades en Calicut. Da Gama recibió también instrucciones del rey portugués para construir una serie de fortalezas y formar una flota permanente que pudiera patrullar y proteger los intereses comerciales portugueses en la zona. El primero de estos fuertes se construyó en Cochin en 1503. Para promover el comercio portugués, da Gama pidió al zamorín de Calicut que expulsara de la ciudad a todos los comerciantes musulmanes de El Cairo y del Mar Rojo. El zamorín se negó a modificar sus socios comerciales establecidos.

La política habitual de da Gama de atacar primero y comerciar después le hizo pocos amigos, y su reputación se vio seriamente dañada por un ataque a un barco con más de 300 peregrinos que se dirigían a La Meca. Calicut recibió un bombardeo sostenido de la flota portuguesa y hubo una batalla naval que ganaron los europeos. Por otra parte, en esa curiosa mezcla de comercio y fuerza, las relaciones con Cochin, más allá de la costa, siguieron siendo amistosas. Cada vez más, todo el océano Índico se convirtió en un lugar peligroso para el comercio, ya que los barcos indios, árabes, holandeses, venecianos y portugueses no dudaron en utilizar sus cañones para sacar lo mejor de sus rivales.

Vasco da Gama Portrait
Retrato de Vasco da Gama
Sailko (CC BY)

Da Gama regresó a Portugal el 10 de octubre de 1503 con una flota cargada de preciosas especias, y se rumorea que el almirante no tuvo reparo en llenarse los bolsillos con una fortuna en gemas y perlas. Además, se añadía un tratado comercial y un tributo del gobernante de Cochin, así como un generoso tributo en oro del gobernante musulmán de Kilwa, en la costa suajili. La Corona portuguesa mantenía la esperanza de establecer el dominio regional y el monopolio del comercio de un modo u otro, y en 1505 se nombró a un virrey de la India, Francisco d'Almeida. Los portugueses siguieron avanzando hacia el este, e incluso establecieron un fuerte en China, aunque entonces no comprendían el poderío de la dinastía Ming (1368-1644).

Muerte y legado

En abril de 1524, después de un período en el que estuvo fuera del favor real (fue nombrado Conde en 1519, pero solo después de que amenazara con desertar a España), da Gama vuelve a la palestra cuando se embarca por tercera vez hacia la India para asumir su nuevo papel de virrey. El viejo marino había acumulado algunas millas de mar, pero estaba gravemente enfermo cuando desembarcó en noviembre en la actual Cochin portuguesa. Fue llevado a la casa de un colono portugués llamado Diogo Pereira, donde pasó sus últimos días. Murió en la víspera de Navidad de 1524. Fue enterrado en la iglesia de Santo António, en Cochin, pero sus restos, tal y como él deseaba, fueron devueltos a Portugal unos años después. En el siglo XIX, sus restos habrían sido enterrados en el Monasterio de los Jerónimos de Belém, donde fueron enterrados numerosos monarcas portugueses.

Los que siguieron la estela de Dias y da Gama buscaban una cosa: el control total de la red comercial del océano Índico, dominada entonces por los comerciantes de la costa suajili de África oriental y los comerciantes musulmanes del golfo Pérsico. Con un armamento inferior y la falta de cooperación entre las ciudades-estado, la costa suajili no pudo oponer una gran defensa. Se construyeron fortalezas, por ejemplo, en Sofala en 1505, en la isla de Mozambique en 1507 y en Shama en 1526. Sin embargo, los portugueses eran comerciantes tan despiadados, arrasaron tantos asentamientos y hundieron tantos barcos, que los comerciantes africanos se desplazaron hacia el norte para evitarlos. La India, por su parte, resultó ser un territorio demasiado grande para dominarlo, pero los portugueses establecieron centros comerciales a lo largo de la costa occidental del subcontinente.

En general, los viajes de Vasco da Gama a la India y de Cristóbal Colón a América en 1492 abrieron el mundo a la exploración y colonización europeas. Los portugueses se dirigieron aún más al este, establecieron colonias en Macao (China), en Nagasaki (Japón) e incluso visitaron Corea. Los imperios se alzaron, los europeos se beneficiaron de una gama de productos más barata y variada, la flora y la fauna se desplazaron por todo el planeta, las enfermedades encontraron nuevas víctimas y la vida de millones de indígenas de cuatro continentes cambió para siempre.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Agustina Cardozo
Agustina es traductora pública y vive en Uruguay. Tiene estudios avanzados de lingüística, le encantan la historia y las humanidades en general. Es la editora de español de la World History Encyclopedia.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2021, junio 03). Vasco da Gama [Vasco da Gama]. (A. Cardozo, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18064/vasco-da-gama/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Vasco da Gama." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. Última modificación junio 03, 2021. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18064/vasco-da-gama/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Vasco da Gama." Traducido por Agustina Cardozo. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 03 jun 2021. Web. 05 oct 2022.

Afiliación