Bombardeo aliado de Alemania

Artículo

Mark Cartwright
por , traducido por Rodrigo Pedraza
Publicado el 18 abril 2024
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
X

El bombardeo estratégico aliado de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45) involucró aviones bombarderos británicos y estadounidenses que atacaron ciudades industriales, fábricas, ferrocarriles, aeródromos y represas. Como consecuencia de ello, murieron más de 600.000 civiles. Los objetivos de la campaña incluían destruir la capacidad de Alemania para producir armas; perturbar las redes de transporte y el suministro de petróleo, acero y carbón; destruir la fuerza aérea alemana; y quebrantar la moral civil.

Uno de los objetivos secundarios de la campaña de bombardeo estratégico de la Real Fuerza Aérea (RAF) y de las Fuerzas Aéreas del Ejército estadounidense (USAAF) era levantar la moral de sus tropas al hacerlos sentir que Alemania estaba pagando el precio por invadir Europa y bombardear Gran Bretaña. Otro consistía en demostrarle a la URSS que los aliados occidentales estaban ayudando a la campaña soviética en el frente oriental. Algunos comandantes aliados creían que la guerra se podía ganar utilizando únicamente el poder aéreo, evitando una invasión terrestre. Al final resultó que Alemania siguió luchando y solo se pudo ganar la guerra finalmente con una operación terrestre del este y el oeste.

Eliminar publicidad
Publicidad

Allied Strategic Bombing of Germany, 1940 - 1945
Bombardeo estratégico aliado de Alemania, 1940-1945
Simeon Netchev (CC BY-NC-SA)

¿Por qué bombardearon Alemania los aliados?

Los objetivos militares oficiales del bombardeo estratégico de Alemania están indicados en varias directivas formuladas por el Estado Mayor Conjunto Aliado. La conferencia de Casablanca de enero de 1943 señaló que el objetivo de la ofensiva de bombardeos era:

La destrucción y dislocación progresiva del sistema militar, industrial y económico alemán, y el debilitamiento de la moral del pueblo alemán hasta el punto en que su capacidad de resistencia armada quede fatalmente debilitada.
(Dear, 196)

El objetivo de Casablanca fue modificado por la Directiva Pointblank de junio de 1943. Esta enfatizó la importancia de destruir la producción de aviones de combate alemanes en preparación para el desembarco en Normandía del día D (Operación Overlord) planeado para el verano de 1944. Antes de que los aliados pudieran contemplar una invasión terrestre de Europa continental tenían que lograr la superioridad aérea o su armada sería destruida. La conferencia de Quebec de agosto de 1943 reafirmó los objetivos de Casablanca y Pointblank pero eliminó el objetivo relativo a la moral civil.

Eliminar publicidad
Publicidad

Otros objetivos de los bombardeos, tal vez no expresados ​​oficialmente pero que sí estaban ahí, eran mostrar al público británico, estadounidense y a Rusia que se estaba haciendo algo para llevar la guerra a Alemania. En ausencia de un ataque terrestre a Alemania, el bombardeo era la mejor opción. Como señaló el ministro alemán de armamento, Albert Speer (1905-1981), la guerra aérea se convirtió en "un segundo frente", uno que absorbió hombres y máquinas que de otro modo podrían haberse utilizado en el frente oriental contra Rusia y en las defensas costeras del norte de Francia.

Lancaster Bomber in Flight
Bombardero Lancaster en vuelo
Cpl Phil Major ABIPP (Open Government License)

Los bombarderos

La RAF incluía mucho personal del Imperio Británico como Australia, Nueva Zelanda y Canadá, así como tripulaciones francesas, polacas y estadounidenses, entre otras. La USAAF estuvo representada por la Octava Fuerza Aérea, con base en Gran Bretaña, comandada por Ira C. Eaker (1896-1987), y en acción en Europa desde agosto de 1942. Ambas fuerzas aéreas desplegaron bombarderos sobre Alemania y muchos otros objetivos en los territorios de la Europa ocupada, Italia y el Mediterráneo.

Eliminar publicidad
Publicidad
LOS BOMBARDEROS GENERALMENTE LANZAbaN PRIMERO BOMBAS EXPLOSIVAS Y DESPUÉS INCENDIARIAS PARA prender A LAS RUINAS.

Los aviones de la RAF utilizados para lanzar bombas sobre Alemania incluían el bombardero cuatrimotor Avro 683 Lancaster, capaz de transportar cargas de bombas de 6.350 kg (14.000 libras). Otros bombarderos cuatrimotores desplegados incluyeron el Short Stirling y el Handley Page Halifax. Para defenderse contra aviones de combate como el Messerschmitt Bf 109 (Me 109) y el Fock-Wulfe 190, los bombarderos tenían torretas de ametralladoras en el morro, la parte trasera y la cola del avión. El mejor bombardero de la USAAF fue el B-17 Flying Fortress. Aunque llevaba menos de la mitad de la carga de bombas que un Lancaster, el B-17 estaba repleto de 13 ametralladoras, todas con un calibre de gran potencia de 0.50 pulgadas (12.7 mm). El segundo mejor bombardero de la USAAF, pero el más numeroso, era el confiable Consolidated B-24 Liberator.

Los bombarderos solían lanzar primero bombas explosivas y luego incendiarias para encender las ruinas. Las bombas especiales incluían la "Tallboy" de 5.443 kg (12.000 libras) y la "Grand Slam", que pesaba 10 toneladas (22.000 libras), diseñadas para penetrar el hormigón y crear una explosión tan masiva que replicaba los efectos de un terremoto.

B-17 Bomber in Flight
Bombardero B-17 en vuelo
Airwolfhound (CC BY-SA)

Las tripulaciones de la USAAF fueron voluntarias para las misiones de bombardeo. Debido a los riesgos que corrían, a los aviadores se les asignó un máximo de 25 misiones por turno de combate, que luego se amplió a 35. Las tripulaciones de la RAF servían en 30 misiones, pero muchas repetían el ciclo antes de que terminara la guerra. Todas las tripulaciones eran jóvenes; a cualquier persona de unos treinta años se le solía dar el sobrenombre de "abuelo".

Eliminar publicidad
Publicidad

La estrategia del bombardeo

HARRIS CREÍA QUE EL BOMBARDEO PODRÍA GANAR LA GUERRA por sí mismo, OBLIGANDO A ALEMANIA A RENDIRSE.

Inicialmente, la RAF realizaba bombardeos a la luz del día, ya que esto significaba que se podía encontrar e identificar los objetivos más fácilmente. Sin embargo, pronto quedó claro que los bombarderos de vuelo lento eran demasiado vulnerables a las defensas antiaéreas y a los aviones de combate enemigos. Los cazas aliados como el Supermarine Spitfire y el Hawker Hurricane no tenían el alcance de combustible para proteger a los bombarderos sobre Alemania. En consecuencia, la RAF pasó al bombardeo nocturno, ya que era mucho más difícil encontrar y atacar aviones bombarderos. Desafortunadamente, esto también significó que la precisión de los bombardeos se redujo seriamente. La física básica relacionada con los misiles no guiados era en sí misma un impedimento para la precisión. Las bombas lanzadas todavía viajaban a la velocidad del avión, lo que significaba que se lanzaban en una curva hacia el objetivo previsto. La RAF finalmente descubrió cuán tremendamente inexacto había sido el bombardeo gracias al informe Butt de agosto de 1941. Resultó que solo uno de cada tres aviones arrojó una bomba en un radio de 8 km (5 millas) del objetivo. El clima desfavorable, el equipo de radar poco confiable o simplemente inadecuado y los estragos causados ​​por las defensas aéreas enemigas significaron que los bombardeos de precisión (alcanzar un objetivo específico como por ejemplo agrupaciones pequeñas de fábricas) eran más una esperanza que una realidad. Además, las bombas debían lanzarse incluso si no se podía encontrar el objetivo original, ya que los bombarderos consumían dos tercios de su combustible en el viaje, y la única manera de regresar a la base era en un avión mucho más ligero.

Para mejorar la precisión, la RAF adoptó una nueva estrategia: bombardeo de "área" ("bombardeo a ciegas" o "bombardeo de saturación"). Esto supuso lanzar bombas sobre un área más grande, pero aún con la esperanza de alcanzar fábricas y objetivos estratégicamente importantes. La desafortunada consecuencia de los bombardeos de área fue que muchos civiles murieron o resultaron heridos. Es importante señalar que las ciudades atacadas de esta manera siempre fueron ciudades industriales consideradas cruciales para el esfuerzo bélico alemán. Otra innovación para ayudar a que el bombardeo fuera más efectivo fue hacer que los bombarderos volaran en grupos muy grandes, reuniéndose en una "corriente de bombarderos" mucho antes de llegar al área objetivo. Una concentración tan grande de bombarderos abrumaba las defensas enemigas y, en última instancia, provocaba menos pérdidas proporcionales por ataque. La idea de utilizar mil bombarderos en un solo ataque fue defendida por el comandante en jefe del Comando de Bombarderos de la RAF, Arthur Harris (1892-1984). Harris creía que los bombardeos por sí solos podrían ganar la guerra al obligar a Alemania a rendirse si el golpe era lo suficientemente fuerte.

Air Chief Marshal Arthur 'Bomber' Harris
Mariscal en jefe del Aire Arthur Harris
Flying Officer Stannus (Public Domain)

Cuando la USAAF se unió a la campaña de bombardeos estratégicos en Europa, se intentó una vez más realizar incursiones diurnas contra objetivos vitales específicos en Alemania. Los comandantes de la USAAF creían que podían evitar las grandes pérdidas que había experimentado la RAF porque el bombardero B-17 estaba más fuertemente armado y porque volarían en una formación mucho más cerrada donde los ametralladores podrían proteger a sus vecinos y atacar a los cazas que se acercaran con una andanada de fuego. Al final, los bombarderos de la USAAF normalmente volaban en alas de 54 aviones. Sin embargo, los cazas alemanes pronto se dieron cuenta de que el punto débil del bombardero era el morro, por lo que atacaban de frente y evitaban todas las demás ametralladoras, que en su mayoría estaban colocadas para defenderse de un ataque por detrás. También hubo muchas más pérdidas por colisiones en el aire debido a la proximidad de los aviones en su formación apretada. Dado que muchas misiones perdieron más del 10% de la fuerza, las incursiones diurnas resultaron tan peligrosas e insostenibles como lo habían sido para la RAF. La respuesta de la USAAF fue reducir las incursiones hasta que fuera posible una escolta de cazas de largo alcance, que finalmente llegó en marzo de 1944 en la forma del P-51 Mustang.

Eliminar publicidad
Publicidad

La RAF y la USAAF a menudo trabajaban de forma independiente, seleccionando objetivos que cada una consideraba importantes. Es una especie de mito que la RAF bombardeara ciudades y la USAAF bombardera objetivos militares específicos importantes. En realidad, ambas fuerzas perseguían ambos tipos de objetivos. Esto fue especialmente cierto con la Ofensiva Combinada de Bombarderos (CBO), cuando las dos fuerzas se coordinaron muy estrechamente para alcanzar el mismo objetivo. Normalmente, los bombarderos de la USAAF atacaban de día y la RAF de noche, manteniendo una presión constante sobre las defensas. Esto se vio, por ejemplo, en la Operación Gomorra de julio-agosto de 1943, cuando Hamburgo fue atacada las 24 horas del día. Hubo desacuerdos. Algunos comandantes querían bombardear solo las redes de transporte, otros solo las ciudades y otros solo los suministros de combustible. Al final, se atacó todo para perjudicar el esfuerzo bélico alemán desde todas las direcciones.

La tecnología

La guerra aérea fue una carrera tecnológica en la que atacantes y defensores idearon nuevas formas de burlarse unos a otros. Ciertos objetivos estaban bien defendidos por baterías de potentes cañones antiaéreos de 80 mm (3,1 pulgadas), muchos de los cuales estaban controlados por radar. Los bombarderos tenían que enfrentarse a las defensas de los cazas repartidas por todo el norte de Europa por donde tenían que cruzar.

Encontrar el objetivo no era nada fácil, especialmente de noche. A partir de 1943, la RAF utilizó el sistema de guía Oboe, que enviaba señales desde Gran Bretaña para ayudar a guiar el lanzamiento de bombas, pero el alcance se limitaba al norte de Alemania. Muchas veces las tripulaciones de los bombarderos han registrado que, al no poder encontrar el objetivo previsto, bombardearon objetivos alternativos, incluido ciudades.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Lancaster Bomber over Hamburg
Bombardero Lancaster sobre Hamburgo
Ian Dunster (Public Domain)

Una vez sobre el objetivo correcto, el siguiente problema era encontrar el lugar adecuado para lanzar las cargas de bombas. Algunos aviones contaban con equipos de radar Gee que ayudaban en esta zona. Sin embargo, Gee podía verse bloqueado por cazas enemigos especialmente equipados. La RAF también utilizó escuadrones Pathfinder (PFF), que arrojaban indicadores de objetivo (TI) para que los bombarderos perseguidores pudieran ver mejor el objetivo. Cada TI era un paquete de 60 velas pirotécnicas de colores predeterminados (para diferenciarlos de las bengalas señuelo alemanas), que iluminaban el área objetivo al descender lentamente durante tres minutos. Cuanod estaba nublado, se utilizaban bengalas con paracaídas. Los Pathfinders también podrían iluminar la ruta hacia el objetivo. La radio VHF entre aviones y el uso de un "bombardero maestro" que podía guiar a los otros aviones hacia el objetivo se emplearon con éxito por primera vez en la Operación Chastise (ver más abajo).

Los bombarderos de la USAAF utilizaron la mira Norden, pero aun así requerían una visibilidad clara del objetivo, algo poco común dado que la vista frecuentemente estaba oscurecida por el humo de los incendios debajo, el fuego antiaéreo y las nubes. Para objetivos completamente oscurecidos, se utilizó el sistema de radar de búsqueda terrestre H2S (H2X para la USAAF), aunque también podía verse bloqueado por señales enviadas desde aviones enemigos, y les revelaba la posición del bombardero a los dispositivos de escucha enemigos.

La tecnología de reflectores antirradar (window para los británicos y chaff para los estadounidenses) se utilizó por primera vez en la Operación Gomorra. Los reflectores eran básicamente tiras recubiertas de aluminio que se arrojaban por miles para crear una nube de metal que causaba estragos en las defensas de radar alemanas y en los dispositivos de puntería de las armas antiaéreas. Los defensores no veían más que una masa de puntos blancos en la pantalla y no podían diferenciar a los aviones de las tiras de aluminio.

Breached Möhne Dam
Represa Möhne derrumbada
Jerry Fray (CC BY-NC-SA)

Los objetivos

Los objetivos de la ofensiva de bombardeo incluían cualquier cosa de importancia para el esfuerzo bélico alemán. Se atacaron puertos, astilleros, ferrocarriles, fábricas de armamento, acerías, puentes y represas. Estos objetivos se encontraban muy a menudo en el centro o en los suburbios de las ciudades. Ciudades industriales como Colonia, Hamburgo, Berlín, Nuremberg, Stuttgart, Essen, Bremen, Düsseldorf y Dresde fueron golpeadas, a menudo repetidamente. La concentración de la industria pesada alemana en la zona del Ruhr llevó a que toda esa región fuera el objetivo de la batalla del Ruhr (marzo-julio de 1943).

Una famosa incursión estratégica involucró a los "Dambusters" de la Operación Chastise el 16 de mayo de 1943. En un intento de inundar las fábricas del valle del Ruhr, que estaban abastecidas por varios grandes embalses, se ideó una bomba que podía arrojarse sobre el agua, que luego rebotaba hasta chocar contra una presa. La "bomba que rebota" fue ideada por el ingeniero Barnes Wallis (1887-1979). Tres presas fueron objetivos concretos: Möhne, Eder y Sorpe. Los ríos Möhne y Eder se desbordaron, lo que provocó inundaciones locales masivas, y la operación tuvo un gran valor propagandístico para Gran Bretaña.

En agosto y octubre de 1943, la USAAF atacó objetivos industriales cruciales en las incursiones de Schweinfurt-Ratisbona. Cientos de bombarderos atacaron las fábricas de rodamientos de Schweinfurt y la planta de aviones Messerschmitt de Ratisbona. Se consideró un éxito parcial porque la producción enemiga se vio gravemente afectada pero se perdieron casi 150 bombarderos, una tasa de pérdidas demasiado alta. Desafortunadamente para los aliados, Alemania tenía reservas de rodamientos, lo que significaba que pudo continuar con el suministro hasta que las fábricas fueran reparadas.

Lancaster Bomber with Grand Slam Bomb
Bombardero Lancaster con una bomba Grand Slam
No 4 RAFFPU, Royal Air Force official photographer (Public Domain)

Los daños

La RAF lanzó 23.000 misiones solo contra el Ruhr. La acería Hoesch de Dortmund fue destruida, al igual que las refinerías de petróleo sintético de Gelsenkirchen. Tantas fábricas se vieron afectadas que Speer estimó que la producción industrial alemana cayó un 9%. En Alemania en su conjunto, Speer estimó la posible pérdida de producción industrial debido a los bombardeos en un 20-30%.

Las consecuencias de los bombardeos sobre las ciudades fueron catastróficas. En el ataque de mil bombarderos a Colonia en 1942, se lanzaron 1.455 toneladas de bombas sobre la ciudad en 90 minutos; 1.500 fábricas y 15.000 edificios fueron destruidos y 45.000 personas quedaron sin hogar. Las bajas fueron relativamente pocas ya que los refugios antiaéreos debajo de la ciudad hicieron su trabajo. Un año después, en las terribles tormentas de fuego provocadas en Hamburgo por la Operación Gomorra, 580 fábricas de armamento fueron destruidas, pero 46.000 civiles murieron en el proceso. Por supuesto, muchas de las víctimas trabajaban en las fábricas de la ciudad. Se cree que después del ataque se construyeron 27 submarinos menos en los muelles de Hamburgo porque no había suficientes trabajadores cualificados disponibles. Incluso los llamados "bombardeos de precisión" causaban a menudo enormes daños colaterales, ya que una oleada de bombarderos tendía a bombardear cada vez más lejos de la zona alcanzada por el primer bombardero, un fenómeno conocido como "retroceso".

Una sola incursión en Wuppertal dejó a 100.000 residentes sin hogar de la noche a la mañana. Un bombardeo en Düsseldorf dejó a 140.000 personas sin hogar. El ataque "Dambuster" provocó inundaciones que mataron a 1.300 civiles. En el bombardeo de Berlín (de noviembre de 1943 a marzo de 1944), 400.000 personas perdieron sus hogares y muchos miles murieron. Durante 1944, los aliados lanzaban una media de 3.000 toneladas diarias de bombas sobre Alemania. En el bombardeo de Dresde de 1945, cuatro incursiones de la RAF y la USAAF, realizadas para apoyar al Frente Oriental que entonces estaba a solo 160 kilómetros (100 millas) de distancia, mataron a 30.000 civiles y arrasaron la ciudad.

Burnt-out Hamburg Buildings, Operation Gomorrah
Edificios incendiados en Hamburgo, Operación Gomorra
J. Dowd (Public Domain)

Evaluación

Los bombardeos tuvieron un gran efecto, pero para mantener la perturbación había que repetir los bombardeos cada pocas semanas. Esto era imposible de hacer en todas partes debido a los bombarderos disponibles, por lo que muy a menudo la producción se recuperaba e incluso mejoraba gracias al uso de turnos dobles y trabajo forzoso. Además, tanto la RAF como la USAAF enfrentaron demandas constantes de sus servicios en otros escenarios bélicos.

La RAF perdió casi 9.000 aviones en los bombardeos de Europa. Se estima que la RAF y la USAAF perdieron cada una alrededor de 53.000 personas en la campaña de bombardeos (muertos, heridos o hechos prisioneros de guerra). Esta fue la peor tasa de pérdidas proporcionales en cualquiera de las tres fuerzas armadas tanto para Gran Bretaña como para Estados Unidos. El número de muertes de civiles alemanes se estima entre 600.000 y un millón.

En un objetivo importante, los aliados consideraron que la campaña de bombardeos había sido un éxito: la destrucción de la Luftwaffe (Fuerza Aérea Alemana). Tantos pilotos alemanes murieron durante la guerra aérea y los suministros de petróleo de Alemania se redujeron tanto que la Luftwaffe dejó de existir como fuerza operativa. Los aliados lograron la superioridad aérea y por eso estaban listos para el Día D. Otros objetivos se lograron parcialmente, como provocar el desvío de hombres y equipos para la defensa aérea y crear cuellos de botella en el transporte. En 1941, Alemania utilizó el 65% de sus fuerzas en el este, pero en 1944 esta cifra se redujo al 32%. Las defensas aéreas implicaban 10.000 cañones antiaéreos que requerían millones de proyectiles y cientos de miles de soldados para funcionar.

Dresden Memorial, 1962
Monumento a Dresde, 1962
Richard Peter - Deutsche Fotothek‎ (CC BY-SA)

El bombardeo de ciudades alemanas sigue siendo el aspecto más controvertido del bombardeo de Alemania durante la guerra. La falta de pruebas de que se estaba quebrantando la moral de los civiles y la preocupación por el elevado número de víctimas civiles contribuyeron a desacreditar gravemente la idea de bombardear zonas incluso antes de que terminara la guerra. Se demostró que el bombardeo por sí solo, al menos en Europa con los recursos disponibles, no podría ganar la guerra.

Para muchos comandantes aliados, Dresde fue ciertamente un bombardeo que sobrepasó los límites. Como había demostrado el bombardeo de Londres, la moral de los civiles y la voluntad de luchar podían ser muy resistentes a los repetidos bombardeos. Incluso si los civiles pudieran haber quedado desmoralizados en la Alemania nazi, no vivían en una democracia sino en una dictadura donde la disidencia podía terminar muy rápidamente en prisión o muerte. En resumen, una población civil desmoralizada no significaba que se produciría un cambio de régimen. Incluso si la intención no era matar civiles, el bombardeo de ciudades industriales podría clasificarse hoy como un crimen de guerra. El bombardeo deliberado de objetivos como represas y servicios públicos, con obvias consecuencias fatales para los civiles, está clasificado más definitivamente como crimen de guerra por la Convención de Ginebra.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿Por qué bombardearon los aliados Alemania intensamente?

El bombardeo aliado a Alemania fue muy intenso porque se pensaba que podrían ganar la guerra o al menos debilitar seriamente a las fuerzas armadas de Alemania al bombardear ciudades industriales, fabricas de armamento, acerías y redes de transporte.

¿Cuándo empezaron los aliados a bombardear Alemania en la Segunda Guerra Mundial?

Los aliados empezaron a bombardear Alemania con grandes incursiones en la primavera de 1942.

¿Cuál fue el nombre de la ciudad alemana golpeada fuertemente por el bombardeo aliado?

Muchas ciudades alemanas fueron bombardeadas intensamente por los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Ente estas se incluyen Colonia, Berlín, Hamburgo, Duisburgo y Dresde.

Sobre el traductor

Rodrigo Pedraza
Magíster en Historia Militar con más de 20 años de servicio militar, actualmente realizando trabajos de investigación sobre desarrollo tecnológico en buques y memoria histórica con veteranos.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente en arte, arquitectura, así como en descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2024, abril 18). Bombardeo aliado de Alemania [Allied Bombing of Germany]. (R. Pedraza, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2430/bombardeo-aliado-de-alemania/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Bombardeo aliado de Alemania." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. Última modificación abril 18, 2024. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2430/bombardeo-aliado-de-alemania/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Bombardeo aliado de Alemania." Traducido por Rodrigo Pedraza. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 abr 2024. Web. 18 jun 2024.

Afiliación